Entrenando a papá - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

El aroma de las hamburguesas inundó a Harry tan pronto salió con la jarrade agua fresca al jardín trasero, en donde sus amigos lo esperaban en la mesa.Una vez por semana se reunían en la casa de alguno de ellos para almorzar, ese día,por ejemplo, tocaba en la casa de Ron y Luna. El clima era perfecto y los niñosjugaban felices en la pequeña alberca que les instalaron sus padres.

¿A que es hermoso? Le preguntó Ron con una sonrisa señalando un pedazo decarne al que le acababa de dar vuelta, mostrando un color jugoso y perfecto.Tu paladar me lo agradecerá. Le aseguró mientras giraba las demás.

Sigue así y pronto serás la señora de la casa, comadreja. Se burló Malfoymientras se acercaba con un plato.

Muy gracioso, hurón. Le dijo con una mueca mientras le pasaba un trozo decarne. Harry no pudo evitar soltar una risa mientras tomaba un pedazo también yse lo pasaba a Hermione, quien cuidaba de su pequeña de seis meses, Harmony.

 

¡Niños, la comida esta lista! Les gritó Ginny mientras tomaba asiento denuevo. Tan pronto escucharon comida, los seis pequeños corrieron hacia suspadres.

¡Yo primero! Empujó Kelly, la menor de los Malfoy quien tenía siete.

¡Oye! Se quejó uno de los mellizos de ocho años de Harry y Hermione. ¡Yoestaba antes que tú!

Las niñas van primero. Le soltó la rubia sacándole la lengua para despuésdarle la espalda, James crispó sus puños, molesto.

¡Eres una
!

James. Le advirtió su padre y éste calló enseguida, pero sin quitarle lamirada fulminante a la rubia. Ve y toma una toalla y sécate un poco. Le ordenóel oji-verde al ver que estaba escurriendo agua todavía. El pequeño moreno fue y la tomó de mala gana,yendo enseguida con su tío Ron para que le sirviera un poco.

Vamos, quita esa cara, James. Te pareces a Harry cuando peleaba con tumadre. Le comentó divertido el pecoso viendo como el rostro del niño cambiabaa uno de desconcierto. Cuando seas grande te suplicará que salgas con ella, yalo verás. Le animó guiñándole un ojo regresando a la parrilla, perdiéndose lacara de horror que ponía James.

¿Qué? Preguntó su hermana Lily al ver que su hermano tomaba asiento conel rostro pálido junto a sus amigos.

Se me fue el apetito. Murmuró sintiendo de repente escalofríos al ver ala pequeña de los Malfoy comer tranquilamente.

El almuerzo transcurrió tranquilo para todos, sin embargo, la batalla comenzópara Hermione cuando Harmony se negaba a comerse su papilla.

Vamos, cariño solo es un poco, ¿sí? Suplicaba ésta mientras le acercabaun poco de papilla.

¡No! Soltó la pequeña negando. La castaña dejó caer la cuchara rendida.

Será mejor que lo intente más tarde. Se dijo mientras le pasaba la niña aHarry y se incorporaba a llevar las cosas adentro. La niña apenas estuvo en losbrazos de su padre, mostró una pequeña sonrisa que de inmediato alegró alazabache.

Creo que alguien prefiere al papá. Canturreó Ron con burla una vezHermione tomaba asiento de nuevo con ellos.

Por supuesto que si, ¿verdad, nena? Le dijo cariñoso el moreno haciéndolareír de nuevo. Hermione chasqueó los dientes mientras se cruzaba de brazos ymiraba de mala gana a su amigo.

Créeme, esa niña tendrá el mismo temperamento que su padre. Quiero vercomo lidia con ella cuando esté de malas. Le comentó regresando a ver a suesposo con una sonrisa burlesca.

 

¿Disculpa? Le dijo Harry regresando a verla de inmediato, acomodando a laniña entre sus piernas mientras ésta comenzaba a hacer pequeños ruidos con suboquita. Ya lidié con dos de ellos, ¡por supuesto que podría con Harmony! Contratacó.

Si, Hermione. Tratar con niños no es tan difícil. Agregó Ron, defendiendoa su amigo al tiempo que tomaba su cerveza para darle un trago.

Intenta bañar a Hugo. Habló Luna, mirando a su esposo molesta por su comentario.Bañarlo es más difícil que esquivar el sauce boxeador. Le hizo ver adaptandola misma postura que la castaña.

No más difícil que trabajar en San Mungo, ¿sabes cuantas personas sonatendidas en un día? Decía esta vez Draco rodando los ojos ante aquelladiscusión sin sentido.

¿Seguro? Le siguió Ginny, mirándolo con recelo. En ese caso, ayuda aKelly con su tarea de biología y a Scorpius con la de matemáticas después dehacer doble turno en San Mungo. Le retó, apoyando a sus amigas.

Tonterías, sabes que jamás estuve de acuerdo en que entrara a una escuelamuggle. Le recordó molesto. Es solo una pérdida de tiempo

De no haber sido así, ¡probablemente hubiera heredado el cerebro hueco desu padre! Rebatió enojada.

¡Dirás el del idiota de tu hermano! La corrigió enseguida señalando alpecoso, Ron lo miró ofendido.

¡Basta! Dijo Harry. Esto no tiene sentido. Los presentes lo regresarona ver, tres de ellas con molestia.

Tienes razón, hermano. Apoyó el pelirrojo, relajándose en su silla.Cuidar niños no es nada del otro mundo. El moreno y el rubio asintieron deacuerdo.

¿Eso creen? Inquirió molesta la castaña, seguida por sus amigas, los tresasintieron. En ese caso
Le quitó a Harmony de los brazos a su esposo,mirándolo de mala gana. Les propongo que los cuiden una semana entera. Lesretó.

Hermione, no seas tan dura. Se burló Ginny. No pueden con ellos solos,¡Menos con los niños! Dijo soltando una risa acompañada por Luna.

¡Acepto! Lanzó de inmediato el moreno incorporándose y mirando desafiantea su esposa.

¡Yo también! Le siguió Ron.

¡Y yo! Terminó Draco, dispuesto a no quedarse de brazos cruzados.

Irán por ellos a la escuela
Comenzó contando con sus dedos, mientras seincorporaba sin apartar su mirada de Harry.

Será todo un reto para ti, cariño. Rio Luna. No puedes encontrar tusboxers después de bañarte, menos a los niños en la escuela. Las tres mujeresrieron de buena gana. Ron apretó sus labios con el rostro colorado, ofendidoante las palabras de su mujer, ¿Qué no podía encontrar a sus hijos? ¡Bah, tonterías!

¿Solo eso? Quiso saber el oji-verde, sonriendo ante lo fácil que sonaba.

Aún no termino. Lo detuvo Hermione. Irán por ellos a la escuela, les prepararánel almuerzo, los ayudarán con su tarea, lavarán sus uniformes, los bañarán ylos dormirán.

Que fácil. decía Draco sin mostrarse preocupado.

Prepararán su ropa para la mañana siguiente, el desayuno y los llevarán ala escuela. Añadió la rubia mientras se incorporaba también seguida de Ron.

Pan comido. Sonrió seguro el pecoso.

Nos hemos olvidado de algo, Hermione. Le recordó Ginny, ambas chicassonrieron entendiendo.

Sin magia. Dijo tan lento que Harry apostó a que saboreo aquella oración.

No me asustas. Contestó el azabache encarando a la oji-miel.

 

Pero a mi si. Agregó por lo bajo con lamento el pecoso, recibiendo deinmediato un codazo por parte del rubio.

¿Y que harán ustedes mientras? Preguntó el oji-gris, regresando a ver a lapelirroja quien tomaba asiento colocándose sus gafas de sol mientras cruzaba suspiernas.

Ver como se matan entre ustedes. Respondió soltando un suspiro relajada,como quien acaba de comenzar sus vacaciones. ¿Cuándo quieren comenzar sumartirio? Recordó levantando un poco sus gafas para verlos, Draco enarcó unaceja ante eso último.

El lunes. Soltó rápidamente el moreno.

¡Harry! Protestó su amigo, preocupado.

Aún no hemos discutido cual será el premio. Intervino Malfoy. ¿Quéganaremos con todo esto? inquirió mirando serio a los presentes.

Pulir su estúpido ego. Soltó sarcástica Luna.

¿Ron aún tiene? Bromeó la hermana de éste. Después de lo que dijiste hoylo has hecho pedazos Comentó soltándose a reír.

Una semana de vacaciones con todo pagado a donde el ganador quiera.Propuso la castaña.

¿Y el que pierda?

Se encargará de los niños durante un mes y visitarán a nuestros padres dosveces por semana durante un mes también. Los tres hombres jadearonhorrorizados.

Son malvadas. Murmuró el pecoso con espanto, Harry y Draco asintieron.

¿Es un trato? Preguntó Hermione ofreciéndole la mano a su esposo.

Es un trato. Aceptó firme.

̶ │ ̶

Día 1:

Luego de aquella charla que tuvieron aquel sábado, la apuesta dabacomienzo. Hermione y las chicas habían acordado irse a dormir a casa de suspadres con el afán de que ellos se las arreglaran solos, todo durante unasemana, sin comunicación, ni visitas.

Tramposa. Murmuraba Harry a lo bajo mientras dejaba a Harmony en su sillay se colocaba un delantal floreado para preparar el desayuno. ¡Niños, se nos harátarde! Gritó mientras revolvía los huevos en aquel sartén.

¡Yo no pienso ir con esto a la escuela! Protestó el niño apenas bajó. ¡Esel uniforme de Lily! Exclamó molesto señalando la falda escolar de su hermanacon la que iba vestido.

¡Deportes es hasta el miércoles! Dijo ahora la niña quien bajaba con eluniforme de su hermano, adaptando aquella postura de su madre. Harry, másdormido que despierto, les había obligado a colocarse el uniforme pese a lasprotestas de éstos, sin darse cuenta de que les daba el equivocado.

Ya, ya, tranquilos. Decía mientras tomaba a Harmony en los brazos quiencomenzaba a llorar. James, cámbiale el uniforme a tu hermana. Le ordenómientras se dirigía al refrigerador. Ambos niños rodaron los ojos y subieron denuevo a sus habitaciones. El moreno tomó sus loncheras y colocó un jugo de cartónen cada uno y una fruta, giró hacia los sándwiches, ¿A Lily le gustaba el dehuevo o el de jamón? Se preguntó. Habrá que solucionarlo como los hombres. Sedijo con firmeza. de Tin Marín, de do pingüe

Sin embargo, para Ron las cosastampoco se tornaban fáciles.

¡Vamos Hugo, llegaremos tarde! Le decía en un intento inútil de que elniño se despertara. Merlín, ¿a quién abría heredado el sueño tan pesado? Secuestionó cansado. Veinte minutos después, por fin había logrado que el niñodespertara, le quedaban cuarenta minutos aún, ¡Si podía llegar a tiempo! Pensóesperanzado.

 

¿Qué es eso? Preguntó Lucy, la mayor de ocho años, viendo con horror eldesayuno que le daba su padre.

Salchichas. Anda, come. Le ánimo, la niña se llevó de inmediato las manosa la boca y negó. ¿Qué pasa, nena?

Sabe feo. Dijo haciendo una mueca alejando su plato.

A Hugo le gustó. Contestó viendo como el niño de seis comía lassalchichas quemadas de su padre sin problema.

Las que hace mamá son menos
oscuras. Comentó con nerviosismo en unintento de no hacer sentir mal a su padre.

¡Listo! Dijo el niño limpiándose las manos en su camisa blanca. ¿Ya nohay más? Lucy no pudo evitar hacer una mueca de asco al ver el aspecto suciode su hermano.

¡Hugo, en la ropa no! Lo amonestó su padre pasándole una servilleta. ¡Y asíno se abrocha una camiseta! Le dijo mientras se la acomodaba.

¿No me vas a peinar? Preguntó la rubia al ver que el reloj ya casimarcaba la hora de entrada a la escuela. Ron sonrió con vacilación, ¡Mierda, ¿Cómocarajo se peinaba a una niña?!

Luces bien con el cabello suelto, cariño. Le aseguró mientras buscaba susmochilas en el living.

Pero mamá dice que no debo ir con el cabello suelto, la escuela no lopermite
Decía mientras caminaba detrás de él.

¿Ah sí? La escuela está loca, eso es ridículo. Decía sin prestarleatención casi, ¿Dónde demonios estaban sus mochilas?

Pero, papá

Cariño, discutiremos esto después, ¿sí? Le pidió viendo como Hugo setiraba al suelo y comenzaba a hacer berrinche.

¡No quiero ir a la escuela, no quiero ir a la escuela! Gritaba mientrasse arrastraba por el suelo, golpeando sus pequeños puños en señal de protesta.

¡Por Merlín, levántate del suelo! Le ordenó molesto, la niña se pasó unamano por el rostro con cansancio, ¿Dónde estaba su madre?

Draco sonrió viendo como sus hijos subían obedientes al auto, con quinceminutos de ventaja para la escuela "¿Difícil?,¡Tonterías!" pensó gustoso al ver que su esposa se había equivocado. Eltranscurso de su casa a la escuela era de diez minutos, había poco tráfico.

Papá, Kelly no tiene buena cara. Le comentó Scorpius de repente viendocon desconfianza a su hermana.

¿Qué dices? Preguntó desconcertado viéndola por el retrovisor interior,la niña tenía el rostro amarillo.

Quiero vomitar. Anunció ésta, inflando sus mofletes para contenerse.Draco detuvo el auto alarmado

¡No vayas a
! Pero fue demasiado tarde, la rubia había vuelto el estómagodentro del auto. Scorpius abrió los ojos como plato y de inmediato se llevó lasmanos a la boca. ¡No, tu tampoco
! Cerró los ojos con lamento al oír lasarcadas de su hijo mayor también. Bajó del auto con cuidado, viendo el aspecto pálidode sus dos hijos con sus ropas sucias.

Mamá dice que debo desayunar en la escuela, el auto me marea. Le explicómientras se bajaba.

Y a buena hora me lo dices. Contestó arisco el rubio, sin embargo, se vioobligado a poner una cara de espanto al ver los asientos de su auto, pero nadase le comparaba apenas le llegó el olor.

¿Estas bien? Preguntó la pequeña, viendo como su padre sonreíaforzadamente volteándose en ocasiones hacia otro lado, evitando una arcada.

Si. Pronunció tragando con dificultad, sentía el desayuno en la gargantay apostaba a que se veía igual que sus hijos en ese momento, ¿Merlín, en que sehabían metido?

 

̶ │ ̶

Día 2:

Harry repasó aquel recetario de cocina por quinta vez en esa media hora,mirando que ningún ingrediente le faltara.

"Una vez el agua este hirviendo,pase a colocar el pollo
"
Leyó mientras tomaba aquella piezaentera y lo vaciaba a la olla.

Listo. Sonrió regresando su vista al recetario.

"No olvide cortarlo antes en trozosmedianos
"
Rodó los ojos, metiendo las manos al agua para sacarlo.

¡Puta madre! Profirió apenas sus manos tocaron el agua hirviendo, soplando sus manos conurgencia, recordando de inmediato que Harmony estaba ahí también. Mamá notiene que enterarse que papá maldijo Pronunció en tono cariñoso mientras acariciabala mejilla suave de la niña. Si bien, había pensando que cocinar era cosa demedia hora, ¡Que equivocado estaba! Le tomó cuatro horas terminar de hacer unasimple sopa de pollo y verduras, ¡CUATRO!

Veinte minutosdespués el sonido de una puerta lo alertó de que los mellizos habían llegado, habíaacordado con Draco y Ron que se turnarían para ir por los niños, así sefacilitarían las cosas los tres. Y ese día le tocaba a Malfoy

¿Qué tal laescuela? Preguntó mientras se quitaba el delantal y sacaba unos platos.

El auto del tíoDraco olía feo Se quejó James mientras se quitaba la mochila y la dejaba juntoal perchero. Y olvidaste llevarme los materiales para el proyecto de biologíaLe recordó molesto, Harry cerró los ojos con lamento al recordar que el niñole pidió de favor llevarle los materiales en el trascurso del día, ya que supadre había olvidado comprarlos un día antes.

Lo olvide,hijo

Ahora mi equipoestá molesto conmigo, gracias papá. Soltó enojado mientras se dirigía a suhabitación, el moreno dejó salir un suspiro cansado.

¿Y tú linda? Agregóesta vez dirigiéndose a la pequeña castaña quien lo miraba con expresión sombría.¿Qué sucede? Preguntó desconcertado al verla tan seria.

Me suspendieronde la clase por no llevar el uniforme correcto. Expuso mientras le pasaba unaviso que le habían dado. Su padre lo tomó sin entender aún. Te dije que miclase de deportes era el miércoles. Le recordó molesta para enseguida darle laespalda y subir a cambiarse de ropa. Harry miró apenado por donde se fueron sushijos.

Solo cuatrodías más. Se dijo tratando de darse consuelo. Unos minutos después, los niñosbajaron con ropa más cómoda para almorzar.

¿Qué hay decomer? Preguntó con desgana el pequeño moreno mientras tomaba asiento junto ala mesa.

Sopa deverduras. Dijo mientras le pasaba su plato. Los mellizos hicieron una mueca alver lo que comerían.

Me gustan lasverduras. Habló Lily apartando su plato. Pero, honestamente papá
Meditó suspalabras viendo con desconfianza su comida. Se ve horrible. James asintió deacuerdo con su hermana.

No están en un restaurante,es lo que hay. Los reprendió, pero herido por el comentario de su hija.

¿Por qué noreconoces que mamá es mejor que tú? Soltó la pequeña fastidiada.

¿Perdón? Lamiró incrédulo, creyendo haber escuchado mal. Yo también puedo hacer lo mismoque tu mamá
Intentó decir, siendo cortado de inmediato por Lily.

 

No, no puedes.Le corrigieron ambos.

Por ejemplo, decíaJames acomodándose mejor en la silla. Mamá cocina rico
tú no. Y volteó haciasu plato.

¿Esto es unapata? soltó Lily con horror mientras tomaba lo que al parecer era la pata delpollo.

Y está crudo.Añadió enseguida James.

Si no quieren,no coman. Les dijo fingiendo sentirse ofendido. Yo comeré esta delicia.Anunció levantando el mentón, orgulloso de sus dotes culinarios. Tomó unpedazo de pollo y se lo llevó a la boca, viendo la expresión de asco de sushijos. ¡Delicioso! Declaró sonriendo, mirando satisfecho a los niños. James yLily observaron en silencio a su padre comer, como esperando que en cualquiermomento vomitara y reconociera que sabía fatal.

Mejor me haréun sándwich. Murmuró el moreno viendo con desconfianza a su padre.

Yo voy contigo.Le siguió su hermana con la misma expresión mientras se incorporaba. Una vez salierondel comedor, Harry tomó una servilleta y sacó la comida de su boca, ¡¿pero quémierda acababa de comer?! Pensaba mientras tomaba rápidamente el vaso con limonaday le daba un largo trago para así quitarse el sabor amargo de su platillo.

Llama a mamá.Le ordenó a su hermana preocupado, viendo escondidos como su padre tomaba elcepillo con el que lavaban los biberones de Harmony y se tallaba la lenguadesesperado.

Ron, por otrolado, tenía que lidiar con los quehaceres del hogar, ¿Cómo cojones se lavaba uninodoro? Se preguntó mientras buscaba entre los productos de limpieza,maldiciendo que no pudieran usar magia para aquello.

Esto terminarámatándome. se dijo mientras se pasaba su mano enguantada por la frente. Tomóuna botella blanca que había visto usar a Luna en varias ocasiones para limpiarel baño y un cepillo. Se dirigió al segundo piso y miró con asco el inodoro altiempo que ponía un gancho sobre su nariz para no respirar, levantó la tapa y vacíocasi media botella. Perfecto. Sonrió satisfecho. Lo dejaré así unos minutosy después vendré a tallarlo. Decía mientras se amarraba un paño sobre sucabello rojo, ¿Qué seguía? ¡Oh si, limpiar el cuarto de los niños! Recordócaminando hacia la habitación. ¡Merlín y toda su bendita magia! Exclamóestupefacto al ver la habitación de Hugo, ¿pero que demonios había pasado? Parecíacomo si un tornado hubiera pasado por ahí y derrumbado todo. Las cobijas de lacama estaban amontonadas en una esquina, los cajones parecían querer vomitar laropa sin contar la que ya estaba en el suelo. El pelirrojo lamentó haberlecomprado aquellas cajas de lego al ver todas las diminutas piezas cubrir granparte de la habitación. Definitivamente me haré la vasectomía. Reconociópreocupado.

De acuerdo, cuando Luna le comentó que bañar a Hugo era más difícil queesquivar al sauce boxeador no se lo tomó tan en serio, pero en esos momentos,de tener a su esposa enfrente, le pediría perdón de rodillas por dudar de ella.

¡Vuelve aquí, pequeño demonio! Gritó mientras corría tras el niño por lacasa con una toalla en las manos.

¡No me voy a bañar! Se negaba el pequeño de seis años mientras bajaba lasescaleras en calzoncillos.

¡Solo es agua, Merlín! Decía bajando también.

¡Papá, Rex se hizo popo en la cocina! Gritó la niña desde ésta. Ron se detuvoa mitad del pasillo cansado al ver como su hijo brincaba en el sofá casidesnudo.

 

Toma una bolsa y recógelo. Le ordenó apenas entró, viendo como éstanegaba.

Guácala, no. Contestó haciendo una mueca. Ron gruñó y tomó una bolsa y recogióel excremento del animal.

Tu. Señaló a aquel enorme perro. ¡Afuera! Demandó serio señalando lapuerta, el animal bajó sus orejas abatido y caminó hacia la salida. Ve arribay cierra todas las puertas con llave. Dijo esta vez dirigiéndose a su hija,Lucy lo miró desconcertada, pero obedeció. ¡Hugo! Gritó dirigiéndose alliving, pero solo fue recibido por un par de calzoncillos que salieron volandohacia su cara.

Vamos Scorpius, ¿Cuánto es tres por tres? Llevamos estudiando las tablastoda la tarde. Le decía cansado su padre. El pequeño rubio lo miró dudoso.

¿Doce? Contestó inseguro. Draco se pasó las manos por el rostrodesesperado por aquella situación, su hijo mayor tenía el cerebro del tamaño deun hámster.

De acuerdo, intentémoslo de nuevo. Le dijo tratando de encontrar la pacienciaque ya se le había agotado. Tres y tres son seis. Le explicaba con las manos,Scorpius asintió. Si tres y tres son seis, ¿Cuánto es tres por dos? Volvió apreguntar, haciendo un ademan con las manos para animar al niño. El pequeño se mordiósus labios, tratando de suprimir el llanto

¡No sé! soltó llevándose las manos al rostro con frustración. Malfoy tambiénquiso llorar con él en esa ocasión, ya no sabía que más intentar.

Tu examen es mañana, Scorpius. Tienes que estudiar

¡Pero es que no le entiendo! Protestó el niño limpiando con brusquedadsus lágrimas. ¡Odio los números! Y Draco pudo jurar que después de ese día éltambién las odiaría.

Papá, ¿mi célula vegetal está bien? Le preguntó Kelly mostrándole sucuaderno, su padre asintió cansado.

Ponme atención, hijo
Decía intentado por milésima ves explicarle latabla del tres al niño después de dos horas. Si tres
Sacó tres monedas de subolsillo y se las colocó enfrente. Y tres
Repitió el mismo proceso. Y tres
Agregó otro par de monedas. Son nueve, ¿Cuánto es tres por tres? El pequeñoveía inseguro las monedas, Draco miró con suplica a su hijo, ¡Eran las dos dela mañana! Solo tenía que decir nueve y podría irse a dormir. El niño apartó lamirada de las monedas y regresó a ver a su padre con los ojos vidriosos y labarbilla temblando.

Quiero que regrese mamá. Dijo con la voz temblorosa mientras seincorporaba de la silla. ¡A ella si le entiendo! Fue lo último que dijo antesde subir las escaleras a su habitación. Malfoy se dejó caer pesadamente sobrela silla, derrotado.

̶ │ ̶

Día 3:

Te lo juro, Harry ¡Es un demonio! Decía el pecoso desesperado mientrascaminaba por la cocina con el teléfono en la mano.

Tranquilo, Ron

¡Ayer tuve que bañar a Hugo con la manguera en el jardín! Chillópasándose las manos con desespero por sus cabellos rojos. No soportaré sietesdías

Ron

¡Ni siquiera puedo hacerle una simple coleta a Lucy! Se lamentó.

Amigo

Espera, ¿Dónde está Lucy? Se preguntó alarmado. ¡LUCY!

Está en la escuela, Ron
Le recordó el moreno rodando los ojos.

Oh si, es verdad. Sonrió tranquilo, sintiendo que el alma le volvía alcuerpo.

 

Apenas han pasado tres días, estarás bien. Relájate
Le aseguró mientraspreparaba la papilla de verduras de Harmony.

Pero

¡Pero nada! Le cortó. Voy a dejarte, creo que Malfoy está llamando. Leexplicó confirmando que el número era de la casa del rubio. No hagas ningunaestupidez y eso significa no llamar a Luna, ¿entendiste? Después de estocolgó. Malfoy

¡Tenemos que terminar con esta ridícula apuesta! Soltó tan pronto escuchóla voz del moreno del otro lado de la línea.

Hurón, ¿puedes tranquilizarte?

¡No, llevo dos noches sin dormir! Mi hijo heredó la estupidez de su tíopara la escuela, ¿te parece poco eso? Estalló sin darle oportunidad a Harry dehablar.

¿Vas a permitir que nuestras mujeres nos ganen? Le recordó molesto.

¡¿Eso qué importancia tiene ya?! Exclamó colérico. ¡Somos unos idiotas,reconócelo de una maldita vez! Trató de hacerle ver.

Escúchame. Necesitan relajarse, ¿Porqué no nos juntamos esta tarde en elparque? Le animó. A los niños les vendría bien jugar un rato fuera de casa. Leaseguró, sin pensar que más tarde se arrepentiría de eso. Luego de colgar y tranquilizaral rubio se dirigió a su pequeña. Bien,ahora solo estamos tu y yo. Dijo sonriendo mientras tomaba a la niña enbrazos, pero su sonrisa se apagó apenas el olor de la pequeña llegó a sus fosasnasales. ¡Merlín! Soltó ahogadamente, ¿Qué le daban de comer a esta niña paraque desprendiera semejante olor a diablos? Pensó mientras subía a la habitaciónde ambos, alejando lo más que se pudiera a la pequeña de él.

La colocó en la cama y sonrió al verla reír mientras le quitaba su ropita.¡Madre mía! Dijo con espanto mientras veía todo lo que había hecho su hija.Tu madre debe dejar de darte esa papilla. Decía haciendo una mueca de asco,Harmony rio llevándose las manos a su boca. Harry giró a ambos lados de la cama,¿Qué seguía? ¡Ah si, las toallas húmedas para bebé y los pañales!

Vuelvo enseguida. Le avisó mientras iba al cuarto de la niña. Aquí no
Murmuró al revisar el closet. Aquí tampoco
Le siguió con el cajón. ¿Dóndedemonios están? Se preguntó rascándose la nuca, y entonces lo vio. Una nota deHermione sobre la pequeña lámpara de la niña que decía:

"Harry:

Se acabaron las toallas para bebé yquedan pocos pañales, después de llevar a James y Lily a la escuela recuerdallegar y comprar.

Besos, Hermione."

¡Lo que le faltaba! Bufó molesto arrugando el papel, ¿Cómo se supone quelimpiaría a Harmony? Abrió los ojos al recordarla, corriendo de inmediato haciala habitación de ambos, rogando porque estuviera bien y no se hubiera bajado dela cama, Harmony apenas comenzaba a gatear, sin embargo, al verla, pensó queuna caída de la cama probablemente era mejor que aquella situación. Olvidó quela había dejado con el pañal abierto y como consecuencia, ésta se lo habíaquitado y lo había agitado como si de un juguete se tratase, embarrando no sólola cama de popo, sino también a ella y una de las paredes.

Que merlín se apiade de mí. Se dijo con lamento, tragando con dificultadmientras se acercaba.

Ma-má, ma- má
Decía la niña sonriendo.

Si, yo también quisiera que estuviera aquí en estos momentos. Reconoció mientrasla tomaba como si de un desecho tóxico se tratase. ¡Dios mío, prometo ya notener más hijos! Chilló mientras se dirigía al baño y abría el grifo.

 

Apenas llegaron a casa del pecoso, los niños bajaron del auto de inmediatoy tocaron la puerta.

¡Hugo, no! Escuchó desde adentro a Ron, quien inútilmente trataba de queel menor de los Weasley dejara de correr por toda la casa. ¡Ya voy! Anunció,abriendo la puerta enseguida.

¿Tío Ron? Soltaron con desconcierto los niños al ver al pelirrojo,llamándole la atención aquellos artículos extraños que el desahuciado padreportaba.

Pero ¿qué
? Intentó decir el moreno al verlo con un paño en la cabeza, undelantal rosa, guantes amarillos, escoba en mano y pantuflas.

Soy padre y madre a la vez, ¿Qué esperaban? Tengo dos bendiciones queatender. Soltó malhumorado mientras los dejaba entrar.

Si que estas hecho un desastre. Le comentó al ver el estado en que seencontraba la casa.

¡¿Están listos guerreros?! Gritó el pequeño pelirrojo en calzoncillos conuna toalla amarrada por la espalda para simular una capa de héroe. ¡Al ataque!Vociferó enseguida desde el segundo piso, sentándose en una caja de cartónplana haciéndola resbalar por las escaleras.

¡Hugo, por amor a Merlín ve y ponte unos pantalones! Gritó enojado. Estosniños van a terminar por matarme de un coraje. Renegaba el pecoso mientras recogíala ropa del living y las llevaba al cuarto de lavar. Harry observabaestupefacto las condiciones en que estaba viviendo su amigo en esos momentos,no es que el tuviera la casa muy limpia, pero ver todo el alboroto que armabasu hijo lo hizo apreciar más a los suyos.

¿Eso que trae en la cabeza son unos calzones? Preguntó un hombre detrásde él, sobresaltando al moreno, quien no se había percatado en que momentollegó el rubio.

¡Te ves fatal! Observó preocupado Harry al ver las condiciones en quellegaba el Slytherin, pues sus pronunciadas ojeras no pasaban desapercibidaspor nadie.

Te dije que tenía dos noches sin dormir. Le recordó, alzando un vaso decafé que traía en la mano para enfatizar la oración. ¿Qué es ese olor?Preguntó de repente haciendo una mueca.

No sé de que me hablas, yo no huelo nada. Contestó con nerviosismo el oji-verdehaciéndose el desentendido. Draco acercó su rostro un poco más al moreno

Hueles a popó
Le dijo cubriéndose la nariz.

¡No es verdad! Protestó ofendido, recordando lo sucedido con Harmonyhacia un par de horas.

¿Dónde está Weasley? Quiso saber, olvidándose un momento de Kelly yScorpius.

Ahí viene
Señaló el pasillo al ver regresar a su amigo ya sin pantuflas.

¡Cielos, comadreja!, ¿En qué momento te convertiste en el elfo domésticode tu familia? Soltó burlesco el rubio, haciendo reír a Harry.

¡Mira quién lo dice!, ¿Cuándo pasaste de hurón a mapache? El oji-verdecubrió su boca para no soltarse a reír.

Chicos, tranquilícense
Intentó relajar el ambiente el azabache, pero sinocultar su sonrisa divertido.

¡Tú no te quedas atrás! Agregaron ambos al unísono, regresando a ver al morenofuriosos.

¡¿Hace cuánto no tomas un baño, Potter?!

¡Hueles peor que mi tía Tessie!

¡Lo dice quien parece más un trapo viejo que la señora de esta casa!Atacó Harry. Ron abrió la boca ofendido.

 

¡Retráctate! Le ordenó molesto. ¡Yo no parezco ningún trapo viejo! Dijopasando por alto lo de señora.

̶ │ ̶

Día 4:

Harry pensó que después de aquella discusión las cosas se relajarían unpoco al llevar a los niños de paseo, lo cierto es que terminó todo en un caos.James se peleó con uno de los niños que vivía cerca de su casa, Thomas. Desdeque se habían mudado el niño no había mantenido una buena relación con éste yHermione, como toda una madre sabia, acordó con la mamá del Thomas en turnarselas salidas al parque y así evitar cualquier pelea. Pero esto a Harry nunca selo dijeron, entonces justamente ayer, le tocaba a Thomas y para la suerte quese cargaba desde el lunes, James y éste comenzaron a pelear. Y, por si fuerapoco, Hugo y Lucy obligaron a Ron a subirse a uno de esos juegos del parque quedaban vueltas rápidamente, ¿El resultado? su pobre padre tuvo que volver elestómago, ¿Cómo una simple salida al parque podía terminar tan mal? Harry no loentendía. Y ahora, en el cuarto día, acordaron ir al super después de ir porlos niños a la escuela, pues la nevera de los tres se estaba quedando vacía yDraco ya estaba harto de tirar cajas de pizza o hamburguesas.

Niños, vayan por un carrito. Les ordenó a los mellizos apenas entraron allugar.

¡Lucy, no corras! Gritó mientras cruzaban la puerta. ¡Hugo, primerotienes que echarle una moneda! Exclamó al ver que el pelirrojo intentabainútilmente sacar un juguete de una máquina expendedora.

¡Tío Ron, aquí! Gritaron James y Lily, haciéndole señas una vezestuvieron con su padre y su hermana.

¿No pudimos haber venido cuando estuvieran en la escuela? Le preguntócansado al llegar junto a su amigo.

No lo consideré, lo siento. Se disculpó apenado al ver en el problema quehabía metido al pecoso.

No sabía que aquí promocionaban The Walking Dead. Le comentó de repenteRon. Harry giró extrañado hacia donde señalaba su amigo.

No están promocionando nada, es Malfoy. Le corrigió el moreno al ver alrubio acercarse.

Pues dirás lo que quieras, pero si parece un zombie. Dijo mirando conpena a su cuñado, quien caminaba agotado con un vaso de café en la mano,mientras los niños caminaban detrás de él. Ron pensó que sólo le faltaba alzarlos brazos y podría pasar fácilmente por uno.

¿Cuánto llevas tomado esa cosa? Preguntó el oji-verde mirando su café.

Tres días y ya me acabé la reserva de un mes que Ginny compró. Contestó condesgana. Compraré mas hoy
Decía mientras miraba aquel liquido oscuro a menosde la mitad.

Yo necesito un shampoo para la caída del cabello. Expuso ahora elpelirrojo con lamento, ganándose la mirada de desconcierto de Harry y Draco.

No sabía que se te caía el cabello, Ron. Le comentó con sorpresa.

¡Comenzó hace cuatro días! Profirió irritado. Y creo que tengo canas ya.Agregó abatido ante esto último, mientras tomaba un carrito y caminaban hacialas verduras junto con los niños.

¿Qué será bueno comprar? Se preguntó en voz alta el azabache pensativo.

Yo te diré que
Le interrumpió el rubio. Comida procesada. Soltómostrándole un paquete de Nuggets de pollo.

¿Cómo funciona? Quiso saber interesado el pecoso.

Oh fácil
Comenzó. Puedes hacerlo de dos maneras: freírlos durante unosminutos en el sartén o meterlos al microondas un par de minutos. Yo escojo lasegunda siempre y nunca falla. Le aseguró, viendo como Ron abría los ojossorprendido, como si lo hubieran iluminado.

 

¡Llevaré diez! Dijo de inmediato tomando varios de ellos, tanto Nuggetsde pollo como carne y verduras. Y yo quebrándome la cabeza pensando en quécocinarle a Hugo y Lucy. Se quejaba mientras echaba dos paquetes al carrito. Despuésdel segundo día el repertorio de comida se acaba, ¿Cómo diablos le hacennuestras mujeres para hacer algo diferente cada día? Les cuestionó enojado.

Y que lo digas, hace dos días intenté hacer sopa de verduras con pollo. DecíaHarry mientras tomaba una bolsa para echar fruta.

¿Y qué tal te fue? Quiso saber el rubio.

¡Horrible! Jamás había probado algo tan malo en mi vida, hubiera preferidobeber mil veces el té del señor Lovegood. Decía revisando unas manzanas. Ron soltóun jadeo ante aquello, para pensar eso entonces su amigo si estuvo en aprietos.

Al menos sabes a lo que te atienes. Añadió esta vez el Slytherin. Llevodías comprando comida por fuera

¿Qué hay de malo con eso? Decía su cuñado tomando una bola de lechuga.

¡Me dio diarrea!, ¿Sabes lo que es que te den torzones en medio de una cirugía?Le espetó. Tuve que dejar a cargo a otro sanador. Explicaba malhumorado. Ypor si fuera poco me queda menos de la mesada y sólo llevamos cuatro días,Ginny va a matarme. Declaró preocupado.

Papá, ¿podemos llevar nieve de chocolate? Preguntó de repente Hugo con unenorme bote en sus manos.

Claro. Sonrió ante la idea del niño, pues Luna casi nunca dejaba quellevaran cosas azucaradas a casa.

Creí que no comían dulce. Inquirió Harry viendo como el niño ponía elbote en el carrito de su padre.

Si, Luna suele exagerar un poco con estas cosas, no entiendo porque, ¿Quées lo peor que puede pasar? Le dijo con tranquilidad caminando hacia los lácteos.Hoy yo mando y decido que comeremos. Decía con determinación el pecosotomando un galón de leche entera, olvidando que Hugo era intolerante a lalactosa.

En ese caso, yo también me daré un gusto con estas cosas. Respondió Harrysonriendo mientras cogía yogurt y flan para los niños. Caminaron un poco máshasta llegar al departamento de despensa. Hey, ¿Qué les parece si llevamos unpar de cajas de galletas de chocolate? Les preguntó el moreno a sus hijos.

¡Que sean oreo! Pidió James sonriendo, siendo seguido por Lily.

Tomen las que quieran. Sonrió su padre, viendo como los mellizos chocabansus palmas, gustosos.

Pá, ¿nosotros también podemos agarrar algo? Preguntó Scorpius y Kellytomando la camisa de su padre, iluminándoseles el rostro al ver a su padreasentir.

¿Qué te parece, nena? Le dijo Harry a la pequeña de seis meses al llegaral pasillo de bebés. Dile adiós a la horrible papilla de verduras de tu madre.Declaró mostrándole con cariño un puré de plátano y manzana, Harmony rio antelos gestos de su padre. También esto será bueno. Agregó tomando un par dezumos de fruta. Recorrió el departamento un poco más y tomó varios productos delimpieza para la niña, entre ellos las toallas para bebé y pañales que buenafalta le habían hecho el día anterior.

¿En liquido o en polvo?, ¿Cuál es mejor? Les preguntaba Ron luego de unosminutos de recorrer el super, mostrándole a ambos productos para la ropa.

 

Para mí los dos son iguales.

Yo tampoco le veo la diferencia. Concordó Harry.

Aquí dice que deja la ropa reluciente. Decía leyendo lo que decía elprimero. Y este otro que el aroma permanece todo el día. Expuso dudoso.¿Cuál llevarían ustedes?

El primero.

El segundo. Soltaron al unísono el moreno y el rubio, Ron hizo una mueca.

Um
Llevaré los dos en ese caso. Dijo para dejarse de tanto problema,haciendo que éstos rodaran los ojos. Korean Beauty

Listo, creo que es todo. Sonrió satisfecho Malfoy, pero de inmediato éstase apagó al percatarse que los niños no estaban ahí, mirando alarmado a todoslados.

¿Shampoo con acondicionador juntos o separados cada uno? Discutía Ron conun irritado Harry.

Muchachos
Intentó llamar su atención, estupefacto.

Pero este dice control caída y huele bonito. Insistía el pecoso, viendola cara de fastidio de su amigo.

Potter, Weasley

¿O que tal este? Control caída, elimina la caspa y con fraganciamasculina.

Es mejor que el que olía a rosas silvestres. Reconoció cansado el oji-verde.

¡Los niños no están! Gritó para hacerse escuchar, llamando la atenciónenseguida de los dos hombres.

¿Qué dices? Preguntó sin entender su amigo.

¡¿Ya vieron a su alrededor par de idiotas?! Les cuestionó colérico,viendo como esos abrían los ojos con horror al ver que los niños no estaban,únicamente Harmony quien permanecía al lado de Harry en el carrito.

¡Esos chiquillos, Luna me va a matar! Lanzó el pecoso tomando suscabellos con desesperación.

¡Pues no serás el único con funeral! Espetó su cuñado con palidez.

Debemos tranquilizarnos y pensar

¡Pensar es lo que menos podemos en estos momentos! Soltaron al unísonoDraco y Ron.

No deben de estar muy lejos, piensen, ¿A dónde irían unos niños de ocho,siete y seis años? Les cuestionó. El pelirrojo y el rubio se voltearon a veresperando que uno de ellos dijera la respuesta. ¡Juguetes! Soltó irritado al verque éstos no captaban. Media hora después los padres sonrieron con tranquilidadal encontrarlos. Hugo, James y Scorpius estaba en el pasillo de electrónicajugando con los videojuegos de muestra. Mientras Kelly y Lucy en el pasillo dejuguetes y Lily mirando con interés un par de libros que se encontraban no muylejos de éstas.

̶ │ ̶

Día 5:

Vamos nena, es el de manzana, ¿Qué sucede? Insistía Harry al ver que laniña negaba llorando sin querer probar el puré de frutas que le había compradoayer.

¿Ya revisaste si se hizo popó? Sugirió James al ver a su padre enaprietos.

Sigue igual, está limpia
Contestó preocupado al ver que no dejaba dellorar, de los días que tenía con ella jamás había tenido problemas con Harmony.

Prueba con otra cosa, quizás no le gustó ese. Dijo ahora Lily, haciéndolegestos divertidos a su hermana para que dejará de llorar, consiguiendo nada másque esta llorara con más intensidad, molesta.

Ya, le di un poco de mango y me arrojó la cuchara a la cara. Les explicómostrándoles su playera blanca manchada de amarillo mientras veía como la niñasollozaba pasándose sus manitas por sus ojos verdes.

Ron rascó su nuca con nerviosismo al ver los botones de la lavadora nuevaque hacía unos meses le había comprado a su esposa.

 

"Normal: Pesado, regular, ligero";"Casual: Regular, ligero, Delicado", ¿De verdad había alguna diferencia? Sepreguntó confundido, viendo inseguro los botones.

Dejémoslo al azar. Se dijo cubriéndose el rostro mientras le daba un parde vueltas al botón con la esperanza de que Merlín lo ayudara a tomar la mejordecisión. Aplastó inicio y automáticamente ésta comenzó a llenarse. Bien,ahora, ¿Cuánto detergente se usa? Inquirió viendo aquellos dos productos que habíacomprado en el super con los chicos. Esto estará bien. Dijo vaciando una tapaen la lavadora, miró unos segundos en silencio el fondo. Un poco mas no lecaería mal. Murmuró, dejando la tapa de lado y dejando que un gran chorro del líquidoespeso callera en la ropa.

¡Papá, Hugo no deja de brincar en mi cama, necesito hacer mi tarea! Se quejósu hija mayor, mirándolo sería con aquellos penetrantes ojos azules que habíaheredado de su madre. Ron se pasó una mano por la sien con cansancio.

Desde que comimos nieve ayer ese niño esta imparable. Le comentó irritadodirigiéndose a las escaleras. ¡Escúchame, tienes que dejar a tu hermana
!Intentó reprenderlo apenas llegó a la habitación, pero fue recibido por un granchorro de pintura que le robó el habla. Ron crispó sus puños y Lucy supo lo quevendría, pues inmediatamente se llevó las manos a los oídos con fuerza. ¡HUGO!Estalló con el rostro rojo de cólera.

¿Y si hacemos el de chocolate? Sugirió Scorpius a su padre mostrándole lacaja que tenía.

¿Es muy difícil de hacer? Les preguntó dudoso leyendo las instruccionesde cómo hacer el pastel.

No, mamá lo hace todo el tiempo y ya revisé la nevera, tenemos todos losingredientes. Le aseguró su hija. Draco meditó un momento si sería buena idea,después de esos cinco días que llevaba con ellos había aprendido que todo loque era fácil para Ginny terminaba siendo la perdición para él.

¡Por favor, papá! Suplicaron los dos rubios abrazando las piernas de supadre. Draco dejó salir un suspiro cansado.

De acuerdo. Aceptó, no imaginándose que el pronunciar esas dos palabrasiba a ser peor recibir la maldición cruciatus.

¡Yo voy a hacerlo! Exclamó Kelly arrebatándole el batidor manual a suhermano, luego de veinte minutos de intentar hornear el pastel.

¡Dijiste que tu revolverías el de chocolate y yo el de vainilla! Se quejósu hermano mientras tomaba el utensilio para arrebatárselo.

¡No, tu dijiste que lo decorarías! Rebatió mientras tomaba un huevo quese encontraba sobre la encimera.

¡Niños, es suficiente! Decía su padre tratando de calmarlos.

¡Eres una tramposa! Le acusó enojado mientras tomaba un puño de harina yse lo arrojaba a su hermana. Draco abrió los ojos como plato al ver a su hijatotalmente bañada de aquel polvo blanco.

¡Eres un
! Dijo entre dientes ésta con peligrosidad, lanzándole el huevoque sostenía a la cara.

¡Basta! Bramó su padre sintiendo de repente que algo lo golpeaba en lacara, y es que los niños le habían arrojado uno de los cucharones con los quepreparaban el pastel. Draco miró atónito como sus hijos se peleaban arrojándosetoda clase de cosas que se encontraban en la encimera, viendo como de la cocinaal comedor volaban toda clase de artículos, desde comida hasta utensilios.

 

¡Merlín, yo que tu mandaba a fusilar a Harry! Decía la pecosa atónitaluego de escuchar lo que le dijeron James y Lily a Hermione.

Baña mejor a su perro. Concordó Luna estupefacta, haciendo referencia aaquella vez que bañó a Harmony. Hermione miró preocupada a sus amigas, luego deque acordaran aquella estúpida apuesta, las chicas fueron contactadas por losniños y un vecino de Ron, pues alegaba que con frecuencia escuchaba gritos enla casa.

Ron no se queda atrás, ¿Escuchaste lo que dijo Lucy? Dijo recordándolecomo la niña les había dicho que su padre había usado una aspiradora pararecogerle el cabello. Además, ¿olvidas que casi se intoxica el solo en el bañopor vaciar media botella de ácido en el inodoro? Agregó.

Debo reconocer que lo de la niña fue ingenioso de su parte, pero lo delbaño muy estúpido. Aceptó la rubia, igual de preocupada que Hermione.

O cuando Draco los durmió a las tres de la mañana porque llevaban dos díasatrasados con sus tareas. Agregó mirando a Ginny esta vez, la pecosa fruncióel ceño también preocupada.

Tenemos que volver
demandó la rubia, viendo la mirada inquieta de sucuñada y su amiga.

Debes tranquilizarte, volveremos esta noche. Le recordó la castaña, peroesta negó.

¿y por qué esperar?, ¿Ya olvidaste lo que nos dijeron los niños ayer? Lespreguntó Luna, haciendo que ambas negaran preocupadas.

Flash Black

Un grupo de niños discutía en uno delos pasillos del super, vigilando que ninguno de sus padres estuviera cercaspara oírlos, Hugo había robado con facilidad el celular de Ron para contactar asu madre.

Lo que oíste mamá. Decía Lucyescondida con su hermano y sus primos. Ha perdido completamente la cabeza, tienes que volver. La apurópreocupada. Sólo comemos comida enlatada y creo que papá bajó de peso Leexplicaba angustiada.

¡Yo también quiero hablar con ella!Le pidió su hermano menor. ¡Papá lleva tres días bañándome en el jardín! Se quejóante el trato poco delicado de su padre tan pronto tuvo el teléfono entre susmanos. ¡Vuelve mamá! Le suplicó el pequeño pelirrojo.

No se preocupen niños, regresaremosmañana por la noche. Le aseguró su madre con gesto preocupado.

Tía Luna, ¿esta mamá contigo? Preguntóla menor de los Malfoy. ¡Papá nos da café en la mañana! Soltó tan prontoescuchó la voz de su madre. ¡Lleva tres días sin dormir e inventó que Scorpiusestaba enfermo para que no se presentara a su examen de matemáticas! Le empezóa explicar atropelladamente la niña.

Cariño, tranquila
Pero oyó queScorpius le arrebataba el teléfono.

Cuando se levanta me da miedo, ¡separece al abuelo Lucius! Ginny abrió los ojos con horror ante eso último. Siguióel turno de James y Lily

Hijos

¡La comida de papá es horrible!Lanzó la castaña con apuro.

¡Huele a popó todo el tiempo! Lesiguió James.

¡Nos suspendieron en la escuela!

James, Lily

Y trajo a Harmony sin pañal

¿Qué? Soltó estupefacta.

 

Se acabaron los pañales y usó unatoalla para cubrirla. Hermione se llevó las manos a la sien no creyendo lo queacababa de escuchar, ¡Lo iba a matar!

Fin del Flash Black

El trio de chicas se miraron en silencio unos segundos

¡Tienes razón, hay que irnos! Lanzó de repente la castaña mientras tomabasu bolso seguido de sus amigas.

Nunca le había gustado ir a San Mungo por el simple hecho de que siempreque lo hacía era por malas noticias, con la única excepción del nacimiento desus hijos. Y en esa ocasión, ahora estaba en un hospital muggle, pues luego deque pasaron un par de horas y la pequeña no dejara de llorar, la preocupaciónempezó a embargarlo, pues a Harmony le comenzaron a brotar manchas rojas en elcuerpo y no necesitó pensarlo dos veces para correr al hospital más cercano.Prefería mil veces ser él quien estuviera en su lugar, con mil costillas rotasde ser necesario, ¡Merlín, ojalá Hermione estuviera aquí! Pensó abatido sentadoen aquella sala de espera con sus hijos, ella sabría que hacer ante estas situaciones.

¿Cuándo traerán a Harmony? Preguntó curioso James acercándose a su padre.Harry se talló los ojos con rapidez para que estos no lograran ver sus lágrimas.

Pronto. Se limitó a decir forzando una sonrisa para no preocuparlos.

Señor Potter. Escuchó decir a un médico en la sala de espera. Harry se incorporóenseguida y se acercó.

¿Cómo está mi hija? Quiso saber preocupado.

La niña está bien. Le aseguró el pediatra, regalándole una sonrisa paratranquilizarlo. Sufrió una reacción alérgica, ¿Consumió algo diferente entrehoy y ayer? Le preguntó éste mientras anotaba algo en su tabla de apoyo.

Bueno, ayer hice el super y compré puré de frutas, sólo se comió el de plátanoy

¿Lo había comido antes? Harry negó. Debió ser eso, entonces. Añadióenseguida el hombre. Parece que su pequeña resultó ser alérgica a esta fruta,no es muy común, pero suele suceder. Le explicaba. Le recomendaré que lerealice unos estudios para estar seguros de cualquier modo. Daré su alta enunos minutos. Le informó entregándole un papel firmado. Harry soltó el aireque había estado conteniendo desde que salieron de casa, ¡Estaba bien! Sonrió,regresando hacia los niños, sintiendo de pronto la necesidad de abrazarlos.

El niño abrió sus ojos como plato al ver la mirada furiosa de su padre, ¡Estabaen problemas!

¡Suelta
esa
botella! Le ordenó entre dientes sin apartar su mirada azulde él.

Papá
Le llamó la rubia como no queriendo.

Ahora no, Lucy. Se limitó a decir mientras se acercaba al niño y le arrebatabala botella.

Papá
Insistió la niña preocupada, viendo a través del barandal laprimera planta.

¿Cuál es tu problema, Hugo? ¡Has visto
!

Papá

¡¿Qué?! soltó colérico, girándose hacia ella y Hugo aprovechó esaoportunidad para echarse a correr. Ron maldijo al cielo, mientras se acercaba ala niña. ¿Qué sucede? Quiso saber serio, pero tan pronto estuvo con ella lonotó de inmediato. Bajo las escaleras la casa estaba absolutamente llena deespuma cubriendo gran parte del living, el pasillo y probablemente parte de lacocina.

¡Miren, parezco Hagrid! Les gritó el niño desde abajo con una sonrisadivertida, luciendo una larga barba de espuma.

 

¡Merlín, la lavadora! Exclamó bajando a prisa las escaleras.

¡Papá, cuidado
! logró decir apenas Lucy, pero su padre ya habíaresbalado sobre los últimos escalones.

¡¿Pero que diablos ha sucedido aquí?! Escucharon los tres desde laentrada, viendo a una atónita Luna. Los rostros de los niños se iluminaron y seecharon a correr por sobre la espuma hacia su madre.

¡MAMÁ! Soltaron eufóricos mientras la abrazaban, siendo recibidos congusto por la rubia.

¿Dónde está su padre? preguntó mientras les quitaba espuma del rostro,sintiendo de pronto que alguien la abrazaba de los pies.

¡No vueltas a irte! Dijo en un sollozo el pecoso abrazando con fuerza lospies de la rubia. ¡Esto es un infierno sin ti
! Intentaba decir sin poderocultar sus lágrimas. Su esposa se llevó la mano al pecho conmovida ante elrecibimiento de su esposo.

Ron
Dijo cuando estuvo a su altura.

¡Tú eres la mejor y siempre lo serás, jamás debí dudar de ti! La casa estapatas arriba desde que te fuiste, no he dormido bien, los niños están sucios,¡Y llevo usando el mismo bóxer tres días! Chilló angustiado mientras laabrazaba incluso con mayor necesidad que sus dos hijos.

Tranquilo, ya estoy aquí. Decía entono suave como quien trataba con un niño.

¡Han sido los peores cinco días de mi vida! Le decía con lamento. ¡Nuncavuelvas a irte, ¿entendiste?! Le dijo separándose y tomándola del rostrobesándolo desesperado. Te prometo que no me ausentaré tanto por el trabajo, teayudaré con los niños, con la casa, ¡Pero no vuelvas a irte! Hablabaatropelladamente sin dejar de abrazarla.

No iré a ningún lado. Le aseguró sonriendo divertida.

¡Merlín, no sabes cuánto te amo! Volvió a tomarla del rostro para besarlacon urgencia sin importarle ya que la casa estuviera llena de espuma y los niñoscorrieran jugando llenos de pintura con Rex detrás de ellos.

¡HE DICHO QUE BASTA! Gritó colérico el rubio, viendo como sus hijos sedetenían de repente y volteaban a verlo. Escuchen bien lo que les voy a decir
Decía entre dientes con los puños apretados. Quiero esta cocina limpia antes de que
Perose vio interrumpido por la fuerte explosión que vino del horno. Los niños deinmediato corrieron hacia su padre asustados.

¡¿Qué fue eso?! Soltó Kelly abrazando las piernas de Malfoy.

¡El pastel! Exclamó Scorpius atónito, señalando como el horno comenzaba adesprender humo.

¡Lo que me faltaba! Escupió molesto mientras se apartaba de los niños yse dirigía hacia el horno siendo recibido por una enorme capa de humo que lohizo toser.

Ginny optó por aparecerse en el jardín trasero de su casa y así darles lasorpresa de que había vuelto, pero tan pronto estuvo ahí oyó unos gritosprovenir de adentro. Desconcertada, abrió la puerta y cuál fue su sorpresa alser recibida por un fuerte olor a quemado, además de una capa gris que cubríagran parte de la casa, ¿Qué demonios estaba pasando allí adentro? Se preguntó alarmadadirigiéndose a la cocina al ver que provenía de ahí.

Esto es un desastre. Decía el Slytherin viendo el horno de la estufacompletamente quemado y ni hablar de su pastel, ese ya estaba reducido acenizas. Tu madre nos va a matar. Dijo mientras tomaba unos guantes y sacabael plato de aluminio con cuidado.

 

¿Eso quiere decir que no habrá pastel? Preguntó desilusionada la pequeña,dejando de lado la discusión con su hermano mayor.

Tal vez si hubieras cumplido lo que acordamos
Comenzó el niño de nuevomolesto.

¡Scorpius! No iba a tolerar ni un solo grito más, la cabeza le dolía porla falta de sueño, la cocina estaba hecha un desastre, los niños estabansucios, él lleno de hollín y el horno ni siquiera se podía cerrar ya.

¡Pero que
! Apenas y pudo pronunciar la pelirroja, estupefacta al ver lascondiciones en que se encontraba su cocina.

¡Mamá! Gritaron los niños con una sonrisa, olvidándose de su pelea,corriendo hacia su madre.

¿Qué fue lo que pasó? Preguntó alarmada tomando a los niños del rostro,no prestando atención a lo que estos decían pues revisaba si no tenían algúndaño.

Quisimos hacer un pastel
Empezó el niño atropelladamente.

Pero Scorpius comenzó a pelear conmigo
Intervino su hermana.

¡A mí me tocaba el de vainilla y
!

¡Me lanzó la harina!

¡Ella me arrojó un huevo! Lanzaban a la par molestos, confundiendo a sumadre.

¡Escuchen! Los detuvo. Quiero que vayan arriba y ambos se den un baño,cuando estén listos hablaremos de esto, ¿De acuerdo? Demandó con seriedad,ambos niños asintieron para después subir. Ginny se giró hacia su esposo con expresiónsevera, pero tan pronto vio su aspecto se le oprimió el pecho.

Adelante, dilo
Le animó con disgusto al verla acercarse a él. Di "Te lodije", "Te dije que no podrías tu solo y que
" Pero fue callado por los labiosde la pecosa, sorprendiéndolo. ¿No estas molesta? quiso saber desconcertadotan pronto se separaron.

No tienes idea de cuánto. Reconoció tomándolo del rostro para volverlo abesar. Pero los niños están bien y eso es lo único que importa. Le asegurómientras limpiaba un poco de hollín de su rostro.

¿Entonces
? La miró inseguro.

Me comprarás otra cocina desde luego. Le dijo viendo al rubio asentir. Teves horrible. Observó. Cuando los niños me llamaron y me dijeron que teníasel aspecto de tu padre, no pensé que hablaran en serio. Decía preocupada alver las pronunciadas ojeras de Malfoy.

¿Los niños hablaron contigo? Enarcó una ceja. ¿Y cómo es eso de que me parezcoa mi padre? Rebatió ofendido haciendo reír a su esposa.

Ya te lo explicaré después, ¿hace cuánto que no duermes? Inquiriómientras tomaba un trapo y removía harina de su cuello.

Con este día van cuatro, en el trabajo me quedé dormido varias veces en miescritorio, pero solo en intervalos de una o media hora. Le explicó.

¡¿Cuatro días?! Exclamó sorprendida.

El café me ha mantenido despierto.

Pero creí que tu odiabas el café. Dijo extrañada.

Exacto. Hizo una mueca.

¿Qué fue lo que pasó? Agregó al recordar lo que dijeron los niños, Dracosuspiró cansado.

Intentábamos hornear un pastel, los niños empezaron a discutir, olvidé elhorno y bueno
este fue el resultado. Resumió apenado volteando hacia lacocina. Lo siento. Murmuró mientras la tomaba de la cintura.

¿Por qué? Preguntó mientras le rodeaba el cuello con las manos.

Por ser un desconsiderado todos estos años. Estaba siendo un idiotacontigo y no me daba cuenta
Reconoció abatido.

 

Te habías tardado en decirlo. Se burló sonriendo.

La casa es un caos sin ti, Ginny.

¿La casa?, ¡Ustedes! Le corrigió riéndose.

¡Oye, de verdad me esforcé! Le dijo ofendido, pero tratando de ocultar susonrisa.

Sabes que tendrás que ayudarme más con nuestros hijos a partir de ahora,¿no? Declaró con seriedad viéndolo asentir.

Haré absolutamente todo lo que me pidas. Le aseguró besando su mejilla.

¿Ayudarás a los niños con su tarea? Draco asintió. ¿Los llevarás y los traerásde la escuela?

Si.

¿Me ayudarás con la limpieza de la casa? Volvió a asentir.

Y hasta te acompañaré al super si así lo quieres, pero con una condición.Agregó serio.

¿Cuál? Inquirió curiosa.

¡No vuelvas a irte! Dejó salir para abrazarla con fuerza.

Si este va a ser el recibimiento cada que me vaya, tendré que hacerlo másseguido. Le comentó risueña entre el abrazo.

¡No! Soltó con horror. ¡Otra vez no! Ginny comenzó a reír.

¿Dónde está tu orgullo, Draco Malfoy? Se mofó al separarse.

Te amo.

Si que lo has destruido. Rio divertida viendo como su esposo sonreía.

Engreída. Fue lo último que dijo antes de besarla.

Hermione miraba ansiosa por la ventana, esperando que Harry se aparecieraen cualquier momento. Después de acordar con las chicas que era el momento deregresar, ella prefirió tomar el auto, sorprendiéndose al llegar a su casa yencontrar la puerta principal y la cochera completamente abierta. Pensó que probablemente había sido un descuidoy que estarían arriba, pero todo estaba completamente vacío y hasta habló conlos vecinos para saber si habían visto a los niños, pero sólo la vieja ancianaque vivía al lado dijo haberlos visto salir deprisa a los cuatro en el auto. Yeso sólo ocasionó que su preocupación fuera en aumento, pues tenía la sensaciónde que se trataba de los niños.

¿Por qué no contestas? Preguntó angustiada al escuchar la contestadoradel celular del moreno, ya casi oscurecía y no tenía noticias de ellos.Contactó a Ginny y Luna para saber si los esposos de éstas sabían algo, peroambos aseguraron no saber nada de su amigo desde la tarde.

Harry miró por el retrovisor interior como la pequeña Harmony dormíaplácidamente en el portabebés mientras manejaba a casa.

Tengo sueño. Declaró Lily tallándose sus ojos verdes.

Solo quedan un par de cuadras, ya casi llegamos. Contestó su padre. Alllegar, no se extrañó al ver la cochera y la puerta principal cerrada, habíasalido tan deprisa que ni siquiera recordaba haberlas dejado abierta. Parqueóla camioneta y se dispuso a quitarle el seguro a Harmony, mientras sus hijosbajaban.

Hoy es viernes, ¿Podemos pedir pizza? Le preguntó James mientrascaminaban hacia la puerta principal.

Después de que tomes un baño, campeón. Le aseguró Harry con una tenuesonrisa mientras abría la puerta con cuidado para no despertar a la más pequeña,no esperando que los mellizos gritaran el nombre de su madre y despertaran a lamenor.

¡Mamá! Gritaron al ver a Hermione parada en medio de la sala, sin dudaren ir a su encuentro. Harry permaneció alejado luego de sacar a la niña delportabebés tras despertar, viendo como sus hijos le contaban lo acontecido esosúltimos cinco días a su madre.

Pensé que regresarías antes. Le recordó Lily tan pronto se alejó.

 

¡Nos hacías falta, má! Dijo James quien aún la abrazaba.

Y ustedes a mí. Decía besando sus cabezas cariñosamente sentada en aquelsillón.

Ma-má
Pronunció la más pequeña desde los brazos de su padre, estirandosus pequeñas manitas hacia su madre.

Ven aquí, cariño. Soltó enternecida al ver que la bebé también quería suatención y tan pronto estuvo en sus brazos no dejó de hacerle cariños y besarsus suaves mejillas. ¿Has tratado bien a papá? Le preguntó sonriendo.

Fue la que mejor se portó. Comentó al fin Harry de brazos cruzados, ganándoseuna mirada de reproche por parte de los mellizos.

Esperó que no te incluyas en esa oración. Espetó Lily también con losbrazos cruzados, adoptando la expresión de su madre cuando estaba molesta,sacándole una sonrisa a su padre.

¿Dónde estaban? Quiso saber tan pronto los niños los dejaron solos,únicamente con Harmony que aún permanecía en los brazos de Hermione.

En el hospital. Le hizo saber serio.

¿Qué hacían ahí? No pudo evitar sonar preocupada. Harry suspiró cansadotomando la mano de su hija sin voltear a ver a la castaña a la cara.

Harmony tuvo una reacción alérgica a un puré que le compré. Contestó regalándoleuna tenue sonrisa a su hija, pero sin que ésta llegara a sus ojos, aún estabaasustado por lo que pudo haber ocurrido. Hermione pudo ver en su mirada que laculpa lo carcomía.

Harry
Intentó decir afligida tomando una de sus manos.

Mandé a mi hija al hospital, ¿Qué clase de padre soy? Soltó por fin deforma ahogada, regresando a ver a su esposa.

No podrías saberlo, cielo. Le tranquilizó mientras le pasaba una mano porsu frente de forma cariñosa.

Esto no funciona sin ti, ¿sabes? dijo mientras tomaba una de sus manos yla besaba con dulzura. Yo no funciono sin ti.

Lo has hecho bien. Trató de animarlo, viendo como éste negaba.

Los niños lo dijeron: fue horrible. La corrigió. ¿Nos extrañaste? Preguntóluego de unos segundos de silencio que permanecieron mirándose, aún con supalma cerca de sus labios. Hermione asintió con una sonrisa.

¿Y tú? Agregó ahora ella.

No te podrías imaginar cuánto. Murmuró sonriendo al tiempo que soltaba sumano y se acercaba a su rostro.

Convénceme. Le retó levantando el mentón con soberbia, pero sin poderocultar su sonrisa. Y eso fue suficiente para que Harry acortara la distanciaentre sus bocas, siendo recibido gustosa por su mujer.

Te amo, Hermione. Le dijo al separarse.

¿Es imaginación mía o algo huele mal aquí? inquirió su esposa haciendouna mueca, rompiendo con la magia del momento.

Debes estar confundida. Decía tratando de besarla de nuevo, viendo como éstase alejaba.

Por supuesto que no estoy confundida y estoy segura de que viene de ti. Declarómientras se llevaba una mano a la nariz. ¡Merlín, Harry! Me voy unos días, ¿yya olvidas como se usa un baño?

¡Si me he bañado! Rebatió ofendido.

Pues mi sentido del olfato me dice otra cosa. Le aseguró como noqueriendo.

He tenido problemas para cambiar de pañal a Harmony, eso es todo. Reconoció.¿Ya puedes besarme otra vez? Pidió irritado por su interrupción.

Continuaremos nuestro beso cuando hayas tomado un baño. Fue lo último quedijo antes de subir a su habitación.

 

¡Hermione! Protestó cuan si le acabaran de negar un dulce a un niño.

̶ │ ̶

¡Dame
mi
escoba! Le exigía James en un intento de arrebatársela.

¡No
yo la
agarre
primero! Se negaba Kelly sin soltarla.

¡James, deja de pelear y préstale tu escoba! Lo amonestó su padremientras caminaba con un plato de costillas que acababan de salir.

¡Pero es mía! Se quejó el niño.

¡Kelly es suficiente, dale la escoba a James y ven a comer! Habló ahorael padre de ésta.

¡Pero, papi
!

Pero nada, anda. Señaló la mesa de los niños que se encontraba en eljardín, la rubia bufó molesta y soltó la escoba caminando hacia su padre.

Ya los quiero ver cuando sean novios. Comentó divertido Ron mientras abríauna cerveza. Harry y Draco lo regresaron a ver desconcertados.

Eso jamás pasará. Manifestó serio Malfoy de brazos cruzados.

No seas celoso, hurón Le decía su cuñado mientras le daba una palmada enla espalda, burlesco.

¿Y porque Kelly y James? Le cuestionó. ¿Qué tal si James termina conLucy? Agregó, viendo como la sonrisa del pecoso se borraba.

Ni siquiera lo sueñes. Le advirtió.

Oigan, no metan a mi hijo en esto

¿Qué me dices de Lily y Scorpius? Dijo con mofa hacia el moreno elSlytherin.

¡Olvídalo! Rebatió enseguida molesto. Ginny, Hermione y Luna observabanextrañadas la discusión que sus esposos tenían.

Harry
Le interrumpió la castaña haciéndole una sutil seña con la miradade que estaban esperando la comida.

Lo siento. Se disculpó colocando el plato en la mesa. El almuerzotranscurría en armonía, los niños comían tranquilos sin discutir, Harmony dormíaplácidamente en la mecedora que le había comprado su padre y una agradablebrisa corría.

¿Tu que opinas, Hermione? Habló la pecosa mientras tomaba su vaso delimonada, viendo de reojo como sus maridos discutían acerca del último partidode quidditch. ¿Irnos la próxima semana o hasta el mes que entra? Los hombresguardaron silencio de repente y las regresaron a ver.

¿De que hablan? Quiso saber el hermano de ésta sintiéndose alarmado depronto.

De lo que acordamos, ¿ya lo olvidaron? Quien ganara se iría de viaje unasemana y el que perdiera cuidaría a los niños

¡NO! Soltaron al unísono los tres asustados.

¿Qué pasa? Se burló Ginny.

¿Hay alguna forma de cambiar esto? Preguntó con urgencia Ron dirigiéndosea su mujer. No sé, ¡lo que sea menos dejarnos solos con los niños de nuevo! Decíadesesperado.

Tranquilízate, Ron. Después de lo que ocurrió, lo último que haríamos seríadejarlos solos con los niños de nuevo. Le hizo saber su amiga.

¡Gracias a Merlín! Soltó aliviado llevándose una mano al pecho.

No quiero estropear mi lavadora otra vez. Declaró Luna, viendo como lasmejillas de su esposo adquirían un tono rosado.

Y yo mi cocina. Malfoy sonrió con vacilación.

O que mi habitación huela a la popó de mi bebé por tres días. TerminóHermione, Harry apartó la mirada fingiendo espantar un insecto.

Las costillas estuvieron deliciosas, Ginny. Decía su cuñada mientras ellay Hermione la ayudaban a levantar los platos.

Gracias, mamá me pasó la receta. Dijo una vez entraron.

Ya quiero ver que nos preparara Harry la próxima semana. Comentódivertida la rubia, haciendo sonreír a Hermione.

 

¿Si le sirvieron las clases de cocina? Preguntó curiosa la pelirrojamientras se acercaba a ellas, la castaña asintió.

Los niños están encantados con sus platillos, pues según ellos después dela última vez que cocinó solo le faltaba tener manos a esa cosa. Las chicas sesoltaron a reír. ¿Qué me dices de Draco?

Va mejorando. Obligó a Scorpius a tomar clases de matemáticas los fines desemana, él se encarga de llevarlo y traerlo, además de ayudarle con sus tareas.Le explicó también sonriendo. ¿Mi hermano ya puede bañar a mi sobrino? Estavez se dirigió a Luna.

Ambos acordamos con Hugo que si no protestaba lo dejaríamos comer nieveuna vez por semana.

Creí que habías dicho que se ponía muy activo con el azúcar. Le recordóHermione, viendo extrañada como la rubia asentía.

Así es, pero desde que lo aplicamos ha estado más tranquilo. Ron es quiense asegura que no haga trampa. Reconoció mientras tomaba asiento en una de laslargas sillas que se encontraba cerca de la barra de Ginny. Además, ya sabehacerle coletas y trenzas a Lucy.

Vaya, ¿se dan cuenta? Decía sorprendida la pelirroja tomando asiento también.Desde que regresamos es como si nuestros esposos fueran otros. Ambasasintieron de acuerdo.

Solo necesitaban escarmentar un poco. Dijo Hermione viendo como Harrytomaba en brazos a Harmony desde la ventana.

Lo que me hace recordar
Interrumpió la Ravenclaw. No hemos hablado denuestro premio. Nosotras ganamos y quiero mi viaje. se quejó.

¿Qué hay de los niños? Inquirió la pecosa preocupada.

Bueno, los tres han mejorado bastante. Ron ya sabe usar una lavadora, notiene problemas para bañar a Hugo, sabe peinar a Lucy y hacer el super. Decíarecordando aquella vez que su amiga se quejó al encontrar la nevera repleta deNuggets de pollo y leche entera. Draco ayuda con las tareas a los niños, Kellyya no se vomita en el auto y odia la comida rápida. Añadió haciendo énfasiscuando Ginny casi lo mata al saber que se había acabado la mesada. Y Harry yasabe cocinar, el mismo le prepara papillas de fruta a Harmony y le cambia elpañal sin hacer un desastre.

Entonces, ¿Qué sugieren? Ginny miró a ver a ambas chicas.

Yo digo que viajemos. Propuso la rubia con firmeza. Podemos ir a Italiay ya estando ahí movernos a la isla de Capri, Venecia, Cerdeña

¿Tu que opinas? quiso saber la castaña mirando a la pelirroja, éstaasintió. Siendo así, habrá que esperar y ver que dicen los muchachos.

̶ │ ̶

¡NO! Decía por milésima vez mientras cerraba la llave del grifo y seenvolvía en una toalla de la cintura para abajo.

¡Solo serán tres días, Harry! Decía cansada Hermione en el baño tambiénmientras se enjuagaba la boca y se secaba.

¿Ya olvidaste que pasó la última vez? Le recordó al abrir la puerta.

Y no volverá a pasar
Le aseguró mientras caminaba a su cama y preparabasu lugar para dormir.

Hermione, ¡Malfoy hizo explotar su cocina! Enfatizó mientras buscaba supijama en uno de los cajones. Ron lleno su casa de espuma con una simplelavadora, ¿Cómo? ¡Nadie sabe! Hablaba exaltado.

Para eso estarás tú, cariño

Tu idea no me gusta. Le hizo ver molesto.

Los tres se ayudarán. Tu cocinarás, Ron lavará sus ropas y peinará a lasniñas.

 

¡El hurón no hará nada! Rebatió enojado.

Draco se encargará de hacer el super, llevará y recogerá a los niños de laescuela. Le interrumpió mientras se untaba un poco de crema en los brazos.

Eso lo puedo hacer yo solo
Renegaba mientras se colocaba su bóxer,Hermione rodó los ojos ante la terquedad de su marido.

No olvides que también los ayudará con la limpieza, tu eres el que harámenos cosas. Agregó mientras se echaba las cobijas y se apoyaba en el cabecerode la cama.

Claro, las tres comidas del día para diez personas sin contar los seisalmuerzos para la escuela, ¡Casi nada! Ironizo pasándose una toalla por elcabello una vez se colocó el pijama. Hermione lo observó molesta con los brazoscruzados. ¿Qué? Lanzó mientras se acomodaba en su lugar y dejaba la toalla delado. Cielo, perdóname, pero

¿De verdad no merezco unos días libres con mis amigas después dedicarme díay noche a nuestros hijos, además del trabajo? Le preguntó con fingidaindignación.

Claro que si, pero

¿Entonces? Dijo afligida, Harry se mordió el labio dudoso. Odiaba queusara ese tono con él.

No me hagas esto. Le rogó angustiado y Hermione supo que había ganado.

Si algo sale mal te prometo que regresaré cuanto antes. Le asegurósonriendo mientras se acomodaba en su pecho. Además podrán usar magia,¿Recuerdas? Harry gruñó mientras la abrazaba.

Cuando regreses tu y yo no saldremos de esta habitación los siguientes dosdías, ¿entendiste? Declaró serio.

¿Y porque no mejor tres? Le sugirió con coquetería desconcertando almoreno.

¿Qué planeas? Quiso saber con recelo mientras introducía una mano bajo sublusa de dormir.

James y Lily están con mis padres y Harmony no durmió su fiesta en todo eldía que dudo que despierte en toda la noche. Le explicaba mientras seacomodaba a horcadas encima de él.

Si este es uno de tus trucos para convencerme, déjame decirte que lo estasconsiguiendo. Le dijo mientras la tomaba de la cintura y besaba su cuellohaciéndola reír.

¿Entonces eso es un si al viaje? Volvió a preguntar mientras se quitabala blusa del pijama, dejando expuesto sus pechos a la vista del oji-verde,Harry tragó fuerte. No te escucho. Agregó con una sonrisa divertida al verlomaravillado con la vista que le daba su mujer.

Si. Dijo embelesado rindiéndose, besándola con urgencia. Hermione le retiró sus anteojos y apagó la lámparaque se encontraba cerca para así dar rienda suelta a los besos y caricias queansiosos se proporcionarían, ya vería después como le diría estando en Italiaque el viaje sería por quince días.

̶ │ ̶

¡Hola!

Me da gusto poder saludarlosde nuevo en este nuevo one-shot que les preparé. Honestamente, debo confesarque esto se me ocurrió el viernes pasado por la noche y bueno, aquí lo tienenxd Espero de verdad que lo hayan disfrutado tanto como yo al escribirlo, jamásme había divertido tanto al escribir un fic, tanto así, que lo terminé en menosde dos días ¡Ni en mi otro fic hago eso! Jajajaja "Entrenando a papá", pormucho se volverá mi fic favorito después de "¿Aún te amo?"

Cuando se me ocurrió la idea,pensé en buscar fics con este estilo, ya saben, Harry siendo padre y regándolacon los niños, para así ver si mi idea ya estaba plasmada por alguien más y dejarlopasar. Y si, tuve la dicha de encontrar unos muy buenos, pero solo mostrandouna mínima parte de lo que yo en verdad tenía en mente, así que dije, ¿Por quéno? ¡Vamos a intentarlo! Me concentré primero en la portada y tan pronto obtuveel resultado que quería, ya no había marcha atrás ¡Tenía que escribirlo si osi! Desconocía la verdad qué tipo de género se me da más, pero después de esto
creo que definitivamente es la comedia o no sé, al menos me siento más cómodacon este y se me facilita más que el drama, ¿o ustedes qué opinan? Dudas,reclamos, ya saben que pueden dejarlos en los comentarios jajaja

Sin más, me despidoagradeciendo a aquellos que se han tomado la molestia de leerlo.

-Laura.

Pd: Si hay errores de dedo,ruego me disculpen, tan pronto me dé cuenta los arreglaré.

Entrenando a papá - Potterfics, tu versión de la historia

Entrenando a papá - Potterfics, tu versión de la historia

El aroma de las hamburguesas inundó a Harry tan pronto salió con la jarrade agua fresca al jardín trasero, en donde sus amigos lo esperaban en la mesa.Una v

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-entrenando-a-papa-potterfics-2104-0.jpg

2023-02-27

 

Entrenando a papá - Potterfics, tu versión de la historia
Entrenando a papá - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/192684
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences