Hijo de la Luna. El Nacimiento de Draco Malfoy - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

~Hijo de la Luna. El nacimiento de Draco Malfoy~

Una figura encapuchada andaba a paso ligero por la oscuridad sin que nadie la viera a su paso. Las botas negras que llevaba a penas hacían ruido al pisar las pequeñas piedras que se movían al contacto.
En mitad de la noche y del silencio, la figura oscura se paró enfrente de un lago oscuro.
Lo único que iluminaba aquella figura era la luna llena que brillaba más que todas las noches.
Unas manos aparecieron de la especie de túnica que llevaba la persona mientras se inclinaba e hincaba una rodilla en la orilla del lago.
Poco a poco las manos llegaron hasta la capucha de color negro para dejar ver una cabellera de color negro como el azabache.
La mujer levantó la vista dejando ver unos preciosos ojos verdes que brillaban como los mismos rayos de la luna llena.
La imagen de la Luna se reflejaba en el oscuro lago, sólo se podía ver la luna.
La mujer se agachó un poco más y empezó a hablar en un lenguaje que era extranjero para los que allí Vivian. Sin duda, si alguien hubiese escuchado su plegaria sabría que era una gitana, aunque su oscura piel y sus ojos verdes también la delataban.

- Luna- murmuró en un sollozo la mujer- Luna a ti mi pueblo siempre te ha amado y respetado. Mis costumbres, enseñadas desde chica me han inculcado que a ti hay que pedirte los deseos más grandes.

La gitana sintió como la luna brillaba cada vez más y mientras sus ojos se le llenaban de lágrimas volvió a hablar.

- Quiero a ese hombre, me lo intentan quitar, luna, a ti recurro, déjame casarme con él.

"Tonto el que no entienda.
Cuenta una leyenda
Que una hembra gitana
Conjuro a la luna
Hasta el amanecer
Llorando pedía
Al llegar el día
Desposar un calé"


Un murmullo se oyó en el lago, la lengua extranjera volvía a sonar en el aire.
Pero esta vez no era la gitana la que hablaba, la mujer simplemente miraba a la Luna con los ojos llenos de lágrimas.
El susurró llegaba a sus oídos dándole la noticia de lo que la Luna le decía

"Tendrás a tu hombre
piel morena
desde el cielo h
hablo la luna llena
Pero a cambio quiero
el hijo primero
que le engendres a él
Que quien su hijo inmola
Para no estar sola poco le iba a querer

Luna quiere ser madre
Y no encuentras querer
Que te haga mujer
Dime, luna de plata
Que pretendes hacer
Con un niño de piel
A-ha-ha, a-ha-ha
Hijo de la Luna"


Un tiempo pasó después de aquella promesa secreta que se hicieron la mujer y la Luna.
Del matrimonio de los dos gitanos, llegó el embarazo, y pronto nació un hijo entre estos dos

- Vamos cariño, estoy contigo- dijo un gitano cogiendo a su mujer de la mano- Tu puedes hacerlo

El parto estaba siendo duro y a la gitana se le estaban agotando las fuerzas, no podía empujar más. Si el niño no nacía pronto...
En ese momento el silencio que se había hecho en la habitación fue ocupado por el llanto de un bebé. Pero hubo algo que extrañó a la mujer gitana, el marido miraba al bebe como si fuese algo extraño y pronto supo porque.
Cuando le dieron al bebé envuelto en una toalla la gitana vio que no era como ellos, su piel no era oscura sino blanca, blanca como si le hubiese iluminado el reflejo de la luna en el agua, y sus ojos... aquellos ojos que la miraban con curiosidad no eran verdes como los suyos sino que tenia unos ojos grises, como la misma plata, un gris que helaba de solo mirarlos como pasaba cuando tocabas un metal, también del mismo color que sus ojos
El poco pelo que se le podía ver al bebé, era de un color rubio, casi albino, la mujer lo miró casi con horror. Era el mensaje de la luna, el hijo era suyo.
La gitana miró a su marido, como iba a explicarle su pacto con la luna. El gitano la miro con odio en sus ojos oscuros, como los de su familia

"De padre canela
Nació un niño
blanco como el lomo
de un armiño
con los ojos grises
en vez de aceituna
niño albino de luna
¡Maldita su estampa!
este hijo es de un payo
y yo no me lo calló

Luna quiere ser madre
Y no encuentras querer
Que te haga mujer
Dime, luna de plata
Que pretendes hacer
Con un niño de piel
A-ha-ha, a-ha-ha
Hijo de la Luna"


La Luna reclamaba lo que era suyo, reclamaba a su hijo.
La mujer aunque agotada después del parto tenía que contarle a su marido porque el niño no era como ellos.
En cambio en otra habitación, mientras el gitano se fumaba un cigarro para calmar su ira sus pensamientos iban hacia otro sitio.
- Yo que la he querido y cuidado, que muchos dicen que me enamoré de ella como si fuese un conjuro, yo que la veía pura como la luna, y... ¡me ha engañado! y ni siquiera con un gitano, sino con un payo, ni siquiera con los de nuestra sangre, con un payo ¡un payo!.
El hombre vio en ese momento que un cuchillo se iluminaba con la luz de había en la habitación, su ira aumentaba cada vez que pensaba en la deshonra que eso le producía.
Tiró el cigarro y cogió el cuchillo mientras iba a la habitación donde se encontraban la gitana y el bebe.
Unas horas después una figura con un bebe en brazos llegaba hasta el monte que estaba más cerca. Se aseguró de que no hubiese nadie y después dejó al niño cubierto en las sábanas que todavía estaban manchadas de sangre.

"Gitano al creerse deshonrado
se fue a su mujer
cuchillo en mano
¿De quien es el hijo?
Me has engañado fijo
y de muerte la hirió
Luego se hizo al monte
Con el niño en brazos
y allí le abandonó

Luna quiere ser madre
Y no encuentras querer
Que te haga mujer
Dime, luna de plata
Que pretendes hacer
Con un niño de piel
A-ha-ha, a-ha-ha
Hijo de la Luna"


No muy lejos de allí otra persona encapuchada se acercaba sigilosamente a un lago cercano. Sus pies eran ligeros y no hacían en menor ruido al pasar, si no fuese por su altura hubiese pasado inadvertido.
La persona encapuchada llegó hasta una especie de pantano, el agua era de un color casi negro, como si estuviese tenida, no se veía nada en él, nada, tan solo un reflejo que brillaba sobre la superficie. Una perfecta Luna llena flotaba en la superficie de aquel agua.
Las manos llegaron hasta la capucha bajándola hacia atrás dejando ver una hermosa cabellera rubia. EL pelo casi flotaba con el movimiento de aire que se había levantado al mismo tiempo que el hombre se había quitado la capucha dando paso a un pelo tan claro que llegaba a parecerse al brillo de la luna.
El Hombre miró hacia el cielo con sus ojos grises como el metal y dijo casi en un susurro

- Madre, ya se que mi condición tiene unas reglas, que no puedo tener hijos. Pero mi mujer y yo queremos tener uno, ella os ama, al igual que yo, y nunca dejaremos de amaros y respetaros, sólo os queremos pedir ese favor, de hijo a madre os lo ruego.

El viento sopló más fuerte y unas palabras llegaron hasta sus oídos.

- Sabes bien cual es la condición de ser un hijo de la luna- susurró el viento. EL hombre volvió a mirar a la luna
- Ya lo sé madre, sé que la esterilidad es la única condición, pero... nos haría tanta ilusión- El hombre sintió como si una mano le recorriera su rostro acariciándolo.
- Mi pequeño, siempre has sido mi favorito
- Madre- murmuró el hombre
- Lo haré, pero recuerda, cuando tengas a tu hijo en tu casa en el momento en que se duerma en tus brazos, mira la constelación que esté más cerca de mí. Ese será su nombre, ella le protegerá al igual que haré yo
- Lo haré madre- dijo el hombre emocionado- gracias
- Ve hijo mío al otro lado de la montaña, hay te esperara tu hijo, y recuerda lo que te dije
- Si madre, muchas gracias

El hombre volvió a ponerse la capucha y comenzó a caminar de la misma manera sigilosa que lo había hecho para llegar al pantano. La noche estaba en su momento cumple cuando el hombre oyó un llanto. Al llegar hasta donde estaba el bebé se encontró a un niño de piel blanca y ojos grises envuelto en mantas manchadas de sangre.
El hombre acurrucó al bebe de vuelta a su casa. Cuando hubo llegado le cambio y le envolvió en una manta verde y plateada con el símbolo de una serpiente.
El bebe poco a poco se fue quedando dormido, entonces el padre miró hacia la luna, su madre brillaba más que nunca, como si estuviese velando el momento, entonces miró a la constelación que estaba al lado suya y mientras sonreía por primera vez en su vida, miro al bebe y susurró

- ¡Draco!


"Y en las noches
que haya luna llena
será porque el niño
esté de buenas
y si el niño llora
menguará la luna
para hacerle una cuna
Y si el niño llora
menguará la luna
para hacerle una cuna"


~Fiñ Blog de divulgación científica

 

Hijo de la Luna. El Nacimiento de Draco Malfoy - Fanfics de Harry Potter

Hijo de la Luna. El Nacimiento de Draco Malfoy - Fanfics de Harry Potter

~Hijo de la Luna. El nacimiento de Draco Malfoy~Una figura encapuchada andaba a paso ligero por la oscuridad sin que nadie la viera a su paso. Las botas negras

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-hijo-de-la-luna-2139-0.jpg

2023-02-27

 

Hijo de la Luna. El Nacimiento de Draco Malfoy - Fanfics de Harry Potter
Hijo de la Luna. El Nacimiento de Draco Malfoy - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/20834
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20