Mis Sentimientos - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Mis Sentimientos

(Harry Potter Fanfic)

Parte 1



Mi cuarto curso en Hogwarts terminó y ahora estoy en Privet Drive, en la casa de mis odiosos tíos. En verdad no sé como mi madre pudo tener una hermana como esta, Tía Petunia en todo este mes de vacaciones no me ha dejado tiempo ni para hacer los deberes que me encargaron los profesores, me ha destinado al arduo trabajo del jardín, del patio, del carro de Tío Vernon, de todo mientras que el cerdo de Duddley sigue subiendo de peso sin perder detalle de los programas de la televisión. Sé que no debería quejarme por que ellos me han criado desde que perdí a mis padres, pero en verdad cansa tanto abuso. Lo peor de todo es que he estado muy nervioso y por alguna extraña razón espero con ansiedad terrible las cartas de mis amigos, bueno no espero las de Ron como las de Hermione, muero si no tengo noticias de ella. Cuando tengo alguna de sus cartas en las manos aspiró profundamente su perfume, su olor, me pongo nervioso al ver su perfecta caligrafía y me emociono más cuando pienso en el cuidado que tuvo para escribir tan cuidadosa y pulcramente aquella carta.

No sé que es lo que me pasa pero desde que me dio aquel beso cuando regresábamos en el tren de Hogwarts al final del cuarto curso, algo dentro de mí cambio. Estoy desesperado por saber que es lo que me pasa, sin embargo no tengo a alguien con quien platicarlo y que me explique lo que esta pasando conmigo. Todas las noches sueño con ella, no es lo mismo que me causa Cho Chang cuando la veo, es algo más intenso, más profundo, más serio.



- ¡POTTER! ¡BAJA ENSEGUIDA!.-



Vaya Tío Vernon esta furioso y no sé por que, ¿Qué habré hecho mal esta vez?.- Ya bajo-



- ¿Me llamaste?.- Pregunte. ¿Qué si me llamó? Ja.



- Sí tienes una llamada al teléfono, no sé quien demonios es pero al menos no es uno de tus amigos extraños. Sabe usar el teléfono muy bien.-



Al escuchar aquello inmediatamente le arranque la bocina del teléfono a mi tío, solo Hermione podía engañarlo y llamar como cualquier muggle.



- Hola. Habla Harry.- Dije a la persona del otro lado de la línea.



- Harry ¿Qué tal?.- Me saludo su voz que más que nunca me pareció dulce y cálida.- Te hablaba para avisarte que los Weasley me invitaron a su casa para el resto de las vacaciones-



- Oh, vaya, no sabía eso.- Contesté sintiendo algo realmente extraño en el estomago, era como si se me retorciera.- ¿Y por que no me enviaste una lechuza?.- Pregunte en un susurro no quería que mis tíos supieran que la persona en el otro lado era una bruja o mago.



- Ahh es que . . . – Tartamudeó.- Bueno solo deseaba probar si pasaba por una muggle con tus tíos, ya vimos que sí.- Pude escucharle una risita nerviosa. No entendía por que Hermione se estaba comportando de esa forma. Era como si me ocultara algo.



- Bueno gracias por llamarme, moría por escuchar a alguien que fuera mago jaja.- Sonreí torpemente, la verdad era que moría por solo escucharla a ella.



- Gracias fue un placer, y espero puedas venir a la Madriguera más adelante, imagino que Dumbledore no dio el permiso para que dejaras la casa de tus tíos quizas por eso Ron no te invitó.-



- Posiblemente, de todas formas diviértanse y nos vemos en el anden 9 ¾ el 1ero de Septiembre.- Dije sin ánimos, la verdad no me agradaba la idea de que Ron y Hermione estuvieran tanto tiempo juntos, en el transcurso de estos años he notado el gran interés de Ron por ella.



- Gracias Harry, me tengo que ir, cuídate y nos vemos luego.- Dijo ella con un tono de tristeza, era como si le doliera dejar de escucharme.



- Tú también Hermione. Saludos a los Weasley.- Me despedí y colgué. Una gran tristeza me embargó.



Subí a mi habitación, no sin antes las burlas de Duddley, tío Vernon me dio una gran reprimenda por haber dado el teléfono de la casa. Le molestaba en sobremanera que yo fuera feliz por escasos segundos.



Me tendí sobre la cama y dejé que la voz de Hermione resonara en mi cabeza hasta que el sueño me venció.



Las semanas pasaron como siempre, de mi cumpleaños los únicos en recordarlo fueron mis amigos magos, de allí en fuera todo fue tal como siempre. Trabajaba de día y de noche, por el día era el trabajo pesado que tía Petunia me tenía listo a diario y por las noches las largas tareas del colegio. Hermione y Ron me habían escrito varias veces diciéndome que estaban divirtiéndose mucho y que lamentaban el que yo no estuviera allí. Ellos no lo lamentaban más que yo.

Mis nuevos libros para mi quinto curso los compré cuando los Dursley tuvieron compras por hacer en Londres, por lo mismo no pude ver a mis amigos como en otros años. Tío Vernon me había dejado justo enfrente del Caldero Chorreante entrada al Callejón Diagon y me había dado el tiempo record de mí vida para comprar todas mis cosas; me dio tan solo 15 minutos para todo. Corrí como loco hacía Gringotts y de allí hacía todas las tiendas, milagrosamente logre comprar todo sin que faltara nada.

Pronto llegó el día 1ero de Septiembre, de mala gana tío Vernon me llevó hasta la estación. Él ni siquiera se bajó del carro me dejó a fuera de la estación de Kingcross, yo solo recorrí el camino hasta la estación 9 ¾ la verdad me sentí liberado cuando en completa soledad y calma caminaba por la estación, con mi baúl y la jaula de Hedwig.

Atravesé la barrera y ví a todos los estudiantes de Hogwarts.



- Hola Harry.- A lo lejos me saludó Lee Jordan, una gran amigo de los Gemelos Weasley, hermanos de Ron.



Yo con la mirada buscaba entre todos los demás compañeros esperando ver a Hermione y Ron por algún lugar, pero no no los veía. Sin entender por que no encontraba a los chicos subí mis cosas al tren y busque un compartimiento vació completamente. Dejé mis cosas allí y bajé de nuevo.



- ¡Harry! ¡Harry!.- Escuche que alguien me llamaba, miré y vi venir corriendo a Ginny. Mi alma respiró por fin.



- Hola Ginny, vienen muy retrasados.- Saludé, como siempre Ginny se sonrojo al verme.



-Sí los Gemelos se han subido ya al tren, están en el compartimiento con Lee. Mis padres estan con ellos.- Dijo ella mientras le ayudaba a subir su baúl al tren.- No te importa que vaya con ustedes ¿Verdad Harry?.-



- No claro que no, Ginny, ¿Dónde están Hermione y Ron?.- Pregunte, ya estaba desesperado de no ver a Hermione.



- Ellos venían atrás de mi, seguro que Hermione vio a sus padres y se entretuvieron.- Me contestó ella, tenía algo raro en la mirada Ginny, era como si supiera algo que yo no.- Vamos Harry entremos, ellos subirán en un momento y nos buscaran.- Me pidió Ginny y no tuve de otra que hacer lo que decía.



La impaciencia me estaba haciendo su presa, ¿Por qué demonios Ron y ella estaban juntos?. Ginny me miraba un poco preocupada y finalmente optó por salir de dudas.



- Harry ¿Ron y Hermione ya te escribieron acerca de ellos?.- Me preguntó mirándome profundamente a los ojos, cosa muy rara tratándose de Ginny que por cualquier cosa se sonroja conmigo.



- ¿De ellos?.- Contesté sin entender a que se refería Ginny, de pronto sentí una punzada en el estomago. Quizas un presentimiento.



- Sí Harry, durante el verano Ron y Hermione se hicieron novios. ¿Puedes creerlo?.- Dijo Ginny feliz de poseer semejante información. Parecía que la idea no le era desagradable. Yo sentí morir en ese momento, me levanté de golpe de mi lugar y abrí la puerta del compartimiento.



- Harry ¿Qué pasa? ¿a dónde vas?.-



- Saldré un momento.- Dije sin mirarla y justo cuando iba a salir, choqué con Ron que llevaba de la mano a Hermione. Miré a Ron con resentimiento, me sentía traicionado, dolido y lo que menos quería en esos momentos era verlos felices y tomados de las manos. Yo no supe como tomé fuerza y salí de allí.



- ¿a dónde iba Harry con tanta prisa? Ni siquiera fue para saludarnos.- Escuche que Ron le preguntaba a Ginny. Ya no supe que contestó ella, pues me alejé muy rápido.



Era imposible, me había enamorado de mí mejor amiga y resultaba que ella estaba ahora con mi mejor amigo. ¿Cómo podré sobrevivir a eso?. No regresé al vagón donde estaban ellos, unos chicos de primer año me vieron vagar por los pasillos del tren y al reconocerme inmediatamente me invitaron a su compartimiento. Eran niños muy agradables, me hicieron tantas preguntas que por un momento me olvide de mí profundo y gran dolor. La llegada a Hogwarts no fue menos pesada, Ron y Hermione me observaban tratando de adivinar que me pasaba. Durante la cena en el castillo, cambie mi lugar y me senté con Ginny en el otro extremo de la mesa, bastante lejos de mis amigos. Fui el primero en irme a los dormitorios, pero tras de mi iba Ron.



Ron trató de hablar conmigo pero yo cerré las cortinas de mi cama adocelada y fingí dormir. Abajo Hermione lo esperaba con una respuesta a mi comportamiento. Al ver salir a Ron baje tras él para oir lo que decían.



- ¿Qué pasó Ron?.-



- Esta dormido, quizas tuvo muy malas vacaciones con sus tíos. Ha de estar enfadado conmigo por no haberlo invitado a casa. Pero tu misma viste la negativa de Dumbledore.- Contestó Ron.



- De seguro ya sabe que somos novios y se enojó por que no le dijimos nada, se supone que somos sus mejores amigos.- Contestó ella con un gran pesar en la voz. Fue desde ese momento que decidí alejarme de ellos, sí ya habían comenzado una relación, no iba a ser yo quien los separara, aunque me doliera los quería demasiado como para hacerles daño.



En los días subsecuentes trate de hablarles como si nada me ocurriera, tenía que hacer un esfuerzo muy grande para ello. He de aceptar que sin la compañía de Ron todo me parecía vació y aburrido, al no tener a nadie con quien pasar las horas me metía por horas completas a la biblioteca, quizas en el fondo lo hice con la intención de ver a Hermione aunque fuera por unos escasos momentos. Sin embargo las visitas de Hermione a la biblioteca se vieron eclipsadas debido a que ahora tenía a Ron, con el que pasaba largas horas en la sala común. Neville, Seamus y Dean se hicieron mi nuevo grupo de andanzas, eran divertidos pero no era lo mismo. A dos meses ya extrañaba demasiado a mis mejores amigos.

En muchas ocasiones Hermione había querido platicar conmigo, pero siempre halle la manera para darme a la fuga y evitar las explicaciones. Ginny siendo muy inteligente comenzó a sospechar de mi actitud, trataba de estar más tiempo conmigo era como si tratara de ayudarme sin decirlo o hacerlo notar. Y se lo agradezco, su compañía me era muy grata.

Pronto ella y yo comenzamos una bella amistad, yo estaba realmente contento por que ya no se sonrojaba tanto cuando me veía, poco a poco lo dominaba.



- Harry, ¿Qué pasó con Ron y Hermione?.- Me preguntó un día de Diciembre.



- Nada Ginny.- Dije tratando de sonar muy seguro y convencido de lo que estaba diciéndole. Ella levantó una ceja en muestra de su incredulidad.



- Vamos Harry, no soy tonta, estas enfadado con ambos. Tu nunca te alejarías de Ron y Hermione así como así. ¿Acaso son ciertos los rumores?.-



- ¿Cuáles rumores Ginny?.- Pregunté nervioso, nadie sabía de mis sentimientos por Hermione ¿Qué podrían andar diciendo de mi actitud?.



Ginny retorció la bufanda que tenía entre sus manos y se sonrojó.- Dicen que es por que estabas enamorado de Hermione y Ron te la quitó.- Cuando terminó de decir aquello, sentí un baño de agua helada. Poco faltó para que me fuera de espaldas. Mi cabeza trabajaba velozmente buscando una respuesta para evadir la pregunta de Ginny.



Sonreí como un vil tonto.- Vamos Ginny ¿Cómo puedes creer eso?. No estoy enfadado con nadie y yo no estoy enamorado de nadie, el día que eso pase tu serás de las primeras personas que lo sepan.- Solté una risita tan estúpida que no convencía a nadie. Ella dio por sincera mi respuesta pero no me creyó por supuesto.- ¿Quién anda diciendo eso de mi?.- Traté de averiguar.



- Draco Malfoy, de hecho esas cosas que ha dicho ya han causado problemas entre Hermione y Ron.- Contestó ella mientras se ponía la bufanda. Sin darme tiempo a nada se levantó y salió por el retrato de la Señora Gorda. En otro sofá Dean y Seamus platicaban de chicas.



- Vaya no sabía que Parvati fuera tan mala, mira que mandarte al cuerno así como así.- Oí que le decía Seamus a Dean.



- Sí pero ya veras que pronto regresará.- Contestó muy seguro Dean.



- ¿Qué harás para que regrese?.- Realmente intrigado preguntó Seamus.



- Andar con otra para que Parvati sienta celos. Dicen que darles celos a veces funciona.-



Al escuchar aquello mi mente comenzó a imaginarse escenas donde yo ando con otra chica y Hermione muere de celos al verme, realmente me sentí a gusto imaginando aquello, pero ¿Con quien podría darle celos a Hermione?, además nunca supe que yo le gustara, como para que ella llegara a sentir celos. Sacudí la cabeza para despejar semejante idea y salí de la sala común.



Asi pasaron más días, incluso Voldemort parecía conocer mi tragedia, por lo visto se olvido de mi. Malo por que al menos el saber que me persigue me da cosas diferentes en que pensar, pero ni modo.



En Diciembre muy a mi pesar, ví irse de Hogwarts a Ron y Hermione a sus respectivas casas para pasar la navidad. Ron y Hermione eran ahora los enfadados conmigo, en los días previos a su partida me dirigieron severas miradas de reproche e incluso de fastidio. Me duele aceptarlo pero he perdido a mis mejores amigos, gracias a mi estupidez. El día 24 de Diciembre llegó alegre para muchos, para mi no. La sala común estaba desierta, y solo recibí regalos de Sirius y Hagrid, mis mejores amigos me estaban castigando por mi forma de tratarlos. Bajé a la sala común para ver si me entretenía en algo allí abajo, cuando me topé con una persona que descansaba sobre uno de los sillones cercanos a la chimenea. Camine despacio pues no tenía idea de quien fuera.









Parte 2



- Harry.- Me llamó y me sorprendí mucho al ver que se trataba de Ginny.



- ¿No se supone que estabas en tu casa, con tu familia.?.- Dije mientras tomaba asiento a su lado.



- Debería de estar allá, mis hermanos están en casa, pero cuando supe que te quedabas solo en Hogwarts decidí quedarme.- Dijo guiñándome un ojo.



- ¿Solo por mi estas aquí?.- Pregunté incrédulo, nunca imagine que esta chica lo sacrificara todo por mí.



- Sí Harry.-



- ¿Y por que lo hiciste Ginny? Yo no te lo pedí ni te lo pediría.-



- Lo sé Harry, pero entiende que cuando se ama a alguien haces hasta lo imposible por estar a su lado en los malos momentos.- Contestó cabizbaja. Ginny me amaba y lo acababa de decir, ¿Qué podía contestar a eso?, yo no la amo. La apreció como a una gran amiga pero amor, nunca lo sentí por ella.



- Ginny lo siento pero yo no te amo, te quiero mucho como la gran amiga que eres pero no me pidas más.- Traté de ser lo más amable posible, no debía lastimarla y mucho menos engañarla..



- Lo sé Harry, amas a Hermione. Podrás engañar a todos pero no a mí. Yo soy el vivo retrato de una mujer que ama y no es correspondida, puedo reconocer a los de mi especie. Tu la amas y no eres correspondido-Dijo con profunda tristeza.



Solo bajé la cabeza ¡Qué mas daba ya , si lo sabía!.



- Me gustaría poderte ayudar a conseguir a Hermione, pero Ron es mi hermano y no puedo hacerle algo así. Solo puedo ayudarte moralmente Harry.- Ofreció sincera su ayuda cosa que agradeceré por el resto de mi vida.



Desde aquella conversación, Ginny y yo éramos la pareja de amigos perfecta. Bromeábamos, jugábamos, era como tener a Ron de vuelta solo que en mujer. Podía confiar plenamente en ella y ella en mi, era algo que no puedo explicar. Pronto el coraje y el resentimiento que había sentido hacía Ron y Hermione se esfumó. Todo el colegio decía que Ginny y yo éramos novios y ninguno de los dos hizo nada por acallar los rumores al contrario, tomaba a Ginny de la mano frente a todos. Ambos sabíamos que se trataba de solo un juego, nada más.



Para esos días pisábamos Febrero, y la relación de Ron y Hermione iba de mal en peor con el paso del tiempo. Ron era desde principios de año escolar guardameta del equipo de quidditch de Gryffindor por lo mismo era asediado por las chicas de todo el colegio. Cosa que traía muy molesta a Hermione. Ginny me decía que Hermione no solo estaba molesta por lo de Ron, si no que también estaba molesta por mi supuesta relación con ella. Eso a mi ya no me importó, en el fondo de mi corazón deseaba que ellos no se separaran. Ginny por su lado estaba enamorándose de Colin Creevy, chico de Gryffindor de cuarto curso igual que ella y muy admirador mio. Sentí celos sí, pero no de los de un enamorado, más bien eran celos de hermano. Debido a ello, Ginny y yo ya no bromeábamos tanto como antes. Hasta que se supo que Ginny ya era novia de Colin.



Era el último día de febrero cuando entre a la biblioteca y encontré a Hermione llorando en un rincón. Sentí que el corazón se me partía en dos al verla así. Sabía yo muy bien a que se debía, los rumores de que Ron andaba con otra chica se hicieron muy fuertes en esos días.



Algo me impulsó a hablarle después de tantos meses.



- ¿Te pasa algo Hermione? ¿Puedo ayudarte?.-



Ella me miró con recelo, aquella mirada me dolió hasta lo más profundo de mi alma. Con mis tonterías me gané el resentimiento de mi mejor amiga.- ¿De cuando aca te preocupa lo que pueda pasarme?.- Contestó bruscamente.



- Siempre me han importado Hermione.- Contesté sabiendo que ella no lo creía.



- Tan así que te olvidaste de tus mejores amigos. Cuéntame como van las cosas con Ginny, tu nueva y mejor amiga.- Dijo con un tono tan resentido que me dieron ganas de llorar con ella.- Vete, Potter, no quiero hablar con nadie.-



Aquella fue la gota que derramó el vaso, podía soportar su reproche, su enfado, pero no que me llamara Potter, eso no.



- Bien Hermione si no quieres que te ayude no lo haré, pero se de alguien que me explicará que pasa aquí. Y te juro que sí él tiene algo que ver en esto lo . . . – No pude terminar por que ella se puso en pie y me detuvo. Ante el cálido toque de su brazo me rendí.



- Él no tiene la culpa Harry, yo lo terminé, no quería hacerle más daño.- Dijo ella limpiándose las lagrimas derramadas.



Las palabras “yo lo terminé” resonaban con alborozo en mi cabeza, no era gentil de mi parte alegrarme por la pena de Ron pero en el fondo me alegraba, eso la dejaba libre para mi.



- ¿Por qué lo terminaste?.-



- A decir verdad el me terminó a mi. Padma Patil es mucho más bonita que yo y él no pudo resistirse, ya andaba con ella antes de terminar conmigo. Yo lo obligué a que me confesara todo y fue allí donde terminamos. No lo culpo Harry, yo tuve la culpa.- Volvió a llorar con fuerza.



- ¿Por qué dices que tuviste la culpa?.- Me quedé con la duda por que Hermione salió corriendo con rumbo a la torre de Gryffindor. Tenía la cabeza llena de tonterías no la tenía clara. Justo en ese momento ví entrar a Ginny que llevaba algo para mí.



- Esto te lo manda Ron, Harry.- Me dijo y enseguida se fue.



Leí aquel pergamino, aquello más bien parecía que me estaba citando a un duelo y la verdad yo no me iba a quedar con los brazos cruzados. Me aleje de ellos para que fueran felices, para que él que había sido afortunado al tener a Hermione a su lado la hiciera feliz y resultaba que él le había hecho mucho daño. La nota me pedía que fuera a los invernaderos a las 7 de la tarde.



Sin demora asistí al duelo. Caminé por un buen rato pero todo estaba oscuro y no veía a nadie. Grité Lummos y alumbré el lugar con mi varita. Al poco rato escuche a Ron. Me puse en posición de ataque en cuanto lo distinguí bien.



- ¡Te la dejé para que la quisieras Ron, no para que la hicieras sufrir.!- Grité apuntando con mi varita.



- ¡Espera!, no he venido a pelear.- Me dijo Ron tratando de ocultarse de mi varita.



- Entonces a que hemos venido.- Grite muy enojado. Estaba fuera de control, era el momento de que mis sentimientos salieran a flote.



- Harry, se lo que sientes por Hermione. Ginny me lo ha dicho.-



- ¡QUE!.- Me sentí traicionado una vez más, ¿Quién le daba derecho a Ginny para decirle a su hermano mis cosas? Se suponía que confiaba en ella.



- Déjame explicar.- Me pidió cuando vio mi cara de enojo.- Hermione esta enamorada de otro Harry, no soy yo. Y por mi parte perdí el entusiasmo con ella al ver que estaba más preocupada por tu actitud que por nuestra relación. Cuando miré hacía atrás no te encontré amigo. He perdido a mis mejores amigos, todo por que me he interpuesto entre los dos. ¿Creías que íbamos a ser felices sin ti?.- Me quede boquiabierto con lo que Ron me estaba diciendo. No podía creer lo tonto que había sido.



- Yo estoy enamorándome de Padma, y créeme que me sentí libre cuando terminé con Hermione, es una mujer bellísima, pero no de mi tipo. Ella es demasiado responsable y yo muy irresponsable, somos una mala mezcla Harry.- Yo seguía sin saber que decir.



- Ginny también me dijo que preferiste alejarte para no causarnos problemas. Mala elección Harry, no podríamos vivir sin ti.- Ron se acercó hasta mi y me dio un fuerte abrazo. Sentí como si mi vida hubiera regresado a la normalidad. Estaba recuperando a mi mejor amigo y lo bueno era que él se había sacrificado a quedar como el verdugo con tal de dejarme el camino libre con Hermione. Pero no todo estaba claro, Ron había dicho que ella estaba enamorada de otro, eso no quería decir que fuera yo ¿O sí?.



Mi amistad regresó a la completa normalidad con Ron, los días de relajo y de juegos estaban de vuelta después de casí un año. Todo Hogwarts estaba realmente sorprendido por lo que pasaba. Hermione estaba más tranquila al parecer, su rutina de perderse entre los libros de la biblioteca había regresado. Yo me acercaba más y más a ella y para placer mio nunca me rechazó y al parecer ya no me guardaba rencor por mi forma tan estúpida de comportarme. Aprendí que los verdaderos amigos lo perdonan todo.

Realmente disfrutaba de su presencia, era como perderse en otra dimensión. Su cercanía me embriagaba, no necesitaba cervezas de mantequilla para sentirme mareado, con su sola presencia era más que suficiente.



Ron y Ginny me ayudaban afanosamente para que a cada momento fuera más agradable con ella, me llevaban flores que cortaban en los jardines del colegio para que se las regalase. Estaba endeudado hasta los codos por las miles de golosinas y regalos que le compraba, era maravilloso cortejarla libremente y con su consentimiento pues nunca devolvió mis regalos.



Justo para finales de Abril los tres estábamos de vuelta, los tres amigos volvimos a pasearnos por todo el castillo como siempre, eso me llenaba de felicidad, la verdad es que comenzaba a sentirme muy mal con aquella soledad en la que me había encerrado.



Voldemort hizo de las suyas, trató de matarme a finales de mayo, salí con vida gracias a Dumbledore. Fue una batalla en la que salí muy mal herido, pero al menos me salvaron a tiempo. Averigüé muchas cosas malas y buenas del pasado de mis padres. Pero no dejé que me afectara pues con errores o no los amo y quiero salir adelante para un buen día de estos deshacerme de Voldemort. Pensaba muy entusiasmado.



Con problemas y no llegamos a Junio. Durante ese mes se hicieron varias fiestas para los que se graduaban en Hogwarts ese año, entre ellos estaban los gemelos y Lee Jordan. Fue durante una de esas fiestas donde sucedió el evento más hermoso de mi vida.



- Harry, tengo algo muy importante que decirte.- Me dijo Hermione muy colorada.



- Sí , ¿De que se trata?.- Pregunté tratando de no ponerme nervioso.



- De que te odie cuando andabas con Ginny.- Me quede con la boca abierta y con cara de no entiendo nada.- Sí Harry, por que desde entonces descubrí que te amo y que te estaba perdiendo solo por obstinada, por no lastimar a Ron. Cuando te veía sonreírle a ella, moría de celos y de ganas por que me sonrieras a mí. Tu indiferencia me estaba matando.- Yo solo la escuche y me moría de risa por dentro, nunca imagine que la táctica de darles celos funcionara. Nunca lo planee sin embargo me había funcionado. Ahora la chica de mis sueños estaba allí enfrente de mi declarándome su amor.



Hermione iba a continuar diciéndome lo que sentía, pero ya no se lo permití. Con lo que había dicho era más que suficiente para mi. La acerque tomándola de la cintura y la apreté a mi cuerpo. Sus suavidades se pegaron a mi cuerpo duro y sentí que desfallecería en ese momento. Ella trató de decir algo, pero puse mi dedo indice en sus labios. De inmediato acerque mi rostro al de ella, hasta sentír su respiración nerviosa sobre el mio. Con movimiento rápido aprese sus labios con los mios. Sus labios sabían a canela fresca. Primero fue un roce, pero después dimos paso a un beso más apasionado. Nunca sentí tanta necesidad de amar a alguien, nunca imagine que mi primer beso fuera tan intenso. Miles de sentimientos llenaron mi corazón. Sí el paraíso existe entonces debe de ser algo como esto, pensé en ese momento. Nos separamos para respirar, apoye mi frente con la suya.



- ¿Quieres ser mi novia Hermione?.- Pregunte abiertamente, sabía la respuesta pero quería oirla decir que me amaba.



- Claro Harry, te amo.- Ahora fue ella quien me acercó a sus labios y me besó con pasión. Yo me dejé hacer lo que ella quisiera..- ¿Me amas Harry?.-



- Más que a mi propia vida, sin ti no podría vivir más.- Y nos volvimos a besar.



El colegio terminó, milagrosamente había conseguido muchas Matriculas de Honor y aprobamos todos nuestro quinto curso. El expresso de Hogwarts nos llevaría a nuestras casas de regreso para las vacaciones de un nuevo año, le rogé tanto a Dumbledore que me dejara ir a casa de los Granger que finalmente accedió.



Así en la terminal de Kingcross, nos despedimos de Ron y su familia. Los Granger me aceptaron de inmediato en su familia, a la que entraría para jamás volver a salir. Hermione y yo gozamos a lo máximo de nuestras vacaciones en Francia a donde nos llevaron sus padres.

***



Muchos años han paso y estoy de vuelta con Hermione en Francia en nuestra luna de miel, el mundo mágico jamás volverá a saber de Voldemort que fue destruido por la orden del fénix cuando cursábamos ya el séptimo curso. Ron se casó con Padma. Ginny estaba en esas con Colin. Y ahora yo con Hermione, la vida ha sido muy indulgente conmigo.



- Harry son las dos de la madrugada, ¿Por qué no terminas de escribir mañana?.- Me esta gritando Hermione desde nuestra habitación.



- En un momento linda, no tardo.-



Estas son las memorias de “Mis Sentimientos”.



Fin.



Nota autora: Me gustaría conocer su opinión acerca de mi fic pueden escribir a [email protected]

Este es el primer Fanfic de HP que escribo, espero sea de su agrado.




Significado de emojis

 

Mis Sentimientos - Fanfics de Harry Potter

Mis Sentimientos - Fanfics de Harry Potter

Mis Sentimientos(Harry Potter Fanfic)Parte 1 Mi cuarto curso en Hogwarts terminó y ahora estoy en Privet Drive, en la casa de mis odiosos tíos. En verdad no

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-mis-sentimientos-fanfics-de-harry-potter-4808-0.jpg

2023-02-27

 

Mis Sentimientos - Fanfics de Harry Potter
Mis Sentimientos - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/5843
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente