Mi Guardián - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

MI GUARDIÁN

Termine de encenderla ultima vela. Mi habitación seiluminaba tenuemente con las luces, era perfecto.

Me senté, cerré los ojos y respire profundamente.

Vacié mi mente de cualquier pensamiento, concentrándome. Enel momento que creí idóneo, murmure: -"Vor mir stehen, Schutzengel"-

Los segundos pasaron.

Nada, de nuevo.

¿Qué estaba haciendo mal?

Tenía que lograrlo, no debía rendirme.

***

El golpeteo de la lluvia contra mi ventana me despertó, y nome dejo dormir nuevamente, así que me resigne y me dispuse a iniciar mi rutinade todos los días de clase.

-Madrugaste- dijo mi madre en cuanto baje.

-La lluvia me despertó-

Ella rio.

 

Tomo unas rebanadas de pan, y se dirigió al tostador.

Estaba a punto de conectarlo, pero soltó el cablerepentinamente y se alejo unos pasos.

Después, hubo un destello seguido de un ruido ensordecedor.

El rayo seguramente había pasado muy cerca de casa.

-¿Estás bien?- pregunte preocupada.

-Sí, estoy bien, Leila. Qué bueno que Haheuiah se dio cuenta del peligro.-

-Si- conteste.

Me levante, y me dirigí a la puerta.

-¿No vas a desayunar?-

-Se me hace tarde- respondí, tome un paraguasy salí de casa.

Haheuiah era el ángel guardián de mi madre,por lo cual solo ella lo podía ver y oír.

Todos tenían un ángel guardián.

Cuando nacías, uno era enviado para cuidarte, yguiarte. Este se presentaba ante la familia, y después, permanecía invisible,hasta que su niño cumpliera 5 años, e hiciera el ritual respectivo para verlo.

L a mayoría lograba ver a su ángel después de intentarel ritual 15 veces, pero todos lo lograban antes de los 10 años. Y yo tengo 18,y aun no lo consigo.

-¡¡¡¡LEILA!!!!-

Volteé, y me encontré Anne

-Al fin te alcanzo, caminas demasiado rápido ¿Teenteraste?
-

Anne siguió parloteando hasta que llegamos alcolegio.

Se despidió de mí para irse a su salón,mientras seguía hablando con su ángel.

-¡Pero si es la chica fenómeno!-

Me dila vuelta para encarar a Jason.

-No podre ver a mi ángel, y tampocoescucharlo, pero al menos no soy un asco de persona-

-¡Uy, no sabes cuánto me dolió tucomentario!- empezó a reír sarcástico.

Me aleje de él, ignorando sus palabras.

Todo ese día me la pase como siempre:escuchando lo que decían los profesores, recibiendo las burlas de Jason,escuchando el parloteo de Anne.

La rutina de siempre.

***

Mi madre trabajaba todo el día, así que no laveía hasta el anochecer. Y como era hija única, estaba sola en casa.

Busque en la cocina algo de comida.

Mientras cortaba las verduras, escuche lapuerta abrirse.

-Hola Leila- salido mi madre.

-Aun es temprano- comenté

-Nos dieron la tarde libre.- mi madre entro ala cocina. -Mmm, que rico huele.-

-Gracias- dije al tiempo que colocaba el restode las verduras en el guiso.

Revolví, y probé.

"Le falta algo de sal" pensé mientras buscabael salero.

Me dirigí al estante, y tome el botecito.

Pero no recordaba que el estante estaba flojo,y cuando menos me di cuenta, vi una lluvia de vasos y platos de porcelanadirigirse hacia mí.

Instintivamente, me cubrí la cabeza y cara conmis brazos, pero no llegue a sentir los golpes. Con temor, descubrí mi rostro yvi como los platos y vasos regresaban a su lugar, y como el estante sereparaba.

 

¿Mi ángel me salvó?

-Gracias Haheuiah- la voz de mi madre sonabaaliviada.

-¿Fue
Haheuiah?-

No espere la respuesta de mi madre. No necesitaba que me confirmaran loque ya sabía.

Salí corriendo de la cocina, y me dirigí a mi habitación.

No quería llorar, pero no podía evitarlo. El accidente en la cocina erala dura comprobación de lo que no quería aceptar: Yo no tenía un ángel guardián.

¿Cómo esperaba ver algo que no estaba ahí?

Me sentía completamente tonta por todo el tiempo que había invertido enfortalecer mi energía y mi concentración para lograr ver a mi ángel. Pero sobretodo me sentía furiosa, porque no tenía uno.

Oí a mi madre acercarse.

-Leila
-

-¿Qué hice?- solloce -Incluso los asesinos tiene un ángel, ¿Por qué yono? ¿Qué hice para que me abandonara?-

Mi madre solo acaricio mi cabeza, y la oí suspirar.

-Hay algo que tengo que decirte, Leila.-

Me senté, y mire a mi madre.

-Sabes que, cada que nace un niño, sin importar sus raíces, siempre sepresenta el ángel guardián ante la familia.- asentí, sin entender a dondellevaba eso- El día en que naciste- continuo mi madre- No sucedió eso. Ningún ángelse presento ante nosotros.-

Mis ojos se llenaron de llenaron de lagrimas nuevamente. Jamás habíatenido un ángel guardián.

***

Me desperté con un dolor de cabeza terrible. Había llorado hasta elsueño.

Qué bueno que era sábado.

Me quede acostada, recordando lo que mi madre me había dicho.

Comencé a llorar otra vez.

Sabía que no arreglaría absolutamente nada con solo lamentarme, pero nopodía dejar de hacerlo.

Me sentía completamente miserable.

-¿Qué es lo que hice para no merecer un ángel?- murmure entre lágrimas

-No deberías llorar por eso-

No era la voz de mi madre.

Esa voz era melodiosa, extraterrenal. Dirigí mi mirada hacia el dueño deesa voz.

Un chico estaba parado en medio de mi habitación. Su cabello era de unintenso negro, contrastando con su piel blanca. Las facciones de su rostro eransimplemente perfectas. Mi mirada se dirigió a su espalda, y me sorprendí al versus alas: eran oscuras y membranosas.

Me senté de golpe en mi cama.

-Un
demonio- susurre.

-Esa no es forma de tratarme, Leila. Deberías ser más cortes- sonrió. -Tambiénes un gusto conocerte. Eres más de lo que imagine. -

-¿De qué hablas?-

-Tu poder Leila, es asombroso para un mortal. ¿Sabes que podría hacer coneso? Podría poner el mundo a mis pies, crear un nuevo orden. -

-No pienso ayudarte- dije fingiendo valor

-¿Piensas resistirte? ¿Pedir ayuda? Ni el ángel que debería cuidarte pudoconmigo, niña. Y hablo de Gabriel-

-¿Gabriel? ¿Qué le has hecho?-

-Es
mi huésped forzado-

-Libéralo- le exigí

El demonio sonrió.

-Una niña me ordena que libere a alguien que libre será un problema para mí.Déjame pensarlo
no. ¿Qué piensas hacer al respecto?-

¿Qué hacer?

Enfrentarme a él era una locura, más si había derrotado a Gabriel.

Solo me quedaba una opción. Escapar.

Salí por la ventana, y como pude, escale al techo.

 

En cuanto llegue al teco, el demonio me esperaba aburrido. No había sidoun buen plan.

-Vaya, eres más valiente de lo que pensé, pero muy tonta. No puedes huirde mí-

El comenzó a acercarse, y yo a retroceder.

Después de unos pasos, el techo se me acabo.

Ya no tenía a donde huir. Lo único que me quedaba era saltar.

Y lo hice.

Mientras caía, me arrepentí de haberlo hecho. La altura no era mucha,pero me lastimaría lo suficiente como para estar unos largos meses en elhospital. Y ahí, no podría huir de él.

Cerré los ojos, esperando el dolor que sentiría al chocar con el piso.

Pasaron 3, 5, 50 segundos, y no llego. ¿Qué tan alta era mi casa?

Abrí los ojos.

Me encontraba en el techo, en brazos del demonio.

-¡¿Estás loca o qué?!- casi grito mientras me bajaba - ¡estoy siendoamable contigo, y tú decides suicidarte!-

-¡Y que te interesa si me mato o no!- le grite

-Por mi matate- su voz era más calmada- pero desgraciadamente te necesitoviva. Ocupo tu poder, ¿recuerdas?-

-Primero muerta, antes que ayudarte- susurre, y salte de nuevo.

Nuevamente no me impacte contra el suelo. El demonio me atrapo antes deeso.

-¡¡Suéltame!!-

El me dejo en el suelo.

-Hagamos un trato. Estas empeñada en matarte y no ayudarme, así quelleguemos a un acuerdo. ¿Qué quieres a cambio de dejarme usar tu poder?-

-No voy a hacer tratos contigo- dije, y le di la espalda.

-Mira niña- me obligo a darme la vuelta- deberías agradecer que soy yoson quien estás hablando. No pasara mucho tiempo antes que otros se enteren delo que puedes hacer, y vendrán tras de ti. Y ellos no pedirán tus servicios tanamablemente como yo. Así que qué prefieres, ¿hacer un trato que nos convenga alos dos, o esperar a que otro demonio te atrape, y te obligue dolorosamente acooperar?-

Ninguna de las opciones era buena. Las dos terminarían con caos ydestrucción segura para el mundo, solo que una seria más dolorosa que la otra,para mí. A menos que

-Si liberas a Gabriel, te ayudo-

-¿Otra vez con eso?- dijo con cara de fastidio.

-Es mi precio, demonio. Tú liberas a Gabriel, y después te doy mi "Poder"-

-Está bien- dijo finalmente. -Y llámame Morohtar.

Entro en la casa, mientras lo seguía.

- Busca lo que necesites, nos vamos-

-¿Qué? ¿A dónde?-

-¿Crees que traigo un ángel en mis bolsillos? Iremos a donde lo tengohospedado. Es un largo camino.- Todo sobre productos Xiaomi

-Pero
- dije, dudosa si continuar o no

-¿Y ahora qué?-

-Mi madre-

-Yo escribo la nota, tu busca trae tus cosas-

Asentí y me subí a mi cuarto, busque un bolso y guarde lo que creínecesario.

Poco tiempo después salimos, dejando la nota en el refrigerador.

-Hace rato-comente tímidamente rompiendo la monotonía del ruido del motor-dijiste que otros vendrían por mí. ¿Por qué?-

-¿Has escuchado hablar de La Piedra Dragón?-

Negué con la cabeza.

-La Piedra Dragón es una gema capaz de cumplir cualquier deseo. -Comenzóa explicar el demonio- Algo así de poderoso no está al alcance de cualquiera.La gema es protegida por un hechizo poderoso, un hechizo hecho por los ángelesque solo puede ser roto por un ángel o un mortal. Pero los mortales no soy tanpoderosos para lograrlo por si solos.-

-¿Entonces
?- dije sin entender en donde encajaba.

 

-Cada 11 mil años se alinean los planetas. El evento ocasionainterferencia con los poderes de los ángeles, por lo que el hechizo sedebilitara, haciendo posible que un mortal con poder suficiente logre romperlopor un momento-

-¿Y si mi poder no es suficiente?-

-Has estado 13 años entrenando para poder convocar a tu ángel, además quenaciste con un poder muy superior a todos los mortales. Sera sencillo de hacer-

El resto del viaje no hablamos. Iba pensando en sus palabras. ¿Una gemaque concede cualquier deseo?

El final de todo esto no sería nada bueno.

***

Nuestro destino resulto ser una hermosa mansión.

Morohtar me guio por los pasillos, hasta que llegamos a la biblioteca. Deahí, bajamos por una puerta escondida a una habitación ubicada bajo eledificio.

Aunque la casa me parecía completamente normal, a la habitación a la quellegamos no lo era: estaba llena de demonios, todos ellos observando a un ángelencerrado en una especie de burbuja.

-Fuera- ordeno Morohtar, y los demonios le obedecieron.

Cuando el ultimo demonio salió, me acerque a la burbuja, y al oír mispasos, el ángel levanto el rostro y me miro.

Se veía algo demacrado por las condiciones en las que estuvo viviendo: sucabello castaño-rubio estaba enredado, sus ojos verdes se veían sumamentetristes, su rostro pálido por falta de luz, y sus ropas más bien eran harapos.Sin embargo, él seguía siendo muy hermoso.

Acerque mi mano a la burbuja, con la intención de romperla y liberarlo deahí.

-¿Qué haces?- Morohtar detuvo mi mano antes que tocara la burbuja

-Liberándolo-

-No es tan fácil. Si la hubieras tocado, ya estarías muerta. Deja que lohaga yo-

Aleje mi mano, y deje que el demonio se encargara.

El cerró los ojos, y empezó a murmurar rápidamente lo que supuse que seríael hechizo de liberación. Unos segundos después, la burbuja se reventó.

Después, coloco una mano cerca de su frente. Nuevamente cerró los ojos, ysegundos después, una marca invisible brillo, para después desaparecer.

-Bien, ya libere a tu ángel, ahora, vámonos- dijo Morohtar

-¿A dónde?- cuestiono Gabriel

-A liberar la Piedra Dragón. Hice un trato con Leila- contesto eldemonio.

-¿Hiciste un trato con él?- Gabriel me miro.

Asentí.

El ángel me miro serio.

-Hacer un trato con un demonio es lo peor que puedes hacer, Leila. Nopuedes romper la promesa.-

Genial.

Otro de mis brillantes planes se iba por el caño.

Tenía la esperanza que Gabriel se encargara del demonio, para no cumplircon mi parte del trato. Y hubiera sido perfecto de no ser por esa pequeña clausuladesconocida para mí.

-Vámonos Leila- dijo enfadado Morohtar -tenemos un vuelo que tomar-

***

Miraba el techo de la habitacióndel hotel sin poder dormir.

Si alguien me hubiera dicho semanas atrás queviajaría a una ciudad alemana en compañía de un ángel y un demonio a convocarla destrucción del mundo, la habría tachado de demente.

Pero, desgraciadamente era micruel realidad.

Había viajado a la ciudad de Schluchsee,en compañía de Gabriel y Morohtar, y mañana seria el día de la alineación.

-¿Gabriel enserio no hay forma deque impidas que Morohtar tome la gema?- pregunte en un susurro.

-Prometiste que lo ayudarías aobtener la gema, así que no puedo intervenir-

 

Suspire. Por más que preguntara larespuesta no cambiaria. Ahora solo quedaba ver qué sucedería mañana.

***

Morohtar toco mi puerta antes delas 6:00 AM. Después de arreglarme, salimos del hotel.

Estuvimos caminando por la orilladel lago hasta que nos alejamos de la ciudad y nos fuimos adentrando al bosque.Morohtar sabía bien a donde nos dirigíamos, ya que no dudaba a la hora de darvuelta en un lugar.

Después de casi una hora decaminata, entramos a una cueva que no había visto hasta que Morohtar entro. Erauna especie de templo antiguo subterráneo, con inscripciones en las paredes, yen el centro del piso, un círculo de runas dibujado.

-Ya casi es hora- murmuroMorohtar. -Párate en el centro del círculo-

Obedecí al demonio.

-Y ahora, ¿Qué hago?-

-Cuando llegue la hora lo sabrás-

Los minutos pasaron, y fuisintiendo un cambio en el ambiente.

Después, el círculo comenzó abrillar.

Fue como Morohtar dijo, sabía quéhacer. Cerré los ojos, despeje mi mente, y como si me hubieran dado una señal,comencé a recitar:

- "Die Wächter des Himmels sind versteckt
fürelf-tausend Jahre lang
Heutefällt der Zauber mit meinen Worten
KommenSie und lernen Sie Ihr Schicksal
KommenSie und meine Wünsche zu erfüllen
Komm zu mir, Stone Dragon"-

Abrí los ojos, y frente a mí, se encontraba una gema decolor turquesa. La tome con cuidado, y salí del circulo.

-Gracias por obtener la gema niña-

Esa no era la voz de Morohtar.

Me di la vuelta, y me sorprendí al ver otro demonio.

-La roca niña- dijo

-Esa gema me pertenece, Taurion - intervino Morohtar

-Que lo decida la niña.- Taurion me miro. - Hagamos un cambio. La roca
por ella- dijomostrando a mi madre.

El rostro de Morohtar se tenso, al igual que el de Gabriel.

-Yo
- mire a Morohtar- lo siento-

Me acerque a Taurion,con la intención de darle la roca, pero me detuve, al ver que Gabriel selanzaba hacia él.

-¿Qué haces?- dije

-Debes cumplir con tu promesa- contesto mi ángel, mientrasesquivaba la espada de Taurion

Me encontraba estática en mi lugar, sin saber qué hacer.

Al empezar la pelea, Taurion había dejado a mi madre en elpiso. Parecía desmayada, así que me acerque a comprobar que se encontraba bien.

Toque su rostro. Estaba congelado.

-Mama- dije mientras la movía- ¡mama!-

Deje la roca a un lado, y seguí sacudiéndola.

Pero no me serviría de nada.

No quería aceptar que ella estaba muerta.

Una lagrima se me escapo.

Sentí la presencia de alguien a mi lado. Morohtar solo lavio, y no dijo nada. Después, tomo la gema.

-Has cumplido tu promesa.-

Morohtar cerró los ojos.

Un brillo inundo la cueva, deteniendo la batalla entreGabriel y Taurion.

Un deseo había sido formulado.

***

Jamás me había sentido tan bien en el techo de mi casaobservando las estrellas como ahora, solo con la compañía de Gabriel.

-Tenemos visita- dijo el ángel levantándose de mi lado.

Lo imite, y me encontré con Morohtar.

-¿Qué deseas?- pregunto Gabriel.

-Solo quiero hablar con Leila, a solas.-

Gabriel me miro, y yo asentí, por lo que sedesvaneció dejándonos solos.

-Al fin tienes a tu ángel guardián.- dijo

-¿Por qué
?-pregunte ignorando su comentario-Gabrielme dijo que después de conceder un deseo, el hechizo vuelve a la gema, ytendrías que esperar 11 mil años para convocarla nuevamente. ¿Por qué resucitastea mi madre? ¿Por qué no pediste tu deseo?-

-¿No estás feliz porque tu madre está viva?-

-Sí, pero no entiendo porque tu
-

Morohtar suspiro.

-No tenia caso pedir mi deseo si dejaba a tu madremuerta-

Lo mire sin comprender.

El demonio cerró los ojos, como dándose valor.Después de unos segundos, los abrió y me miro.

-Quiero ser humano y estar junto a ti, Leila. Mideseo es hacerte feliz, y no lo podría lograr sabiendo que fui un egoísta. Tumadre es la única familia que tienes, y yo no te quitaría eso. Te amo demasiadocomo para hacerlo.-

-No necesitas ser humano para estar junto a mí
-dije abrazándolo.

-No está permitido. Gabriel no me dejaríaacercarme
-

-¿Ya terminaron?- la voz de Gabriel nos sobresalto-Tengo algo importante que decirte Leila. Ya que todo esto termino, no esnecesario que yo te vigile, pero no hay un ángel disponible para cuidarte. Asíque
encárgate de Leila, Morohtar. Yo le aviso al jefe-

Y dicho esto, el desapareció.

-Espero que eso haya sido un visto bueno- dijo Morohtar

Le sonreí.

No tenía un Ángel guardián, y jamás lo tendría. Elera más que suficiente.

-Me alegro que seas mi "Demonio Guardián"- murmure,antes de besarlo.

FIN

Mi Guardián - Fanfics de Harry Potter

Mi Guardián - Fanfics de Harry Potter

Termine de encenderla ultima vela. Mi habitación seiluminaba tenuemente con las luces, era perfecto. MI GUARDIÁN MI GUARDIÁN

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-mi-guardian-fanfics-de-harry-potter-4452-0.jpg

2023-02-27

 

Mi Guardián - Fanfics de Harry Potter
Mi Guardián - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/51399
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20