En el abismo de mis recuerdos.. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

EN EL ABISMO DE MIS RECUERDOS...


Desde la más profunda oscuridad, donde nadie puede alcanzarme, grito, lloro, maldigo... mil pensamientos poco agradables cruzan mi mente... mil palabras sucias brotan de mis labios. Las lágrimas ya no recorren mis maltratadas mejillas.

Mi piel es ahora pálida, sin color ni vida, mis ojos... dudo que tengan brillo alguno. Llevo tantos años sin observar mi propio semblante... Encerrada en este horrible pozo, sólo un rostro veo día a día, un rostro de un hombre ruin, asqueroso, repugnante... decenas de adjetivos no serían suficientes para calificar el odio que yo profeso a ese hombre.

Llevo mucho tiempo aquí... ¿pero cuánto? Al principio contaba las horas, calculaba los días, aventuraba las semanas... hoy ya no. El tiempo... ¿realidad o mentira? ¿Acaso existe el tiempo? ¿Qué es, pues? El tiempo no existe, es una realidad efímera. Puede que allá afuera, donde el sol brilla iluminando los rostros de aquellos que pueden verlo, hayan pasado sólo unos meses, tal vez unos pocos años, pero aquí dentro, donde la oscuridad es impenetrable, donde el olor a mar ya no es agradable, sino un horrible hedor que no se marcha, que permanece en cada roca, que penetra hasta lo más profundo de tu alma... aquí dentro mil años han pasado ya desde el día en que aquel maldito hombre me encerró en este pozo, con sus palabras vulgares, sus insultos, sus provocaciones...

Mi voz se quebró mucho tiempo atrás, mis llantos se alejaron con la suave brisa nocturna, los ecos de los latidos de mi corazón prevalecen en este mísero lugar. Desde aquí puedo oír los sonidos de la noche y añoro la tenue luz de la luna allá en lo alto del firmamento. El lejano ulular de una lechuza, el estruendo de las olas golpeando las maltratadas rocas de la costa... Son nimiedades que echo de menos, que añoro... ¿acaso queda algo más que añorar? Lo dudo. Todo lo que alguna vez valoré... todo está muerto, abandonado en una loca guerra sin razón de ser.

Me pregunto por qué. ¿Por qué qué? Me pregunto después. No hay nada que cuestionar. La vida es así. Yo estoy aquí por... no sé muy bien por qué. ¿Capricho? ¿Locura? ¿Acaso formo parte de un loco y despiadado plan suyo?

Enterrada en vida... porque decidí, porque elegí un bando, porque luché por mis ideales. Hoy mi piel pálida y cuarteada por la continua humedad es incapaz de sentir, mis sentidos atrofiados, mi corazón... Mi corazón lleva tanto tiempo muerto... Los latidos no indican vida, no en mi caso. El destino es una burda trampa, el destino no merece ser escuchado, el destino se burla de ti, de tus debilidades, de todo lo que aprecias... ¿Quién maneja los hilos en este absurdo mundo? ¿Quién? ¡¿Quién?! No puedo más que pensar y pensar, y a veces recordar. He intentado morir... pero él no quiere. Mi carcelero se esfuerza en mantenerme con vida... ¿Por qué lo haces, maldito miserable? Yo con él no lo haría... sólo quisiera acabar con él, hundirle en lo más profundo del océano y olvidar todo lo que me hizo... Pero nunca podría olvidar estos años encerrada, bajo el mar, bajo un lugar extraño en un mundo aún más extraño.

Esta vida no es una vida... Es lo peor que puede ocurrirte, sentirte encerrada, saber que a unos metros el sol brilla con fuerza, pero no alcanzar su luz; saber que a unos metros está la salida a un hermoso mundo, pero no poder observar los regalos de la naturaleza... Todo lo que había dentro de mí se ha ido... se ha alejado con la suave brisa marina... Los ideales de mi vieja vida murieron en mi encierro... uno a uno...

La justicia... No existe, nunca existió, nunca existirá. ¿Acaso esto es justicia? ¿Acaso es justa esta vida? Lo dudo, lo dudo seriamente. Lo dudo todo hoy día, nada de lo que una vez fue seguro lo es ahora, ahora son sólo palabras... palabras que no reflejan realidades... sólo ideales, ideales que nunca llegarán a convertirse en realidad.

Amor... El amor... L'amour est très belle... ¡Y una mierda! El amor es hermoso en tiempos de paz, cuando todo el mundo es feliz. ¿Pero es bonito el amor cuando la persona a la que amas con todo tu ser está muerta? ¿O cuando es un traidor? Entonces el amor no es hermoso, no... es sólo una herida sangrante en tu corazón... No puedes tenerle de nuevo, no puedes volver atrás... pero tampoco puedes mirar hacia delante, no puedes amar como lo hiciste aquella vez... Ni siquiera el amor es siempre bueno, ni siquiera el más puro y hermoso de los sentimientos que nuestras sucias e innobles almas pueden acoger es siempre bueno... El mundo es oscuro... oscuro, frío y cruel. Y nadie puede decirme lo contrario. Las heridas de mi alma duelen, duelen y sangran más, mucho más de lo que deberían. Especialmente en días como hoy, cuando mi mente echa a volar y recuerda los días de felicidad, alegría, esperanza...

¡Ah, la esperanza! Ni recuerdo qué era lo que se sentía... Esperanza... Sí. Hermosa palabra... pero tan irreal, tan inexistente... tan efímera como pueden serlo el tiempo o el amor... La esperanza es un sueño despierto. Sabias palabras éstas. Mi esperanza era grande. Tenía la esperanza de vivir para ver un mundo mejor, de encontrar una vida estable y feliz para mi familia... ¡Ay, la esperanza...! Estúpida esperanza. Tú piensas que por fin vas a lograrlo, que vas a llegar más lejos que los demás, que tu vida será mejor... y entonces llega algo o alguien que te arrebata la esperanza, la ilusión y todo lo que conllevan... Incluso las ganas de vivir, si te descuidas. La vida, la mejor ladrona de guante blanco que ha existido y que jamás existirá. Puede ser generosa si quiere, pero cuando decide robarte... te roba todo lo que hay dentro de ti. Y lo peor es que no puedes evitarlo... La esperanza no es más que uno de sus fieles siervos... un siervo de la vida, de ese preciado regalo que en ocasiones se convierte en el peor de los infiernos...

¿Y qué hay de la amistad? A todos se les llena la boca cuando utilizan esta palabra, todos piensan que es la palabra más importante que existe. Yo lo desmiento. La amistad por sí sola significa... no significa nada. La amistad puede ser todo o nada. Puede hacerte la persona más feliz del mundo o la más desgraciada del universo. Otro gran engaño, otra gran mentira. Creo que ya pocas me quedan por descubrir... Mis amigos... ¡Oh, sí, recuerdo a aquellos...! Podría usar muchas palabras para calificarles, pero ninguna haría justicia a todo lo que yo les odio. Me dejaron abandonada... ninguno me ayudó... ninguno se interpuso... aquí estoy, en una cueva pequeña, húmeda y maloliente, tan cerca del mar... sin amigos, sin familia... sin nada. Tantas veces deseé vivir y nadie me salvó. Tantas veces deseé morir... y nadie me ayudó.

El valor. Otra palabra que todos tienen en mente, otra palabra que creen que vale millones... Sí, creen que si alguien es valiente lo tiene todo hecho, las puertas de la felicidad abiertas... Eso no es cierto, las únicas puertas que tiene abiertas son las del cielo, incluso quizás las del infierno... Infierno como este encierro. Gryffindor... sí, valoran la valentía por encima de todo. Yo fui una gryffindor... Sí, una gryffindor importante. Pero ya no pienso que el valor sea tan importante. Yo fui valiente, yo me arriesgué, yo luché por aquello en lo que creía... ¿Y de qué sirvió? No sirvió de nada. Miento. Sirvió para encerrarme en esta asquerosidad, en esta repugnante realidad que tanto odio... que tanto detesto... Inmundicia, suciedad, soledad... palabras que definen lo que es ahora mi mundo. Un mundo desierto, donde sólo mi carcelero me acompaña... mi carcelero y mis recuerdos... recuerdos que me hunden en la miseria de mi vida... en la miseria de mi memoria...

Honor. El honor... el causante de tantas y tantas guerras que asolan nuestro mundo. Todos creemos que tenemos honor, que nos debemos a nuestro honor... y al de nuestras familias... que debemos algo a las madres que nos parieron, a los padres que nos criaron, a los hermanos que nos cuidaron... ¿Y qué hacemos? No se nos ocurre ayudarlos en el día a día..., no, lo único que pasa por nuestra mente es defender el honor de la familia. Ya pueden morir todos mientras el honor quede intacto... Irónico, ¿verdad? Y estúpido. Todos lo somos al fin y al cabo. Nos creemos mejor que los muggles... creemos que somos mejores que ellos... Incluso aquellos que descienden de muggles acaban pensando que son mejores que ellos... Tal vez en algunos sentidos así sea... pero no en todos. ¿Cuál es la diferencia entre muggles y magos? La magia... sí, eso hubiese respondido yo hace unos años. Pero hoy por hoy he tenido mucho tiempo para reflexionar... Sí, mucho tiempo... No es la magia la diferencia más importante entre nosotros... Es la evolución. Ellos van unos cuantos pasos por delante, se han adelantado en la forma de pensar, en la forma de actuar. Ya no hay duelos entre muggles para defender el honor de una familia... Eso sólo ocurre entre nosotros, los magos, los que nos consideramos mejores, más importantes...

Honradez y bondad. Las grandes virtudes del mundo, las grandes cualidades que todo mago, bruja, squib o muggle debe poseer. ¿Para qué?, me pregunto yo. Para nada. Para caer en todas las trampas que la gente de alrededor, más lista, más ambiciosa, te pone en el camino. De todos es sabido una gran verdad: el que peca de bueno, peca de idiota. Yo pequé de buena, así pues pequé también de idiota. Por eso estoy aquí... por eso me pudro en un sucio pozo en alguna parte... sin saber cómo están las cosas ahí fuera...

Todas estas palabras... justicia... amor... esperanza... amistad... valor... honor... honradez... bondad... palabras que todos pronunciamos, palabras sobre las que todos reflexionamos... palabras que consideramos importantes. Sin dudarlo todos calificaríais estos vocablos de importantes e indispensables... pero no es así. Diríais que no se puede vivir sin estos valores... que son cosas que van ligadas a todos los seres humanos. Bien, yo lo desmiento. Se puede vivir habiendo olvidado esos ideales. Tal vez no sea la mejor vida, pero sí la más realista. Esas palabras no son más que inútiles intentos del ser humano de dividir el mundo en bien y mal... pero no hay bien ni mal. Hay poder... poder y gente demasiado cobarde para tomarlo, y también gente lo suficientemente valiente, gente que lo toma y vence... El poder lo es todo... lo queramos o no. Por eso Voldemort gana... por eso es poderoso... por eso ni Albus puede acabar con él... Poder... tan seductor... tan importante en este mundo... tan importante para algunas personas... Eso es lo que importa, lo único que importa. Si lo hubiéramos comprendido antes..., antes que él... Si lo hubiésemos hecho... tal vez todo iría bien... Tal vez, sólo tal vez.

Siento que mis fuerzas se alejan... Mi muerte se acerca. Al fin, por fin se acerca el día en que todo acabe, en que el sufrimiento de mi corazón se vea paliado por el dulce bálsamo del descanso eterno. Espero que allí en el otro mundo mi alma encuentre reposo y paz, todo el reposo y toda la paz que aquí no pudo tener. El rencor, la rabia y la soledad hacen mella en mi ánimo mientras mi maltratado cuerpo se debilita día a día...

No supe, no sé y nunca sabré por qué estoy aquí, sólo espero que fuese cual fuese la razón, todo acabará en nada, que todos sus planes fallaran... Aquí he perdido tantas cosas... Pero sobre todo he perdido la esperanza, la esperanza de ver a la gente que quería, la esperanza de volver a ver el sol, de volver a ese mundo del que me arrancaron dolorosamente... La esperanza, esa amiga que te ayuda cuando lo pasas mal, esa amiga que te ayuda a afrontar todo lo que te sucede, esa amiga que tanto desea acompañarte cuando el dolor se cierne sobre ti, atrapándote y evitando que escapes... Esperanza... hermosa palabra, hermoso sentimiento que perdí...

La luz aumenta. Supongo que mi carcelero viene a darme de comer, pero apenas puedo ver. No veo quien se acerca por la galería, no puedo verle. Mis ojos están hoy tan acostumbrados a la oscuridad que la luz les hiere... que les impide ver... Este encierro me ha arrebatado todo lo que un día fue mío... y eso no lo perdonaré. No lo perdonaré. No lo perdonaré. ¡Jamás!

Unas manos fuertes me sujetan, oigo sollozos. No, no puede ser mi carcelero. Me levantan... No es posible, me llevan a algún lugar... ¿Van a sacarme de aquí? La esperanza vuelve a iluminarme, las brumas de mi corazón se disipan. El mundo está ahí fuera... no puede ser cierto, tantos años y es ahora cuando me sacan de este horrible lugar... ahora que muero... que mi cuerpo se debilita. Al menos me queda el consuelo de saber que no será esa horrible galería lo último que vea en mi triste vida. Lo último que vea será a mi salvador, necesito verlo. Sólo un último esfuerzo, quiero saber quién descubrió que yo estaba allí... quiero saber quién me ha salvado, a quién le debo la luz de mi corazón...

La brisa del mar azota mi rostro, me siento bien. Oigo las gaviotas y el mar... Por primera vez en mucho tiempo este olor a salitre no me resulta desagradable, sino extraordinariamente placentero. La calidez del sol hace revivir mi rostro. Siento la arena debajo de mí, suave y cálida... Es una sensación hermosa que me hace recordar los días pasados. Cuando yo era feliz junto al hombre que amaba, cuando visitábamos la playa y nos amábamos sobre la arena, cuando olvidábamos los problemas del mundo y viajábamos a nuestra propia realidad... Una realidad donde sólo estábamos él, yo... y nuestro amor.

Oigo sus voces... Hay una mujer entre ellos... No sé quienes son, no les reconozco. Sé que no son mis viejos amigos, sus voces llevan años resonando en mi mente, les hubiese reconocido al instante, en el mismo momento en el que comenzaron a hablar. No son ellos. Son otras personas. Mis ojos se abren lentamente con un último y enorme esfuerzo. Mis párpados costosamente se separan... todo está borroso, no logro distinguir las figuras. Tanto tiempo sin nada que mirar y ahora que quiero ver algo... Poco a poco veo mejor, hay alguien justo delante de mí, el mismo hombre o muchacho que me ha salvado. Pero... no puede ser... No puede ser él, no, él está muerto, ¿pero entonces...? Entonces tiene que ser... No es posible, no es posible, no es posible...

- Harry, hijo...

Casi no puedo hablar... pero es él. Llora, llora porque ahora que ha encontrado a su madre ella se va a morir. Pero hijo, tranquilo, me muero feliz. Feliz por primera vez en muchos años. Feliz porque estás vivo. Feliz porque he podido contemplar tus bonitos ojos una vez más. Lástima que no puedes oírme. Lástima que no puedo hablarte.

Mi vida se aleja... Mi alma vuela lejos de este mundo. Ha sido mutilada y maltratada, pero todas sus heridas han sanado... Todas las heridas que mi corazón tenía han sido curadas... Todo con una mirada... con una hermosa mirada esmeralda. Mis fuerzas se debilitan, sí, pero muero feliz, muero feliz por mi hijo, porque mi niño querido no ha caído en esta guerra.

- Mamá... mamá... por favor, mamá, no me hagas esto. - es el final... reúno mis últimas fuerzas...
- Te... quiero...



MX Motocross

 

En el abismo de mis recuerdos.. - Fanfics de Harry Potter

En el abismo de mis recuerdos.. - Fanfics de Harry Potter

EN EL ABISMO DE MIS RECUERDOS...Desde la más profunda oscuridad, donde nadie puede alcanzarme, grito, lloro, maldigo... mil pensamientos poco agradables cruza

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-en-el-abismo-de-mis-recuerdos-2305-0.jpg

2023-02-27

 

En el abismo de mis recuerdos.. - Fanfics de Harry Potter
En el abismo de mis recuerdos.. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24804
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20