Entrevista con una Psicopata - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Han pasado los meses y con ellos las estaciones, para fijar el tiempo, es el mes de octubre, colores ocres y rojizos dominan la epoca, el otoño es la estacion perfecta para los calidos hogares, pero aun se respira y quedan las huellas de la humedad de muerte y dolor, suplicas de las victimas y arrogancias de sus asesinos, la batalla esperada aun era escondida entre los protagonistas que hace tiempo estaban ocultos, aun el final de esa oscura era estaba siendo extendida, mientras la era de paz que reclamaban los demas era resguardada entre los osultos y oscuros caminos del Bosque prohibido, todos vivian con temor y opresion, sus mentes le ponian juegos, el dolor que se hallaba en esos dias era indescriptible, atraparon a una mujer, de belleza sutil y agradable, en su rostro se notaba el paso del tiempo y las huellas de la prision de Azquaban, era buscada por muchos lugares, era una asesina a sangre fria, por su locura no fue llevada de nuevo a la lejana prision, fue sometida a las drogas y amarres del psiquiatrico.
En un cuarto frio y luminoso, casi vacio y de un inmenso espacio, en un rincon se mantenia alejada una cama blanca de metal, a su lado una silla de plastico blanco, en ese lugar solo dos personas se encuentran, una mujer postrada en la cama y un hombre en la silla, parecia joven pero muy cansado, su ropa era un traje de color cafe, sus zapatos de piel carmesi hacian juego, observaba con su mirada agotada a esa mujer de la cama, veia que sus manos estaban atadas, en su brazo izquierdo un borroso tatuaje grotesco llevaba con recelo, su pelo negro era opaco y sin vida, el hombre buscaba en el expediente las caracteristicas puestas ahi, todo concorda, solo faltaban las palabras de locura, arrogancia y un olor hediondo a la muerte, eso era lo que su cuerpo casi inmovil mosraba a la vista.
El hombre cerro aquel folder y lo puso en su maletin, saco una libreta y su pluma negra de tinta suave y comenzo la entrevista, antes de soltar su primera pregunta, mojo sus labios y aclaro su garganta con un vaso de agua, encendio una grabadora de mano, se la acerco a los labios y dijo:Primera sesion.

-Como se llama?
-Bella...
-Solo asi, tan simple?
-Me llamo Bellatrix Lestrange.
-Muy bien. Sabes por que estas aqui?
-Si, por matar.
-Sabes que es matar?
-Si, es lo por lo que vivo, matar es quitarle la vida a los que no la merecen, los que ensucian y contaminan mi camino.
-Puedes distinguir lo bueno de lo malo?
-Lo bueno es un beneficio y lo malo perjudica.
-Sabe porque esta amarrada?
-Me tiene miedo, pateticos!!!
-Me puede decir donde estamos ahora?
-En mi habitacion de un hospital.
-Ser asesina es una profesion?
-Profesion...no lo creo, es un pasatiempo, asi descanso, y si creo que puede ser un buen trabajo, libero a la sociedad de la suciedad que existe.
-Es mejor que me marche.
-Acaso me tiene miedo.
-Debo leer bien tu caso.
-Si le digo quien mato a su hermano se quedaria conmigo, a recordarlo.
-Conmigo no use su legeremancia y jamas vuelva a mencionar a mi hermano.

El hombre vovlvio a poner la grabadora en sus labios y dijo:Fin de la sesion. Salio de aquel lugar, cerrando la puerta a su espalda, se encontro con una mujer en el pasillo, su cabello castaño seguia igual desde hace tiempo atras.
-Como le fue?
-Pienso que bien, pero le temo, puedo sentir la muerte en sus labios, puedo sentir en cada palabra cierto vacio de humanidad, pero debo descubrir que paso.
-Doctor, debe alejar los sentimientos a los de su trabajo.
-Deja de llamarme asi, Hermione, tu sabes quien soy.
-Entonces, entenderas aun mejor que es bueno olvidar y continuar.
-Olvidar!?, si tu lo hubieras visto como yo, como estaba el lugar y su cuerpo, creo que jamas olvidarias, creo que implorarias todas las noches por tener descaso de aquellas imagenes de tu mente, pero debo vivir con ellas, pero hare lo posible para saber que dijo aquella noche.
-No te vayas asi.
-Lo siento, debo ir a leer este caso.

El hombre partio de aquel lugar,con una debil y fingida sonrisa.

Llego a un pequeño y revuelto departamento, las cajas mostraban su poco tiempo de estancia en el lugar, platos sucios y las paredes vacias, no habia mueble alguno, solo una falsa cama echa por cobijas, puso su maletin en el suelo, de nuevo se fue la luz, no habia pagado la renta.

-Aun los extraño, no puedo creer que sea el unico que queda.

Sostuvo en sus calladas manos una vieja fotografia, presentia en cada cada imagen la peticion de la venganza, tomo unas pastillas para conciliar el sueño, pues ya lo habia perdido, sus sueños secos y ajenos a su antiguo pasado, eran mas pesadillas indoloras e inhumanas.

El sol llego con la mañana, entraron los rayos de luz por los pequeños espacios limpios de la pintura negra que cubrian a las ventanas, el joven lentamente abrio los ojos, un dia mas no era algo que le agradara tanto.

-Que animos de un dia mas.

Se vistio con lentitud y coraje, su traje era de un color negro, sus zapatos eran unos tennis blancos con un signo negro con orilla roja, se preparo una taza de cafe.

-Creo que me veo bien.

Tomo de nuevo su maletin y salio de su departamento para llegar de nuevo al psiquiatrico, en un caminar por los pasillos, su mente trajo aquellos recuerdos sutiles y agradables, al llegar a la puerta de esa fria habitacion, cerrro su mente y abrio en delicado movimiento la puerta.

-Buenos dias, Bella.
-Callate debil!! solo el puede llamarme asi.
-Quien es el?
-LOR VOLDEMORT!!!
-Calma,Bellatrix, es mejor empezar.

El joven se sento en la silla blanca de plastico, saco de su maletin las hojas amarillosas y su grabadora de mano, la puso de nuevo en sus labios y dijo:segunda sesion.

-Bellatrix, hablame de tu pasado?
-Mi pasado...que quiere aber de el, Doctor.?
-Empezemos con su familia.
-Yo vengo de una de las familias de sangre pura mas importante...los Black.Mis padres fueron Cygnus y Druilla, tengo dos hermanas Narcissa y la otra...
-Como se llama la otra?
-...Andromeda, pero ella no merece que la nombre,es una mancha en la familia, me case con Rodolphus y no tengo hijos, eso es lo bueno en verdad no me agradan los niños, jaja!
-Que le causa gracia?
-Nada, y usted de que familia viene?
-Mi familia no tiene relevancia.
-Sabe, veo que viene de una familia numerosa.
-Porque se hizo mortifaga?
-Para limpiar nuestro mundo, porque poco a poco las sangres sucias empezaron a invadir nuestras vidas, destruyeron a un linaje perfecto, son esorias, no merecen respeto, ademas queria tener una parte del dominio.
-Pero no es lo que esperaba?
-Si y obtuve mucho mas, mate a quien quise, volvi locos a unos, pero el que me encanto, el que me dio mas razones para vivir, fue el ultimo asesinato que cometi, ver su sangre, su dolor y sus insignificantes lagrimas, jajajaja.
El joven se levanto de la silla, el sabia exactamnete de quien hablaba, pero debia controlar su mente, no debia permitir que conociera sus pensamientos.
-Weasley, un Weasley tienes razon, tu familia es irrelevante y ademas vergonzosa pero sientate te contare todo, eso es lo que querias.
-Calla!
-No importa, yo comenzare, es momento de que yo cuente lo que quiera y este juego ha cambiado, ahora el que responde seras tu.
-De quien quieres saber?
-Maldita!!, yo soy quien mando.
-Esta bien, preguntame pero no interrumpas
-A quien mataste primero?
-A tu unica hermana, no te acuerdas de la pobre, cierto lo olvidaba, jamas te dijeron de su muerte.
-Habla!
-Esta bien, habian pasado dos semanas desde que Hogwarts estaba desprotegido, asi que me fue facil entrar...
Aun recuerdo ese dia, la luna estaba diferente, un color extraño, parecia hacer honor al suceso que pronto sucederia, la escuela seguia igual y la misma mezcla de clases existia, maldita sea la corrupcion barata, camine por los ajenos, frios y grotescos pasillos, un dia mas en esa falsa escuela, en verdad no aprendiamos nada, aquellos que nos interesabamos en las artes oscuras, pero que importa son solo recuerdos, subi escalon tras escalon, parecia una eternidad, pero el final era lo que me mantenia en forma, mi mente trabaja a una gran velocidad tal vez era la drenalina, mis ojos se movian en toda direccion y cada vision tenia un angulo perfecto, recuerdo que entre a un pequeño salon, no recuerdo quienes eran pero los tuve que matar, eran un estorbo, no para mi camino, si no simplemente para la exterminacion de los debiles, sali de aquel cuarto y recorde que buscaba a una chica corriente, de clase media y una aberracion,su nombre tenia caracter era Ginevra, pero la muy estupida se dejo su diminutivo Ginny, se oia tan debil y patetico, y eso que era de sangre pura, pero como dije Weasley tu familia es la mayor aberracion, o mas bien lo era, jajajajaja!, me sente en el piso para pensar que puede hacer la escoria en la escuela y despues me recoste sentir el fresco y duro piso, se parecia esa noche tanto a mi, poco despues recuerdo que sonrei, sabia donde encontrarla, era tierna, y patetica, estaba en la torre de astronomia, en verdad no se porque se van ahi cuando se sienten tan basura, si lo son todos los dias, camine hacia aquel lugar, aun recuerdo que mi mano derecha acariciaba la pared, cada ranura era como sentir y crear una nueva idea para matarla, abri lentamente la puerta y estaba ella sentada, recuerdo que cuando me vio no se acordaba de mi, maldita sea esa estupida, como se atrevia a no temerme.
-Que dijo ella?
-Ella?, se supone que deberias decir "mi hermana"?, pero te dire lo que me dijo palabra por palabra.
Flash Back.
-Acaso no sabes quien soy?
-Si, pero no me importa.
-Yo soy Bellatrix, una mortifaga, debes atacarme.
-En verdad crees que perdere mi tiempo contigo, mira no me importa nada.
-Ni...Harry Potter?
-Que sabes de el?
-Vaya, vaya la escoria tiene sentimientos.
-Pudrete.
-Cruccio!
-Cruccio!
-Cruccio!
-Imperius!...Sabes tu familia no te quiere, quien querria a una perdedora como tu y ademas una asesina, debes comenzar ha aceptar que Harry esta muerto y todo es tu culpa, eres una inutil y un estorbo para todos,por que crees que estas aqui sola, es porque eres como la peste, nadie quiere tenerte, aun recuerdo que me habias dicho que querias morir, vamos salta, yo se que no te va a doler, salta!
Fin del Flash Back
-Recuerdo que la primera vez que le dije Cruccio, no sintio dolor, su mirada estaba apagada, solo veia verla retorcerse, pero no pedia que me detuviera, la segunda vez, derramo solo una lagrima, solo una, maldita imbecil eso pensaba, yo queria oirla suplicar, la tercera vez, le salio sangre de la nariz y de la boca, su piel tenia grietas y algunas heridas poco profundas, eso lo se porque meti mi varita entre su piel abierta pare medir la profundidad, recuerdo haber lamido mi varita, sangre barata pero lo merecia, merecia tener la sangre de ella en mi boca, era la primera que no tenia dolor, cuando le dije la maldicion imperius, cuando empeze a decirle aquellas vanidades de cariño y de torpeza, su mirada estaba llena de lagrimas, pero ninguna toco su rostro, al principio pense que me daria la espalda para no ver su rostro al saltar, pero me equivoque, camino hacia atras, esos cortos minutos su mirada estaba fija en mi, y simplemente salto.
-Como sabes que no sufrio?
-Era fria, en verdad debio haber pedido que me detuviera, le hice su sueño realidad, la deje morir.
La puerta de la habitacion se abrio, era Hermione, que entraba con la comida de la mujer y para avisarle al joven que era hora de su partida.
-Doctor, es hora de que se marche.
-Esta bien, ya me voy.
-Weasley, no se te olvide que mañana te contare la historia de tu hermanito Billie...jajaja, te encantara oir esta historia.
Hermione dejo la bandeja de la comida en la cama de la mujer y corrio para alcanzar al joven.
-Es mejor que no regreses.
-Sabes que, callate, maldita imbecil, se suponia...
-Que se suponia.
-Nada, si, nada, anda vete, sigue fingiendo que haces tu trabajo.
-Pudrete.
-Adios, Hermione, en verdad ya estoy podrido.
El joven llego de nuevo a su departamento, cerro sus ojos y se imagino aquella noche, porque Ginny no habia pedido que se detuviera, tal vez no podia seguir escuchando cada muerte, pero tenia que hacerlo, debia aprender del que estuvo en primer asiento, debia volverse tan frio, debia atreverse a pensar como ella.
En la mañana tomo una fotografia, observaba la alegria en las miradas de su familia, acaricio el cristal como si pudiera sentir la piel de ellos, se quedo observando hasta que se harto de mirar imagenes de muertos felices, de ver a su familia que no lucho por vivir, como se habian atrevido a no mencionarle la muerte de su hermana, se sintio lleno de ira y de soledad, lanzo la fotografia a la pared, que importaba un cristal roto, que se raspara la imagen, que mas da, ya no sentian dolor.Busco entre su maletin un marcador negro, rondo por la habitacion, con la locura en sus ojos y piel, se acerco a una pared y escribio: La familia Feliz, colgo una fotografia que le recordaba el viejo viaje a Egipto, tomo con fuerza el marcador y puso una cruz en el pecho de Ginny, iba hacer una serie de cruzes negras, se iba a ir por orden, pero aun le temblaba la mano a recordar la muerte de su hermano.
Miro su reloj por reflejo, eran las 10, la cita para un dia mas de tortura, pero ya no impotaba, solo queria esuchar aquella violenta muerte que sufrio su hermano.Estaba harto de vestir de traje, de mostrale respeto a esa mujer, se puso unos jeans, playera negra y tenis blancos, desaparecio una vez mas de su nuevo y malgastado hogar.
Llego a la recepcion, igual que los otros dias, tomo su gafete, y se dirigio a la habitacion, abrio la puerta y camino sin darle importancia los saludos de Bellatrix, se sento de nuevo en la misma silla, saco de nuevo las hojas amarillas, su grabadora de mano y su pluma negra.
Tercera Sesion.
-Oye Weasley!, cuando podre llamarte por tu primer nombre?
-Cuando me dejaras a mi hacer lo mismo contigo?
-Jamas!!
-Lo mismo te digo yo.
-Vaya, vaya, parece que te levantaste de mal humor, que?, acaso lloraste por tu hermanita?.
-No, para que.
-Bueno, dejemonos de tonterias de cortesia y platica de amigos, empezemos con mi segunda victima familiar.
-Pero rapido, que hoy tengo que ir a mi vieja casa.
-Esta bien, ten calma Weasley.
Despues de matar a la princesita y haber arruinado mi diversion, me aburri un poco de londres, en verdad necesitaba salir de la ciudad, asi que me dije:Bella debes ir a visitar a Bill, creo que te recibira con una taza de te en la puerta, preo creo que me equivoque, por que cuando llegue me espera su esposa en la puerta, pero en verdad no era un tazita de te, era su varita, que linda y estpida, no la mate.
-Porque?
-No pensaba perder mi tiempo en alguien insignificante, no queria perder mi diversion, lleve a su esposa a un sillon, cerre la puerta y me sente a esperar a tu hermano, cuando abrio la puerta me encanto ver su mirada de sorpresa, cuando vio a su mujer inconsiente me apunto con su varita.
FLASH BACK
-No te preocupes no esta muerta.
-Como te puedo creer?
-Ese no es mi problema, tu piensa bien en hacer las cosas.
-Solo pienso en una y es donde tu terminas muerta.
-Solo una pregunta, plata o magia?
-Que!?
-Si, que crees que es mas doloroso, una bala de plata o un aveda.
-No lo se, no me interesa.
-Imbecil.
Saque la pistola, y le dispare, me odie tanto por haber fallado el disparo, le di cercas de la cabeza, pero no lo suficiente.
-Por eso odio, las cosas muggles!!
-Por eso ya no eres la favorita, Bella, ya perdiste tu desttreza.
-Eso crees, haber que me dices. Aveda Kedavra.
Lo mire un instante pero se me hizo tan patetico verlo llorar, que me marche de ese lugar y me fui a beber mi tan querida taza de te.
FIN DE FLASH BACK
-Se que me odias, que muerte tan simple.
-Tenia razon mi hermano, ya no eres ni antes fuiste la favorita de Voldemort.
-CALLATE!!!!
La mujer comenzo a retorserse en la cama, mientras que el joven se levanto de la silla y se dirigia a la puerta.
-Mirame!!!, no me des la espalda.
El chico simplemente salio para ir a la madriguera, tenia que ir a ver su casa, ver de nuevo la sadica escena del asesinato, se sento en el verde pasato, donde solia jugar con sus hermanos, se que do observandola hasta quedar dormido.
El sol camino sobre su piel y asi lo desperto, su mirada llena de ira miraba su casa de recuerdo dulces y quizas memorables, simplemente desaparecieron con el, llego de nuevo a su departamento, se acerco a la pared que colgaba su fotografia, puso una cruz cerca de su hermano y escribio dos frases, y asi partio al hospital.
Aquel aroma agrio y seco, que causaba cierta repulsión en su cuerpo, ya eran parte de su dia, llego a la recepcion, para recibir un indiferente buenos dias por parte de la enfermera, pero esa mañana era un poco diferente, pues el jefe de personal lo esperaba con esa mirada insipida, con el rostro lleno de arrugas y unas gruesas cicatricez, en sus manos recaia un fólder y una carpeta de color sepia.
-Buenos dias, doctor Weasley.
-Buenos dias, jefe. (al decir la ultima palabra, le habia añadido énfasis y cierto aire mezquino)
-Ven, tengo que hablar contigo, en mi oficina.
Ambos doctores entraron a una pequeña oficina, en su escritorio el doctor , exponía con orgullo la fotografía de su hija mayor, el joven Weasley tomo asiento, mientras que el jefe lo observaba con rudeza mientras daba cortos pasos por la estrecha oficina.
-Se que era amiga de la señorita Granger.
-La verdad no, mi hermana lo era, se enviaban cartas todos los veranos.
-Entonces ha de saber sobre su ausencia.
-Honestamente, le puedo decir que la presencia o ausencia de ella, se me es indiferente.
-Entonces espero, que si llega a recibir alguna noticia de ella, me avise.
-Esta bien, me paso a retirar, pues tengo consulta.
El joven se retiro de aquella apretada oficina para entrar a su tortura diaria. Aun le daba cierta impresión ver a esa mujer, tan fria y errante,pero cierto aire y pensamiento lo hacían vagar.
-Sabias que llegar tarde, es falta de respeto.?
-Sabias que me importa poco tus reclamos, pues tener dinero y ser de sangre pura, no te deja que mandes en mi propio territorio.
-Vaya, vaya, la basura tiene coraje.
-Continuemos escuchando tu patetica vida, Lestrange!.
-Patetica
no lo creo, excitante, quizas, y hablando de vidas pateticas, a quien le llevaste flores hoy.
-A nadie, decidi venir a verte a ti, para que hablar con monumentos y lapidas de piedra blanca?, si puedo hablar con la asesina, pero aun hay algo que aun sigo sin entender, porque perder tu tiempo con mi vergonzosa familia?
-La verdad, yo tambien no se porque lo hice, solo una muerte fue la que me encanto, disfrute cada lagrima derramada, cada gota de sangre, porque fue el unico que se atrevio a insultarme.
-Quien fue?
-Tu hermano.
-Que bien, pero hoy hablaremos de el o sera uno mas de mi familia?
-Sera otro, tu hermano Charlie, aunque siento un poco de pena haberlo matado tan simple y sin nada interesante para observar o recordar un dia como hoy, en fin, dejemos a un lado mi frágil arrogancia y te contare una corta historia.
-Cuando quieras.
El joven tomo la grabadora y la lejania de sus labios a ella, habia causado el sonido de la gastada frase del numero de la sesión, sus anotaciones, estaban casi en blanco y ligeramente en orden.
-Bueno, viaje a Rumania, no recuerdo bien los dias de la semana, pues ver tantos cuerpos cayendo en frente de ti y sentir algunas manos para detenerte y ver como la escoria suplica que termines su dolor, eso a veces te altera y pierdes la nocion del tiempo, creo recordar que era un lunes o quizas un jueves, en fin, paseaba por aquellas calles, creo que pocos se atrevian a reconocerme y si lo hacian, simplemente callaban, de pronto escucho una voz agradable, hasta puedo decir que con cierto toque familiar, voltee hacia atrás y solo vi una cabellera rojiza, camina de esa forma apacible y delicada, quizas ya sabia la muerte de su hermano Bill, pero no quise divagar mas y comencé a seguirlos, llegaron a un lugar lejano al centro, era casi como a campo abierto con un gran edificio, hay tenian a los dragones, pense por un instante que tu hermano era valiente, pero pronto reaccione, llevaba el apellido Weasley, me quede esperando la noche, me gusta el frio, me siento como en mi hogar, poco a poco se fueron yendo los trabajadores, hasta que quedo solo tu hermano, se quedo con u dragon, lo observaba detalladamente, hasta que me puse de pie y comence a caminar lentamente, deje que la luz platinada jugara con mi cabello, el me miro un poco desconcertado, quizas no me reconocia o fue simplemente el miedo, espero que haya sido el miedo, nos miramos calladamente, las palabras sobraban en aquel tordido lugar, solo saque mi varita, el la saco casi al mismo tiempo que yo, el me hirio en mi brazo derecho, recuerdo aquella sonrisa de satisfacción, dolor abierto y gotas de sangre son un regalo perfecto para el odio y la venganza, mi mente quería matarlo con un aveda, pero mis labios dijeron: incendio, observe lentamente, creo que quise cerrar mis ojos, era sumamente patetico verlo gritar y dar vueltas en el fresco pasto, cada segundo es agradable ver como lentamente se dan cuenta que hacer eso, no los salvara de sufrir, de sentir como se desprende la piel y como se calcinan sus huesos, solo observe aquella sobra de un cuerpo, simplemente desaparecio, al dia siguiente decidi leer el periodico, se mencionaba un morboso y desagradable accidente, tus padres al principio pensaron en lo mismo, hasta que en las cenizas vieron, una pequeña parte de piel de serpiente, claro un viejo recordatorio mio.
-Es verdad, que patetica forma de actuar tuya.
-Lo se, pero mis recuerdos no son nada pateticos. Weasley, antes de que te vayas, cuando piensas darte cuenta que tu eres frio y casi inhumano como yo?
-Quizas hace tiempo que me di cuenta, pero para que ser una porquería como tu, si puedo ser simplemente parte de aquel polvo letal que se llama amor.
-Jajaja!, que dulce!, pero de seguro el amor que te queda a ti, son solo lapidas de tu tierna familia.
El joven se puso de pie, se acerco a la mujer y le beso la frente, le susurro al oido.
-Podre ser solo basura y vergüenza pero mirame
esta basura manda a la miseria como tu
que descances, Bella.
La mujer se puso mas palida de lo que ya estaba, sus ojos se habian tornado con un toque de furia y venganza. El joven salio de aquella habitación, mirada vaga y distante, pasos ajenos,manos frias, solo pensamientos secos dominaban la mente de el, llego a su departamento, se acerco a aquella pared, otra dos frases mas, aparecian en aquella fotografia, quizas era un metodo de culparlos por haber muerto, por dejarlo ser solo un espectador.
Amaneció como si fuera un castigo mas, sabia que faltaba poco para llegar a ese familiar que su muerte lo había estado atormentado, salio de ese departamento frío, mientras caminaba por primera vez por esos sucios pasillos del edificio, se acordó de una joven, que extrañamente había desaparecido, que quizás debía estar donde merecía.
Llego de nuevo a esa horrible habitación, con esa mujer fría y cruel, casi inhumana. Camino con indiferencia y agarro la silla, la acerco a la cama y saco su material.
-Podemos empezar?
-Pero que te pasa Weasley?, tuviste un mal sueño?
-La verdad es que si, me estoy hartando demasiado escuchando tus patéticos actos y no llegas a lo que yo quiero escuchar.
-Oh!, entonces me estas diciendo que ni tus padres ni hermanos te importan tanto como ese.
-Exacto y sabes porque?, porque fue el único que pudo aguantar tanto sufrimiento de tu parte, hasta tu mencionaste que fue una gran victima,
-Si, lo se, pero es divertido hablar de la inmundicia mientras tu continuas esperando acabar con esta tortura.
-Talvez no tanto, pero continúa, a quien le toca hoy? (mientras hacia esta pregunta, sus dedos trataban de dar un pequeño masaje a sus ojos que estaban cansados, o quizás era por el dolor de cabeza que sufría continuamente)
-Como digas, bueno como empezar esta historia, el era un hombre de cierta forma agradable, pero tenia demasiada dedicación hacia aquellos inútiles de los mugles, creo que tu lo llamabas papá
Pero en fin, dejémonos de sentimentalismos, recuerdo haber tomado una grumosa poción, ya sabes, la multijugos, poco a poco me fui convirtiendo en una inocente niña, aunque la realidad era otra, camine por las pasillos y fue completamente una visión distinta, entre a su oficina, estaba realmente activo con su paranoia, lo salude y el gentilmente me sonrío, le extendí mi mano y le dije buenos días y el me correspondió, y entonces empezó la función su piel se puso en un tono rojizo, y comenzó a rascarse pero la comezón no cedía por ello se rascaba mas fuerte hasta que se empezó abrir la piel, pequeñas gotas de sangre resbalan por su rostro y brazos, hasta que empezó a ahogarse, se puso las manos en el cuello, trataba de respirar pero el aire no le llegaba a los pulmones, y ahí mismo se desplomo, quedo tirado en el suelo, aun estaba ligeramente conciente para verme cambiar de forma y reconocerme, y así partí.
-Vaya, se ve sentías algo por mi padre.
-Como crees?
-Pues parecía que si, para que uses las palabras gentil y agradable.
-Pues era por lastima.
-Tienes razón, lo olvidaba, que torpe soy.
-Weasley, no es por ser una metiche, pero y la sangre sucia de Granger, no la habrás visto por casualidad verdad.
-No, no se a que te refieres.
-No importa, recuerda que todo esta en la mente.
El joven salio de la habitación, camino por el pasillo de aquel hospital, cuando se dirigía a la salida, lo estaban esperando.
-Hola

-No digas mi nombre Harry, solo llámame por mi apellido, es lo único que me queda.
-Esta bien, te necesito, la orden te necesita.
-No se si este listo para ello.
-Hazlo por mí.
-Jamás haría algo por ti
-Bueno hazlo por los demás y mínimo por el mundo mágico.
-Esta bien, vamonos.
Ambos partieron de ese lugar, para llegar a la vieja casa de los Black.
La casa permanecía fría y oscura, entre sus inmensas paredes y oscuros pasillos aun se sentía la muerte, aquel joven pelirrojo trataba de recordar la ultima vez que estuvo ahí, no eran los mejores momentos pero al menos su familia aun vivía, Harry lo guío hasta la sala, en la cual estaban los otros esperándolos, al verlo pasar el umbral de la puerta, un viejo profesor se puso de pie para darle un abrazo de apoyo, pero el no sentía dolor, no había el porque del abrazo y por ello se alejo, para romper aquel incomodo momento Harry empezó la reunión.

-Bueno, la batalla ya se acerca, pero en el camino hemos perdido grandes compañeros y amigos, pero ahora estamos los que quedaron, y quiero dale las gracias a Weasley por venir de nuevo.

-Harry, ambos sabemos que cargamos tanta muerte en nuestra espalda que ya ni es necesario agradecer, pero no eh venido por la venganza porque en mis manos yo tengo la vida de la asesina de mi familia, vengo ha pelear para acabar con tanta inmundicia y daño que causo la oscuridad del señor tenebroso.

Todos observaban como hablaba el joven como en cada movimiento de manos y labios, se borraban las expresiones de una vida joven, de cómo su mirada fría podía paralizarte en un instante, entre cada palabra y tono se borraba la imagen de la familia Weasley, el no era el ultimo sobreviviente, la familia Weasley había muerto y el solo era una sombra de aquella ruina.

-Bueno, es momento de hacer el plan de ataque, debe ser donde nosotros conozcamos el campo de combate.
-Tienes razón Lupin, pero cuando es el momento correcto?
-Debe ser la próxima semana.
-Perfecto.
-Esperen, se que sonora mal pero no puedo venir en las otras reuniones, como se darán cuenta, debo saber realmente que paso esa noche, debo saber porque murió, que dijo como su ultima palabra, debo saberlo para que mi mente este en el lugar y momento correcto.
-Esta bien, pero promete que no harás ninguna tontería.
-Lo prometo, porque se que jamás aceptaría ser como ella.

Esta fue la ultima frase de aquel joven y partió de ese lugar , volvió a donde le gustaba estar, no por ser un lugar favorito, ni ser porque se sentía superior, regresa a donde siempre para escuchar por ultima vez el nombre de su familia.

El haberse aparecido le dio un susto a Bella, la cual aun recostada, su mirada fija hacia la ventana, sus manos temblando, perdiendo su ligera elocuencia, pero aun temerosa por el regreso de él.

-Que pasa Bella?, te asuste.
-No, solo fue que llegaste en un mal momento, eso fue todo.
-Oh!, perdóname por no avisarte, pero bueno ya que estamos aquí, anda cuéntame como mataste a mi mamá. (Su pierna estaba apoyada en la silla, sus ojos opacos mostraban el brillo del delirio, su tono sarcástico, no la hacia enojar pero ligeramente la puso a temblar, era verdad, es frío y crudo, tiene pequeños rasgos iguales a su paciente)

-Vaya weasley! Se ve que ya tienes sangre fría, eso me agrada un poco, solo un poco porque veo que eso esta desquiciando tu mente, por eso, te contare aquel día.
El sol como siempre tan fuerte y despiadado, sentía como quemaba mi piel descubierta, a mi lado me acompañaba un joven, se parecía un poco a ti, llegamos a tu pintoresca casa, se veia un poco desabitada, hasta que escuchamos la voz de tu madre, el entro primero y parecio reconocerle, porque lo dejo pasar, platicaron por unos momentos, se oía el llanto de tu madre, hasta que solo se escucho un grito encerrado y la caída de los platos, entre para ver esa imagen, mi acompañante observaba el cuerpo inerte de tu madre, con una cortada en el cuello, limpio y por decir perfecto, ambos levantamos a tu madre y la recostamos en el sillón, ya sabes, para que se sintiera mas en casa, ambos salimos con tanta adrenalina, pero ahí no terminaba mi diversión, ahora tenia que matar a mi mensajero.

La conversación fue interrumpida por el joven.

-Porque el mensajero?
-Ya lo sabrás, a su debido tiempo, regresa mañana y te lo diré.
-Porque no ahora?
-Porque, joven Weasley, el llegar tarde es falta de respeto y como podrá ver, yo respeto eso.
-Esta bien, nos veremos mañana, y una cosa mas, deja de observar la ventana, él no vendrá.
-Y quien dice que lo esperaba a él.

El joven la miro por un instante y partió, su nuevo destino era mas idéntico a el, su departamento cerrado y la casa Black recién lo recibía como un huésped temporal.
Al llegar de nuevo a esa inmensa casa, no se sentía demasiado bien, sabia que faltaba poco para terminar con la tontería de vengarse, porque sabia que si deseaba la venganza, debía acabar con todos ellos, acabar con los que lo traicionaron. El sueño le calmo esos pensamientos extraños y ciertamente oscuros, durmió como lo había querido, pero el sol amenazo esa dulce clama, su mente lo engaño de nuevo, segundos fue lo que durmió, sin importarle su hambre, su sed, su necesidad de cambiarse de ropa, simplemente partió de nuevo, quería saber a quien había utilizado Bella, aunque tenia cierta sospecha de que era la maldita rata de su hermano mayor.

-Hola Bella. ( su voz era sutil y pasiva, su cuerpo paciente y quieto, insinuaba demasiado sus pensamientos de odio y dudas)
-Pensé que no vendrías.
-Lo pensé por un instante, pero quiero terminar con todo.
-Crees que el verte aquí y yo hablando como una idiota sobre tu familia me va hacer sentir mal?
-No, porque se que eres fría, cruel y quizás inhumana, me vengare de otra forma, de la misma forma que tu te vengaste con lo que quise por momentos cortos, de mi familia.
-Vaya, Weasley!! Si se nota que te estas haciendo como tu.
-No lo creo, no soy tan idiota para terminar como tú, así que anda, intenta hacerme llorar, anda hazme sentir vivo y morirme con la muerte de mi familia.
-Esta bueno, estábamos aun afuera de tu casa, yo observaba el bello paisaje, mientras mi mensajero actuaba ciertamente sonámbulo, le quite su varita y después lo quite de ese sueño, al despertar sus ojos me miraron como un animal furioso, pero siendo de raza débil me huyo, entro corriendo a la casa y observo aquellas ligeras gotas de sangre, hasta que a lo lejos vio el cuerpo de tu madre, la tomo en sus brazos, como si pudiera devolverle la vida que el mismo le habia quitado.

Flash Back

-Maldita perra!!! Como te atreviste hacer esto?
-Yo?, mírame, no tengo ninguna gota de sangre, sin embargo no puedo decir lo mismo que tu.
-Yo jamás lo haría!!, me estas engañando!!
-Jajajaja!!! No lo creo, vamos intenta recordar.
-Que?!, no
no puedo, que demonios me hiciste!!!
-Vaya, vaya, que les vas a decir a los del ministerio?, que fui yo, y que vas hacer cuando pregunten el porque andabas conmigo, van a hacer tantas preguntas que tus respuestas no alcanzan.
-No, yo trabajo para ellos, fui el premio anual!
-Exacto, trabajas para ellos, no con ellos, y además esa tontería fue tanto tiempo atrás que la verdad no importa, así como traicionaste a Dumbledore y a tu familia, los pudiste haber traicionado a ellos.
-Que, no fue así, fue un error.
-Ten, vamos, anda toma tu varita, solo son dos palabras, vamos dilas.
-Aaa
Aveda Kedavra.

Fin del Flash Back

Recuerdo como le temblaban las manos, como daba sus pasos en círculos, como lloro tal cual lo hace un niño, se hinco como si lo fuera perdonar tu madre, fue tan tierno.

-Vaya, se nota que en cada muerte perdiste tu encanto.
-No lo veo así, digamos que deje lo mejor para lo ultimo, no crees que el se mereció lo mejor.
-Maldita! (El joven se puso de pie, su mano quedo alzada, sus ojos de ira asustaron a la fría mujer)
-Vaya que si tienes agallas, y acaso no quieres saber quien fue mi mensajero?
-No, yo ya se quien fue, fue Percy.
-Como lo sabes.
-Porque fue el único que se atrevería a hincarse a mi madre para pedirle perdón.
-Sabes Weasley, te voy a extrañar cuando me vaya de aquí.
-La verdad, no lo creo, porque falta poco para terminar y vengarme de ti.
-Tienes razón, voy a morir?.
- Bueno Bella, adiós.

El joven le dio un beso en la mejilla y partió a un viejo y maldito lugar, era tiempo de visitar a su familia, pues ya no recordaba el aniversario de cada uno.
Al llegar al cementerio, busco las lapidas de sus padres, se recostó en medio de ambas, como si fuera un nuño, como cuando tenia una pesadilla iba corriendo a buscar consuelo, tenia miedo de convertirse en una persona como Bella, pues hace tiempo que había dejado de llorarlos.

La mañana lo sorprendió aun recostado entre sus padres, sus ojos aun hinchados y su espalda un poco adolorida partió de nuevo a ver a esa mujer que formaba ahora parte de sus sueños y extrañamente de su vida.

Llego de nuevo, usando la misma ropa y oliendo a césped fresco, su cabello un tanto alborotado y sus manos frías y heridas, mostraban su cansancio, de venir constantemente como un idiota a escuchar historias crudas, sabia que su venganza quizás no seria tan grande como el quería, ¿como vengar la muerte si la tienes enfrente de ti?, de una extraña forma empiezas a verte como parte de ella.

-Vamos Bella, empieza que no tengo tiempo.
-Calma, con la muerte tienes que ser paciente.
-Lo he sido durante días, meses y años.
-joven Weasley, donde esta tu material de trabajo?
-Lo he olvidado, pero que importa, la muerte no la olvida, para que escucharla de nuevo una y otra vez.
-Esta bien, como sabes muy pronto llegara el final de nuestros forzosos encuentros.
-Lo se, pero no tengo emoción alguna, tu me las has quitado todas.
-Eso se escucha como si formara una gran parte de tu vida.
-Y así es, eres la que me la ah quitado.
-Esta bien, creo que es mejor empezar.

El joven se levanto de su fría e incomoda silla, camino por unos instantes, hasta que poso su mirada en la ventana, de manera natural una sonrisa se le dibujo en su rostro.
Bella observaba aquella pasiva imagen, añorando quizás el volver hacerlo, o quizás miraba a ese joven solitario y vacío, un cuerpo inexpresivo pero crudo y quizás en una manera vaga un poco cruel.

-Faltaban meses para poder reunirme con mi señor, era momento de planear la batalla, así que tuve que hacer un viaje corto y fastidioso a Hogsmade, odio caminar por ese lugar, la gente roza tu piel y ropa, gente inmunda y pobre, se que te preguntaras que porque no use la escoba o me trasporte, la verdad creo que necesitaba recordarme el odio que tengo a esa gente, al ir caminando fue cuando vi en un gran letrero tu infame apellido, camine un poco mas de prisa y me asome por el cristal, un joven pelirrojo y alto, delgado y con un rostro un poco alegre, reconocí al instante a tu hermano, el rastro Weasley es como las ratas, todas siguen siendo igual de asquerosas y se pasean por las mismas alcantarillas.
Ya tenia mi plan, decidí esconderme en un pequeño espacio que había de un edificio a otro, me cubrí con mi capa y me lance un hechizo, al salir de ese espacio, tenia doce años, mi cabello negro azabache amarrado en dos colitas, mi rostro infantil engallaba a cualquiera, mi vestido verde esmeralda era el toque perfecto para mi imagen inocente, camine lentamente a la tienda, entre con curiosidad y tentación a comprar alguna de sus cosas, me acerque al mostrador y tu hermano me saludo, me dijo que se llamaba George, le sonreí y no recuerdo que le pedí, pero cuando se dio vuelta, le lance un hechizo para dormirlo, cuando cayo al piso, me convertí de nuevo en adulta, salte el mostrador y metí a tu hermano en cuarto de atrás, lo puse sobre la mesa, cuando hice el primer corte en su brazo causo una rica sensación en mi, poco después lo desperté, sus ojos parecían haber perdido la razón, pero no intento hacerme nada, me observo y me dijo que estaba listo, que ya me estaba esperando, y le lance el aveda kedavra justo en el pecho, el verlo retorcerse sin expresión me dejo un tanto vacía, lo que causo que lo hiciera un juguete, hice una caja grande y lo metí en ella, la cerré con magia, listo como los payasos que salen de esas cajitas de cuerda y te lo envié a tu casa, ¿ lo recuerdas?, poco después me fui, llegue a mi destino para que se viera interrumpido por tu idiota hermano.

-Aun recuerdo esa noche, en mi sala apareció una inmensa caja, pensé que era una broma de el, pero al verlo saltar de la caja sin vida, sentí repudio a lo que amaba.

La consulta se vio interrumpida por el jefe del joven doctor.

-Hemos encontrado a l señorita Granger.
-Ah! Y donde estaba?
-Usted debe de saberlo, según su último recuerdo es la ultima persona que la vio con vida.
-Esta muerta. (La inexpresividad del joven se le notaba en su voz)
-Si y parece que usted es el asesino.
-No fue el, fui yo.
-Usted señora?
-Si, esa maldita me soltó, quería molestarme, pero fui mejor que ella, yo soy una Lestrange y la mate, que fácil una perra menos en este mundo.
-Sabe que esta confesión significa la muerte.
-Si.
-Que ya no se le considera como una loca.
-Lo entiendo, ahora váyase antes de usted muera también. (Sus ojos se tornaron maliciosos y con toque de una profunda locura)
-Es mejor que me vaya.
-Espera

-Esto no significa que te voy a perdonar


El Joven cuando empezó a dar vueltas para trasportarse dijo en voz baja: Gracias y en su mente le lanzo un hechizo y así rápidamente desapareció.

En esa habitación, se escucho algo caer, la mujer se acaricio sus muñecas, estaba libre, al fin podía marcharse de ahí.
El joven llego a la casa Black, su voz fuerte y en tono de grito comenzó a decir: Bella ha escapado, es momento de iniciar la batalla, hoy en la noche es perfecto, la gata y el amo de nuevo están reunidos, todos se acercaron donde el joven estaba.

-Como lo sabes?
-Yo la eh dejado escaparse, es momento de cobrar mi venganza, esta misma noche escucharé la ultima muerte de mi familia y le ultimo grito de ella.
-Pero sabes donde va a suceder todo esto?
-Donde siempre han querido estar, en Hogwarts (dijo Harry un poco alterado)
-Ah por cierto Harry, Hermione esa muerta (el joven lo dijo en un tono seco y directo, mientras caminaba para subir las escaleras, Harry lo detuvo)
-Como?
-No se, parece que Hermione la desato y sucedió.
-Demonios!!
-Entonces estas listo para pelear?
-Claro.

Ambos se separaron en el inicio de la escalera.
El joven entro con delicadeza al frio cuarto, tenia un color azul que se había perdido con el tiempo, el polvo era mas que una simple decoración, se acerco a su cama, en ella puso esa fotografía, cada frase representaba el odio, tal vez el cariño a cada pariente suyo, se quito su blusa vieja y miro su cuerpo en aquel pequeño espejo, mostraban una vieja cicatriz, pero aun le dolía tanto recordarla, camino hacia el baño y se ducho tranquilamente, las gotas, el jabón lo calmaron y lo reanimaron para la bella fiesta que el tendría esa misma noche, se arreglo y bajo las escaleras, escucho los murmullos de sus viejos compañeros de guerra pero que importaba el fin que buscaban ellos, el solo podía saborear esa venganza, ese sueño que lo había mantenido vivo y despierto por un largo tiempo, se acerco a la sala y en el pasillo los observo, Harry parecía deprimido y con poca sed de vengarse, los demás fingían comprender el dolor.

-Están listos? (el joven los callo cuando intentaban recordar a los caídos)
- No sabíamos que estabas aquí
ven, recordábamos a tus padres.
-Lo se Lupin, parezco ser una maldita sombra y porque recordar a mis padres y no a mis hermanos.
-Perdónanos, no pensamos que te iba a molestar.
-Claro, la palabra mágica!! Perdón, siempre perdón, como si fuera tan simple, pero no importa, vámonos que esta noche es mi noche.( el joven se acerco al marco de la puerta y les sonrío y así desapareció)

Un viejo castillo casi derrumbándose, recuerdos vacios ahora son sus estudiantes, ya no inspira honor, orgullo y otras cosas que puede demostrar una vieja construcción, ahora esta vacio pero sigue siendo Hogwarts.

El joven camina entre lo pasillos, recordando esas viejas tonterías que hacia, las clases que pensaba llevar y ese lejano y destruido sueño de tener un trabajo.

-Buenas noches, Bella
(Una mujer con un vestido negro, la palidez de su piel hacía juego, ella lo esperaba en un viejo rincón, la luz casi apagada, creaba el ambiente perfecto, era la cita perfecta para escuchar todo y sentirse vivo con la última muerte)

-Vaya Weasley, pensé que vendrías acompañado.
-No necesito de nadie, no soy como tu, aunque veo que a tu lado no esta tu señor.
-Solo trabajo para el, ahorita esta ocupado esperando a los de la orden.
-Se ve que ya no lo idolatras.
-Jajajaja!!, para que, si ya conozco su poder.
-O será que el se avergüenza de ti?.
-Calma, o no tendrás mi ultima historia.
-Esta bien, pero que sea rápido, aun busco mi venganza.
-Muy bien, después de la muerte del gemelo, me calme un poco, mi sed de muerte estaba saciada, digamos que ahora si estaba lista para solo trabajar y dejar de divertirme, pero después llego esa noche, todos los mortifagos estábamos preparando el plan perfecto pero se vio interrumpido, esos que siempre han arruinado nuestra existencia, el tal Potter y sus secuaces, la verdad no preste mucha atención, pobres incrédulos, pero al sentir ese haz de luz rosar mi brazo, al sentir la sangre que manchaba mi viejo vestido, desato una alegría de una batalla, echa a mi altura, el que al fin me daría batalla, gire mi cuerpo con alegría y una sonrisa maliciosa y ahí estaba el, un joven no muy grande, se veía en su rostro que era joven, me sonrío y me hizo reverencia y desapareció, no dormí durante tres días, pensando quien había sido, hasta que alguno de mis compañeros dijo, fue un Weasley, un de los poco que quedaron, sonreí, supe que esa noche seria mi mejor diversión y así lo fue, llegue a tu casa, parecía que tu hermano tenia visitas, entre tranquilamente y el ya me estaba esperando, aun dándome la espalda me ofreció te, hasta que mi silencio lo callo, su voz no mostraba preocupación, y aun no se porque, camino hasta la sala aun sin mirarme y se sentó en una vieja silla, me hablo a que me acercara y sin mas decir pidió su muerte y lanzo su varita lejos para que no la alcanzara, me acerque con odio, no porque demostrara valor o una mayor idiotez, sino porque el era un retador un poco extraño, mis primeras palabras fueron varios cruccio, veía como se retorcía del dolor, pero permanecía callado, las llagas echas en sus piernas me incitaban a medirlas y así lo hice, eran profundas porque llegaban a la mitad de mi varita, pero aun tenia esa sonrisa, era fría y puedo decir que me estremeció un poco, después le hice casi un corte perfecto a lo largo de los brazos, la sangre hacia pequeños charcos, después comencé a cuestionarlo sobre la muggle y potter, pero se quedo callado aun cuando su mirada no me veía a mi, sentía que el todavía llevaba el mando esa noche, hasta que mi mente comprendió, teníamos espectadores, aparente como si no hubiera entendido, tu hermano ya casi se desangraba, estaba demasiado palido, hizo su cabeza hacia atrás y sonrio mientras que la sangre salía por su boca, sus palabras se me hicieron cortas fue como un balde de agua fria, pero me demostraron que el si merecía morir: Bella, la maldita perra fría de Voldemort, tan callada, tan dispuesta a matar pero se siente atraída por la gota de sangre que mas odia, y lo que mas detestas y repudias es que te estoy entregando mi muerte, no te satisface el matarme porque lo sabes soy mejor que tu. Me enoje tanto pero cuando iba a matarlo el ya estaba muerto, sus brazos goteaban muy poca sangre, sus ojos permanecían abierto y te puedo jurar que aun tenia su maldita sonrisa dibujada.

-Que bien, mi hermano si que supo callarte, pero quien eran esos espectadores?.
-Vamos Weasley, echa cabeza, ambos sabemos quienes eran, la misma que mataste hace semanas, el mismo que hoy piensas matar.
-No he pensado en el, la única muerte que tengo en mi cabeza eres tu Bella.
-Eso no lo creo, porque ya me hubieras matado (sonríe tranquilamente mientras que su mano se posa en el pecho de el)

El joven camina hacia el bosque, siente la mirada de esa mujer, siente como se carcome por dentro, pero lo aparenta, llega donde están los demás, todos listos para la batalla, mientras que Bella observa desde el pasillo, desde la ventana, como en aquel hospital, mientras se acerca el joven, escucha como llegan los mortifagos, como pasan cerca de el y sigue sintiéndose en calma.

-Harry, estas listo?
-Claro Weasley, es momento de vengarse.
-Tienes razón (Sonrie con un poco de locura y le susurra al oído) Puedes pedir perdón.
-No se de que me hablas?
-Lo sabes, puedes pedir perdón por quedarte mirando sin hacer nada o por ser el culpable de la muerte de mi hermano.
(Esa conversación los fue dejando solos, los demás caminaban mas adentro del bosque, Bella camino calmada hacia esa escena, sabia cual iba a ser el resultado, pero quizás podía cambiarlo)

-Hola Potter!.
-Vamos Harry quiero escuchar una disculpa.
-Que te ha pasado, ella te lavo el cerebro.
-Respuesta equivocada. Aveda edavra. Buenas noches Potter.
-Vaya Weasley, se nota que eres como yo.
-Tal vez si, pero sigo siendo mas humano que tu.
-A donde vas, no debes de matarme?
-Para que, mataste a tu señor, pronto descubrirán tu traición, aun no se porque lo hiciste.
-Sabes Weasley, senti que debia hacerlo, pero sigue siendo un misterio igual al de porque aun no me has matado.

(Bella se acerca a el y lo mira a los ojos, la locura en ellos se ha calmado un poco)

-Weasley, por primera vez no me molesta que me llames Bella, creo que te mereces el poder hacerlo.
-Es todo un privilegio (le besa calmadamente esos fríos labios y comienza a caminar) .
-Que es esto!? (dice Lupin demasiado extrañado por lo que vio)
-Aveda Kedavra! (dice un veloz pelirojo con la varita aun señalandolo) Sabes profesor, nunca me gustaron los hombres lobos, son iguales que los perros un poco aburridos y dan demasiada lastima. (mira por ultima vez a Bella y desaparece por unos años hasta que recibe una invitación para ver el beso del dementor en Bellatrix Lestrange)

El lugar es el mas frio, es un lugar que despierta un miedo y asco en todo tu cuerpo, te adormece la piel y te deja mas insensible de lo que eres, el joven camina por esos grisáceos pasillos que antes fueron pequeños jardines, llega hasta la celda donde esta una mujer, su cuerpo acabado y el cabello corto y las cicatriz en su rostro ocultan y hacen olvidar lo hermosa que fue alguna vez, ambas miradas se encuentran, se dicen demasiado, sin saber si continua siendo odio, venganza o se han calmado esos sentimientos)

-Puedo hablar con ella, antes de que la maten?
-Claro, pero solo por un minuto (dice temeroso el nuevo ministro)
-Hola Bella, se ve que no te ha tratado muy bien la vida. ( El joven entro en la celda y la observo con un poco de repugnancia)
-Todo te lo debo a ti Weasley, me eh cargado las muertes de Potter y Lupin.
-Muy bien, mínimo vas a pagar por las muertes de los que odie y la tuya.
-Entonces a mi jamás me odiaste?.
-Nunca, eres como una enfermedad que es tan común que pasa sin ser notada.
-La muerte nunca pasa de desapercibida.
-Lo se, es una escena tan relajante cuando se sufre tanto.
- Pensé que eras mas humano que yo.
(El joven se agacho y se le acerco al oído) - Humano?, hace tiempo que deje de serlo y todo eso te lo debo a ti, gracias por enseñarme a ser como tu. (los labios del joven se posaron en los de ella, un lento y apasionado beso surgio en ese momento, y despues se levanto y salio de la celda) Me llamo Fred, recuerda ese nombre en tu último aliento, Bella.

-Adios doctor, o mejor dicho Fred.
-Bella jamas digas Adios, si no estas segura que ya no nos veremos. (grito el joven desde el pasillo)

Un sonido ensordecedor acompañado de un polvo que no permitia ver, rodeo el pasillo y la celda de la mujer, al poco tiempo de haberse esparcido el humo la mujer y el joven no estaban, solo un viejo libro y una grabadora que al ponerle play se esuchaba una conocida voz.
"Primera sesion:
-Como se llama?
-Bella...
-Solo asi, tan simple?
-Me llamo Bellatrix Lestrange." Literatura y libros

 

Entrevista con una Psicopata - Fanfics de Harry Potter

Entrevista con una Psicopata - Fanfics de Harry Potter

Han pasado los meses y con ellos las estaciones, para fijar el tiempo, es el mes de octubre, colores ocres y rojizos dominan la epoca, el otoño es la estacion

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-entrevista-con-una-psicopata-fanfics-de-harry-potter-2276-0.jpg

2023-02-27

 

Entrevista con una Psicopata - Fanfics de Harry Potter
Entrevista con una Psicopata - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24544
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20