La mansión Riddle - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

La mansión Riddle

Sus pies pisaron el pasto bañado de rocío nocturno mientras observaba la imponente mansión que se erguía frente a él. Caminó con paso decidido hacia ella, sintiendo una mezcla de triunfo y odio a la sola visión de ésta. Su corazón latiendo con emoción a cada paso que daba, pues aquel era el día, después de todo lo que había pasado, por fin había llegado el momento que tanto había esperado, una oportunidad de probarse a sí mismo y de tomar la iniciativa...pues tanto había sido atormentado por el fantasma de su pasado, tanto había carcomido sus entrañas esa rabia incontenible... y ya no lo iba a soportar más.
Aquellas personas lo había privado de toda la felicidad que pudo haber tenido, eran la razón por la cual su niñez había sido tan fría, oscura y vacía, y ahora tenía la oportunidad de vengarse, de hacerles sufrir lo que él había sufrido durante toda su vida; si, aquella era la noche.

Caminó por un costado de la mansión, pasando a un lado de una pequeña cabaña, que el muchacho supuso que debía ser la del jardinero y se dirigió a la puerta trasera de la mansión

-Alohomora! - susurró, dirigiendo una varita al cerrojo de la puerta, que se abrió con un suave clic, y estiró un brazo para empujarla y entrar en una enorme cocina envuelta en penumbra.

-Lumos!- susurró de nuevo el chico, tras lo cual en la punta de la varita brotó una tenue luz, suficiente para iluminar la cocina y la puerta que conducía a un ancho pasillo.
Avanzó sigilosamente a través de la enorme estancia con la varita levantada, escudriñando los alrededores para detectar la mas mínima señal de movimiento. Cuando estaba a punto de cruzar la puerta hacia el pasillo, oyó un leve tintineo y un susurro a su lado derecho, tras lo cual el muchacho, con un movimiento de la varita, apagó la luz que de ésta surgía y aguzó el oído, mientras permanecía pegado al marco de la puerta.

-Recoge los platos, quieres Margaret?- dijo la voz amortiguada y rasposa de un hombre- hemos terminado.
-Si señor, enseguida - respondió la voz suave y sumisa de una joven mujer, al tiempo en que se oía el inconfundible tintineo de los platos de porcelana.
-Bien. Tom,- dijo el hombre de la voz rasposa- ¿qué era lo que querías mostrarme?
-Aquí no, padre - contestó la voz de un hombre más joven que el último- preferiría discutirlo en la sala de estar, si no te molesta...
-Oh, claro que no, vamos.

Se oyó el sonido de las sillas al momento en que sus ocupantes se levantaban.
-¿Vienes madre?-dijo el hombre más joven
-Oh! Claro, claro - respondió una cansada voz de mujer

El chico que estaba en el marco de la puerta de la cocina, se aventuró a mover lenta y cuidadosamente su cabeza hacia la derecha para ver lo que pasaba del otro lado. Vio tres enormes puertas de madera muy finas del lado derecho del ancho corredor, con considerable distancia una de la otra; la más próxima a él estaba entreabierta, dejándole ver tres siluetas que, dibujadas bajo la luz de las velas, se levantaban de las sillas alrededor de una larga mesa y se dirigían al extremo izquierdo del enorme comedor, mientras que una cuarta silueta, con algo entre las manos, se dirigía hacia la puerta a la que miraba el muchacho. Éste apenas tuvo tiempo de reaccionar, saliendo de la cocina y ocultándose detrás de una alta escultura que se encontraba en la pared izquierda del pasillo, apenas iluminada por el tenue resplandor de las velas del comedor. La figura de una joven mujer se hizo más clara cuando entraba a la cocina y, mientras la muchacha se internaba en ésta, el joven detrás de la escultura salió de su escondite y se adentró en el comedor, cerrando la puerta tras él con un movimiento de la varita.

Se deslizó silenciosamente por la pared izquierda del comedor hasta llegar a otra puerta, de nuevo entreabierta, y se asomó cuidadosamente para ver una chimenea y tres personas sentadas frente a ella en elegantes sillones. La primera de ellas era un hombre mayor, de cabello grisáceo y con un bigote negro y tupido, la segunda era una mujer de edad avanzada de cabello negro y una nariz afilada, aunque su rostro estaba surcado por numerosas arrugas. Cuando el chico miró a la tercera persona (un hombre maduro pero joven y bien parecido, con cabello negro y facciones finas), su corazón le dio un vuelco y una ola de rabia se esparció por su cuerpo: se parecía demasiado a él, a ese maldito muggle...

-Parece que esto es toda una reliquia....-dijo con interés el hombre mayor, sosteniendo algo en sus manos y sacando un monóculo de su bolsillo para apreciarlo mejor- ¿de dónde lo has sacado, Tom?
-Lo encontré- respondió el otro hombre, con un tono no muy convincente
-Déjame verlo, Thomas - dijo la mujer, y éste extendió la mano para dejar ver una hermosa águila dorada y una gran R con diamantes incrustados, que centellaban frente a la luz del fuego. La mujer la tomó y la miró con interés durante unos minutos.
-Vamos, ya dámela Mary- dijo Thomas en todo autoritario mientras se levantaba de su sillón, recogía la pequeña águila de las manos de su esposa, y luego se dirigía hacia la puerta del comedor.

El muchacho se sobresaltó y se hizo para atrás, sólo para chocar contra un candelabro, que ocasionó un gran estruendo.

-¿Quién anda ahí?- dijo Thomas con voz fuerte - ¿eres tu Margaret?

Era ahora o nunca, el chico se levantó y, dirigiendo la varita hacia la puerta dijo:

-¡Avada Kedavra!- un rayo de luz verde salió disparado hacia la rendija de la puerta y se oyó el estruendo del cuerpo al chocar contra el piso, seguido de un grito de terror.

El chico abrió la puerta de par en par con un empujón y entró a la sala de estar con la varita levantada. La señora Riddle, junto al cuerpo de su esposo, miró al muchacho con horror, mientras el otro hombre se quedaba parado en medio de la estancia, paralizado.

-¿Q-quién eres tu?- gritó con horror la señora Riddle- ¿Q-qué le hiciste a mi esposo?!

El chico soltó una risa fría y retorcida
-Tu cállate - dijo con desprecio, apuntándole con la varita- ¡Avada Kedavra! -
el hechizo le dio de lleno en el pecho, y la mujer se desplomó en el piso, sin vida, junto al cuerpo de su esposo.

-Ahora es tu turno- dijo el muchacho dirigiéndose malévolamente al hombre que estaba en el centro de la habitación con una expresión de terror e incredulidad en el rostro.

-¡Alejate! - dijo el hombre, tomando un fierro que estaba junto a la chimenea

El joven rió más fuerte.
-¡Crucio!- el rayo de luz roja que emanó de la varita, le dio al hombre en el pecho y éste cayó de espaldas, gritando de dolor y contorsionándose de forma grotesca en el piso.

-Creíste que podías márchate así ¿no es cierto?- continuó el chico cuando el hechizo terminó, mirando al hombre con un odio indescriptible- creíste que podías dejarla solo porque era diferente ¿verdad? ¡Y dejarme a mí a pudrirme en un estúpido orfanato muggle!

-¿q-qué?- dijo el hombre jadeante, respirando con dificultad
-¡Ya lo oíste! Fuiste un maldito cobarde, pero no pensaste que yo me vengaría, ¡que yo regresaría para hacerte pagar por lo que hiciste!
-P-pero... - comenzó el hombre, pero, al momento en que el muchacho se acercaba a él y la luz del fuego iluminó su rostro, lo miró con incredulidad y pavor.- Eres... eres tu!, espera!--

-Adios, muggle- dijo el joven Tom con una voz malvada- ¡Avada Kedavra!
Un tercer rayo de luz verde salió de la varita de éste y el cuerpo de su padre cayó muerto a sus pies...

Tom se alejó del cuerpo, recorrió rapidamente la habitación con la vista y sus ojos se toparon con el hermoso broche dorado, tirado junto al cuerpo de su abuelo; se dirigió hacia él, lo levantó y lo miró como si fuera un tesoro invaluable, admirando sus hermosos diamantes que centellaban bajo la luz de la chimenea, después lo tomó delicadamente y lo colcó en el bolsillo de su túnica negra.

Con una última mirada de desprecio a los tres cuerpos que llacían inmóviles en la fina alfombra, Tom salió de la sala por una segunda puerta que daba al pasillo y de ahí a la puerta principal, tras la cual desapareció como una sombra negra.

 

La mansión Riddle - Fanfics de Harry Potter

La mansión Riddle - Fanfics de Harry Potter

La mansión RiddleSus pies pisaron el pasto bañado de rocío nocturno mientras observaba la imponente mansión que se erguía frente a él. Caminó con paso d

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-mansion-riddle-fanfics-de-harry-potter-2398-0.jpg

2023-02-27

 

La mansión Riddle - Fanfics de Harry Potter
La mansión Riddle - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/25684
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences