No necesito mirar - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Desde que éramos niños, siempre había sentido algo por él, siempre me había sentido a gusto a su lado, de hecho solo por verlo había aceptado regresar a ese pueblo, bueno hasta que cumplí doce y mi hermana fue la que se negó por completo a regresar.

Solo fue un amor de niños, solo era eso, después de todo éramos unos niños cuando dejamos de vernos. Cada uno debió seguir con su vida y de hecho eso hice, mi vida continúo dejando en el pasado esa promesa de niños.

Después de todo éramos, solo eso, niños. Eran palabras que el viento se iba a llevar o al menos eso creí durante tantos años, en los cuáles me mantuve alejada de Forks, de todo aquello que me recordaba a él.

Mi vida estaba hecha en Phoenix, mis amigos, mi madre, todo lo que necesitaba estaba ahí, no añoraba Forks, después de todo ni siquiera había nacido ahí, mi madre dejo el pueblo embarazada y con una niña de dos años. Así que no podía decir que tenía algún cariño por Forks, lo único que tenía ahí era a papá.

 

- ¿Lista? - al escuchar la voz de mamá, termine de cerrar la maleta - Sam, puedes quedarte.

- Creo que después de vivir un tiempo en Venecia, papá merece que vaya a vivir con él - era una de las excusas más baratas que había usado.

- No entiendo porque dejaste Venecia, pensé que te agradaba vivir allá - poso sus manos en mis hombros.

Decirle a mi madre que había sido expulsada, bueno no era tanto así, Renee siempre había confiado tanto en mí y en mi talento en el piano y el canto, que no podía decirle que por culpa de un imbécil, me habían quitado la beca y por tal no podía seguir ahí.

Debido a que no teníamos el suficiente dinero, para mantener el internado, si con trabajos, había podido pagar el 20% de la escuela, ni siquiera tenía que mandarme dinero, claro que yo había tenido que trabajar, para poder comprar algunas cosas superficiales, ya que el sustento, el material y el techo era dado por la escuela.

- Me sentía sola - mentí.

- Creí que te acostumbrabas al lugar - me miró seriamente.

Simplemente sonreí y me abrace a ella, en un año no había logrado olvidarme de mis amigos, los cuales de nuevo iba a abandonar, pero extrañaba a mi hermana y a papá, solo me quedaría con ellos el ciclo escolar, o sea un año.

- Vamos chicas - llamo Phil que tomaba mi maleta - vaya, Sam si que llevas más que Bella.

No conteste solo deje que salieran, me giré de nuevo a mi habitación, no era muy grande, pero en ella estaba todo lo que había vivido, mi niñez se quedaba en este lugar, en el cual había crecido, había dejado mi primer diente debajo de la almohada.

En donde mamá me contaba esas historias de princesas, que Bella siempre me rompía contándome el verdadero final, si porque mi hermana desde los seis años comenzó a devorar los libros, mientras lo mío siempre fue la música, desde los cuatro que entre a ballet, pero justo al lado de donde practicaba, enseñaban piano.

Este era el momento en el que decía adiós a Phoenix, y tenía que decir hola a Forks, un lugar al cuál apenas recordaba, cerré la puerta, este era el final de un capitulo de mi corta vida y el inicio de otro, solo esperaba que fuera bueno.


Bueno espero ke les guste ^^ y dejen comentarios

El viaje había sido corto, bueno después de un viaje a Venecia, el resto son cortos, bueno la mayoría, en ese momento ya estaba en la patrulla de Charlie, rumbo a mi nueva casa, papá no era muy hablador y en cierta forma eso me exasperaba.

 

- ¿Por qué Bella no vino? - fue lo primero que se me vino a la cabeza, para acabar con el silencio.

- Ella no está muy bien - susurro, arrugue la nariz.

- ¿Está enferma? - pregunte observando su reacción.

- Deprimida - contesto, su rostro mostraba preocupación.

- ¿Deprimida? - no podía entender porque mamá no lo sabía.

- Su novio se fue - ante aquello eleve una ceja.

No podía creer que mi hermana hubiera tenido novio y yo no lo supiera, esto era realmente extraño, y además que estuviera deprimida porque se había ido, no era la misma Bella que yo había dejado en Phoenix, hacía un año, el viaje fue aun más corto de lo que pensé.

Charlie bajo mis maletas y me guió a la casa, en la sala pude escuchar voces, papá me hizo una seña para que entrara, mientras él subía mis maletas a la habitación que supuse tendría que compartir con Bella. Respire profundo, tratando de infundirme valor para entrar.

En cuanto lo hice, note a un hombre en silla de ruedas, el cabello negro piel rojiza, rasgos zafios y unos penetrantes ojos negros, trate de hacer memoria, pero la verdad no recordaba un nombre para él, que me sonreía, se la regrese tímidamente, y desvíe mi mirada a un chico de cabello largo, que sinceramente me causo escalofríos y más cuando su mirada se cruzo con la mía, no era feo, pero el cabello sencillamente no le ayudaba.

Arrugue la nariz inconscientemente, enseguida a su lado, estaba Bella, su palidez creo que era mayor, sus ojeras un tanto prominentes, sin pensar me abalance sobre ella, necesitaba abrazarla decirle que la había extrañado horrores y desahogarme con ella lo que no pude hacer con mamá.

- Sammy - susurro Bella, mientras respondía mi abrazo - te extrañe.

- No más que yo - le asegure.

En ese momento lo único que deseaba era llorar, lo que había guardado por un mes, en ese momento deseaba salir, pero me controle, después de todo había otro hombre y un chico que no recordaba haber visto.

- Samantha - al escuchar la voz de papá, me separe de Bella - ¿ya saludaste a Billy y a Jake?

Ante aquello abrí los ojos sorprendida, no podía creer que Billy Black fuera ese hombre en silla de ruedas, a él lo deje de ver un poco antes de dejar de venir, tendría como ocho años, y menos que ese joven de cabello largo, fuera el mismo niño de siete años que me prometió amarme por siempre.

- Lo siento - me disculpe, caminando hacia Billy - pero no lo reconocí.

- Bueno, si yo te hubiera visto en la calle tampoco lo habría hecho - me sonrió - ya eres todo una señorita, creo que Charlie ya huele a suegro, por doble.

Después de eso soltó una carcajada, mientras papá solo fruncía el ceño, desvíe mi vista hacia Jacob, en verdad no podía creer que ese fuera el niño que siempre andaba atrás de mí, para protegerme. Sonreí al recordar aquello, camine hacia él y al no saber que hacer, le extendí mi mano.

- Me da gusto verte de nuevo - fue lo que salió.

- Lo mismo digo - me estrecho la mano, con un poco de fuerza.

No esperaba una ceremonia de bienvenida, pero eso de "Lo mismo digo" no estaba dentro, de mi lista de un buen recibimiento, me soltó casi enseguida, mientras mi mano lo agradecía.

 

- No podía creer que regresarás de Venecia -comento Bella, cambiando de tema - cuando mamá me lo dijo, creí que bromeaba.

- Problemas - susurre.

Ante aquello me tomo del brazo y me saco de la sala, guiándome a la cocina, cuando estuve ahí fue el momento en que me solté a llorar, Bella me abrazo tratando de tranquilizarme, pero enserio me sentía mal.

- ¿Qué paso? - me pregunto, mientras me acariciaba el cabello.

- Literalmente me corrieron, - susurre - me quitaron la beca.

- ¿Por qué? - me separo de ella y clavo su mirada en mí.

- Por mala conducta - sus ojos se entrecerraron - me escape, para ver a un amigo, y bueno lo descubrieron y me quitaron la beca.

- No entiendo - me miro con irritación - hiciste hasta lo imposible por conseguir la beca, te la dan y por un chico la pierdes.

Ella no entendía y la verdad no tenía ganas de aclarar nada, me sequé las lágrimas y sonreí, mientras la volvía a abrazar, ella un tanto desconcertada, respondió mi abrazo, no importaba lo demás solo que ahora estaba de nuevo con mi hermana.

Me separé de ella al escuchar que alguien se acercaba, y como supuse en menos de un minuto, mi padre, Billy y Jacob entraban a la cocina.

- Charlie habla mucho, de que estabas en Venecia - Billy en verdad parecía muy entusiasmado - que tocas maravillosamente el piano.

- Papá suele exagerar - sentí mis mejillas arder.

- Te dieron una beca - replico Charlie - y no cualquier beca, sino una del ochenta por ciento, así que si eres buena.

En ese momento de nuevo sentí el nudo en mi garganta, esperaba que papá no comenzara como mamá a preguntar, porque había dejado la escuela, pero parecía que a él le emocionaba más que estuviera ahí, que saber porque había dejado mi sueño.

La tarde paso tranquila, al menos pude alejar de mi mente, que mi sueño de la escuela de música se había ido a la basura. Mi vida comenzaba de cero aquí.


Bueno espero ke les guste el capitulo ^^

Capitulo dedicado a:

amolamitologia

las trillizas cullen

El lunes en la mañana, me desperté cuando escuche que algo se rompía, mis ojos se abrieron de golpe y vi a Bella levantar un vaso, me estiré para desperezarme. Después de todo hoy sería mi primer día en la escuela, me levante sin ver a Bella, que en verdad parecía en otro mundo.

Me duche, y me vestí con calma, cuando estuve lista y llegué a la cocina; Bella ya había dejado un plato con huevos frente a mí, no hablo y pues yo tampoco tenía nada que decir, comí en silencio sin ver nada en especial.

Charlie bajo unos diez minutos después, Bella le sirvió huevos y café; le agradeció, mientras ella también se sentaba a comer, en cuanto termine, me levante y lave mi plato y mi vaso, estaba por subir y lavarme los dientes.

- Tu madre me dijo, que necesitabas aprender a conducir - repuso papá - y además que tenías que sacar tu permiso.

- Bella me llevará al colegio ¿no? - mi hermana asintió - entonces no necesito aprender.

- Ya quede con Jake, de que él te enseñará - lo observe con una ceja elevada - vamos, tu cumpleaños es en un mes, cualquier chica de tu edad, estaría emocionada por tener su permiso.

- Ok - acepte - ¿Cuándo comienzan las clases?

 

- Hoy en la tarde - asentí - pasará por ti a la escuela.

De nuevo afirme con la cabeza y subí las escaleras para lavarme los dientes, cuando termine Bella ya me esperaba en la puerta, así que me despedí de Charlie y seguí a mi hermana a la pickup que para ser sincera, desee no hacerlo, pero era la única forma de llegar a la escuela o en la patrulla de papá.

Sin pensar mucho subí, el camino a la escuela fue un poco lento, ya que no había radio en la camioneta, así que comencé a tararear una canción, pero aun así fue un poco aburrido, Bella enserio no parecía quería hablar conmigo y ni siquiera entendía la razón.

- Bell - llame, como dije los silencios no me agradaban - ¿Qué tal tu vida aquí?

- Bien - su voz fue seca.

- Renee, menciono que tenías novio - ante aquello, su mirada se ensombreció - pero no es necesario hablar de ello.

- Te fuiste - gruño - no tengo porque hablarte de mi vida.

No dije nada, creo que tenía razón, así que no dije nada, en cuanto llegamos a la escuela baje de la camioneta y camine hacia la dirección. Esa chica que estaba en Forks no era mi hermana, la Isabella que había dejado en Phoenix se abría conmigo.

Pero ahora yo era una extraña en su vida, en cuanto entre a la escuela sentí varias miradas sobre mí, pero trate de aparentar que no era hacía mí, camine despacio hacia la oficina, en donde una mujer como de unos cincuenta años, cabello castaño rojizo y lentes que escondían sus ojos negros, en cuanto me vio me sonrió.

- Buenos días - salude - soy Samantha Swan, y vengo por mi horario.

- Claro, querida - su sonrisa se hizo curiosa.

Suponía que pensaba, después de años las dos hijas del jefe de policía, habían venido a vivir con él, esperé con paciencia ante la mirada atenta de las otras dos mujeres de la oficina, dos minutos después me había entregado mi horario.

- Gracias - le dije antes de salir.

En cuanto estuve fuera de la oficina, observe mi horario y noté que tenía Literatura, no tenía ni la menor idea de donde era el salón, y Bella en verdad parecía molesta, además supuse que ya estaría en su clase, así que sin más comencé a caminar, esperando que el salón me gritará "¡Aquí, aquí! Entra"

Pero como es lógico eso no sucedió, camine esperando que algo me dijera, que ahí debía entrar, suspire frustrada, ya que no había ninguna persona que pudiera preguntarle o al menos eso creí, hasta que vi a un chico de cabello rubio y ojos azules.

- Hola, - salude - soy nueva y necesito saber donde está el salón de Literatura.

- Claro - me sonrió - subes y el último salón a la derecha, ese es.

- Gracias.

Y sin más camine al lugar que me había indicado, la clase paso sin relevancia, no hable más de dos minutos más que con una chica que no recordaba su nombre y solo pregunte donde quedaba el salón de biología.

Llego la ahora del almuerzo, en la cual Bella me hizo una seña para que me sentará en su mesa, cuando llegué observe al chico que me había ayudado esa mañana.

- Hola de nuevo - me sonrió.

- ¿Ya se conocen? - la voz chillona de una chica rubia y de ojos miel, sonaba irritada.

- Me pregunto, por el salón de literatura - elevo los hombres.

- Soy Ángela - se presentó una chica de cabello negro, ojos cafés que se ocultaban detrás de unas gafas.

 

- Soy Erik - repuso el chico a su lado, delgaducho, cabello negro al igual que sus ojos.

- Está mañana no me presenté - el rubio me tomo la mano - soy Mike.

- Y yo Jessica - la rubia me sonrió fingidamente.

- Soy Samantha - me presenté.

- ¿Eres algo de Bella? - la voz de Ángela me hizo entender que mi hermana, no me había mencionado.

- Soy su hermana - conteste con simpleza.

En menos de lo que imagine, estaba siendo acosada por preguntas, sobre que tal me había ido en Venecia y porque había regresado, supuse que Charlie había hablado demás de mí. Después de un largo interrogatorio en el cual no me ayudo mi hermana, de nuevo regresamos a clases.

Se me fueron demasiado rápido las clases, así que en menos de lo que imagine ya caminaba hacia el estacionamiento, en donde vi una Golf roja, bastante vieja y en ella estaba recargado Jacob. Camine hacia él, tratando de no pensar en el miedo de poder estrellarme.

- Hola - salude.

- Hola - su voz fue seca.

- Lamento que tengas que perder tu tiempo conmigo - baje mi mirada.

- No interesa - estuve por replicar, pero decidí que lo mejor era callarme.

Subí del lado de copiloto y él condujo, no puse atención hacía donde íbamos, pero diez minutos después se detuvo, en cuanto lo hizo bajo del auto, y ante aquello yo hice lo mismo y camine hacia él para entender, porque nos habíamos detenido en el mirador.

- Sube - estaba por rodear el auto, para subir del lado del copiloto, pero me detuvo - debo enseñarte a conducir.

- No aquí - susurre.

- Sube - su voz sonó a orden, así que decidí subir.

Espere a que él subiera del lado del copiloto, en cuanto lo hizo, me entrego la llave, la observe confundida y nerviosa, no me gustaba mucho esto de conducir, de hecho era bastante miedosa con esto, prefería los aviones o los barcos a los autos.

- Introduce la llave, - y con manos temblorosas eso hice - observa tus tres espejos, los laterales deben mostrarte la parte baja de los costados - observe ambos lados, asentí cuando vi que si lo hacían - ahora el retrovisor - lo señalo - debe ver la parte trasera, o mejor dicho a los autos - suspire y clave mi mirada en el.

- Ya - coloqué las manos de nuevo en el volante.

- Ahora pon tu pie izquierdo en el clutch - me señalo el último pedal de los tres - písalo a fondo - y eso hice - ahora gira la llave.

Cuando lo hice, escuche el motor rugir, aunque a mí me pareció que iba a explotar, pero Jacob no dijo nada, así que confíe que todo estaba bien, mis manos comenzaron a temblar sobre el volante.

- Ahora saca lentamente el clutch - mi pie lo hizo más lento de lo que fue capaz, aunque comenzó a vibrar - más despacio, - en ese momento el auto comenzó a moverse - pisa el acelerador, el de la derecha, lentamente.

- Me da miedo - susurre.

- Lo estás haciendo bien - mis manos estaban en el volante - ahora ya suelta el clutch, muy bien así, ahora mantén tu vista fija al frente, pero también a los lados.

En ese momento vi comos unas luces me cegaban, sin pensar en nada pise el freno, pero como aun no me enseñaba a frenar el carro se apagó, pero no me intereso, baje del auto, con las lágrimas a punto de salir, sentí una opresión en el pecho.

- Así no va a funcionar - me espeto - no puedo creer que el miedo te congele.

Eso no era, sabía que manejar no era complicado, el único problema es que cuando lo hacía se me venían imágenes que no deseaba, de hace seis meses, me aterraba la sola idea de tener que conducir.

- Deberías ser como Bella - no respondí - no puedo creer que seas tan miedosa.

- No entiendes - susurre - solo dile a Charlie, que no lograste que aprendiera, y déjame.

- Sube al auto - me ordeno.

- No - mi voz estaba por quebrarse.

- Charlie no me pagará, si su nenita no aprende - me tomo del brazo, para obligarme a subir - así que te enseñaré aun en contra de tu voluntad.

- No quiero - le espete, tratando de soltarme de su agarre.

- Jake - ante aquella voz, me soltó - Hola.

Solo hice un leve movimiento con la cabeza, ya que sentía un nudo en la garganta, pero observe a un chico de la edad de Jacob, el cabello un poco más corto que él, era bastante guapo y a él le sentaba un poco más el cabello largo.

- ¿No nos vas a presentar? - replico el chico - bueno no importa, soy Embry.

- Samantha - conteste suavemente.

- Bonito nombre, pero supongo que una chica hermosa, merece un nombre que le haga honor -ante aquello sentí mis mejillas arder.

- Embry vete - le espeto Jacob - trato de enseñarle a conducir.

- Ya dije que no quiero - replique - así que déjame en paz.

- Ya la escuchaste - Embry tomo la mano con la que me sostenía, y lo obligo a soltarme - te acompaño a casa.

- Gracias - sabía que Jacob, no iba a tardar en replicar.

Tome a Embry del brazo y salí de la vista de Jacob, lo más rápido que mis pies me dieron permiso de hacerlo, en cuanto me sentí segura, solté su brazo, y me di el permiso de suspirar.

- ¿Por qué no quieres aprender a manejar? - me pregunto, después de que subimos a un autobús.

- Larga historia - eleve los hombros - mejor dime ¿Qué eres de Jacob?

- Amigo - sonrió levemente - ¿y tú de donde lo conoces?

- Charlie y Billy son amigos - conteste - as

- ¿Eres hija de Charlie Swan? - asentí levemente - eres la hermanita, del amor imposible de Jacob.

- ¿A Jacob le gusta Bella? - eso en cierta forma dolió, y no entendí la razón.

- Desde que llego a Forks, parece que hipnotizo a Jake - rodó los ojos - no sabe hablar de otra cosa, que no sea de ella.

No dije nada, así que Jacob Black estaba enamorado de mi hermana, pero ella parecía que adoraba a su ex, necesitaba conocer más del chico, que solo sabía por papá que era un Cullen, pero en casa no se mencionaba el nombre, y tenía que conocer un poco más de él.


Espero ke les guste el capitulo n.nU

Capitulo dedicado a:

marjhon

las trillizas cullen

- Jake, me llamo - ante la voz de Charlie, gire mi vista - y dijo, que te habías rehusado a aprender a conducir.

Samantha, ni siquiera pareció interesarle, ya que no despego la vista de su cuaderno, papá se sentó frente a ella, esperando a que se dignará a verlo, pero eso no sucedió.

- ¿Qué pasa Sam? - pregunto Charlie - tu madre, dijo que desde que habías regresado, habías cambiado. Pero no lo creí, pero ahora que me dijo Jacob que fuiste grosera con él, creo que Renee tiene razón.

- ¿Te dijo que fui grosera? - su voz no mostró emoción - dile que lo siento, no quise serlo.

- Sammy - papá en verdad parecía preocupado - sé que no soy una persona, con la cual se pueda hablar, pero pensé que estar con Jake te ayudaría; después de todo ambos se llevaban muy bien cuando niños.

 

- Voy a cumplir dieciséis - repuso - ni Jacob, ni yo ahora tenemos nada en común, y lo de conducir, no quiero hacerlo.

Y sin más se levanto de la mesa y subió las escaleras, en ese momento Charlie clavo su mirada en mí, negué suavemente, para hacerle entender que no sabía que le pasaba, así que subí para averiguar que tenía. Abrí la puerta y la encontré boca abajo, pensé que estaría llorando.

Me senté a un lado de la cama y acaricie su cabello, ella no levanto la mirada, pero noté que en una de sus manos tenía algo, ¿Qué sucedía con ella? Su vida en Venecia no parecía mala, de hecho creí que vivía feliz ahí.

- ¿Qué pasa? - pregunte acariciando su cabello.

- Nada - su voz no mostró emoción.

- Puedes confiar en mí - susurre.

- Confiaba en la Bella de Phoenix, - me espeto - a la que se abría conmigo, y siempre tenía una sonrisa - sus ojos azules se clavaron en los míos - esté tiempo no solo tú has cambiado, yo también lo he hecho, no soy la misma niña de catorce. Mis ilusiones se fueron a la basura, ya no puedo sonreír, sin que me duela.

- No entiendo - la vi levantarse de la cama.

- Yo tampoco comprendo tu vida - replico - y no he preguntado por ella, así que déjame.

- Sam - llame en voz baja - duele al recordar.

- ¿Y crees que a mí no? - sus ojos azules brillaban - lo perdí todo.

- Tú no conoces eso - la mire fríamente - tú no tienes idea de lo que es perder tu corazón, pero seguir con vida.

Sonrió forzadamente, tenía razón ese brillo de picardía, viveza e inocencia ya no estaba, sus ojos se veían opacos, pero ella no entendería lo que yo vivía, saber que el amor de mi vida se había ido, necesitaba vivirlo para entenderlo.

- La que no lo entiende eres tú - y sin más que decir salió del lugar.

En ese momento noté que en su cama había una foto, en donde estaba un chico, de cabello negro y ojos verdes, lo observe detenidamente no era feo, pero no era el tipo que mi hermana buscará para salir, deje la fotografía en su buró.

Sam necesitaba hablar, sufría eso lo había descubierto, el único problema como iba a hacer que se abriera conmigo, creo que para lograrlo yo tenía que hacerlo primero, así que salí de la recamara y al ver la puerta abierta salí, sin responder nada de lo que Charlie me preguntaba.

En cuanto salí, la vi sentada en uno de los escalones, me senté a su lado, y pase mi brazo por sus hombros, ella no se inmuto como creí que lo haría, era mi hermana, mi mejor amiga desde siempre, era mi diario personal y yo era el de ella, y quería que esos tiempos regresarán.

- Edward - susurre - lo conocí, el primer día de clases, compartíamos mesa en Biología, parecía que yo no le caía bien, - no creo que fuera bueno que le contará el pequeño detalle que era vampiro - pero con el paso del tiempo, comenzamos a conocernos y pues paso lo inevitable, me enamoré. Pero a su padre le ofrecieron un mejor puesto en otro país y él tuvo que irse.

- Al menos sabes que él vive, - su voz fue monótona - en cambio yo no sé, si volveré a ver a Matthew con vida. Desde que llegue a Venecia, nos hicimos grandes amigos, después de todo a él también le gustaba el piano - su mirada veía a la nada - es un chico increíble, sabía que le gustaba y él a mí, pero nunca dijo nada, solo me trataba como una princesa. Entonces en vacaciones hicimos una excursión a Londres, estaba segura que ahí me pediría que fuera su novia, de hecho todos lo creían.

 

<

En ese momento, comenzaron a salir las lágrimas; la apreté con fuerza, tratando de hacerle entender que aquí estaba, y no me iba a ir, que era su hermana le gustará o no, e iba a estar ahí para apoyarla.

- Nos atendió un doctor que para nuestra suerte, era el de su familia, conocía todo sobre sus enfermedades, entonces le dijo que tal iba con el tratamiento - soltó un ligero sollozo - él no contesto, quise saber de que hablaban, y lo supe - ante aquello su voz tembló - tiene Lupus.

En ese momento mi voz se había ido, había esperado todo menos aquello, y por tal no sabía que decir.

- El día que me escape de la escuela, fue porque se había puesto mal - susurro - le suplique, al director que me dejará salir, pero no lo hizo, así que escape, pero cuando regresé ya me esperaban - suspiro - me quitaron la beca y a pesar de eso, trate de estar con él, me quede un mes más.

- ¿Llevabas un mes fuera? - arrugue la nariz.

- Lo quiero, es mi mejor amigo - susurro - quería al menos estar ahí, hasta que saliera del hospital, pero el poco dinero que tenía se termino, así que no pude más que volver, pero no sabes la angustia que siento de no saber que pasa con él, de no escuchar su voz. Necesito al menos saber que esta bien, que no hay mayor dificultad, solo eso.

- Sé lo que sientes - le asegure - pero debes hacerte a la idea.

- No quiero - movió la cabeza con frenesí - no puedo imaginar, que no pueda aunque sea escuchar su voz, duele de solo imaginarlo.

- Él va a seguir aquí por mucho - bese su cabello - vivirá muchos años más, nadie sabe lo que pueda pasar.

- Eso espero - recargó su cabeza en mi hombro - no sabes, como deseo que él siempre esté conmigo.

La abrace de nuevo y deje que llorará, después de todo creo que su vida perfecta no era tan perfecta, sufría y creo que más de lo que podía haber pensado, la niña que siempre encontraba el lado bueno a todo había desaparecido, al igual que esa ansiedad de querer conducir.

Samantha ni yo, éramos las mismas de hacía más de un año, ni lo volveríamos a ser, creo que lo mejor hubiera sido que, nos hubiéramos mantenido unidas, pero no imaginaba mi vida sin Edward.


Matthew

Bueno espero les guste el capitulo

Capitulo dedicado a:

luna_bella

las trillizas cullen

erika_cullen

marjhon

- Sam - escuche la voz de papá - tienes visita.

 

- ¿Visita? - repetí, ya que no recordaba haber hecho amigos en las dos semanas.

- Tal vez sea un admirador - bromeo Bella.

Le mande una mirada ácida, antes de bajar y ver quien era la visita, cuando llegué al comedor, observe a Embry con una media sonrisa, mientras papá lo miraba como queriendo saber toda su vida, sonreí levemente, terminando de bajar las escaleras.

- Hola - salude - ¿Qué haces aquí?

- Venía a ver como estabas - elevo los hombros - y también a dar una vuelta, claro si tu padre lo permite.

- ¿Puedo? - pregunte con inocencia.

- Te quiero antes de las nueve - esa fue su forma de darme permiso.

- Aquí estaré - le asegure.

Papá salió de la cocina, mientras Embry me observaba como si fuera lo más interesante, en ese momento de nuevo sentí mis mejillas arder y como mis manos comenzaban a sudar, así que tratando de salir de aquello.

- Bueno es mejor que nos vayamos - repuse, para que me dejará de ver.

- Lo que tú digas - me hizo una seña para que saliera.

Y eso hice, en cuanto estuve fuera comencé a caminar, esperando que él se colocará a mi lado y eso hizo, caminamos cerca de diez minutos, sin que él abriera la boca, pero espere a que se le ocurriera decirme algo lo que fuera estaría bien, de hecho hasta del clima serían un maravilloso tema, pero parecía que de sus labios no iba a salir nada.

- ¿Puedo preguntar algo? - lo dijo, cuando estaba apunto de decir cualquier estupidez.

- Claro - le sonreí para darle confianza.

- ¿Qué fue lo que le hiciste a Jake, para que no te soporte? - ante esa pregunta abrí los ojos, yo no había hecho nada - bueno, es que me suena ilógico, ya que a Jacob, le cae bien hasta las piedras.

- ¿Le caigo mal? - arrugue la nariz, él asintió - pues nada, al menos no que yo recuerde.

- Es raro - susurro - ya que yo conocí de ti, cuando él te menciono, tendríamos como siete años, cuando dijo que Samantha Swan era la niña más linda que había conocido.

Reí al escuchar aquello, no podía creer que Jacob hubiera hablado de mí con sus amigos, creí que solo había sido algo de niños, Embry me observo con una ceja elevada, lo cual aumento mi risa.

- ¿Qué es lo gracioso? - cuestiono al ver que no paraba de reír.

- Jamás pensé, que Jacob me consideraba linda - eleve los hombros con una ligera sonrisa.

- Pues lo hacía - fijo su vista en el cielo - aunque ahora, entre más lejos de ti mejor.

- Eso dolió - bromee - pero sinceramente Jacob Black, no es importante en mi vida, y dudo que en algún momento lo haya sido.

- Golpe bajo - repuso, fijando su vista en mí - ya que para él, al menos dos años de su vida te espero, y te extraño.

- Es una lastima, - la verdad eso no me interesaba - pero creo que lo mejor, es que mantengamos la distancia.

- Eres diferente - ante aquello arrugue la nariz.

- ¿Diferente a quién? - en ese momento me detuve, para verlo fijamente.

- A tu hermana - respondió - tienes algo en la mirada, que ella no tiene, tienes algo que me obliga a verte, y que puedes defenderte sola, que solo necesitas a alguien a tu lado que te diga que puedes, en cambio Bella se nota frágil, y un poco miedosa si pides mi opinión.

Solté una ligera carcajada, ya que yo era más frágil de lo que aparentaba, y era demasiado insegura, no podía hacer nada sino sabía que todo iba a salir bien, ok bromeo, no era alguien que pensará mucho las cosas, aunque tampoco era un impulsiva por completo, y lo de frágil no era tan fácil de doblegar.

 

- Eres una tormenta, Isabella es tranquilidad - lo vi acercarse a mí, pero sus ojos negros se clavaron en los míos - tú eres alegría, alborotas todo lo que esta a tu alrededor y ella sosiega todo.

- Vaya - sonreí - eres todo un poeta - dije con burla.

- Solo digo lo que pienso - replico.

- Por eso me agradas - bese su mejilla - porque, no temes en ocultar tu carácter.

- Y tú me agradas, por esa felicidad que irradias - me sonrió - eres como un sol, que ilumina al resto con su alegría.

- Creo que el paseo te afecto - lo observe como si estuviera loco - así que es mejor, que regrese a casa y tú te vayas a la tuya.

- Muy bien - acepto - pero el sábado debes ir a La Push.

- Ok - respondí con una media sonrisa - el sábado iré.

Sin más camine de regreso a casa y él camino hacia a la avenida, para tomar el bus e irse a La Push, en ese momento llego a mi mente de nuevo Jacob, ¿Por qué no le caía bien? Tal vez Bella lo supiera, ya que en los últimos días comenzaba a llevarse con él.


Embry Call

Bueno espero les guste el capitulo

Capitulo dedicado a:

luna_bella

marjhon

Bonita_Yow

vampirefangigi_17

Zhere StAr De Black

POV Jacob

La cara estúpida de Embry de hacía una semana, comenzaba a fastidiarme, además de que no dejaba de hablar de Samantha, que si ella había dicho que sí a su invitación a La Push, en verdad eso a mi me importaba un cacahuate, aunque Quil lo escuchaba atento y se burlaba de vez en cuando de él.

- ¿Le vas a pedir que sea tu novia? - pregunto Quil, mientras nos sentábamos para almorzar.

- Estoy meditándolo - confesó - está semana, me la he pasado increíble con ella, siempre me está haciendo reír con todo, además es hermosa.

- Parece que a Jake no le agrada - comento Quil, dándome un codazo - así que yo creo, que no es tan maravillosa como la describes.

- Pues mi opinión sobre ella es completamente distinta - elevo los hombros - y si a Jacob, no le agrada no es mi problema.

- Ya te está lavando el cerebro - le espete - te está poniendo en mi contra.

- Ella ni siquiera sabe que existes, - su voz fue ronca - así que no te creas el centro del Universo.

Y sin más se levantó de la mesa, sentí la mirada de Quil, pero no quise regresársela, porque sabía que me iba a estar observando con cierto reproche, por eso seguí con mi hamburguesa, como si nada hubiera pasado.

- Esta vez te pasaste - ya sabía que no iba a tardar tanto en reprochármelo - ¿Qué fue lo que te hizo?

- Nada - era cierto, no me había hecho absolutamente nada.

- ¿Entonces? - en ese momento deje la hamburguesa y levante la mirada.

- Solo no me agrada para Embry - respondí con simpleza.

Quil no parece muy seguro de mi respuesta, pero decide no decir más, después de todo no es una persona que se entrometa en la vida de los demás, y era algo que agradecía, ya que tratar con él el tema de Samantha no iba a hacer muy factible.

Era viernes, así que me quede en casa viendo televisión y comiendo de todo, Billy decía que si seguía así iba a terminar obeso y sin conseguir novia, y me quedaría en su casa por siempre, pero en verdad mi padre solía exagerar. Así pase mi día sin ninguna otra cosa interesante.

 

El sábado en la mañana me desperté más temprano de lo normal, ya que hoy vendrían Embry y Quil a ayudarme un poco con el motor de mi auto, me puse mi ropa de trabajo, ya que iba a terminar lleno de grasa y no creo que eso a Billy le gustará.

Camine hacia el pequeño taller que había hecho, para arreglar el motor y el carro, entre y observe el motor, sin más me puse a trabajar sin esperar a mis amigos, llevaba como una hora cuando Quil llegó.

- ¿Y Embry? - pregunto, al notar que no estaba ahí.

- Pensé que estaba contigo - no despegué mi vista del motor.

- Lamento llegar tarde - se disculpó Embry.

- Hola - al escuchar aquella voz, mi dedo se atoró.

- Maldición - gruñí, mientras me apretaba el dedo, ya que al jalarlo, me corte.

- Déjame ver - estaba por decirle que se alejará, pero creo que debía darle una oportunidad, después de todo a uno de mis mejores amigos le gustaba, le extendí la mano - necesito agua, alcohol y algodón.

En menos de lo que imagine, estábamos solos, ella ni siquiera pareció importarle, ya que apretaba mi dedo, tratando de hacer que la sangre parara, la observe la verdad no era fea, ya no quedaba nada de la niña de la que me había enamorado, solo tal vez los ojos, aunque hasta ellos parecían haber cambiado.

- Lamento, si fui grosera, el día que tratabas de enseñarme a conducir - repuso sin verme.

- No importa - conteste secamente.

- ¿Puedo hacerte una pregunta? - esta vez sus ojos hicieron contacto con los míos.

- No - ella arrugo la nariz.

- ¿Qué te hice? - su mirada se volvió fría - ni siquiera he hablado contigo, para que te caiga mal.

- No eres la misma - fue mi patética excusa.

- Ni tú tampoco, y no por eso no te soporto - me espeto.

La vi acercarse a mí, por unos segundos me quede quieto, esperando su siguiente paso, pero se quedo a escasos centímetros de mí rostro, podía ver claramente sus largas pestañas y ver que tenía un tanto resecos los labios, además de que podía sentir su aliento chocar contra mi nariz.

- ¿Dónde quedo el Jake que era mi amigo? - susurro.

- Amo a Bella - esa no había sido su pregunta, pero salió.

- Olvídalo - se separo de golpe - veo que el Jake pequeño ya no está, solo queda el títere de mi hermana.

No pude decir nada, porque en ese momento entraron mis amigos, con lo que había pedido, pero en cuanto ellos entraron, ella salió, Embry me mando una mirada asesina y salió detrás de Samantha.

- ¿Qué le hiciste? - Quil me observaba seriamente.

No conteste, solo le quite el algodón y el alcohol y yo mismo limpie mi herida, creo que esta vez a Embry le iba a durar más el enojo, pero ya no podía hacer nada, ya lo hecho, hecho estaba.

POV Samantha

¿Por qué me molestaba, que me hubiera dicho que amaba a Bella? Después de todo yo no me le estaba declarando, solo quería encontrar al Jake de mi niñez, pero creo que ese había desaparecido, y pues con este actual Jacob no tenía nada en común y lo mejor era mantenerme alejada de él.

- Sam - al escuchar la voz de Embry me detuve - ¿Qué te hizo?

 

- Nada - sonreí levemente - solo no nos llevamos.

- Lo siento - se disculpó.

- No tienes que hacerlo - replique - además, no es tu culpa que Jacob no le caiga bien y bueno ahora es mutuo.

- Es mi amigo - su voz fue suave.

- Es perfecto que lo sea - le asegure - yo no vengo a dañar ninguna amistad, solo nosotros no congeniamos y en eso tú no tienes porque estar envuelto.

- Pero me gustas mucho - ante aquella declaración abrí los ojos por la sorpresa - y bueno yo quería, que aceptarás ser mi novia.

- Embry - repuse - eres muy agradable, me caes increíble y en verdad eres guapo, pero necesito más tiempo, no te estoy diciendo que no, bueno en un futuro, es mejor que nos conozcamos más y ver si aun te sigo gustando después de un mes.

- ¿En un mes me das tu respuesta? - esa sonrisa ladina, me hizo reír.

- Supongo - eleve los hombros.

- Muy bien, te daré tiempo.

- Gracias - bese su mejilla - ahora dame mi paseo por La Push.

- Claro - se llevo la mano a la nuca, creo que lo hacía cuando se avergonzaba - vamos - me ofreció su brazo.

Creo que necesitaba tiempo, para superar todo y conocer a Embry un poco más, esperaba que me cayera mejor y tal vez en el futuro podría haber algo entre nosotros, no me estaba cerrando a una posibilidad entre él y yo.


Bueno espero les guste el capitulo n.nU

Capitulo dedicado a:

marjhon

las trillizas cullen

luna_bella

evealex

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

Bonitha_Yow

POV Bella

De nuevo comienzo a sentirme sola, después de todo, mi hermana casi no está en casa, y la verdad no la culpo, después de todo no soy muy buena hablando y ella parece no agradarle los silencios. La mayoría del tiempo se la pasa en La Push, claro que siempre me invita, aunque no parece gustarle mucho que esté con ella.

Aunque como Renee suele decir, luego hago una tormenta en un vaso de agua, lo único que debe pasar es que necesita amigos de su edad y bueno Embry parece un buen chico, y Charlie da su aprobación, así que yo no tengo porque decir nada.

- Hola - saludo con una media sonrisa - ¿Por qué tan sola?

- Charlie tuvo trabajo - eleve los hombros - y Embry vino temprano por Sam.

No dijo nada, así que lo invite a ver televisión, después de todo no tenía nada mejor que hacer, y también necesitaba compañía, con Jake me sentía tranquila y ese dolor de no tener a
bueno no era tan asfixiante como cuando estaba sola, con él podía sonreír.

Después de ver televisión, le pregunte que si tenía hambre a lo que respondió que sí, así que me dirigí a la cocina a preparar algo de comer, además de que supuse que Charlie y Sam iban a regresar hambrientos.

- ¿Por qué tu hermana regresó? - pregunto.

- Extrañaba a su familia - fue mi respuesta -aunque parece que no te agrada que esté aquí.

- Me es indiferente - elevo los hombros.

- Antes no te despegabas de ella - le sonreí de manera burlona.

- Tenía ocho años - arrugo la nariz.

- Sigue siendo bonita - repuse como si nada - además, Embry dice que estás demasiado huraño, que tal vez una novia te lo quite.

 

- No ella - ante aquello eleve una ceja.

- Sé que ya no son los niños de antes - acepté - pero porque conmigo, si puedes tener una amistad y con ella ni eso - lo observe, pero no dijo nada - Sam venía a Forks solo para verte, contaba los días para vacaciones.

- Yo hacía lo mismo - confesó - ansiaba el momento de volver a verla, pero las cosas cambian, al igual que las personas.

En verdad no entendí eso, pero no pude replicar, porque en ese momento entró Sam que se veía preocupada, pero antes de preguntar, subió a la recamara sin saludar, en ese momento que giré la vista hacia Jake, me hizo una cara como "ves de lo que hablo"

Algo andaba mal, pero creo que lo mejor era dejarla sola, aunque la curiosidad y la preocupación estaban ganando conmigo, Jake no dijo una sola palabra en todo ese tiempo y aunque la hubiera dicho, no le habría tomado ningún interés.

Cuando estaba por subir, mi hermana bajo con los ojos rojos e hinchados, y algunas lágrimas aun bajaban por sus mejillas, en ese momento me congelé no sabía si preguntar o dejar que ella lo hiciera, pero antes de que mi mente dejará la batalla, camino hacia el teléfono.

POV Samantha

Porque dolía que él hiciera su vida, después de todo eso deseaba, pero sentí mi corazón hacerse pedazos, cuando Richard me dijo que Mat había conseguido novia, pero necesitaba escucharlo de Elizabeth, que ella me dijera que eso era cierto, aun me negaba a creerlo.

Escuche decir algo a la operadora, pero sinceramente no tenía la capacidad para poner atención, no a menos que fuera la voz de mi amiga, el tiempo en que se tardó en comunicarse, fue eterno.

- Sam - al escuchar la voz de Lizzie fue cuando mi mente volvió a poner atención - no sé como pudo hacerte esto - ante aquello sentí formarse un gran nudo en mi garganta - se suponía, que se decía tu amiga.

- No importa - fue lo único que salió, mientras mis lágrimas volvían a salir.

- No Sammy, claro que no importa, hay más hombres y seguramente dónde estás, debes traer alguno detrás de ti - sonreí levemente.

- Pues no - susurre - a decir verdad, no hay nadie que me agrade, bueno solo tal vez uno.

- Lo sabía - supuse sonreía - algo me decía, que tú no podías seguir enamorada de Matthew - no quise negarlo, después de todo, debía continuar con mi vida en Forks, lejos de todo.

- ¿Y qué tal las cosas allá? - pregunte para cambiar de tema.

- Pues igual, Wilfrido sigue siendo un amargado, y más ahora que la luz de sus ojos se ha ido - trate de no rodar los ojos.

- Olvídalo Lizzie - dije tratando de controlar mis lágrimas - es mejor que te deje, recuerda que yo soy pobre y debo limitarme con las llamadas.

- Muy bien - acepto - pero entonces, hablamos por msn y me hablas de ese chico, que comienza a moverte algo y ver si el susodicho tiene hermanos, primos o ya de perdis un amigo.

- Claro, pero ahora debo colgar - sonreí levemente - nos vemos.

- Bye.

Después de eso colgué y me limpié las lágrimas sin hacer el menor intento de caminar, me sentía tan patética, yo creyendo que él sentía algo por mí, y que solo por sentir que sería un estorbo no me había dicho nada, pero en verdad era tan idiota, para haber creído que una de esas historias de amor, de libros se iba a hacer realidad.

 

Y más en mi vida, en verdad debía despertar y dejar de creer que ese príncipe azul iba a llegar a mi vida, no es que en verdad creyera en ellos, pero en mi corta vida me había enamorado, y no era correspondida, y dolía, en verdad dolía.

- Sam ¿estás bien? - al escuchar su voz, sentí como la ira crecía.

- No te importa - gruñí - así que hazme un favor, húndete en tu depresión y déjame en paz.

- Solo estaba preocupada - grandioso, había olvidado que Jacob Títere de Bella Swan Black estaba aquí - no le hables así.

- Nadie pidió tu opinión - lo mire furiosa - y en verdad Isabella, no tienes que preocuparte por mí, mejor hazlo por ti, para ver si puedes salir de tu inmundicia que comienza a molestarme.

Sin decir más salí de la casa, en ese momento lo único que deseaba era alejarme de todo, dejar de sentirme estúpida por haber creído en un estúpido cuento de hadas, que no existían, que la vida real era dolorosa. En ese momento me detuve de golpe, mi corazón por segunda vez se hizo pedazos, me gustaba Jacob, pero yo para él no era nada, grandioso, me había enamorado de Matthew, pero él salía con otra, la que se había hecho llamar mi mejor amiga y ahora en Forks, sentía algo por Jacob y él amaba a mi hermana.

Creo que esto enserio era fantástico, y lo peor es que estaba celosa de Bella, y en verdad la envidiaba, cosa que jamás había hecho, y en cierta forma, ver los ojos chocolates llenos de sorpresa y dolor, me hacían sentir mejor.

- Es mi hermana - susurre - no debo sentir esto.

Y ante aquel pensamiento, enseguida sentí culpa por lo que le había dicho, creo que le debía una disculpa, aunque dudaba que las palabras que le había dicho se fueran a borrar de ella. Jamás le había dicho algo así, después de todo no solo era mi hermana, era mi mejor amiga y no iba a dejar que eso cambiará y menos por Jacob Black.


Bueno espero ke les haya gustado el capitulo

Capitulo dedicado a:

evealex

marjhon

Bonitha_Yow

KiKaDiGgoRy

luna_bella

alele22

Zhere StAr De Black

POV Isabella

- Creo que lo mejor es que te vayas - repuse, observando a Jake.

- No merece la pena que te pongas mal -comento, posando su mano en mi mejilla - no cree lo que te dijo, solo está molesta.

- Necesito estar sola - le pedí, en verdad en ese momento deseaba llorar, pero no lo iba a hacer delante de Jake.

- No creo que sea conveniente - me sonrió levemente - mejor salimos a dar un paseo, y ya que estés más tranquila te traigo a casa y yo me voy.

Trate de negarme, pero ante esa mirada no pude, así que asentí y camine hacia la puerta, en donde tome solo las llaves de la casa, Jake camino detrás de mí. Caminamos un rato sin decir una palabra y la verdad con su sola presencia me sentía tranquila, no necesitaba que hablara.

Era raro lo que sentía cuando estaba junto a él, de nuevo podía ser yo, sin el dolor de no tenerlo, era como mi pequeño sol, y me agradaba sentirlo a mi lado.

- ¿Qué tal van las cosas con Embry? - pregunte, ya que lo poco que había hablado con Samantha, me había dicho, que ellos ya no se llevaban tan bien.

 

- Pues no tan bien, como quisiera - dijo secamente - pero casi siempre, se la pasa cumpliendo cualquier capricho que se le pase por la mente a tu hermana.

No dije nada, sabía que Embry en verdad estaba más que interesado en mi hermana, y ella en cierta forma se veía emocionada con él, cosa que me alegraba y también a Charlie, porque si comenzaba una relación con Embry, lo más probable es que no se fuera de Forks, o al menos eso quería pensar papá. Pero sabía que por más que tratara de sentir algo por el chico, simplemente no podía, porque estaba enamorada y no precisamente de Embry.

- ¿Sabes? - susurro, a lo que gire mi vista a él - me gusta estar contigo, eres diferente a todas las chicas de mi edad.

- Suelo ser aburrida - bromee - no sé como prefieres estar conmigo, que con Sam, pero cada quien tiene sus gustos.

- Samantha ya no piensa, que soy su héroe, por salvarla de una arañita - sonrió levemente, algo en ese sonrisa me hizo sentir que había ago más - ni siquiera sonríe cuando me ve, maduro y parece que yo no.

- Sam a sufrido - eleve los hombros - más de lo que ella misma deja ver, antes de que se fuera a Venecia, sonreía por todo, era raro cuando no lo hacía, y ahora es raro cuando sonríe.

- Las cosas cambian, al igual que las personas - repuso suavemente.

- Supongo - eleve los hombros - pero desearía que mi Sammy volviera, no me agrada mucho esta nueva Samantha.

- Habla con ella - arrugue la nariz, al escuchar a Jake hablar así - tal vez así pueda volver a ser como antes.

POV Samantha

Muy bien, llego a la casa dispuesta a disculparme con Bella, pero no había rastros de ella ni de Jacob, así que supuse habían ido a dar una vuelta, me senté en la mesa del comedor, para que mi mente encontrara la paz que necesitaba.

De nuevo la culpabilidad creció, no podía creer que le hubiera dicho aquello a Bella, a mi paño de lágrimas, a mi mejor amiga, a mi diario personal, ¿Dónde diablos había quedado la Samantha risueña y dispuesta a todo por su hermana? Me sentía una extraña, necesitaba encontrar esa chica sonriente, que siempre encontraba el lado positivo a todo o al menos trataba de hacerlo menos amargo.

Escuche el teléfono sonar, no tenía ganas de contestar, no me interesaba saber quien era, seguramente no sería para mí, en verdad tenía ganas de dejarlo contestar, pero si era Charlie, seguramente con su paranoia, iba a creer que un asesino ya habría entrado y asesinado a sus dos hijas, fue por eso que me levante.

- ¿Diga? - dije en cuanto tuve el auricular.

- Hola, Sam - esa voz fue de mamá - ¿Qué tal las cosas por allá?

- No me puedo quejar - repuse tratando de sonar tranquila - ¿y que tal ustedes?

- Phil se la pasa entrenando - supuse estaba frunciendo el ceño - pero esta feliz, y yo también, aunque me hacen falta.

- Y tú a nosotras mamá - sonreí levemente.

- Phil les manda saludos, y espera que puedan pasar Navidad en casa - me recargue en la pared - y bueno espero que te haya gustado tu regalo.

- Me encanto - y es verdad, la computadora me ha ayudado a soportar Forks.

- Ya eres toda una mujer - odio cuando Renee se pone sentimental - no puedo creer, que ya no quede nada de mi nenita, de esa pequeña que se colgaba a mi pierna para entrar al kínder.

 

- Jamás les cuentes eso a nadie - le pedí - y mamá, tu pequeñita sigue aquí, y creo que siempre voy a necesitar de ti.

- Eso quiero pensar - cerré los ojos - pero mejor dime ¿Cómo esta Bella?

- Pues bien, ahora no esta en casa - respondí suavemente - salió con un amigo.

- Pensé que no se iban a separar - repuso un tanto desconcertada.

- Mamá, ya no tenemos ocho y diez, para estar todo el día juntas - replique.

- Pues hace un año lo hacían - me reprocho - pero creo que tienes razón, es mejor que mamá gallina se vaya, pero recuerda que te adoro cariño y díselo a Bella, que su madre las extraña.

- Se lo diré - le asegure - nos vemos.

Y después colgué, en verdad creo que era mejor regresar a Phoenix, tal vez todo sería más fácil ahí, no tendría que pensar que Jacob amaba a mi hermana y ver que ella moría por un tipo al cual no conocía y parecía que no iba a regresar, pero no podía irme, no podía hacerle esto a Charlie, papá se veía entusiasmado de que sus dos hijas vivieran con él, y yo no se lo iba a quitar.

- Hasta que te encontré - ante aquello me giré y quede frente a Embry - llevo horas buscándote.

- Lo siento - me disculpe - pero no tenías porque buscarme.

- Te fuiste sin decirme siquiera adiós - me reprocho - además hace una semana fue tu cumpleaños y no me dejaste que te diera tu regalo.

Lo observe esperando ver mi regalo, camino hacía mí, mientras de la bolsa de sus pantalón sacaba una cajita, espere a que la abriera y me mostrara el contenido, el cual era un dije de nota musical, al verla solo pude sonreír, mientras me abrazaba a él.

- Es hermosa - comente - pero no debiste haberte molestado.

- Tú mereces todo - ante aquello mi rostro ardió -y bueno el mes ya paso, así que mis sentimientos no han cambiado, aunque espero que los tuyos sí - sonreí al saber lo que venía - ¿quieres ser mi novia?

- Sí - respondí besando castamente sus labios - claro que quiero ser tu novia.


Bueno les propongo algo, cada ke tenga 7 comentarios actualizo, en cuanto yo los vea, subo el capitulo, bueno espero sus comentarios

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

Maffy_7

alele22

marjhon

las trillizas cullen

luna_bella

Bonitha_Yow

POV Isabella

Después de un largo paseo con Jake, por fin llegue a casa, en ese momento estaba en la sala, viendo televisión, necesitaba mantener alejada mi mente de las cosas que Sam me había dicho, al menos hasta que pudiera aclarar todo con ella, saber que todo lo que me había dicho no era más que mentiras, que le habían salido por el mal momento.

- Bell - al escucharla, levante la vista y estaba frente a mí con una sonrisa culpable - lamento lo que te dije.

- ¿Por qué lo hiciste? - pregunte con la voz suave.

- Matthew sale con alguien más - elevo los hombros - es una excusa patética, pero dolió más de lo que había imaginado, pues creí que lo que sentía era correspondido, pero me cerré a un cuento de hadas que no existe - se sentó a mi lado - y sé que no debí desquitarme contigo, pero mi vida a cambiado, más de lo que imagine.

 

- Te entiendo - le asegure - y en verdad no paso nada entre nosotras, hagamos como que nada paso.

- Te quiero Bell - me abrazo, me gustaba tener un poco más de mi hermana.

- Yo también Sammy - susurre, respondiendo su abrazo - y espero que esto duré.

- Bueno ya que empezamos de nuevo - se separo de mí con una media sonrisa - soy novia de Embry.

- Creí que amabas a Matthew - dije un tanto sorprendida.

- Y lo hago - su sonrisa se borró - pero Embry a hecho cosas sorprendentes por mí, con él puedo volver a sonreír, puedo ser yo, así que porque no darle una oportunidad, después de todo que yo sufra no quiere decir que deba hacer lo mismo con él.

- Pero tal vez lo hagas, se podría decir que lo utilizas - trate de sonar amable y comprensiva.

- Solo quiero seguir con mi vida, y sé que Embry puede ayudarme a seguir con ella - me sonrió - sé que podré enamorarme de él, además no es feo.

- Espero no te equivoques - le dije con sinceridad.

- Mejor hablemos de otra cosa - opinó - mamá llamo y dijo que te extrañaba y te quería, y esperaba que pasáramos Navidad con ella.

- ¿Con la familia Higginbotham y Dwyer? - ante aquella idea sentí un escalofrío - prefiero cantar villancicos.

- Nunca has sido buena con el canto, - bromeo - pero creo que sería un poco intimidante estar en una cena, con la familia de mamá.

- Imagina pasar toda la noche con las críticas de la tía Lucy, o escuchando lo maravilloso que le va a Charlotte - repuse, lo cual hizo una mueca de desagrado.

- Eso es tan deprimente - admitió - y más escuchándola decir, "Sammy, pero pensé que eras una genio para la música, pero mira nada más, ni siquiera duraste un año ahí. Deberías aprender, yo llevo ballet, en la cuál están a punto de otorgarme una beca en Londres y bueno en la escuela súper notas."

- Si creo que sería bastante deprimente - acepté - y más con ese tal Taylor como novio, que comienzo a creer que es imaginario.

- Eso espero - sonrió - porque en verdad no he podido conocer un hombre como el magnífico Taylor, es como un príncipe que hace todo lo que ella quiere, y bueno o es imaginario o es un robot.

Ante eso las dos reímos, era enserio que Charlotte hablaba maravillas de su novio, con el cual llevaba como siete años o algo así, y en todas las reuniones lo único de lo que sabía hablar era de lo perfecto que era su novio y de lo mucho que lo amaba, pero jamás nos lo había enseñado, aunque fuera en foto, por eso Sam y yo comenzamos a creer que era imaginario.

- Hola chicas - saludo Charlie.

- Hola - respondimos al unísono.

- Vamos a salir a cenar - ante eso eleve una ceja.

- ¿A dónde? - pregunte.

- Billy nos invito - ante eso sentí la tensión de Sam - así que vayan por sus abrigos, que se nos hace tarde.

- Tengo tarea - repuso Samantha - es mejor que me quede, y ustedes vayan.

- Nada de eso - papá la observo seriamente - es viernes, así que tienes todo el fin de semana, para hacer tarea, así que sube por una chamarra porque iras con nosotros.

No dijo nada, solo hizo lo que le dijo papá, mi chamarra estaba en el sillón, así que en cuanto ella bajo, salimos de la casa, el camino hacia La Push fue en silencio, Charlie jamás había sido bueno con las palabras al igual que yo y bueno Samantha no parecía tener nada bueno que decir.

 

Cuando llegamos Billy nos recibió con una enorme sonrisa, y bueno Jake sonrió conmigo y Charlie, pero con Sam ni siquiera la miró, al igual que ella lo hizo con él. En verdad parecía que los niños de siete años que se adoraban, habían quedado en el pasado.


Lo prometido es deuda, aki esta el siguiente capitulo, solo kiero hacer una aclaració, deben ser 7 comentarios, pero de diferentes personas, no se vale ke el mismo lo ponga los 7 jajaja, bueno espero les guste ^^

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

alice_black

paulispotter

bitha_granger

marjhon

luna_bella

Maffy_7

alele22

POV Samantha

En verdad ver la cara que Jacob hacía de solo verme, no era nada agradable, pero claro Charlie no podía ver eso, y bueno en cierta forma lo entendía, después de todo Billy había estado con él en sus peores momentos, y yo no era nadie para quitárselo.

Cuando llegamos a la mesa, Jacob se sentó al lado de mi hermana, dejándome a mí fuera de lugar, sin pensar las cosas me senté junto a papá, frente a mi hermana, en cuánto me senté había un pedazo de pizza, amaba a la pizza, más que a cualquier otra cosa.

- Sam - llamo Billy, impidiéndome que mordiera mi pizza, como tanto deseaba - ¿Qué tal te sientes en Forks?

- Pues no he hecho amigos - confesé sin darle importancia - pero vivir con papá y de nuevo con Bella, creo que se puede decir que compensa todo lo malo que pase aquí.

- Veo que en verdad los extrañabas - sonrió levemente.

- Pues en cierta forma, vivir en Venecia, es estar sola - repuse clavando mi vista en él - a pesar, de que ahí tenía varios amigos, pero jamás va a hacer lo mismo, que tu familia, fue por eso que regresé.

- Renee te inculcó buenos valores - me sonrió - además, de que cuando te vi la primera vez, cuando tenías tres años, esa forma de no mantener la boca cerrada, era de tu madre.

- Eso cambio - dije suavemente - ahora, me cuesta mucho abrirme con la gente.

Él simplemente sonrió, y bueno cuando vi eso, di por fin una mordida a la pizza, en verdad era deliciosa. Comí sin poner atención al resto de las personas que me rodeaban, di un sorbo a la soda que había al lado de mi plato.

En cuanto termine, estiré mi mano para poder tomar una servilleta, y cuando lo hice, también lo hizo Jacob, en cuento sentí su piel entrar en contacto con la mía, fue como si me quemará, aunque era un ardor que se disfruta, levante la mirada y vi que le había pasado lo mismo. Pero sin más aparte mi mano, debía recordar que él no me soportaba.

- ¿Ya Charlie ya te enseño a conducir? - pregunto Billy, sacándome de mis pensamientos.

- Es un excelente profesor - respondí - la que es mala alumna soy yo, pero creo que llevamos progresos considerables.

- No lo haces mal - me aseguro papá - de hecho parece que ya lo habías hecho antes, por eso me sorprendió que Jake no hubiera podido enseñarte.

- Ella fue la que no quiso aprender - replico Jacob.

- No debió ser un muy agradable profesor - Billy en verdad era muy amable conmigo - pero no te preocupes, espero que cuando acepte que la chica de sus sueños, de nuevo regresó, vuelva a la normalidad.

 

No entendí a que se refería, así que lo único que pude hacer fue regresarle la sonrisa, mientras papá le mandaba una mirada asesina, que en verdad yo no entendía a que se refería. Después de eso ambos se pusieron a platicar de cosas que en verdad no entendía y además no deseaba hacerlo.

Mi hermana y Jacob también hablaban, de nuevo estaba fuera de lugar en todo esto, saque mi celular, para poder distraerme en algo, mientras Bella y Charlie disfrutaban de la compañía, comencé a pasar las fotos del último día que había estado en el colegio.

En menos de tres meses mi vida había dado un giro de 180°, y parecía que no para bien, sentí mi corazón dar un vuelco al ver la imagen de Matthew con esa sonrisa que contagiaba, y a su lado no esta ni más ni menos que Sharon la que se suponía era mi mejor amiga, y la que se suponía me ayudaría con él, pero las cosas cambian.

Sonreí amargamente, no podía creer que él saliera con ella, mi corazón no quería aceptarlo, enserio se rehusaba a esa verdad, pero no había más que aceptarla, después de todo ellos tenían una relación me gustará o no. En ese momento sonó el móvil, arrugue la nariz, pues no creía que fuera alguien de Venecia, pues haya debían de ser como las cuatro de la mañana.

- ¿Diga? - contesté, sintiendo la mirada de los cuatro sobre mí.

- Hope - la única persona que me decía así era Matthew, mi corazón comenzó a latir con fuerza - es bueno, que me contestes, pensé que no lo harías, después de lo que hay entre Sharon y yo.

- Son cosas que no me interesan - trate de sonar tranquila - pero me alegra, que salgas con ella, espero que sean felices.

- Hoppy - como odiaba que me llamará así, porque mis barreras contra él, se iban a la basura - en verdad lo lamento, Te quiero y mucho, no quiero que nuestra amistad se vaya a la basura.

- No pasa nada - le aseguré - mejor dime ¿Cómo has estado?

- Te extraño - confesó - aunque aquí todos lo hacen, la mayoría quiere verte, enserio han hablado con el director, te quieren de regreso, creo que Wilfrido comienza a ceder, después de todo por ti conoció al amor de su vida.

- No creo que regresé - sonreí levemente - mi vida aquí, esta bien, además tengo a mi familia.

- Es tu futuro - su voz sonaba como a reproche - tu familia, puede venir a verte o tú irlos a ver, pero no puedes dejar tu sueño.

- Los sueños cambian - en ese momento me encontraba en la puerta de la casa de Billy - y los míos cambiaron, cuando regresé a Forks.

- Tocas increíble el piano - me reprocho - además de que tu voz, es hermosa, no puedes quedarte en Forks, tú futuro será mejor si vuelves.

- Cumple tus sueños - sentí el nudo en mi garganta - sé el mejor de todos, hazlo por mí, y cuando seas un gran pianista, ven a verme y vuelve a cantarme como antes.

 

- No te voy a hacer cambiar de opinión ¿verdad? - solté una débil risita, que él tradujo - bueno, espero que al menos pueda hablar contigo.

- Cuando quieras - me recargue en el marco - siempre estoy para ti o para Lizzie.

- Y nosotros para ti - sonreí - te quiero.

- Y yo a ti.

Cuando dije eso colgué, en verdad creo que mi mundo mejoraría si a Wilfrido se le ablandaba el corazón, y me regresaba la beca, pero dudaba que eso pasará, por eso era mejor que me acostumbrará a vivir en Forks, después de todo mi vida seguía ahí.

- ¿Por qué no regresas? - ante aquella voz giré la vista, encontrándome con Jacob.

- Porque no tengo a que hacerlo - respondí - todo lo que tenía ahí, se fue y no sé si pueda regresar, lo más probable es que no así que por eso me quedo.

- ¿Qué perdiste? - creo que esto era lo más cercano a plática que teníamos.

- La niña feliz y llena de ilusiones, quedo ahí - eleve los hombros - en ese lugar, comprendí que después de mi burbuja hay más, y la mayoría duele.

- Quisiera recordar a la Samantha de mi infancia - eleve una ceja - pero cada vez, que trato de hacerlo, los recuerdos son más borrosos, no tengo nada de ti, lo único que recuerdo es a Bella.

- Y pasaste más conmigo - en verdad parecía, que buscaba el momento que más sufría, para hacerme el tormento más grande - es una lastima, que yo no pueda decir lo mismo, cada cosa que hicimos la recuerdo perfecto, pero no te preocupes, yo también olvido - sonreí lo más tranquila que pude - y si yo no te caigo bien, quiero decirte que eso es mutuo, no te soporto, así que no trates de ser amable, solo aléjate de mí, no me saludes, hagamos como que no nos conocemos, eso me parece mejor a fingir que te tolero cuando no lo hago.

Y sin esperar su respuesta, entre de nuevo a la casa, en verdad Jacob Black, me enojaba y a la vez me hundía en agonía, porque amaba a mi hermana, y mi corazón no iba a sufrir, así que lo mejor era que se mantuviera lejos, así sería más fácil olvidarlo.


Bueno, pensaba ponerlo antes, pero no he estado en mi casa, hasta ahora, de hecho muero de sueño, pero como se los prometí aki esta el nuevo capitulo ^^

Capitulo dedicado a:

luna_bella

marjhon

alele22

bitha_granger

alice_black

paulispotter

KiKaDiGgoRy

Maffy_7

ginnyharry123

POV Samantha

Las clases pasaron bastante rápido a decir verdad, cosa que agradecía ya que podría ver a Embry, una sonrisa tonta apareció en mi rostro, creo que este tiempo con él había cambiado mi forma de verlo, ahora cada vez que pensaba en él, sonreía como tonta y bueno cuando estaba con él, era más seguido que cometiera estupideces.

 

Salí de la escuela apenas poniendo atención, ya que observaba el teléfono esperando ver un mensaje de Bry, pero no había nada, creo que me estaba volviendo un poco obsesiva con eso de los mensajes, pero él era el culpable, ya que me enviaba al menos tres en la mañana, creo que comenzaba a estresar a Bella, ya que si no lo veía en la tarde, me la pasaba mensajeandome con él toda la tarde.

Me recargué en la pickup de Bella, porque mi hermanita aun no salía, se supone que hoy cumplíamos dos meses, debo decir que era la primera vez que duraba tanto. En el primer mes me llevo a tomar un café y me compró un piano de decoración de madera y bueno este mes estaba esperando por él, pero parecía que ahora no iba a venir.

Observe mi teléfono, para mandar un mensaje a Bella y preguntarle donde diablos estaba, ya que llevaba diez minutos y mi paciencia nunca a sido mi punto fuerte a decir verdad, pero esperaba que no se tardará mucho o me iban a salir raíces, bueno de nuevo exagero. Pero sentí que alguien caminaba hacía mí, así que levante la mirada y me encontré con los labios de Embry sobre los míos.

- Feliz Aniversario - susurro aun sin despegar sus labios de los míos.

- Pensé que no ibas a venir - comente rodeando su cuello con mis brazos.

- Jamás dejaría a una señorita tan hermosa esperando - bese su mejilla, mientras colocaba sus manos en mi cintura - y menos hoy que se cumple un mes más, en que acepto ser mi novia, tan bello ángel.

- Me avergüenzas - bromee, escondiendo mi rostro en el hueco de su cuello.

- Solo digo la verdad - sonreí y él beso mi cabello.

- Es por eso que te quiero - me separe suavemente - porque siempre me estás diciendo cosas, que me suben el ánimo.

- Es bueno que me quieras - se inclino - porque no me gustaría ser el único interesado en todo esto.

Pase mi mano por su mejilla, pero estaba demasiado caliente, me asuste ante eso, pero a él no pareció molestarle el calor.

- Parece que tienes fiebre - repuse con un toque de preocupación.

- Me siento bien - me aseguro.

- No sé - susurre - creo que sería mejor ir al médico.

- Estoy bien - me beso la frente - mejor, vámonos antes de que mi madre pregunte donde me meto.

- ¿Voy a conocer a tu madre? - creo que eso no lo esperaba.

- Mamá quiere saber, quien es el ángel que logró hacerme estudiar - tomo mi mano.

- Pero debo informarle a mi hermana - dije sin moverme.

- Jake vino por ella - me señaló una Golf blanca, y en ella estaba recargado Jacob.

- Ya veo - fue lo único que salió.

- ¿Te parece si nos vamos? - me ofreció su brazo, el cual tome sin más.

Caminamos hacia el auto en donde estaba recargado Jacob, en cuanto me vio ni siquiera me saludo, estaba tan acostumbrada a ello, que no le tome importancia, simplemente me subí del lado del copiloto cuando Embry me abrió la puerta.

- Jamás me has dado el placer de escucharte cantar - comento, mientras apagaba la radio y tomaba mi mano.

- No lo hago bien - conteste sin verlo.

- Charlie presumía de tu voz - giré a verlo y sonreía - además, por la beca, debes hacerlo bien - no estaba muy segura de hacerlo - dámelo como regalo de aniversario de dos meses.

- Es chantaje - le reproche, pero él solo sonrió - pero esta bien.

Es cierto que te quiero, es cierto que te espero
es cierto que te añoro, ay es cierto,
es cierto que no miento, es cierto muy,
muy cierto es cierto, ay es cierto.

 

No miento si te digo
que es mentira que lo nuestro se acaba en un día,
no miento si te digo
que tu risa me enamora sin permiso y sin prisa,

No miento si te digo
que despierto con tu mirada clavada en mi mente,
no miento si te digo
que no importa lo que nos pueda decir la gente.

- Y es todo lo que escucharás - repuse después de cantar lo poco que recordaba de la canción que me había escrito Matthew.

- Lo bueno es que no lo haces bien - sonreí, al escuchar la sorpresa en su voz - fue increíble.

- Gracias - sonreí levemente - tenía mucho que no lo hacía.

- Pues conmigo tendrás que hacerlo más seguido - repuso suavemente - porque me rehusó a dejar, de escuchar tu voz.

- Pero quiero algo a cambio - giró a verme, mientras detenía el carro.

- No enseño a conducir - ante eso sonreí.

- Eso ya lo hizo Charlie - respondí - lo que quiero es que, me ayudes a buscar un lugar en donde enseñen música.

- Dalo por hecho - se inclino y me beso suavemente - después de todo, debes seguir con tu sueño.

- Eres hermosamente encantador - de nuevo uní mis labios a los de él, solo que estaba vez fue más exigente.


La canción al igual que los personajes no es mía ¬¬ jajaja bueno es de La quinta estación, se llama "Es cierto" no es una de mis favoritas, pero es linda XD

Capitulo dedicado a:

marjhon

ViqtoriaBlackCullen

las trillizas cullen

bitha_granger

vjerih

ginnyharry123

Zhere StAr De Black

alele22

luna_bella

POV Isabella

- Vamos Sam, debes salir de la cama - repuse, al ver que seguía acostada.

- No quiero - fue su respuesta, escondiendo su rostro bajo la almohada.

- ¿Pasa algo? - pregunte, sentándome al borde de su cama.

- Sé que pasas todo el día con Jacob - gruño - pero si no te has dado cuenta, llevo dos semanas en casa y no hay nada de Embry, absolutamente nada.

- ¿No has visto a Embry? - arrugue la nariz.

- Ni siquiera me ha llamado - soltó un leve gemido.

- Le hablare a Jake, para ver si sabe algo - ante eso se levanto de la cama.

- No le hables a ese idiota - sabía que no lo soportaba - seguramente, por fin convenció a Embry de que me dejará.

- Creo que esto de no ver a Embry te afecta - comente tranquilamente - Jake, no haría algo así.

- No me soporta - estaba más pálida de lo normal y sus ojos se veían hundidos - y bueno creo que nunca a estado muy feliz, de que este con Embry.

- En verdad creo que exageras - en ese momento me mando una mirada asesina.

- Entonces ve con tu amigo - se volvió a meter a la cama - y déjame en paz.

Sabía que discutir con ella era imposible, fue por eso que termine de vestirme y baje a desayunar, Jake no iba a tardar mucho en llegar, papá se había ido de pesca con Harry, así que Sam se quedaría sola, pero en ese momento la conciencia no me dejo irme, y dejarla, después de todo estaba pasando por un mal momento.

 

Di un sorbo al vaso de leche, tendría que decirle a Jake, que dejaríamos para después, la ida al cine, y además debía buscar algo con que subirle el ánimo a mi hermana, ya que en verdad parecía afectada con la desaparición de Embry y ese tonto cuando lo viera me iba a escuchar.

- ¿Lista? - ya me había acostumbrado a que jamás llamará a la puerta.

- No voy a ir - repuse.

- ¿Por qué? - clavo su mirada en mí.

- Sam, esta mal - respondí.

- ¿Qué tiene? - pregunto con indiferencia.

- No ha visto a Embry en dos semanas, ni siquiera le ha hablado - dije secamente - parece que se lo trago la tierra.

- ¿También ha dejado de verla? - su sorpresa, me hizo sospechar que sabía algo.

- ¿Qué sabes de Embry? - lo observe fijamente.

- Ahora es parte del grupo de Sam Uley - no parecía gustarle aquello - después de que había dicho que los odiaba, ahora es uno más de los perros falderos de ese.

- ¿No te dijo porque? - necesitaba respuestas, para poder ayudar a mi hermana.

- Ni siquiera ha ido a la escuela - comento con un amago de sonrisa - cuando lo veo, siempre esta con él y parece que no le permite hablarnos.

En verdad no podía creer que Embry hubiera dejado a sus amigos, y también a mi hermana, creo que Sammy en verdad comenzaba a enamorarse de él, pero ahora la había hecho a un lado por sus nuevos amigos, esto en verdad que era genial.

- Pero no creí, que dejará de ver a Samantha - confesó - se veía verdaderamente embobado por ella.

- Mi hermana, no quiere salir de la cama - susurre - en verdad, el silencio de Embry le duele.

- Pues creo que debe acostumbrarse - soltó un poco de aire - porque no creo que Embry vuelva a buscarla.

- Creí que estaba interesado en ella - le espete.

No contesto, simplemente se dedico a mirar por la ventana, pero Embry no se iba a salir con la suya así como así, no iba a dejar a mi hermana botada como si nada, antes lo mataba, bueno no tanto así, pero no me gustaba ver a mi hermana sin ganas de nada.

De por sí ya no era la misma Sam, y ahora con esto del rechazo de Embry, estaba aun peor.

- ¿Qué le dijiste? - ante la voz de mi hermana giré la vista, observaba a Jake con irritación - dime que diablos, hiciste para que él dejará de venir.

- No eres tan importante - contesto - además, a mi ni me interesa que relación tienen tú y Embry.

- Eres un idiota - le mando una mirada asesina - pero sabes que tú y el imbécil de Embry, se pueden ir al demonio, desde este momento no quiero volver a verlos, así que largo.

- Vine a ver a Bella, no a ti - ante aquello, mi hermana giró a verme.

- Elige - gruñó - o lo corres o me voy.

En verdad no parecía mentir, Jake me caía muy bien, pero Samantha era mi hermana, era obvia mi respuesta, así que suspiré antes de tratar de tranquilizar a Sam, que en verdad estaba a punto de las lágrimas.

- Exageras las cosas - dije lo más suave que puede - no creo, que correr a Jake cambie las cosas, así que es mejor que te tranquilices y pienses las cosas.

- Muy bien - me miró fríamente - has elegido, quédate con este idiota, pero no me dirijas la palabra Isabella.

- Sam, por favor - repuse - creo que estás tomando esto como una niña berrinchuda.

 

- ¿Cómo una niña berrinchuda? - repitió con la voz ronca - muy bien, pues está niña berrinchuda regresará a Phoenix y puedes decirle a papá, que fue tu culpa.

Y sin más subió a la habitación, a Charlie le iba a dar algo, si su hija se iba, después de todo, ahora vivía con él, cuando antes jamás lo había hecho, pero en verdad Samantha tomaba muy a pecho las cosas, o tal vez era en cierta forma como sacaba su dolor, aunque me parecía un poco caprichoso de su parte.


Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

marjhon

ViqtoriaBlackCullen

Maffy_7

alele22

solo_tu_bielsa

DaniiBlack

POV Samantha

Tal vez me estaba comportando como una niña berrinchuda, como Bella lo había dicho, pero Embry era lo que me mantenía en pie, y ahora él también me había dejado, creo que aun no estaba lista para enamorarme, después de todo siempre salía con el corazón herido, era tan estúpida.

Que comenzaba a dolerme serlo, pero esta vez iba a regresar a Phoenix, después de todo Bella tenía al idiota de Jacob, papá también tenía con quien distraerse, la única que no tenía lugar ahí, era yo, al único con el que podía distraerme, parecía que la tierra se lo había tragado.

Mis mejillas estaban empapadas por las lágrimas que no dejaban de salir, enserio que era una idiota que seguía creyendo, en historias de amor, aunque aun era joven y tal vez algún día iba a poder entregar el corazón sin que doliera.

- ¿Podemos hablar? - al escuchar su voz, desee abalanzarme sobre él, pero debía mantenerme firme.

- Quise detenerlo - se disculpó Bella.

- No importa - dije sin ver a ninguno - ¿Qué quieres?

- Debemos hablar - lo sentí caminar hacía mí.

- Quince días sin saber de ti - lo miró secamente - y ahora vienes y sin más, me dices que debemos hablar - en ese momento gire hacia él - vete al diablo Embry.

- Escúchame - me suplico - han pasado cosas, que en verdad quisiera decirte, pero no puedo.

- ¿Entonces a que vienes? - sentía que las lágrimas no iban a tardar en salir - si no vas a explicar, porque no has venido o siquiera me has hablado.

- Sam, Te Amo - ante aquellas palabras, sentí mi corazón encogerse - en verdad lo hago y más ahora que estoy aquí, sé que eres todo para mí, pero no me dejan decirte lo que pasa.

- ¿Quiénes? - mis ojos picaban.

- Lo único que puedo decir, es que soy peligroso - cerré los ojos tratando de contener las lágrimas - lo nuestro debe terminar.

- No me hagas esto - eso salió de mis labios sin pensarlo - por favor, Embry no puedes dejarme, te has vuelto demasiado especial en mi vida.

- Es lo mejor - ¿bromeaba? Sentía mi corazón hacerse pedazos.

- No - en ese momento ya las lágrimas salían - tú no sabes lo que es mejor para mí, y que me dejes no me ayudará.

- No hagas esto más difícil - me pidió - Sam dijo que era lo mejor.

- ¿Qué Sam? - ante esa pregunta, pareció reprenderse por haber dicho el nombre.

- No importa - en verdad parecía dolerle esto - es mejor que me vaya.

No dije que no de hecho ni trate de detenerlo, pero necesitaba hablar con ese tal Sam, así que en cuanto salió, yo baje a la cocina, en donde Bella y Jacob parecían comunicarse con la mirada, aunque no parecían buenos en ello.

 

- ¿Puedo llevarme tu pickup? - le pregunte, mientras me ponía la chamarra.

- Sí - dijo suavemente - pero ¿Qué pasa?

- Es lo que voy a averiguar - fue mi respuesta.

Después de eso tome las llaves de la pickup, en esos momentos agradecía que papá me hubiera obligado a aprender a conducir, maneje con dirección a La Push, sin pensar mucho las cosas, lo único que quería saber, era que pasaba con Embry.

Cuando llegue a La Push, fue cuando pensé ¿en donde diablos iba a encontrar a Sam? Pero como por arte de magia, vi al hombre que supuse le caía mal a Embry con los otros dos chicos, que si no mal recordaba, eran Jared y Paul. Estaban en el acantilado como siempre, estacione la camioneta y camine hacia ellos.

El más grande en cuanto me vio, camino hacía mí, mientras los otros dos lo siguieron de cerca, en verdad parecían los perritos falderos de ese tipo, que en ese momento odie.

- ¿Puedo ayudarte en algo? - pregunto el tipo.

- ¿Qué le estás haciendo a Embry? - mi voz sonó áspera.

- Eso es algo que no te importa - me espeto uno de ellos.

- Idiota - lo mire fríamente - hablo con el dueño del circo, no con los payasos.

- ¿Repítelo? - su mirada, me dijo que lo mejor era callarme, pero necesitaba sacar esto con alguien.

- Aparte de idiota, sordo - en ese momento el más grande me empujo.

- Es mejor que te vayas - me advirtió el otro perro de Sam.

- Paul - llamo - debes tran

Pero en menos de lo que imagine, un enorme lobo estaba frente a mí, mis piernas en ese momento se volvieron gelatina, no pudieron soportar mi peso y caí al suelo, sabía que era probable que muriera por ese enorme lobo, en el que se había transformado el tal Paul.

- Llévala con Emily - dijo Sam, antes de transformarse.


Antes que nada, no sé si mañana pueda actualizar o de hecho si lo haga antes del sábado, ya que si no saben, soy mexicana y se festeja el Bicentenario de la Independencia mañana, bueno de hecho es el 16, pero ps tendre ke festejar (jajaja como si me costara mucho jajaja) asi ke no creo estar disponible, x eso espero ke disfruten el cap

Capitulo dedicado a:

ginnyharry123

luna_bella

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

bitha_granger

alice_black

marjhon

KiKaDiGgoRy

alele22

POV Samantha

Mi mente era un caos, no podía creer que Paul y Sam se hubieran transformado en enormes lobos, me sentí confundida y asustada, esto era nuevo para mí, jamás imagine que existieran ese tipo de cosas.

- Lamento lo de Paul, - comento Jared - pero creo que debiste de haberlo tratado mejor, se exalta muy rápido.

- ¿Qué se supone que fue eso? - pregunte con un hilo de voz.

- Cuando Sam llegué, podrá explicártelo - fue su respuesta.

Estacionó la camioneta de Bella, frente a una pequeña casa, a la cuál no puse atención, en cuanto baje una mujer realmente bella estaba en el marco de la puerta, estaba por caminar hacia ella, pero Jared me tomo del brazo.

- No veas su cara - me susurro - y mucho menos hagas un comentario.

 

No entendí la razón, pero camine hacia ella, su piel cobriza y lustrosa, llevaba el cabello largo y liso y negro, en verdad era muy bonita, pero en ese momento observe que de la parte derecha del rostro, desde la frente hasta la barbilla, con tres grandes cicatrices, que le deformaban hacia abajo el ojo y la boca, sus ojos oscuros y almendrados se clavaron en mí.

- ¿Quién es, Jared? - su voz fue suave.

- Es Samantha - respondió, mientras yo me había quedado de pie, observando mis tenis.

- Así que eres la novia de Embry - su voz sonó amable - creo que debes tener hambre, entra.

Sentí el pequeño empujoncito de Jared, así que camine hacia la casa, en verdad lo que quería era irme a casa y tirarme en la cama y pensar lo que esta locura de día había sido, pero creo que ese tal Sam deseaba hablar conmigo.

- ¿Qué paso? - pregunto la mujer.

- Paul de nuevo - Jared tomo un panque que había en la mesa.

- Así que ya conoces nuestro secreto - la chica en verdad se veía muy amable, además trataba de que me sintiera a gusto en aquel lugar.

- Lo único bueno de esto, es que Embry no nos molestará con sus pensamientos tristes hacia ti.

No conteste, solo me senté, esperando que en cualquier momento pudiera despertar, solo eso deseaba, abrir los ojos y darme cuenta que todo lo que estaba pasando no era más que un sueño, que estaría en mi cama, tratando de despertar de esta frustrante pesadilla.

- Emily - al escuchar esa voz, me encontré con Embry - Sammy - en cuanto me vio corrió hacia mí - ¿estás bien?

- Eso creo - sin importarme nada me abrace a él - ¿Qué es lo que está pasando?

- ¿Qué fue lo que viste? - me tomo el rostro con suavidad.

- Vio a Paul transformarse - le informó Jared - y luego a Sam.

- Se supone que no deberías saberlo, - sus ojos mostraban dolor - ahora creerás que soy un monstruo.

- No digas tonterías - mi voz fue ronca - no entiendo que está pasando, pero de algo debes estar seguro, para mí jamás serás un monstruo.

- Es la chica correcta - comento Emily que sonreía débilmente.

En ese momento llegó Sam, que entraba con Paul como viejos amigos, parecía que no había pasado nada entre ellos, en ese momento el último se acerco a mí.

- Creo que te debo una disculpa - asentí como aceptándola.

- No debí hablarte así - susurre - no pasa nada, empecemos de cero ¿te parece?

- De acuerdo, - y sin más paso su mano por mi cabello - creo que después de esto, ya eres parte de esta familia.

- Primero debemos explicarte lo que somos - Sam se colocó frente a mí - pero no debes decírselo a nadie, de hecho después de Emily, serás la segunda chica en saber esto.

Solo asentí, mi voz había huido dejándome frente a ese grupo de personas que apenas conocía, escuche la historia de los lobos, apenas captándola al igual que la existencia de vampiros, estuve a punto de reír en esa parte, pero todos los presentes estaban serios, eso quería decir que en verdad existían y después de lo que paso era más fácil que creyera en ello.

- Los Cullen son una muestra de los chupasangre - repuso Jared.

- ¿Los Cullen? - el apellido se me hacía conocido.

- Edward Cullen - susurro Embry.

- ¿El ex de mi hermana es un vampiro? -mi voz sonó un poco elevado.

- Así es - Sam asintió.

 

- Creo que debo ir a casa - comente, al sentir mi cabeza a punto de colapsar por tanta información - y procesar esto.

- ¿No le dirás a nadie? - la voz de Sam era seria.

- Aunque lo hiciera, nadie me creería - repuse - así que no te preocupes, que no diré nada, además no quiero ir a un psiquiátrico.

Ante eso Paul y Jared rieron, mientras Emily simplemente sonreía y Sam me miraba como midiendo mis palabras. Sin hacer caso a nada, me despedí de los chicos y Embry me llevo a casa en la pickup de Bella, esto había sido un largo día, y creo que mi cerebro no tenía la capacidad para comprender lo que estaba pasando.

- ¿Vas a estar bien? - cuestiono Embry cuando llegamos a mi casa.

- Tengo un novio lobo, así que supongo que lo único que podría sufrir daños, es mi salud mental - eleve los hombros - y pues esa nunca a estado bien.

- No quiero que me temas - me abrazo, como temiendo perderme - te quiero Sammy, es enserio no creo poder seguir sin ti.

- Eres un tanto dramático - bromee - además, no te temo, eres demasiado bueno, para que lo haga, solo algo cuando te transformes en lobo, no vengas a verme.

- Te Amo - ante aquellas palabras solo sonreí.

- No vuelvas a dejarme - le pedí.

- Jamás - me beso la frente - tienes a mi corazón contigo.

Solo lo bese, esperando que con eso entendiera, que era sumamente importante para mí, que comenzaba a amarlo y mi corazón estaba a punto de irse a sus manos, y que yo iba a cuidar al suyo y esperaba que él hiciera lo mismo con el mío.


Capitulo dedicado a:

bitha_granger

luna_bella

Zhere StAr De Black

ginnyharry123

paulispotter

marjhon

KiKaDiGgoRy

DaniiBlack

alele22

Bonitha_Yow

ViqtoriaBlackCullen

POV Jacob

Era Febrero y Embry seguía sin ir a la escuela, bueno aparecía una que otra vez, pero nada formal, parecía que tenía mejores cosas que hacer, observe de nuevo el asiento vació frente a mí, el lugar que debería ocupar mi mejor amigo, Quil igual parecía preocupado.

Creo que debía preguntarle a Samantha, si sabía algo de Embry, ya que parecía que solo con ella hablaba, y necesitaba saber que pasaba con él, si estaba bien o necesitaba ayuda, que yo estaba ahí para lo que necesitara. Aunque no sabía si ir a ver a Samantha era una buena idea.

Pero necesitaba saber que pasaba con mi amigo, así que después de clases iría a hablar con ella, aunque lo más seguro es que me mandará por un tubo como siempre, pero no podía culparla, después de todo yo le había dicho que no me caía bien, y cuando ella trato de acercarse a mí, fui yo quien la rechazo.

Las clases apenas si las note, ya que mi mente estaba en lo que Embry estaba metido y también un poco en la reacción de Samantha, sobre que fuera a hablar con ella, para saber de mi mejor amigo. En cuanto termino, maneje con dirección a la escuela de Bella y su hermana.

En cuanto llegue, note que Samantha estaba recargada en la camioneta, eso me daba cierta ventaja, ya que podría hablar con ella, sin que tuviera que huir de Bella, camine lo más rápido que pude hacia ella, antes de que llegará giro a verme.

 

- ¿Qué haces aquí? - fue su saludo.

- Quiero saber de Embry - respondí.

- ¿Y qué te hizo creer que yo sabría algo? - me miro con una ceja elevada.

- Eres su novia - cuando dije la última palabra, apreté los dientes.

- Entonces, modifico la pregunta - sonrió de lado - ¿Qué te hizo creer que te diría?

- Estamos hablando de mi mejor amigo - le mande una mirada fría.

- No tengo tiempo, para hablar contigo - observaba algo detrás de mí - así que dile a Bella que nos vemos en casa.

Y sin más corrió, gire la vista y vi que Embry la esperaba, al menos sabía que estaba bien, y que como fuera aun mantenía contacto con alguien más que no fueran Sam y sus perros falderos. Aunque Samantha no era la mejor compañía para él, pero no me iba a escuchar y ahora menos, que ni siquiera me veía.

¿Estás celoso? Dijo una voz en mi cabeza, claro que no lo estaba y menos de Samantha, ella y yo no teníamos nada en común, ni siquiera a Embry, ya que parecía que ahora solo tenía ojos para ella y tiempo para los imbéciles que se crían dueños de La Push.

No tenía ganas de ver a Bella, así que camine hacia el auto que Billy me prestaba para llevar a la escuela, aunque ya había dicho que lo iba a vender y pues ya faltaba poco para que pudiera terminar mi Golf, de la cual me sentía orgulloso.

- Jacob - esa voz era de Billy, me sorprendí ya que estaba en la casa - ¿Qué diablos sucede?

- Nada - respondí secamente.

- Ese nada, ¿tiene que ver con alguna de las hijas de Charlie? - en ese momento Samantha se me vino a la mente.

- No - aunque baje la mirada.

- ¿Por qué no hablas con ella? - arrugue la nariz - las penas de amor, son mejor si se hablan, y bueno tal vez si le dijeras a Samantha, que actuaste como un idiota, porque estar a su lado te pone nervioso, y que cuando supiste que ella vendría, te pusiste tan nervioso, que ni tu mismo te aguantabas.

- Ella me odia - ante aquello, estaba afirmando que sentía algo por ella.

- Si es la misma Sam, de la que hablamos, puedo decirte que ella no odia - me sonrió - además, de que como nuera me encantaría tenerla.

- Sale con Embry - replique.

- No creo que Embry sea el indicado - elevo los hombros.

POV Samantha

¿Por qué me sentía nerviosa cuando Jacob estaba a mi lado? Yo amaba a Embry de eso no tenía la menor idea, pero ¿Qué era lo que significaba Jacob en mi vida? Debía averiguar o me iba a volver loca con los sueños recurrentes con él.

- ¿En qué piensas? - ante la voz de mi novio, salí de mis reflexiones.

- En nada - le sonreí levemente.

- Te conozco - me miro con una ceja levantada - pero parece que no confías en mí.

- No dramatices - le espete - solo pensaba, en mi examen de Cálculo de mañana.

Ok me sentía mal por mentir, pero es que se me hacía tan sencillo con él, sabía que estaba mal, pero todo era porque no sufriera, además como le iba a decir a mi novio "Pienso en los sueños que tengo con tu mejor amigo" no creo que sonará muy bien, además de que debía mantener tranquilo su carácter, con esto de lo de los lobos.

- Tortolos - al escuchar la voz de Paul, me pregunte si en algún momento podría tener privacidad con Embry - ¿Qué hacen aquí tan solitos?

- Tratando de tener un momento a solas - le espeto Embry, cerrando los ojos para no golpearlo.

 

- Pues tendrá que ser después - comento Jared con una sonrisa burlona - porque ahora, debemos hacer guardia.

- ¿En dónde? - pregunte, levantándome del tronco en donde momentos antes estaba.

- No es un lugar - repuso Sam - es una persona.

- ¿Alguien más se va a hacer lobo? - Embry se había puesto delante de mí.

- Según lo que Billy dijo, es que Jacob no tarda - fue su respuesta.

- ¿Jacob? - mi voz sonó angustiada.

- ¿Por qué te importa tanto? - al escuchar el reproche de Embry, sabía que debía tranquilizarlo.

- Es el mejor amigo de mi hermana - estúpida escusa - y no me gustaría, que de la noche a la mañana, dejará de verla, como tú lo hiciste conmigo.

Golpe bajo lo del reproche, pero al ver su rostro supe que el enojo se había ido, ahora había culpa, no lo vi a los ojos o mi culpa iba a hacer mayor.

- Después comienzan con sus peleas - en verdad muchas veces, deseba golpear a Paul, pero enseguida recordaba que era un enorme lobo enojado - ahora debemos ir a ver a Jacob.

- Debo ir a casa - me acerqué a Embry y bese su mejilla - me hablas cuando llegues a casa.

Me tomo la mano y me dejo un beso en ella, sonreí débilmente, ¿Cómo no iba a amarlo? Si era tan lindo, Jacob no significaba nada, porque Embry era todo para mí y eso no iba a cambiar.


Creo ke ambos comienzan a sentir algo, pero ¿en verdad ese amor de niños aun sigue?

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

EmilyDan_novelas

DaniiBlack

marjhon

paulispotter

alele22

Bonitha_Yow

ginnyharry123

luna_bella

Maffy_7

ViqtoriaBlackCullen

POV Isabella

Jake después del 14 de Febrero no había sabido nada de él, ni siquiera una llamada, y eso me estaba preocupando, aunque cuando hable con Billy dijo que estaba en cama. Ese sábado iría a verlo y ver que tan mal estaba.

- Buenos días - saludo Sam, que se sentó frente a mí - ¿pasa algo?

- Jake, esta enfermo, lleva dos días en cama - no pareció preocuparse mucho - creo que iré a verlo hoy.

- No creo que sea bueno - dio una mordida a su pan - si vas y te contagias, después lo haré yo y la verdad me rehusó a enfermarme por tu amigo.

- ¿Por qué eres tan insensible? - le mande una mirada seria.

- Solo digo la verdad - dijo con indiferencia - además no creo que este tan mal, Charlie ya lo sabría.

- Eres una insensible - le espete.

- Billy ya lo llevo al médico - replico - y tiene mononucleosis, y no quiere que nadie vaya, no a dejado que nadie lo vea.

- ¿Sin visitas? - eso debía ser una broma.

- Billy cree que es lo mejor - elevo los hombros.

No quise contestar, claro que no iba a dejar de ver a mi mejor amigo, aunque tal vez cuando fuera Billy me cerrara la puerta en la cara, pero al menos quería saber que él estaba bien. El teléfono comenzó a sonar, yo que estaba más cerca, pero ella era más rápida, así que ella tomo primero el teléfono.

Fue una conversación bastante corta y lo único que Sam dijo, es que iba para allá, pero nada que me diera alguna idea de con quien hablaba, en cuanto colgó, subió a la recamara corriendo y regreso con una chamarra.

 

- Voy a La Push - me informó.

- Te llevo - y servía que veía que tal estaba Jake.

- Jared ya llego - me señalo la ventana, en donde estaba un auto gris, que no reconocí - nos vemos al rato - camino hacia la puerta - y si vas a casa de Billy, solo irás a perder el tiempo.

POV Samantha

En cuanto subí al auto con Jared, no abrí la boca, en verdad no entendía que iba a hacer yo, para hablar con Jacob, pero Billy y Sam que ambos parecían estar en convenio, y eso en cierta forma me exasperaba, ya que yo no deseaba ver a Jacob.

- Está insoportable - repuso Jared - no quiere aceptarlo.

- Ninguno de ustedes lo hace - replique - ¿Por qué el habría de ser diferente?

- ¿Por qué lo defiendes? - arrugue la nariz ante su pregunta.

- No lo hago - mi voz fue baja, pero sabía que me oía perfecto - solo lo veo un poco desde su punto, Embry no deseaba ser lobo, pero tuvo que aceptarlo y a Jacob no le va a quedar más que hacerlo.

- Él esta más renuente que cualquiera de nosotros - soltó el aire - aunque Billy, espera que tú puedas hablar con él, porque no quiere escuchar a nadie.

No dije nada, aunque no entendía porque yo era la indicada para hablar con él, pero Billy tenía confianza que a mí si me iba a escuchar, además tenía que hacerlo por el bien de Embry y los demás, porque sino entraba en razón, a Sam le iba acostar más trabajo que siguiera ordenes.

En cuanto estaciono el auto, Embry fue el que me abrió la puerta, su rostro me decía que estaba enojado, acaricie sus mejillas, para ver si le cambiaba el semblante y pareció funcionar, ya que su ceño se relajo un poco, me tomo de la mano con un poco de fuerza, pero no me queje.

En la casa estaban, Sam, Emily, Paul, Billy y Harry. Me sorprendí un poco al verlos, pero no dije nada, solo camine hacia la recamara que el primero me señalaba, me solté del agarre de Embry y llame, pero no recibí nada.

- Ábreme - le ordene - Jacob, tenemos que hablar.

- Quiero estar solo - su voz se escuchaba más ronca que la última vez.

- Estamos preocupados - susurre - solo déjame entrar.

POV Jacob

Escuchar su voz, me llenaba de calma, ya no había angustia de saber que iba a pasar, porque algo me decía que si ella me aceptaba, lo demás iba a estar bien, abrí la puerta para tomarla de la mano y obligarla a entrar.

- ¿Sabes lo que me esta pasando? - fue lo primero que pregunte.

- Ya sufriste tu transformación - repuso suavemente - y no estás solo, Sam, Embry, Paul y Jared, también ya la sufrieron, ellos solo quieren ayudarte.

Clave mi mirada en la de ella, y era ver a esa pequeña de seis años, que se escondía detrás de mí, cuando veía una araña o cuando algo le asustaba, y se abrazaba a mí, mi pequeña Sammy estaba escondida, detrás de esa Samantha fuerte e independiente.

- ¿Vas a estar conmigo? - pose mi mano en su mejilla.

- Jamás te dejaría solo en algo así - me sonrió, mientras tomaba la mano que estaba en su mejilla.

- No se lo dirás a Bella ¿cierto? - ella arrugo la nariz.

- Ella no me dijo de su novio vampiro - susurro - además como ya te dije, su amistad no me importa.

 

- Sammy - llamo mi padre - gracias.

- No hice nada - elevo los hombros soltando mi mano.

Y sin decir más salió del lugar, dejándome solo con mi padre, en verdad no entendía porque siempre, que parecían solucionarse las cosas, siempre hacía algo, para que ella se alejará.

- Ella volverá - dijo Billy en voz baja - solo que la próxima vez que los nervios no te ganen.

No sabía de que rayos hablaba, pero no quise decir nada, ahora mi vida se veía un poco menos compleja que momentos antes, después de todo creo que debía aceptarlo, y eso iba a hacer.


Creo ke debí haberlo subido ayer, pero como fue mi cumpleaños, y además estuve en la escuela hasta tarde, no pude, pero espero les guste ^^

Capitulo dedicado a:

Maffy_7

ViqtoriaBlackCullen

Zhere StAr De Black

marjhon

luna_bella

KiKaDiGgoRy

manilu95

DaniiBlack

paulispotter

alele22

ginnyharry123

bitha_granger

POV Isabella

Aun no tenía visitas de Jake, pero según lo que Embry le decía a mi hermana, es que estaba bien, que se estaba recuperando y todo iba bien, aunque eso muy me tenía muy convencida, pero ni Charlie, ni Billy y menos mi hermana me dejaban ir a verlo.

Estaba desayunando, era sábado y estaba pensando en ir a buscar mi prado, aunque no sabía si antes ir a ver a Jacob, en ese momento mi hermana bajo y se sentó frente a mí, mientras se servía un poco de leche y untaba una tostada con mantequilla.

- Buenos días - saludo Charlie.

- Hola - contesto Sam, mientras yo solo hacía un movimiento con la cabeza.

- Tengo que decirles algo - ante eso arrugue la nariz, y Sam clavo su mirada en él - su madre me pidió permiso, de dejar que una de sus sobrinas viniera a visitarlas.

- ¿Mamá? - la voz de mi hermana tembló apenas perceptiblemente.

- ¿Qué sobrina? - no podía creer que nuestra madre nos hiciera esto.

- Charlotte - repuso Charlie.

- ¿Es una broma? - replico Samantha.

- No puedes recibirla - dije secamente.

- Es su prima - Charlie nos veía como si estuviéramos locas.

Pero antes de que dijéramos algo, se escucho la puerta, en verdad Charlotte no podía venir a vivir a Forks, no después de que por fin nos habíamos deshecho de ella, no podía venir a arruinar nuestras vidas con su "perfección"

- Primis - al escuchar su grito, vi a Sam hacer una mueca de asco - las extrañe mil.

- Lastima que no pueda decir lo mismo - susurro mi hermana, trate de mandarle una mirada de reproche, pero solo pude sonreír.

- En verdad, no paraba de contar los días para venir a verlas - a la primera que abrazo fue a Samantha, que por poco la ahoga - y saber como están mis primis conse.

- Somos tus únicas primas - le espete, mientras literal era tacleada por ella.

- Exacto - concordó - ahora imagínense que paso cuando no las vi en Navidad, así que le dije a tía Renee, que le pidiera a Charlie si podía quedarme y su papi es un lindo.

POV Samantha

La persona que menos deseaba ver ahora estaba en Forks, en verdad papá y mamá me iban a pagar esto, su voz chillona la odiaba, el cabello entre rubio, castaño, la verdad no sabía de que color lo tenía, y los ojos grises, era la hija perfecta, según tía Lucy.

 

- Tía Renee, menciono que habías regresado - ya había llegado al punto que tanto deseaba, poner el dedo en la herida - pero yo no podía creerlo, por lo que escuchaba era que tocabas muy bien, pero creo que no lo suficiente.

- Creo que Venecia me quedo grande - en verdad no quería discutir.

- Pero no debes sentirte mal - ¿de donde diablos se apagaba? -sé que hiciste tu mejor esfuerzo, y que no todos pueden triunfar, aunque a mi la suerte, me sonríe muchas veces. Tía Renee les dijo que me ofrecieron la beca en España para ballet, pero la rechacé, porque no quería dejar solos a mis padres.

- Eres una gran hija - comento Bella - no cualquiera deja ir una oportunidad así.

- Mis amigos me dijeron lo mismo, al igual que mis padres - papá había huido, dejándonos solas con ella - pero creo, que la familia esta primero, y en verdad no quise dejarlos, aunque mamá dijo que tal vez en canto también podría hacerlo, que mi voz era como el de una sirena.

<

- Es un poco pequeño, para tenerlo - repuse con una media sonrisa - pero creo que le pediré uno a papá, para que también practiques.

- Es tan amable de tu parte - era un año mayor a mí, tenía 17, y era tan insoportable, que pensé meterle una tostada en la boca para ver si se callaba - pero enserio, no quisiera hacerte sentir mal.

- Mi princesa - al escuchar esa voz, me levante de un brinco, para salir huyendo de ese lugar.

- Hola, Bry - salude a mi novio, a pesar de su estúpido sobrenombre, me alegraba verlo - ¿nos vamos?

- ¿Tienes visitas? - me pregunto, clavando su mirada en mí.

- No quieres conocerla - le asegure - es una prima, que viene de California, y créeme es insoportable.

- No puede serlo, teniendo una prima tan cautivadora - me beso la mejilla.

A regañadientes entre de nuevo a la cocina, respire profundo para no golpear a mi primita, aunque ganas me sobraban, camine tomando la mano de Embry, hasta que quedamos delante de la tarada de Charlotte.

- Charlotte, él es Embry - presente - mi novio.

No hubo respuesta por parte de ninguno, giré a ver a Embry y sus ojos brillaban, de hecho parecía un ciego viendo la luz por primera vez, sentí un hueco en el estómago, esto no podía estar pasando, había escuchado de Sam lo de la imprimación que se daba al ver a la persona indicada a los ojos.

- Un placer - repuso Charlotte con las mejillas sonrojadas.

- Al contrario - sonrió como idiota, mientras se inclinaba y besaba su mano.

Sentí mis ojos picar, sabía lo que había pasado entre ellos, a mí jamás me había visto como a ella, parecía una Diosa ante sus ojos, me solté de su agarre, acaba de perder a mi novio, de eso no había duda.

Escuche que me llamaban, pero en ese momento lo que quería era llorar, corrí todo lo que mis piernas me dejaron, sin saber a donde dirigirme me adentre al bosque, dejando que las lágrimas fluyeran, en cuanto mis piernas perdieron fuerza caí de rodillas.

 

- Jamás voy a ser feliz ¿cierto? - levante mi vista - te gusta destrozarme el corazón.

No hubo respuesta, llore con fuerza, amaba a Embry, pero ahora yo pasaba a segundo plano, odiaba conocer todo lo de los lobos, pero debieron advertirme que yo no era la indicada para Embry, debieron alejarme de él, antes de que mi corazón lo aceptará, pero me habían hecho creer que yo era especial.

- ¿Estás bien? - ante aquella voz, trate de secar mis lágrimas.

- No - eso salió sin ser consciente.

- ¿Qué paso? - lo sentí sentarse a mi lado.

- Mi corazón, de nuevo se rompió - susurre.

- ¿Qué hizo Embry? - sin pensar, me abrace con fuerza a él.

- Encontró a su imprimación - solté, sintiendo mi corazón doler.

- Pensé que eras tú - acaricio mi cabello.

- Paul, no digas nada - le pedí - solo abrázame.

Y eso hizo, no sé cuanto estuve llorando, solo sabía que había perdido algo que era demasiado importante en mi vida, había perdido a Embry, y eso dolía en verdad que dolía.


Charlotte

Creo ke las cosas se le complican a Sam, pero espero les guste

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

luna_bella

DaniiBlack

ginnyharry123

alele22

marjhon

Maffy_7

manilu95

bitha_granger

POV Isabella

En cuanto mi hermana salió, pareció que Embry salió de su ensoñación, ya que salió detrás de ella, arrugue la nariz, al no entender la actitud de Samantha, aunque Charlotte parecía fascinada con el novio de Sam.

- Es un encanto - sonrió tontamente.

- Solo que es novio de Sam - le espete.

- Nadie se lo está quitando - elevo los hombros - solo digo lo que mis ojos ven.

Decidí no decir nada, además de que el teléfono sonó, camine hacia el, mientras escuchaba suspirar a la tarada de mi prima, tome el auricular, tratando de no poner atención en Charlotte.

- ¿Diga? - repuse.

- Hola - saludo una voz que no reconocí - ¿me podría comunicar, con Samantha? Por favor.

- Ahora no se encuentra - comente - ¿quisiera dejarle algún mensaje?

- Dígale que hablo Matthew y que necesito se comunique conmigo - el amor de mi hermana.

- Se lo diré - conteste.

Sin más colgué, regrese a la mesa a tratar de seguir desayunando, pero apareció Jake, en cuanto lo vi me colgué a su cuello, tenía al menos un mes que no sabía nada de él.

- ¿Dónde te metiste? - le reproche.

- Estuve ocupado - se disculpó - necesito hablar con Samantha.

- Ella salió - me sentí un poco desplazada por mi hermana.

- ¿No me vas a presentar? - la odiosa voz de mi prima.

- Claro - sonreí fingidamente - Jacob, ella es Charlotte, mi prima.

- Hola - fue la seca respuesta de mi amigo.

Y eso pareció decepcionarla, parecía que creía que todos iban a tratarla igual que Embry, aunque eso me extraño, ¿Por qué la había tratado tan bien? Ella le sonrió, aunque a Jake no pareció importarle.

- ¿Quieres esperarla? - pregunte.

- ¿Crees que tarde? - eleve los hombros.

 

POV Jacob

Necesitaba hablar con Samantha, y a clarar un poco mi mente, ya que ahora era un caos, soñaba con ella todas las noches, pero ya no sabía que significaba en mi vida, no lo comprendía, era por eso que tal vez hablar con ella era la solución, para traer paz a mi cabeza. Pero la señorita no estaba, y yo que no tenía el tiempo para perder, tenía cosas que hacer.

Pero decidí esperar, mi salud mental valía más que lo demás que tuviera que hacer, Bella me hablaba, pero apenas la escuchaba, cosa que jamás había pasado, ahora solo pensaba en Samantha, una débil sonrisa apareció.

- Creo que estás enamorado - escuche la voz de Bella - así que dime ¿Quién es la afortunada?

- No hay nadie - replique.

- ¿Qué hacen? - giré la vista y la prima de Bella, se sentó a mi lado.

- Viendo televisión - parecía que a Bella no le caía muy bien.

- ¿Puedo verla con ustedes? - sonrió inocentemente.

Bell solo asintió, aunque se tensó, enserio no parecía agradarle la idea, de que estuviera ahí, me acomode en el sillón, y sentí a la chica demasiado cerca de mí, así que por impulso me levante y ella quedo acostada en el sillón, lo que ocasiono la risa de Bella.

- Voy a estar en mi recamara - en cuanto escuche esa voz, como si estuviera unido a ella, camine hacia donde estaba.

En ese momento que llegue, se notaba pálida y sus ojos rojos e hinchados me decían que había llorado, sentí una opresión en el pecho al verla así, pero en cuanto me vio, elevo una ceja.

- ¿Estás bien? - estúpida pregunta, pero fue lo primero que se me vino.

- No creo que te importe - su voz fue indiferente.

- Empecemos de cero - le pedí - hagamos que no nos conocemos.

- No estoy de humor - sus ojos azules, mostraban dolor.

- Muy bien, no empecemos de cero - le sonreí, y ella arrugo la nariz - quiero ser tu amigo.

- Tarde - me miró secamente - ahora me voy.

- Por favor - la tome de la mano.

Sus ojos se clavaron en los míos, sentí como una corriente eléctrica, pasaba de mis dedos a todo mi cuerpo, y a ella le paso lo mismo, claro que no lo dejo ver, ahora mi mente estaba aun más confundida.

- Matthew te llamo - ante la voz de Bella, la solté.

- ¿Qué te dijo? - pregunto sin verme.

- Que le hablarás en cuanto llegarás - contesto.

Camino hacia el teléfono, y sin esperar marcó el número del tal Matthew, espere con paciencia, en verdad necesitaba hablar con ella, pero parecía que ella no lo deseaba, apenas si escuche lo que decía, pero en cuanto colgó, sonrió feliz.

- Están aquí - se abrazo con fuerza a Bella - Lizzie y Mat están aquí.

- Eso es increíble - Bella respondió al abrazo.

- Sam ¿podemos hablar?

POV Samantha

En cuanto escuche la voz, lo poco que había logrado tranquilizarme, se había ido al diablo, de nuevo sentí las lágrimas acumularse en mis ojos, tenía la necesidad de huir de ahí, de alejarme lo más que pudiera de él, pero sabía que tarde o temprano tendría que enfrentarlo.

- No ahora - susurre - así que vete.

- Sam, por favor - si suplicaba iba a terminar cediendo.

- Ya dijo que no - al escuchar a Jacob, abrí los ojos sorprendida.

- Es mejor que te vayas - le espeto Bella.

 

En cuanto escuche la puerta cerrarse, sin ver a nadie subí a mi recamara, porque siempre tenía que sufrir, parecía que el amor y yo no nos llevábamos, pero debía soportar, después de todo las cosas pasan por algo, aunque en ese momento no me parecía así.

Me tiré en la cama, esperando que en cualquier momento despertará y me diera cuenta que no era más que una horrible pesadilla, pero dudaba que el dolor del corazón me hubiera dejado seguir durmiendo, en ese momento de nuevo las lágrimas comenzaron a salir.

- Sam ¿estás bien? - solté un débil sollozo - ¿Qué paso?

No conteste solo me abrace a mi hermana, esperando así poder lograr, sacar todo el dolor que tenía dentro, pero parecía que las lágrimas ese día no iban a terminar, y eso que apenas había llegado Charlotte, no quería saber como iba a ser mi vida con ella en la casa.

Mi vida iba a hacer un infierno, pero no le iba a demostrar a ella que en verdad me importaba que Embry me dejara por ella, eso jamás lo iba a aceptar, no importaba que tan desgarrado tuviera el corazón.


Capitulo dedicado a:

ginnyharry123

anabell taba hankson

paulispotter

alele22

DaniiBlack

bitha_granger

Zhere StAr De Black

luna_bella

manilu95

marjhon

POV Jacob

- ¿Qué diablos le hiciste? - esa era la pregunta que yo le iba a hacer, pero Paul se me había adelantado.

- Nada - ante eso estuve a punto de golpearlo.

- Está destrozada - le espeto - nos hiciste creer que era tu imprimación.

- ¿No lo es? - Jared, por fin ponía atención - te das cuenta que le dijimos el secreto, y ella no es la indicada para ti.

- El secreto es lo de menos - gruño Paul - está destrozada, no ha dejado de llorar.

- ¿Por qué te importa tanto? - Embry lo miraba furioso - recuerda, que estás hablando de mi novia.

- Ella ya no es tu novia, - dije secamente - acabas de encontrar a tu imprimación, así que deja a Samantha en paz.

- La amo - me miró fríamente - y ella a mí, y nadie va a hacer que nos separemos.

- Sam lo hará - Jared, era el único tranquilo en todo esto - así que es mejor, que comiences a colocar tus barreras con ella.

Embry no parecía muy convencido, pero si Sam se lo prohibía, no le iba a quedar más que aceptarlo, después de todo él era el alfa y al resto solo le quedaba más que seguir sus ordenes.

POV Samantha

- Vamos Hoppy - ni siquiera su voz me animaba - debes salir de aquí, estás cuatro paredes te hacen mal.

- Ese idiota no merece que te desarmes - Lizzie acariciaba mi cabello -, así que arriba, porque iremos de paseo.

En verdad no tenía ganas de nada, pero sabía que con esos dos no podía hacer nada, así que me levante y me arregle lo mejor que pude, para que no se notará que había llorado, y sin más salimos de la casa.

Se la pasaron, hablandome de todo lo que pasaba en Venecia y un poco sobre como Matthew se iba recuperando un poco de su estancia en el hospital, no podía creer que de ellos fuera la más débil en esos momentos, cuando siempre era la que sonreía y buscaba el lado positivo para todo.

 

Sonreía, por primera vez en cuatro días, volvía a sonreí, y era divertido volver a tener a mis amigos, con cualquier tontería podía reír, sin importarme nada, solo volver a ser yo, sin preocupación y sin dolor.

- Samantha - giré la vista y Jacob caminaba hacia nosotros - ¿podemos hablar?

- ¿De qué? - pregunte con la nariz ligeramente arrugada.

- No lo rechaces - me susurro Lizzie - a ese tipo de hombres, no se le hace eso.

Sonreí, al ver la mirada de mi amiga sobre él, sabía que Jacob la había escuchado, por el movimiento de sus manos, me pareció tierno que se hubiera puesto nervioso, aunque también sentí cierta molestia, de que le pareciera guapo a mi mejor amiga.

- Ok - repuse caminando hacía él - ¿de qué quieres hablar?

- ¿Podemos caminar? - giré a ver a mis amigos, y con la cabeza me dijeron que estaba bien.

Así que asentí y comenzamos a caminar, parecía que estaba nervioso, y bueno yo estaba igual, claro que ninguno de los dos se lo iba a hacer notar al otro. Caminamos por largo rato sin decir nada, y comenzaba a molestarme.

- ¿De qué querías hablar? - al ver que no decía nada.

- Quería saber si podíamos ser amigos - en ese momento se detuvo, y clavo su mirada en mí.

- ¿Por qué? - arrugue la nariz ligeramente.

- Quiero recordar, los momentos de la infancia - sonreí ante lo mal que mentía.

- Creo, que lo único que quieres, es acercarte más a Bella - ante eso elevo una ceja - pero supongo que podemos ser amigos.

- Bueno ya que eres mi amiga ¿te parece ir por un helado? - sonrió de lado.

- Me volveré gorda con tanto helado - bromee.

Él simplemente sonrió, creo que mi vida no estaba del todo perdida, después de todo, tenía amigos y una hermana que no me iban a dejar caer, pasará lo que pasará, ellos iban a estar ahí.


Lizzie

Lamento que sea tan corto U.U pero no tenía inspiración

Capitulo dedicado a:

Maffy_7

bitha_granger

anabell taba hankson

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

DaniiBlack

manilu95

paulispotter

POV Isabella

- Enserio ¿estás bien? - pregunte, en verdad se veía pálida y ojerosa.

- ¿Por qué no habría de estarlo? - no despego su vista, del cuaderno que tenía en las manos.

- Porque tenía años, que no sacabas esa libreta - repuse - solo la usas cuando en verdad no te sientes bien.

- Solo quiero sacar esto - susurro.

- No sé como Embry pudo dejarte - comente.

- No importa - suspiro - solo necesito estar sola.

Así que sin decir nada, salí de la recamara, cuando llegue a la cocina, estaba la desagradable de Charlotte, que ahora se pavoneaba diciendo que Embry la había elegido a ella, en vez de a Sam, enserio estaba por golpearla, pero al ver a Embry, mi odio fue mayor hacía él.

- ¿Cómo está? - pregunto, en verdad parecía preocupado.

- Bien, no sé porque lo preguntas - camine por un vaso de agua.

- Hola, Bella - saludo Mat, que al igual que el resto ya entraba por la cocina, como si fuera su casa - ¿y Hoppy?

- En la recamara - conteste.

- ¿Puedo pasar? - en verdad me caía bien, después de todo algo me decía que sentía algo por mi hermana.

 

- Claro - le sonreí débilmente.

POV Samantha

- Hoppy - ni siquiera levante la vista - ¿En verdad, vas a seguir así?

- Pues no puedo estar de otra forma - replique.

- No me gusta verte así - me acarició el cabello - odio ver esos bellos ojos, tristes.

- Todo hubiera sido más sencillo, si me hubiera quedado en Venecia - repuse - al menos, no habría conocido a Embry, y seguiría enamorada de ti.

- Lastima que yo no pueda decir lo mismo - ante eso cerré los ojos - soy un cobarde, que no pudo decirte un Te Amo.

- ¿Por qué saliste con Sharon? - clave mi mirada en él.

- No lo sé - elevo los hombros - suelo hacer tonterías, - sonreí de lado - así me gusta más - me beso la frente - ¿me dejarías amarte?

- No - tome su rostro entre mis manos - te quiero, Mat, y no quiero utilizarte, así que dame tiempo para que olvide a Embry, y después tal vez podamos hacer algo.

- Me refería a que me dejarás amarte como amigo - me sonrió suavemente - quiero ayudarte a sanar las heridas - asentí, mientras me abrazaba a él - recuerdas que Rachel, nos dijo que lo mejor para sanar las heridas es cantando.

- Sí - susurre.

- Pues canta - me hizo sentarme en el suelo, mientras él seguía abrazándome - deja salir lo que sientas, cuando eso pase, tu alma y tu corazón van a descansar.

- No tengo el tono - observando la hoja que estaba en el suelo.

- No importa - me beso el cabello - solo déjalo salir pajarito - sonreí, al escuchar el apodo que usaba Rachel.

POV Jacob

En cuanto llegue a la casa de Charlie y vi a Embry, con Charlotte, que en verdad no entendía que diablos le veía, pero creo que así era la imprimación, aquí si que el amor era ciego, Sam solía decir que el siguiente sería yo, ya que por lo regular me pasaba burlando de él, y de Jared.

Pero dudaba que yo me fuera imprimar tan pronto, aun había muchas cosas que vivir y por lo que veía la imprimación era unirte por siempre a ella, no podías ser libre, ya que se podría decir que se adueñaba de tu vida, y yo no le veía lo emocionante a eso.

- Jake - Bella me hizo una seña, para que me sentará a su lado - ¿vamos a seguir con las prácticas de motocicleta?

- Sí - sonreí, en ese momento noté que la nariz de Samantha y Bella eran iguales, al igual que sus cejas eran más obscuras que su cabello.

- Tal vez mañana, podríamos ir - me sonrió, pero no se le formó ese hoyuelo casi debajo del ojo, que se le formaba a Samantha.

En ese momento me di cuenta de algo, que tal vez era estúpido, pero sentía algo por Samantha, creo que Billy tenía razón, me había acercado a Bella, esperando encontrar algo de Sam, y cuando ella regresó, no quería tenerla cerca, para que los sentimientos infantiles no aparecieran.

Pero ahora algo nuevo, Embry le había destrozado el corazón, cuando había encontrado a su imprimación, y yo no pensaba hacerle lo mismo, así que solo seríamos amigos.

No puedo olvidarte no quiero esperarte
no vuelvo a pedirme perdón
no voy a negar que sigo adelante
no quiero verte mi amor

No puedo olvidar no quiero esperarte
ya no pretendes por mi
solo quiero olvidar que un día de conocí
pero que hay días que toda la noche
la paso llorando por ti.

 

En cuanto escuche la voz, fue como si un ángel lo hiciera, y sin pensar en nada, seguí la voz, era como un insecto que es atraído hacía la luz, en ese momento todo en mi alrededor, desapareció, solo existía la voz de una sirena, y yo como simple mortal, la seguí.

Me quedé en el marco de la puerta, observando a mi precioso ángel, que ni cuenta se había dado que yo la veía, en ese momento la gravedad no me mantenía en la Tierra, sino su voz, y toda ella, en ese momento supe que mi vida ya no era mía, le pertenecía por completo a Samantha Swan.

- ¿Jacob? - en cuanto me vio, elevo una ceja - ¿Qué haces aquí?

- Te escuche cantar - le sonreí, y por más extraño que parezca se sonrojo - y lo haces extraordinario.

- Es lo mismo que yo le digo - comento Matthew, que hasta ese momento noté que estaba en la habitación - tal vez, tu puedas convencerla, de que debe regresar a Venecia.

- Mejor bajemos - comento con una media sonrisa.

No podía irse, no ahora que sabía que sin ella no iba a poder seguir viviendo, así que ella se iba a quedar, no importaba cuanto tiempo me tardará, ella se iba a enamorar de mí, y no me iba a dejar, esperaba que en verdad, esto de la imprimación fuera mutuo.


Bueno antes que nada, espero ke les guste el capitulo y después quisiera pedirles su opinión sobre un Nuevo fic, que apenas tengo en mente, pero sería de Nessie, Jake y algún personaje de mi creación, y también Nahuel. Sería algo así como que Bella que es madre de Nessie, se enamora de Edward que es padre del personaje de mi creación, ninguna de las dos se soporta, creo ke debo darles un mejor resumen, pero no tengo muchas palabras para explicarlo, además de que sería mas largo que el capitulo ^^. Y bueno keria ver si kerian ke lo subiera y además si me pudieran dar ideas para los personajes n.nU

Se me olvidaba la canción es de Amaia Montero, se llama "No puedo, ni quiero"

Capitulo dedicado a:

alele22

luna_bella

bitha_granger

alice_black

ginnyharry123

KiKaDiGgoRy

Zhere StAr De Black

paulispotter

evealex

DaniiBlack

Maffy_7

bitha_granger

POV Samantha

Estaba en la sala, después de todo mi "adorada" prima, también se había quedado con mi cama, enserio que esto era increíble, pero con tal de no compartir nada con ella, era mejor el sillón, claro que Charlie me ofreció su cama, pero con sus dolores de espalda, lo mejor era que él ocupará su cama.

Aunque en ese momento el sueño se había ido, en ese momento me encontraba viendo el techo, tratando de pensar, que Charlotte no tenía la culpa, ni Embry, que él solo había seguido a su naturaleza, pero una cosa es que mi cabeza en cierta forma lo aceptará a que mi corazón lo hiciera.

- Hola - estuve a punto de gritar, pero con su mano lo evito - no quise asustarte.

- Pasa de la medianoche - le espete - ¿y no querías asustarme?

- Te quejas demasiado - eleve una ceja.

- ¿Qué haces aquí, Jacob? - pregunte, incorporándome en el sillón, para verlo mejor.

 

- Solo venía a vigilar tu sueño - sonreí, decía cada locura.

- Pues no tienes nada que vigilar - susurre.

- Siempre se vigila a un ángel - me besó la frente, en segundos toda la sangre se acumulo en mis mejillas - y más, si un idiota quiere hablar con ella.

- ¿De qué hablas? - ante aquello, vi que eso no deseaba decirlo - ¿Embry, está aquí?

- No hay noche, que no vigile la casa, esperando encontrar un momento para hablar contigo - escuche dolor en su voz, pero sabía que eso era imposible, así que lo adjudique de que para mí todo era dolor.

- ¿Qué quiere hablar? - no encontraba sentido alguno, a que quisiera hablar, ya todo estaba dicho.

- No lo sé - sentí su mano acariciar mi mejilla - pero no quiero verte mal, no por él.

En ese momento escuche un leve aullido, y por el rostro de Jake supe, de quien se trataba, tal vez debía darle por fin un cierre al capítulo de Embry, después de todo, era una parte importante en mi vida, que por más que doliera, siempre iba a tener una parte en mi corazón, me levante y camine hacia la puerta.

Sabía que nadie se iba a dar cuenta que había salido de la casa, los tres que dormían, tenían el sueño un poco pesado, en cuanto sentí el viento helado golpear mi rostro, me reproche por haber salido, al menos debía haber esperado, hasta la mañana siguiente, pero como dicen "A lo malo, darle prisa" o algo así, bueno eso era lo que recordaba.

- ¿Qué quieres Embry? - sabía que por su buen oído, ya me había escuchado.

En menos de lo que imagine, entre los árboles que se encontraban detrás de la casa, apreció Embry con solo una bermuda, en ese momento me di cuenta, que aun no estaba superado, y bueno tenía tres semanas de ello, no es que lo fuera a superar de la noche a la mañana.

- Lo siento - su piel brillaba, bajo la luz de la luna - no quería lastimarte, me odio por haberte hecho llorar.

- No importa - susurre, tratando de contener las lágrimas.

- Claro que importa - camino hacía mí - eres lo más importante en mi vida.

- No es así - replique - en tu vida, ahora solo está Charlotte.

- Eso quisiera, - me sonrió con tristeza - pero eso de que solo importa la imprimación es una mentira, Te Amo.

- ¿Y eso de que sirve? - estaba a punto de desarmarme de nuevo.

- De nada - acepto - y aunque no me creas, me duele tu dolor - solté una risa seca.

- Ya lo dijiste Embry, de nada sirve - cerré los ojos tratando de retener el llanto - ahora solo aléjate de mí, y por favor no te acerques.

- Es inevitable - seguía sin verlo - mi corazón pide por ti - en cuanto sentí su dedo acariciar mis labios, abrí los ojos.

- ¿Y crees que el mío no? - quise retroceder, pero no pude - Te Amo, y duele saber que no estarás conmigo.

- Siempre voy a estar - unió su frente con la mía - porque cada vez que te dije Te Amo, era cierto, cada momento que pase contigo, quedaron marcadas aquí - tomo mi mano y la posó sobre su pecho, en donde esta el corazón.

- Basta - pedí - no hagas esto más difícil.

- En este momento odio más ser un lobo, - sentí una gota sobre mi mano - porque yo te escojo a ti, pero mi Naturaleza no lo hace.

- Bry - susurre, tomando su rostro entre mis manos, las lágrimas surcaban sus mejillas.

- Mi corazón suplica por ti, - en ese momento yo también lloraba - pero el estúpido lobo que vive en mí, no puede dejar a Charlotte, y enserio si por mi fuera me quedaba contigo, en verdad lo hacía, pero no puedo, porque sin ti duele y más de lo que puedas imaginar, pero sin ella, no puedo ni respirar.

 

- Es el adiós - mi voz apenas era audible - debes olvidarme, porque yo lo haré contigo.

Sentí sus labios sobre los míos, esto dolería aun más cuando se fuera, pero necesitaba sentir aunque fuera por última vez sus labios, rodee su cuello para profundizar el beso, y él me atrajo hacia su cuerpo, tomándome de la cintura, las lágrimas se mezclaban, esto era el adiós definitivo.

Aquí era cuando te dabas cuenta, que no siempre las historias de Amor terminaban en final feliz, después de todo ambos nos amábamos, pero cada uno debía seguir con su camino aunque eso doliera, el destino no nos quería juntos.

POV Jacob

Esa escena me estaba matando, sabía lo que Embry sentía, era cierto que la amaba, pero necesitaba de Charlotte, en cambio yo solo necesitaba de Samantha y ella amaba a uno de mis mejores amigos, creo que la vida no podía ser más irónica.

En esta historia, no sufrían dos, sino éramos tres y los tres debíamos aprender a superar esto, claro que yo haría que Samantha se olvidará de Embry, no iba a dejar que otra vez esos ojos azules se ensombrecieran, yo le daría la luz, que ella necesitaba.

En cuanto termino el beso, Embry le beso la frente y enseguida se transformo en lobo y corrió hacia el bosque, en ese momento me acerque a Sam con una manta, la envolví en ella, sin decir una palabra, yo le estaba diciendo que yo estaba para ella.

Pero en cuanto la abracé, apareció un nudo en mi garganta, y esa opresión en el pecho era tan dolorosa, que me costaba respirar, pero me trague todo eso, debía ser fuerte para mi ángel, debía ser su base y no dejarla caer.

- No me dejes - se aferró a mi cintura.

- Nunca - respondí, besando su cabello.


Bueno espero ke les guste, y también keria pedirles ayuda para ponerle nombre al nuevo fic, estaba pensando algo así como:

1) Sigues aquí

2) No me atrevo

3) Amarte es inevitable

4) Vives en mis pensamientos

5) Mandame una señal

Ya se no son muy buenps, pero son los que tengo u.u, espero ke puedan ayudarme con ello.

Capitulo dedicado a:

luna_bella

paulispotter

Zhere StAr De Black

vampirefangigi _17

DaniiBlack

KiKaDiGgoRy

alele22

marjhon

Maffy_7

bitha_granger

POV Samantha

Estaba recostada, me sentía mal, creo que me iba a dar gripa, pero eso no parecía importarle a nadie, de hecho cosa que agradecía, ya que podía estar en cama sin importarme las miradas de comprensión de Bella, las de superioridad de Charlotte y la de preocupación de papá.

Podía estar sola, pensar las cosas con claridad y hacer lo que sintiera, aunque ahora lo que quería hacer era dormir, me acomode en el sofá que comenzaba a sentir cómodo, bueno después de una semana era normal que lo sintiera bien.

- Buenos días - en verdad comenzaba a preguntarme si Jake no tendría mejores cosas que hacer.

 

- Pensé que estarías con Bella - dije sin levantarme del sofá.

- Fue a buscar su prado - se sentó al borde del sillón - algo me dijo, que tú necesitabas más de mi.

- Eso se podría llamar telepatía - bromee.

- Tus pensamientos llegan a mí - se inclinó y su rostro quedo a escasos centímetros de mí - creo que estamos destinados.

- No juegues - le pedí - ya no quiero sufrir, cuando tú encuentres a tu imprimación.

- ¿Sientes algo por mí? - esa sonrisa, comenzaba a hipnotizarme.

No podía decirle, que sentía cosas por él, cuando llevaba un mes llorando por los rincones por Embry, pero Jake se estaba volviendo bastante importante para mí, creo que era más fuerte que para el primero, pero no quería pasar lo mismo, porque algo me decía que con él dolería más, mucho más.

- Es mejor no saberlo - le sonreí débilmente - así cuando encuentres a la indicada, no dolerá.

- No habrá indicada - en ese momento su nariz rozaba con la mía.

- Jake - suplique - es mejor que te vayas.

- Porque ya la encontré - arrugue la nariz - pensé, que la lista aquí eras tú.

- Odio que no seas claro - le espete.

- Nunca he sido bueno con las palabras - sentía su aliento chocar con mi nariz y mis labios.

Y sin previo aviso, me besó, en cuanto lo sentí, todo lo que había a mi alrededor no importo, solo estábamos él y yo, rodee su cuello con mis brazos o al menos eso percibí, ya que todo mi ser estaba como en un sueño, en ese momento noté que Embry y Mat habían desaparecido, solo había alguien en mi corazón y me estaba besando.

- Eres mi todo - susurro separándose de mí y tomando mi rostro en sus manos - y te quiero a ti aunque no me creas, de hecho creo que desde que éramos niños Te Amo.

- Creo que estás loco - aunque sonreía como tonta.

- ¿Dime que no sentiste nada con el beso? - su mirada fue seria - y si dices que no, prometo alejarme de ti.

- ¿Promete que no me dejarás? -ya se parecía una niña pequeña.

- No lo haré - colocó un mechón de mi cabello detrás de mi oreja - porque aquí te eligió mi corazón, pero también mi Naturaleza.

- ¿Soy tu imprimación? - eleve una ceja.

- Te Amo - fue su respuesta.

Pero antes de que pudiera decir algo, se escucho que llamaban a la puerta, me beso la frente y se levanto a abrir, me acomode en el sillón, para ver si veía a alguien.

- Vamos Sam - al escuchar aquella voz, abrí los ojos y note que todo había sido un sueño - es mediodía - me reprocho la voz de Lizzie - ¿Por qué aun duermes?

- Estoy cansada - susurre, cubriéndome con la manta la cabeza.

- Tengo algo importante que decirte - parecía que no me iba a dejar dormir, así que fingí que le ponía atención - estoy enamorada - ante aquellas palabras, puse atención ya que esto iba enserio, nunca me había dicho algo así.

- ¿Quién es el afortunado? - bromee, para quitarle la seriedad a su voz.

- Jacob - ante el nombre me levante de golpe - ¿Qué pasa?

- ¿Estás bromeando? - enserio esperaba que así fuera.

- Es el hombre perfecto - sonrió tontamente - y creo que yo también le gusto.

- Mientes - no supe porque salió eso - Jacob, no quiere contigo.

- Claro que sí - se puso frente a mí, solo que yo era unos seis centímetros más alta que ella - se le nota a leguas que le gusto, siempre esta donde estoy, se hace el despistado para encontrarse conmigo.

 

- Ni siquiera te habla - le espete - así que no dejes que tu imaginación juegue contigo, porque cuando descubras que no hay nada, te va a doler caer.

- A la que le va a doler va a hacer a otra - me fulmino con la mirada - porque yo voy a terminar saliendo con él, y tú te vas a quedar viendo, porque Jacob Black, tiene el nombre de Elizabeth en la frente.

- No me digas - en ese momento no sé, de donde estaba sacando tantas estupideces y las ganas de pelear - solo quiero que sepas, que si Jacob va a salir con alguien, esa no va a hacer una bruja horrorosa.

- ¿A quién llamas bruja, zorra? - en ese momento le solté un golpe.

- Y largo de mi casa - la saque empujones, en cuanto salió - no saldrá contigo, así sea lo último que haga.


Bueno antes que nada lamento la tardanza, pero no he pudido entrar a la pagina, bueno no les voy a contar mi vida n.nU y bueno el nombre que han ganado es "Mandame una señal"

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

marjhon

luna_bella

vampirefangigi_17

paulispotter

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

-Twiligther

KiKaDiGgoRy

Marjo_Cullen

Maffy_7

ginnyharry123

POV Jacob

- ¿A quién vas a ir a ver tan arreglado? - la pregunta de Jared no me causo gracia.

- Nadie que te interese - le mande una mirada asesina.

- Seguramente ira con Samantha - Paul también sonreía de manera burlona.

- ¿Le vas a ir a confesar que es tu imprimación? - cuestiono Jared.

- Nada de eso les interesa - gruñí.

- Si nos interesa - replico Paul - razón número uno, y más importante, es que si le rompes el corazón como cierta persona que conozco - observo a Embry que estaba sentado en la sala aparentando no escuchar - te romperé el cuello, ahora razón número dos, es que si llegas a salir con ella, queremos saberlo para mantener el orden entre ustedes.

Creo que en cierta forma tenía razón, podía sentir el dolor de Embry cuando se transformaba, sabía que la amaba, y ahora más, porque compartía mis pensamientos por ella con la manada, y enserio lo que sentía por Samantha, era bastante fuerte que decía Paul que necesitaba mantenerse alejado de ella o iba a besarla, cosa que en verdad menos gracia me causaba.

- Embry - llame - ¿podemos hablar?

- Sé lo que sientes por ella - posó su mano en mi hombro - en verdad, sé que Samantha estará mejor contigo que conmigo, ni siquiera con Charlotte, puedo sentir ese sentimiento tan intenso que tú tienes por ella, y sé que no le vas a hacer daño, primero te matas, antes de verla llorar, así que solo cuídala y no dejes que cometa locuras.

- Pero sus locuras son preciosas - sonreí bobamente - creo que de eso me enamore de ella, bueno como hombre fue por eso, de cada cosa que se le atraviesa por la cabeza.

- Solo no dejes que se ponga en peligro - me observo seriamente - o quien te romperá el cuello, voy a ser yo.

Simplemente le di un golpe en el brazo, en ese momento era como si nada entre nosotros hubiera pasado, así que sin más camine hacia el garaje en donde estaba el auto, enserio en ese momento me sentía nervioso y estúpido, ya que el ramo de flores no era común en mí.

 

Estacione el auto, esperando que el valor que había tenido media hora atrás regresará, pero no hubo nada, así que me alise la camisa que traía, al igual que el pantalón, observe la casa y parecía que no había nadie, así que respire profundo, solo seríamos ella y yo.

Aunque en ese momento, el miedo de estar a solas llego, que pasaba si la Imprimación no sentía lo mismo, me iba a morir si ella me rechazaba, bueno no del todo, pero si después de decirme que no, me decía que no quería verme, entonces en ese momento mi vida, se iba a ir a la basura.

Me pare frente a la puerta, me revise el cabello en el reflejo que daba y después toque, cosa que dudaba volver a hacer, pero debía ser un caballero, escuche sus pasos en la habitación de arriba, los diferenciaba de los demás, porque eran más rápidos que el resto y a la vez un poco más toscos, pero hermosos.

- ¿Jake? - en cuanto me vio elevo una ceja - ¿Por qué tan elegante?

- Para ti - dije casi aventándole las flores.

- Gracias - las tomo con una media sonrisa - pero tranquilízate, que siento que voy a vomitar.

- Eso mismo siento yo - arrugo la nariz - dijiste que debías tranquilizarte, por las nauseas, yo también las siento.

- Olvido que puedes oírme aunque susurre - sonrió avergonzada - ¿quieres entrar?

- Pero antes te digo todo, o en cuanto entre el poco valor va a huir - tuve toda su atención - desde que éramos niños Te Amo, de hecho fuiste mi primer amor y es raro que además de eso seas mi imprimación.

En cuanto termine de decir eso, clave mi vista en el piso, esperando que ella no me echará, los segundos pasaban y no había nada, comenzaba a preocuparme que en verdad fuera a rechazarme.

- ¿Tengo que besarte yo? - pregunto divertida.

- ¿Me estás aceptando? - mi rostro de sorpresa le causo gracia.

- ¿Puedo aceptar otra cosa? - en cuanto sus ojos azules se clavaron en los míos, supe que podía perderme en su mirada y no importaría - me van a salir raíces.

- Ya voy - me queje.

En cuanto acerque mi rostro a ella, se soltó a reír a carcajada abierta, la observe confundido, se supone que en ese momento debería de estarla besando, pero parecía que Samantha Swan no seguía los planes.

- Lo siento - se disculpo - pero suelo hacerlo, en casos de nerviosismo extremo y por una extraña razón, cuando te me acercaste, sentí que no podía respirar.

- Hagamos esto - tome su mano - cierra los ojos - sonrió levemente y eso hizo - Te Amo pequeña.

- Y yo a ti súper Jackie - sonreí al recordar, que así me decía de niño.

Termine el espacio que había entre nuestros labios, y por fin pude rozarlos, pose mis manos en su cintura y ella me rodeo el cuello con sus brazos, no era un experto besando, ella lo hacía excelente, poco a poco los pulmones pidieron oxígeno.

- ¡Wow! - exclamo - el mejor beso de mi corta vida.

- Y el mío de toda - uní nuestras frentes - tus besos, siempre van a hacer los mejores de mi vida y si vuelvo a renacer, seguirán siendo los mejores.

- Jackie, Te Amo - se sintió bien escucharlas, y sabía que eran ciertas.

- Y yo a ti, mi pequeña niña - bese su frente - eres mi vida.

 


Parece ke por fin ya se confesaron, pero creo ke esto se va a complicar, bueno también keria decirles ke ya subi el fic "Mándame una señal" por si kieren leerlo n.nU

Capitulo dedicado a:

ginnyharry123

luna_bella

manilu95

DaniiBlack

paulispotter

Zhere StAr De Black

-Twilighter

las trillizas cullen

marjhon

bitha_granger

KiKaDiGgoRy

Maffy_7

POV Isabella

Esto de haber ido a buscar el prado, había sido una perdida del tiempo ya que parecía que jamás lo iba a encontrar, entre a la casa con la energía agotada, lo único que deseaba era tirarme en el sillón y dormir, hasta mañana en la mañana.

Escuche risitas en la sala, en verdad pensé que mi hermana iba a estar de nuevo tirada a la depresión, pero parecía que había alguien con ella, y por lo que escuchaba se estaba divirtiendo, en cuanto llegue a la sala y note que mi hermana reía con Jake, en verdad me sentí confundida, ya que no era muy común ver a esos dos, teniendo una comunicación sin pelearse.

Era cierto que eran amigos, pero por lo regular, siempre terminaban molestándose, pero ahora parecían felices, Jake posó su mirada en mí y sonrió, mientras me hacía una seña para que me sentará y un poco confundida hice lo que me pidió.

- ¿Qué pasa? - pregunte.

- ¿Debería pasar algo? - Sam me observo con una media sonrisa.

- Creo que me perdí algo - comente - y es importante, por lo que puedo percibir.

- Estamos saliendo - repuso Jake como si nada.

- ¡¿Qué?! - exclame realmente sorprendida.

- Lo que escuchaste - Sam sonrió realmente feliz - somos novios.

- Creí que no se soportaban - susurre, mi mente era un caos.

- Cosas estúpidas que hice, para ocultar lo que sentía por ella - mi mejor amigo, enserio parecía embobado por mi hermana.

No supe que decir, así que solo los abrace, en verdad me encantaba ver a mi hermana feliz, aunque las demostraciones de amor, fueran dolorosas de ver, aunque ellos no parecían como Charlotte y Embry, que en la cocina parecían querer comerse, eso era algo bueno, ya que cada beso que veía era como un corte profundo al corazón.

En ese momento que los vi era como volver a ver a los pequeños, de seis años que se correteaban por todos lados, recuerdo que a Charlie en ocasiones le molestaba, las indirectas que Billy le hacía respecto a que esos dos iban a terminar juntos.

Pero en ese momento sin quererlo, llego a mi mente la imagen de Edward, sentí mi corazón oprimirse, no entendía la razón, pero enserio dolía, debía salir de ese lugar antes de que alguien notará lo mal que me había puesto.

- Bell - al escuchar la voz de Sam, supe que no lo había logrado - ¿Qué pasa?

- Nada - trate de sonreír, pero ante el rostro preocupado, supe que no lo había logrado - estoy bien.

- Eres pésima mintiendo - me espeto - pero supongo que es por ese alguien.

- En verdad me conoces - aunque agradecí que no dijera su nombre.

- Por supuesto - me abrazo - no por nada, te conozco desde hace dieciséis años.

 

- No quiero hablar de ello - le pedí.

- Como quieras - me sonrió - ¿les parece si comemos pizza?

- Claro - conteste, agradeciendo que dejará el tema por la paz.

POV Samantha

Sabía que a mi hermana le dolía hablar de Edward, aunque creo que en cierta forma era mejor, que se hubiera alejado de ella, pues por lo poco que había escuchado de vampiros era mejor mantener su distancia. Aunque eso no parecía hacerle bien, pero sabía que no había sufrimiento que durará cien años, ni cuerpo que lo soportará.

Camine a la cocina para llamar por la pizza, pero en cuanto entre note a Matthew recargado en la puerta, en verdad me sorprendí verlo en casa, me sonrió amargamente, no entendía porque, pero algo me hizo ver que no estaba bien.

- ¿Estás bien? - pregunte, mientras caminaba hacia él.

- Me siento un poco mal, - me sonrió levemente - pero nada de que preocuparse.

- ¿Estás seguro? - en verdad su aspecto, no me hacía confiar.

- Por supuesto - se acerco a mi y beso mi frente - solo venía a decirte que te quiero mucho, mejor dicho Te Amo.

- Mat - susurre - enserio, sabes que te adoro, pero solo como amigos.

- Pero eso no quiere decir, que dejare de intentar algo - esa sonrisa de lado, solo me hizo regresársela.

- Estás loco - replique - pero ¿te quedas a comer?

- ¿Me harás de comer? - bromeo.

- Por supuesto que no - hice una mueca que le causo risa - voy a pedir pizza.

Simplemente sonrió, llame a la pizzería y pedí dos pizzas familiares, ya que conociendo el apetito de los lobos era mejor pedir más, suponiendo que Jake solo se comería una.

- Lizzie esta molesta - ya salía el porque había venido - no quiere mencionar tu nombre, y es raro ya que ustedes son casi como hermanas.

- No lo somos - fue lo único que pude decir.

- Lo sé - acepto - pero jamás se habían enojado, sí habían tenido sus diferencias, pero nunca se habían dejado de hablar y ahora parece que no conocen que la otra existe. ¿Qué paso?

- Nada - en verdad no deseaba hablar de ello.

- Eres mala mintiendo - posó su mano en mi hombro - y ustedes, son mejores amigas.

- Eso pensé, - replique - pero ella quiere mentirse, yo solo trate de hacerle ver la realidad.

- ¿Qué realidad? - clavo su mirada en mí.

- Cree que Jake siente algo por ella - susurre.

- ¿Enserio? - asentí levemente - creí que se daría cuenta, que muere por ti, de hecho siento celos cuando él está cerca de ti, se le nota a distancia, que tú le gustas.

- Pues ella no lo cree - me sentí mal, por lo antes dicho - siente, que yo solo se lo digo, porque soy yo la que desea salir con Jake.

- ¿Y es cierto? - sentí un nudo en la garganta que no me permitía hablar - ¿sientes algo por Jacob?

Decirle que era su novia, era un golpe bajo para él, quería a Matthew demasiado, como para ser la culpable de que sufriera, pero tampoco podía ocultar mi noviazgo con Jake, suponía que debía estar escuchando la conversación, y me extraño que aun no hubiera aparecido.

- Sí - no sabía si me había escuchado, pero al ver su rostro supe que lo había hecho - Mat, mi vida está atada a él, creo que siempre lo ha estado, solo que creí que podría superarlo, pero no

- Hace dos semanas llorabas por Embry - me espeto - y ahora, dices que tu vida está a unida al mejor amigo de tu ex, ¿sabes que creo? - no deseaba escucharlo - que ni tu misma sabes que es lo que quieres, y solo estás utilizándolo, tratando de no sentirte sola y eso es tan patético.

 

- No lo entiendes - en verdad, no quería escuchar eso de él - amo a Jake.

- No lo haces - me miro ácidamente - y eres egoísta, al decidir a hacer a un lado a tu mejor amiga, por un "amor" que no va a durar más que dos semanas - dibujo las comillas - pero es mejor que me vaya, tú no me necesitas, ya tienes a Jacob, que es tu vida.

Lo vi salir, enserio no podía creer que mis dos amigos, ahora estuvieran en mi contra, esto realmente era horrible, recargue mi cabeza en la mesa, en ese momento mi vida no era lo que deseaba, por un lado mi mejor amiga me odiaba por creer que le estaba quitando al chico y no quería saber como se iba a poner cuando supiera que salía con él, y ahora Matthew creía que solo jugaba con Jacob.

- Yo sé que me amas - sonreí al escuchar su voz - y ellos lo van a entender.

- No sé que haría sin ti - beso mi cabello.

- Ni yo sin ti.


Capitulo dedicado a:

Maffy_7

marjhon

KiKaDiGgoRy

Zhere StAr De Black

paulispotter

ginnyharry123

DaniiBlack

bitha_granger

luna_bella

POV Jacob

Sus amigos llevaban casi una semana sin dirigirle la palabra y ella en verdad se veía afectada, no podía creer que no podían apoyarla, enserio no entendía porque ese imbécil que tenía por amigo, no le daba su apoyo, sabía que era difícil hacerlo, cuando amas a la persona, pero por eso mismo debería estar ahí para ella.

Estaba sentada en la escalera, enserio sus ojos no brillaban como siempre, y eso me partía el alma, enserio deseaba que estuviera feliz que sonriera como antes, pero no parecía que eso fuera a ocurrir muy pronto.

- Ellos no te conocen - susurre, colocándome frente a ella - además, no deberías ponerte así, Matthew solo lo dijo porque estaba celoso.

- ¿Y si él tiene razón? - arrugue la nariz al no entender a que se refería - que pasa si en verdad no sé lo que quiero, y ¿si solo estoy contigo, porque tengo miedo de estar sola?

- No debes pensar eso - en ese momento sentí una opresión en el pecho.

- Es que todo esto es complicado - trato de sonreír pero no lo logró - hace un mes creía, que amaba a Embry y ahora siento que Te Amo, pero ¿si solo estoy confundida? No quiero lastimarte.

- Si crees que no me amas, lo haces - replique, tomando su rostro entre mis manos.

- No quiero hacerlo - sus mejillas pronto se empaparon por las lágrimas - en verdad, me duele tu dolor.

- Eso es amor - repuse besando sus lágrimas - yo sé que me amas, y si no lo hicieras, mi amor sirve para los dos.

- Eso son cosas tontas que dicen en los libros, para que suene romántico - me espeto - pero cuando, uno solo ama no se puede estar con alguien, siempre se necesita de la otra persona.

- Esto no es mentira - uní mi frente a la de ella - mi amor puede para los dos.

- Eres más obstinado de lo que recuerdo - aunque esta vez sonrió - pero tienes razón, yo Te Amo, y no pienso dejarlo por ellos.

 

- Esa actitud, me gusta más pequeña - bese la comisura de sus labios.

POV Samantha

Enserio no quería hacerlo sufrir, porque su dolor era el mío, así que si eso no era amor, entonces no entendía que fuera, me tomo la mano y me obligo a ponerme de pie, cuando eso paso, me guió fuera de la casa, hacia una motocicleta, no es que fuera miedosa, bueno tal vez un poco con eso.

- No pienso subirme - replique.

- Pequeña - me observo, y sabía que iba a terminar cediendo, por eso desvíe la mirada - vamos, estarás bien, lo prometo.

- No me gustan las motocicletas - susurre.

- Confía en mi - me extendió su mano - te va a gustar.

Tome su mano, creo que para superar un miedo, debes enfrentarlo y yo debía hacerlo, me subí a la motocicleta, se giró hacia mi y me dio el casco, me lo puse sin decir una palabra, en cuanto lo hice, tomo mis brazos y los enrollo alrededor de su cintura.

- Sostente - comento.

No era necesario que me lo dijera, ya que en ese momento estaba aferrada a su cintura, de hecho estaba recargada en él, enserio no me agradaban mucho las motocicletas, pero poder estar así con Jacob Black, valía la pena viajar en moto.

Pronto llegamos al centro de Forks, en donde se localizaba el pequeño hotel del pueblo, y unas cuantas tiendas, pero él tomo mi mano y me llevo hacia un pequeño café, la chica nos atendió muy amable, y mientras nos traían lo que habíamos pedido, comenzó a hablarme, de todo lo que le pasaba por la mente, y la mayoría me hacía reír.

- Emily dice que si seguimos así, terminaremos con toda la comida de Forks - me sonrió.

- Pues creo que estoy de acuerdo - eleve los hombros - comen demasiado, enserio ninguna persona normal, come como ustedes, de hecho he pensado en llevarte a eso de concursos, de comer muchos hot dogs, seguramente ganarías.

- Eso debería ofenderme - replico - pero viniendo de ti, hasta eso se escucha bien.

Enserio estar con él, era pasarme riendo siempre de cada ocurrencia que pasaba por su cabeza, me encantaba pasar tiempo con él, porque aprendía cosas nuevas y a encontrar siempre el lado bueno de la vida. Comenzaba a olvidar todo lo que Mat me había dicho.

- Hola - al escuchar la voz de Lizzie, me giré y no solo ella estaba, sino también Matthew - no pensé encontrarte aquí - pero claro no habla conmigo, sino con mi novio.

- Pues invite a Samantha, por un café - respondió educadamente.

- Supongo que no les molesta que nos unamos - y sin esperar respuesta, se sentó a su lado.

- Lizzie es mejor irnos - comento Mat, que en verdad parecía incomodo.

- Vamos Mat, no seas amargado - le espeto - es bueno hablar con ellos.

- Ahora regreso - le dije a Jake, apretando su mano.

Cosa que Elizabeth no notó, necesitaba despejar mi mente o iba a terminar golpeando a mi amiga, aunque ahora ya no sabía si lo era o no, en cuanto llegue al pasillo donde estaban los baños, sentí que alguien me detenía, me gire y me encontré con Matthew.

- ¿Qué quieres? - creo que soné más agresiva de lo que deseaba.

- Solo quería disculparme - me sonrió - pero los celos hablaron por mí, y bueno sabes que voy a estar ahí, y Jacob tiene suerte de que seas su novia, no se encuentran chicas como tú todos los días.

- Gracias - sin pensarlo lo abrace - no sabes, lo importante que es, que tú estés conmigo y me apoyes.

 

- Siempre voy a estar aquí - me beso el cabello - pero es mejor regresar, antes de que Lizzie, se abalance sobre él.

Sin decir nada, camine hacia la mesa, en donde Jake no parecía muy cómodo con mi amiga y bueno con lo cerca que le hablaba, a mí tampoco me gustaba, me senté y Mat hizo lo mismo, creo que esto de que Elizabeth, entendiera que él salía conmigo, y que por más que quisiera nunca habría nada, sería más difícil que con Matthew, pero no iba a dejar que se metiera con Jacob.


Capitulo dedicado a:

luna_bella

bitha_granger

DaniiBlack

nessieyalimar

Zhere StAr De Black

paulispotter

KiKaDiGgoRy

ginnyharry123

marjhon

manilu95 Chistes cortos

POV Samantha

Estaba en la casa de Emily, como siempre, comenzaba a acostumbrarme a estar ahí, a ayudarla a preparar la comida, para los chicos, pero ahora estaba sola. Ya que cuando había llegado la dueña había ido al mercado, así que no tenía nada que hacer.

Debido a que Jake, solo me había dejado en la casa, y se había ido, a hacer guardia como los últimos días, no es que me quejará, de hecho comenzaba a acostumbrarme a apenas verlo, bueno mi novio hacia hasta lo imposible por pasar algunos momentos conmigo, era por eso que iba por mí a casa de Charlie y me traía a la de Emily, solo para pasar esos quince minutos juntos.

Y bueno los quince minutos de regreso, en ocasiones me causaba tanta ternura, los regalos que me hacía, ya que la mayoría, eran flores que se encontraba en el bosque, mejor dicho todas eran flores, y a Bella comenzaba a fastidiarle el olor.

- Hola, - saludo Emily - pensé que llegarías más tarde.

- Pues le toco vigilancia con Embry - eleve los hombros.

- Sam lo menciono - me sonrió levemente.

- Sé que sonará a capricho - susurre - pero no me agrada, apenas ver a mi novio.

- Lo sé - posó su mano en mi hombro a modo de apoyo - pero con el tiempo te acostumbras, además tu y yo tenemos la ventaja de que sabemos lo que pasa, en cambio Kim y Charlotte no tienen ni la menor idea de lo que pasa.

- Pero eso me pone más nerviosa - confesé - cuando no sabía el porque, Bry no iba, era pensar que tal vez ya no quería nada, pero ahora que sé lo que son, cuando Jake se va, siento preocupación y me angustia cada momento que no está aquí.

- Lo amas, y es lógico - enserio Emily, era como una madre.

- ¿Cómo pude enamorarme tan rápido de él? - replique - Me suena ilógico, si a mí me lo contará alguien más, no lo creería, diría que esta confundida y no quiere estar sola.

- ¿Por qué lo crees ilógico? - pregunto, mientras caminaba hacia la cocina.

- Bueno, si hace un mes podría jurar que amaba a Embry, y que me había dejado con el corazón destrozado - comente, siguiéndola - y ahora juro que Jake es mi vida, que no podría seguir sin él, creo que es estúpido.

Escuche su suave risa, eso en verdad no me ayudaba, pero solo vi como comenzó a lavar las verduras, y sin decir más se las quite y yo lo hice, mientras ella sacaba carne.

- La imprimación es así - repuso unos minutos después - Amas a la persona, con solo verla.

 

- Ese es el problema - dije en voz baja - que cuando yo lo vi a los ojos, no paso nada.

- ¿Estás segura? - me miró con una ceja elevada - yo creo, que cuando ustedes se vieron a los ojos, ambos tenían ciertas molestias con el otro, por eso no dejaron que ese amor saliera.

- Lees demasiadas historias románticas - le di la espalda, comenzando a cortar.

- Podría apostar mi mano derecha, a qué sentiste algo cuando lo viste - no pude negarlo, porque era cierto - y Jake sintió lo mismo, solo que estaba molesto contigo.

- No entiendo, porque debió de haber estado molesto conmigo - seguí cortando.

- Cuando tenían ocho años, él en verdad te amaba, fuiste su primer amor - no sonaba a reproche, era más bien me contaba lo que había pasado con él - y después al verano siguiente no regresaste, ni al otro - sentí un hueco en el estómago - y bueno su "pequeño amor" no volvió, y para olvidarla, tuvo que guardar resentimiento hacia ella.

- Yo también sufrí - sentí mis ojos picar - pero Bella decidió no regresar, y mamá y papá decidieron que era lo mejor, a pesar de tener ocho años, quise comunicarme con él, pero es complicado, cuando apenas recuerdas el número de tu casa, y después de dos años, todo volvió a la normalidad, o al menos eso quise creer, porque había veces que aun soñaba con él, y dolía en verdad lo hacía.

- Estás hecha para él - supuse sonreía - tanto por su naturaleza, como para su corazón.

Sabía que eso podía estar un poco peleado, ya que lo veía con Embry, y en ocasiones me sentía mal, porque a él aun le dolía, y para mí eso se había olvidado, ahora solo estaba Jake, me estaba volviendo dependiente de él, y eso me asustaba, jamás me había agradado esas parejas, que decían no poder vivir sin el otro; pero en mi caso esto era real, no iba a poder seguir sin mi lobo.

- ¡Auch! - me queje, cuando me corte, debido a estar pensando en eso.

- Pequeña - no pude observar mi dedo, porque Jake ya sostenía mi mano.

- Pensé que estarías vigilando - repuse, sonriendo tontamente, al ver como su mirada mostraba preocupación.

- En eso estaba - en ocasiones, era realmente protector, en ese momento apretaba mi dedo, para que la sangre se parara - pero algo me dijo, que mi pequeña se iba a cortar, y bueno heme aquí.

- Creo que Sam se molestará, - comento Emily con una media sonrisa - aunque todo sea por el amor.

Y sin más salió de la cocina, en ese momento note que esta vez solo traía una bermuda, o sea su torso estaba al descubierto.

- Aun no me acostumbro a no escucharte - comente suavemente.

- Y yo no me acostumbro, a tener que dejarte - sentí su beso en mi frente.

- Me asusta - salió sin ser consciente, y baje la mirada.

- ¿Qué te asusta? - pregunto tomando mi barbilla, para verme a los ojos.

- Esto - susurre - no he visto, que alguna imprimación, sea como nosotros, sé que se aman y todo eso, pero no necesitan del otro todo el tiempo, pueden estar separados, y yo no puedo, cada segundo que estoy sin ti, siento que hasta el respirar se me complica.

- Esas palabras sonarían más acorde a Charlotte - se inclino y unió su frente a la mía.

- Necesitamos un poco de espacio - acaricie su mejilla - un día o dos, que no nos veamos, no pasara nada o bueno eso quiero ver.

 

- Todo lo que tú me pidas lo haré - me abracé a él, en verdad lo amaba, pero necesitaba saber que no todo mi mundo giraba alrededor de él, solo eso.

Sentí sus manos acariciaron mi cabello, su olor a tierra húmeda, me tranquilizaba, pero no duró mucho, ya que se separo de mí y corrió hacia la puerta, y sin más yo lo seguí, en ese momento vi al enorme lobo color gris obscuro, y también vi a quien le gruñía y era mi hermana.

Me quede en la puerta, debido a que Emily me tomo del brazo, solo observe como mi novio en segundos era un enorme lobo rojizo, esto se complicaba, ya que ahora debíamos darle explicaciones a Bella.


Lamento si me tarde, pero estoy llena de examenes o.O espero les guste el capitulo

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

DaniiBlack

KiKaDiGgoRy

ginnyharry123

luna_bella

Zhere StAr De Black

paulispotter

NessiieSh

ViqtoriaBlackCullen

POV Jacob

Bella estaba pálida, buenomás de lo normal, y parecía que no comprendía lo que pasaba, pero en cuanto Samhizo que Paul se calmará, mi novia llego corriendo hacia su hermana.

- Bell - susurro - ¿estás bien?

- Es mejor llevarla adentro - comento Emily.

Así que sin más, ambashermanas entraron, mientras Embry me daba ropa, en cuanto estuve vestido,camine hacia la casa, en donde Emily estaba preparándole un té a Bella, queahora estaba sentada y Sammy estaba a su lado.

- Lo siento - se disculpo Paul.

- Torpe - le espeto mi novia.

- Ella tuvo la culpa - se defendió - sino mehubiera golpeado.

- Olvídalo - replico irritada.

- ¿Qué fue eso? - pregunto en un susurro Bella.

- Bueno lo que viste, fue la transformación dePaul - comento Embry.

- No es bueno explicando - dije, mientras merecargaba en la pared.

- Ellos pueden transformarse en lobos - susurro minovia - sé que suena extraño, pero si existen los vampiros, debía existir algoque los controlara.

- ¿De qué hablas? - todavía hacía como que enverdad no sabía de que hablaba.

- Sé que ese tal Edward es vampiro al igual quesu familia - Sam elevo los hombros - no voy a decir que me agrade saber eso,pero lo sé.

- ¿Y porque no me dijiste que Jake es unmonstruo? - ante eso Samantha se puso de pie.

- Es más monstruo esa sanguijuela, por quiensufres - le espeto - y nadie dice nada.

- Ellos son los causantes de las desapariciones- Bella se puso de pie de un brinco - no puedo creer, que estés con ellos.

- No digas tonterías - camine hacia mi novia, yla tome de los hombros - ellos no son los culpables de las desapariciones.

- Pequeña - le susurre - mantén la mentetranquila.

- ¿Entonces que otra criatura anormal hay poraquí? - en cierta forma me dolía que mi mejor amiga creyera eso.

- ¿Qué tal uno de los amiguitos de los Cullen? -ante la mención de la familia, la mirada de Bella se ensombreció - o me vas adecir que ellos son mejores que los licántropos.

- Creo que esta vez te pasaste - ante eso segiró hacia mí.

- Te está llamando monstruo y debo quedarmecallada - le mande una mirada asesina - muy bien, si la prefieres a ella, estabien, me voy.

 

- No estoy diciendo eso - la tome de la mano,para que no se fuera - solo que no debes, hablarle así, después de todo es tuhermana.

- Lo siento - se disculpo - pero no hablas malde mis lobos - le sonrió levemente - y yo prometo no hablar mal de tusvampiros.

- Creo que es un buen trato - acepto Bella.

- ¿Te quedas a comer Bella? - pregunto Emily.

- Vamos Bell - en ocasiones, creía que mi noviaera bipolar - quédate, solo debo decirte que debes cuidar tu comida, porque conestos chicos, bueno es mejor que no apartes la vista de tu comida.

- Supongo que debo quedarme y escuchar lahistoria de los licántropos - Bella elevo los hombros y sonrió.

- Muy bien - Emily sonrió levemente - Sammy meayudas con la comida.

- Claro - acepto - ¿vienes Bell?

Mi mejor amiga solo caminotras mi novia, mientras nosotros caminamos hacia la sala, en donde Paul sedesparramo en el más grande y Embry se quedo en el de dos plazas y bueno a mino me quedo más que sentarme en el sofá.

- Bueno ahora que tu cuñadita se enteró -comento Paul con una sonrisa burlona - creo que todo con Sam va a mejorar.

- Supongo - aunque en ese momento estabapensando las palabras de Samantha.

No sabía como le iba a darsu espacio, si cada segundo que no estaba con ella, era como morir, pero siella lo deseaba aunque tuviera que encadenarme para darle su espacio lo haría,y simplemente lo haría porque la amaba más que a nada en el mundo, mi vida erasuya.


Lamento que el cap sea tan corto, pero no tengo mucha inspiración u.u

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

DaniiBlack

ViqtoriaBlack Cullen

KiKaDiGgoRy

ginnyharry123

bitha_granger

POV Isabella

Después de la sorprendente historia que había escuchado de los licántropos, creo que tenían mi confianza, después de todo, si mi hermana había aceptado aquello, era porque no era tan malo, o al menos eso trataba de pensar, y con eso muchas cosas quedaron claras, ya que por fin entendí porque los Cullen no podían visitar La Push.

Esos últimos días, Sam me ayudaba con todo esto de hundirme en depresión, ya que cada rato se le ocurría cada estupidez, pero algo andaba mal, porque ahora apenas si Jake venía a verla, y a pesar de que trataba de hacernos ver que estaba bien, no lo estaba, sus ojos azules no brillaban igual, que cuando mi mejor amigo aparecía.

- ¿Jake no va a venir? - pregunte al verla sentada en la cocina, observando por la ventana.

- Dijo que vendría hasta mañana - susurro.

- Antes venía todos los días - comente, sentándome a su lado - ¿Por qué ahora ya no?

- Cosas estúpidas que pido - soltó un gruñido.

- No entiendo - confesé.

- Que le pedí a Jake espacio - su voz apenas fue audible - pero ahora, cada vez que no lo veo, siento mi corazón desgarrarse, no quería hacerme dependiente de él, pero ya es tarde, es mi droga y lo necesito.

- ¡Vaya! - exclame - no puedo creer, que mi hermanita, la que se burlaba de esas parejas, que se la pasaban colgadas al teléfono, ahora este dentro de ellas.

- No es gracioso - me mando un mirada asesina - no puedo sonreír, sino está él, no entiendo que es la vida si Jacob Black no está aquí.

 

- Ahora entiendes un poco de lo que yo siento sin
- me costaba decir su nombre.

- Lo siento - posó su mano en mi hombro - debe ser horrible, no puedo imaginar mi vida sin Jake, me duele de solo pensarlo.

- Es bueno que tú seas correspondida - me acaricio el cabello.

- Algo me dice, que él también te quiere - me sonrió levemente - de hecho yo creo que te ama.

- No dirías eso, si hubieras escuchado lo que me dijo antes de irse - agache la cabeza, para que no notará que mis ojos se llenaban de lágrimas.

- Creo que en ocasiones eres demasiado insegura - me rodeo con sus brazos - pero algo me dice, que en verdad siente algo muy fuerte por ti.

POV Samantha

Comenzó a sollozar, solo hice mi agarre más fuerte. Encontrar a los Cullen había sido bastante complicado, pero después de semanas lo había hecho, y sabía que Edward Cullen amaba a mi hermana, claro que el imbécil había creído que separarse de ella era lo mejor.

Observe el reloj de la cocina, y note que eran las tres, me separe de mi hermana y le entregue un pañuelo para que se secará los rastros de lágrimas, sabía que él debía estarme esperando en La Reserva, donde lo había citado.

- En un rato regreso - bese su frente - y por Charlotte no te preocupes, no vendrá hasta en la noche.

- ¿A dónde irás? - me pregunto con la nariz roja.

- Debo hacer un trabajo - conteste con una media sonrisa - nos vemos en un rato.

Y sin más salí de la casa, enserio me sentía mal por mentirle y dejarla así, pero esto era demasiado importante, y esperaba que todo mi esfuerzo valiera la pena, tome las llaves de la camioneta de Bella para que no pudiera salir y hacer alguna locura, como últimamente hacía.

En cuanto llegue a La Reserva, no había nadie, así que me senté en el tronco de un árbol a esperar a que llegará, sabía que si Jake se enteraba de esto, iba a estar en problemas, pero era por el bien de mi hermana, en ese momento sentí que mi nariz picaba.

- ¿Samantha? - frente a mí estaba un chico de no más de diecisiete años, como de 1.90 de estatura, su piel era tan blanca, de hecho más que la de Bella su cabello rubio cobrizo, era tan hermoso, que podría superar a cualquier estrella de cine, y sus ojos dorados estaban clavados en mí.

- ¿Edward Cullen? - fue mi respuesta, camino alrededor de mí.

- Hueles a ella - ante eso me aleje un poco de él - de hecho tu boca y su nariz son iguales, y sus cejas son más obscuras al igual que las de mi Bella.

- Eso es porque soy su hermana - repuse secamente - y no me agrada, que me olfatees como si fuera un trozo de carne.

- Lo siento - se disculpo, haciendo una leve reverencia - pero es que tu olor es tan exquisito como el de tu hermana.

- Eso me asusta - le confesé - así que mantén tu distancia - le pedí.

- ¿Cómo supiste lo que somos? - me pregunto.

- Por Jake - respondí, ante eso se tensó.

- ¿Ya sufrió su transformación? - su perfecto rostro, no mostraba nada, aunque sus ojos mostraban preocupación.

- Sí - suavice mi voz.

- ¿Bella lo sabe? - moví la cabeza en forma de afirmación - ¿y tú porque sabes todo esto?

- Bella me dijo que leías la mente - replique - y todo lo que mes estás preguntando, sé que lo estás viendo, así que no hagas preguntas tontas.

- Jamás me habían dicho que mis preguntas eran tontas - me sonrió de lado - pero se me complica un poco, ver tus pensamientos, lo único claro que veo es que no te agrado.

 

- Pues eso es cierto - no le tome importancia - no me agradan los de tu especie, pero supongo que si mi hermana te ama, es porque algo bueno debes tener.

- ¿Por qué querías que viniera? - su mirada me daba un poco de miedo.

- Bella no es la misma desde que te fuiste, apenas sonríe, no es que antes lo hiciera mucho - ante eso sonrió - pero en verdad no sabe vivir sin ti, y me da miedo que una de sus locuras, termine en desgracia, no quiero perderla y no me interesa si Bell se transforma en algo como tú, solo quiero que ella sea feliz.

- Yo no quiero transformarla en lo que soy - susurro - pero además yo soy peligroso.

- Eso debiste, haberlo visto antes de que la enamoraras y la hicieras dependiente de ti - le espete - además, los lobos han dicho que hay varios de tu especie rondando por aquí, y aunque ellos jamás lo acepten, necesitan de ustedes.

- Samantha - al escuchar aquella voz, desee que la tierra se abriera y me tragará - no creí, que lo buscarás.

- Bella lo necesita - me giré hacia mi novio, que veía de forma asesina al vampiro - vamos Jake, deja que ella sea feliz.

- Tú quieres que ella se haga una asquerosa chupasangre - su voz era ronca - se supone que es tu hermana, y debes querer lo mejor para ella.

- Lo mejor para ella se llama Edward Cullen - observe a Edward, "Regresa y dile a Bella que la amas, es lo mejor" ante eso asintió.

Sin decir nada desapareció, vi que el cuerpo de Jake temblaba, sin pensar lo abrace, no sabía si iba a funcionar.

- Vete - me ordeno - aléjate, Samantha.

- Jake - tome su rostro entre mis manos - debes tranquilizarte, mírame.

- He dicho que te largues - su cuerpo había dejado de temblar - me traicionaste.

- No lo hice - susurre, las lágrimas luchaban por salir - Te Amo.

- No quiero verte - ante eso sentí, mi corazón romperse.

- Por favor - suplique - lo hice por Bella, no puedes dejarme.

- Traidora - fue lo último que dijo, antes de separarse de mí.

Se transformo en lobo y echo a correr, en ese momento caí de rodillas, sintiendo como las lágrimas comenzaban a bajar, no podía dejarme, mi vida era suya, y en ese momento todo se estaba desplomando.


Edward Cullen

Bueno lamento haberme equivocado, pero aquí esta el capitulo correcto, espero que les guste y también quiero decirles que subi un nuevo fic, que se llama "Sigo aquí" https://www.potterfics.com/historias/62887 es original espero que se puedan pasar y dejen comentarios.

Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

ginnyharry123

bitha_granger

marjhon

KiKaDiGgoRy

ViqtoriaBlackCullen

Zhere StAr De Black


POV Jacob

Me sentía traicionado, y dolía más por ser de la persona que más confiaba y a la que más amaba y a pesar de sentirme así, no podía de dejar de pensar en ella, tal vez era estúpido por seguir pensando en Samantha, pero no podía dejar de hacerlo, mi alma y mi corazón pedían por ella.

- Jacob - escuche la voz de Paul - ¿Dónde está Samantha?

 

- No lo sé - escuchar su nombre dolía.

- Se supone que sales con ella - me espeto - deberías saber, dónde esta.

- Debe estar en su casa - eleve los hombros - o con sus amigos.

- Nos preguntábamos si habían tenido alguna pelea - se sentó a mi lado.

- ¿Qué les hace creer eso? - trate de sonar indiferente.

- No sé - pareció meditarlo - tal vez sea, que llevas dos semanas sin verla.

- Eso no quiere decir nada - replique - solo queremos un poco de tiempo.

- Claro - el sarcasmo, me hizo querer golpearlo - jamás he visto que algún lobo, deje a su imprimación siquiera dos días, y ustedes dos semanas, creo que eso es nuevo.

- Pues así es - le espete - y déjame en paz.

- Entonces supongo, que no debe preocuparte que no este en su casa - ante aquello sentí una leve opresión en el pecho - ni que sus amigos la hayan visto - ante aquello la opresión fue casi insoportable.

Me levante no podía imaginar, que algo le fuera pasar a ella, podría pasar cualquier cosa, pero no a ella, me transforme para ver si la encontraba más fácil así, su olor no era muy fuerte, pero al menos tenía algo, corrí hacia el acantilado.

En cuanto la vi en la cima, apunto de arrojarse, sentí miles de cosas, pero la primera fue angustia, así que subí lo más rápido que pude, la vi quitarse la chamarra y los zapatos, estaba dispuesta a aventarse.

- No lo hagas - le pedí.

- Creí que en verdad tendría que saltar - susurro girando hacía mí - no pensé que tardarías tanto en venir.

- ¿Lo planeaste? - mi voz sonó ronca.

- Fue idea de Paul - elevo los hombros - tal vez, suene estúpido, pero se me acabaron las ideas para verte.

- ¿Y te pareció bien, creer que estabas en peligro? - no debía verla a los ojos o iba a caer.

- Sí - me sonrió levemente - al menos sé, que aun te preocupa lo que me pase.

- Eres una inconsciente - le espete.

- Claro yo soy la inconsciente - me sonrió de lado - y él que está desnudo es otro - ante aquello me cubrí mi parte baja, ella solo rió, mientras me lanzaba una bermuda - creo que lo necesitas.

- No estoy feliz - gruñí, mientras me colocaba la bermuda, y ella se giraba para no verme.

- Pues yo si lo estoy - esta vez, cuando levante la mirada, estaba a un paso de distancia de mí - no entiendes, que sin ti yo no vivo, eres mi sol, mi luz, eres absolutamente mi todo - me tomo el rostro - y por esto que siento por ti, es que comprendo lo que Bella había sufrido.

- La entregaste a un chupasangre - trate de soltarme de su agarre, pero rozó mis labios y ante eso me quede como estúpido.

- Sé que me amas - acaricio mi mejilla - y es por eso, que tú también deberías entender, yo no puedo vivir sin ti, y sé que a ti te pasa lo mismo, así que imagina por un segundo, que desaparezco por siempre de tu vida, ¿Cómo estarías?

- Sin vida - respondí sin dudarlo - tú eres mi vida, sin ti no existo - sonrió y sus ojos brillaron.

- Pues eso es lo que les pasa a Edward y a Bella - repuso suavemente - yo solo hice, lo que creí mejor para mi hermana, y si crees que por eso soy una traidora, asumo la culpa.

- ¿Entiendes? - arrugo la nariz - haces cosas impensables en mí - la tome de la cintura - ahora voy a apoyar a una estúpida sanguijuela, por ti, solo por ti, porque eres mi debilidad, daría mi vida solo por ver tu sonrisa, de hecho soy capaz de desgarrarme el corazón con tal de darte tu espa

 

- No quiero mi espacio - me interrumpió - cada poro de mi piel, suplica por ti, no importa cuanto tiempo estés lejos, cada segundo duele, te necesito, tu esencia es mi olor favorito, tus labios son mi droga, la cual jamás dejaría no me importaría que me llevará a la muerte, solo necesito que me ames como lo has hecho, solo pido que no me vuelvas a hacer esto, porque no creo soportar.

- Ni yo - en ese momento, sentí que la temperatura aumentaba - tus brazos son mi hogar, y siempre llegaré, porque es cierto que todos tienen un precio, pero el mío está en tu pecho desde el día en que te vi - baje mis labios a su cuello, mientras sentía sus manos acariciar mi torso.

- Jake - susurro - no estoy lista - ante eso me separé de ella.

- Te esperaré - le asegure - y ahora te parece si nadamos un rato.

- ¿Bromeas? - su voz se escuchaba incrédula - yo sigo teniendo la temperatura normal, voy a morir de hipotermia si lo hago.

- ¿Entonces unas carreras a mi casa? - le sonreí de lado.

- Eres mucho mejor que yo en eso - me saco la lengua - así que, mejor que te parece si vamos a la playa, y pasamos la tarde ahí, de hecho quisiera enseñarte una canción que escribí hace un año, pensando en ti.

- Si que deje huella en ti - bromee.

- ¿Quieres escucharla o no? - me mando una mirada seria.

- Me encantaría - besé su frente.

No dijo nada, solo se puso la chamarra y los tenis, y bajamos a la playa, en donde había un pequeño mantel y una cesta de comida, y una guitarra, a lo lejos vi a Bella y a Paul.

- Me amas - dije con suficiencia, besando su cabello.

- Jamás lo he negado - se paro de puntitas y me beso castamente.

- Pero recuerda - le susurre - mi amor por ti es más grande.

Simplemente sonrió y se sentó, yo me senté a su lado y ella tomo la guitarra, en verdad que tocaba bien, o era porque yo la escuchaba como un tonto enamorado, pero no me interesaba, porque esa canción era mía, la había escrito pensando en mí.

Son pocas cosas las que se de ti,
pero no dejo de soñar contigo.
Y las estrellas guardan para si,
este secreto que aun sigue vivo.
 
Y siempre me pregunto
si piensas en mi boca
porque decías que no habría otra
 
Porque sin ti a mi se me va la vida
y si es que te vuelvo a ver sabrás que te extrañe
piensa en mi
invéntame en tus día;
aunque no pienses volver.
 
Cuando era niña yo siempre creí
que algún día acabaría contigo
hoy el futuro que llego hasta aquí
trae tu recuerdo que en mi sigue activo
 
Y siempre me pregunto
que harás cuando hace frío
porque decías que yo era tu abrigo
 
Porque sin ti a mi se me va la vida
y si es que te vuelvo a ver sabrás que te extrañe
piensa en mi
invéntame en tus días;
aunque no pienses volver
 
Porque sin ti a mi se me va la vida
Y si es que te vuelvo a ver sabrás que te extrañe
piensa en mi
invéntame en tus días
aunque no pienses volver
 
Piensa en mi, piensa en mi...
 

En cuanto termino, besé castamente sus labios y pose mi mano en su mejilla, y sus ojos clavados en los míos, me dio a entender que siempre fue ella, nunca hubo nadie más.

 

- Siempre pensé en ti - susurre - aunque claro no es fácil, aceptar que tu primer amor fue una niña de seis años y que además es el amor de tu vida.

Solo sonrió, en ocasiones se me hacía mágico saber que ella era la mujer de mi vida, pero no me arrepentía que ella fuera mi imprimación, la amaba más de lo que ella se imaginaba, no había nada que pudiera medir lo que sentía por ella, por mi pequeña.


Bueno sinceramente ame este capítulo, espero que a ustedes también les guste y ahora la canción se llama "Piensa en mí" la cual es una canción que me encanta que es de jotdog

Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

KiKaDiGgoRy

bitha_granger

ginnyharry123

Zhere StAr De Black

POV Samantha

- ¿Debo convivir con él? - pregunto Jake, como por quinceava vez.

- No es necesario - respondí tranquilamente - solo, trata de soportarlo, no quiero que estés insinuando nada y menos que pienses lo mucho que te desagrada.

- Mis pensamientos no los puedo controlar - replico.

- Vamos - trate de darle mi mejor mirada de cachorro que tenía - debes hacerlo, hazlo por mí.

- Odio esa mirada - mientras desviaba su vista.

- Por favor - suplique de nuevo.

- Muy bien - acepto con desgana.

- Te Amo - le dije besando su mejilla.

Sabía que odiaba a Edward y bueno ese sentimiento era recíproco, aunque a mí tampoco me agradará mucho el chico colmillos, pero tenía que aceptar que era la felicidad de Bella, así que como buena hermana iba a soportarlo, aunque la verdad el recuerdo de cómo lo había tratado Bella me alegraba en cierta forma.

Después de que Jake me había dejado en La Reserva echa un mar de lágrimas, regresé a casa, en donde saque toda la comida chatarra de Charlotte y me senté frente al televisor, y sin más comencé a comer, mi madre decía que "Las penas con pan son menos" y eso trataba de averiguarlo.

- ¿Puedo saber la razón de porque comes tanto? - pregunto Bella.

- Creo que Jake termino conmigo - mi voz sonó temblorosa.

- ¿Cómo que crees? - elevo una ceja.

Pero antes de que contestará llamaron a la puerta, pero antes de que mi hermana reaccionará, yo ya había corrido hacía la puerta, ya que esperaba que Jake fuera el que tocaba, porque había recapacitado, pero en cuanto abrí la puerta y note al pálido.

 

- Bella es para ti - dije sin ganas.

- ¿Quién es? - pregunto caminando hacia la puerta, solo eleve los hombros.

- Bella yo
- comenzó Edward.

- ¿Qué haces aquí? - muy bien no era como esperaba que mi hermana lo recibiera.

- Vine a decirte que sigues siendo mi Bella - muy bien el vampiro, tampoco era muy bueno con esto.

- Desapareces por meses y ahora vienes a decirme esto ¿Quién diablos te crees Edward Cullen? - enserio Bella parecía apunto de un colapso nervioso.

Pero no escuche nada, algo que me extraño, por eso camine hacia la puerta en donde los encontré besándose, si que mi hermana era fácil de convencer.

- ¿En qué piensas? - cuando escuche la voz de Jake, salí del recuerdo.

- En que Edward y Bella, besándose no son muy agradables - respondí.

- ¿Por qué rayos piensas en eso? - había arrugado ligeramente la nariz.

- Es lo mismo que yo me pregunto - admití.

- Es mejor que bajemos - ante eso note que habíamos llegado.

- ¿Por qué sigues sin usar playeras? - pregunte.

- ¿Te molesta? - me sonrió de manera ladina y esa mirada tan intensa, sentí mis mejillas arder - te ves preciosa sonrojada.

- Odio que me hagas esto - le espete, tratando de cubrir mi rostro con el cabello.

Solo escuche su risa, decidí no hacerle caso, solo camine hacia la casa y él me siguió tratando de controlar su risa, en ocasiones parecía niño chiquito, y eso también me gustaba, aunque no que hiciera avergonzarme.

- Hola - al escuchar esa voz levante la vista.

- Elizabeth - mi voz sonó más elevada de lo deseado - ¿Qué haces aquí?

- Pues pase a ver como estaba mi amiga - aunque se escuchaba la irritación en su voz.

- Pensé que ya estarías en Venecia - aun no salía de mi sorpresa.

- Eso quisieras - me susurro - pero le pedí a mis padres que me dejarán un mes más, ¿y adivina? - era hija única y con padres con un nivel económico alto, la niña tenía todo lo que deseaba - aceptaron.

- Que bien - mi voz no sonó emocionada.

- Jake - y sin más se lanzo a los brazos de mi novio - no creí que estuvieras aquí.

- Viene a acompañar a mi novia - se separo de ella y se posó detrás de mí.

- No me habías dicho que ya salían - me mando una mirada ácida.

- No te había visto - trate de sonar tranquila - además creí que Matthew te lo había dicho.

- Es mejor que me vaya - susurro - espero volver a verte Jake.

Muy bien yo salía sobrando en está plática, pero no dije nada solo observe como salía de la casa, no podía creer que perdiera a mi mejor amiga, pero no podía hacer nada, ella sentía que la había traicionado, solté un suspiro y me deje caer en la silla y cubrí mi rostro con mis brazos.

- Ella lo va a entender - me acarició el cabello - todo volverá a la normalidad.

- Nada va a hacer como antes - susurre - ella siente que le quite algo que era suyo, para Elizabeth la traicione.

Pero no contesto, de hecho deje de sentir su mano en mi cabello, levante la vista y note que había caminado hacia la puerta, ¿Qué diablos pasaba? Pero antes de que preguntará Edward también apareció en la cocina.

 

- Son dos - repuso Edward.

- Su pestilencia esta demasiado cerca - comento Jake - ¿los conoces?

- No - ante aquello arrugue la nariz.

- ¿Qué pasa? - pregunto Bella que llegaba a la cocina.

- Vampiros - no sé porque lo dije, pero salió.

- ¿Cómo lo sabes? - Jake me veía fijamente.

- Supongo que por su reacción - eleve los hombros.

- No es momento de preguntas - gruño Edward - se acercan.

- Lizzie - susurre, en ese momento sentí una opresión en el pecho.

Me levante de la silla, y no sé como pero me escabullí por entre los dos hacía la puerta, necesitaba saber que ella estaba bien, saber que no iba a hacer atacada por un par de vampiros.

- No puedes ir - no llevaba ni tres metros, cuando alguien me había tomado del brazo.

- Lizzie - sentía las lágrimas acumularse en mis ojos - debo saber que ella esta bien.

- Entra - me ordeno - yo iré.

- No - necesitaba verla.

- Pequeña - me tomo el rostro - es peligroso, así que entra a la casa y yo iré a cuidar a Elizabeth.

Sentí que alguien me abrazaba, por el olor supe que era Bella, me obligo entrar a casa. Me sentó de nuevo y vi que caminaba a poner un poco de agua, pero yo necesitaba saber que Elizabeth estaba bien, en verdad eso necesitaba.

- Ellos van a cuidarla - susurro mi hermana.

Pero porque a pesar de eso sentía la opresión en el pecho, no entendía porque sentía que algo andaba mal, Bella me dio un poco de té, pero nada me pasaba debido al nudo que sentía en mi garganta.

No sé cuanto tiempo paso, pero a mi se me estaba haciendo eterno, no entendía que estaba pasando, mis lágrimas estaban a punto de salir, pero necesitaba pensar positivo, ella debía estar bien, tenía que estarlo o al menos eso deseaba pensar, que a Lizzie no le había pasado nada.

- Hola chicas - saludo papá.

- Hola - respondió mi hermana.

- Sammy - trate de sonreír, pero no lo logre - ¿Qué pasa, cariño?

- Nada - mentí.

- Sam - me miro seriamente.

- Jake no le ha hablado - repuso Bella y asentí levemente.

- No puedo creerlo - susurro - que mi hija, esté deprimida por un chico, aunque la verdad tendré que hablar con él y prohibirle que haga llorar a mi hija.

- No es necesario - en ese momento si salió la sonrisa - suelo exagerar las cosas.

- Nada de eso - mi padre era obstinado - Jacob es un buen muchacho, aunque a veces olvida, que una bella chica lo espera.

- Gracias - sonreí levemente.

- Aunque eso me recuerda un tema del que debemos hablar - eleve una ceja confundida - creo que ahora el sexo es un tema importante del que debemos hablar.

- Ya lo hizo mamá - intervine - hace diez años, así que ya no debes hacerlo.

- Creo que no - enserio Bella, parecía nerviosa - ahora es más importante, ya que ambas tienen novios.

- Papá - Bella estaba roja - enserio mamá, ya nos di

- Es necesario - a papá también le costaba hablar de aquello.

Pero antes de que pudiera decir algo más se abrió la puerta, Jake parecía no traer buenas noticias, estaba bastante sucio, pero eso no me angustio, sino la seriedad en su rostro.

 

- Se supone que deberías tocar - le reprocho Charlie.

- Lo lamento - se disculpó.

- Vamos, papá - Bella tomo a mi padre del brazo - debemos darles su espacio.

- Pero después quiero hablar contigo - le advirtió.

Espere a que mi padre y mi hermana salieran de la cocina, para preguntar por Lizzie, pero en cuanto nos quedamos solos, bajo la mirada, eso no era bueno lo sabía.

- ¿Qué pasa? - camine hacia él.

- No llegamos a tiempo - susurro.

- ¿Está muerta? - mi voz tembló ante aquella posibilidad.

- No - muy bien ahora si no entendía - Edward, dijo que en cuatro días será uno de ellos.

- No es cierto - necesitaba que me dijera que era mentira.

- Lo siento - me abrazo - pero ya era tarde, trato de sacarle la ponzoña, pero ya no fue posible.

Me abrace con fuerza a él, no quería creer que mi mejor amiga, ahora se fuera a convertir en un frío como los llamaba Billy, no quería.


Capitulo dedicado a:

bitha_granger

DaniiBlack

KiKaDiGgoRy

ginnyharry123

Zhere Star De Black

ViqtoriaBlackCullen

anabell taba hankson

POV Isabella

Los tres días que habíanatacado a Elizabeth, y parecía que estaba a nada de terminar su transformación,mientras Sam, no había querido salir de casa, apenas llegaba de la escuela, seencerraba en la habitación, apenas si había comido, aunque cuando se habíapeleado con Jake estaba igual, no dejaba de preocuparme ya que ahora nisiquiera con mi mejor amigo deseaba hablar.

- Está bien - susurro Edward - solo necesita,comprender que su mejor amiga acaba de sufrir un gran cambio, y bueno tambiénaceptar que una de las personas que quiere, se ha transformado en algo que ellaodia.

- Sam, no los odia - replique.

- Eso lo dices, porque no ves como me mira - mesonrió, y beso mi frente.

Me levante un tantomolesta, Samantha debía decirme el porque los odiaba, después de todo losCullen, no eran malos, debería de haberse puesto así con los lobos, no con lafamilia de Edward.

- Bell - me tomo de la mano - Samantha, tienesus razones para no agradarle - me acaricio la mejilla - y bueno debes darle unpunto a su favor, que a pesar de que no le agrado, haya arriesgado tanto porquenosotros volviéramos a estar juntos.

- Pensé que por eso les daría una oportunidad -replique - ella debería de tratar llevarse contigo, después de todo ambos sonimportantes para mí.

- Ella mantiene su distancia, y la entiendo - mebeso la nariz - después de todo, Jacob es quien menos nos soporta, pero aun asítrata de que no haya problemas entre los dos.

- ¿Ella me va a odiar cuando sea uno de ustedes?- eso en cierta forma me preocupaba.

- Ya te dije, que para mí no hay ningún problemaen que seas humana - me sonrió.

- Pero para mí, sí - dije secamente.

- ¿No te importaría que tu hermana te odiará? -sabía que iba a utilizar eso, para que cambiará de idea.

- Sam es importante en mi vida - admití - perono hay nadie más importante que tú.

POV Jacob

En ocasiones odiaba tenertan buen oído como ahora, que estaba escuchando toda la conversación de Bella yel estúpido chupasangre, aunque claro tenía que estar ahí para ella, después detodo tenía que al menos sacarle una sonrisa, odiaba que ese hermoso rostro estuvieratriste.

 

- Pequeña - llame, recostándome en su cama -vamos tienes que sonreír.

- No tengo ganas - replico - de hecho quisieraestar sola.

- Tu y yo somos uno - bese su cabello - así queyo no cuento como compañía.

- Eres horrible - sabía que se sentía frustraday por eso su actitud.

- No fue tu culpa - mis manos jugaban con sucabello.

- ¿Y si ella es más hermosa? - arrugue la nariz- bueno de hecho lo va a ser, pero ¿Qué pasa si cambia tus sentimientos hacíamí?

- Entiendo - susurre, con una débil sonrisa -¿crees que porque ahora Elizabeth, es una vampiro, podría enamorarme de ella? -no obtuve respuesta - peque, jamás nadie me haría cambiar lo que siento por ti,porque para mí tu eres mi Diosa, y nadie será más hermosa que tú para mis ojos- la hice girar y me coloque sobre ella - no importa, cuantas mujeres másconozca, solo tú eres perfecta, jamás habrá alguien que podría compararsecontigo.

- ¿Solo por la imprimación? - pensé que yahabíamos dejado ese tema, pero parecía que ella no opinaba lo mismo.

- Desde que te conocí, hace más de diez años -tenía mis manos sobre su cabeza, sin dejar mi peso sobre ella - me enamoré deti, la imprimación, solo es otra forma de unirte a mí.

- Quiero que seas por siempre mío, - tomo mirostro tan suavemente, parecía que no quería lastimarme - sé que dicen que enel amor se debe dejar ser libre, pero yo no puedo, porque yo soy tuya porcompleto, y quiero que tú solo estés para mí, que solo vivas por mí.

- Un poco egoísta - bromee - pero yo también,necesito que solo respires para mí, solo para mí.

- Solo por ti - susurro besando mi barbilla - túeres mi vida, sin Jacob Black yo no existo.

- Pues sin Samantha Swan, no hay Jacob Black -acaricie sus brazos - y siempre será así, por siempre tuyo.

- Eso sonó tan cursi, - sonrió de lado - pero yotambién te pertenezco por completo.

- Por favor, no en mi habitación - al escucharla voz de Bella, me separe de mi novia - y mucho menos si estoy presente.

- Pensé que estarías con el pálido - le espetoSam - además te pido, que no lo traigas a la casa, su olor hace que me duela lacabeza.

- Para un humano, su olor no es molesto - miamiga le saco la lengua - creo que todo es psicológico.

- Bell, es enserio - le aseguro - no puedoolerlo.

- Pues ni yo a tu chico perro - ante eso arruguela nariz - lo siento Jake, pero tenía que defender a mi novio.

- Creo que soy alérgica a los vampiros - bromeomi novia.

- No digas tonterías - le espeto - y buenosaldremos, no quiero que hagan nada indecente.

- Eso debería de advertir yo - replico Samantha.

- Estoy hablando enserio - le mando una miradaasesina - y más te vale que no te aproveches, porque sino dejare que Paul tedespedace.

- Ya quisiera verlo - la rete.

- Bueno entonces le diré a Charlie y a Billy -sonrió altanera, al ver que mi novia se había puesto pálida - y ver quepiensen, de que sus pequeños hijos ya tengan una vida sexual activa.

- Entonces yo le diré a papá, que debe hablarcontigo, sobre sexo - yo parecía fuera de lugar aquí.

- También te la dará a ti - aunque ya no seescuchaba tan segura.

- Escuche a Phil - Sam elevo los hombros - ycréeme nada puede ser más vergonzoso, que eso.

 

- Me portare bien - me metí, antes de que Belladijera algo más - mantendré las manos quietas - eso último lo dije como broma.

- Por tu bien - su mirada intimidante, me causamás risa que miedo, pero fingí que enserio me sentía amenazado.

Y sin más salió de larecamara y escuche como el auto de la sanguijuela se alejaba, en cuanto escucheeso, me deje caer en la cama, tenía mucho que no dormía y más de no habermeacostado en algo tan cómodo.

- Tiene mucho que no duermes ¿cierto? - sentísus manos en mi cabello.

- Casi una semana - conteste.

- ¿Por qué no descansas un rato? - me beso lafrente - y yo iré a hacer mi tarea.

- Te Amo - susurre, sus manos en mi cabello,estaban haciendo efectos sedantes en mí.

- Y yo a ti - respondió - pero ahora duerme.

Solo cerré los ojos yenseguida ya había caído en la inconsciencia, se notaba que en verdadnecesitaba dormir, de hecho hasta mis músculos lo pedían.


Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

bitha_granger

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

POV Elizabeth

Después de no sé cuantotiempo de ese ardor que me quemaba por completo, por fin desapareció, en esemomento noté que no era la única en ese lugar, bueno desde hacía un tiempo lohabía notado, pero no con tanta claridad, ahora escuchaba hasta como cambiabansu peso de pie, hasta su respirar.

Abrí los ojos y note quehabía mejorado en demasía, mi garganta quemaba, pedía con ansias un poco que localmara, me levante ya que ese lugar no lo recordaba, y en menos de lo queimagine apareció un hombre, que recordé como el doctor Cullen.

- Veo que despertaste - me sonrió levemente -creo que desearás escuchar una explicación.

- ¿Sobre qué? - al escuchar aquello mesorprendí, solo quedaba muy poco de mi voz, ahora parecía de una cantante deopera.

- Ven - me extendió la mano y en cuanto le di lamía, note que estaba más blanca - creo que es mejor que te veas.

Me guió hacia un espejo decuerpo completo, en cuanto estuve frente vi a una joven hermosa, podría hacerque cualquier modelo o actriz la envidiará, arrugue la nariz, y ante tal noteque esa chica de piel blanca y rasgos hermosos era yo, aunque había algo mal,mis ojos eran rojos y no marrón como siempre lo habían sido.

- Eres un vampiro - apenas si movió la boca,pero yo lo escuche perfecto.

- ¿Qué? - de nuevo la armoniosa voz, fue lo quesalió.

- Debo explicar que nosotros - trataba deaparentar tranquilidad, pero se notaba que estaba estresado - somos vampiros, ybueno recuerdas hace dos días, cuando ibas hacia tu hotel, uno como nosotros teataco.

En ese momento pequeñosrecuerdos borrosos de dos hombres, persiguiéndome y uno de ellos que se habíapuesto delante de mí, impidiéndome el paso y bueno solo recuerdo que me habíamordido el hombro; por instinto me lleve la mano a ese lugar.

- Ahora todo parece confuso - posó su mano sobrela mía - pero con los días, todo se irá a aclarando.

- ¿Su hijo es novio de Isabella Swan? - no séporque preguntaba aquello.

- Sí - sus ojos parecían preocupados.

- ¿Los Swan son vampiros? - aunque sabía conocerla respuesta.

- No - su voz tenía una nota de desconfianza -ellos son humanos.

 

- Soy más hermosa que una humana ¿cierto? - vicomo asintió levemente - Jacob, podría fijarse en mí sin ningún problema.

- No te apresures - me pidió - ahora eres unaneófita, tu control es nulo, cualquier olor a sangre humana y querrás atacar.

- ¿Bebo sangre? - ante eso hice una mueca.

- Bueno somos vampiros, ¿Qué esperabas genio? -ante aquella voz, dirigí mi vista hacia la puerta, en donde una rubia querecordaba vagamente me miraba con altivez - y la verdad, no eres tan bonita.

- Rose - le advirtió su padre.

- Lo único que necesito es que Jacob se fije enmí - eleve los hombros - y con que a él, le parezca hermosa es más quesuficiente - escuche su carcajada, por tal le mande una mirada asesina.

- Ese perro, no se fijará en ti - la ira seapodero de mi cuerpo - y sabes la razón, se llama Samantha Swan.

- Ahora soy más bonita - gruñí y sonó bastanteamenazador.

- Eso es porque lo necesitas, para atraer a tupresa - sus ojos dorados seguían clavados en mí - pero eso no sirve con Jacob,él solo tiene ojos para Samantha, así que suerte para la próxima.

Si para tener a Jacob,tenía que desaparecer a Samantha, lo haría con gusto, empuje a la rubia y salíde la casa, me di cuenta que no necesitaba respirar así que no lo hice, ytambién note que corría demasiado rápido, sonreí Jake no podía conformarse conla torpe de mi amiga, teniéndome a mí.

En menos de lo que imagineya había llegado a su casa, sonreí engreída esto iba a hacer tan fácil, ya queparecía que Jake estaba pero dormía, mientras Sam lavaba los trastes en lacocina, en ese momento noté que no era la gran cosa, pero ella siempreterminaba quitándome lo que quería.

Con esa sonrisa que daba,había logrado enamorar a Matthew, y después a Taylor, claro según ella no lonotaba, pero por favor le encantaba ser el centro de atención, y después cuandole dije lo que sentía por Jake, me lo quito, pero esta vez iba a aprender quecon Elizabeth Thompson no se debió de haber metido.

Entre sigilosamente,escuche que tarareaba algo, no quería respirar, porque la quería matar muylentamente y tal vez su olor no iba a dejar que lo hiciera, esperé a que ellase diera cuenta que había alguien más, y fue casi enseguida se giro y en cuantoclavo su mirada en mí, pude notar miedo y cierto alivio.

- Lizzie - susurro y una media sonrisa apareció- no creí, que Carlisle te dejará salir tan rápido.

- No lo hizo - mi voz salió ronca y supuse quepor el poco aire que había en mis pulmones para hablar.

- ¿Qué haces? - en ese momento note el terror,cuando comencé a caminar hacia ella.

- Te voy a quitar de mi camino - en cuanto tomeaire, su olor no era muy agradable, así que decidí que podría respirar sin lanecesidad de querer saciar mi sed.

La tome del brazo y alescuchar su grito supe que era más fuerte, y bueno que su muerte debía ser másrápida, la arroje contra la mesa, pero había un florero que se rompió y cortouno de sus brazos, en ese momento su exquisito aroma golpeo mi nariz, haciendoque mi garganta quemará más.

Su olor era delicioso, noentendía porque antes se me había hecho horrible, estaba en el suelo y aun asíse arrastraba, la tome de la pierna, de nuevo con demasiada fuerza, pero no meinteresaban sus gritos, en ese momento lo único que quería era sentir su dulcesangre en mi boca.

 

Sin pensarlo enterré misdientes en su muñeca, que era de donde en ese momento brotaba esa deliciosasangre tan roja, que se me hacía agua a la boca, pero no llevaba mucho, cuandosentí que alguien me tomaba de la espalda, me arrojo demasiado lejos deSamantha, en cuanto me levante note que un enorme lobo color café rojizo, sehabía colocado delante de ella.

Me enseñaba sus enormescolmillos, no sería difícil deshacerme de él, aunque en menos de lo que imagineya había corrido de nuevo hacía mí, dispuesto a matarme, pensé muchas cosas,pero en cuanto vi esos ojos cafés, sentí un vacío, ese lobo estaba sufriendo.

- Jake - escuche la voz de Isabella.

- Elizabeth - sentí que alguien me tomaba de lasmuñecas - ¿Qué has hecho?

- Solo me deshacía de ella - respondí consimpleza.

- Sam - vi como la chica se hincaba delante desu hermana - vamos, Sammy aguanta por favor - giró hacía su novio - la mordió,Edward.

- Lo siento - escuche la voz de Carlisle -sáquenla de aquí - ordeno.

Entre Edward y otrochico que recordaba también vagamente me sacaron, el último era rubio y parecíaque sufría

Bueno espero les guste ^^
Capitulo dedicado a:
Zhere StAr De BlackKiKaDiGgoRyDaniiBlackginnyharry123

POV Jacob

En cuanto sacaron aElizabeth, me des transforme y corrí hacía mi pequeña, escuchaba los levessollozos de Bella, pero no podía estar tan mal, en cuanto vi la sangre, supeque estaba peor de lo que imaginaba, el doctor Cullen la revisaba.

- Está mal - susurro - no creo que sobreviva.

- Haga lo que sea - le pedí - solo que ella sigaaquí.

- Si no le sacamos la ponzoña ella se volverá enuna de nosotros - ante esa idea, cerré los ojos - pero si se la sacamos, ellapuede morir.

- Sáquenla - ordeno Bella - ella no quiere serun vampiro, preferiría la muerte.

- No - esto era egoísta - déjenla así.

Carlisle clavo su mirada enmí y después hizo un leve movimiento y en menos de lo que imagine, elmastodonte de Emmett, junto con la enana del clan, me retuvieron y vi como esehombre se llevo la muñeca de Sam a la boca.

- Es lo mejor - me aseguro Bella - no creo quequieras, que ella se transforme en tu enemigo natural.

Si con eso podía seguirviéndola no me interesaba, pero por más que forcejaba no pude liberarme delagarre de las dos sanguijuelas.

- Es hora de llevarla al hospital - repuso eldoctor.

La tomo en brazos, peroella parecía estar inconsciente, los vi alejarse y en ese momento vi comoentraba Embry, ¿Por qué diablos llegaba ahora? Pero no quise decirlo,simplemente vi como entregaba una bermuda, hasta ese momento note que estabadesnudo, pero no me interesaba, ya que mi vida estaba pendiendo de un hilo.

- Ella va a estar bien - me dio un golpe en elbrazo - ambos sabemos que es fuerte, y que no piensa dejarte.

No conteste, en ese momentosolo camine para poder seguir al doctor Cullen, hacia el hospital, pero encuanto salí y clave mi mirada en Elizabeth, fue más fuerte que yo, me coloquefrente a ella.

- Si ella muere - ante eso sentí un nudo en lagarganta - tú te irás con ella, tu vida por la de mi pequeña.

- Jake - susurro.

- No te atrevas a volver a decir mi nombre - leespete - y te quiero lejos de aquí, no te quiero ver ni rondando el hospital,ni la casa de mi novia, porque te prometo que va a hacer lo último que hagas.

 

- Soy mejor que ella - ante eso le sonreí delado.

- No lo eres - dije secamente - y además, entretu y yo no puede haber nada, porque en primera has atacado a la persona que másamo, y segunda porque tu especie y la mía, simplemente no se llevan, así quebusca una vida y aléjate de Samantha, porque la próxima vez, ellos no estaránpara salvarte.

- ¿Eras el lobo? - no conteste.

En ese momento lo único quenecesitaba saber, era que Samantha estaba bien, así que camine hacia el Rabbit,Embry también subió, el camino fue en silencio, la verdad mi cerebro lo únicoque tenía era el bienestar de mi pequeña, eso era lo único que me interesaba.

Cuando llegamos alhospital, me pareció más tétrico que siempre, en cuanto llegamos a la sala deespera, la mayoría de las miradas se posaron en nosotros, pero sinceramente nome intereso, lo único para lo que tenía cabeza, era para saber que ella estababien.

Como quince minutos despuésllego Bella, y su sanguijuela, pero ni siquiera su pestilencia, aparto de mimente el bienestar de mi pequeña. Vi como los dos se sentaban y él la abrazaba,esperando calamar el llanto, pero para mí escucharla me hacía más doloroso esto.

- Jake - escuche la voz de Embry - creo que esmejor, que vayamos por un poco de ropa, más normal.

Supuse que a él lasmiradas, si lo habían incomodado, pero yo no quería alejarme de este lugar, nohasta que Sam saliera conmigo.

- Ve - susurro Bella - no creo, que a Charlie leagrade mucho verte sin camisa, ni zapatos - fije mi vista, en la puerta deurgencias - ella va a salir bien, y si algo pasa te marcó - y sin más colocó sucelular en mis manos.

POV Isabella.

En cuanto lo vi irse, denuevo regrese al lugar, en donde Edward estaba, no podía imaginar que iba asuceder si algo le pasaba a Sam, no solo por mí, sino por toda la familia, ytambién por Jake. Mi hermana era indispensable para muchas personas, no solopara mí, y si algo le pasaba
Ante tal pensamiento sentí un escalofrío.

- Ella va a estar bien - me aseguro Edward - séque los Swan, tienen una enorme fortaleza.

- No sé que haría, si ella no está - susurre.

- No pienses en eso - me acaricio el cabello.

No conteste, simplemente meacurruque en sus brazos, creo que solo él, podía lograr tranquilizarme un poco,pero no fue mucho, ya que casi enseguida entro mi padre, que se notaba pálido.

- ¿Cómo esta? - fue lo primero que pregunto.

- El doctor, aun no ha dicho nada - contestesuavemente.

- ¿Qué paso? - sus ojos chocolate, parecían apunto de soltar lágrimas.

- Samantha estaba sola en casa - comenzó Edward- y bueno creo, que fue un robo y ella al estar sola, la golpearon.

- ¿Y donde están? - la desesperación, me hizosentir peor al mentirle de esa forma.

- No lo sabemos - susurre - cuando llegamos, yano había nadie.

Papá se dejo caer en una delas sillas, me senté a su lado y coloque mi brazo alrededor de sus hombros,Edward simplemente nos observaba, sabía que trataba de mantener su distanciaentre nosotros. El dolor de papá, hacía que el mío se hiciera más grande, perodebía ser fuerte por los dos.

 

- Charlie - ante la voz de Carlisle ambos noslevantamos - Samantha, tiene hemorragias internas - ante eso vi como papá lerecorrió un escalofrío - debemos operarla, de inmediato, sino puede morir.

- ¿Y que espera? - gruño papá - haga lo que sea,para que ella se salve.

- Lo haré - le aseguro.

Y sin más desapareció porla puerta, en ese momento noté que no solo nosotros habíamos escuchado aquello,sino también Jake, no sabía a cual de los dos consolar, pero en cuanto vi laslágrimas de mi padre, lo abracé. Sam iba a estar bien, era la más fuerte de lasdos, y sabía que esto no la iba vencer o al menos eso era a lo que me aferrabaa creer.


Capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

ginnyharry123

POV Jacob

No sé cuanto tiempo llevabaaquí, pero desde que escuche las palabras del doctor, a pesar de mi altatemperatura, sentí como todo se congelaba a mi alrededor, sentí mi corazónromperse, pero tenía que pensar positivo, después de todo ella era la fuerte delos dos.

Cerré los ojos esperandoencontrar un poco de valor, aunque no sabía como si ella era mi fortaleza, laque con una sonrisa lograba que todo se viera más fácil, pero ahora estaba dentrode un quirófano luchando por vivir.

- Ella es muy fuerte - sentí los brazos deBella, en mis hombros - ambos sabemos, que esto lo va a superar.

- Me voy a morir, si ella no sale de aquí -susurre - Samantha es mi vida, si no vive, yo tampoco lo haré.

- Lo va a superar - sentía mis ojos picar, perono deseaba llorar - después de todo, yo lo hice.

- ¿De donde saco fuerzas? - una lagrima seescapo - si ella era la fuerte aquí.

- Solo piensa en que ella no piensa dejarte - meacaricio el brazo - mejor dime, recuerdas como nos conocimos.

- Como olvidarlo - sonreí levemente.

Odiabaque mi padre, tuviera que obligarme a convivir con niñas, después de todo yosiendo un niño, no podía estar con alguien que oliera tanto a flores y esascosas que decían que eran cosas femeninas o lo que sea, que mis hermanas mehabían dicho.

- Vamos, Jake -escuche a mi hermana Rebecca que iba a mi lado - tal vez una de las niñas, teguste.

- ¡Iug! - exclame,haciendo una mueca de asco - jamás me van a gustar las niñas.

Misdos hermanas se soltaron a reír, al igual que mi padre, no entendían que parami las niñas, no eran más que unas criaturas horribles, que lo único que sabíanhacer era hablar de cosas cursis y solo usaban el color rosado, enserio que yojamás iba a sentir un gusto por ellas.

Novolvieron a mencionar, a las hijas de Charlie Swan, un gran amigo de mi padre ypor tal tenía que convivir con ellas, pero hoy iba a hacer un día horrible,después de todo tendría que pasarlo en la playa rodeado de niñas. En cuantollegamos a la playa, mis hermanas se bajaron corriendo, felices de que podríandivertirse con las nuevas monstruos.

- Jake - levantemi vista y mi padre me veía seriamente - nada, de ser grosero con las pequeñas.

- Mientras ellasno se me acerquen - eleve los hombros.

- Billy - encuanto escuche aquella voz, giré mi vista y vi a un hombre de cabello castaño,que llevaba de la mano a una niña, que no era más alta que yo - en verdadestabas tardando.

 

- Bueno, tener quealistar a tres niños no es fácil - se disculpó - pero quien es esta hermosadamita - la niña no parecía muy feliz, su rostro mostraba seriedad y sus ojosazules se clavaron en los míos con irritación.

- Sam - llamo elhombre - debes saludar.

- Hola - dijo conindiferencia.

- Perdónala - ladisculpo su padre - no quería venir, estaba encantada escuchando música, dehecho quiere que compre un piano.

- ¿Tocas el piano?- pregunto mi padre, solo asintió - seguramente serás una gran pianista, degrande.

Ellasonrió emocionada, ante aquello me pegue a mi padre y jale su pantalón,mientras veía que ellos se alejaban.

- ¿Qué pasa? -pregunto, agachándose para quedar a mi altura.

- ¿Ella es unaniña? - enserio no podía creer que lo fuera - porque si lo es, me agrada.

- Enano - sonrió,y sin más me despeino - ve y juega con ella.

Echea correr hacia ella, mientras mis hermanas se alejaban con una niña más grande,que no presté atención, ya que mis ojos estaban clavados en los que hacía ella,su cabello castaño lo llevaba suelto.

- ¿Quieres jugar?- pregunte con cierto nerviosismo, su mirada se clavo en mí sin decir nada -podíamos jugar a

- El último quellegue aquella piedra, es un caracol - dijo, antes de echarse a correr.

Mequede unos segundos atontados, y en cuanto entendí, emprendí la carrera, perofue un poco tarde ya que ella llego primero.

- Te gane - sonrióladinamente.

- Hiciste trampa -le espete.

- Yo no hagotrampa - arrugo la nariz y colocó sus manos en la cintura.

- Si la hiciste -le saque la lengua.

- Sam - llamo supadre, ante eso simplemente paso por mi lado, también sacándome la lengua -canta un poco de la canción, que te enseñaron en la escuela.

Caminehacia ellos enojado, por la trampa que había hecho la niña, era por eso que nome agradaban, porque además de odiosas también eran tramposas.

Estrellita,¿dónde estás?
Me pregunto qué serás.
En el cielo y en el mar,
Un diamante de verdad.
Estrellita, ¿dónde estás?
Me pregunto qué serás.

Anteaquello todo lo que tenía en la mente se me fue, jamás había escuchado a unángel, pero en ese momento estaba seguro que lo había escuchado.

Escuchelos pasos del doctor, fue en ese momento que abrí los ojos, necesitaba saberque Sam estaba mejor, me levante de un brinco al verlo caminar hacia Charlie.

- ¿Cómo esta? -pregunto el hombre, antes de que el doctor Cullen dijera algo.

- Hubo unacomplicación en la cirugía - ante aquello sentí una opresión en el pecho - perdió más sangre de la que pensé y tienebastante daño interno y sufrió un paro respiratorio.

- ¿Qué significa eso?- la voz de Charlie fue temblorosa.

- Esta muy mal, no sési logre salir - admitió, ante aquello sentí que mi mundo se derrumbaba.

- ¿Puedo verla? - laslágrimas de Charlie ya salían.

- Sí - contesto, yllamo a una enfermera para que lo guiará, cuando se fue clavo su mirada en mí yen Bella - debemos hablar.

Amboscaminamos detrás de él, esperando que dijera algo que hiciera que misesperanzas, de nuevo se fortalecieran, también el chupasangre nos siguió, nosguió fuera del hospital.

- Samantha, en verdadesta mal - su voz apenas fue audible - no quise decirlo delante de Charlie,pero no creo que pase de esta noche.

 

- Debes hacer algo -no podía dejar que ella muriera.

- Antes de entrar alquirófano despertó - en ese momento fijo su vista en mí - y dijo, que tomarásla decisión, que lo que tú decidieras iba a hacer lo mejor.

Anteeso, sentí un nudo en la garganta, no podía haber dejado su vida en mis manos,porque en estos momentos lo único que me importaba era que ella estuviera aquí,no me interesaba su aspecto ni su naturaleza, solo la quería conmigo.

- Necesito verla -fue lo único que salió.

- En cuanto Charliesalga, puedes entrar - me aseguro.

Denuevo entre, mi mente era un caos, estaba pensando en lo mejor para mí, perollego a mi mente los ojos azules de mi pequeña, ella no merecía que solopensará en mí, tenía que tomar la decisión de acuerdo a lo mejor para Sam, y sabíacual era, pero esperaba que ese momento no llegará, porque iba a hacer demasiadodoloroso decir mi decisión.



Capitulo dedicado a:
KiKaDiGgoRyginnyharry123DaniiBlack
FELIZ NAVIDAD

POV Jacob

En cuánto Charlie salió, el doctor Cullen me guióhacia la habitación que ocupaba, me hizo una seña cuando llegamos frente a unapuerta, entre tratando de tranquilizarme, pero cuando la vi acostada en lacama, con el brazo enyesado, al igual que la pierna.

Sentí mi mundo venirse abajo, y más cuando vi laintravenosa, y la mascarilla de oxígeno, note la máquina que marcaba cosas queno entendía, pero verla así no era fácil. Después de todo siempre había estadollena de vida y ahora se encontraba en una cama.

Camine lentamente hacía la silla que estaba al ladode la cama, tome su mano, sentí mis ojos picar, pero tenía que se fuerte, ellano podía morir.

- No puedes dejarme - susurre, acariciando su mano -yo no soy nada, sin ti.

Sentí como una lágrima bajaba por mi mejilla, perono podía darme por vencido, ella tenía que despertar, ella tenía que salir detodo esto, después de todo ella era mi fortaleza, y yo no iba a poder seguirsin ella. Pero en ese momento un sonido agudo lleno la habitación, no sabía quesignificaba eso, pero entraron varias personas.

- Saquen al chico de aquí - ordeno uno de losmédicos.

- Venga conmigo - una de las enfermeras me tomo delos brazos.

- ¿Qué pasa? - pregunte.

- Desfibrilador - ante aquello sentí un nudo en lagarganta.

- Samantha - llame, ella tenía que quedarse, no podíadejarme.

POVSamantha

Me dolía todo el cuerpo, pero de pronto el dolordejo de existir, y me encontré en una enorme obscuridad, de la cual poco a pocofue desapareciendo, y me encontré en una habitación blanca, con un sofá y unapequeña mesa.

¿Qué diablos hacía ahí? Camine por la habitacióntratando de encontrar algo, que me dijera que hacía ahí, pero no había nada,pero en cuanto mi mirada llego a una esquina, me encontré con mi abuela Marie.

- ¿Abuela? - arrugue la nariz confundida.

- Hola, cariño - camino hacía mí, con una mediasonrisa.

- ¿Qué hago aquí? - pregunte.

- Pues llego el momento - me tomó la mano y me llevoal sillón.

- ¿De qué? - clave mi mirada en ella.

- De que tomen la decisión - me sonrió levemente.

 

- ¿Qué decisión? - me acaricio la mejilla.

- La que dejaste en manos de Jacob - ante la menciónde mi novio, sentí una opresión en el pecho.

- No te vayas - escuche su voz - pequeña, no puedesdejarme.

En ese momento me encontré en la habitación delhospital, me vi acostada en la cama, con muchos cosas a mi alrededor, y tambiénlo vi a él y a Carlisle. Mi madre estaba en el sillón y lloraba desconsolada.

- Debemos hablar - le susurro.

Ambos salieron de la habitación, y sin más losseguí debía saber que era lo que quería decirle, lo guió a su consultorio,cerró la puerta y sin más clavo su mirada en él.

- Samantha, sufrió un infarto - ante aquello elrostro de Jake se ensombreció - apenas si lograron sacarla, tememos uno nuevo yde este no va a salir, así que es hora de que decidas.

- ¿Decidir ahora? - su voz se escuchaba temblorosa.

- Como ya te había dicho antes, no creo que soportela noche, de hecho con esto, hace que mis esperanzas de que reaccione, seanmenores - confeso - así que debes decidir, si se queda aquí o la llevo a casa yhacemos la transformación.

- No - sabía que no me escuchaban, pero yo no queríaser un vampiro - yo no quiero, eso.

- Si solo pensará en mí, te pediría que latransformes - susurro - pero sé que para ella sería un golpe duro, despertarsiendo uno de ustedes, así que tendré fe en que ella despierte y si no es así,lo mejor es que me vaya, para pasar lo poco que me quede con ella.

- Muy bien - acepto - haré todo lo que este en mismanos, para que ella sobreviva.

- Gracias - y sin más salió del lugar.

Lo vi llorar y me sentí horrible, pero no podíahacer nada, ya que ni siquiera sabía como regresar, ¿Qué diablos tenía que darpara despertar?

Y en ese momento, de nuevo el dolor me invadió ysentí como me faltaba el aire, y de nuevo todo se volvió negro, y me di cuentaque era porque tenía los ojos cerrados, así que abrí los ojos y me encontré conla habitación de hospital, sentí como algo cálido sostenía mi mano.

- Pequeña - dirigí mi vista a él - ¿Cómo te sientes?

- Sam - escuche la voz de mi madre - ¡Oh, cariño! -sentí su beso en mi frente - iré por el doctor Cullen.

- Dijeron que si despertabas, era un buen indicio -contesto, antes de que preguntará - es mejor, que no hables.

Y bueno si hubiera querido hablar no hubierapodido, ya que mi voz no parecía estar, me acaricio la mejilla.

- Gracias, por quedarte - lleve mi mano a su mejilla,aunque hasta hacer eso me dolía, pero era mi forma de decir que estaría con élpor siempre.


Carlisle Cullen

Espero que tengan un año increíble, y que todos sus deseos se cumplan y un enorme abrazo
Capitulo dedicado a:
DaniiBlackNaneePoohZhere StAr De BlackKiKaDiGgoRy
Feliz y Prospero Año Nuevo

POVSamantha

Me estaba cansando de ver siempre, las mismasparedes blancas, ya deseaba salir de aquí, ni siquiera sabía cuanto tiempollevaba en el hospital, pero el doctor Cullen, había dicho que había estadodemasiado delicada, como para dejarme salir de buenas a primeras. Sino quetenía que quedarme, para ver como iba progresando.

- Hola - sonreí al escuchar aquella voz - veo que yate sientes mejor.

 

- Quiero irme de aquí - confesé - no creo soportarmás.

- Y pensar que aun te queda una semana - mi madre mesonrió y se sentó al lado de la cama.

- Ya llevo casi un mes aquí - gruñí - y enserio ya nosoportó, más el color de las paredes.

- Pasará pronto - me acaricio el cabello - y bueno,cuando salgas de aquí, nos iremos a Phoenix.

- No, - ante aquello me observo seriamente - quieroquedarme aquí, con papá y Bella.

- Sabes que no es por ellos - me sonrió levemente - ybueno no sé que sucede, con Forks que mis dos hijas antes ni siquiera queríanvenir, y ahora ya no quieren irse.

- Supongo que es por el paisaje - bromee.

- Jacob es un buen chico - comento tranquilamente - yse nota, que te ama, pero ¿tú lo amas a él?

- Mucho - respondí - sin él, mi vida no sería igual.

- Me aterra - confesó - porque Bella, es la reflexivay la que siempre piensa las cosas antes de hacerlas, y ve lo que ha hechoEdward con ella, estuvo muy mal cuando la abandono, no sé que va a pasarcontigo y ese chico.

- No tiene porque pasar nada - le asegure - Jake, mehace ser más razonable.

- Creo que mis nietos, llevarán el apellido Black -suspiro - solo espero que en verdad te ame como mereces.

- Me ama más, de lo que cualquier otro hombre,pudiera hacerlo - le sonreí.

- Eres mi nenita - me acaricio el cabello - desde quesupe, que estaba embarazada, supe que tú serías la que daría a mi vida fantasíay Bella sería la que me mantendría con los pies en la tierra, ustedes secomplementan.

- Lamento interrumpir - esa voz era de Carlisle,camino hacia mí - ¿Cómo te sientes?

- Mejor - conteste con una amplia sonrisa - y quierosalir, de aquí ya.

- Ya muy pronto - me aseguro - solo necesitamos ver,como será la recuperación de tu pierna y tu brazo.

- ¿Y como están? - cuestiono mi madre.

- La pierna está destrozada - su rostro no memostraba nada bueno - y la columna también sufrió un gran daño.

- ¿Eso que significa? - la voz de mi madre sonóquebrada.

- Tendrá que estar en una silla de ruedas - anteaquello sentí un nudo en la garganta

- ¿No podré volver a caminar? - mi voz se quebró.

- Es muy poco probable - ante aquello, mi mundo sevino abajo.

Toda mi vida, había sido más alegre, siempre corríade un lado a otro, en comparación a Bella, jamás podía mantenerme quieta, yahora parecía que aquello había quedado en el pasado.

- Sam - sentí la mano de mamá en mi mejilla - vamos asalir adelante.

- Quiero estar sola - susurre.

- Cari

- Por favor - pedí - necesito pensar.

Y sin decir nada, ambos salieron de la habitación,mi vida se había derrumbado con unas cuantas palabras, observe mis piernas, ysentí tantas cosas, odio, dolor, ira, lastima, etc. ¿Qué iba a hacer ahora? Sijamás había imaginado mi vida sin poder caminar, y creo que nadie lo habríahecho. Yo no podía quedar atada a una silla de ruedas.

- Pequeña - al escuchar su voz, me solté a llorar -tranquila - se sentó en la cama, y me abrazo - vamos a salir de esto.

- Quiero que la mates - susurre, mientras sentía comome acariciaba el cabello - quiero que Elizabeth deje de existir, pero quieroque sufra, quiero verla suplicar.

- Sé que estás molesta, - me beso la frente - pero túeres mejor que ella, y vamos a demostrarle que nada de esto te va impedirseguir siendo feliz.

 

- Era mi mejor amiga - solloce - siempre, laconsidere como mi hermana, y sin importarle todo eso, quiso matarme, y destrozomi vida. No quiero ser mejor que ella, quiero que sufra.

- Vamos a hacer todo, para que regreses a ser lamisma - me beso la frente - voy a estar contigo, y ambos haremos hasta loimposible, porque vuelvas a caminar.

Me abrace a él con fuerza, necesitaba saber que élestaba aquí, saber que a pesar de todo, Jake siempre iba a estar aquí para mí.


Renee

Creo que es un poco corto, pero espero que les guste ^^

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

DaniiBlack

bitha_granger

POV Jacob

- Ya no puedes deslindarte de tus responsabilidades, con la manada - repuso Sam - hoy harás guardia con Quil.

- Samantha me necesita - trate de que dejará que faltará.

- Creo que puede vivir un día sin ti - me dio la espalda, dando por terminada la discusión.

- Sam - esa voz era de Emily - vamos, has una excepción con Jake, enserio Sammy lo necesita - camino hacia él, y lo tomo del brazo - Bella me dijo, que solo con él acepta comer y hacer otra cosa que no sea, estar encerrada en su habitación.

- Vamos Sam - Paul se había levantado, del tronco donde había estado sentado - yo me haré cargo, de las guardias que le toquen.

- Y yo lo ayudaré - aseguro Jared.

- Y bueno no creo, que con un lobo menos, se note la diferencia - comento Embry.

- Deja que vaya con ella - comento Quil - Samantha, lo necesita más que nosotros.

- Prometo que cuando ella, este recuperada, haré todas las guardias que quieras - comente con voz firme - pero, ahora Samantha es mi prioridad.

- Vete - acepto a regañadientes - después de todo, no creo que me sirvas de mucho, si vas a estar pensando en ella.

- Gracias - lo dije con sinceridad.

- Mándale mis saludos - me sonrió Emily.

- Y los míos - comento Quil y Jared también asintió.

- Dile que espero verla pronto, y que se le extraña - repuso Paul - además, también recuérdale que una chica lobo, jamás se da por vencida, y menos si es la chica de Paul - rodee los ojos, y tuve que recordarme que solo era una broma, para no golpearlo.

- Dale esto - Embry puso en mis manos, un collar con una nota musical - dile, que hay muchas personas que la necesitan bien.

Asentí, con el tiempo, el amor que Embry había sentido por ella, se había transformado en un enorme cariño, de hecho todos los de la manada, le tenían estima, bueno con excepción de Paul, que se había autonombrado su hermano, y bueno a Sam no parecía molestarle, de hecho a Embry y a Paul, era a los que más quería de la manada, ya que al resto como ya había dicho les tenía aprecio, pero no como a esos dos.

Guarde la cadena en el bolso de mi pantalón, camine hacia la Golf, maneje pensando en lo que había pasado en tan poco tiempo. Elizabeth había desaparecido, aunque claro mantenía vigilada la casa de los Swan, esperando que no regresara, y también había vigilancia de los Cullen, aunque la de ellos era más por la loca vampiro, que estaba detrás de Bella.

Renee había decidido quedarse algunos días más con Sam, la cual a pesar de que ya estaba fuera del hospital, apenas si hablaba, me dolía su estado, pero no podía culparla, después de todo la noticia de que era casi imposible que volviera a caminar, debía ser horrible; pero no iba a dejar de luchar con ella, para que dejará esa silla y sus padres también estaban buscando, que ella pudiera volver a caminar.

 

En cuanto llegue a la casa, Bella y su chupasangre estaban en la sala, junto con Renee, eso quería decir que mi novia los había corrido de nuevo de la habitación, ya que mi suegra lloraba y mi mejor amiga tenía la vista baja y Edward trataba de animarla.

- Hola - salude.

- Jake - respondió Bella.

- Creo que es mejor que subas - comento Edward.

Sin decir nada, subí las escaleras, en cuanto llegué a la recamara, estaba llorando; camine hacia ella, tratando de encontrar las palabras adecuadas para poder animarla.

- Tranquila, pequeña - susurre, mientras me sentaba en la cama y la abrazaba.

- Jake - sentí como trataba de girarse, y la ayude a darse la vuelta, en cuanto estuvimos de frente se abrazo a mí - no me dejes.

- Jamás lo haría - le asegure, acariciando su cabello.

- Soy egoísta - se aferro con más fuerza a mí - pero no quiero que me dejes, por estar postrada a una cama, te necesito Jake, en verdad no puedo vivir sin ti.

- No sé de donde sacaste, eso de que eres egoísta - bese su frente - porque no lo eres, y además no importa como estés yo estaré contigo, porque mi lugar es en tus brazos.

- Promete que jamás vas a dejarme - me suplico, tomando mi rostro entre sus manos.

- Mi pequeña - acaricie su nariz - para alejarme de ti, necesitaría arrancarme el corazón.

- Bésame - me pidió.

Me incline sobre ella, y enseguida me apodere de sus labios, fue un beso suave en el que trataba de transmitirle lo mucho que la amaba, y que no me interesaba nada, si ella estaba conmigo.

- Te Amo - susurre, cuando ambos nos separamos para respirar.

- Y yo a ti - respondió.

- Emily te mando saludos - comente, tratando de despejar su mente - al igual, que Quil y Jared - acaricie su mejilla - y Paul dijo, que una chica lobo, no puede darse por vencida y que te extraña - sonrió levemente - y Embry, te envió esto - saque el collar que me había dado.

- Pensé que lo habría tirado - susurro, tomando la cadena.

- ¿Es el que te dio en tu cumpleaños? - ella asintió.

- Jake - llamo - quiero ir a La Push.

- ¿Enserio? - la sorpresa, fue inevitable, después de todo hacia casi dos semanas que no deseaba salir.

- ¿Me llevas? - pregunto tímidamente.

- Claro - mi sonrisa fue enorme - solo necesito pedir permiso.

Sin esperar respuesta salí de la habitación, para pedir permiso a Renee, aunque estaba seguro de que la dejaría ir.

- Sam, quiere salir - comente, ante eso las dos mujeres se sorprendieron - y bueno, necesito su permiso, para poder llevarla a La Push.

- Claro - respondió Renee - sí, puedes llevarla.

- Gracias - le sonreí.

- Subiré la silla - comento Edward, le hizo un movimiento con la cabeza como agradecimiento.

- Iré a buscarle una chamarra - comento Bella, que subió con una enorme sonrisa.

- Gracias - me dijo, en cuanto estuvimos solos - enserio, que no sé como pagarte esto que haces por mi hija.

- La amo - conteste tranquilamente - solo intento hacer lo mejor para Samantha.

- No cualquiera lo haría - me tomo la mano - y es bueno, saber que mi niña esta enamorada de alguien como tú - sus ojos mostraban su gratitud.

 

- Siempre estaré para ella - le asegure.

- Pues si es así, bienvenido a la familia - hice una inclinación como agradecimiento.

- Jake - llamo Bella - ya esta lista.

Renee me soltó y subí las escaleras, para ir por Sam. En cuanto llegué note que llevaba una enorme chamarra y sonreí.

- Ya sé, parezco un oso - me agradaba que ya no estuviera con lo mismo de su invalidez.

- Tal vez - concordé - pero eres uno hermoso.

Solo me sonrió, y sin más la tome en brazos, era como una pluma. Cargarla era simplemente sencillo, rodeo mi cuello con sus brazos y sin más baje las escaleras, en dónde su madre sonreía, de hecho Bella también lo hacía.

- Antes de las diez estará en casa - informe, saliendo de la casa.

La madre no se quejo, la subí del lado del copiloto y le puse el cinturón, a pesar de su mirada seca, en cuanto termine bese la punta de su nariz, y cerré la puerta y después yo también subí al auto.

- ¿Me puedes cantar? - le pedí.

- No se me viene ninguna canción - contesto, estaba por replicar - espera, ya sé cual.

No te puedo olvidar

contigo yo descubrí,

tantas cosas que hay en mí;

tú forma de hacerme

ver que todo lo puedo hacer

No hay nada que me pueda detener

aunque no estés nada nos separará,

lo sabes y lo se;

tu jamás me has dejado en soledad

Soy feliz por lo que hiciste de mí,

y no podrán hacerme olvidar,

que fue tu amor que me enseño

- Es todo lo que recuerdo - susurro.

- Es linda - tome su mano.

- Es lo que me hiciste ver - me sonrió - y lo que me dijiste en el hospital, es cierto, no voy a dejar que esto me impida seguir mi vida - entrelace su mano con la mía - después de todo, tengo una familia que se preocupa por mí, amigos a los que también ya considero parte de mi familia, un cuñado que no desearía pero a pesar de eso, se a portado bastante bien conmigo y por supuesto te tengo a ti.

- Seré tus piernas - le aseguré - y te prometo, que no me cansaré de buscar algo que nos ayude a regresar todo como era antes.

La canción se llama "Nada podrá" de Jesse & Joy

Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

florinda

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

POV Samantha

- Hola, cariño - escuche la voz de Charlie - ¿ya cenaste?

- Mamá me sirvió, antes de irse - conteste.

Mamá ya llevaba un mes aquí, y parecía que no se iría, de hecho estaba pensando en alquilar un departamento, y todo era por mí, ya que ella odiaba Forks, pero se quedaba para ver que estuviera bien, y bueno en estos momentos me alegraba, ya que Bella había tenido que irse al sotavento o algo así, ya que la vampiro loca, estaba más cerca de lo que creían.

Y bueno hoy y mañana estaría sola, ya que Jake junto con la manada se enfrentaría al ejercito de vampiros, y bueno con mi madre podía mantener mi mente alejada un poco de eso.

 

- ¿Quieres que te lleve a dormir? - me pregunto.

- Aun no estoy cansada - le sonreí débilmente.

No dijo nada, simplemente se sirvió de cenar, mientras yo trataba de alejar todo mal pensamiento de mí, pero era complicado, ya que dos personas a las que adoraba estaban enfrentándose a cosas realmente peligrosas, pero debía mantener la esperanza de que todo iba a salir bien.

- Hable con Carlisle - ante aquello fije mi vista en mi padre - y me hablo de un médico francés, es una inminencia en la cirugía, y cree que él podría ayudarte - no respondí - y además vendrá a Washington y bueno nos hará el favor de pedirle una consulta, para saber si puede atendernos.

- ¿Cuánto costará? - sabía que un médico como ese, no debía ser muy económico.

- Yo me preocupare de eso - me sonrió - tú solo debes preocuparte, de recuperarte.

Antes de que pudiera replicar, el teléfono sonó, Charlie se levanto a contestar, y bueno la verdad haría bastante ruido si quería salir de la cocina, debido a lo reducido del lugar, y bueno con la silla, aun no aprendía a manejarla del todo bien.

Y todo era culpa de Jake, ya que mientras él estuviera, no me dejaba utilizar la silla, cargándome para todo lugar que quisiera ir; siempre decía que él sería mis piernas mientras regresaba a caminar, aunque a pesar de su optimismo, para mí era tan difícil tener la misma confianza que él.

- Sam - por tercera vez, mi padre me saco de mis pensamientos - es Emily, y quiere saber si mañana quieres ir a su casa.

- Claro - creo que estar en La Push, era algo de lo poco que me animaba.

Papá le dio la respuesta, de que si iría; al menos mañana podría mantenerme bastante distraída de mis pensamientos, Charlie colgó y camino hacia la estufa a poner a calentar la comida que Renee había preparado.

- ¿Cómo te fue? - pregunto papá.

- Bastante bien - respondí - aunque es un poco complicado, subir las escaleras, pero bueno Edward siempre está ayudándome con eso, así que no puedo quejarme.

- Sé que jamás te lo he dicho, pero eres lo mejor que me ha pasado, junto con Bella, han hecho mi vida feliz - era extraño escuchar a Charlie hablar así.

- Yo no te cambiaría como padre - le asegure - de hecho eres el mejor padre del mundo.

- Eres como tu madre - me sonrió - siempre tan sonriente, tan habladora, es casi imposible que no digas lo que pienses, y bueno creo que eso fue lo que me enamoró de ella. Y ustedes dos fueron el premio de esa relación que no iba hacía ninguna parte y en verdad les agradezco que estén aquí.

- Hola familia - Charlotte entró, evitando esa conversación un poco incómoda para mí.

Y sin más se puso hablar de su perfecta vida, lo que había hecho con Embry, la verdad no puse mucha atención, después de cómo dos horas de su amena platica, por fin mi padre me ayudo a subir a la habitación y Charlotte me ayudo a ponerme la pijama.

En ocasiones odiaba esto, pero debía ser más tolerante, al menos eso me había dicho, mamá, Bella y Jake, así que trataba de alejar todo mal pensamiento, me acomode lo mejor que puede en la cama, dispuesta a dormir, pero antes de siquiera cerrar los ojos se escucho el teléfono.

Así que sin muchas ganas tome el móvil, sin ver el número conteste, pero solo se escucharon ruidos raros, sin prestar atención colgué, de nuevo volvió a sonar.

 

- ¿Hola? - respondí.

- Veo que estás bien - aquella voz a pesar de sonar como canto, la reconocería a distancia - aunque no creo que por mucho, además por lo que veo, tu noviecito ya no te está vigilando.

- Arruinaste mi vida - le espete - y no solo eso, creí en ti, Elizabeth y casi me matas para quedarte con Jacob, no entiendes que de haber sido un chico más, me habría hecho a un lado.

- Siempre has sido en mi vida, un dolor de cabeza - gruñó - te hice mi amiga, porque pensé que al menos así recibiría un poco de atención del resto, después de todo llegaste a Venecia, siendo el centro de atención, Matthew enseguida se fijo en ti, ¿y donde quede yo?

- No fue mi culpa - replique - en verdad, Elizabeth yo habría dejado cualquier cosa por ti.

- ¿Por qué no dejaste a Jacob? - su voz sonaba temblorosa.

- Porque lo que paso con Jake, no era algo que yo quisiera - susurre - y aunque hubiera deseado dejarlo, habría sido inútil, si hubiera estado contigo, solo te hubiera lastimado, siempre tendría que volver a mí.

- Él debía amarme a mí - escuche un sollozo - al igual que Theodoro, pero no, siempre tenías que estar tú, siempre tenían que fijarse en ti.

- No es mi culpa - escuche el leve ronquido de Charlotte - y sé que es horrible, que haya alguien más, pero no por eso quise vengarme, además tu y yo éramos como hermanas.

- Eso termino, cuando Jake se intereso en ti - lo sabía, pero creí que se le pasaría.

- Lo siento - me disculpe - pero si para estar con Jake, tenía que terminar así, no me arrepiento, porque Jacob es lo más importante y lo que más amo en este mundo.

- ¿Por qué es diferente a los otros? - su voz se escucho agresiva.

- No lo sé - admití - creo, que siempre ha sido diferente, desde que tenía seis años, Jake siempre fue especial para mí, y ahora no pienso perderlo por nada.

- Entonces, tendré que asesinarlo - enserio, que su lógica era muy mala - así tú y yo, volveremos a estar como antes, sin Jacob se acaba el problema.

- No hagas una locura - le pedí - pronto encontraras a alguien, que te ame y con la cual pases el resto de tu vida.

- Lo dudo - y sin más colgó.

Muy bien, esto estaba mal, pero no se me venía nada a la mente, que pudiera hacer para ayudar a Jacob, y entonces se me vino a la mente Embry, él tenía que ayudarme con esto, así que sin más marque su número, él cual contesto algo adormilado.

- Embry, lamento despertarte - me disculpe - pero necesito, que vigiles a Jake.

- ¿Pasa algo? - pregunto.

- Elizabeth, quiere asesinarlo - fue mi respuesta.

- Nada va a pasar - me aseguro - te prometo, que Quil y yo no nos separáramos de él.

- Gracias - sonreí un poco más tranquila.

Y sin más colgué, para poder dormir, aunque dudaba que pudiera dormir, simplemente me acomode, para tratar de dormir, aunque fuera unas pocas horas, después de todo mañana sería un largo día.


No es mi mejor capitulo, pero comprendan he regresado a la escuela, y bueno el tiempo se me acorta, espero les guste

Capitulo dedicado a:

Julietta15

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

 

bitha_granger

POV Samantha

Ese día Paul llego temprano por mí, y me llevo a casa de Emily en la cual ahora me encontraba, debido a que toda la manada, se había ido con los Cullen, para luchar contra el ejercito de neófitos, que había creado la loca que estaba detrás de mi hermana.

Todos sabían que era poco probable, que salieran sin bajas, después de todo los doblaban en número, pero el doctor Cullen estaba tan seguro de que saldrían bien, que hacía que la mayoría confiará, pero ese día tenía un mal presentimiento.

Pero no debía porque tenerlo, después de todo Embry y Quil iban a estar cuidándolo, Jake iba a regresar sano y salvo, además era un licántropo, todo iba a salir bien, y él iba a regresar perfectamente.

- Ellos van a estar bien - me aseguro, Emily - mejor, hay que preparar la comida, porque lo más seguro es que lleguen hambrientos.

- Tienes razón - sonreí levemente - seguramente, van a querer comerse, hasta los platos.

Ambas reímos ante aquello, así que decidimos comenzar a hacer la comida, Emily hacía hasta lo imposible, para que olvidará todo lo que estaba pasando con Jake y el resto de los chicos.

POV Elizabeth

Esto de ver la batalla de esos estúpidos vampiros, contra los Cullen y los lobos, era bastante aburrido, pero mi mirada estaba fija en el lobo más grande, su color rojizo, lo recordaba perfecto, solo debía alejarlo del campo de batalla, y sabía como lo haría.

Sonreí de lado y en ese momento los ojos del lobo se clavaron en mí, lo mire altiva y como imagine, corrió hacia mí. Jacob Black solía ser muy impulsivo, así que supe que si me veía, enseguida iba a olvidar lo demás, solo para querer vengarse por lo que le había hecho a su adorada noviecita.

Me aleje lo bastante del claro, después de todo su muerte debía ser dolorosa, pues así como me había roto el corazón, yo le iba a romper cada uno de los huesos, y ya cuando suplicara porque lo matará, lo haría en un segundo, pero primero debía hacerlo sufrir.

Cuando estuve segura que nadie iba a escuchar sus gritos, me detuve y él llego enseguida, sus ojos mostraban odio, lo que para mí ocasiono una carcajada.

- Quisiera decir que lamento lo de Samantha, - eleve los hombros - y a decir verdad si lo lamento, ya que debería estar muerta, aunque algo así como que no vuelva a caminar, es algo que compensa mi enorme error - lo escuche gruñir - pero en este tiempo, que he estado lejos, pensé que lo peor que puedo hacerle es quitarle lo que más ama.

Corrió hacia mí, dispuesto a matarme, pero de un rápido movimiento, que por poco no logró, escape de él, aunque iba a hacer un poco más complicado deshacerme de él.

- ¿Y sabes que es lo que más ama? - le pregunte con una sonrisa de lado - te daré una pista, es un idiota que la prefirió a ella, antes que a mí.

Me mostró los colmillos, estaba segura que si lo hacía enfurecer, iba a morir, pero la verdad ya no me interesaba nada, después de todo estar convertida, un monstruo no es muy agradable, y menos sabiendo que el hombre que amas, está enamorado de la idiota de tu "mejor amiga"

- Y no entiendo que le viste - gruñí - ¿Qué es lo que tiene, que yo no? - clave mi mirada en él - no es más bonita que yo, ni siquiera tiene mi talento con la música, siempre tuve mejores calificaciones, pero ella era siempre la que sobresalía, todo giraba en torno a Samantha Swan - en ese momento Jacob, en hombre, estaba frente a mí.

 

- Samantha, jamás ha hecho todo esto, para molestarte - me miró fríamente - ella lo hace sin pensar, es su forma de ser, no puede evitar que la mayoría de las personas les agrade; desde siempre una sonrisa a logrado que el resto se la regresé, no es su culpa, que yo la amará.

- Eso es tu culpa - acepté - pero como ya te dije, pronto vas a pagar eso.

- Tampoco fue mi culpa, no puedo ordenarle al corazón, a quien querer o a quien no - me fulmino con la mirada - y de todas formas, no te habría elegido a ti, y no por Sam, sino por ti, que lo único que tienes es resentimiento y odio, no entiendes que si nadie se te acerca, es por eso.

- Descubrí un don - ignoré su comentario - ¿sabes cuál es? - no obtuve respuesta - puedo hacer tu peor temor realidad, aunque aun no sé cuál es si sea que Samantha se muera, o que ella te deje, ¿Qué prefieres saber que ella ya no está viva, o que ella ya no te ame? - camine hacía él - ahora sabré cuál es.

Lo vi caer de rodillas, se agarro la cabeza y en ese momento vi su miedo, todos vestían de negro, observé a varios chicos, Jacob estaba justo en frente, llevaba una rosa blanca, detrás de él venían los padres de Samantha, ambos lloraban, pero más la madre.

También iba Isabella, del brazo de Edward, y pude ver también a Matthew, no fue mucho lo que caminaron, ya que muy pronto llegaron, en lo que parecía un panteón, había un enorme hoyo y supe la razón, ya que había un ataúd, el cual poco a poco comenzaron a bajar, cuando estuvo en el fondo, comenzaron a taparlo con la tierra.

Supuse sería la muerte de Samantha, y a pesar de saber que no era cierto, me dolió, después de todo estaba viendo el funeral de la que consideré mi mejor amiga. No duró mucho o al menos a mi no me pareció largo, todos les daban el pésame a la familia.

Pero Jacob, ni siquiera se giró hacia ellos, simplemente se hincó y dejó la rosa, cuando eso paso, se dio la vuelta y sin dirigirle la palabra a nadie, camino hacia el bosque, no se veía nada, pero entre unos enormes árboles, vi que alguien salía.

En cuanto vi quien era, me quede sorprendida, ya que se suponía acababa de ver su entierro, pero ahí estaba Samantha, con la piel más pálida, unos ojos rojos que mostraban dolor, y bueno su belleza había aumentado.

- Fue un lindo entierro - susurro.

- Tus padres están destrozados - comento con un hilo de voz.

- Es lo mejor - no trato de tocarlo - después de todo, como voy a estar con mis padres, siendo un monstruo.

- Entiendo, que para tus padres seas un peligro, pero nosotros podemos estar juntos - la voz de Jacob sonó a suplica.

- Tú y yo no podemos estar juntos - le sonrió de lado - soy algo que odias, ni siquiera puedes estar cerca de mí, sin que hagas gestos por mi olor, y lo mismo pasa conmigo, así que este es el momento de decir adiós.

- Podremos superar esto - le tomo la mano, impidiendo que se fuera.

- Aquí esto se acaba - se soltó de su agarre suavemente - es lo mejor, para ambos, tú encontrarás a alguien y me olvidarás.

 

- Jamás voy a olvidarte - su voz sonó temblorosa.

Me resultó patético, así que salí de su temor, se estaba revolcando en el suelo, así que me acerqué a él y sin más lo patee, lo que ocasionó un grito agudo, pero no iba a hacer nada, él estaba en su mundo imperfecto lleno de dolor, creo que rompí también sus piernas.

Después de un rato así, decidí que él no rogaría por morir, ya que su mente estaba en una ilusión, y me acerque a él, lleve mi boca a su cuello, después de todo lo que había escuchado era que nuestra ponzoña para ellos era veneno, y suponía que sería una muerte dolorosa y lenta, pero antes de llegar a lograr mi cometido, escuche ruidos.

Así que tuve que separarme y echar a correr, para no ser vista, en verdad que estos últimos días las cosas simplemente no me salían, pero ya habría tiempo para terminar esto.


Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

Julietta15

bitha_granger

DaniiBlack

POV Samantha

De un momento a otro, mi ansiedad creció, pero no entendía porque, Jake iba a estar bien, o al menos eso era a lo que mi corazón se aferraba, no podía pasarle nada, porque yo no sabría seguir sin él.

- Él va a estar bien - comento Emily - ya no debe de tardar, en entrar por esa puerta y cargarte y darte vueltas hasta marearte.

- Es lo que más ansío - susurre.

Y en ese momento odiaba más la silla de ruedas, ya que no podía echar a correr como deseaba, pero Emily tenía razón, él ya no tardaba en llegar, me dirigí a la ventana, para verlo desde lejos, pero no había nada y eso en verdad me angustiaba.

Decidí dirigirme a la cocina, y escuchar las tantas historias de Emily, y así poder alejar mi preocupación, las horas pasaban y seguía sin haber noticias sobre ello, suponía que la batalla se estaría llevando a cabo.

Nos dirigimos a la sala, en ese momento Emily colocó un programa de recetas, cosa que no dejaba que mi mente dejará de pensar en lo que en ese momento ocurría en el claro. Pero en ese momento se escucho la puerta y en menos de lo imaginado, Embry jadeaba y tenía una cara de culpabilidad.

- Lo siento - aquellas palabras, hicieron que mi corazón se oprimiera - no sé, en qué momento Jake se alejo de nosotros.

- ¿Dónde está? - de haberme podido poner de pie, en ese momento, estaría zarandeando a Embry, para saber qué pasaba.

- Sé que te prometí que lo cuidaría - eso enserio no me ayudaba a tranquilizarme - pero, eran demasiado, lo perdí de vista unos segundos, y después ya no estaba.

- ¿Qué paso? - en ese momento era lo que más deseaba saber, se quedo callado - maldición, Embry dime ¿Dónde está?

- En estos momentos lo revisa el doctor Cullen - sentí cierto alivio, ya que si lo revisaba estaba vivo, pero su rostro no me decía lo mismo.

- Quiero verlo - le pedí.

- No creo que sea lo mejor - susurro.

- Debo estar con él, - le espete - así que me llevas, o así tenga que arrastrarme, iré a verlo.

- Muy bien - suspiro - tendrás que ir colgada en mi espalda.

Eso enserio no me importaba, lo único que deseaba era ver a Jake y saber que estaba bien, y bueno como ya me había dicho, me tuve que colgar en su espalda, ya que el tuvo que agarrar la silla, y bueno el camino fue un tanto largo, ya que a pesar de ser más rápido que un humano, no era tan rápido como cuando se transformaba en lobo.

 

En cuanto estuvimos frente a la casa, me colocó en la silla y note a Billy, Sam, Leah, Seth y dos miembros más de la manada, el rostro del padre de mi novio no me dio buena espina, pero Jake era un licántropo y debía estar bien ¿cierto?

Pero en ese momento escuche un grito, que me helo la sangre, lo reconocería a distancia, vi como Sam colocaba su mano en el hombro de Bill, eso me estaba aterrando, porque de nuevo se escucho otro grito.

- ¿Qué pasa? - mi voz salió temblorosa.

- Le rompieron la mayoría de los huesos - respondió Embry - y bueno el doctor, tiene que rompérselos, hasta que estos solden correctamente.

- Quiero verlo - le ordene.

- No es lo conveniente - comento Sam.

- Es un imbécil - refunfuño Leah - no debió seguirla.

- ¿Seguir a quién? - clave mi mirada en ella.

- Que él este así, es tu culpa - me espeto.

- No digas tonterías - le reprocho su hermano.

Si a quien había seguido, era a quien yo creía, iba a hacer hasta lo imposible, porque pagará todo lo que había hecho, en ese momento salió el doctor Cullen, que venía junto con Edward.

- Los analgésicos no le hacen nada - le informó a Bill - así que estará mal, unos tres días, en lo que sus huesos se solidifiquen, pero va a estar bien.

Sin preguntar nada, ni pedir la ayuda de nadie, entre a la casa usando la rampa de Bill, conocía su recamara a la perfección, en cuanto llegue estaba recostado, con todo el torso vendado, al igual que el brazo que tenía sin movimiento, sudaba bastante y tenía los ojos fuertemente cerrados.

- Jake - llame suavemente, él abrió los ojos y me dedico una leve sonrisa.

- Preciosa - note que el hablar también le dolía - tuve, la peor visión de mi vida - me acerque a él, tome su mano libre - me alegra tanto que estés aquí, por unos momentos sentí que ya no vendrías.

- Fue Elizabeth ¿cierto? - acaricie su pálido rostro.

- Créeme que esto, no duele - soltó mi mano y me acaricio la mejilla - enserio, esto es una bendición, a lo que me hizo ver.

- No entiendo - susurre.

- Me mostró mi peor miedo - con su dedo delineo mis labios - y no sabes, lo horrible que sentí, al verte transformada en un hermoso, pero frío vampiro.

- ¿Ese es tu peor miedo? - arrugue la nariz.

- Sí - se levanto un poco y me beso castamente - porque, sé que tu sufrirías, siendo algo así, aunque para mí no habría importancia, pero mi peor miedo es que tú te odies, que no soportes ser un monstruo, como les llamas - me quede sin palabras - cuando dejaste todo en mis manos, de solo pensar en mí, habría dejado que te transformarán, pero sabría que eso te habría lastimado, por eso estaba dispuesto a dejarte morir, porque sé que habrías preferido eso.

- Lo único que deseo es estar contigo - le sonreí levemente - y no sabes el miedo, que tuve de pensar que algo podía pasarte.

- No va a pasarme nada - me sonrió y me quito el cabello del rostro - porque para matar a alguien, se necesita que tenga un corazón, y el mío siempre está contigo.

- Solo promete, que no volverás a preocuparme así - le pedí.

 

- Te Amo - fue su respuesta.

- Te ves mal - suspire - creo que lo mejor es que descanses.

- Si duermo, tal vez cuando despiertes no estés aquí - parecía un niño pequeño.

- Me quedaré aquí - le asegure, acariciando su cabello - cuando abras los ojos, me verás.

No hubo más protestas, y sin más cerró los ojos, no tardo mucho en que sus suaves ronquidos llenaran la habitación; al menos estaba vivo y eso me hacía sentir tan feliz, pero algo me decía que Elizabeth no se iba a quedar así, y me aterraba, no quería que nada le pasara a Jake y por más que deseaba protegerlo, no era más que una simple humana, que necesita más protección de la que podía dar.

- Aunque tenga que morir - susurre - no voy a dejar, que Elizabeth te vuelva a hacer daño, lo prometo - y deje un beso en su frente.


Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

KiKaDiGgoRy

POV Jacob

Me desperté, debido al dolor, ya que no era muycómodo tener los huesos rotos y esperar a que soldarán, pues para que esopasará solo necesitaban de dos días, pero aun así era molesto y más que nohubiera un analgésico que me ayudara a aliviar el dolor.

- Buenos días - al escuchar aquella voz, levante lavista y me encontré con mi padre.

- ¿Y Samantha? - fue lo primero que salió de mislabios.

- Yo también amanecí bien, gracias por preguntar -sonrió burlón.

- Lo siento - me disculpe.

- Ya sé lo que es el amor - elevo los hombros - ybueno Sam está durmiendo en la recamara de las chicas, ya que no se quisoseparar de ti.

- ¿Charlie no se molestó? - eso se me hacíaimposible.

- Pues Renee fue la que tuvo que intervenir, de hechoaquí también se quedo a dormir - contesto con simpleza.

- ¿Cuándo despierte, puedes hacer que

- Buenos días - la voz que más deseaba escuchar.

- Bueno, suelen decir que mucho ayuda el que noestorba - comento mi padre, antes de salir de mi recamara.

- ¿Qué tal dormiste? - fue lo primero que pregunte.

- Con frío - me sonrió levemente - ¿y tú?

- Pues yo tuve calor - en ese momento deseabalevantarme de la cama y poder estrecharla como siempre, sentir su pequeño cuerpo,era lo que más anhelaba.

Y en ese momento se hizo un silencio, en el quenote que le incomodaba, algo extraño, ya que entre nosotros no había eso, peroahora se notaba nerviosa.

- ¿Te pasa algo? - pregunte incorporándome en lacama.

- Bella - susurro.

- ¿Qué pasa con ella? - la observe fijamente.

- Elizabeth, se unió a Victoria - respondió suavemente,arrugue la nariz al no entender - llego cuando Edward estaba a punto de acabarcon ella, y las dos huyeron.

Entonces en ese momento entendí su nerviosismo, mepareció tan tierno, pero a la vez tan innecesario, ya que no me iba a pasarnada; aunque en ese momento a mi mente llego un miedo casi irracional.

- ¿Qué pasa si ella te busca? - me moví demás y ungruñido que no pude callar salió, debido al dolor.

- Primero tienes que tranquilizarte - me espeto - y nohagas movimientos bruscos.

- No lo entiendes - replique - si te perdió, voy amorir, necesito protegerte.

- No soy una niña - su voz fue seria - sé cuidarmesola, así que no tienes porque

 

- Casi te mata - mi voz sonó más elevada de lo normal- y te dejo en una silla de ruedas ¿en verdad crees que puedes defenderte así?

En cuanto termine de decir aquellas palabras me arrepentí,y más al ver como sus ojos azules, se hacían más grandes y se clavaban en mícon cierto dolor y decepción.

- Lo sien

- Tienes razón -me interrumpió - yo soy tan patéticay débil que tienes que protegerme, pero no te preocupes, no más.

- ¿De qué hablas? - no podía levantarme, porque si lohacía iba a caer y no creo que fuera bueno arrastrarme.

- De que me iré y así ya no tendrás que preocupartepor mí - fue su respuesta - no seré una molestia.

- Espera - susurre - no quise decir eso, eres mi t

- Olvídalo Jacob - sabía que estaba a punto de llorar- este es el adiós.

- Samantha - sin pensar en el dolor, me levante en lacama y con mayor esfuerzo me mantuve en pie y camine hacia ella - no puedesirte - me hinque como pude, y coloque mi cabeza en su regazo - si me dejas, mivida se acaba, eres mi todo - levante mi mirada y la vi llorar - por favor,preciosa, no me dejes.

- Por favor - me pidió - lo mejor es que yo me vaya,solo soy

- En el momento en que en mi mundo, lo mejor sea queno estés aquí, será porque me he vuelto loco o he muerto, o en el peor de loscasos te he olvidado - mi voz sonó a suplica - mientras eso no pase, tenecesito aquí, mi vida, mi corazón, mi ser y todo te pertenece solo a ti - meaferre a su cintura - no puedes dejarme, porque no sé y tú no me has enseñado atener una vida, en la cual ya no esté tu presencia que me ilumine todos losdías.

- Si estamos juntos, uno de los dos va a terminarmuerto - sentí su mano en mi cabello - Elizabeth, no se detendrá, hasta quepaguemos, por la traición que se supone le hicimos.

- No dejaré que nada nos pase - sentía mis ojos picar- te lo prometo, nos mantendré a salvo.

- Mírame - me ordeno, y eso hice - Te Amo, más de loque puedas imaginar - me acaricio la mejilla - de hecho, cuando creí que ella podríahaberte asesinado, en esos instantes mi razón dejo de existir, porque tú eresmi todo Jake, eres mi Universo. Eres mi sol, sin ti mi mundo se congela y sedestruye; y es por eso que no puedo permitir que te haga algo, porque memoriría sin saber que esos ojos negros que me hipnotizan han dejado de brillar,que esa sonrisa perfecta, que me hace el mundo sencillo se ha ido - sus ojosmostraban demasiado dolor - no puedo Jake, aun no estoy lista para ponerte enpeligro.

- Voy a estar bien - entrelace su mano con la mía,esperando que eso sirviera para que ella confiará - de hecho los dos vamos aestarlo.

- Perdóname - trato de sonreírme, pero las lágrimasno se lo permitieron - prefiero saberte vivo, aunque no te vea; a estar a tulado y esperar a que ella haga algo - subió nuestras manos unidas a sus labiosy beso el dorso de mi mano - Te Amo demasiado, para verte muerto. Lamento notener tu valor.

- No vas a dejarme - me aferre a ella - no lo voy apermitir, me entendiste Samantha, no te vas a ir.

- Perdóname - dijo de nuevo - en verdad lo siento.

En ese momento entraron, Paul y Quil, y sin más metomaron de los brazos para separarme de ella, y en ese momento entró Renee quesimplemente tomo el control de la silla de ruedas, forceje enserio lo hice,pero después entraron Embry y Jared, y contra los cuatro no pude hacer nada.

 

- ¡Samantha! - grite - ¡Te Amo! ¡No puedes dejarme!

Las lágrimas bajaban por mis mejillas, ella nopodía irse, mi vida iba hacer un infierno sin su presencia, pero eso no parecíaimportarle a nadie.

- Jake, hermano - esa voz era de Quil - debe irse, eslo mejor.

- ¿Lo mejor? - clave mi mirada en él como siestuviera loco - Embry - llame a mi amigo, que se había colocado en la puerta -sé que tu lo entiendes, tú también Jared, no pueden pedirme que la deje irse.

- No puedes tenerla en contra de su voluntad - fue la sencilla respuesta de Jared.

- Ella me ama - mi voz era ronca - lo saben, así quedejen que la detenga.

- Es su decisión - esta vez fue Embry - debes aceptarla,confía en ella.

- ¿Aceptarla y confiar? - en verdad aquí no habíaninguno cuerdo - mi vida se está yendo con ella, por favor Embry.

- Lo siento - fue su sencilla respuesta.

- Aun la amas - en ese momento desee despedazarlo -es por eso, que la quieres lejos de mí, por tu maldito egoísmo.

- Sí, la amo - ante aquella respuesta, trate desoltarme de Quil y Paul, para poder golpearlo - y sé que si no tuviera estemaldito problema, ella seguiría conmigo, y estaría caminando. Es el amor de mivida, aunque mi imprimación sea su prima, Samantha es con quien a pesar deltiempo aun sigo soñando, y con la cual hubiera podido formar una familia

- Me ama a mí - tenía tan apretado los dientes, quesonó a un siseo.

- Ella debió ser mi imprimación - me espeto - pero claro,tenías tú que haberla ligado, desde niños. Samantha hubiera sido más felizconmigo.

- ¡Basta! - ordeno Paul - Jared - clavo su mirada enél - ¿nos ayudas?

En ese momento entré los tres me recostaron en lacama, y me esposaron a la cama, aunque debían ser muy ingenuos si creían que meiba a quedar así.

- No importa que las rompas - repuso Quil - te estaremosvigilando, así que no podrás escapar.

Y al olfatear, me di cuenta que la mayoría de lamanada estaba ahí, pero no sería muy difícil perderlos al menos eso esperaba.

- No saldrás - ante la voz de Sam, solté un gruñido -y es una orden, Jacob.

- ¿Esto debe ser una broma? - replique - no puedentratarme como un criminal, cuando lo único que quiero, es ir por la mujer quees mi universo.

- Ella te quiere lejos - clavo su mirada en mí - si tantola amas, respeta su deseo.

En ese momento supe que él tenía razón, y en esemomento deje de forcejear, y a pesar del dolor, el corazón destruido era muchomás fuerte que el de los huesos rotos.

- Quiero estar solo - mi voz sonó a orden.

Y en menos de lo que imagine la habitación quedovacía, en ese momento las lágrimas comenzaron a salir, fije mi vista en el buróy note que había una fotografía, la tome y en cuanto vi su imagen.

"Me veo horrible" me habíadicho "De hecho parece que estoy a punto de dormir" acaricie la foto "Parami eres hermosa, no importa como estés"

Giré la fotografía y con su letra había escritoalgo que decía:

"Ahora es difícil comprender, pero sé que algún día estaremos juntos, yprometo que cuando eso llegue no te dejaré ir"


Bueno ya estamos llegando al final de este fic, yo creo que ya solo le faltan a lo mucho unos 5 capitulos, y bueno debo decir que como a mi no me gusta esto de escribir ¬¬ ps he subido 2 fics más, uno que es de esta pareja Jacob-Samantha que se llama "Una sonrisa Vacía" https://www.potterfics.com/historias/72338 y una que es original que se llama "No existe nadie más dentro de mí...que tú" https://www.potterfics.com/historias/72048 espero que se puedan pasar y dejar algún comentario

 

Capitulo dedicado a:

Diana96

DaniiBlack

bitha_granger

POVSamantha

La boda de Bella sería mañana, y no podría asistir,porque después de tres meses de espera para la cirugía de la columna, era eldía de la boda de mi hermana, así que ahora me encontraba en la habitación delhospital, esperando el gran momento.

- Lo mejor sería que fueras a la boda de Bella -repuse tranquilamente a mi madre, que se encontraba sentada en el pequeño sofáde la habitación.

- No pienso dejarte en el hospital - repuso suavemente.

- Bella, se va a sentir un poco remplazada - susurre -después de todo, mañana es su gran día.

- No es que no quiera a Bell, pero ahora tú menecesitas más - se acerco a mí y beso mi frente - además ella solo necesita aEdward, los demás pasan a segundo término.

No conteste ya que tenía razón, para mi hermana elúnico que le importaba era Edward, y para mí lo único que importaba eradeshacerme de Elizabeth y ya tenía el plan, no sabía si iba a funcionar o no, ytambién saber si conocía lo bastante biena quien considere mi mejor amiga.

Escuche decir a mi madre que lo mejor era quedurmiera un poco y eso hice, de hecho estaba agotada, me quede dormida casi alinstante.

POVIsabella

La ceremonia había sido realmente linda, de hecholo único que falto fue mi madre y mi hermana, pero sabía que Sam en esosmomentos estaba en cirugía y a pesar de ser mi boda, estaba en contacto conRenee para saber como iba todo.

En ese momento llego Edward, y solo con su miradaentendí que quería bailar, así que le tome la mano y él me guió, hacia lo queAlice había dejado como pista de baile, poso sus manos en mi cintura y yo rodeesu cuello con mis brazos, y él comenzó a moverse al ritmo de la música.

- Ella va a estar bien - me susurro - después detodo, ambos sabemos que Samantha es más fuerte de lo que aparenta.

- No estoy preocupada por mi hermana - respondí untanto ansiosa - sino por Jake, no ha tomado muy bien que Sam se haya ido, y mepreocupa que apenas si deja de estar en fase.

- No solo tú estás preocupada - me acarició elcabello - todos los de su manada, también lo están.

En ese momento él se detuvo y hasta ese momento medi cuenta, que ahora nos encontrábamos cerca de la puerta, y en ese momento vila figura alta de Jake, él cuál se notaba bastante desmejorado, estaba muchomás delgado de lo que recordaba.

- Felicidades - me sonrió, pero sus ojos seguían sinbrillar.

- Al menos aquí estas - sin más me abrace a él -gracias, por venir.

- No podía perderme un momento tan importante para mimejor amiga - me separo de él.

- El mejor amigo, tiene derecho a un baile con lanovia - comente, mientras le extendía la mano.

 

La tomo y sin más coloco sus enormes manos en micintura, enserio que era bastante malo para el baile, y bueno yo era peor queél, comenzamos a movernos al ritmo suave de la música.

- ¿Has sabido algo de ella? - desde que mi hermana sehabía ido, se rehusaba a pronunciar su nombre.

- No quiere que sepas de ella - repuse en voz baja,pero sabía que me escuchaba.

- ¿Por qué no quiere hablar conmigo? - su voz seescucho apagada.

- Le duele - fue lo que dije.

- ¿Y crees que yo gozo su ausencia? - en ese momentonoté su molestia.

- Sé que para los dos es dolorosos esta situación -susurre - pero si Sam lo decidió es por algo, debes confiar en ella, siempre hasido más inteligente que cualquiera de las personas que conozco, nunca da unpaso sin saber el porqué.

- Debió haberme dicho, que era lo que estaba tramando- me espeto - se supone que debemos confiarnos todo.

- Cuando llegue el momento Samantha, te dará lasexplicaciones necesarias - tome su mano - mientras tanto, aprende a serpaciente.

- Eso intento - me aseguró - pero no es sencillo - nosupe que decir - enserio no lo es.

De nuevo lo abrace, ya que no tenía respuestas paraello, y sabía que nada de lo que le dijera iba a servir para nada.

POVSamantha

Abrí los ojos, sabía que la cirugía había pasado,debido al dolor de la espalda y además de que todo estaba obscuro, y cuando mehabían dormido, el sol estaba en su auge y ahora la habitación estaba en laobscuridad.

Observe toda la habitación o lo que podía ver deella, y en ese momento descubrí una sombra, que casi me helo la sangre, caminolentamente hacia mí, mantuve la respiración.

- Veo que has despertado - su melodiosa voz, me hizosentir un escalofrío - dicen que tu operación, fue todo un éxito.

- ¿Qué haces aquí? - mi voz sonó ronca.

- Viendo que lo del mensaje era cierto - no despeguemi vista de ella - enserio, debes amar demasiado a Jacob, como para haberdecidido separarte de él.

- Tienes que cumplir la parte de tu trato - le espete.

- Ya lo hice - vi su sonrisa ladina - desde hace unashoras, ya Victoria no es problema para tu hermana.

- Creo que ya todo está dicho entre nosotras - dijesecamente.

- Espero que recuerdes nuestro trato - su miradaestaba fija en mí.

- Como voy a olvidarla - le espete - y como te dije,no volveré a ver a Jacob, ni siquiera volveré a pisar Forks.

- Aunque te dije una cláusula - no sabía a dondequería llegar - ninguna de las dos será feliz, tan amigas somos, quecompartiremos la soledad.

- Eso no es de amigas - gruñí - si él te hubieraelegido a ti, sabes que me había hecho a un lado.

- Vamos, Sam - me sonrió - muchos otros se fijarán enti, además solo te dije que no te acercarás a Jacob, aun puedes formar unafamilia, claro que lejos de tu Lobo.

- Lárgate - sentí el nudo apretarse.

- Muy bien - su voz fue tranquila - solo no olvides,que sabré todo lo que hagas, y solo trata de comunicarte con él, y no solo lomataré a él, sino también a tus padre y a la idiota de tu hermana.

Sin más salió de la habitación, sentí como laslágrimas comenzaban a salir, ella no entendía que sin Jacob mi vida estabahecha pedazos, de hecho ni siquiera sabía si esta operación valía la pena, sino tenía a Jake a mi lado, pero como le había dicho en mi despedida, loprefería lejos a saberlo muerto.

 


Capitulo dedicado a:

moni potter delacour

bitha_granger

Diana96

Zhere StAr De Black

DaniiBlack

POV Jacob

¿Cuántos días habían pasado? Esa fue la preguntaque me hice el primer mes, ¿Cuántas semanas? Fue durante cuatro meses, cuandocomencé a preguntar por los meses, fue durante un año y medio, pero cuandoempecé a contar los años, supe que era más probable que ella no regresara.

Y sabía que todos lo habían comprendido, desde eldía que me había dejado, pero yo pensé estúpidamente que ella no podría vivirsin mí, pero había sido un idiota al creer eso, porque ni siquiera se habíadignado a hablarme y simplemente decirme que ella estaba bien.

No hubo ni una llamada ni nada, de hecho nisiquiera mi mejor amiga se había comunicado conmigo, se había ido hacía sieteaños, lo mismo que tenía que no veía a Samantha.

Ya no disfrutaba nada, era un muerto en vida, mehabía dedicado a estudiar, para poder mantener de esa forma mi cerebro ocupadoen otra cosa y no en ella, pero a pesar de todo, aparecía en mis sueños y no medejaba vivir.

Fue por eso que había decidido mudarme, tal vezasí, podría dejar mi pasado con ella atrás, siguiendo su ejemplo; aunqueconvencer a mi padre y a la manada, que para mí lo mejor era mantenerme alejadode La Push, no fue sencillo, pero después de mucho intentar logré que unaempresa en Irlanda me diera trabajo.

Y bueno ahora me encontraba en nuevo país ycontinente, respire profundo antes de salir del aeropuerto y tomar un taxi,para llegar al departamento que ya había contratado y por supuesto para empezaruna nueva vida lejos de todos aquellos recuerdos, que habían marcado mi vida yno me dejaban continuar.

La ciudad era bastante bonita, y nada tenía que vercon Forks, cosa que en verdad agradecía, aunque su clima tampoco era muysoleado que digamos, pero no tenía porque traerme recuerdos de Samantha.

- Maldita sea - gruñí - deja de pensar en ella.

Varias personas giraron a verme, pero claro que nome intereso, camine hacia un taxi y sin más le di la dirección deldepartamento, el trayecto fue en un completo silencio, y sinceramente no mepreocupaba, de hecho hacia tanto que me había acostumbrado a estar en silencio,me había vuelto serio, apenas si hablaba de mis sentimientos; había dejado de serel impulsivo de siempre.

En cuanto llegamos al edificio, que estaba en unlugar no muy residencial, pero tampoco estaba en lo peor de la ciudad, estababastante normal; le pague al hombre del taxi, y sin más tome la simplementemaleta, y sin esperar al elevador subí los seis pisos para llegar aldepartamento, que desde ese momento sería mío.

En cuanto llegue al piso, solo había dos puertas,una enfrente de otra, observe el 602, y sin más lleve la mano a mi bolsillo demi pantalón, para poder abrir.

- Te dije que sería guapo - dijo una voz, bueno dehecho era un susurro, pero aun mis sentidos de lobo, seguían bastante fuertes -hola - esta vez la voz fue fuerte, así que me giré y me encontré con una chicade unos dieciséis años, el cabello rubio - ¿así que eres nuevo?

La vi de pies a cabeza, pero en cuanto mis ojosentraron en contacto con los de ella, sentí como mi corazón daba un vuelco, eseazul solo lo había visto en alguien, y era la causante de que yo estuviera aquí.

 

- Renesmee - llamo, en cuanto giré, me encontré conuna mirada chocolate, pero casi enseguida regrese mi mirada a la primera chica- vamos, mi tía se molestará, si no le damos de comer a Will.

- Solo estaba conociendo al nuevo vecino de mi tía -me sonrió, pero no estaba ese hoyuelo - soy Renesmee y ella es mi hermana Carlie.

- Soy Jacob - respondí, observando a la otra chica,su cabello era castaño, era un poco más claro que el de ella.

POV Samantha

Solo serían dos días me repetía mentalmente,mientras observaba mi reflejo y es que era complicado volver a sonreír, nosabía que tan difícil sería callar al corazón, pero había sido más complicadoque volver a caminar, y debo decir que me había tardado más de dos años, enrecuperar por completo el movimiento de las piernas.

Solté un suave suspiro, mientras cepillaba micabello, después de todo tenía que hablar con el hombre que se supone me daríaempleo, jamás pensé que estaría tan nerviosa por un empleo, pero esta era mioportunidad de dedicarme a lo que realmente deseaba.

Baje mi vista a mis brazos, y como siempre noté lamarca de Elizabeth, ella había acabado mal, enamorándose de alguien que solo lausaba y bueno había terminado muerta. Sin ver si en verdad había respetado lapromesa y bueno había decidido, que yo no regresaría a Forks a menos que algome obligará a hacerlo.

Después de mucho pensar y analizar toda lasituación con Jake, me asegure a mí misma, que su verdadera imprimaciónllegaría, y yo aun no estaba preparada para verlo con alguien más, y preferíapensar que él era feliz, y la única que sufría esta separación solo era yo.

- Esto es más difícil de lo que pensé - gruñí - vamosJacob, por favor sal de mi mente.

Los dos días pasaron relativamente rápido, y buenosolo tenía el fin de semana para viajar a Venecia y saber si podría cambiar mitrabajo de periodista y cambiarlo por uno de profesora en el colegio, donde yohabía sido alumna o al menos tocando en un bar; pero creo que Bella tenía razóneso era bajar el nivel de vida en el que ya estaba, aunque a decir verdad esono me interesaba, ya que no estaba ganando demasiado, y bueno era normal.

Había egresado de la carrera de periodismo hacíaocho meses atrás, y debo decir que ya había salido con trabajo y por tal no mequejaba, pues me había vuelto independiente y ahora vivía en Irlanda, en dondeme habían enviado hacía tres meses y claro mi hermana y su marido, se cambiarona la semana siguiente.

El viaje en avión fue bastante corto, y ahora meencontraba tratando de encontrar un taxi, y poder llegar al departamento, endonde supuse mi compañera y amiga Ann tendría un desastre que yo tendría quelimpiar, y también supuse que Carlie y Renesmee estarían ahí.

Estas dos últimas eran mis sobrinas, sí eran hijasde Isabella y Edward, y debo decir que cuando supe lo de su embarazo, mesorprendí demasiado, pues no creía que los vampiros pudieran procrear, pero ahíestaban esas dos, que para los siete años que se suponía tenían, aparentabandiecisiete y tenían el razonamiento y la inteligencia de una persona deveintidós años, o al menos eso decía su padre, ya que a mí me dejaban mucho quedesear.

 

En cuanto llegué al edificio, simplemente pague alhombre y tome mi maleta, sin más esperé al elevador, no se me apetecía subirlos nueve pisos, cuando las puertas del ascensor se abrieron en mi piso, saquelas llaves de mi bolso y me dirigí al 901.

Al abrir la puerta, quien primero vino hacia mí,fue Will que era mi pequeño perro Beagle, llevaba conmigo dos años, había sidoun regalo de mis sobrinas, que habían dicho que necesitaba compañía, y ahíestaba mi pequeño amigo.

- Hola, cariño - lo salude, dejando la maleta yacariciándolo.

- Tía - esa voz fue de Carlie - que bueno que yaestás aquí.

- Sam - esa voz fue de Renesmee, que solo me decíatía cuando deseaba algo - tu vecino esta guapísimo.

- ¿Cuál vecino? - cuestione, dejando a Will ycaminando hacia ella.

- El del 602 - esta vez me informó Ann, que salía dela cocina - Meme tiene razón, es guapísimo, esta como me lo receto el doctor.

- No me digas así - le reprocho Renesmee, ya que nole agradaba mucho.

- Si es tan guapo como dicen, supongo que deboconocerlo - comente con una media sonrisa.

- Claro que no - me reprocho Ann - ese hombre es mío.

- No te hagas ilusiones - replico Renesmee - esehombre, será mío.

- No va hacer de nadie - terció Carlie seriamente - amenos que mi tía, quiera algo con él.

- ¿De qué hablas? - susurre un tanto desconcertada.

- Vi tu imagen en su mente - contesto, ya que si nohabía dicho antes, había heredado en cierta forma el don de su padre, ya queella solo veía imágenes.

- ¿Qué están diciendo? - gruño Ann, debido a queCarlie me lo había susurrado, y debido a eso, ella no había escuchado aunqueRenesmee me observaba un tanto confundida.

- De que Carlie olvido algo - eleve los hombros -pero ahora iré a ver al nuevo vecino.

No escuche replica alguna, salí del departamento ybaje por las escaleras los tres pisos, en cuanto llegue al pasillo, busque unaexcusa rápida por la cual había bajado, ni modo que le dijera "Hola vecino,baje ya que dos mujeres dice que esta guapísimo, y solo quería venir acomprobar si era cierto"

Seguramente me cerraría la puerta y cuando decidíque le pediría que me dejará hacer una llamada, diciendo que el nuestro habíasido suspendido, creo que no sería tan mala excusa, y estando segura de ella,toque el timbre; me lleve el cabello detrás de las orejas, en ese momento lapuerta se abrió.

- Ho

Me quede estática, no podía ser que lo estuvieraviendo, era imposible, estaba a miles de kilómetros de Forks, para que JacobBlack estuviera aquí, pero esa mirada penetrante, esa piel apiñonada, de hechohasta sus músculos me decían que era él.

- ¿Samantha? - sentí el mismo estremecimiento alescucharlo llamarme.

- Creo que me está confundiendo - enserio mi cerebroestaba loco, mi corazón me suplicaba que me abrazará a él y no lo dejará irse.

- No - susurro - podría confundir todo, menos a ti, yes más difícil que lo haga, si tus ojos me están gritando que eres tú.

Mi voz quedo atascada, en algún lugar de migarganta, de hecho mi boca estaba seca, era imposible que él estuviera delantede mí, no podía ser.

- Tía - ante la voz de Carlie, me di la vuelta.

- ¿Está todo bien? - esta vez fue Renesmee.

- Necesitamos hablar - rozó mi mano - me lo debes.

- Lo sé - mi voz fue baja - pero ahora debodescansar, y saber que esto no es un sueño.

 

- No lo es - sentí su mano rodear mi muñeca - y ahoratú no decides, lo hago yo.

- Ahora no - clave mi mirada en él.

- Será ahora, - me espeto - hablaremos a solas - lesinformo a las chicas.

Y sin decir nada, me jalo hacia su departamento, y encuanto cerró la puerta me sentí como un ratoncito ante un enorme gato, perocuando sentí sus labios sobre los míos, solo pude rodear su cuello.


Renesmee y Carlie Cullen

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

DaniiBlack

miley_rockstar

Zhere StAr De Black



POV Jacob

Tenerla de nuevo en mis brazos era lo mejor de loque recordaba, pero en ese momento en que sentí sus manos buscando el borde demi playera, todo el dolor que había vivido sin ella llego a mi mente, no podíacaer con unos simples besos, y en ese momento mordió mi labio haciendo quesoltará un suspiro, debía mantener la cabeza fría.

Pero me era imposible, sintiendo sus labios sobrelos míos, ni tampoco sus manos acariciando mi pecho y abdomen, en un momento defortaleza logre separarme de ella, aunque verla con los labios rojos yentreabiertos, eran como una invitación imposible de rechazar, pero mantuve mifirmeza.

- Tenemos que hablar - susurre.

- Muy bien - clavo su mirada en mí.

- ¿Por qué diablos me dejaste? - esa pregunta enverdad dolía.

- Le hice una promesa a Elizabeth - bajo la mirada, -si yo me alejaba de ti, ella se desharía de Victoria y te dejaría vivo.

- ¿Por qué no hablaste conmigo sobre eso? - lereproche.

- Porque no me habrías dejado - repuso débilmente -además, ¿para qué te iba a atar a una inválida?

- A mí jamás me importó eso y lo sabes, - la viseriamente - pero aun así hubiera luchado contigo, de hecho me habría gustado,sostener tu mano mientras dabas tus primeros pasos.

- Conozco a Elizabeth, sabía que hasta que no teviera muerto, estaría en paz - susurro - y cuando te vi en la cama, supe que yotenía que hacer algo para protegerte.

- Yo estaba para protegernos a los dos - le espete -no habría dejado, que nada nos separará.

- Por un momento quise ser yo la que protegiera, y noterminar siendo la protegida - repuso en voz baja - y eso me aterro, porquesabía que eras capaz de morir por mí, y yono quería terminar sin ti.

- Te das cuenta que has vivido sin mí, siete años -mi voz fue ronca.

- Es diferente - tomo mi rostro entre sus manos -porque aunque no estuviera contigo, sabía que estabas vivo, y lo prefería mil vecesa tener que ir a llorarte a un cementerio.

- ¿Crees que la pase muy bien? - me solté de suagarre - de hecho creo que estar muerto, habría sido un alivio al sufrimientoque viví sin ti.

- Jake - llamo - ¿me olvidaste?

- ¿Crees que si te hubiera olvidado, te habríabesado? - debía estar loca al preguntarme aquello - Samantha, jamásdesapareciste de mi pensamiento un segundo, siempre estuve esperándote,creyendo que lo de esta fotografía era real.

Le di la fotografía que me habíadejado como despedida, y antes de que ella leyera.

- Ahora es difícil comprender, pero sé que algún día estaremos juntos, yprometo que cuando eso llegue no te dejaré ir - recité sus palabras.

 

- ¿Quieres estar conmigo, hasta que la muerte nosseparé? - me pregunto, mientras se giraba hacia mí.

- Ni la muerte, me separa de ti - la tome de lacintura - porque mi corazón te pertenece y sé que cuando muramos él me guiará ati.

- Te Amo, lobito - susurro, mientras escondía sucabeza en mi pecho - ni en siete años pude un día dejar de amarte menos.

- Eres mi vida, pequeña - besé su cabello - y ¿sabesque paso, conmigo esos siete años? - levanto su mirada - te amé cada día más.

Me sonrió, y antes de que contestaraalgo, sello mis labios en un beso, y esta vez deje que los sentimientosfluyeran, mis manos bajaron desde su cintura hasta sus piernas, mientras las deella me acariciaba por debajo de la playera.

- Te deseo - le susurre al oído, y después mordí ellóbulo de su oreja.

- Te he esperado, desde siempre - respondió, mientrasme sonría de manera tierna - quiero que tú seas el primero, el único en mi viday el que tenga mi cuerpo.

No respondí, de nuevo la besé,esperando poder unirme por completo a ella, por siempre y para siempre.

POV Isabella

Observe a mis hijas, que de nuevomarcaban un número, mi esposo no había dejado que interviniera, pero ahorasiendo vampiro era más complicado, dejar mi curiosidad a un lado, de hechodesde el día anterior que habían llegado, se notaban un tanto preocupadas.

- ¿Qué pasa? - por fin de un día, estaba preguntando.

- Es Samantha - me informó Renesmee.

- ¿Qué pasa con ella? - observe a la menor de mishijas, que se podría decir que era la más madura.

- Hace tres días llego el nuevo vecino de mi tía -respondió - así que ayer que llego de Venecia, decidió ir a conocerlo, y buenoél solo dijo que iban a hablar a solas y sin más la metió a su departamento, ysegún Ann, mi tía no ha regresado al departamento desde que salió ayer paraconocer al vecino.

- ¿Por qué no me dijeron? - las observe seriamente.

- Pues porque papá dijo que ella estaría bien - seexcuso Renesmee.

- Edward Cullen - llame en voz baja, peroamenazadora.

- Sí, amor - todavía tenía el descaro de sonreírme.

- ¿Cómo diablos, se te ocurrió ocultarme lo de mihermana? - estaba por hablar, pero no lo deje - ahora no importa, ya que talvez pudo haber sido secuestrada y a ti no te interesa, pero escúchame bienEdward, algo le llega a pasar a Sam y te prometo que me la pagas - observe amis hijas - y ustedes llévenme al departamento del vecino.

No hubo respuesta, simple salieronde la casa y yo detrás de ellas, subieron al auto y yo conduje lo más rápidoque esas avenidas daban, aunque debo decir, que mi casa no quedaba muy retiradadel departamento de Samantha, de hecho mis hijas después del colegio pasaban avisitarla, y después se venían caminando.

Estacione el auto y la primera enbajar fue Carlie, que me condujo hacia el piso 6, en donde me señalo la puertacon el número 602, aunque había un olor extraño, era como el de un animal, asíque supuse el vecino tendría alguna mascota. Me recordé respirar, antes detirar la puerta y encontrar a mi hermana.

 

Con toda la calma que pudeencontrar, toque el timbre, esperando poder controlarme para no atacar elhombre, para que me dijera dónde estaba mi hermana, escuche los pasos acercarsea la puerta, en cuanto observe al hombre, me quede helada.

- ¿Jacob? - enserio en ese momento olvide mimolestia.

- ¿Bella? - sin pensarlo lo abracé, aunque casienseguida lo solté ya que el olor a perro era él.

- Hueles horrible - le espete.

- Pues tú no te quedas atrás - repuso, con la narizligeramente arrugada y supuse sería por mi olor.

- ¿Y mi hermana? - en ese momento me fije en suatuendo, estaba en bóxers, esa era la única prenda que lo cubría.

- Esta durmiendo - respondió haciéndose a un ladopara dejarme pasar.

- Te dije que estaría bien - esa voz fue de Renesmee.

- ¿Creíste que Sam, estaría mal? - mi mejor amigoclavo su mirada en mí.

- Bueno que pensarías, si te dicen que tu hermanalleva un día sin aparecer en su departamento, después de que el nuevo deledificio la metió a su departamento - replique.

- Lamento haberte preocupado - se disculpo.

- Supongo que debo estar feliz - repuse, caminado porsu sala - después de todo, creo que Sam volverá a ser la de antes.

- Pues conmigo se ha comportado, como esa adolescenteque deje de ver hace siete años - sonrió de lado - claro, que su cuerpo acrecido, sobre todo ese trasero que me vuelve loco.

- Jacob - le mande una mirada asesina - estáshablando de mi hermana, además lo estás haciendo delante de mis hijas.

- ¿Son tus hijas? - observo sorprendida a Renesmee ya Carlie.

- Se supone que deberían de tener siete, pero sucrecimiento es bastante rápido, y bueno según los estudios de Carlisle, ya nocrecerán más - eleve los hombros.

- Así que son mis sobrinas - sonrió, mostrando todasu perfecta dentadura.

- ¿Por qué lo serías? - cuestionó Renesmee, con unaceja elevada.

- Jake - esa voz era de mi hermana - muero de hambre.

- Ya lo entiendo - comento mi hija, al ver que mi hermana,solo llevaba como vestido una de las playeras de Jake.

- ¿Qué hacen aquí? - su voz apenas fue audible, buenopara un humano.

- Estaba preocupada por ti, pero veo que tú te lasestado pasando de lo lindo - le reproche - pero al menos debiste habermellamado, para decirme que estabas bien.

- Eso es mi culpa - se disculpo Jake.

- Creo que lo mejor es que los dejemos solos -comente - después de todo, tiene mucho que no se ven, así que supongo sequerrán poner al corriente con su vida - vamos chicas, hay que darles suespacio.

Solo le sonreí a mi hermana, ysin más salimos del departamento, siempre supe que esos dos iban a terminarjuntos.

 

- Samantha, sí que tiene suerte - comento Renesmee -mira, que salir con ese bombón.

- Lo merece - dije con una media sonrisa - esos dos,se conocen desde niños, y creo que merecen por fin tener su verdadera historiade amor.

- Si mi tía, se ve en verdad feliz - Carlie parecíafascinada de eso.

- Pues yo también estoy feliz, de que Sam hayaencontrado el amor - acepto Renesmee - y supongo, que tendrán hermosos hijos, alos cuales consentiré.

Y así mis dos hijas comenzaron aimaginar los hijos de Jake y Sam, no dije nada, solo las escuche hablar; ademáscreo que mis sobrinos so serían bastante bellos.


Quiero decirles que los que leen "Mándame una señal" ya subí la parte de Tanya y Edward, y también invito a las personas que les apetezca ver una nueva pareja, se llama "Te entrego el corazón" https://www.potterfics.com/historias/74729

Capitulo dedicado a:

DaniiBlack

bitha_granger

lokka black

vampirefangigi_17

POVSamantha

Observe a Jake dormir, a pesar desus ronquidos, me parecía tan lindo; creo que Renesmee tiene razón el amor tehace ver todo maravilloso, pero que podía decir estaba más que enamorada, creoque no había palabras que expresaran lo que sentía por él.

Estaba sentada en el pequeño sofáde la habitación, se veía tan tranquilo, sonreí de manera inconsciente, pose mimirada en mi mano izquierda, y en el dedo anular, llevaba la causa de mi mayorfelicidad. Cerré los ojos recordando el momento, que había sido hacía un mes.

- Odio levantarmetemprano - trate de ocultar un bostezo.

- Esto tegustará - me aseguro Jake, que tomo mi mano sin apartar la vista de lacarretera - además, te ves hermosa.

- ¡Claro! - laironía salió al natural - sobre todo, un domingo a las cinco de la mañana, conun pants y sin arreglarme.

- Pequeña, paramí eres hermosa como estés - respondió con una media sonrisa.

Decidíno contestar, porque con él era imposible hacerlo, fije mi vista en lacarretera, no sabía a dónde íbamos, solo me había levantado y me había obligadoa ducharme y después me había sacado del departamento sin decir una palabra. Y ahoraíbamos en mi carro, que ni siquiera me dejaba manejar, cosa que agradecía yaque los ojos se me cerraban y era mejor que yo al volante.

Llevábamoscasi una hora en el auto y bueno el cielo seguía obscuro, coloque un poco demúsica, ya que mi novio ni siquiera se dignaba a hablar.

- Llegamos - me informó.

Sinesperar a que él me abriera la puerta, baje del auto y vi que estábamos en unacantilado, no sabía porque, pero no cuestione nada, solo acepte su brazo y meguió a la orilla, en donde pude ver una pequeña manta con una cesta.

- ¿Te gusta? -me pregunto al oído.

- Es hermoso -susurre, al ver que con los pocos rayos del sol, hacían lucir más hermoso elpaisaje.

 

- Esto es parati - me beso la mejilla y me guió hacia el mantel.

Nossentamos y él abrió la pequeña cesta, en donde lo único que había eransándwiches y jugo de manzana.

- Ya sé que no esun desayuno increíble - sonrió un tanto avergonzado - pero no soy bueno en lacocina.

- No importa -me incline y deje un casto beso en sus labios - se ven deliciosos.

Simplementeme sonrió y comenzamos a desayunar, puesahora que lo veía me estaba muriendo de hambre, creo que me comí entre doce yquince sándwiches, creo que mi apetito había aumentado bastante, pero lo queera peor es que si seguía comiendo así, en unos meses tendría que comprar unatalla extra grande.

- Veo que enverdad tenías hambre - me observo con ternura.

- Lo siento - medisculpe - olvide, que tu hambre es mayor que la de un hum
- me silencio conun beso.

- Está bien - meacaricio la mejilla - lo único que me importa, es que tú estés bien.

- Te Amo - y denuevo lo besé.

- Yo más - dejo unbeso en mi nariz - y ahora ¿puedes cerrar los ojos? - eleve una ceja confundida- solo hazlo.

Soltéun suspiro y los cerré como me había pedido, lo sentí moverse, pero no abrí losojos, sentí sus labios en mi cuello y después mi barbilla, me siguió besandocada parte de mi rostro.

- Ya puedesabrirlos - me susurro al oído, y eso hice - ¿Te casas conmigo? - en ese momentofije mi vista en su mano, en donde sostenía un anillo, con un pequeño diamanteen el centro.

- Sí - sentía laslágrimas bajar por mis mejillas - por supuesto que sí - y sin más me abalancesobre él y los dos terminamos en el suelo.

Y ahora estaba a unas horas de ser su esposa,enserio estaba tan feliz y a la vez tan nerviosa, escuche el móvil y antes deque pudiera despertar a mi novio lo tome y salí al pequeño balcón que lahabitación tenía.

- ¿Sí? - respondí.

- Hola, Sam - esa voz era de Renesmee - mi madredice, que nos vemos en media hora en la casa del abuelo Charlie, y que yacompró lo que le pediste.

- Muy bien - conteste suavemente - nos vemos entoncesy gracias.

Y sin más colgué, pero en esemomento sentí las manos de Jake en mi cintura y su beso en mi cuello.

- ¿Quién era? - pregunto en un susurro.

- Renesmee - respondí recargando mi cabeza en suhombro - debo ir a casa de mi padre.

- ¿No vamos a estar juntos? - cuestiono, acariciandomi cuello con su nariz.

- Pues creo que hasta la hora de la ceremonia - cerrélos ojos para disfrutar más su cercanía.

- Es injusto - replico.

- Pasará rápido - me giré y rodee su cuello con misbrazos - ahora debo irme.

- No quiero, que te vayas - y se aferro a mi cintura.

- Jake - unió su frente con la mía - solo serán unashoras, después estaremos juntos siempre.

Gruño, pero me soltó ante eso lobese castamente, y sin más salí del lugar y bueno del hotel en donde habíamosdecidido pasar, los días que estuviéramos en Forks, aunque debo decir que a mipadre no le agrado mucho la idea, pero estábamos a unos días de casarnos, mejordicho ahora a unas horas, de por fin ser la esposa de Jacob Black.

 

No sería la gran boda, ya quesolo sería la familia, o sea mis padres, Phill, el padre de Jake y sus doshermanas, claro también estarían los Cullen, que ya podían entrar a La Push yclaro la manada y por supuesto mi adora primita Charlotte que ahora ya teníauna bebé de un año y medio con Embry, no más de cincuenta personas.

Llegue a casa de papá, en dondemi hermana ya me esperaba, Charlie no sabía del todo lo que los Cullen era,pero sabía que no envejecerían y por tal tampoco Bella, al igual que sus nietashabían crecido con rapidez, pero lo había aceptado bastante bien, mientras a Reneele diríamos que eran amigas mías.

- Tu test - me entrego una cajita.

- Gracias - sonreí levemente, mientras caminaba albaño.

Hice todo lo que la caja meindicaba y espere los cinco minutos que requería, para que me diera elresultado, lo observe y en cuanto vi el resultado comencé a gritar.

- Tía ¿Qué pasa? - cuestiono Carlie detrás de lapuerta.

- Estoy embarazada - respondí abrazándola - voy a sermamá.

- Hermanita - Bella, me observaba seriamente -Felicidades - y después sonrió, mientras me abrazaba.

- No es que sea aguafiestas - comento Renesmee - perono creo, que sea bueno que el abuelo se enteré, de que su hija pequeña noespero al matrimonio para salir embarazada.

No respondí, después de todotenía razón, no creo que fuera lo mejor que mi padre se enterará de que estabaembarazada y mucho menos que lo hicieraantes que Jake.

El resto del día paso, y buenocomo a las cinco de la tarde dijeron que lo mejor era ir a la cada de Paul yRachel, para que ya comenzará arreglarme.

En cuanto llegamos a la casa,tanto mi hermana como mi cuñada, me obligaron a ducharme, lo cual hice sindecir una sola palabra, pues de nada servía lo que dijera, pues esas dosmujeres era mejor no pelear, porque lo más probable es que perdiera contraellas.

En cuanto termine de ducharme, mihermana me entrego un vestido blanco, que no era el clásico de novia, bueno eratotalmente blanco, no tenía ningún detalle, solo un poco de vuelo y cubría porcompleto mis pies, era de tirantes. Nada del otro mundo, totalmente sencillo.

Mi cabello, entre mi hermana y micuñada, hicieron unos pequeñas ondas, el maquillaje fue simple, y para terminarCarlie colocó sobre mi cabello una pequeña tiara hecha de flores.

- Lista - repuso mi hermana - te ves hermosa.

- Gracias - le sonreí levemente.

- Cielo - esa voz fue de mi madre - te vesresplandeciente, te ves bellísima.

Solo sonreí, mientras veía a mipadre entrar a la habitación, soltó un suspiro que me decía que estaba deacuerdo con las dos mujeres que me veían con una sonrisa.

- Es hora - comento mi padre.

- Nos vemos en la playa - dijo mi hermana y mi madredejo un beso en mi mejilla.

Salieron de la casa y mi padre meofreció su brazo, en verdad estaba realmente nerviosa, subimos a la patrulla,no es que fuera el auto que deseará para llegar a mi boda, pero eso ya noimportaba, porque mientras el sol se ocultaba más cerca estaba el momento.

En cuanto llegamos a la playa, mipadre abrió la puerta de mi lado y me ofreció su brazo y a pesar de que elvestido no cubría mucho, en ese momento no tenía frío a decir verdad, teníacalor y supuse serían por los nervios.

 

Tome el brazo de mi padre yrespire profundo antes de caminar hacia el lugar en donde sería la boda, dehecho ya estábamos casado por lo civil y ahora sería una boda dirigida por ellíder de la manada, que en este caso era Sam.

Cuando llegamos, había una fogatay un circulo hecho con la ceniza, dentro del círculo se encontraba Jake, lesonreí levemente, mientras mi padre me guiaba al lugar, había varios troncos,porque esa era la tradición, nada de sillas todo tenía que ser natural.

- Cuídala - le ordeno papá a Jake, mientras dejaba unbeso en mi frente.

- Lo hare - le prometió, mientras tomaba mi mano.

Todos venían de café, exceptonosotros, pues se suponía que el color café era el significado de la abundanciapara los Quileutes y el blanco en el que iban los novios, sería la paz ytranquilidad que debía haber en el matrimonio y las flores rojas que adornabanmi cabello era el amor que nos unía, y entre más rojas fueran era que había másamor.

- Te ves hermosa - me susurro y beso mi mejilla.

No pude responder ya que Sam comenzócon la ceremonia, no escuche muy bien, ya que mi mente solo tenía cabida paraJake que me sonreía tan ampliamente, que me hacía estremecer.

- Yo Jacob William Black, te acepto a ti Samanthacomo mi esposa, para amarte y darte lo mejor de mí, estar por siempre cuando menecesites, porque aquí frente a todos te entrego mi corazón, y te prometo queno te faltara nada, porque yo haré todo para que estés feliz siempre - le sonreílevemente.

- Yo Samantha Hope Swan, te acepto a ti Jacob como miesposo, no solo para amarte, sino para demostrarte que tú eres al único hombreal que le he entregado el corazón, que desde la primera vez que te vi, esperéeste momento - entrelace su mano con la mía - Te Amo y Te Amaré por siempre, yestaré a tu lado, para lo que necesites - coloque su mano en mi vientre - y cuidaréde nuestra familia.

Me observo sorprendido, peroenseguida me sonrió; aquí no había anillos, en lugar de eso, él me coloco uncollar con un lobo de madera, que era la forma de decirme que sería el sustentoy la protección de nuestra nueva familia y yo le coloque una Luna igual demadera, que era como la representación de que a pesar de la obscuridad yoestaría ahí y le daría la tranquilidad y estabilidad a nuestro hogar.

- Ya puedes besar a la novia - repuso Sam.

Sin más sentí los labios de míahora esposo, mientras escuchaba los aplausos de nuestros seres queridos, estosolo era el principio de una nueva historia, la cual viviría con mi preciosoLobo.


aquí fue donde Jake le pidió matrimonio a Samantha ^^

Bueno este es el final, solo voy a poner un epílogo y este fic tendría su fin n.nU espero que les guste

Capitulo dedicado a:

lokka black

bitha_granger

DaniiBlack

POVJacob

- Y entonces vivieron felices para siempre - termine,cerrando el libro.

- ¡Qué bonito! - exclamo mi pequeña de cuatro años,que se veía feliz del libro, su cabello era negro como el mío, al igual que susojos eran cafés - en vedad, papi, esa pincesa salvo al pincipe.

 

- Eso no pasa - refunfuño mi hijo de seis años, quetenía igual el cabello negro, solo que sus ojos eran chocolate como los de sutía y abuelo.

- Concuerdo - repuso un chico de ojos verdes ycabello rubio, que a pesar de solo tener tres años, parecía un niño de seis, yera ni más ni menos que el hijo de Carlie y Seth - eso no es real tío Jake.

- Los hombres, siempre salvan a su chica - dijoorgulloso mi hijo.

- Le prohibiré a Paul, que hable contigo - anteaquella voz, levante la vista y un hermoso ángel entraba - y ahora Sarah,Andrew y Mark, vayan a lavarse las manos, porque es hora de comer.

- Pero, mamá - se quejo mi hijo.

- Nada, Andrew - le revolvió el cabello - quiero quete laves las manos, y comas.

Sin decir más, mi hijo saliórefunfuñando, mientras los otros dos lo seguían, solté un suspiro, y ella solosonrió.

- ¿Y eso porque fue? - cuestiono divertida.

- Nuestros hijos, crecen demasiado rápido - dije concierta decepción.

- Aun te queda mucho tiempo, para que les enseñes - mesonrió - además, viene otro en camino, que aun hará que tus noches de insomnio,no se te olviden.

Eso era cierto, observe suprominente vientre, era su tercer embarazo e iba por el quinto mes, así que aunquedaban unos cuantos meses, para que ese nuevo integrante llegará, me levantedel sofá y camine hacia ella, y simplemente la abrace.

- Eres mi princesa salvadora - le susurre.

- ¿Por qué? - cuestiono, sin separarse de mí.

- Porque me sacaste de una obscuridad, que nisiquiera sabía existía - bese su mejilla - y por haber aceptado ser mi esposa,por tolerarme, amarme y sobre todo darme dos hijos, que son tan hermosos comotú, y claro por darme también a esta nueva personita que sigue creciendo.

- Te Amo - me susurro, separándose de mí y besando mimejilla.

- Yo más - le acaricie los labios - eres miprincesita salvadora.

- No frente a los niños - aquella voz, la reconocíenseguida, que era ni más ni menos que de Renesmee - no quiero, que mi sobrinoy mis primos tengan pesadillas.

- Pensé que estabas por casarte - comento mi esposacon una sonrisa ladina - y sigues comportando, como una niña.

- Nahuel así me quiere - le saco la lengua.

Mi esposa tenía razón, Renesmee apesar de parecer ya toda una mujer adulta, se seguía comportando como una niña,completamente diferente a Carlie que era mucho más madura y bueno también, ahoraya era madre.

Aunque cuando su padre se enteróque se había imprimado de Seth, lo tomo bastante bien, todo lo contrario aBella, que estuvo a punto de asesinarlo, claro si no hubiera sido por la manaday también por el doctor Cullen; y bueno la boda a dos meses de que se habíanconocido, tampoco dejo muy contenta a mi mejor amiga.

Pues para ella, su hija no teníamás que ocho años, pero ni su cuerpo ni su mentalidad, era de una niña; y buenoBella comenzó a aceptar eso cuando vio a su nieto, que parecía que iba a crecertambién bastante rápido, aunque más lento que su madre.

Y eso se comenzó a notar, cuando cumpliódos años, dejo de crecer de forma tan apresurada, ahora parecía crecer al ritmode Andrew, y eso era un problema, porque cuando estaban juntos, era mejor quela casa se cuidará, en verdad esos dos eran unos demonios, con rostros deángeles, eso solía decirlo Carlie.

En ese momento los tres pequeñosse sentaron en la mesa, y ante eso Carlie salió de la cocina, con la comida delos niños, observe a mis dos hijos, Sarah se parecía bastante a mi suegra,mientras que Andrew todo mundo decía que era idéntico a mí.

Observe a mi esposa, que en esemomento ayudaba a nuestra pequeña a comer, esperaba que ese bebé sacará sushermosos ojos azules, que me daban tanta paz y esperanza con solo mirarlos.

"No necesito mirar" pensé, y eracierto, porque no me había enamorado al verla, me había enamorado de su sonrisay después de sus ojos, y claro que su voz fue la que me abrió los ojos paradarme cuenta, de que ella era la mujer de mi vida.

Y sabía que así iba hacer, porqueno necesitaba mirar el futuro, para saber que yo la iba a buscar en dondeestuviera, de hecho no dejaría que me volviera a dejar, y ahora que veía a mispequeños, ellos eran una unión que sería irrompible, además de que eran lamuestra de nuestro amor.

No había duda, de que SamanthaSwan de Black, había sido enviada solo para mí, desde niños nuestros futuros yase veían enlazados, y ahora ahí estaba la muestra, de que nos amábamos, no soloeran Andrew y Sarah, sino también el pequeño que venía en camino. Nuestra familiaestaba creciendo, y eso me gustaba, no había otra mujer en mi vida, más queSamantha.


Bueno todo lo que comienza tiene que terminar, y este fic a llegado a su final, así que les agradezco, que se hayn tomado un momento de su tiempo para leer este fic y también les he de decir que acabo de subir, que se llama "Tratando de callar al corazón" https://www.potterfics.com/historias/77266 que es un fic de Emmett, bueno si quieren me encantaría que se pasarán por ahí ^^

Capitulo dedicado a:

lokka black

DaniiBlack

Zhere StAr De Black

bitha_granger

No necesito mirar - Potterfics, tu versión de la historia

No necesito mirar - Potterfics, tu versión de la historia

Desde que éramos niños, siempre había sentido algo por él, siempre me había sentido a gusto a su lado, de hecho solo por verlo había aceptado regresar a

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-no-necesito-mirar-potterfics-4792-0.jpg

2023-02-27

 

No necesito mirar - Potterfics, tu versión de la historia
No necesito mirar - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/58151
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences