Hermione, mi amor - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Todos conocemos a Severus Snape, sabemos lo que hace y lo que dice. Lo que calla y esconde. Y eso, lo sabía perfectamente Hermione Granger. Una historia dibujada sin colores, sin ilusiones ni nubes en el cielo. La desperfecta historia de amor entre dos personas.

Ese día, Hermione tenía mala suerte en su destino. Su vida, se jugaba en una ruleta. Prisionera, de la maldad y encadenada al sufrimiento. Su cuerpo, era del señor tenebroso y sólo algo podía salvarla.

Severus Snape, el caballero de la armadura oxidada, así como aquel libro. Libertad, ella clamaba por la libertad que sólo le podía dar él. Con una sonrisa suave, él pretendía hacer de su vida un mártir.

Un matrimonio a cuesta de una petición. Hermione, no podía tener peor futuro que ese. Severus, pretendía ser su verdugo.

De todas formas, las cosas no eran negras al final. Ella, descubrió muchas cosas que le demostraron que todo podía tener un mejor futuro. De la mano de Snape, todo podía estar mejor.

 

Presentaba en la cena a su nueva esposa. Nerviosa, de mirada triste y preocupada. Había dejado en la cama un vestido especial que ella debía lucir. Ella le observaba con temor, los negros ojos de Snape apenas miraban.

- Todo va a estar bien- supuso él, pero Hermione no estaba de acuerdo con él- es una cena, no pueden hacerle daño.

Hermione no hablaba, temía y temblaba más aún ante las asustantes paredes de aquella enorme mansión. Aquel hombre, la había rescatado. Ella, era la dama de servicio, nadie. Pero Severus, se había apiadado de la pequeña mujercita que maquillaje, se debía colocar en su demacrado rostro. Heridas de guerra.

- Señor...

- Hazlo, por mí.

La familia Malfoy, tan incidiosa, tan preocupante. Hermione, caminaba con torpeza, de la mano de su prometido. No quería casarse, no quería estar junto a alguien a quien no amaba. Pero si no le pertenecía, no podría pertenecerle a nadie más.

- Linda, sin duda, tu esposa será linda- sonreía Malfoy con sorna. Narcisa, tomaba su sopa sin alzar la vista.

"Sé bueno con ella" "Severus, sé un hombre con ella"

La ayudaba a sentarse. Como un caballero, no la desatendía. Pocos meses, tenían para consumar su matrimonio. Nunca, dejaba de atender sus necesidades o sus deseos. Aunque, Hermione nunca le pedía nada. A escondidas, él escuchaba sus sueños.

Lo peor, sólo tenía nombre. Ellos, debían tener un hijo, juntos. Con un suspiro, Severus intentaba. No podía herirla. Aquella mujercita que detestaba, que le entregaron para que se divirtiera con ella, era ahora débil e intranquila.

- Sí, una sangre sucia- decía Lucius- digna de ser tu esposa.

Con lágrimas en sus ojos, Hermione desaparecía de aquel salón. Encontrarla, fue un mártir para él. Imposible lograrlo entre tantas puertas que abrir.

- No lo escuches- decía con una voz suave, pero ella no lo escuchaba a él- ¡Granger, no lo escuches! Accesorios para Jeep

No decía nada, la pequeña sólo se dejaba caer, llorando. La sostuvo, hasta que tocó el suelo. Era trofeo de guerra, pero él estaba para hacer feliz sus momentos. Sus últimos momentos si se podía decir así.

Debía embarazarla, debía hacerla sufrir. Lo hizo, Severus tuvo que desgarrarla, obligarla a acostarse con él. La embarazó, en tres intentos lo había conseguido. El alma de aquella niñita, ya no era nada.

El bebé no iba a servir para nada. Sólo querían que lo tuviera, arrebatárselo. Cortarle el vientre y hacérselo perder. El sueño de Bella, que acariciaba con su lengua su pequeña y fina daga. Sufrir, ese era su destino. Pero, Severus, hacía todo lo contrario. A escondidas, él amaba aunque no pudiera.

Tuvo su bebé, un hermoso bebé que era toda la luz de aquella oscuridad. Fue obligado a apartarse, a dejarla sola y jamás regresar. Que ese bebé no tuviera apellido. "Adiós Granger y adiós bebé"

Sufría, se desgarraba al recordar a su pequeña esposa y a su hijo. En cada misión deseaba morir para que se terminara. ¿Cómo estaría su pequeño Neithan? ¿Cómo estaría su pequeña madre? Pensaría en él, cuando mirara sus ojitos color negro. Lo hacía, Hermione pensaba en él también.

Nunca nadie supo, quién era Severus Snape o quién, era Neithan Snape. Una vez llegó a verlo. Ese niño, jamás supo quién era su padre. Hermione y Severus, sólo se veían pero no se hablaban. Su niñito, crecía feliz junto a su padre fallecido. Eso, le dijo ella, pero su padre estaba allí.

Hermione y Neithan, tenían un prtector oculto. Alguien, que se movía entre las sombras y protegía a su pequeña esposa y a su pequeño bebé. Al crecer, ya todo era distinto. Neithan, tan cambiado, tan idéntico a él. Y su esposa, cada vez más hermosa.

Estaba grabada en su corazón como la marca tenebrosa. Grabada a fuego. Le obligaron a amar y luego a dejar. De todas formas, era satisfactorio, verlos entre las sombras.



Hermione, mi amor - Fanfics de Harry Potter

Hermione, mi amor - Fanfics de Harry Potter

Todos conocemos a Severus Snape, sabemos lo que hace y lo que dice. Lo que calla y esconde. Y eso, lo sabía perfectamente Hermione Granger. Una historia dibuj

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-hermione-3488-0.jpg

2023-02-27

 

Hermione, mi amor - Fanfics de Harry Potter
Hermione, mi amor - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/39912
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences