Hermione Granger y La Tercera Puerta - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Hermione Granger y La Tercera Puerta.

Capitulo 1: El cierre

Dejo el ejemplar de El profeta que tenia en las manos sobre el escritorio. Suspiró con resignación y observó con detenimiento la calle que se divisaba abajo, por la ventana. Las casas a los costados, todas con luces dentro. En la acera, los postes de luz, los jardines, uno que otro perro caminando cerca. Se puso de pie y contempló su cuarto: a la derecha de su escritorio estaba la cama, apegada a la pared. Sobre ésta había un libro abierto en una de sus páginas finales. A los pies de la cama, un abrigo café reposaba desde la pasada noche. Siguiendo por la pared que circundaba la cama por uno de sus lados, se llegaba a la puerta de la habitación, de un color café oscuro, al contrario del que estaba en las paredes, de un verde suave. La pared que se juntaba con la puerta seguía hasta toparse con una repisa en la que había varias botellitas tapadas, un cuchillo de plata, un caldero de latón, con una cuchara de plata dentro y varios frascos rotulados con distintos nombres.
Siguiendo por la pared, hasta el final, llegaba a un armario apoyado en las dos paredes. Era mediano y tenia una de sus puertas abiertas, a través de la cual se divisaba una chaqueta verde, un par de pantalones colgados, una capa negra con un gorro en la espalda y una túnica con una insignia en el pecho, que mostraba un león rodeado de letras doradas.
Un poco más allá del armario, había un baúl de viaje abierto, de grandes proporciones, con muchos libros dentro, algunos rollos de pergamino y frascos de tinta.
Los libros estaban apilados en pequeñas torres al interior del baúl. El primer libro rezaba en la portada: "Aritmancia, el arte de los números". Uno de los pergaminos tenía varias partes menos, como si alguien hubiera arrancado partes del mismo.
El trozo de "El Profeta" que se divisaba, mostraba la foto de un edificio grande y antiguo, y, al lado de la foto, el trozo visible del titular decía:
"...por poca seguridad.".
Bajo este titulo se divisaba un trozo de párrafo:
"...de tiempo para que la institución clausure...está molesto por la poca seguridad entregada a...
Mañana se realizará una....definir la resolución...
Tendremos que esperar para....sucederá."

Cerca del periódico había un trozo de pergamino escrito, pero sus letras no se distinguían, porque la tinta estaba emborronada en distintos lugares.
La chica suspiró con tristeza y miró a la ventana, afuera ya estaba oscureciendo.
Se giró hacia el calendario pegado al lado de la ventana. Hacía dos semanas que había llegado a casa, y ya sentía como si fueran años. Era agradable estar con sus padres, porque no los tenía durante todo el año, pero sentía que algo le faltaba, que necesitaba algo, y más ahora, con esta noticia encima...
Una inmensa tristeza la invadió. Pensó en sus amigos, si ya sabrían la noticia. "Ron probablemente la sepa, porque vive con magos, pero Harry, aún no es mayor de edad, por lo que es imposible que se haya enterado." -Pensó.
Aunque, como se dió cuenta luego, eso no les afectaría demasiado, pues ellos ya habían tomado su desición, y la llevarían a cabo, costase lo que costase.
Sonrió, mas, pronto, la imagen de Neville, Luna, Seamus, Ginny, recorrió su mente.
¿Qué sería de ellos? ¿Cómo reaccionarían?
No lo sabía, pero lo intuía. Cuando se enteraran seguramente los invadiría una tristeza profunda, a ellos y a muchos más.
Pero era de esperar esta desición, después de lo sucedido...
Sólo deseó que todo sucediera rápido, terminar con esto ya. Cualquier cosa sería mejor que esta incertidumbre, que este nerviosismo de no saber que encontrarían.
Se sentó en la cama y tomó el libro que tenia sobre ésta. Una vez más estaba haciendo lo que tantas veces desde que se había enterado de este hecho: se encerraba en un libro, y trataba de olvidar (si eso era posible) lo que estaba sucediendo, y lo que vendría...
Recordó el momento en que se enteró de que era bruja. La emoción que la invadió fue indescriptible. Al comienzo tenia mucho miedo, pero, como siempre, se refugió en los libros, para aprender lo que otros, sin duda, ya sabían desde pequeños.
Recordó las peleas que pasaron juntos, ella, Ron y Harry. Cuando ellos habían salvado a los petrificados por el basilisco.
Sintió ganas de llorar. No sabía que pasaría ahora. Tenia miedo de dejar las cosas que conocía, pero, a la vez, sentía compasión por sus compañeros. Ellos tendrían que esperar, pacientes, y atemorizados, en sus casas con sus familias, algo que vendría tarde o temprano, y que ya había comenzado...
La guerra.
Recordó la pelea en el ministerio, los cerebros que habían estrangulado a Ron, los mortífagos, la orden, Sirius...
Recordó que, en aquellos momentos más difíciles para Harry, ella y Ron habían estado con él, a su lado. Recodó el breve tiempo en que Ron y ella estuvieron peleados, porque él salía con Lavender. Rió para sus adentros. Era verdad que tenía temor, que no sabía lo que vendría, pero tenía la certeza de que si Ron y Harry estaban con ella, todo sería más fácil de sobrellevar.
Se acostó y se durmió con esa idea, pero la incertidumbre del problema, del OTRO problema, no la abandonó...

Al día siguiente, en la tarde, se fue a su cuarto a leer el ejemplar de "El Profeta" que en una lechuza le había llevado en la mañana. No había podido leerlo enseguida, porque debía salir con sus padres.
Apenas entró a su habitación su corazón se aceleró. Tomó el periódico, que estaba sobre su cama, se sentó, y con manos temblorosas, lo abrió. La portada, la fotografía de la portada, más bien, la dejo sin habla.
No podía ser, no podía ser...
Con un nudo en la garganta, leyó...

"¡CIERRE DEFINITIVO DEL COLEGIO HOGWARTS DE MAGIA Y HECHICERÍA!
Esta mañana, el consejo escolar, en conjunto con el ministerio de magia, decidió cerrar la histórica institución declarando que la seguridad de el alumnado era primero, y que no se podía tolerar que los alumnos presenciaran batallas y muertes como la que habían presenciado a finales del pasado año escolar..."

Dejó el periódico al lado, no necesitaba leer más. Se cubrió el rostro con las manos.
Hermione lloró en silencio.
Era verdad que ese año no volvería a Hogwarts, ya lo había decidido, pero eso era muy distinto a saber que muchos niños y jóvenes se quedarían sin la posibilidad de conocer aquel lugar que tantas alegrías le había brindado, todos estos años...
Capítulo 1, parte 2: "El cierre"

Pensó en Dumbledore, ¿qué habría hecho él en este caso? pero ya no estaba aquí, se había ido, y ese era el motivo por el cual habían cerrado el colegio. Recordó que el ministerio siempre acudía a Dumbledore en cualquier instancia, pero ahora que él se había ido, todo cambiaría...
El ministerio, comenzaría una campaña nueva, como ya lo había hecho Scrimgeour, solo que ahora no estaría Dumbledore para detenerlos.
Y ahora, Hogwarts cerrado.
Pensó en Hagrid, ¿que haría él ahora? Hogwarts era su único hogar, ahí había vivido desde que iba en 3º, y si el colegio cerraba, Hagrid tendría que marcharse. Dudó mucho que su amigo se quedara ahí, seguramente llevaría a cabo alguna misión que la Orden le asignaría. Aun así, él amaba Hogwarts, su cabaña, el lago, el bosque prohibido...
Recordó a Firenze, rechazado por su manada. Pensó en Grawp, seguramente iría con Hagrid, porque éste no querría dejar a su hermano sólo.
Recordó el castillo, tan inmenso y misterioso. Recordó todo lo que en él había vivido: el sombrero, el troll, el basilisco, el giratiempo, Viktor Krum, la ED, Ron...
Pensó en la Madriguera, ¿qué diría la señora Weasley al enterarse de que Ginny no podría seguir estudiando? Seguramente ya sabría de la desición de Ron, pero con Ginny era distinto, porque ella aún era menor de edad, y, como estaban las cosas, Hogwarts era el lugar mas seguro para ella.
Lloró amargamente...
Era consiente de que ya no volvería a Hogwarts ese año, pues acompañaría a Harry en su búsqueda de los Horrocruxes, pero eso no significaba que no quisiera, algún día, terminar de estudiar.
Tomo nuevamente "El Profeta", y lo abrió para ver que más contenía. Asesinatos, pánico, hombres lobos que mordían a niños, gente atacada por Inferius...esto no podía seguir así. Alguien debía hacer algo, pero, ¿quién? Contra Voldemort y sus mortifagos todos era débiles y vulnerables.
La única esperanza era encontrar los Horrocruxes y destruirlos. Pero esta solución era arriesgadísima. Y si lograba destruirlos, Harry tendría que enfrentarse a Voldemort, él y Harry en una pelea en la que uno de los dos tendría que morir...
Ya no podía mas, los nervios la estaban colapsando. Necesitaba hablar con sus amigos, saber que estaban bien, que no les había sucedido nada.
Paso el resto de la tarde así, encerrada en su cuarto, paseándose de un lado a otro mientras los mismos miedos de siempre la acechaban.
Para pasar el tiempo, tomo el libro que estaba leyendo últimamente: "La Magia tenebrosa: un enemigo silencioso". Lo abrió y leyó.
Pero por más que buscó, no encontró nada de los Horrocrux. Hacia tiempo ya que revisaba distintos libros que pudieran entregarle información acerca de estos objetos, pero, al parecer, eran temas vedados en la mayoría de las instituciones, porque solo había encontrado lo mismo que Harry les había dicho hace un tiempo, que era, a la vez, lo mismo que Dumbledore le había explicado a este: Los horrocruxes eran partes del alma de un mago, que los encerraba dentro de un objeto determinado.
Estaba ansiosa por encontrar mas información, porque, si tenían que enfrentarse a ellos, mas valía saber lo mas posible sobre como destruirlos. Pero en ningún libro aparecía la forma de destruirlos, ni siquiera un hechizo que los pudiera debilitar. Al parecer, tendrían que descubrirlos ellos mismos.
Mientras pensaba en esto, paso su mirada por la ventana, al instante dejo el libro al lado y se puso de pie. Una lechuza venia volando hacia su casa, se acercaba cada vez más y más, por lo que la chica fue y abrió la ventana para dejarle el paso libre al ave, que venia con un pergamino atado a una pata.
La lechuza era vieja, y tenía aspecto de cansada. Apenas entro se desplomó en la cama. Hermione bajo a la cocina y le trajo un frasco con agua y unos trozos de pan. Cuando iba entrando a su cuarto, sintió una cola muy peluda cerca de su rodilla. Miró hacia abajo y vió a Crookshanks que se escabullía en la habitación. Entró rápidamente, se acercó a la lechuza y le dejó el pan y el agua cerca de ella. Crookshanks llegó de un salto a la cama y miró con avidez ala pobre ave. Hermione lo tomó entre sus brazos y lo sacó por la ventana, para luego cerrarla.
-Vamos a ver esa carta- dijo en voz baja a la lechuza. Ésta ululó en señal de agradecimiento y se recostó para dormir. Hermione le desato el pergamino de la pata y le acarició la cabeza. Abrió la carta y leyó:
"Querida Hermione:
Supongo que ya te has enterado de la última noticia: Hogwarts se cierra. Como bien sabrás, Ginny aun no ha terminado sus estudios, y Ron tampoco, pero él ya me ha comunicado su desición, y (debo decirlo) aunque me opongo rotundamente a que lo hagan, ustedes ya son mayores de edad, y lo harán de todos modos.
Se que te extrañará de que sea yo quien te escribe, pero si no lo hacía, no habría forma de comunicarme contigo, porque Ron no escribe habitualmente, y, en estos momentos, esta en su pieza, hablando con Bill. Últimamente son muy amigos, y creo que Bill lo esta orientando en ciertas dudas de Ron. Aprovecho de comentarte que Bill esta mucho mejor, tiene varias cicatrices, como era de esperar, pero aparte de eso, sigue siendo el mismo de antes.
El motivo de mi carta es, justamente, invitarte para que asistas a la boda de Fleur y Bill. Esta será en un mes aproximadamente, por lo que he pensado que podrías venirte para acá e unas dos semanas más.
También sé que tu quieres pasar tiempo con tus padres, por lo que si tienes algún inconveniente, te ruego me avises por lechuza.
Ya le envié una carta a Harry con el mismo fin, y ahora espero su respuesta.
Te ruego me contestes luego...
Molly Weasley"

Hermione cerró la carta y sonrió.
La señora Weasley siempre había sido muy cariñosa con ella. Le alegraba enterarse de que Molly no había puesto muchas objeciones a la desición de Ron. Supuso que al principio se había asustado muchísimo, pero luego de pensarlo, se había dado cuenta que el ya era grande y que, de todos modos, lo haría, con o sin su consentimiento.
Sintió tristeza por Ginny, porque ella se quedaría sola en casa, imagino que, seguramente, ella había manifestado sus ganas de ir con ellos, pero la niña debería quedarse con sus padres, ya que esos no querrían exponerla a un peligro aun mas grande que el ya estaban expuestos todos.
Bajó a conversar con sus padres, para contarles lo sucedido.

Capitulo 2: Reunión de veelas.

-¡Hermione, tienes teléfono!- la voz de su madre la saco de su concentrada lectura del libro "Historia de Hogwarts".
Bajo rápidamente a contestar la llamada.
-¿Aló?-contesto al tomar el auricular
-¿Hermione? Soy yo. Molly Weasley. ¿Como estas?- la voz de la señor Weasley sonaba pastosa como si estuviera resfriada.
-Muy bien, gracias. ¿Y usted?- inquirió la chica.
-bien, bien...-contesto Molly, con voz intranquila- Quería saber si podrías venir a la boda, me quede esperando tu respuesta...
-Qué extraño, porque yo se la devolví con Errol, la noche siguiente en que leí su nota- contesto ella, extrañada.
-¡ahh!...Entonces debe estar por llegar. Tu sabes, Errol ya esta viejo, no es el mismo de antes...-contesto Molly, como disculpándose por no tener una lechuza mejor.-Entonces, ¿podemos ir a buscarte mañana por la noche?- inquirió la señora.
-ehh...yo creo que si. ¿A que hora seria?-dijo, pensativa, rascando su cabeza.
-Como a las ocho de la noche, querida, ¿puedes?
-Claro que si. Los estaré esperando, ¿bueno?-contesto la chica, alegre.
-Entonces nos vemos mañana. Que estés muy bien, y también tus padres- la señora Weasley se despidió apresuradamente.
-Esta bien. Cuídese, nos vemos mañana. Adiós- Hermione corto la transmisión, y miro a sus padres- ¿puedo ir, verdad?
-mmm...ya sabes lo que opino de esto, hija- replico su madre- es muy peligroso...eso que vas a hacer es...no lo se-dijo, finalmente
-Pero, mama, yo me comprometí. Debo hacerlo...-miro suplicante a su madre, y luego, al darse cuenta de que su madre seguía sin cambiar de opinión, agrego- Además, recuerda que yo so bruja, y en el mundo mágico, los jóvenes alcanzan la mayoría de edad a los 17 años, por lo que, según eso, yo ya soy mayor de edad, soy adulta, y soy capaz de tomar mis propias dediciones...-dijo, con firmeza.
-Bueno, esta bien- se resigno su madre aunque no te lo permita lo harás de todo modos. Solo prométeme que te cuidaras, ¿si?-su madre la abrazó y la besó en la mejilla.
-Claro que sí, madre- contesto la chica, con un nudo en la garganta
Su padre guardo silencio, mientras la miraba con expresión pensativa.

Al día siguiente hizo su equipaje en la mañana. Quería tener todo listo para cuando llegara la hora.
"El Profeta" no traía nada nuevo, aparentemente. Las estupideces de siempre. Capturas falsas, falsos mortifagos. Desapariciones.
Lo hojeó, más por costumbre que por otra cosa. Se detenía un momento en cada pagina, para verificar que no hubiera nada importante, y luego giraba la hoja. Al llegar al numero 25, hizo lo mismo hasta que su mirada se detuvo en un pequeño articulo al pie de la pagina. Decía:

"Para G.J.H:
Te escribo rápidamente, porque no queda mucho tiempo. La puerta ha sido abierta. Se que no sabrás que significa, pero no te lo explicare, al menos no ahora. Es importante seguir con el O.D.D.P.E, es lo único que nos puede ayudar.
Necesito que te comuniques rápidamente con socicoh, se que te parecerá imposible, pero el velo que cubre su tumba es el comienzo de todo. Solo debes hacer lo que en segundo hiciste.
Cuando llegues, habrá muchas personas esperándote, solo si logras avisarle para que les avise.
Es probable que no llegue otra vez donde estaba antes. Pero el llegara como un príncipe corriendo por sus terrenos al lado de sus vasallos y así descubriremos la verdad
Espero poder volver a verte, aunque todos hayan sido destruidos...
W.B.D.A.P."

Bajo este extraño mensaje había un pequeño párrafo:
"esta carta fue enviada al ministerio el día 15 de junio por W.B.D.A.P. Si alguien reconoce o sabe para quien se dirige, se ruega dar información al ministerio de magia."

"¡Qué extraño mensaje!"- pensó Hermione.
¿Para quién seria? No lo sabia, pero, a juzgar por algunas frases como "...comienzo de todo" le daban la percepción de que el remitente era alguien, por así decirlo, "bueno".

Miro la hora. Las 14:30 hrs. Debía apurarse en terminar su equipaje.

Hermione despertó sobresaltada. Unos golpes en la puerta de entrada indicaban que alguien esperaba entrar. Miro al hora, las 20:15 hrs.
¡No podía ser! Se había quedado dormida. Dejo el libro que tenia en su pecho sobre el escritorio. Se paro al lado de la puerta y escucho.
-Buenas tardes, ¿usted es la mama de Hermione?- la voz sonaba exageradamente fuerte y preocupada, como si tratara de llamar la atención.
-Ehh...si. Adelante, por favor- su madre sonaba nerviosa, como si la estuvieran persiguiendo- ¡Hermione, te buscan!- grito hacia el 2º piso.
La chica se miro al espejo, arreglo su cabello, se puso la chaqueta y bajo.
-Hola, Hermione, querida- ahí estaba la señora Weasley, y, curiosamente, su atuendo muggle era bastante acertado.
-hola, señora Weasley. ¿Cómo esta?- respondió la chica, abrazándola a la vez.
-Bien, querida, bien...-le contesto ella, mirándola con ternura- ¿estas lista?
-Si, claro, subo a buscar mis cosas y vamos- dijo la chica- Converse con mis padres, si lo desea.
-Claro, claro, hay mucho de que hablar- acepto Molly, con aire misterioso- Ve, querida, te espero.

Hermione subió a su cuarto y repaso que no se le quedara nada. Se puso su capa de viaje, y cero el baúl de viaje, echando antes el libro que había dejado a un lado.
Se dispuso a cargar el pesado baúl, cuando pensó
"¡pero qué hago!-pensó- ya soy mayor de edad, puedo hacer magia fuera de Hogwar..."- su pensamiento se detuvo con un espasmo de dolor- "ya nunca mas haré magia dentro de Hogwarts, nunca mas"
Tristemente, susurro "baúl locomotor", y apunto con su varita el baúl, el que se puso a levitar al momento.
Llego a la puerta, y se detuvo extrañada al escuchar voces airadas abajo.

-¡Pero si y te he dicho que lo he intentado miles de veces! Pero por más que lo intento, no funciona.
-Si se, querida. Pero es que es necesario. Si no lo haces, nada dará resultado Tu sabes lo crucial que es para el, para nosotros- respondió la otra voz.
-Si lo se. Pero lo que no entiendo es porque tengo que hacerlo yo, si son ustedes a los que les afecta- repuso la otra voz.
-Porque él te lo pidió. Porque fue su voluntad, y porque confiamos en ti- suplico la otra voz.
-Esta bien, lo haré- se resigno la otra- Te quiero mucho, Molly
-Y yo a ti, Jane, querida.

La chica se extraño de la conversación escuchado. ¿Desde cuando la señora Weasley y su madre conversaban como dos amigas?

-¡Hermione! Apúrate- la voz de s madre la sobresalto, por lo que abrió la puerta y guió el baúl escaleras abajo delante de ella
-Ya esta, señora Weasley. Lo tengo todo- miro con interés a Molly, intentando descubrir alguna señal de la conversación escuchada anteriormente
-Bien, despídete de tus padres mientras yo llevo tu equipaje a la puerta- la señora Weasley encanto el baúl y se dio media vuelta para dejar a la chica con sus padres
-Bueno, mama, papa. Me voy...-pero no alcanzo a terminar, porque su madre la abrazo con fuerza y reprimió un sollozo. La chic sintió como un nudo en la garganta le oprimía, le dolía.
-Prométeme que te cuidaras, ¿si?-le rogó su madre
-Claro, no te preocupes. Les escribiré cada semana, si puedo- dijo, alejando a su madre y, dirigiéndose a su padre, dijo- T quiero mucho, papa- y lo abrazo con fuerza.
-Yo también hija, mucho, mucho- le susurro el en el oído- Cuídate, por favor. Haz lo que tienes que hacer, pero cuídate.
-Si- los miro a los dos, y sintió que no podría soportar mucho mas si seguía ahí- ¿Vamos?
Sus padres la acompañaron hasta la puerta. Su madre y la señora Weasley se despidieron como dos desconocidas, lo que extraño aun más a Hermione.
-Hasta pronto, papas. Les escribiré siempre que pueda, ¿si?- la chica les tomo las manos y se las beso suavemente- Los quiero mucho
Se dio media vuelta y se puso a caminar junto a Molly, quien arrastraba el baúl, por si algún muggle se asomaba.
-¿Cómo nos iremos, señora Weasley?- le pregunto, como un pretexto para mirarla a la cara, y, tal vez, descubrir signo de la conversación con Jane.
-Ya eres mayor de edad, ¿verdad?- la miro ella, sonriente- Creo que aun no te acostumbras
-¡Ahh! es verdad, aun no me acostumbro- dijo la chica, mirando al piso, sin lograr encontrara nada que le explicara el extraño comportamiento escuchado hacía un rato.

Al llegar a un plaza, Molly hizo desaparecer el baúl, seguramente transportándolo a la Madriguera
-¿Estas lista?- la miro Molly
-Si, vamos- respondió ella
Se concentro con todas sus fuerzas en La Madriguera, cerró los ojos y giro con agilidad

-¡¡Por fin llegaron!!- exclamó una voz
Sintió olor a pasto mojado, y supo que se encontraban a las afueras de la casa.
Miró hacia las voces.
Había gente a su alrededor. Tardóo en reconocerlos, porque ya estaba oscuro.
La persona que había hablado era el señor Weasley, y junto a él (de izquierda a derecha) estaban Charlie, Fred y George, fuera de la casa, esperándolas.
La chica se acercóo y saludó al señor Weasley.
-¿Cómo está, señor Weasley?- preguntó la chica
-Bien, bien...- contestó éste.
Hermione notó que tenia la misma voz pastosa que Molly y el mismo aire nervioso, como si estuviera esperando algo.
Luego de saludar a los hermanos, Molly la hizo entrar a la casa, ya que ella tenía que hablar algo con Arthur, Charlie, George y Fred.
Hermione se encontró en la cocina y miro a su alrededor. No había nadie ahí. Tampoco se oían voces, excepto un ruido, como un sollozo constante.
"¡Qué extraño!"- pensó
Entró a la sala de estar, por la puerta que salía de la cocina, y se encontró con Molly Weasley, llorando, abrazada a Ron.
-¿Se-se-se-ñora Weasley?- preguntó, confundida- Pero, ¿usted no estaba allá afuera?- dijo, apuntando hacia la puerta abierta de la cocina.
-¿Yo?, no, que-que-rida; he estado aquí desde hace mucho rato- dijo y se levanto para saludarla- ¿Cuándo llegaste?
-¡¡Recién!!¡¡Con usted!!
-¿Conmigo? Pero si...¡¡¡Ahh!!!- exclamó, dándose un golpe en la frente- Ven, te lo explicaré todo- hizo un ademán para que la chica se sentara al lado de Ron, que la miraba perplejo.
-¡Ron! ¡Hola!- Hermione lo abrazo y le dió un suave beso en la mejilla
-¡Hola! Me sorprendiste con esa llegada- resopló el chico
-¿Y Harry? ¿Aún no llega?- preguntó Hermione
-No, se vendrá después de su cumpleaños- contesto él, triste.
Hermione miro el entorno, y no vió a la Señora Weasley
-¿Y tu mama? ¿Dónde se fue ahora?- dijo, comenzando a impacientarse
-Fue a buscar a los otros- contesto él, encogiéndose de hombros, y poniendo especial énfasis en la ultima palabra.
-¿Otros? ¿Te refieres a tu padre, Charlie, Fred y George?- inquirió ella
-Si...en parte. Es difícil de explicar. Mejor espera y verás...A mi también me costo entender al principio, digo, es extraño que un momento sean, y luego...nose. Tendrás que verlo tu misma.
Unos pasos en la cocina le indicaron que se acercaba un grupo de personas
Se abrió la puerta, y el grupo de gente entro.
Hermione los miró perpleja. Definitivamente no entendía nada.
¿Cómo era posible? Intentó mirar a través de la puerta, para ver su venia alguien más, alguno
de "ellos"...
Delante de ella estaban, de izquierda a derecha, Molly, Ojoloco Moody, Remus Lupin, Bill y Charlie, y la profesora Minerva McGonagall
-Pe-pe-pero... ¿qué sucede aquí?- preguntó Hermione, perpleja.
-Mira, querida, se que es difícil de entender, pero...Minerva, ¿quieres explicarle tu?- rogó Molly, mirando a la profesora.
-Esta bien, te lo explicaré sólo una vez, porque se que eres una chica inteligente, y sabrás afrontarlo lo mejor posible
"Hace un tiempo, se dió la noticia de que Hogwarts cerraría. Como podrás comprender, esa noticia no era del todo imprevista para nosotros, porque, con lo sucedido el verano pasado... Bueno, luego de esta noticia, Molly nos contó del casamiento de Fleur y Bill. Como es de esperar, la familia de Fleur vendría a la ceremonia, pues querrían estar con su hija. El asunto es que tuvimos una reunión con la familia Delacour, para informarles de la situación actual del mundo mágico en nuestro país. Como era de esperar, la familia se asustó mucho de que su hija estuviera en un país en guerra, y que, por si fuera poco, se casara con uno de los militantes de la fuerza resistente. Tanta fue su inquietud, que decidieron anular el compromiso, y venir a buscar a Fleur acá, para llevársela. Probablemente pensaras que tiene de malo esto.
Te lo explicare
Fleur proviene de una familia con sangre de veela. Las veelas son criaturas sumamente poderosas en habilidades mentales y síquicas. Para nosotros, además de causarnos una enorme felicidad, es muy beneficioso que Bill se una a Fleur, porque ella tiene poderes desconocidos en su sangre, y Bill es, por así decirlo, un "hibrido"- al decir esto Minerva hizo una leve inclinación de cabeza, en señal de respeto hacia Bill- Hemos estado investigando, y, todo en el plano de las conjeturas, si Bill se casara con Fleur, entraría en efecto un hechizo muy antiguo y extraño, que es que si dos "híbridos" o dos criaturas mágicas distintas, que contengan en su sangre genes de orígenes distintos, se unen en matrimonio, sus poderes se mezclan, es decir, si Bill, siendo un "semi-hombre lobo" y Fleur, siendo una "semi-veela" se casaran, los poderes físicos de de Bill se mezclarían con los poderes síquicos, escondidos por cierto, de Fleur, quedando ambos con grandes habilidades mágicas.
Por supuesto, no le contamos esto a la familia Delacour, porque pensarían que estábamos usando a su hija. Eso no es cierto, pues nosotros lo hablamos con Fleur y Bill y ellos estuvieron de acuerdo, porque eso les permite participar más activamente en la Orden. Nosotros le explicamos a Fleur que ella NO pelearía, sólo en contadas ocasiones, que podría sernos de gran ayuda, y que sería Bill el más afectado en todo esto"
-Mmmm... Pero, ¡sigo sin entender porque habían "dos señoras Weasley"!- dijo Hermione, con una mezcla de incredulidad y seriedad.
-¡ahh!, es verdad.
"Bueno, nosotros sabíamos que las veelas vendrían y mientras pensábamos como evitarlas, Molly mandó las invitaciones para la boda de su hijo, por orden nuestra, una de las cuales te mandó a ti. Recordarás que, luego de unos días, Molly te llamó, pidiéndote una respuesta".
-Si, y, por cierto, parecía muy preocupada- intervino la chica
-Claro, porque, cuando le dijiste que la misma noche habías respondido y Errol aún no llegaba acá, lo conversamos, y supusimos que la lechuza se había perdido.
"Hasta que, unas horas mas tarde Arthur volvió del ministerio con la noticia de que un grupo de "extranjeros" había mandado, hace unos días, una lechuza, pidiendo autorización para entrar al país..."
-¿Para entrar al país? ¿Ahora hay que pedir autorización?-se extraño Hermione
-Si, por orden del ministro- contestó Charlie- Yo tuve que pedir una, y no quería dejarme entrar- agregó, y rió para sus adentros.
-Si, pidiendo autorización- prosiguió McGonagall- y que, curiosamente, la lechuza que habían enviado era... Errol, porque Arthur la reconoció cuando esta entraba la ministerio para llevar una carta de agradecimiento por la autorización concedida.
"Luego de todo esto, nos dimos cuenta de que las veelas habían interceptado tu carta, y se habían enterado de que iríamos a buscarte"
-Entiendo, entonces ¿ustedes se transformaron para prevenir una supuesto emboscada, por así decirlo?- concluyo Hermione
-Claro, porque, como bien sabrás, las veelas son criaturas hermosas, pero, cuando se enfurecen, alcanzan niveles de ferocidad increíbles, como sucedió en el Mundial de Quidditch hace algunos años. Y nosotros estábamos concientes de que éstas estaban muy enojadas, porque, aparte de no haber anulado la boda, nos habíamos dado el "lujo" de mandar las invitaciones- contestó Bill
-Pero, entonces ¿cuál de ustedes fue a buscarme?- preguntó, indicando a Molly y a Minerva
-Yo- contesto la profesora- porque, si las veelas interceptaron la carta, lo mas seguro es que quisieran seguirnos, para llegar acá, y así llevarse a Fleur, porque, por suerte, nosotros no le alcanzamos a dar las instrucciones para que llegaran acá, porque ellas se opusieron terminantemente a que su hija se casara.
-Entonces, usted, profesora, se convirtió en Molly; Bill se convirtió en Fred o George, y Charlie se quedo igual, pero, ¿y los profesores Lupin y Moody?-incurrió la chica
-Si, así fue. Y yo me convertí en Arthur, y Alastor en George, creo- contesto Lupin.
-Bueno, Molly, debemos irnos nosotros, tenemos cosas que hacer- concluyó Minerva
-Si, tienes razón. Vamos- agregó Moody, que no había hablado nada.- Hasta pronto, jóvenes- se despidió de Ron y de ella con una inclinación de cabeza, y salio por la puerta
-Cuídate mucho, Hermione, y si ves a Harry antes que yo, déjale mis saludos- Lupin la abrazó, y siguió a Ojoloco
-Señorita Granger, nos vemos. Señor Weasley- dijo Minerva, con su voz autoritaria de siempre.
-Yo no me despido porque nos veremos en unas horas mas, Hermione. Hasta pronto- le dijo Bill, y mientras Hermione le preguntaba a la señora Weasley por los gemelos, Bill le susurró a Ron, en voz baja para que nadie más oyera- Suerte, hermanito, es ahora o nunca. Haz lo que te dije, trátala bien.

La puerta de la cocina se cerro, y un extraño silencio reino en la habitación. Ron y ella estaban solos.

Cuida tu piel

 

Hermione Granger y La Tercera Puerta - Fanfics de Harry Potter

Hermione Granger y La Tercera Puerta - Fanfics de Harry Potter

Hermione Granger y La Tercera Puerta. Capitulo 1: El cierre Dejo el ejemplar de El profeta que tenia en las manos sobre el escritorio. Suspiró con resignaci�

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-hermione-granger-y-la-tercera-puerta-fanfics-de-harry-potter-2474-0.jpg

2023-02-27

 

Hermione Granger y La Tercera Puerta - Fanfics de Harry Potter
Hermione Granger y La Tercera Puerta - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/26623
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20