LA DECISIÓN FINAL - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Sentado en una habitación descolorida y vacía, Harry pasabasin prestar demasiada atención las hojas de un viejo ejemplar del profeta cuyaportada la ocupaba un hombre barbado y sonriente que le saludaba con energía.Albus Dumbledore había muerto. Su mentor, su mejor amigo...lo más parecido a unpadre que Harry había tenido. Ya no buscaba causas, ya no intentaba entreverexplicaciones inexistentes... Harry se había cansado de esperar a su destino yhabía salido a buscarlo... y allí estaba.

- Hola Harry.- saludó una muchacha pelirroja sentándose a sulado y regalándole un beso dulce como la miel.- ¿Qué tal llevas las pruebas?

- Bien, Ginny.- respondió él, sintiéndose hechizar por los ojosde ella.- ¿Y tú qué tal?

 

- Uffff... mamá está realmente histérica estos días.- comentóella riéndose.- Dice que una muchachita no debería plantearse tan a la ligerauna profesión como la de auror.

- La verdad es que es un trabajo demasiado peligroso, Ginny.-empezó él, observando con deleite los nubarrones de enfado que empezaban a invadirlos ojos de ella.- Piénsalo por un momento... ¿qué pasaría si tuvieses hijos?¿Quién iba a cuidar de ellos en caso de que...bueno...ya sabes?

- ¡Oh Harry!- exclamó ella, apartándose con cuidado un mechónpelirrojo de su cara.- Aún soy demasiado joven para pensar en esas cosas, ¿no?Puedo empezar como auror y si algún día tengo una familia y es necesario que lodeje...pues lo haré.- decidió ella con aplomo y sin apartar sus ojos de los deél.- ¿No crees que sería lo más justo?

- Claro.- afirmó él, temiendo mirarla demasiado tiempo alos ojos.- Ginny...

- ¿Sí, Harry?- contestó ella, mirándole con cariño mientras leapretaba la mano.- ¡Oh! Creo que ya te toca.

Por la gran puerta de madera tachonada con grandes piezas demetal reluciente, salió un hombre corpulento y de mirada amenazante cuyorostro, según pudo apreciar Harry, parecía incapaz de esbozar una sonrisa oalgún rictus de alegría. Por la mente del joven pasó una fugaz imagen de unhombre semejante, un hombre que había marcado positivamente a Harry: OjolocoMoody; y supuso que esa era la cara de un hombre que había visto cosasdemasiado terribles a lo largo de su vida.

- ¿Harry Potter?- preguntó aquél hombre, su voz concordabaabsolutamente con su aspecto.- Acompañeme.- dijo mirándole con suspicacia, tal ycomo Harry había visto hacerlo a muchos aurores a lo largo de esa semana.-Bien, Potter, siéntese ahí.- continuó el hombre, cerrando la puerta por la queacababan de introducirse ambos y señalando con un dedo deformado una cómodabutaca de felpa.- ¿Quiere un té?

- No, muchas gracias.- contestó Harry sin separar su mirada dela de aquél hombre, sabiendo que de él y solamente de él dependía su futuro.

- Supongo que ya sabes cuál es el motivo de tu visita a estosdepartamentos, ¿verdad?- preguntó el hombre mirándole con seriedad.- Verás, tupetición ha causado un gran revuelo en este departamento, no solo por rompercon las normas dictadas por el reglamento de admisión sino por lo especial detu persona.- continuó aquél hombre, relajando su gesto y sorbiendo con lentitudel té.- ¡Harry Potter! El mismisimo Harry Potter, vencedor deQuien-no-debe-ser-nombrado, acude al departamento de aurores pidiendo un puestode trabajo...y no solo eso, sino que acude sin poseer el número de EXTASISexiguidos.

 

- Vera, señor, no tuve ocasión ni de prepararme para losexamenes ni de acudir a los mismos.- respondió Harry con vehemencia, haciatiempo que su inseguridad juvenil había desaparecido.- Principalmente me loimpidió el hecho de estar buscando un modo de derrotar a Lord Voldemort.

- Si, si... lo comprendo, muchacho.- dijo aquél hombre y, comodesafiando a su propia naturaleza, esbozó una sonrisa cómplice.- Es por ello,Harry Potter, que he puesto todo mi empeño en que su solicitud llegase a lasmanos adecuadas.- continuó él, estudiando con detenimiento el sorprendidorostro del joven que tenía delante.- Como director del departamento de Auroresy con el consentimiento del ministro de magia, quiero comunicarle oficialmente,señor Potter, que se le ha considerado apto para optar a un puesto en nuestrodepartamento. MX Motocross

- ¡Oh! Muchisimas gracias...señor...- Harry se detuvo indecisoporque aún no sabía el nombre de aquél hombre, de aquél mago que había hechorealidad su sueño.

- Tockmall.- contestó el director mirándole conatención.- Henry Tockmall.

- Pues, muchísimas gracias, señor Tockmall.- dijo Harry,intentando controlar las ganas que tenía de ponerse a gritar.

- No tan rápido, muchacho.- continuó el auror.- Antes de entrara formar parte de nuestro equipo, deberás pasar unas pruebas que pondrán aprueba tu conocimientos mágicos.

- Me parece lógico, señor.- asintió Harry, sintiéndose como sihubiese tomado un trago de felix felicis.

- Hoy estamos a 13 de Julio, ¿verdad?- preguntó Tockmall,mirando un calendario de mesa por el que desfilaban los más conocidos aurores.-Bien, entonces, las pruebas serán el día 30 de Julio, ¿le parece bien?

- Perfecto.- contestó Harry, pensando en que Hermione deberíapostponer por segunda vez sus vacaciones veraniegas y permanecer un poco más detiempo en La Madriguera.

- Deberá presentarse en este mismo despacho a las nueve en puntode la mañana del día 30 de Julio, llevando consigo su varita.- concretó eldirector Tockmall antes de levantarse de su asiento para tenderle una mano aHarry.- Mucha suerte, muchacho, de verdad espero que consigas entrar.

- Se lo agradezco mucho.- dijo Harry mirándole con gratitud.

- Si Dumbledore y Moody confiaban en ti, yo no iba a serdistinto.- concluyó el director mientras lo acompañaba a la puerta.- Repaseusted los encantamientos y nos veremos el día 30.

Cuando Harry estuvo a solas fuera del despacho, una oleadade felicidad le inundó y no tardó más que unos segundos en girarse en busca deGinny. la muchacha le observaba con orgullo desde su sitio y una sonrisaturbadora cubría su cara, dándole un aspecto angelical.

- ¡Lo he conseguido, Ginny!- declaró Harry, echándose en susbrazos y obsequiándole con un beso apasionado.- ¡Tengo la prueba el día 30!

- Sabía que lo lograrías.- contestó ella, abrazándole conternura.- Ahora volvamos a casa para contarselo a mis padres, se pondrán muyfelices con la noticia.

- Por supuesto.- accedió él sin dejar de sonreir.- Pero, antes,Ginny, quisiera decirte algo.

- ¡Ah! ¿Dime que no vas a volver a dejarme porque tienes queacabar con el reinado de terror de un mago tenebroso asesino de gente?-preguntó ella con ironía.

- No...vamos...creo que no.- repusó él sonriéndola consinceridad.- Ginny, yo te quiero.

- ¡Ah!- susurró ella, sin dejarle de mirar con unos ojoscastaños sorprendentemente abiertos y atentos.- Yo a ti también, Harry.

- Lo sé.- contestó él, pidiendo a sus piernas que no letraicionarán en ese momento.- Verás, realmente, Ginny, no concibo un futuro enel que tú no estés a mi lado, de hecho no concibo un futuro sin ti.- sus manosempezaban a sudar y el corazón latía desbocadamente dentro de su pecho.- Por eso quería pedirte, suplicarte o rogarte, Ginny, que accedas....a...comprometerte conmigo.- soltó él de golpe, intentado que el aire entrara enunos pulmones magullados por la angustia.- Ya sé que aún somos demasiadojóvenes...bueno, tú eres demasiado joven, desde luego... pero...no sé...- laseguridad había desaparecido ya y Harry se sentía perdido en un bosquedemasiado profundo como para encontrar una salida.- No sé, pensé que podría seruna especie de promesa entre los dos... algo que nadie supiera salvo nosotros.

- ¡Oh Harry!- exclamó ella, lanzándose a los brazos del muchachoy concediéndole la mirada más cargada de amor que él había conocido nunca.- Porsupuesto que lo haré, por supuesto que quiero comprometerme contigo.

- ¿No te parece que estoy loco?- preguntó él un tantosorprendido ante su éxito.

- En absoluto, Harry.- contestó ella.- Me parece lo más bonitoque alguien pueda hacer.

Harry la tomó de la mano y juntos caminaron hacia la salida,sabiendo que a partir de ese momento sus vidas estaban unidas hasta laeternidad. Muy lejos quedaban aquél miedo a perderla, aquella necesidad deabandonarla por su seguridad... Harry Potter ya no era un niño. Harry Potterera un joven ambicioso y enamorado de la mujer más perfecta que podíaimaginarse.

LA DECISIÓN FINAL - Fanfics de Harry Potter

LA DECISIÓN FINAL - Fanfics de Harry Potter

Sentado en una habitación descolorida y vacía, Harry pasabasin prestar demasiada atención las hojas de un viejo ejemplar del profeta cuyaportada la ocupaba

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-decision-final-fanfics-de-harry-potter-3337-0.jpg

2023-02-27

 

LA DECISIÓN FINAL - Fanfics de Harry Potter
LA DECISIÓN FINAL - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/37615
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20