GUERRA DE SEXOS - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

GUERRA DE SEXOS
1. CAPITULO: HASTA SIETE CARTAS

El verano había acabado y Lily, una chica pelirroja d ojos verdes y muy mal genio, esperaba una carta. Se había pasado todo el verano pensando en el momento d volver a ver a James. James, era un chico moreno d pelo revuelto y ojos marrones, muy atractivo q volvía locas a + d medio Hogwarts. Y Lily estaba impaciente, mejor dicho desesperada x verle.

Ella y James se habían conocido hace tres cursos, en su primer año en Howarts. En un principio se llevaron muy bien, pero después de conocerse
ella había averiguado q era un muchacho estúpido q lo único q qeria era impresionar a las chicas.

Y os preguntareis: ¿X q qeria verlo entonces? Xq ella y sus amigas tenían preparada un magnifico "plan". Lily aquel fin de semana iba a ir a casa de Ann a dormir, ya q su madre la había invitado. Ann era una d esas niñas buenas q todo lo hacen bien, no era ni alta ni baja y tenía el pelo rubio y los ojos d un gris muy intenso. Allí se reuniría con el resto de sus amigas y seguirían con el plan.

A lo lejos Lily vio una lechuza y abrió la ventana para dejarla entrar. La lechuza entro y se posó encima de una jaula de metal. Lily cogió la carta q la lechuza tenia el la pata y la leyó. Era la invitación q esperaba para poder ir a la casa de Ann. Lily empezó a guardar todo en su baúl, cuando sonó el timbre. Lily bajó para abrir la puerta, y al abrirla se encontró con Ann llorando.

La izo pasar y la dio un vaso de agua. Le pidió q le explicara q la había pasado:

-¡He discutido con mi madre!- gritó Ann.

-¿X q habéis discutido?- preguntó Lily como si le estuviese ablando a un niño de 3 años.

-Xq dice q no m puedo juntar con la gente q m junto.

-¿A q t refieres? ¿No te abra prohibido juntarte con nosotras?- pregunto Lily a punto de perder los nervios. (Cuando Lily dijo a nosotras, se refería a Sophy, Sam y ella. Sophy era una chica bajita q estaba obsesionada x la moda y x eso siempre estaba cambiando su color d pelo. Tenía los ojos muy oscuros. En cambio Sam, era la pillina del grupo. Era morena y + alta q Sophy y tenia los ojos muy claros). Ann asintió. - ¿Q? No puede ser, pero si tu madre me a invitado a dormir a tu casa.

-Eso fue antes d q la dijera McGonagall, q su hija y sus amigas habían tomado prestados unos ingredientes de la clase de pociones.

-¿Q? ¿Solo x eso?- se sorprendió Lily - Pero si es una idiotez, encima las devolvimos al terminar


-Si, pero mi madre os toma como unas delincuentes q están malcriando a su niña. - esto último lo dijo imitando la voz de su madre.

-Tenemos q contárselo a Sam y a Sophy. Les escribiremos una carta.

Cuando Ann se tranqilizó Lily subió a su cuarto y cogió 2 pergaminos, uno para Sophy y otro para Sam, y 2 plumas. Empezaron a escribir las cartas explicando lo ocurrido:

Qerida Sam/Sophy
T escribimos esta carta para explicarte q la madre d Ann la a prohibido juntarse con nosotras x lo q pasó antes de verano con los ingredientes q cogimos d pociones. Sé q es una tontería pero si puedes venir t lo agradeceremos. Tendremos q dejar lo del plan para otro momento, esto es mucho + importante.
Un beso, Ann y Lily.

Después de mandar las cartas la madre d Lily volvió d hacer la compra e invito a Ann a qedarse a cenar, pero ella tuvo q marcharse antes d q su madre s diera cuenta d q s había ido a casa de una de sus delincuentes amigas.

Cuando Ann llegó a casa su madre la estaba esperando, pero Ann decidió no decirle nada y se fue a su cuarto a toda pastilla. Se encerró allí y se pasó toda la noche llorando.

A la mañana, Ann se despertó con el ruido d una lechuza al picotear la ventana. Tenía los ojos rojos de llorar y las mejillas coloradas. Abrió la ventana y le qitó la carta a la lechuza. La carta estaba a nombre d Sophy:

Qerida Ann:
No m puedo creer q tu madre t haya echo algo así. Eso m lo esperaría d alguien como mi padre pero no d tu madre. Es +, creo q mi padre a tenido algo q ver. Hace unos días mi padre recibió una carta de McGonagall diciendo lo q habíamos hecho y supuse q tus padres también la recibirían. Y hoy mi padre recibió una carta d alguien y no m qiso decir d qien era (he supuesto q d tu madre). Creo q mi padre le aconsejó a tu madre q t alejara d mí y eso es lo q a hecho.
Ahora estoy en Argentina, pero enseguida salimos para allí. Intentaré llegar lo antes posible. En cuanto llegue iré a casa de Lily.
Un beso, Sophy.

Ann se vistió y bajo a desayunar. No tenia mucha hambre así q solo cogió una magdalena.

-Ann, no t enfades, tu madre lo a hecho xq t qiere.- le dijo su padre al ver del mal humor q estaba. Su padre, Smith McGregor, trabajaba en Howarts como profesor d Historia d Magia y era muy comprensivo con todo lo q tenía q ver con su hija. En cambio su madre, Julia McGregor, trabajaba en San Munngo, y por eso protegía mucho a su hija, xq no qeria perderla como a muchos d sus pacientes.

-¡Pues q forma + bonita tiene d demostrármelo!- gritó Ann aplastando la magdalena contra la mesa dejándola hecha papilla.

-Y se q a sido un poco dura, pero ya voy a intentar hablar con ella y hacerla cambiar d opinión.- le dijo lo + comprensivo q puede ser un padre. Ann sonrió y se marcho hacia la puerta cuando su padre le dijo:

-¿Vas a ir a casa d Lily? Tranquila no se lo diré- él la guiñó un ojo. Ann asintió. - Dale recuerdos d mi parte.

Ann se llevó la carta d Sophy a casa d Lily y allí se la leyó. Lily le enseñó q ella también recibió una de Sam:

Qerida Lily
Esto es horrible, sé q la madre d Ann nunca m a podido soportar, pero q os haga eso a vosotras
Tienes razón, tendremos q aplazar el plan, pero q no se os olvide q lo tenemos en la lista de cosas pendientes.
En cuanto acabe d escribir la carta le pediré a mi hermano q m acerq.
Un beso, Sam.

Lily y Ann decidieron salir a dar un paseo para relajarse un poco, ya q esto las había hecho alterarse. Fueron a la cafetería d la esqina y se sentaron el una mesa junto a la ventana. Ann se dio cuenta d q un chico q llevaba la cabeza tapada con el gorro d la sudadera, x eso no se le veía ni la cara, no la qitaba un ojo de encima a su amiga. Ann le dio una patada por debajo de la mesa a Lily.

-¡Ay!- gritó Lily x el dolor q le produjo la patada d su amiga.- ¿Q t pasa? ¿T as vuelto loca como tu madre o q?

-Ja ja ja- con ironía - q gracia.

-Entonces, ¿q t pasa?

-El chico d la mesa d la izquierda, espera, no t gires- demasiado tarde, Lily ya se había girado- t esta mirando.

-¿Si?- dijo Lily emocionada - ¿Y si l pregunto xq m mira?

-¡Lily, creo q todos sabemos xq t mira!- ¿lo sabéis verdad?

-Ya pero
a lo mejor consigo algo
vete a saber
- dijo mirando todo el rato hacia atrás.

-Haz lo q qieras, yo aquí t espero.- Ann se cruzó d brazos.

-Vale.- Lily se levantó y fue hacia dond estaba el chico.- Ola, mi amiga m a dicho q me estabas mirando, ¿m conoces d algo?

-Si- dijo el chico con una voz q a Lily le sonaba bastante.- ¿tu a mi no?

-Pues
no t veo la cara así q no se si t conozco
- dudó Lily- ¿xq no t qitas el gorro? Y así t digo si t conozco.

-¿No reconoces mi voz? - pregunto otra vez el chico.

-Me suena bastante
pero ahora no caigo


-Bueno yo m tengo q ir.

-¿Q? ¿M vas a dejar con la intriga d saber qien eres?- se extraño Lily.

-Sí, pero no t preocupes mañana a las cinco estaré aqí, si t interesa


-Ya veré
- Lily se izo la interesante.

-Está bien, adiós- el chico se fue.

Lily volvió al sitio dond la esperaba su amiga y se sentó en silencio. ¿Qien sería aqel chico?, ¿d q la conocía? y ¿q qeria?

-Lily, ¿qien era?- pregunto Ann intrigada (como yo).

-No lo sé, pero creo q lo conozco, o x lo - él m conoce a mí.- dijo.

- Y ¿q qería?, ¿o tampoco lo sabes?- Lily negó con la cabeza, estaba nerviosa y no sabia las respuestas a las preguntas, como en los exámenes.

Lily miró el reloj de la cafetería, eran las 12.30, Sam estaría a punto d llegar, así q se marcharon a casa.

Sam las esperaba impaciente y un poco intranquila. Llevaba 15 minutos esperando


-¡Ya era hora! Llevo esperándoos 15 minutos. -dijo con tono d enfado- ¿Q tal las vacaciones?- dijo con mejor humor.

-Muy bien- dijo Ann, han sido geniales exceptuando esta ultima semana
-puso cara d perrito abandonado (ni se os ocurra abandonar a los perros eh, no es un consejo, es una orden).

-¿Y tu Lily?- preguntó Sam.- ¿Lily? ¿Lily? ¡LILY!

-¿Eh? Si, si, si
-dijo como cuando el profesor de geografía nos pregunta si hemos entendido algo y no hemos entendido ni papa.

-¿Estas bien?- preguntó Sam.

-Si, si, si


-¿Me vas a hacer los deberes d todo un trimestre?- preguntó Sam de nuevo, ya q había entendido q su amiga no la estaba prestando mucha atención.

-Si, si, si
- dijo Lily sin saber a lo q respondía.

-¡LILY! ¡NO M ESTAS HACIENDO NI CASO!- grito Sam enfadada.

-¡Ay! Perdón, pero es q estoy preocupada.

-¿Q le pasa?- esta vez Sam decidió preguntar a Ann, ya q sabia q la haría + caso q Lily.

Ann le contó lo q pasó en la cafetería a Sam, con todos los detalles q pudo.

-¡Aja!- grito Sam.

-¿Aja q?-preguntaron Lily y Ann a la vez.

-Q ya se qien puede ser ese chico- dijo sonriendo con sonrisa d niña + buena dl mundo.

-¿Qien?- preguntó Lily agarrando a Sam por la sudadera y sacudiéndola como si fuera una muñeca d trapo.

-Primero suéltame- Lily soltó a la chica- Tiene q ser algún admirador tuyo. Alguien q te esté constantemente vigilando
alguien a qien le importes mucho


-Pues como no sea un espejismo
- dijo Lily medio riendo.- Bueno dejemos ese tema, vamos con lo d Ann.

-¡Ah! ¡Si, se m había olvidado!- dijo Ann.

-Bueno, Ann, lo + importante es saber si tu padre está deacuerdo con lo q a hecho tu madre- dijo Sam.

-No, mi padre cuando m vio q m iba a casa d Lily lo único q me dijo fue q no le diría nada y q intentaría hablaría con ella para solucionarlo, q había sido un poco dura.

-Bien, vamos x buen camino.- dijo Sam frotando las manos.

-Sam, x tu cara supongo q tienes un plan ¿no?-dijo Lily un poco insegura.

-Si, tengo un plan, pero no voy a contároslo hasta q llegue Sophy.- sonrisa maliciosa.

Sam se iba a qedar en casa d Lily hasta q empezaran las clases, y Ann le pidió permiso a su padre para qedarse a comer en casa d Lily, y le pidió poniendo tono d niña buena y arrepentida q no le dijera nada a su madre. Así era como Ann conseguía la mayor parte d las cosas.

Cuando estaban comiendo el postre, un delicioso helado de limón (mmm
helado d limón, q envidia
) sonó el timbre. DIN DON

-¡Ya voy!- grito Lily, y salio corriendo dejando el helado a medias (como no vuelva rápido se le va a derretir
).

Abrió la puerta y una chica se le tiró encima para darla un fuerte abrazo.

-¡Lily! ¡Q ilusión volver a verte!- gritó Sophy- ¿Están aqí Sam y Ann?

-Si, han
- cuando iba a acabar la frase Sophy ya había entrado en su casa para ir a saludar a las otras chicas.-
comido aqí.

Cuando Sophy entro en la cocina les dio un fuerte abrazo a sus dos amigas. Tirando el rico y derretido helado d Lily al suelo (os dije q se derretiría). Y seguido dijo:

-Os e echado muchísimo d - , q wapas estáis, he estado d vacaciones en Argentina y os he comprado un montón d regalos q espero q os gusten mucho- dijo cogiendo 3 bolsas - m lo e pasado estupendamente bien, ¿Y vosotras, dond habéis estado?, ¿Q tal lo habéis pasado?, ¿Habéis conocido a algún chico wapo?- continuó sin respirar (un día d estos le da un patatús).

-Nosotras también t hemos echado mucho de -, tu también estas muy wapa, yo he pasado las vacaciones con mi hermano y Ann no se lo q ha hecho, y sí, hemos conocido a un chico, bueno mejor dicho
- Sam se giró y miro a Lily-
ha conocido a un chico. Y ahora x favor respira hondo.

Sophy no le izo mucho caso y siguió:

-¿Si, has conocido a un chico? ¿Cómo se llama? ¿Es wapo? ¿Es simpático? ¿De dond es?- preguntó Sophy muy emocionada dando saltitos d alegría.

-Si, he conocido a un chico, pero no sé ni como se llama, no sé si es wapo, ni simpático y tampoco sé d dond es.- contesto Lily decepcionada.

-¿Cómo es eso posible? Entonces, ¿lo conoces o no lo conoces?- Sophy levantó una ceja.

-No lo sabemos, hoy Lily y yo hemos ido a la cafetería y m he dado cuenta d q un chico q llevaba el gorro d la sudadera puesto le miraba mucho, entonces Lily se a acercado a él y le pregunto si se conocían y él la dijo q sí
, pero no pudimos saber qien era, xq no qiso qitarse el gorro
- Ann le contó la historia a Sophy 2 veces + sin olvidar ningún detalle.

-¡Q emocionante Lily! ¡Tienes un admirador secreto!- gritó Sophy dando otro d sus típicos saltitos d alegría.

Pero chilló tanto q Miranda, la madre d Lily se dio cuenta d lo q estaban ablando:

-¿Q? ¿Q mi Lily a tiene un admirador?- pregunto Miranda emocionadísima- ¡Q ilusión! ¿Cómo se llama? ¿Es mago? ¿Cómo es?

-Mamá
- Miranda seguía haciendo preguntas- mamá
- y ella seguía- ¡MAMÁ!- (a la tercera va la vencida).

-¿Q?, Lily tienes q controlar tu mal genio- y mirando a las amigas d su hija susurro- Eso lo heredó d su padre.

-Mamá deja a mis amigas en paz- ordenó Lily a su madre.

-Vale, pero m vas a tener q presentar a ese admirador.-Miranda sonrió.

-Sí, mamá.- mintió Lily, y por lo bajo dijo- eso será si yo l conozco primero


-Lily, pero ¿no t acuerdas q t dijo q mañana a las 5 estaría en la cafetería?- Lily asintió- Pues ya está, solo tienes q ir mañana a la cafetería y listo- dijo Ann sin saber en el lío q se meterían si iban a la cafetería ese día.

-Si Ann, es una idea genial y así podrás estrenar el regalo q t he traído
- Sophy se qedó pensativa.

-¿Q regalo?- preguntó Lily asustada.

-Los q os e traído d Argentina, es q con tanto saludo s m habían olvidado
- Sophy les entrego las bolsas.

El regalo de Sam eran unos bonitos piratas vaqeros ajustados y un TOP d color rojo q se ataba al cuello. El de Ann era un vestido d tirantes naranja con unas rajas al costado q dejaban ver parte del muslo d la chica. El regalo de Lily eran una falda, bueno minifalda vaqera y una camiseta d hombros descubiertos verde q tenia el dibujo d una margarita en medio.

Se probaron la ropa q su amiga las había traído d Argentina y se fueron al salón a hablar.

-Sam ¿vas a explicarnos ya cual es tu fantástico plan?- preguntó Ann desesperada.

-Si, pero tienes q estar dispuesta a hacer algo un poco
un poco no de tu estilo.- dijo Sam poniendo cara d no estar muy segura.

-¿Cuál es el plan?- preguntaron Lily y Sophy.

-Ann, primero tu tienes q escribir una carta.- dijo Sam.

-¿Una carta?-preguntó Lily- ¿para q?

-En esa carta escribirás q sin tus amigas no puedes vivir, q la vida no tiene sentido q qieres acabar con ella


-¿Pero para q?- dijo Ann un poco asustada.

-Le aremos creer a tu madre q si t aleja d nosotras intentaras suicidarte o t escaparas d casa.- les explico la morena.

-¿Q? ¿Tu estás loca Sam?- Ann estaba asustadísima- ¿Cómo voy a decirle eso a mi madre?

-Ann, no hay otro remedio; escribirás esa carta, la dejaras tirada x tu cuarto y cuando tu madre la encuentre, será cuando tu padre tenga q ayudarnos.- continuo Sam- Él le dirá q te ve muy deprimida y q últimamente no comes casi nada
, entonces ¿q os parece?

-Fatal.- a Ann le pareció muy exagerado.

-Pues yo creo q es un buen plan, y hoy podrías qedarte a dormir en mi casa y yo llamaré a tu madre diciendo q e encontrado una carta en la q ponía q t has escapado d casa y q sino t deja estar con nosotras no volverás a casa.- dijo Lily.

-¡Es genial! - gritó Sophy totalmente d acuerdo.

-¿Ann?-pregunto Sam esperando una respuesta.

-Está bien
-cedió Ann- pero si esto se tuerce
contaremos toda la verdad, ¿vale? -Las tres chicas asintieron.

Ann empezó a escribió la carta q tendría q dejar tirada mediante magia x su cuarto:

Sábado 25 de Agosto
Estoy harta d todo, no puedo más, mi madre no m deja hacer lo q qiero, ahora se le a ocurrido prohibirme salir con mis amigas por una cosa muy estúpida. Y yo se q mi vida sin mis amigas no tiene sentido, ¿para q vivir si no están ellas a mi lado? No aguanto mas, si mi madre sigue así me voy d casa
NO LO SOPORTO!!!
Ann

-Ya está, ¿q os parece?- preguntó Ann al terminar la carta.

-Es genial- dijo Sam al terminar d leer la carta y la mandó mediante magia al cuarto d Ann - ahora llama a tu padre y intenta convencerle, q va a ser lo mas difícil, d q nos ayude con el plan.

Después d cenar Ann llamó a su padre, al principio fue un poco difícil, pero al final decidió ayudar a las chicas, xq ellas insistían en q era x una buena causa, así q el no tuvo más remedio q ceder y ayudar a su hija.

A las 9 d la noche llamó la madre d Ann, parecía q ya había leído la carta:

-Hola -dijo la madre d Ann- dile a mi hija q vuelva a casa ahora mismo y q cuando vuelva tendrá una charla conmigo q escribir esa carta a sido una tontería.

-Señora McGregor, es q tengo q contarla algo, su hija no está en mi casa.- mintió Lily- Hoy he encontrado una carta d Ann en la q decía q se había escapado d casa y q no volvería hasta q usted la qitara el castigo.

-¿Q? ¿Mi hija no está en tu casa?- parecía preocupada -¿Sabes si esta bien, no decía nada en la carta d dond puede estar?

-No, solo decía q si usted la qita el castigo le mandara una lechuza comunicándoselo y la lechuza se la llevaría.- la madre d Ann se puso a llorar- No llore señora McGregor, su hija sabe cuidarse bien no se preocupe, lo único q tiene q hacer es qitarla el castigo tan estúpido q le puso


-Lo se, creo q m pase bastante, xq tu y Sophy sois unas chicas estupendas y seguramente m haya equivocado con Sam, no debí castigarla
- dijo la madre d Ann- lo siento mucho.

-No pasa nada,- Lily les guiñó un ojo a las otras tres chicas, como si les dijera q lo habían conseguido- ahora coja papel y pluma y escríbale la carta.

-Gracias Lily.-dijo la madre d Ann colgando el teléfono.

-Chicas ¡Reto conseguido!- gritó Lily feliz como nunca la habían visto.

-¡Es genial!- gritó también Ann- Muchas gracias a las tres.- y se dieron un fuerte abrazo d amigas.

Las chicas se pusieron el pijama, se lavaron los dientes y se fueron a dormir, cuando llegó una lechuza. Era la lechuza q mandaba la madre d Bell:

Ann:
Siento haberme comportado así, pero estaba preocupada x ti. Olvida el castigo y vuelve a casa. M e he dado cuenta de q tienes unas amigas maravillosas y q son una buenas chicas. Olvídalo todo y vuelve a casa, m tienes preocupada.
Te quiere mucho: Tu madre.

Ann contestó a la carta diciendo q estaba bien y q estaba cerca d la casa d Lily, así q se qedaría allí a dormir esa noche, pero q mañana a la tarde volvería.

A la mañana siguiente las chicas se levantaron perezosas. Estaban cansadas, pero Sophy las izo levantarse pronto. Qeria ir de compras a una de las tienda d moda q había cerca d la casa de Lily y no podía perder esa oportunidad d comprar ropa. Además, ya d paso s teñiría el pelo d color fuego (vamos rojo, naranja, amarillo,
).

Así q se pasaron toda la mañana comprando ropa, hasta q Sophy decidió q vestido comprarse para ir a la reunión q Lily tenía en la cafetería. Se compró un bonito y corto vestido de flores azul y unas sandalias rojas.

Después de comer, se prepararon para ir a la cafetería a reunirse con el chico. Cada una se puso la ropa q les había regalado Sophy y se peinaron. Lily y Ann llevaban el pelo suelto, Sam llevaba una coleta alta y Sophy lo llevaba recogido en un moño.

-¡Mamá, nos vamos a la cafetería!- gritó Lily para q su madre, q estaba en el salón la oyera.

-¡M parece genial, os hace falta salir un poco! ¿Qieres un poco de dinero?-gritó Miranda yendo hacia dond estaban su hija y sus amigas.- ¡Uih! Q wapas estáis
¿Vais a salir con esos admiradores?

-No son admiradores y
¡A ti q + t da!-gritó Lily.

-Bueno pasároslo bien.- les dijo cuando salían x la puerta (claro, no van a salir x la ventana).

Cuando Lily, Ann, Sam y Sophy llegaron a la cafetería vieron q todas las mesas estaban ocupadas. Así q se acercaron a una mesa para preguntar si iban a tardar mucho.

-Pero
¿q hacéis vosotros aqi?-pregunto Lily entre extrañada y enfadada.

******************************************************************

En el próximo capitulo: - Las chicas seguirán elaborando el famoso plan.
- Sabremos qien era ese chico de la cafetería.
- Y qienes estaban en aqella mesa.
- Conoceremos a más personajes.
- Y algunas cosas +.

Espero q este capitulo os haya gustado y q me digáis q os a parecido, x favor sed sinceros. Besos.
GUERRA DE SEXOS
2. CAPITULO:Más que palabras.

-Pero
¿q hacéis vosotros aqi?-pregunto Lily entre extrañada y enfadada.

James y su pandilla; Remus, Sirius, Matt y Charly, estaban sentados en una d las mesas a las q se acercó Lily.

-¡Hola Lily! ¿No t alegras d vernos?- James se levanto y sonrió con una sonrisa q volvería loca a cualquier chica en su sano juicio. La chica no contestó, pero si lo miró con cara de sarcasmo.

-¡Q cambio!- gritó Charly al ver el pelo de Shopy. Charly era un chico wapo, castaño claro y de ojos marrones. El siempre había estado loco x Sophy, y eso no era un secreto. Pero Sophy no lo sabía xq ella estaba muy ocupada pensando en Matt, hermano gemelo d Charly. Matt era tan wapo como Charly, pero lo q d verdad le encantaba a Sophy eran sus ojos. No eran como los d su hermano, sino q eran d un verde precioso.- Estáis wapísimas.

-Gracias, ya m estaba aburriendo d tenerlo lila, había q cambiar
-dijo Sophy recordando los fantásticos días d verano q había pasado con aqel color d pelo.

-Pues d verdad q t favorece- reconoció Matt haciendo enrojecer a la chica.

-Bueno, ¿qereis decirnos q hacéis aqi?- repitió Lily algo cabreada.

-¿Acaso esperabais a alguien?- preguntó Remus Lupin, un chico alto, wapo, castaño y
, lo + importante, un licántropo. (Sí, habéis leído bien, un licántropo, vamos un hombre lobo).

-Sí, a un admirador
-intentó decir Ann antes d q Lily la tapara la boca.

-Con q un admirador eh
-dijo Sirius Black con cara un poco chistosa. Sirius era wapisimo, moreno d pelo largo d ojos azules.
-No/Si- dijeron Lily y Sam a la vez.

-¿Si o no?-preguntó James sonriendo aun +.

-¿Y tu xq coño t ríes?-preguntó Lily un poco artita dl juego q estaba siguiendo el chico d pelo revuelto.

-Xq ya entiendo q pasa aqi - respondió James antes d volver a sonreír.

-¿Ah si?- se extraño Lily- ¿todo lo del admirador?

-¡Aja!- grito Sirius como si acabara d hacer un descubrimiento arqueológico d hace + d mil millones d años.

-¿Aja?-dijo Sam.

-Si, acabas d confesar q tienes un admirador
-Remus contestó x Sirius.

-Eso nos lo habíamos supuesto todos- respondió Matt. Los d+ asintieron.

-¿Bueno m vas a decir q pasa y q hacéis vosotros aqi? - preguntó Lily muy alterada.

-Esta bien
el chico d ayer, vamos al q esperas, con el q has qedado
-James sonrió.

-¿Si?-dijeron las 4 chicas.

-
pues q soy yo.-acabó James.

-¿Q? ¿Q el pesado d ayer eras tu?- los chicos asintieron- ¿y para esto m as echo perder el tiempo?, no, tu no podías hacer lo q hacen las personas normales y decirme qien eras, no, tu tenias q hacerte el interesante


-Oye q tampoco es para q t pongas así
q si lo llego a saber no t lo cuento
-dijo James algo enfadado x la actitud d la pelirroja.

-Bueno al - nos dejareis sentarnos aqi ¿no?- dijo Sam- después d lo q hemos tenido q pasar
- Sam puso carita d niña buena, cara q no encajaba nada con su forma d ser.

-Claro- dijo Sirius haciéndola un hueco a su lado.

Todos s apretujaron alrededor d la mesa en el siguiente orden: James, Lily, Sam, Sirius, Charly, Sophy, Matt, Remus y Ann, q a su vez estaba al lado d James.

-Voy a pedir algo d tomar, ¿qereis algo?-pregunto Sophy.

Tras apuntar lo q qerian sus compañeros en un papel se dirigió a la barra a pedir, cuando Matt la agarro del brazo.

-Espera, t acompaño y así t ayudo a traer todo- dijo sonriente al ver el susto q se pego Sophy.

-Ah gracias- Sophy respondió con una sonrisa- ¿puedo preguntarte algo?-le dijo después d pedir lo q qerian.

-Si claro, soy un libro abierto.

-Tu hermano últimamente está muy raro conmigo, ¿sabes si le pasa algo?-preguntó Sophy algo asustada.

-Si, pero no t preocupes, no es nada q no se pueda arreglar
- Matt no le contó nada a Sophy sobre hermano, xq el se lo había prohibido, sino se lo hubiera contado todo.

-Vale, m dejas + tranquila- Sophy le miro a los ojos y en ese momento el también la miró, no supieron q fue, pero en ese momento ambos sintieron algo muy extraño q nunca habían sentido. Matt se sonrojó y agacho la vista.

-Ammm
¿Vamos a llevar todo esto?-pregunto Sophy x cambiar d tema al notar q el chico se sonrojaba.

-Si claro, vamos.

Los 9 pasaron toda la tarde en la cafetería, hablando sobre las clases, la vuelta a Hogwarts y sobre lo bien q lo habían pasado en el verano. Cuando ya eran cerca de las 11 salieron de la cafetería y las chicas se dirigieron a la casa d Lily, cuando James les propuso q se fueran todos a dormir a su casa.

-¿X q no venís todos a mi casa a dormir?- pregunto James.- Mis padres no estan y me dejaron q invitara a alguien.

-X mi de acuerdo- dijeron Remus, Sirius, Matt, Charly y Sam.

-¿Q?- pregunto Lily mirando a Sam- No, Sam no. T lo prohíbo.

-¿Y qien eres tu para impedírselo?- dijo Sirius con tono sobre protector. Sam sonrió. Cogió al chico del brazo e hizo un pucherito.

-Anda Lily q no es para tanto
, solo será una noche, no creo q os pase nada.-dijo Remus, q parecía ser el mas responsable de los 5 chicos.- ¿o no confías en mi?

-Si, en ti si-Lily señalo a James- es en el en qien no confió.

-¿En mi? ¿Y q he hecho yo para merecer esto?- James sonrió descaradamente.

-¿Ann, Sophy, vosotras q opináis?- Pregunto Charly.

-Por mi genial- Sophy nunca se perdía una oportunidad de estar cerca de Matt, y esta era una buena ocasión.

-¿Ann?-pregunto Remus enseñando sus blancos dientes.

Al ver esa sonrisa Ann no se pudo resistir y asintió felizmente.

-¿Lily vienes o te qedas?-pregunto James con tono convincente.

-Esta bien, pero primero tendremos q llamar para avisar y segundo, las chicas y los chicos dormiremos en habitaciones distintas, ¡q os conocemos!- Todos asintieron.

Cuando llegaron a la casa de James, mejor debo decir mansión de James, todos llamaron para avisar de q se qedarían a dormir fuera. Las chicas se instalaron en el salón y los chicos en la habitación de James. Sacaron unos sacos de dormir y los tiraron en el suelo, puesto q no había camas suficientes.

En la habitación de James:

-¿Matt puedo preguntarte algo?- dijo Remus x lo bajo para q los otros chicos no le oyeran. Matt asintió y le hizo un gesto para q continuara con la pregunta.-En pribado. Los dos chicos se fueron a la cocina.

-Vamos pregunta- dijo Matt un poco preocupado x lo q podía preguntarle el chico.

-No es nada importante, pero
¿sientes algo x Sophy?-preguntó al fin el licántropo. Justo cuando Matt iba a negar lo q era obvio, Remus le corto- Me estado fijando en los dos cuando habéis ido a la barra y


-Eh
- Matt no sabía si podía decirle la verdad a Remus. Al final se decidió.- Remus la verdad es q


-¡Hola!- grito Sophy en el momento + inoportuno.- ¿q hacéis?

-Nada - se apresuró a decir Matt.- hablábamos de
el tiempo.

Remus levantó una ceja divertido, al encontrar al fin la respuesta a su pregunta (x si no a qedado claro es un SI como una catedral).

-Ah, ¿y q tiempo hará mañana?- preguntó Sophy al darse cuenta de q el chico la había mentido, justo cuando entro Sirius.

-¿Q hay aqi una reunión?- preguntó al ver cuanta gente se había reunido en la cocina.

-Algo asi -dijo Sophy- pero creo q es privada.

-NO- grito Matt delatándose a si mismo- solo hablábamos del tiempo.

-Ah
Bueno ¿donde esta el resto de la tropa?-pregunto Sirius.

-Aqi- gritó Sam a la espalda de Sirius.

-¡Guau
!- eso fue lo único q pudo decir Sirius al girarse y ver el camisón q Sam llevaba puesto.- Estas


-Estas
- repitió Matt.

-¡Espectacular!- terminó al fin Sirius. Sam sonrió y dio una vuelta sobre si misma para q la vieran todos. (Como para no verla, iba vestida con un camisón verde bastante corto).
-Gracias- la chica volvió a sonreír.- pero entonces no habéis visto a Lily


En el salón:

-Lily, ¿no habrás visto mi pijama?- preguntó Ann.

-Si, creo q lo e dejado en el baño- dijo Lily dudando.

-Ay ¿cuantas veces te he dicho q no cojas mis cosas sin permiso?- le reprochó Ann- Voy a x él.

Cuando Ann entro al baño, escucho q alguien cantaba desde la ducha. Al darse cuenta de q alguien había entrado en el baño, Remus asomó la cabeza entre las cortinas de la ducha.

-Perdón- dijo Ann tapándose los ojos cuando vio la cabeza del chico- ya me voy.

-No, no, yo ya he acabado- dijo el chico cerrando el grifo.

-No ya me voy yo, solo he venido a x mi pijama.-la chica le mostró el pijama.

-Perdona, ¿puedes pasarme esa toalla?- preguntó Remus con tono amable.

-Si claro- respondió Ann cogiendo la toalla, a la vez q pisaba un charco de agua, resbalaba y caía a los brazos de Remus, q la sujetó antes de q cayera al suelo. La chica enrojeció, normal, el echo de estar abrazada a un chico desnudo no es algo muy habitual. Ambos se apartaron y el chico cogió la toalla para taparse de cintura para abajo.

-¿Estas bien?-pregunto el licántropo al ver q Ann se frotaba el tobillo, en el q al parecer se había hecho daño.

-Si, solo me e torcido el tobillo, no ha sido nada.- contestó con voz algo tímida- Pero x lo q veo tu no estas tan bien.- Remus se había dado un golpe con el borde de la bañera en la cabeza y le sangraba bastante. Ann sonrió- Ven, déjame q te lo cure.

El chico se sentó en el borde de la bañera y la chica frente a él, en una banqeta. Ann cogió un trozo de algodón y agua oxigenada para desinfectar la herida.

-Au, duele- se qejó Remus.

-No seas qejica
- Ann cogió una tirita y se la pegó en la frente- Ya esta. No ha sido para tanto ¿no?- el licántropo negó con la cabeza y se hizo un silencio un poco incomodo en el q se qedaron mirándose a los ojos.

En ese mismo momento entró Charly para avisar a los chicos q la cena estaba lista.

-Parejita, la cena esta preparada, bueno, mejor dicho, las pizzas q habíamos encargado ya han llegado, vamos a cenar.- Charly se qedó mirando la imagen de los chicos sentados uno frente al otro algo sorprendido- Aunq si he interrumpido algo
, mejor seguir a lo vuestro


-No, no- Ann se levantó lo mas rápido q pudo y se fue a la cocina con sus otros compañeros. Remus y Charly la siguieron, pero este segundo no paraba de mirar a su amigo de reojo y se reía cada 2 x 3.

En el salón Lily colocaba los sacos de dormir en el suelo, de forma q entraran todas. James entró para avisarla de q la cena estaba preparada.

-¡Lily!- la chica no contesto- ¡Lily!- seguía sin contestar- LILY- James la agarró x el brazo.

-Tranqilo, no hace falta q me grites.-Lily se qitó los cascos del discman.

-Ya han llegado las pizzas- James salía x la puerta.

-James, espera- Lily lo agarró del brazo y sus cuerpos qedaron pegados. James sonrió maliciosamente y la puso la mano un poco + abajo q la cintura.

-¿Qerias decirme algo, muñeqita?- Volvió a sonreír.

-Si- Lily sonrió- Q NO TE SOPORTO- Gritó Lily al apartarse del chico- ¡Y NO ME VULVAS A LLAMAR MUÑEQITA!- Lily salió del salón bastante enfadada.

En la cena hubo más q miradas de odio. Lily estuvo a punto de lanzarle un cuchillo a James, pero Sophy la agarro de la mano antes de q hiciera cualquier tontería, recordándola q estaban en la casa del chico y q en cualquier momento las podía echar a la calle. Cuando terminaron de cenar las chicas se fueron al salón y los chicos a la habitación de James. En el salón no se respiraba un ambiente muy tranquilo.

-¡Pero qien coño se cree q es!- grito Lily muy alterada.

-Lily tranquilízate y suelta esas tijeras.- Sam la qitó las tijeras de las manos.

-Es q lo odio, no lo soporto, es un asqueroso, insoportable, un cerdo, inaguantable, repugnante,
- continuó la pelirroja.

-Respira hondo, y ahora siéntate y cuéntanos q a pasado.-la ordeno la peliteñida (Sophy).

Lily les contó paso a paso todo lo q pasó en el salón, cuando estaba con James, mientras q ellas estaban en la cocina.

-¿Q? No me lo puedo creer ¿q James te a tocado el culo?- gritó Ann- ¡Pero q
suerte tienes!

-¿Q?- gritaron todas sorprendidas x la respuesta q había dado su amiga, q supuestamente era la mas tímida y paradita.

-Si, es q cualquier chica se moriría si le pasara lo q te a pasado a ti.-Lily la miró de mala manera.

-Pues desde ese punto de vista Ann tiene toda la razón del mundo
- Sam lo pensó un rato y después sonrió.

-Pues yo no le veo la gracia.-Lily estaba un poco enfadada x el gran apoyo q le estaban dando sus amigas.-Chicas tenéis q ayudarme.

-¿A q?- Sophy se asustó un poco.

-Tenemos q continuar con el plan.-Lily sonrió, pero al ver q las demás no hacían lo mismo preguntó- ¿O no os acordáis lo q nos hicieron el año pasado?

Y es q el año anterior en Hogwarts, los chicos las hicieron bastantes
trastadas (x decirlo de una forma mas culta). A Lily le sacaron unas fotos cuando se estaba dando un baño de espuma y las enseñaron x todo Hogwarts. A Sophy la raparon el pelo mientras dormía y le pusieron una cresta multicolor. A Sam le fastidiaron su cita perfecta, xq le pegaron los labios con un hechizo y no podía hablar. Y a Ann la convirtieron en sirena y tuvo q estar toda una semana metida en la bañera, así q se le qedó toda la piel arrugada.

-Si
, lo recordamos perfectamente, fue la peor cita q e tenido nunca.- dijo Sam recordando el mal momento q paso.

-No te qejes lo mío fue mucho peor. No te creas q es divertido estar arrugada como una pasa y oler a pescado durante toda una semana.- se qejó Ann.

-Perdonar, pero tener q llevar cresta toda una semana no es nada agradable, q los profesores se pensaban q me había vuelto punky.- Sophy acarició su pelo.

-Ah y ¿te parece mas agradable q todo Hogwarts vea tus fotos semidesnuda?-pregunto Lily.

-Bueno chicas dejarlo ya. Esta discusión es culpa de ellos.- dijo Sam- Lily estoy totalmente de acuerdo contigo. Se merecen una venganza.

-Y se la vamos a dar- dijeron las cuatro juntas.

Mientras tanto en la habitación de James discutían sobre otro tema.

-Lily estaba wapisima- dijo James recordando como iba vestida Lily.

-Si, pero Sam
parecía un ángel.- dijo Sirius.

-¿Un ángel? Yo diría más una diabla.- le contradijo Remus haciendo reír a los 5 chicos.

-¿Habéis visto q wapa estaba Sophy?- a Charly se le caía la baba.

-El peinado la favorece mucho- asintió Matt.

-Creo q deberíamos pedirles disculpas x lo q les hicimos el año pasado
-dijo Sirius- Igual nos pasamos un poco
- Y no se equivocaba, xq las chicas ya tenían preparado el plan.

Todos/todas se acostaron y se durmieron enseguida, los chicos pensando en como disculparse y las chicas pensando en el plan.

A la mañana siguiente:

-Tenemos q hablar con vosotras- dijo James a las chicas cuando estaban desayunando.- Qeriamos
pediros


En ese mismo momento entraron los padres de James en la casa. Una señora morena y muy wapa abrazo al chico y a sus amigos.

-¿Q tal estáis?- les pregunto un señor alto, con barba de dos días, el padre de James.

-Muy bien cariño, ¿o no ves q se han traído a unas amiguitas?- dijo la madre sonriendo descaradamente.

-A si, ya lo veo, ¿q chicos, no nos vais a presentar a vuestras amigas?- respondió el padre usando el mismo tono q la madre.

-Ah si- James señaló a las chicas- estas son Lily, Ann, Sam y Sophy.

-Encantadas de conocerles señor y señora Potter- dijeron las cuatro chicas a la vez con el tono más amable del mundo.

-Q educadas- dijo la madre de James.

-Y q wapas-continuó su padre guiñándoles un ojo a los chicos.

-Bueno y ¿Cómo es q habéis venido tan pronto?-preguntó James x cambiar de tema.

-Es q Dumbledore nos ha enviado una carta diciendo q este año todos los alumnos de Hogwarts tenéis q ir una semana antes de q empiecen las clases ósea q
hoy mismo.- les explico el padre de James.

-Así q ya podéis ir llenando los baúles, xq nos vamos ya mismo para la estación- la señora Potter les apunto con el dedo índice a modo de advertencia. Y es q el año pasado los chicos habían perdido el tren y se habían tomado una semanita de vacaciones.

-Perdone, pero ¿q vamos a hacer nosotras?-preguntó Ann algo timida.

-Para empezar llamarme de tú, q no soy tan vieja- las chicas sonrieron- y para seguir, no os preocupéis, vosotras ir a la estación y ya nos encargamos nosotros de mandar los baúles y el resto de cosas.

-Muchas gracias-contestó Sam.

-Bueno venga largo de aquí, q se os hace tarde.-les dijo el señor Potter en un tono divertido. Abrazó a los/las chicos/chicas y cerro la puerta tras ellos/ellas.

-Q divertidos son tus padres, ojalá los míos fueran así
-le dijo Sophy a James cuando estaban llegando a la estación, q estaba alado de su casa.

-Si
bueno no están nada mal
-respondió James- aunque abecés son un poco pesaditos


Sam le dio un codazo a Sophy recordándola q estaban enfadadas con los chicos x lo del año pasado y q no hablaban con ellos. Cuando la muchacha peliteñida se dio cuenta enseguida dejo de hablar. Cuando llegaron a la estación los chicos se encontraron con todos sus amigos de Hogwarts.

-¡Hola queridísima Lily!- gritó un muchacho q iba corriendo hacia Lily.

-¡Ah!- gritó Lily- ¡No puede ser!

-Pues yo creo q si- la contra dijo Ann.

-Si, es


******************************************************************

Me habéis decepcionado. Soy una pobre escritora decepcionada. Me parece tremendamente mal q no m halláis dejado ni un solo reviews. Estoy triste. Bueno x esta vez pasa, pero para el próximo capitulo
quiero q me dejéis lo menos unos 10 reviews. No es mucho pedir
¿verdad?
X favor os lo ruego dejármelos o sino
os dejo sin postre, bueno sin postre no, sin próximo capitulo. OK? No seáis mal@s.



Y en el próximo capitulo:
-Sabremos quien se dirige hacia Lily, aunque creo q todos nos lo suponemos.
-Veremos como son los primeros días en Hogwarts para nuestros protas.
-Las chicas seguirán con el plan.
-Y los chicos con el perdón.

Un beso enorme de una escritora muy torpe.
GARA.
GUERRA DE SEXOS
3. CAPITULO: LA NUEVA ALUMNA

-¡Hola queridísima Lily!- gritó un muchacho q iba corriendo hacia Lily.

-¡Ah!- gritó Lily- ¡No puede ser!

-Pues yo creo q si- la contra dijo Ann.

-Si, es


-¡SNAPE!-grito Lily.

Severus Snape era un chico moreno, de pelo grasiento, pálido con nariz ganchuda y q al parecer estaba enamorado de Lily. La perseguía a todas partes. Para Snape era como un juego, pero eso en mi pueblo se llama acoso.

-¿Lily q tal estas?- le preguntó Snape.

-Muy bien Severus-Lily forzó una sonrisa, en ese momento no le apetecía nada hablar con él.

-Lily, ¿podemos hablar en privado?-pregunto Snape.

-N...-y antes de que Lily contestara el ya la había arrastrado hacia un rincón.

-Quería preguntarte si ya as pensado lo que te propuse.- dijo el chico medio sonriendo.

-Pues la verdad es que..., ¿me podrías volver a repetir la pregunta?- Lily no recordaba lo q le había preguntado.

-Si claro, ¿Lily quieres salir conmigo?-pregunto Snape como si la estuviera pidiendo matrimonio.

Lily no sabia que contestar, ella le quería decir que no, pero no quería romperle el corazón a un chico. Estaba pensando la solución a sus problemas cuando aparecio...

-¡Potter!- gritó Snape de mal humor- ¿Que haces aquí? ¿No ves que es una conversación privada? Tú aquí no pintas nada.

-Si, lo veo- James agarro a Lily por la cintura- Pero si la conversación que mantienes es con mi novia si que pinto algo, y yo creo que mucho.

En ese momento Lily tuvo dos reacciones, una pegarle una patada en la entrepierna a James y otra darle un beso y agradecerlo lo q había hecho. Optó por quedarse callada y sonreír.

-¡Ah! ¿Que tú y mi Lily sois novios?- preguntó Snape algo decepcionado. Lily asintió.- Ya lo entiendo, por eso has tardado tanto en contestar, porque estas enamorada de mi pero tus padres te obligan a estar con este idiota ¿no?

-Si, así es.- dijo Lily poniendo tono melodramático.- Lo siento.

Cuando Snape se alejó Lily intentó soltarse de los brazos de James, pero era inútil, ya que el chico no hacia ningún esfuerzo para que eso pasara.

-¡Me quieres soltar de una vez!-gritó Lily.

-No- James casi siempre decía la verdad. Sonrió.- Hasta que no me digas las palabras mágicas.

-Uf... James muchas gracias de todo corazón por lo que acabas de hacer, ahora me podrías soltar ¡POR FAVOR!- dijo Lily empezando con tono de niñita educada y acabando con un tono... más de loca desquiciada.

-Mucho mejor.- James seguía sin soltar a Lily.

-¿Y ahora que pasa? ¿Por qué no me sueltas?- preguntó Lily medio desesperada.

-Porque estoy muy a gusto.- James sonrió.

-Por favor James, te lo ruego...-Lily estaba desesperada.

-Bueno si te pones así...- James la dio un beso en la mejilla. La soltó y salió corriendo porque sabía perfectamente la reacción que tendría la pelirroja: se pondría histérica.

Lily salió corriendo detrás de James intentando alcanzarlo para darle lo que se merecía, pero James era cazador de Quiddich y por eso era muy rápido. Así Lily se rindió y se fue con sus amigas para entrar en el tren que recientemente había llegado.

Normalmente cada uno se metía en el vagón que quería con las personas que quisiera, pero esta vez en las puertas de los vagones estaban puestos los nombres de las personas con las que tenían que estar en el tren.

Lily y las chicas se acercaron a la puerta de su vagón.

-Que no estén ellos
- dijo Sam pasando el dedo por la lista de nombres.

-Samantha, Ann, Liliam, Sophia
- leyó Ann en la parte de las chicas- y de chicos


-MIERDA- gritó Lily al ver que en esa misma lista se encontraban los nombres de los 5 chicos.

-Nos tenia que tocar con ellos
¡Mira que somos gafes eh!- dijo Sophy.

Las cuatro chicas tomaron aire, y entraron en el vagón.

-¡Chicas!- gritó Sirius- Que casualidad


Las chicas enseguida pillaron el mensaje. Ellos habían hecho algo para que les tocara en el mismo vagón.

-Ya es bastante tener que respirar el mismo aire que vosotros, así que si es posible callaros.- dijo Lily malhumorada.

-Vale muñequita, no es para ponerse así- dijo (como no) James. (En ese momento os podéis suponer la reacción que tendría Lily ¿No?)

Todos se habían preparado para agarrarla, pero Lily se levantó, y en vez de golpear a James abrió la ventana, asomo la cabeza por ella y gritó con todas sus fuerzas. Luego cerró la ventana y se sentó como si no hubiera pasado nada.

Los chicos se quedaron asustados, en especial James. Nunca había visto a Lily tan tranquila después de que la hubiera llamado muñequita. Se quedaron bastante tiempo callados, hasta que Lily abrió la boca.

-¿No falta una chica? Es que hay un asiento libre


-Si, los vagones son de diez
- dijo Ann.

-Si, es nueva, se llama algo como Starlux
- dijo Remus que fue el único que se atrevió a hablar, porque era el que mejor se llevaba con Lily.

-¿Starlux?- dijo Sam extrañada y medio riéndose - ¡eso es una marca de comida!

-Pues no se
, yo e oído que era algo así.-dijo Remus algo tímido

Las chicas y Remus se pasaron el resto del camino hablando de la chica nueva. Los otros cuatro se pasaron el camino sin hablar y casi sin pestañear ni hablar (no vaya a ser que Lily se los comiese).

Cuando llegaron a Hogwarts tuvieron que ir al Gran Comedor, como todos los años. Allí estaban sentados los alumnos de Hogwarts, cada uno en la mesa de su respectiva casa, los profesores en una mesa al fondo del comedor, y los nuevos alumnos en frente de ella. Tras repartir a los alumnos por las diferentes casas Dumbledore se puso en pie.

-Queridos alumnos, este año os he pedido que vengáis una semana antes porque quería que conocierais a alguien.- Dumbledore siguió hablando- Ha venido desde muy lejos y espero que sea bien recibida. Es una chica muy simpática que va a estar en la casa de Griffindor, compartiendo habitación con las señoritas Liliam, Samantha, Sophia y Ann.- Dumbledore les dedicó una mirada.- Creo que con ustedes no tendrá ningún problema. Dicho esto, ¡A comer!

Después de comer todos se fueron a sus habitaciones. Las chicas estaban emocionadas porque iban a tener una nueva compañera, que al parecer tenía algo especial


-¿Qué será eso que la hace tan especial?- pregunto Sophy.

-A lo mejor es extranjera
-dijo Ann- Y la tenemos que enseñar a hablar


-A saber, pero ¿Cuándo vendrá?- preguntó Lily impaciente por conocerla.

Sam se reía demasiado. ¿Qué la hacia tanta gracia?

-Sam ¿te pasa algo?- preguntó Ann al darse cuenta de que la chica se reía.

-No, no es nada.-Sam seguía riéndose, cuando llamaron a la puerta.- Ahí la tenéis.

-Ya abro yo.- Sophy se dirigió a la puerta. Al abrirla se encontró con una joven muy guapa que iba vestida con una túnica blanca. El pelo rubio la cubría toda la espalda y tenia las orejas en punta. Con esa descripción enseguida se dieron cuenta de que era una elfa.

La chica abrazó a Sophy, pero la peliteñida no entendía porque. Tampoco lo comprendieron ni Lily ni Ann, pero Sam parecía entenderlo perfectamente, ya que en el verano había recibido varias cartas de la chica y la había pedido que lo mantuviera en secreto.

-Sophy, Lily, Ann, Sam
os he echado muchísimo de menos.- a la elfa se le saltaron las lagrimas.

-Y nosotras a ti- dijo Sam.

-Perdonar, pero estoy un poco perdida, ¿nos conocemos de algo?-preguntó Lily.

-Ah, ya se lo que pasa. No me habéis reconocido
-la elfa dejo el baúl en el suelo y entró en la habitación.- Bueno pero ¿os acordáis de Estela?- las chicas asintieron.

-Pues
ella es Estela.- dijo Sam.

-¿Qué?-dijeron las otras tres

-Pero si Estela era morena y, q yo sepa no tenia las orejas en punta
- dijo Ann

-Ya pero es que mis padres son elfos y entonces yo también lo soy. Tenemos apariencia de humanos hasta cumplir los 12 años. Entonces cambiamos y nos convertimos en lo que veis.-la chica sonrió.

-Entonces, ¿eres nuestra Estela?-preguntaron las chicas. Cuando la elfa asintió todas se levantaron para abrazarla.

-Pero
- la elfa se apartó un poco- al convertirnos en elfas también nos cambian el nombre.

-Y tu nuevo nombre es Starlux ¿no?-pregunto Sophy.

-No, ¿Quién te ha dicho eso?-pregunto la elfa.

-Remus.-contestaron las cuatro a la vez. Haciendo que la elfa se pusiera a reír.

-Mi nuevo nombre es Starlin, pero prefiero que me llaméis Lin.-las chicas sonrieron.

-Me gusta- dijo Sam.- es original.

-Bueno pues ¿que paso el año pasado? Ya que falté me gustaría que me pusierais a punto.-les pidió Lin.

Las chicas le explicaron todos los problemas que tuvieron con los 5 chicos y Lin prometió ayudarlas.

-Tengo una idea. Lin, no les digamos nada a los merodeadores y tu podrías hacerte pasar por una chica nueva. Nos servirá para nuestro plan.-dijo Lily.

-Es una buena idea, yo estoy de acuerdo
-dijo Lin.- ¿Sam?

-¡Por supuesto!-contesto Sam- ¿Sophy que te parece?

-Genial,-la chica cambio su expresión de alegría por una dudosa- ¿Ann y tu, vas a ayudarnos?-Todas temían que Ann dijera que no.

-Pues claro que si, yo haría cualquier cosa contra esos cinco mal nacidos que me hicieron oler a pescado
Agg- dijo Ann poniendo cara de asco.

-¡Genial!- gritaron las otras cuatro abrazando a Ann.

A la hora de la cena las 5 chicas fueron hacia el Gran Comedor. Por el camino los chicos iban tirando piropos las 5 chicas. Al entrar todos los chicos se giraron hacia ellas, al ver quienes eran empezaron a silbar como locos.

Nuestros cinco chicos no se giraron porque sabían perfectamente quienes acababan de entrar, pero Sirius y Charly que estaban al otro lado de la mesa no tuvieron que girarse para ver a las chicas.

-¿Sirius quien es esa preciosidad que acaba de entrar? Dime que no es una imaginación.- dijo Charly al ver a Lin.

-No es una imaginación, pero tampoco se quien es.-Sirius buscó dentro de su cabeza un nombre para esa chica, pero no le venia ninguno.- No, no se quien es, supongo que será la nueva.- Los otros tres chicos se giraron para ver a quien miraban los otros dos.

-¿Starlux?-pregunto Remus- no le pega mucho ese nombre


-No, ¿por que no les preguntamos a Lily and company?- dijo James.

Cuando las chicas llegaron a la mesa se sentaron al lado de los 5 chicos, ya que era el único sitio libre que quedaba.

-¿Quién es esta monada?-pregunto James haciendo sonrojarse a Lin.

-Es la nueva, se llama Starlin- dijo Sam- Lin para l@s [email protected] siguió con tono de vendedor.

-Vaya, y ¿de donde eres?- preguntó James interesado.

-Pues
- dijo Lin pensando.- soy


-Es de Londres.- dijo Sam.

-Si, eso es.- dijo Ann- de un pueblo muy pequeño al sur de Londres, llamado


-Llamado
- dijo Sophy.

-Littleville.- acabó Lily.

-¿Littleville?- dijo Remus- ¿no hay una serie que se llama así?

-No, eso es Smallville- dijo Sirius riendo.

-¿Bueno y porque habéis venido?-preguntó Charly.

-Pues, porque
mi familia estaba pasando un mal momento y decidimos cambiar de ambiente y
hemos comprado una casa aquí.-inventó Lin.

-Aja, entiendo- dijo Matt. - ha debido de ser muy duro ¿no?

-No, que va- contesto Lin- me encanta estar aquí.

-¿Puedo preguntarte algo?- dijo James.

-Si claro- dijo Lin- pregunta.

-Cuidado con lo que preguntas Potter
- amenazo Lily temiéndose cualquier pregunta estúpida.

-Tranquila muñequita
- hizo rabiar a la chica- ¿Eres una elfa?

-Si
, ¿como lo has sabido?-preguntó Lin.

-Es obvio-dijo Remus- Orejas puntiagudas, pelo rubio y muy largo, túnica blanca, ojos muy claros


-Es la descripción de una elfa.- termino Matt.

-¡Que listos son estos chicos!- dijo Lin por disimular.

-Si
, tienen de listos lo que Sam de monja- dijo Lily por lo bajo; pero no demasiado bajo, para que pudieran escucharla los chicos.

-Lily, te hemos oído- dijo James.

-¡Ah! ¿Si?- Lily hizo como si se hubiera sorprendido- Lo siento
-mintió.

Los chicos se pasaron toda la cena ablando con Lin. Hablando para ellos, pero para las chicas eso era coquetear. Cuando terminaron se fueron a la sala común. Estaban hablando tranquilamente cuando entró McGonagall.

-Chicos, os hemos hecho venir una semana antes por una única razón, y Dumbledore y yo hemos pensado que lo mejor que podíamos hacer era deciros la verdad.- McGonagall había asustado un poco a los chicos- Quien- no-debe-ser-nombrado ha regresado y ha venido con mucho más poder que antes y con muchos más seguidores.

-¿Qué?, ¿Qué Voldemort ha vuelto?- dijo Sirius.- ¿Otra vez?

-Si, por eso os hemos traído aquí, porque cerca de Dumbledore estaréis protegidos. Ahora todos a dormir.- McGonagall bostezó y se fue a dormir.

-¡Será cabrón!- gritó Lily y salió corriendo hacía el cuarto de las chicas.

Voldemort había matado a su padre hacía cuatro años y Lily nunca se lo perdonaría. Por su culpa ella y su madre se habían quedado solas, y desde entonces su madre tenía que ir a un psicólogo.

Sam intentó seguirla, pero James la detuvo y en vez de ir ella fue él. Cuando James entró en el cuarto se encontró con Lily tumbada bocabajo llorando en la cama. James se sentó a su lado y la puso la mano en el hombro.

-Lily
-la llamó James suavemente.

-¿Qué coño quieres?- le gritó Lily.

-Te iba a preguntar que si estabas bien, pero ya veo que estas de mal humor
- James se levanto para irse de la habitación, cuando Lily le abrazó y se puso a llorar en su hombro.- Tranquila
- le dijo con tono paternal.

-No puedo
Le hecho de menos
-dijo Lily apartándose un poco de James.

-Lily, voy a contarte algo que nunca he contado, pero me tienes que prometer que no se lo vas a contar a nadie. ¿Me lo prometes?- la pelirroja asintió.- A mi abuelo también lo mató Voldemort, lo pasé fatal. Estuve días y días llorando en mi cuarto sin que nadie lo supiera; sin comer nada, solo llorando. Él era una persona muy agradable que buscaba cualquier momento para hacerme reír, pero desde que murió
- a James se le saltaron las lagrimas - nada ha vuelto a ser igual.- James se puso a llorar, y esta vez fue él quien abrazó a la chica.

Entonces Lily comprendió, que esa forma de comportarse de James, no era el verdadero James; solo era una mascara que intentaba ocultar a ese James que estaba dentro y que en ese momento había salido del caparazón.

Al otro lado de la puerta se encontraban seis chicos (Lin, Charly, Remus, Ann, Sirius y Sam) que se habían quedado con ganas de saber que era lo que pasaba.

-Que quede claro que esto no es espiar, esto solo es
comprobar que todo va bien.- dijo Ann.

-Por supuesto- contesto Remus.- solo estamos vigilando a Lily para que no mate a James.

-Sirius me estas pisando- dijo Sam a Sirius, que tenia la oreja pegada a la puerta de la habitación.

-Perdona, pero es que no oigo nada.-dijo Sirius mirando a Charly y Lin, que estaban hablando bastante alto- ¿Podéis hablar más bajo?

-No- le contestó Charly que en ese momento hablaba con Lin sobre un tema que le interesaba bastante: Sophy.

-Bueno, si tanto te gusta yo te puedo ayudar a conseguirla
- le dijo Lin.

-¿De verdad?- preguntó Charly- Pero ¿como lo vas a conseguir si la conoces menos que yo?

Lin inventó una pequeña mentira para poder librarse de esa pregunta.

-Bueno pero
es que las elfas teneos el poder de
saber como es una persona con solo
mirarla a los ojos.- mintió Lin.

-Ah ¿si?- preguntó Charly interesado- ¿Y yo como soy?

-Pues eres un chico muy
simpático, que no estudia mucho, y que se enamora muy fácilmente- improvisó Lin mientras le miraba a los ojos al chico.

-Valla, pues si que funciona
- admitió el chico.

-Hablando de Sophy, ¿donde esta?- preguntó Sam.

-Creo que tenía que ir a coger algo en la biblioteca, pero ¿Dónde se a metido mi hermano?- preguntó Charly.

En la biblioteca Sophy recogía su libro de El Señor De Los Anillos, cuando notó que alguien la estaba observando. Se giró, pero no vio a nadie así que cogió su varita e intento atacar a la persona que la perseguía con algo de miedo. Pero antes de que hiciera nada un chico la tapó la boca y la metió detrás de un armario.

-Zzzz- le mando callar Matt- Filch esta ahí.- Sophy asintió. Cuando oyó que la puerta se cerraba Matt continuó hablando.- ¿No sabes que esta prohibido estar aquí por las noches?

-Si, lo se, pero me había dejado aquí mi libro
-Sophy le enseñó el libro.

-¿Estas leyendo El Señor De Los Anillo?- preguntó Matt.

-Si, ¿te parece mal?- preguntó la peliteñida.

-Que va, si es mi libro favorito. Me lo habré leído
unas quince veces.- dijo el chico orgulloso.

-Que coincidencia
, también es mi libro favorito.- Sophy sonrió.

-Bueno vamos de aquí antes de que vuelva Filch.- Matt intentó abrir la puerta, pero
- ¡Esta cerrada!

-Mierda, ¿ahora como salimos?- preguntó Sophy.

-Sophy, temo decirte que vamos a tener que pasar la noche aquí.- anunció Matt.

-¿Qué? No puede ser. Es horrible.-grito Sophy alterada.

-Oye que no soy una mala persona, no es para que te pongas así- se ofendió Matt.

-No, si no es por ti- dijo Sophy- es que tengo claustrofobia.

-Bueno mi madre es psicóloga y me dijo que en un caso como este lo que hay que hacer es calmarse y pensar en otra cosa.-dijo Matt.

-Matt, creo que me estoy quedando sin aire
- se horrorizó Sophy.

-No piensa en otra cosa
-dijo Matt.

-No puedo pensar en nada
, me estoy
ahogando
-dijo Sophy haciendo unas parando para poder respirar mejor.

Cuando Matt no sabía que hacer actuaba por impulsos así que hizo lo primero que se le ocurrió. Agarró a Sophy por la cintura la acercó hacia él y la beso. En ese momento a Sophy se le olvidó que estaban encerrados en la biblioteca, que era claustrofóbica, que se estaba quedando sin aire y hasta su nombre.

Al otro lado de la puerta de la habitación de las chicas los seis seguían esperando. Así que Sirius y Sam, que no aguantaban más la intriga, decidieron entrar en silencio a la habitación. Al ver a James y a Lily tumbados uno junto al otro abrazados en la cama de Lily decidieron no molestarlos y salieron de la habitación.

-Vale, aquí no podemos dormir-dijo Sam.

-Vais a tener que acogernos en vuestra habitación.- dijo Lin.

-Bien, pero hay un problema- dijo Sirius- hay cinco camas y somos seis personas


-Pues unos de nosotros tendremos que dormir juntos- dijo Charly- Hagámoslo por sorteo.

-Vale vamos a poner en este saco papelitos con números del uno al cinco dos veces repetidos: dos unos, dos doses, dos treses, dos cuatros y dos cincos. Luego cada uno cogerá un papelito y a los que les toque el mismo número dormirán juntos. ¿de acuerdo? - preguntó Remus. Todos asintieron y metieron la mano en el saco.

-Yo el uno- dijo Ann.

-Yo el dos- dijo Remus.

-Yo el tres- dijo Sam.

-Yo el cuatro- dijo Lin.

-Yo el cinco- dijo Charly.

-¡Vaya! me toca dormir acompañado- dijo Sirius, y con una sonrisa continuo- y el afortunado o afortunada es
- todos se quedaron en silencio.

-¿Quién es?- preguntó Sam.

-Tu- terminó Sirius.

-¿Qué?-dijo Sam- debe haber un error
No puede ser
Vamos a repetirlo por favor


-No, no. Sam te ha tocado y listo. Pero al menos has tenido suerte
-dijo Remus.

-¿Por?- preguntó Lin.

-Porque no vas a pasar frío, Sirius siempre que duerme con alguien lo achucha como a un peluche- contestó Charly. Todos se pusieron a reír, todos menos Sam y Sirius.

A las nueve todos se metieron en las camas ya que a la mañana siguiente tenían visita a Hogsmeade. Pero Sam no se había puesto ni en pijama.

-¿Piensas dormir vestida?- preguntó Sirius chistoso.

-No, ¿puedes darte la vuelta?-preguntó Sam.

-Si claro
- dijo Sirius con tono pillín.

Sam se puso su camisón y se fue a meter en el lado izquierdo, vamos su lado, cuando vio que Sirius estaba tumbado en ese lado de la cama.

-¿Qué haces?- pregunto Sirius al ver que la chica intentaba en pujarlo.

-Estas en mi lado de la cama, e intento quitarte de aquí.- dijo Sam.

-¿Este es tu lado?- Sam asintió- Pues no veo tu nombre puesto por ninguna parte.

-¿No lo ves?- pregunto Sam, el chico negó. Sam cogió un rotulador y pinto en la sabana con letras bien grandes SAM.- ¿Lo ves ahora?

-Estás loca
- dijo medio riéndose. Sam le devolvió la sonrisa.- ¿Es muy importante para ti dormir en este lado?

-Si- dijo con tono de niña buena- sino no me puedo dormir


-Está bien
- dijo Sirius al final- pero solo a cambio de una cosa


-¿Qué cosa?- preguntó Sam sin quitar el tono de niña buena.

-Que le des a tu papaíto querido un besito de buenas noches- dijo Sirius señalando su mejilla con un dedo.

La chica sonrió y le dio el beso que pedía. Después se fueron a dormir, por supuesto Sam al lado izquierdo.


Sobre las nueve y media Remus se levantó de la cama, ya que aquella noche había luna llena y como él era un licántropo, tenia que marcharse a algún sitio lejos de allí para no hacer daño a sus amigos. Miró que todos estuviesen dormidos y salió de la habitación. Pero no debió de mirar muy bien, ya que Ann se fue tras él.

-¿Remus?- el licántropo escuchó la voz de una chica que le llamaba, era Ann.- ¿estás aquí?

-Si, pero va a ser mejor que te vayas
- le recomendó el chico.

-¿Por?- preguntó la chica- ¿Qué estás haciendo?

En ese momento salió la luna y Remus empezó a transformarse en lobo.

-¡Remus!-gritó Ann- ¿Qué te pasa? ¡Ay mi madre! Eres un licántropo.

**********************************************************************

Esta vez no he dejado el capitulo con tanta emoción como en los anteriores ¡eh
! Bueno tengo que deciros ¡MUCHAS GRACIAS! a las personas que hayáis decidido leer mi historia. SOIS ESTUPENDOS Y ME HABEIS HECHO FELIZ. Por eso os digo que si tenéis alguna duda sobre mi historia, que no dudo que la tengáis me preguntes sin miedo, porque al estar de buen humor no como a nadie JEJEJE.

En el próximo capitulo:
-Escribiré lo que se me ocurra, porque en este momento estoy con falta de inspiración, y siempre acabo improvisando lo que escribo, así que cuando lo empiece sabré de que va. JEJEJE. 

Un beso tremendamente grande de una escritora medianamente pequeña.
GARA.
GUERRA DE SEXOS:
4. CAPITULO: PLANAZO PARA ESTA TARDE

-¿Remus?- el licántropo escuchó la voz de una chica que le llamaba, era Ann.- ¿estás aquí?

-Si, pero va a ser mejor que te vayas
- le recomendó el chico.

-¿Por?- preguntó la chica- ¿Qué estás haciendo?

En ese momento salió la luna y Remus empezó a transformarse en lobo.

-¡Remus!-gritó Ann- ¿Qué te pasa? ¡Ay mi madre! Eres un licántropo.

El lobo se le acerco lentamente. Ann se asustó un poco, pero supo mantener la calma; ya que sabía mucho sobre licántropos, porque su tío había sido mordido por uno de ellos.

-Vale Remus, estate tranquilo, porque no te voy a hacer nada. Soy Ann recuerdas, una amiga tuya.- Ann con toda la valentía del mundo se acercó al licántropo y le intentó acariciar, pero el se echo para atrás.- Tranquilo
- Ann puso la mano debajo del hocico para que el pudiera olerla. Luego le acarició suavemente y el licántropo le guió hasta una cabaña, donde él se acurrucó en los brazos de la chica y se quedaron dormidos.

En la biblioteca, Matt tenía sus labios pegados a los de Sophy. Ella le miraba sorprendida y bastante más tranquila. Cuando Matt abrió los ojos y vio la cara de la chica apartó sus labios sin ganas. La chica estaba sin palabras, nunca nadie le había besado así, mejor dicho, nunca nadie la había besado, pero había sido una buena experiencia.

-Eh
- Sophy no podía ni hablar.

-¿Estas mejor?- preguntó el chico por cambiar el tema (la verdad es que no había tema).

-¿Qué?- preguntó Sophy que no recordaba nada- Ah si, si. Ya estoy mejor, mucho mejor.- Matt sonrió por la cara que seguía teniendo la chica.- ¿Esto solo ha sido para hacerme pensar en otra cosa verdad?

-Eh
Claro, por supuesto.- dijo el chico- ¿Puedo hacerte una pregunta?

-Si, dispara.- dijo la chica que aun tenía los brazos del chico rodeando su cintura.

-Es pero que no te moleste
- Sophy no le dejó continuar.

-Si, es la primera vez que beso a alguien, ¿tanto se ha notado?- preguntó la chica algo furiosa.

-Eh
creo que te estas equivocando
- continuó Matt.

-Si, claro
, ahora dirás que no a estado mal y te irás a contarles todo a tu amigos para que yo quede como una estúpida y este rumor corra por todo Hogwarts, y nunca, nunca, nunca consiga tener un maldito novio ¿verdad?- Sophy respiró hondo, tan hondo que le empezó a dar otro de sus ataques claustrofóbicos.

-No, otra vez no.- Matt sujetó a Sophy pensando que se caía.

-No, no, estoy bien.- la chica respiró hondo.- Ahora contesta.

-Pues
la verdad es que no puedo hablar sin saber
- dijo el chico.

-¿Qué? ¿A que te refieres?- Sophy levantó una ceja.

-Que lo que yo te iba a preguntar era que qué te había parecido el beso, ya que era el primero que daba y pensaba q tu tenias experiencia
pero ya veo que estás igual que yo.- el chico empezó a reírse.

-Vaya
y ¿James, Sirius, Remus y Charly están igual que tu?- preguntó la chica medio riéndose.

-Pues creo que no
, pero
con esos quien sabe.- la chica sonrió.

-Oye, ¿Por qué habías venido tu a la biblioteca?- preguntó la chica sentándose en el suelo.

-Si te digo la verdad
Tenía que hablar contigo
- contestó sentándose junto a ella.

-¿De que?

-De mi hermano
- Sophy le miró extrañada- es que tengo un pequeño problema. Mi hermano está locamente enamorado de una chica, y lo sabe todo el mundo menos ella, y a mi, tonto de mi- el chico se golpeó la frente- me gusta esa misma chica y esa chica


-Me lo imaginaba
os gusta Lin. Es normal
Es guapa, simpática, agradable, divertida
es perfecta.- terminó la peliteñida.

-Creo que no me estas entendiendo
- dijo Matt.

-Si, si que te entiendo. A tu hermano y a ti os gusta Lin y quieres que te diga qué tienes que hacer.

-N
- intentó negar.

-Pues bien, si a ti te gusta de verdad
creo que deberías decírselo a tu hermano
y preguntarle si de verdad está enamorado de ella. Si es así pues aléjate, por mucho que te duela, sino
lánzate a la piscina.- la chica sonrió dulcemente.- ¿Puedo pedirte algo?- él asintió- ¿puedes abrazarme? Es que tengo frío.- Él la abrazo y así se quedaron dormidos...

A la mañana siguiente Lily se despertó con un brazo agarrándola por la cintura. Cuando se giró para ver al dueño del brazo


-¡Ah!- gritó tapándose la boca para que el James no se despertara.- ¿Qué has hecho Lily
? ¿Y ahora cual es la excusa para el plan? No tengo excusa, porque el ha sido muy bueno conmigo y
no puedo hacerle nada en estas condiciones
Pero algo tengo que hacer porque el plan está ya preparado y se merecen una venganza
Ah, ya lo tengo.- Lily empezó a desvestirse y también desvistió a James, quedándose los dos en ropa interior, luego se volvió a meter en la cama y se hizo la dormida hasta que James se despertó.

Sirius abrió los ojos y se encontró con una preciosa morena dormida abrazada a él. Al darse cuenta de que la chica era Sam, sonrió y la abrazó con fuerza. Sam abrió los ojos y al ver a Sirius abrazándola le planto su mano en la mejilla y salió de la cama y de la habitación con un portazo. En ese momento Lin y Charly se despertaron.

-¿Qué pasa?- pregunto Charly en un intento por despegar los parpados.

-¿Quien ha salido?- preguntó Lin.

-Sam. Pero
no entiendo
.- dijo Sirius frotándose la mejilla.- Hasta hace una horas todo estaba bien
y ahora


-¿Pero que a pasado?- preguntó Lin.

-Pues que hoy me he despertado con Sam abrazado a mi y claro
¿que iba a hacer yo un una chica así abrazada a mi? Pues abrazarla- dijo Sirius al ver que los otros dos no contestaban- Y cuando se ha despertado


-Te a cruzado la cara- termino Lin- ¡Normal!

-¿Qué?- preguntó Sirius incrédulo.

-Si, yo habría hecho lo mismo.- Lin sonrió- Voy a buscar a Sam.

-Las chicas sois un misterio
- dijo Charly volviendo a cubrirse con las sabanas.

En la cabaña del bosque, Ann intentaba despertar al licántropo ya que eran las siete de la mañana y tenían que ir a Hogwarts.

-Remus
- dijo con un tono dulce- Remus
Vamos despierta.- El chico no abría los ojos.- ¡Remus!- le gritó Ann no muy fuerte.

-¿Qué? Déjame unos minutitos más
- dijo dormido.

-Remus tenemos que ir al colegio.- continuó Ann- Vamos o se van a enterar de que no estamos allí.

-¡Es verdad! Rápido vamos
- Remus salía por la puerta.

-Remus espera- dijo Ann con una sonrisa de oreja a oreja- ¿No será mejor que te pongas los pantalones?- Remus se sonrió, se puso los pantalones y tiró del brazo de Ann para que se diera prisa.

Sam estaba en la lechucería. Sentada en una ventana observando el vuelo de las lechuzas y a un grupo de alumnos de primero que hacía una visita guiada por Hogwarts.

-¿Estas bien?- preguntó Lin a la chica. Sam asintió, pero abrazó a Lin y se puso a llorar.- Tranquila
Eso paso hace mucho, tienes que tratar de olvidarlo


-¡No puedo!- intentó decir Sam.- Yo solo tenia ocho años
Era una niña


-Lo se
Pero tienes que intentar olvidarlo. ¿O vas a hacerles lo mismo a todos los chicos que intente abrazarte?- Sam alzó los hombros- Bueno ahora vete al baño date una ducha caliente y luego vamos a desayunar, ¿vale?

Cuando James se despertó Lily empezó a gritar como una loca.

-¡Eres un pervertido! ¡Un cerdo, un asqueroso!- gritó Lily.

-¿Pero que dices?- preguntó James asustado.

-Que has intentado pervertirme.

-¿Qué?- pregunto el chico- ¿Tu estas loca? ¿Como voy a hacerte yo eso?

-¿Que pasa?- preguntaron Sam y Lin al entrar en la habitación.

-Que este ha intentado
pervertirme.- Lily señaló a James y se tapó con la sabana.

-¿Qué?- preguntaron las dos chicas.

-¡Eso es mentira!- se defendió James.

-¿Ah si? ¿Y como explicas que esté medio desnuda?-pregunto Lily.

-Punto uno, no se si te das cuenta pero yo también estoy medio desnudo, y punto dos, yo nunca pervertiría a una chica, y menos a alguien como tú.- James le señalo despectivamente.- Tan presumida, tan cursi, doña perfectita, y a la vez tan endiablada, tan
TÚ.

-¿Yo presumida?- dijo Lily malhumorada- No sabes donde te estás metiendo bonito
- Lily se le iba tirar encima a James, pero Sam y Lin la sujetaron.

-Lily tranquilízate
- dijeron las chicas- Por favor


-No puedo ha intentado pervertirme- dijo Lily guiñándoles un ojo a sus amigas- y encima me llama presumida.

-Lo de presumida no te lo discuto- dijo Sam ganándose una mirada de furia de su amiga- pero que la pervirtieras
- continuó siguiéndole la corriente.

-¿Pero tu también Sam?- dijo James desesperado- Y yo que pensaba que eras la única que estaba un poco bien de la cabeza
- Lily soltó una risita irónica.- Lin tu me crees ¿no?

-S
- iba a decir que sí, pero Sam la piso un pie con disimulo para que les siguiera la corriente.- No, está clarísimo que mientes. Así que te pedimos que te vayas de nuestra habitación.

James cogió su ropa y se marchó de la habitación alucinado por la reacción de Lily.

-Lily ¿pero que ha pasado?- preguntó Sam.

-Nada.- dijo Lily tan tranquila que parecía que lo que decía era verdad.

-Lily
Algo ha tenido que pasar
Ayer os dejamos en la habitación hablando tan tranquilamente y hoy
-dijo Lin.

-Bueno, os lo voy a contar
- dijo Lily- James vino a la habitación y como yo estaba muy mal pues me abracé a él y luego me contó algo que he prometido no contar
y él me abrazó a mí. Así nos quedamos dormidos y claro hoy a la mañana yo me he despertado primero y al verlo abrazado a mí y recodar todo, me he dado cuenta de que ya no tenía excusa para utilizar nuestro plan, ya que se a portado genial conmigo. Entonces necesitaba una excusa y se me ocurrió


-Desnudaros y hacer como que te había pervertido.- terminó Sam.

-Exacto.-Lily sonrió.

-¿No te has pasado un poco?- dijo Lin- James a estado contigo durante toda la noche para que no te pusieras mal
y lo que tú le has hecho


-Bueno, sí, pero
¿no os acordáis de lo que ellos nos hicieron?- Sam asintió- Pues ya está. ¿Y vosotras donde habéis estado?

-Uf
si te contáramos
- dijo Lin sonriendo.

-Contarme.- insistió la pelirroja.

-Está bien
- cedió Sam y le contó toda la historia.-
Y le pegué una bofetada.

-Vaya
Tú si que te as pasado
-dijo Lily.- Y ¿donde están Ann y Sophy?

-Pues Ann ayer a la noche estaba con nosotras, pero hoy a la mañana no estaban ni ella ni Remus. Igual hay algo entre ellos
- dijo Sam sonriendo.

-¿Y te alegrarías?-preguntó Lily.

-Yo sí, Remus es el más
normal de ese grupo.- dijo Lin. Sam y Lily asintieron.

-Bueno ¿y donde está Sophy?-preguntó Lily.

-Eso mismo nos preguntábamos nosotras ayer.- dijo Sam- Desde la cena no la hemos vuelto a ver, ni tampoco a Matt.

-Cambiando de tema, ¿Lin, como te va con los chicos? ¿Has conseguido acercarte a ellos?- preguntó Lily.

-Claro que sí, lo prometido es deuda.- Lin sonrió- He conseguido engañar a Charly y estoy consiguiendo acercarme a él por lo del tema de Sophy


-Vale, sabes que tienes que conseguir entrar en la habitación de los chicos, sea como sea.- le advirtió Sam- Lily, Sophy y yo entretendremos a los chicos y Ann hará guardia porsiacaso.

-Esta tarde hemos quedado en su cuarto para hablar de cómo conquistar a Sophy, - dijo Lin.- y voy a necesitarla para que me quite a Charly de encima.

Cuando Ann y Remus llegaron a la entrada la chica intentó subir las escaleras que llevaban a la sala de Griffindor, pero él la detuvo.

¿Qué pasa?- preguntó Ann.

-¿Puedes hacerme un favor?- Ann asintió- No le cuentes nada a nadie, ¿quieres?

-¿Ni siquiera a mis amigas?-preguntó de nuevo.

-No por favor
No les he contado nada a mis amigos y preferiría que ellas tampoco lo supiesen
-Remus la miró con ojos de cachorro- Por favor


-Esta bien, pero si tú me prometes algo.- el chico hizo un gesto para que continuara- Mañana les vas a contar todo a tus amigos, ¿trato hecho?- Ann le tendió su mano y Remus la cogió.

-Trato hecho.- Ann sonrió y cuando fue a marcharse, algo se lo impedía, el brazo de Remus.

-Y ahora ¿Qué quieres?- dijo con tono paciente.

-Gracias- dijo Remus dándola un beso en la mejilla que dejó medio atontada a Ann durante un momento. Luego, se frotó la mejilla que había sido besada y se fue para la habitación.

Al despertarse Sophy oyó el sonido de una llave girando en una cerradura. Sonrió, porque al fin podrían salir de allí; pero cuando recordó que estar con un chico en la biblioteca estaba totalmente prohibido se preocupó muchísimo.

-Matt, despierta- le susurro alterada, sacudiéndole de la camiseta.

-¿Qué pasa?- preguntó Matt.

-Alguien está intentando abrir la puerta.- susurró- Tenemos que escondernos.

Matt se levantó y tiró del brazo de Sophy para que le siguiera. La puerta se abría, no tenían tiempo que perder. Así que Matt empujó a Sophy dentro de un estrecho armario y luego él se metió también. El armario era tan estrecho que Matt tenía a Sophy abrazada, por eso ella tenía su cuerpo totalmente pegado al de Matt. Intento separarse un poco, pero estaba entre la espada y la pared, nunca mejor dicho. Al otro lado de la puerta del armario alguien caminaba de un lado a otro y murmuraba algo.

-Aih
es preciosa, divina, la adoro
- decía la voz- Pero que esté saliendo con el estúpido de Potter me pone enfermo- Sophy y Matt reconocieron al instante la voz de Snape.

-Tienes que hacer algo, ese chico te esta robando a tu Lily.- dijo otro voz, esta vez de mujer. Era Peny Parkinson.

-Tranquila Peny, algo haré. ¿Y a ti que tal te va con Sirius?- pregunto Snape.

-La verdad es que creo que esta loco por mi.-dijo orgullosa la Slytherin.

A Sophy le entró la risa pero Matt se apresuró a taparle la boca y le hizo un gesto para que callara.

-Si, pero porsiacaso será mejor que alejes a la estúpida de Samantha de el. Creo que está interesada.

-Puede ser
Pero e mi Siriusin no creo que le interese una chica como esa
- continuó Peny. Esta vez fue a Matt al que le dio a risa al oír eso de mi Siriusin. Pero a Sophy no la dio tiempo a taparle la boca y Snape abrió la puerta.

-Vaya, vaya
¿pero que tenemos aquí?-dijo al verlos abrazados.

-Creo que os hemos pillado
- dijo Peny.- Severus, ¿voy a avisar a Filch?- Snape asintió y la chica salió de la biblioteca.

-¿Qué estabais haciendo aquí?-preguntó Snape con tono de profesor.

-¡Y a ti que coño te importa!- le soltó Matt. Sophy se sorprendió ver al chico hablar así, ya que era la primera vez que le veía muy enfadado.

-Me importa por que puedo hacer que os expulsen
- dijo Snape.

-Pues si me expulsan será Dumbledore el que lo haga, no un estúpido Slytherin.- le dijo Matt en un tono despectivo.

-Tranquilízate
por que de eso ya se va a preocupar mi padre.-le contesto Snape- para algo trabaja en el ministerio, y hará lo que yo le pida.

-¿Crees que nos importa lo más mínimo lo que haga o deje de hacer tu padre?- preguntó Sophy, a la que nunca le había caído bien Snape.

-No, pero si vuestra expulsión. Y no creo que mi padre tenga ningún problema en expulsar a una asquerosa sangre sucia como tú- contestó Snape empujando a Sophy. Matt ayudó a Sophy a levantarse.

-Con tu permiso
- le dijo Matt a Sophy antes de plantarle su puño izquierdo a Snape en la cara dejándolo tumbado en el suelo con el ojo rojo.

-Vamos antes de que llegue Filch- le dijo Sophy a Matt. Los dos salieron corriendo de la biblioteca y fuero hacia la sala común de Griffindor. Cuando llegaron Matt subió las escaleras hacia su habitación.

-¡Matt!- le gritó Sophy desde la sala común.

-¿Si?- Matt se giró en lo alto de las escaleras para mirar a la chica.

-Gracias- Matt sonrió y se fue a su cuarto.

Cuando entró se encontró con Sirius, James y Remus tumbados en sus camas mirando hacia el techo.

-Hola- los saludó Matt.- ¿Qué os pasa?

-No comprendo a las chicas- dijo Sirius sin apartar la mirada del techo.

-Ni yo,- dijo James- son rarísimas.

-Tengo un problema muy gordo.- dijo Remus.

-Vaya,- dijo Matt- entonces mejor que no os cuente lo que me ha pasado


-¿Es bueno o malo?- preguntó Remus.

-Medio bueno y medio malo- contestó Matt.

-Cuenta- dijeron Sirius y James- No creo que sea peor que lo mío.

-Ayer me quede encerrado en la biblioteca con una chica, cuyo nombre no os voy a decir, y la bese.- todos le miraron sorprendidos sonriendo- Y ahora viene lo malo. Esta mañana cuando nos hemos despertado hemos oído la puerta, eran Snape y Peny Parkinson, y nos hemos escondido. Pero nos han pillado, porque nos ha entrado la risa al oír de lo que hablaban, y cuando Parkinson ha ido a llamar a Filch, Snape se ha metido con la chica con la que yo estaba y le he pegado un puñetazo. Creo que nos van a expulsar.

-Joder
- dijo Sirius- pues si que es más grave que lo mío.

-¿No nos vas a decir quien es la chica?- Matt negó- Venga Matt que somos tus amigos
-dijo Remus.

-No os lo voy a decir- dijo Matt.

-Vamos
Por favor
- Matt volvió a negar.

-¿A vosotros que os ha pasado?- preguntó Matt.

-Sirius a dormido con Sam y a la mañana le ha cruzado la cara sin ninguna razón, a James Lily le ha acusado de intento de perversión y a mi
ya os lo explicaré cuando estemos más tranquilos.- Remus suspiró.

-Vaya, se ve que tenéis un mal día.- dijo Charly saliendo de la ducha.

-Bueno yo me ducho y bajamos a desayunar.-dijo Matt.

Sophy entró más feliz que una perdiz en su habitación y se encontró con las chicas ablando sobre el plan.

-Chicas, ¿no es un día precioso?- preguntó Sophy.

-Si, hoy es el día perfecto para hacer el plan- dijo Lily frotándose las manos.

-¿Qué? ¿Tan pronto?- preguntó Sophy.

-Lo mismo he dicho yo- dijo Ann- ¿no será mejor que esperemos unos días, unos meses, unos años, que no lo hagamos
?

-¿Qué dices? Con lo que nos ha costado hacer la poción no nos podemos echar atrás.- dijo Sam.

-Tiene que ser hoy- dijo Lin- Hoy he quedado con Charly para estudiar y cuanto antes mejor.

-Está bien
- cedieron Ann y Sophy.- Ahora vamos a desayunar que dentro de dos horas tenemos la primera clase.

Después de desayunar los alumnos de tercero de Griffindor y Slytherin se fueron a su clase de pociones.

-Hoy vamos a utilizar la poción multijugos para animales- dijo el profesor- os pondréis por parejas, pero algunas las voy a elegir yo: Sophy y Sirius, James y Ann, Lin y Snape, Remus y Lily, Peny y Charly y Matt y Sam.

Media hora más tarde McGonagall entró en la clase de pociones. Parecía que estaba muy enfadada y se puso a hablar con el profesor de pociones.

-¿Qué querrá?- le preguntó Matt a Sam.

-No lo sé, pero parece que se fuera a comer a alguien.- contestó en un susurro la chica.

-Chicos, la profesora McGonagall está aquí porque se tiene que llevar a unos alumnos a hablar con el director Dumbledore.- Matt y Sophy se miraron preocupados.

-Los alumnos son Severus, Matt, Peny y Sophy.-dijo McGonagall- el director quiere hablar con vosotros por lo sucedido esta mañana y está muy enfadado.

Los cuatro chicos salieron de la clase con la cabeza baja. El profesor de pociones cerró la puerta y continuó con la clase.

-Pónganse ustedes dos juntos y ustedes dos también.-ordenó el profesor. Así Sam se puso con Sirius y Lin con Charly.

-James,- le llamó Sirius por lo bajo- la chica era Sophy.- le dijo Sirius sorprendidísimo.

-Parece ser que sí, por eso no quería decirnos quien era en la habitación, porque estaba Charly.- dijo James.

-¿De Que habláis?-quisieron saber Ann, Sam y Lily.

-Pues de que Sophy y Matt han pasado juntos la noche- contestó Sirius.

-¿Qué?-preguntó Lily- Pero si Charly esta enamorado de Sophy


-Pues ya ves que Sophy no siente lo mismo por él, sino que por su hermano
- dijo Ann sonriendo.

-Esto parece un culebrón
- dijo Remus que también escuchaba atento.

-Vale tenéis que prometer una cosa- dijo Sirius tanto a las chicas como a los chicos.- No vamos a decirle nada a Charly.

-Estoy totalmente de acuerdo.-dijo Sam.

-Y yo, si se entera va a matar a Matt.-dijo Ann.

-Pues ya está, no decimos nada y listo,- dijo James- pero tenemos que hacer que Matt y Sophy le confiesen la verdad.

-Vale, pero ¿Por qué les ha llamado Dumbledore?-preguntó Lily.

-Porque Snape les pilló en la biblioteca, que se habían quedado encerrados y porque Matt le dio un puñetazo a Snape por insultar a Sophy.- explicó Remus.

-Joder, ¿y si los expulsan?-dijo Ann.

-Tenemos que ir a ayudarles- dijo Remus.- ¿pero como salimos de aquí?

-Déjame a mí.- dijo Sam- Sirius vas a tener que ayudarme, sígueme la corriente- Sirius asintió.

-Profesor
-dijo Sam- no me encuentro muy bien. Creo que me estoy mareando.

-Tranquilícese. Haber tome aire, y respire hondo.-dijo el profesor.

-No
, me encuentro fatal
- Sam hizo como que se desmayaba y Sirius la sujetó para que no se abriera la cabeza. Mientras tanto los otros cuatro salieron de la clase en silencio para que nadie se enterase.

-Profesor, ya la llevo yo a la enfermaría, usted siga con la clase.- dijo Sirius. Así Sirius la cogió en brazos y salieron de la clase.

Lily, James, Remus y Ann ya se habían marchado para el despacho del director e intentaban escuchar a trabes de la puerta.

-Así que les pillaron en el armario de la biblioteca y le pegó usted un puñetazo a Severus ¿no?- preguntó el director con un aire de cómico.

-Si- dijo Snape señalando su ojo.

-Pero se lo tenia merecido- dijo Matt.

-Bueno esta vez voy a pasar lo un poco por alto, porque estoy de buen humor. Pero aun así vais a tener castigo.- dijo el director.- Vais a ordenar todos los libros de la biblioteca todas las tardes de este mes.

-¡Bien!- oyeron los gritos de sus amigos que estaban fuera.

Sirius y Sam se dirigían hacia el despacho del director.

-Eres muy buena actriz
-dijo Sirius sonriendo- Casi me engañas a mi


-Ya ves- dijo Sam un poco cortada. Aceleró el paso, pero Sirius la detuvo.

-Sam, ¿Por qué has reaccionado así esta mañana?- preguntó Sirius.

-Es una larga historia
-dijo Sam intentado escapar de la pregunta de Sirius.

-Tengo tiempo- Sirius sonrió.- ¿vas a contármelo?

-Prefiero no contarlo, ¿te importa?- Sirius asintió, pero Sam no le hizo caso y salio corriendo para el despacho.

Cuando llegó vio a todos sus compañeros en el despacho hablando con Dumbledore.

-¿Qué pasa?- preguntaron Sam y Sirius.

-Que estáis todos castigados por marcharos de clase sin permiso. Lily y James vais a trabajar en la cocina con los elfos., Ann y Remus vais a ayudar a Hagrid con sus mascotas nuevas, y Sirius y Sam vais a pintar la clase y decorar la clase de pociones y la de adivinación. - Contestó el director- Y me da igual que no os parezca justo, pero es lo que hay.

A la tarde Lin estudiaba con Charly en su habitación. Mientras tanto Lily y James trabajaban en la cocina. Sam y Sirius Pintaban la clase de adivinación de verde pistacho. Remus y Ann daban de comer a unos unicornios. Y Matt y Sophy ordenaban los libros de la biblioteca.

-Matt, tengo que coger una cosa un momento, ahora vuelvo- dijo Sophy como excusa para poder alejar a Charly de la habitación.

-Charly, creo que McGonagall te está buscando porque quiere que hagas no se que.-dijo Sophy al llegar al cuarto de los chicos.

Charly salió de la habitación y Lin se puso a buscar como una loca un objeto personal de cada chico. Cogió el bote de colonia de Charly, la maqueta de una saeta de fuego de James, un cepillo de dientes de Matt, unos calzoncillos de Sirius y una figurita de un lobo aullando.

Cuando todas las chicas llegaron a sus cuartos Lin las dijo a forma de recibida.

-¡Chicas! Tengo todos los objetos que me pedisteis.

-Bien, Lin eres la mejor.- le dijo Lily abrazándola.

-Ann dame la poción y así para mañana ya estará listo.-dijo Sam.

Ann le dio la poción y Sam siguió los pasos de la receta, excepto por una pequeña cosa: en vez de echar una gota de poción a cada objeto echó dos.

-¡Sam, has echado dos gotas y era una!- le gritó Ann.

-Pero por eso no pasa nada ¿verdad?- dudó Sam.

-No lo sé, mañana lo sabremos ahora vamos a dormir.-dijo Lily.

Así las chicas se fueron a dormir y también los chicos. Pero a la mañana siguiente en el cuarto de los chicos, tanto como en el cuarto de las chicas:

-¡Ahhhhhhhhhhhh!

**********************************************************************

Este capitulo ha sido un poquito más largo que los anteriores por eso he tardado más en escribirlo. Y eso que algunos no o merecíais un capitulo tan largo, porque esta vez no he tenido más que un review  y estoy muy triste
Pero bueno, esa persona se merece un premio, una estatua o algo por haberme escrito, así que este capitulo se lo dedico a Gema_Acker. Muchas gracias

Esta vez, espero que seais un pelín más buenos y que aunque solo me pongáis tu historia es estupenda, o me encanta como escribes, o eres mas mala que el veneno escribiendo, me hacéis feliz.

Un beso muy grande para todos, aunque no me hayáis escrito.

GARA
GUERRA DE SEXOS
5. CAPITULO:Cambio de imagen

Pero a la mañana siguiente en el cuarto de los chicos, tanto como en el cuarto de las chicas:

-¡Ahhhhhhhhhhhh!

-¿Qué pasa?- preguntó Sirius desde la cama, que aun no se había levantado.

-No me ves
- dijo Remus, que en ese momento tenía un aspecto extraño.

-¿Qué haces aquí Ann?- volvió a preguntar Sirius.

-Ese es el problema, no ves que mal estoy
- repitió Remus.

-Yo te veo perfecta
- dijo Sirius echándole un vistazo.

-El problema es que YO no soy Ann, soy REMUS.-dijo el licántropo furioso- Y no se si te as dado cuenta pero tú, tienes un gran parecido con una chica
como se llama
Ah sí, Sam.- vaciló Remus.

-¿Qué?- Sirius se levantó de la cama y se fue corriendo al baño para ver su nueva imagen.- ¡Ahhhhhhh! ¿Pero que ha pasado?

-No lo se.- dijo James saliendo del baño con aspecto de
Lily.

-¿Y tu eres?- preguntó Sirius.

-James.- dijo el chico observando la imagen de sus amigos.

-Estoy seguro de que las chicas han tenido algo que ver con esto- dijo antes Matt, ahora Sophy.

-¡Totalmente de acuerdo!- contesto un Charly un poco cambiado
más femenino
más bien
Lin.

Mientras, Lily totalmente alterada caminaba de un lado a otro de la habitación.

-No puede ser, la poción era perfecta, estaba todo controlado
- dijo Sam = Sirius.

-Si, estaba todo controlado, hasta que TU PUSISTE UNA GOTA DE MÁS.- termino gritando Lily = James.

-Lily, no te pongas así, esto tiene solución ¿verdad?- preguntó Ann = Remus.- ¿Verdad Sam?- la chica no contestó- ¿Sophy?- esta apartó la mirada- ¿Lin? Dime que sí.

-Ann, lo siento mucho, pero
- dijo Lin = Charly- esto va a durar una semana.

-Y no hay ninguna forma de adelantar el plazo.- terminó Sophy = Matt.

-Joder, que vamos hacer
-dijo Ann = Remus medio llorando.

-Un momento, si los cuerpos de ellos están aquí, nuestros cuerpos tienen que estar
- Sam cogió el pomo de la puerta, pero en ese momento entro Sirius = Sam.

-¡Ahhhhhhh!- gritó Sirius = Sam al ver su cuerpo.- ¿Y tu quien coño eres?

-¡Mi cuerpo!- grito Sam = Sirius de alegría abrazando a Sirius = Sam.

-Así que habéis sido vosotras las que habéis montado este lió ¿no?- preguntó Remus = Ann observando a Ann dentro de su cuerpo.

-Bueno
un poco sí, pero lo teníais merecido
- dijo Ann = Remus señalándolo con el dedo índice.

-¿Merecido?- preguntó Matt = Sophy.

-Sí, por lo que nos hicisteis el año pasado.- contestó Sophy alterada.

*(A partir de ahora en este capi, no va a aparecer quien está en el cuerpo de quien porque tardo mucho más en escribir, pero seguir recordando que los protagonistas están con los cuerpos cambiados).

-¿Y vosotras por que os habéis hecho esto?- preguntó James - ¿A caso estabais probando nuevas experiencias?- preguntó chistoso.

-No- contestó Lily irritada- Es que la lista esta- señaló a Sam - echó unas gotas de más en la poción y parece ser que ha hecho cambiar nuestros cuerpos.

-¿Esto durará mucho?- preguntó Charly.

-Pues, una semana
- dijo Sam separándose de él chico que llevaba su cuerpo.

-Joder, pues vamos a tener que disimular- dijo Matt.

-¿A que te refieres?- preguntó Lily asustada.

-Que vamos a tener que hacernos pasar por el dueño del cuerpo en el que estamos, nos guste o no.- explicó Sophy.

-Esta bien, podría ser divertido
- dijo Sam sonriendo.- Así conoceremos un poco más a la otra persona


-Si, pero hay un problema.- todos miraron a Sophy- Vamos a tener que vestirnos, peinarnos, hablar, comer y comportarnos como lo hace la otra persona
Porque sino van a pillarnos.

-Bueno, pues como esta tarde Dumbledore nos ha dejado libre de castigo vamos a escribir en un papel estos datos para la otra persona ¿de acuerdo?- todos asintieron.

Tras ayudar a los chicos a vestirse, peinarse y hablar como ellas y viceversa, todos bajaron a desayunar. Los chicos, con cuerpos de chicas en un grupito y las chicas con cuerpos de chicos en otro.

-¡Lily!- le gritó una voz a James.- ¿Que tal estás?- preguntó Snape.

-Muy bien hasta que tú has llegado Snape.-dijo James con tono borde.

-¿Que te pasa?- preguntó el chico tocándole la frente- Estás cambiada.

-No me digas
- dijo James con tono burlón apartando la mano del Slytherin de su cabeza.

-Veo que tienes un mal día, mejor te dejo que viene el estúpido de Potter- Remus tubo que sujetar a James para que no se le tirara encima a Snape-, luego hablamos.

-Maldito idiota- gritó James y él y Remus fueron a sentarse a la mesa junto con sus otros tres amigos y las chicas, con aspecto de chico.

-¿Qué, ahora ya sabes lo que tengo que soportar todos los días?- dijo Lily sonriendo. James le dedicó una mirada cargada de furia.

-Bueno, y ¿Qué tal lleváis el ser mujer?- les preguntó Sophy a los chicos.

-Fatal, no se lo que me pasa que tengo unos dolores de estomago
- dijo Charly, haciendo que las chicas se rieran- ¿Qué es lo que pasa aquí?

-Que esta semana- Lin sonrió- me, bueno, TE tiene que bajar.

-¿Qué?- preguntó Charly totalmente asustado- Me explicarás como funciona todo ¿no?- como Lin asintió Charly se quedó mucho más tranquilo.

-¿Y los demás, qué tal?- preguntó Sam.

-Pues a mi creo que se me está destiñendo el tinte del pelo- dijo Matt imitando la voz de Sophy y ganándose así una patada en la espinilla.

-Pues yo estoy genial,- dijo Sirius- de momento no he tenido ningún problema con tu cuerpo- Sirius miró riendo a Sam- Estoy pensando en quedármelo unas semanas más.

-¿Y vosotras?- preguntó Remus- ¿Algún problema?

-No, he tenido suerte de que no haya ocurrido esto antes- dijo Ann recordando que si hubiera ocurrido unos días antes se habría convertido en lobo.

-¿Qué quieres decir?- preguntó Lily pasando sus ojos de Ann a Remus y de Remus a Ann.

-Nada, cosas mías- dijo Ann mirando a Remus con una mirada que claramente quería decir: ¿Cuándo piensas contarles la verdad?

-Pues a mi me está gustando mucho esto de ser el ligón, guaperas,-dijo Sam haciendo que Sirius sonriera- y típico creído de Hogwarts.

Antes de acabar la frase, Sam ya se había puesto de pies preparada para correr en dirección al que por una semana sería su nuevo cuarto (el de los chicos), ya que Sirius tenía cara de enfado y se había levantado preparado para correr tras ella.

-¿Y tu Lily?- preguntó James- ¿Qué tal te llevas con mi cuerpo?

-Bueno, ahora que lo pienso, esta semana van a hacernos un examen de transformaciones y no me va a venir nada mal un descansito- dijo Lily estirando sus masculinos brazos- ¡Ah! y te advierto que a ti más te vale aprobar ese examen, porque sino
TE CAPO.

-Haré lo que pueda.- Lily le lanzo una mirada amenazante.

Sam corrió por el pasillo hasta la sala común, y Sirius la siguió muy de cerca. Allí, subió las escaleras al cuarto de los chicos y se metió en el baño, sujetando la puerta con todas sus fuerzas.

-Vamos, abre la puerta- le gritó Sirius aporreando la puerta.

-No pienso abrirle la puerta a un creído.- dijo Sam riendo.

-Ábreme la puerta Sam- repitió Sirius con tono de sargento.

-Si quieres entrar vas a tener que tirar la puerta abajo.- rió la muchacha.

-Esta bien, tu lo has querido- Sirius empujó la puerta con todas sus fuerzas, pero no pudo abrirla. Así que cogió su varita y haciendo un hechizo abrió la puerta de golpe y Sam calló al suelo golpeándose la cabeza contra el lavabo.- ¿Estas bien?- preguntó Sirius ayudándola a levantarse.

-Si. Estoy un poco mareada- contesto sujetándose la cabeza- pero no es nada.

-¿Segura que estas bien?- pregunto Sirius de nuevo. La chica asintió e intentó levantarse, pero al hacerlo se desmayó cayendo a los brazos de Sirius. Como Sam tenía el cuerpo de Sirius, él no pudo sujetarla y los dos cayeron al suelo.

Cuando Sam se despertó estaba en la enfermería con un gran dolor de cabeza.

-Vaya, se despertó la Bella Durmiente.- rió Sirius.

-¿Qué ha pasado?- preguntó la chica intentando sentarse.

-Te as dado un golpe en la cabeza.- contestó el chico que estaba sentado en una silla junto a la cama de la enfermería.

-¿Y tu quien eres?- preguntó Sam a Sirius.

-¿Qué? ¿No te suena este cuerpo?- preguntó Sirius incrédulo.

-Pues no
- dijo Sam intentando recordar.

-¿Cómo te llamas?

-Sam.

-¿Edad?

-13.

-¿Y te suena el cuerpo que tienes tu?- preguntó Sirius.

-Si- Sam rió- Es de un creído que yo conozco.

-¡Serás capulla!- digo Sirius riendo.- Te acuerdas de todo ¿no?

-Por supuesto.- dijo Sam riendo.

-Bueno, señor Sirius cuando quiera puede irse.- le dijo la enfermera a Sam, creyendo que era Sirius.- Está perfectamente.

-Gracias - dijo Sam levantándose de la cama y los dos chicos salieron riendo de la enfermería.

A la tarde, cuando se dirigían a clase de transformaciones Lily oyó a sus espaldas alguien que la llamaba. Se giró pero detrás no había nadie.

-¿Te pasa algo?- preguntó Ann al darse cuenta de que su amiga se giraba.

-No, no.- Lily siguió caminando, pero tras dar un par de pasos volvió a oír la misma voz llamándola. Lily se paró en seco y se giró lentamente, pero detrás no había nadie.

-Lily, ¿seguro que no te pasa nada?- preguntó Sophy.

-Si, no es nada
- contestó la pelirroja.- Pero se me ha olvidado
algo. Seguir adelante, ahora os cojo.- Todos siguieron adelante.

Lily se quedó sola en el pasillo. Cerró los ojos y volvió a oír aquella voz. Al abrir los ojos el pasillo había desaparecido y todo se había vuelto oscuro. Cada vez oía la voz con más claridad, más fuerte; como si se estuviera acercando. Empezó a ver algo en la oscuridad, era una luz roja. Pero ahí seguía esa voz, llamándola. De repente se hizo el silencio, como si se le hubieran taponado los oídos. La voz ya no se oía, pero la luz seguía allí. Lily comenzó a caminar en dirección a ella y de repente notó un escalofrió y una mano que la tocaba el hombro.

-¡LILY! gritó una voz. Asustada Lily abrió los ojos y allí se encontró con su cuerpo, amarrándola del hombro.

- James me has asustado.- le riñó Lily.- ¿Qué quieres?

-Nada, solo que te he visto extraña
y quería saber si estabas bien.- le respondió el chico preocupado.

-No, estoy perfectamente.-contestó Lily comenzando a andar a paso rápido. James la agarró del brazo.

-Lily, no estás bien. Estás temblando y muy pálida. ¿Que te pasa? ¿Quieres contármelo?- Le pidió James.

-Está bien.- cedió Lily- Cuando me he girado sin ningún motivo, ha sido porque he oído a alguien llamarme varias veces. Luego he cerrado los ojos y volver a abrirlos todo estaba oscuro, solo había una luz a lo lejos y la voz seguía llamándome. Más tarde se ha quedado todo en silencio entonces he empezado a andar hacia la luz. Después he sentido un escalofrió y tu estabas aquí delante y todo ha vuelto a la normalidad.

-Lily, esto nunca te lo había dicho, pero
-le dijo James muy bajito-
en ocasiones veo muertos.

-Ja-ja-ja, que gracia.- James sonrió- ¿No me crees?

-Hombre, Lily, la verdad es que es un poco extraño...- dijo James dudando.

-Va, olvida todo lo que te he dicho.- dijo Lily malhumorada.

-No, no, que te creo.- contestó al fin James no muy convencido.- ¿Y conoces de algo la voz que oíste?

-La verdad es que si
Se me ha hecho familiar, pero ahora no se quien puede ser.- contestó la chica.

-¿Te ha pasado alguna otra vez algo parecido?- le preguntó James. Lily negó con la cabeza, pero se quedó pensativa y muy callada.- James le puso la mano sobre el hombro- Tranquila.

-¡Lily, James! Vamos, McGonagall está furiosa.- les llamó Matt desde el otro lado del pasillo.

Cuando James, Matt y Lily entraron en la clase, McGonagall les dedicó una mirada furiosa. Luego les ordenó sentarse y empezó a caminar de un lado a otro de la clase.

-Nos han comentado que varios alumnos de Griffindor han tenido reacciones muy extrañas desde esta mañana.- McGonagall alzó la mirada del suelo.

-Oh oh
- dijo Sam por lo bajo para que solo pudieran oírla los cinco chicos y sus amigas.

-Como bien he dicho, Dumbledore ha recibido información de diferentes profesores comentando los cambios de actitud de algunos alumnos y al principio no entendíamos que era lo que ocurría, pero ahora si.

-Mierda, nos han pillado- dijo Ann silenciosamente.

-Por eso ha mandado llamar a los siguientes alumnos: Samantha, Sirius, Liliam, James, Sophy, Matt, Charly, Starlin, Ann, y Remus.- McGonagall doblo la notita en la que tenía los nombres apuntados- Dumbledore les está esperando su despacho.

Los diez salieron del aula y se dirigieron al despacho de Dumbledore. Todos iban muy callados y mirando al suelo hasta que Sophy empezó a hablar.

-Joder, ahora que me estaba acostumbrando a ser un chico


-Se nos ha acabado el chollo.- dijo Sam tocándose el abdomen.

-No pueden expulsarnos por esto ¿verdad?- preguntó Ann. Nadie contesto- ¿verdad?

-No creo. Nosotros hemos hecho cosas mucho peores y ya ves, aquí seguimos.- dijo Charly sonriendo. Ann respiró un poco más aliviada.

-¿Entramos?- preguntó Lin al llegar a la puerta del despacho. Todos asintieron así que toco la puerta.

-Adelante chicos.- dijo el director. Todos entraron en silencio.- Sentaros, ahí sillas para todos.- Tras sentarse Dumbledore siguió hablando.- ¿Sabéis por qué estáis aquí?

-Si, creo- dijo Sophy.

-Bueno os lo explicaré. Las chicas habéis hecho una poción como venganza contra los chicos, pero os ha salido mal y ahora tenéis los cuerpos cambiados. ¿Cierto?- preguntó Dumbledore sonriendo.

-
¿No está enfadado?- preguntó Lily al ver la sonrisa del director.

-No, la verdad es que me parece gracioso. - el director volvió a reír.

-¿Va a castigarlas?- preguntó Sirius interesado.

-¿No te parece suficiente castigo estar dentro del cuerpo de otra persona de tu sexo contrario?- le preguntó Dumbledore.- Bien, pues ese va a ser vuestro castigo, pero nadie, repito nadie puede saber que estáis en el cuerpo del otro. ¿Entendido?

-Si, ¿pero nadie nadie?- preguntó Ann.

-NADIE.

-¿Y nosotros por que tenemos que cumplir el castigo de ellas?- preguntó Charly.

-Porque si vosotros no hubieses empezado el año pasado, esto no habría pasado.- contestó Dumbledore.- Y ahora marcharos al comedor que la cena ya estará servida.

Los chicos y chicas salieron bastante felices, ya que aquel castigo era el más sencillo que habían tenido que hacer hasta ese día. Cuando llegaron al comedor Severus Snape y Peny Parkinson se acercaron a ellos.

-¡Sirius!-gritó Peny corriendo en dirección a Sam. La agarro del brazo derecho y miró de mala manera a Sirius pensando que era Sam.

-Parkinson
- dijo Sam enfadada- ¿Qué coño quieres?

-Sirius
estás muy extraño
Más borde de lo normal- dijo Peny.

-¿Enserio?- dijo Sam riendo.

-Perdona, - le dijo Sirius a Peny haciéndose pasar por Sam- podrías soltarle el brazo a mi NOVIO.- Sam le miró a Sirius sorprendida.

-¿Qué? ¿Cómo va a ser mi Sirius novio de una asquerosa Sangre Sucia como tú?- dijo Peny incrédula.

-Pues así es.- dijo Sam siguiéndole la corriente al moreno y agarrándole de la cintura.- Así que no te me acerques nunca más, ¿entendido?- Peny asintió y se marchó medio llorando.

-¿Y vosotros desde cuando sois novios?- preguntó Sophy riendo.

-Eso me gustaría saber a mi.- dijo Sam mirando a Sirius.

-Es que
no la soporto.- dijo Sirius buscando excusas.

-Ya, ya
- dijo James riendo.- Excusas, excusas
- Todos empezaron a reír.

Cuando terminaron la cena, Lily no se encontraba nada bien, así que mientras todos los demás se quedaban en el salón ablando, ella se fue a su habitación a descansar. Se puso el pijama y se metió en la cama. Estaba cansadísima, los parpados se le cerraban. Se quedó dormida.

Lily estaba en una habitación estrecha, pero muy larga, cerrada, sin ventanas. Las paredes eran a cuadros blancos y negros, como un tablero de ajedrez. Alguien la perseguía. Ella salió corriendo. Continuó recto, pero las paredes se iban estrechando. De repente se abrió un agujero en el suelo y ella cayó dentro. Ahora estaba en una habitación más pequeña, y tenía una puerta a la derecha. Desde allí se oían los gritos de dolor de un hombre, y las risas de otro. Lily se asomó y allí estaba él. Había reconocido sus risas a la perfección.

-Lily, ven acércate- le dijo el hombre que reía. Lily se acercó lentamente. Estaba asustada.

-¿Por qué lo hiciste?- preguntó la pelirroja con voz temblorosa.- ¿Por qué?- gritó.

-Yo no lo hice Lily.- dijo el hombre riendo.

-¿Quién fue?- preguntó Lily llorando.

-No creo que quieras saber quien fue.- contestó riendo.

-DIMELO.-gritó Lily.- ¿Quién fue?

-¡Lily! ¡LILY!- gritó Lin- ¡Despierta! Está ardiendo.

-Tenemos que llevarla ala enfermería.- Dijo Sophy.

-Yo voy a llamar a Dumbledore.-dijo Ann.- Vosotras intentad despertarla.

-¿Qué pasa?- preguntó Matt que se había despertado por todo el ruido que estaban armando.

-Lily esta ardiendo, y no conseguimos despertarla.- le dijo Sam.

-¿Podemos ayudar?- preguntó Sirius que también estaba despierto.

-Si, ir a buscar a la enfermera, RAPIDO.- gritó Sophy.

-¡Lily despierta! ¡VAMOS!- grito Sam llorando.- Por favor


En ese momento llegaron Dumbledore y la enfermera y llevaron a Lily a San Munngo.

-No podemos quedarnos aquí, sin hacer nada.- dijo Sam llorando.

-Si, pero tampoco podemos salir del colegio.- dijo Ann, que también lloraba, al igual que el resto de amigas.

-Si que podemos.- dijo Charly.- Desde la chimenea del despacho de Dumbledore.

-¿Y como vamos a llegar hasta allí?- preguntó Ann.-Filch está vigilando.

-Con esto.-James sacó su capa de invisibilidad.

Así los diez llegaron hasta el despacho de Dumbledore y luego mediante la red Flu se fueron a San Munngo.

-¿Qué hacéis aquí?- preguntó Dumbledore.

-No podíamos quedarnos allí sin hacer nada.-dijo Sophy. Dumbledore suspiro.

La enfermera salió de la habitación en la que estaba Lily y todos se abalanzaron sobre ella.

-¿Qué tal está?- preguntaron todos.

**********************************************************************

Aquí acabó el quinto capitulo. Espero que os haya gustado y como siempre lo he vuelto a dejar en lo más interesante ehhhh. El próximo capitulo n o se para cuando estará porque quiero descansar. Que para eso están las vacaciones.

Bueno y por supuesto no se me olvida esto: ¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO!!!
Que lo paséis muy bien y que os traigan muchos regalos. No comáis mucho turrón ni polvorones. Un besazo muy grande para todos y todas.

GARA
GUERRA DE SEXOS
6. CAPITULO: DESCUBRIENDO VERDADES

La enfermera salió de la habitación en la que estaba Lily y todos se abalanzaron sobre ella.

-¿Qué tal está?- preguntaron todos.

-El señor Potter está pasando por un mal momento. En estos momentos está atrapado dentro de una pesadilla.- dijo la enfermera.

-¿Y no pueden hacer nada?- preguntó Dumbledore.

-Sí, pero es bastante complicado y peligroso.- contestó la enfermera.- Alguien tendría que entrar en el sueño y sacarlo de allí, pero como bien he dicho puede ser muy peligroso.

-¿Cuál sería el mayor riesgo?- preguntó Dumbledore.

-Podrían quedarse los dos atrapados en el sueño para siempre.- dijo la enfermera. Todas las chicas que estaban allí empezaron a llorar.

-¿Chicos podrías llevaros a las chicas fuera y llamar a la madre de Lily?- preguntó Dumbledore. Los chicos acompañaron a las chicas a la sala de espera y allí llamaron a la madre de Lily, pero James no se movió de allí.- James por favor


-No. Quiero entrar yo.- dijo James.

-No, no voy a arriesgarme a perder a un estudiante más.- dijo Dumbledore muy serio.

-Profesor Dumbledore, déjeme intentarlo.- pidió James.

-¿A caso sabe usted algo que los demás no sepamos?- preguntó el director.

-Sí, por eso será mejor que entre yo.- dijo James.

-Está bien. Entrará usted, pero si no regresan en diez minutos haré que le saquen a la fuerza.- contesto Dumbledore.

James quedó dormido en pocos minutos. Estaba en una habitación grande, de cuadros negros y blancos (la misma en la que había estado Lily hacía unas horas). A lo lejos oyó la voz de Lily y empezó a caminar hacia ella. Llegó a una habitación en la que había cinco puertas (roja, verde, azul, amarilla y morada). Abrió una de las puertas y vio a Lily arrodillada en el suelo, llorando abrazada a un hombre. Frente a ella otro hombre vestido con una capa negra se reía.

-¡Lily!- gritó James que corría hacia ella.- ¿Estás bien?- Cuando James se acercó el los dos hombres habían desaparecido. -¿Qué te ha pasado?

-Yo lo maté
- dijo Lily.- Yo maté a mi padre


-¿Qué dices?- preguntó James.- Lily tu no lo mataste.

-Fue culpa mía.- dijo Lily entre sollozos.

-Lily, no digas tonterías. Tu no has matado a tu padre.- dijo James levantando a Lily del suelo.- Tenemos que salir de aquí.

-¿Cómo vamos a salir de aquí?- preguntó Lily un poco más tranquila.

-Allí hay varias puertas, alguna tiene que ser la salida.

Lily y James probaron a cruzar todas las puertas, y al cruzar la verde los dos chicos despertaron en dos camas de San Mungo.

-¿Están bien?- preguntó Dumbledore al verlos abrir los ojos. Los chicos asintieron.- Bien. Su madre llegará enseguida.- le dijo a Lily. Y luego poniéndole la mano en el hombro a James continuó- Ha sido muy valiente. Ahora descansen un poco y para mañana ya podrán volver al colegio.

-¡Lily!- gritaron las cuatro chicas abrazando a Lily.- Pensábamos que no ibas a despertar
Menos mal que estás bien.

-Me estáis ahogando.- rió Lily.

-Bueno chicas ahora dejad que descansen un poco, que además ya es hora de que volváis a Hogwarts.- dijo Dumbledore riendo.

-¿Por qué tenemos que volver? Hoy es sábado y no hay clases.- dijo Ann.

-Lo se, pero ustedes cuatro y también ellos- dijo Dumbledore señalando a Sirius, Matt, Remus y Charly- tienen un castigo que cumplir.

-¿Qué castigo? Si no hemos hecho nada.- dijo Remus.

-¿Les parece poco escaparse de Hogwarts sin permiso?- preguntó Dumbledore.

-¿Y James?- preguntó Charly.

-James se libra del castigo porque tiene que quedarse aquí.- dijo Dumbledore sonriendo.- Así que ustedes vayan desfilando para Hogwarts.

Después de que la madre de Lily se fuera y todos volvieron al colegio, James y Lily se quedaron a solas en la habitación.

-James, ¿Por qué has entrado tu pasa salvarme?- preguntó Lily interesada.

-Eh
, pues no se
Soy así.- dijo James algo cortado.

-¿No será porque te empiezo a gustar un poquito?- dijo Lily riendo.

-¿TÚ a MÍ?- preguntó James- ¿No será al revés?

-¿Pero que dices?- gritó Lily- ¿Cómo me va a gustar a mí un chico tan arrogante y creído como tú?

-¿Creído yo?- preguntó James algo enfadado.- ¿Y como puedes pensar que me puede gustar a mí una chica tan mandona y cabezota como tú?, muñequita.

-¡Ahhhhh!- Lily salto de la cama e intentó ahogar a James con la almohada.- ¿Cuántas veces te tengo que decir que no me llames MUÑEQUITA?

Con los gritos de Lily Dumbledore entró para rescatar a James de la terrible fiera.

-¡Tranquilícese!- gritó Dumbledore apartando a Lily del chico.- Bueno veo que ya están perfectamente- rió Dumbledore.- Así que ya pueden marcharse a Hogwarts.

Cuando llegaron a Hogwarts encontraron a sus amigos en la sala común hablando.

-¿Ya habéis vuelto?- preguntó Lin al verlos entrar.

-Sí, y menos mal que hemos vuelto.- dijo Lily mirando de mala manera a James.

-¿Qué os ha pasado ahora?- preguntó Matt riendo.

-Nada, que la muñequita se ha convertido en fiera.- Contestó James haciendo que Lily respirara hondo y estrujara un cojín con todas sus fuerzas.

-¿Nunca vais a conseguir llevaros bien?- preguntó Remus. Todos negaron.

-¿Cómo empezó todo esto?- preguntó Sam.- Ah, ya lo recuerdo. Fue hace dos años, cuando nos tirasteis globos llenos de pintura en San Valentín.

-Sí, ya lo recuerdo.- dijo Sirius riendo- Vosotras llevabais unos vestidos nuevos, y se os quedaron totalmente fastidiados.

-Si, tardamos muchísimo en quitar esas manchas.- dijo Lin, sin darse cuenta de lo que había dicho.

-¿Y como sabes tu eso?- preguntó Charly.

-Eh
porque
- dijo Lin buscando una buena excusa.

-Bueno, ya podemos decir la verdad ¿no?- preguntó Sophy.

-¿Qué verdad?- preguntó Matt.

-Pues que yo soy Estela.- todos se quedaron alucinados.

-¿Qué tu eres Estela?- dijo Charly con los ojos muy abiertos.- Pero si Estela era morena.

-Ya, pero es una historia muy larga de explicar. El caso es que yo soy Estela, solo que ahora me llamo Starlin- dijo Lin sonriendo.

-Bueno pues
¡Me alegro!- gritaron los cinco chicos entre sorprendidos y alegres.

Varios días después, cuando el efecto del hechizo se había terminado, Lin y Charly paseaban por los alrededores del castillo. Charly se había pasado toda la tarde hablando de su queridísima Sophy, y quieras o no, una se acaba hartando.

-No lo soporto
- murmuro Lin, sin conseguir que surtiera ningún efecto en el chico que la acompañaba, ya que él seguía sin hacerla caso.

-Es tan guapa
Sobre todo cuando se recoge el pelo en una coleta, le queda tan bien. Es que es maravillosa, simpática, preciosa, es
la chica perfecta.- Seguía ablando Charly.

-No aguanto más.- volvió a murmurar Lin un poco más alto que la anterior vez, pero aun sin conseguir llamar la atención del chico.

-Necesito conseguirla
Pero ¿Cómo? Lin tienes que ayudarme, porque sino nunca se fijará en mí.

-Bueno ¡Vasta ya!- gritó Lin totalmente alterada y bastante enfadada golpeándole repetidas veces en el pecho con su dedo índice.- ¿Solo te importa lo que te pase a ti? O ¿Es que no te das cuenta que también hay más gente en este mundo aparte de Sophy y de ti?

-¿Pero ahora que te pasa?- preguntó Charly asustado.

-¡Ah! Y ahora me preguntas que qué me pasa. ¡Pues que estoy harta!- le gritó Lin tirando los libros que llevaba al suelo de ira.- ¡Solo piensas en ti, en ti y en ti! ¡EGOISTA!- le grito antes de marcharse a su habitación de muy mal humor.

-No lo entiendo
- dijo Charly con cara de asustado.

-¿Qué es lo que no entiendes?- preguntó Matt que en esos momentos pasaba con los otros tres chicos junto a su hermano.

-Pues a las chicas, sus reacciones, su forma de ser, nada, no entiendo nada.- dijo el chico aun alucinado al ver como se había comportado su amiga, que normalmente solía ser muy pacífica.

-¿Qué te ha pasado ahora con Sophy?- preguntó James riendo.

-No, no ha sido Sophy.- los cuatro chicos le miraron sorprendidos.- Ha sido Lin.- en la cara de los chicos se dibujó una sonrisa.- ¿Por qué os reís?

-Primero, cuéntanos, ¿Qué te ha pasado?- dijo Matt sin borrar la sonrisa.

-Pues
esta hablando con Lin de Sophy y se ha puesto histérica, como una loca. Me ha dicho que solo pienso en mí y me ha llamado egoísta.- dijo Charly con cara de niño al que se le acaba de caer un caramelo al suelo.

-¡Ay
amigo!- dijo Sirius poniéndole la mano en el hombro- A eso se le llaman


-CELOS- gritaron los cuatro a la vez.

-¿Celos? ¿Y por que iba a estar Lin celosa?- pregunto Charly incrédulo.

-Joder, hay veces que mira que eres tonto Charly- le dijo Matt un poco cansado.

-Lin esta celosa de Sophy.- dijo Remus haciendo un gesto de que era obvio.- Tu siempre estás hablando de lo perfecta que es Sophy, y como a Lin le gustas
pues está muerta de celos.

-¿Qué? Pero que decís, si Lin y yo solo somos amigos.- dijo Charly poniendo cara de no entender nada.

-Para TI sois amigos, ¿pero para ella? ¿A caso se lo has preguntado?- dijo Matt riendo.

-Dejarme en paz, no tenéis ni idea.- dijo Charly recogiendo los libros que Lin había tirado al suelo y yéndose hacia la sala común.

-Charly, yo que tú iría a hablar con ella.- dijo Remus dándole dos palmadas en la espalda.

Lin entró en su habitación llorando y se tumbó directamente en su cama, sin percatarse de que no estaba sola. Si no hubiera sido así, no habría habido ningún problema, pero por desgracia de la chica allí se encontraban Lily y Ann.

-¡Lin! ¿Qué te pasa?- preguntó Ann sentándose junto a la chica.

-Cariño
¿que te ha pasado?- la preguntó Lily acariciándole la cabeza.

-Mierda
- murmuró- No, nada, no me pasa nada.- mintió Lin.

-Lin
Te hemos oído ese mierda que has dicho, así que cuéntanoslo.- le dijo Ann con tono maternal.

-Bueno
está bien, pero prometerme que no le vais a contar nada a Sophy.- Lily y Ann levantaron la mano derecha.

-Prometido.

-Bien. Pues estaba paseando con Charly
- las dos chicas sonrieron- Borrad esa sonrisa.- las dos chicas pusieron cara seria.- Y como siempre me estaba hablando de lo perfecta que es SU Sophy y claro, pues


-Estás celosa.- dijo Lily sonriendo.

-No es verdad.- negó Lin.- Es solo que estoy harta de que siempre me hable de Sophy y de él.

-Estás celosa
-dijeron las dos sonriendo.

-Que no, no estoy celosa.- dijo Lin roja como un tomate.- Porque eso implicaría que a mí me gustase Charly, cosa que no es verdad.

-Te gusta Charly
- dijeron Ann y Lily al unísono sonriendo aun más.

-¡No!- gritó Lin aun más roja.

-No lo niegues. Te gusta Charly y por eso estás celosa y punto.- dijo Ann sonriendo.- No pasa nada


-Si a mi me gusta Charly a ti te gusta Remus.- dijo Lin haciendo que Ann se sonrojara.

-¡Por supuesto que no!- dijo Ann tan roja o más que Lin.

-Oh
os gustan Charly y Remus
- dijo Lily más feliz que una perdiz.

-Y a ti James.- dijeron a la vez Lin y Ann.

-¡NO!, eso no lo digáis ni en bromas- dijo Lily apuntándolas con el dedo índice a modo de advertencia.

-Bueno, pues entonces a mi no me gusta Remus.- dijo Ann.

-Ni a mi Charly.- repitió Lin haciendo que las chicas rieran y empezara así una gran pelea de almohadas. De repente sonó la puerta y las chicas pararon de tirarse almohadas para atender a la puerta.

-¿Si?- preguntó Lily.

-Soy Charly, ¿está Lin ahí?- preguntó el muchacho. Lin al instante negó con la cabeza antes de que Lily contestara.

-No, no esta.- dijo Lily haciéndole caso a su amiga.

-Lily no mientas, se que Lin está ahí, la he visto entrar.- dijo Charly golpeando la puerta- Vamos Lin, tengo que hablar contigo.- Lin volvió a negar con la cabeza.

-No, no está, te habrás equivocado.- mintió Ann.- A lo mejor está
en la biblioteca.

-Entonces si no está, no os importará que entre ha echar un vistazo.- dijo Charly riendo.

-Eh
Nos estamos cambiando.- mintió Ann otra vez, ya que a Lily estaba muy ocupada intentando no reírse.

-Bueno, puedo esperar.- dijo Charly riendo.

-Mierda
nos va a pillar- susurró Lin para que Charly no la oyera a través de la puerta.

-Tienes que esconderte.-dijo Lily- Pero
¿Dónde?

-Ya se.- dijo Lin poniéndose a murmurar algún tipo de hechizo, que hizo que la elfa se volviera invisible. Luego se colocó en la esquina que estaba junto al armario.

-¡Genial!- gritó Ann olvidando que el chico estaba fuera esperando, y que podía escucharlas.

-¿Puedo pasar ya?- preguntó Charly un poco cansado.

-Sí, adelante.- dijo Ann abriendo la puerta para que el chico pasara.

Charly revisó la habitación de arriba abajo, de izquierda a derecha y de todas las formas posibles. Repitió el proceso varias veces hasta que quedó satisfecho al no encontrarla, aun que él notaba que estaba allí.

-¿Ves como no está?- dijo Lily- Te lo dijimos.

-Si
- dijo Charly no muy convencido.- Bueno pues si la veis
- dijo gritando bien alto para que Lin lo oyera- decidla que la estoy buscando, que tengo que hablar con ella, urgente.

-¿Se puede saber de que quieres hablar con ella?- preguntaron Ann y Lily.

-Bueno pues, la verdad es que quería pedirla perdón
, pero como no está
- dijo Charly acercándose a la esquina en la que se había colocado Lin- que se le va a hacer
- terminó alejándose de la esquina y saliendo de la habitación.- Adiós a las tres.

-Ups, nos ha pillado.- dijo Lily sin parar de reír.

-Mierda, ahora sabe que le estoy esquivando
- dijo Lin pensativa.- Y seguro que les cuenta todo a sus amiguitos y luego vendrán con el cuento de que me gusta
Mierda, mierda, mierda.

-Tranquilízate. Si no te gusta no tienes por que preocuparte.- le dijo Ann sonriendo muy convencida.- A no ser
que si te guste.- continuó sonriendo pícaramente.

-¡NO! ¿Cuantas veces os lo tengo que repetir?- dijo medio histérica- No me gusta.- Lily y Ann rieron y dieron comienzo a una nueva pelea de almohadas.

Aquella tarde hacia un tiempo esplendido y Sam lo aprovechó para ir a bañarse al lago. Se acercó a la orilla y al ir a salir una mano le tendió la toalla.

-Gracias.- dijo Sam envolviendo su cuerpo en la toalla.- ¿Qué es lo que quieres?- preguntó mirando hacia arriba, a la cara de Sirius.

-¿Yo?- dijo Sirius señalándose a si mismo- ¿Por qué iba yo a querer algo?- Sam sonrió divertida.-Vale, me has pillado. Quiero preguntarte algo.

-Adelante.- dijo Sam riendo mientras se sentaba en el suelo, junto a un árbol.

-Bien, quería
Quería preguntarte
- Sirius respiró hondo.- Quería preguntarte por qué reaccionaste así conmigo cuando te despertaste a mi lado hace
una semana.

-Eh
- dijo Sam intentando pensar una buena excusa.- Eh
Reaccioné así porque
me dan pequeños ataques
de ira
que no puedo controlar y
como a ti fue a la persona que más cerca tenía pues
tuve que desahogarme. Sí eso fue.

-Sam
- dijo Sirius riendo- ¿Pretendes que me crea eso?- Sam bajó la mirada y asintió tímida.- Soy una de las personas más mentirosas de todo Hogwarts y ¿pretendes que te crea
que te dan ataques de ira?- Sam no contestó.- ¿Por qué no me cuentas la verdad?

-No.- dijo Sam en un susurro.

-¿Por qué no?- preguntó Sirius poniendo su mano bajo la barbilla de la chica para alzarle la mirada.

-Porque
¡A ti que te importa lo que me pase a mi!- dijo gritando y marchándose de allí en dirección a su cuarto.

Cuando abrió la puerta un montón de plumas volaban por los aires y una almohada la golpeó en la cara, haciendo que las otras tres chicas que jugaban allí dentro se pusieran a reír.

-Con que esas tenemos eh
- gritó Sam cogiendo la almohada de Lily y golpeando a Lin en la cabeza con ella.

Continuaron varios minutos con esa pequeña pelea de almohadas, cuando Ann miró su reloj y se dio cuenta de que era tarde.

-Chicas, parar un poco.- dijo levantando las manos.- Es la hora de cenar, tenemos que darnos prisa o nos quedamos sin comida.

-Sí, vamos rápido.- dijo Lin dejando su almohada en la cama.- Sophy llevará esperándonos unos diez minutos.

-Ahora que lo dices, ¿dónde ha estado Sophy toda esta tarde?- preguntó Sam mientras se vestía.

-Mencionó algo de que su primo había venido de Argentina a visitarles y que hoy se pasaría por el colegio a saludarla.- dijo Lily.

-Sí, según Sophy es un chico muy guapo
- dijo Ann riendo- a lo mejor se podría conseguir algo


-Sí, no estaría nada mal- rió Sam.- Bueno a que esperamos, venga, vamos.

Las chicas salieron de la habitación a toda velocidad con ganas de conocer al guapo primo de Sophy. Cuando llegaron al Gran Comedor vieron que estaba decorado con bonitos adornos y una gran pancarta de bienvenida.

-¿Para qué será todo esto?- preguntó Lin más que sorprendida.

-Esta claro que para una fiesta de bienvenida.- dijo Sam riendo, pero tan sorprendida como Ann- ¿Pero para quien?

-¡Chicas!- gritó Sophy desde el fondo del Gran Comedor sacudiendo la mano. Estaba junto a un chico alto, fuerte y al parecer joven que tenía el pelo teñido de azul claro. Cuando las chicas llagaron a su lado continuó hablando.- Este es mi primo, Riley Finn.

-Hola- saludó el chico con una amplia sonrisa.

-Riley, estas son mis amigas, Lily, Ann, Sam y Lin.- a las chicas se les caía la baba, pero aun así fueron capaces de decir un tímido hola.

-No os lo había dicho, pero mi primo va a ser el nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras y Dumbledore va a celebrar una bienvenida.- dijo Sophy haciendo que en el rostro de sus amigas se dibujara una sonrisa.

-Perdona que te lo diga, ¿pero no eres un poco joven para ser profesor?- preguntó Sam sorprendida.- ¿Cuántos años tienes diecinueve?

-No, cumplo veintiuno en febrero.- dijo el chico sonriendo.

-Pues no los aparentas.- rió Lily.

-Chicas, lo siento mucho, pero voy a tener que llevarme al profesor Finn un momentito.- dijo Dumbledore acercándose al pequeño grupo de chicas que se había formado alrededor de Riley.

-Oh
ahora que empezábamos a conocernos.- rió Lin divertida.

-¿No puede dejárnoslo un ratito más?- preguntó Ann con cara de pillina.

-No, porque veo que están apunto de devorarlo con la mirada.- contestó el director riendo, y haciendo que el joven profesor también riera.- Siéntense, los elfos enseguida servirán la comida.- Los dos profesores se despidieron en dirección a la mesa de profesores.

-Madre mía, nunca nos habías dicho que tu primo estaba
tan bien.- dijo Sam mirando al primo de Sophy.

-Sí, es guapo ¿verdad?- dijo Ann mirando al chico de arriba abajo.

-¿Solo guapo?- dijo Lily riendo mientras se sentaban en la mesa.

Mientras tanto los cinco chicos de Gryffindor entraban en el gran comedor y eran piropeados por un gran grupo de chicas de Hufflepuff.

-Cada vez me cansa más esto de que nos piropeen por todo el castillo.- dijo Matt con cansancio.

-Sí- afirmo Sirius totalmente de acuerdo.- Ha perdido le gracia.

-Chicos- llamó Charly tirando de las túnicas de sus amigos- ¿Quién es ese del pelo azul?

-¿Ese?- preguntó Remus señalando al primo de Sophy.

-Remus
- dijo James riendo- es el único que tiene el pelo azul.

-No se quien es, pero me suena su cara
- dijo Matt pensativo.- A lo mejor es un nuevo alumno.

-Podría ser, vamos a preguntarles a las chicas.- dijo Remus acercándose hacia la mesa de Gryffindor, donde estaban sentadas las cinco chicas.

-Pues tendrás que preguntarles tú, por que ellas no es que se lleven muy bien conmigo- dijo Sirius por lo bajo, para que las chicas no pudieran oírlo.

-Hola muñequita- dijo James cogiendo a Lily por los hombros. Lily apretó los dientes y con un movimiento de hombros aparto las manos de James.- ¿Tenemos un día de perros?

-No, el día estaba bastante bien hasta que ha llegado un idiota a molestarme.- sonrió irónica.

-James déjala
- pidió Matt para que la chica no se pusiera histérica como siempre hacía. James se sentó junto a Remus, justo frente a Lily.

-¿Para que habéis venido? ¿Aparte de molestar?- dijo Lily dedicando una mirada a James.

-Queríamos preguntaros si conocíais al chico del pelo azul.- preguntó Charly interesado.

-Pues, sí. Justo hablábamos de eso.- contestó Sophy sonriendo.- Es mi primo y va a dar clases como profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. Por eso esta noche Dumbledore da una fiesta para celebrar la bienvenida.

-¡Ah!- dijo Matt riendo- Ahora veo que lo de el pelo es de familia


-Ja-ja-ja.- dijo Sophy irónica y señalando a Matt- Que gracia tiene este chico.


-¿Entonces va a ser nuestro profesor?- Ann asintió a la pregunta de Remus.- ¿No es un poco joven?

-Sí, tiene veinte años, pero es muy buen profesor.- contestó Sophy.

-¿Sirius? ¿Estás bien?- preguntó James a su amigo pasándole la mano por delante de los ojos repetidas veces- Estás demasiado callado, con lo charlatán que sueles ser tú.

-No, no estoy bien. Me encuentro mal.- dijo el chico mirando a Sam- Creo que me voy a ir a dormir un poco. No tengo mucha hambre.

-Bien, cuando terminemos de cenar vamos para allí.- le dijo Remus frotándole su larga y negra cabellera.

-No, no os preocupéis, quedaros a la fiesta.- dijo Sirius.- Solo necesito dormir.

-Lleva así desde la tarde.- dijo Charly señalando a Sirius que salía del comedor.- No entiendo que le pasa.

-Alumnos y alumnas de Hogwarts- dijo Dumbledore desde la mesa de los profesores.- Hoy es un día especial, ya que se incorpora un nuevo profesor a nuestro colegio.- Dumbledore posó su mano sobre el joven chico de pelo azul.- El es Riley Finn y aun que sea muy joven también es muy sabio, así que será el nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras y para celebrar esto, he preparado una pequeña fiesta de bienvenida. Ahora buen provecho.

Todos empezaron a comer, pero Sam esta preocupada y no pudo probar bocado. Se pasó toda la cena removiendo la comida de un lado al otro del plato, pero sin acercarse el tenedor a la boca.

-Sam, ¿estás bien?- preguntó Lin que se había dado cuenta de que no había probado la comida.-Si te encuentras mal podemos acompañarte a la habitación.

-No, estoy bien, pero voy a ir un momento
al baño.-dijo levantándose de su sitio.

Sam salió corriendo en dirección a la Sala Común de Gryffindor. Cuando llegó allí subió hacia la habitación de los chicos dispuesta a hablar con Sirius. Toco la puerta, pero nadie contestó. Abrió la puerta y la habitación estaba bacía. Sam recorrió todo el castillo buscando a Sirius, pero no lo encontró. En un último intento fue a la lechucería, donde vio en la oscuridad la silueta de un chico alto de melena larga.

-¿Sirius?- preguntó Sam acercándose al chico.- ¿Puedo hablar contigo?

-Sí claro.-dijo el chico dejándole un sitio junto a la ventana, para que se sentara.

-Bueno
- Sam se sentó junto a Sirius y suspiró hondo.- Si la semana pasada reaccioné así, no fue por un ataque de ira


-¿Enserio?- bromeó Sirius haciendo reír a la chica.- Y yo que me lo había creído


-Calla un poco.- le dijo Sam dándole un suave golpe en el brazo.- Si yo reaccioné así fue, por un problema de la infancia.- Sirius frunció el entrecejo.

-¿Vas a contármelo?- preguntó Sirius mirando a los ojos de la chica.

-Sí.- dijo la chica- Pero solo si prometes que no se lo vas a contar a nadie. ¿Lo prometes?

-Prometido.

-Bien. Cuando yo tenía ocho años, vivía con mis dos padres y mi hermano mayor. En mi familia siempre había habido muchos problemas, pero nunca habían sido muy
graves. Una tarde mi padre y mi madre discutieron y mi madre se marcho de casa, nunca volvimos a saber de ella y la verdad es que no me importó mucho. Yo nunca me había llevado bien con ella. Desde que ella se marchó, mi padre se pasaba las tardes método en un bar, allí bebía y bebía y luego volvía borracho a casa.- la chica izo una pausa para tomar aire.- Yo y mi hermano nos quedábamos en casa esperando a que llegara. Una noche mi hermano se quedó dormido esperándolo y cuando mi padre llegó a casa
- Sam empezó a llorar.

**********************************************************************

Bueno, aquí acaba el capitulo seis. Espero que os haya gustado y que os hayáis emocionado tanto como yo snif, snif. XD. Y como veis sigo siendo tan mala como siempre
dejándolo en lo más interesante Buajajajajajajaaa, buajajajajajajajajaaa.

Bueno dejando a un lado mi ataque de risa/maldad os explico un poco el proximo capitulo:
-Al fin sabremos que le pasó a Sam.
-Tendremos la fiesta de bienvenida del nuevo y guapo profesor Finn.
-Alguna que otra peleilla.
-Y el resto ya se me ocurrirá.

Muchos besos y abrazos del oso amoroso, quiero decir


GARA
GUERRA DE SEXOS
7. CAPITULO: Traición y egoísmo

Una noche mi hermano se quedó dormido esperándolo y cuando mi padre llegó a casa
- Sam empezó a llorar.

-Sam, si no quieres seguir no tienes porque contármelo.- le dijo Sirius cogiéndola de la mano.

-No, no. Tranquilo. Cuando mi padre llegó a casa, el cerdo de él intentó violarme
- dijo Sam llorando- Si no hubiera sido por mi hermano
- Sirius abrazó a la chica.

-Tranquila
- dijo acariciando su cabeza.- Ya pasó
y no volverá a pasar.

-Sí, pero yo era una niña
- dijo Sam aun llorando- Y él destruyó mi infancia
El muy cerdo


-Bueno, ¿ahora me prometes que lo vas a olvidar?- dijo Sirius- ¿Qué vas a olvidar el pasado y solo vas a pensar en el presente? ¿Me lo prometes?

-Lo intentaré
- dijo Sam mirando a los ojos a Sirius.

-Bien- Sirius sonrió- Ahora vamos al baño a limpiarte la cara y vamos a la fiesta.

Cuando Sam y Sirius entraron en el Gran Comedor, la música sonaba a todo volumen. Todas las mesas habían sido retiradas y del techo colgaba una gran bola de discoteca.

-¡Vaya!- dijo Sirius riendo.- No me imaginaba que Dumbledore hiciera algo así.

-Sí, creo que no es muy de su estilo, habrá sido idea de Riley.- dijo mirando al joven profesor que bailaba con Sophy en el centro de la pista.

-¿Riley?- dijo Sirius extrañado- Tendrás que empezar a acostumbrarte a llamarle profesor Finn.

-Perdona guapa- dijo una chica con tono despectivo- voy a robarte un momento a tu ex novio.- Peny miraba a Sam con cara de asco (ella si que da asco).

-Perdona
¿Cómo has dicho?- preguntó Sirius extrañado.

-Que te vienes conmigo, que hiciste bien en romper con esta asquerosa.- sonrió Parkinson.

-Creo que no eres lo suficientemente inteligente para entender.- dijo Sirius uniendo su dedos índice y pulgar a la altura de la frente de la Slytherin.

-Siriusito, últimamente estás muy
irrespetuoso.- dijo la chica como si lo estuviera regañando.

-No, es que no has debido de entender bien. Está preciosa chica a la que as llamado asquerosa- dijo Sirius señalando a Sam.- sigue siendo mi novia y nos queremos muchísimo.

-No me lo creo, se que tú eres el que ha estado mandando cartas de amor todas las noches.- dijo la chica sacando un papel de color rosa.- Demuéstrame que es tu novia y te dejaré en paz.

-Yo no tengo nada que demostrarte.- dijo Sirius mirando a Peny con asco.

-Bien, me acabas de demostrar que esta- dijo señalando a Sam con el dedo indice- no es tu novia.

¿Pero que se creía esa asquerosa Slytherin? ¿Que por no ser hija de magos no iba poder conseguir a un chico tan popular como Sirius? Pues estaba equivocada.

-¿Sabes que te digo?- le dijo Sam mirándola desafiante- ¿Por qué no le demostramos que somos novios y le hacemos cerrar esa asquerosa boca que tiene?- Sirius la miró sin comprender. ¿Cómo podría demostrarle eso?

-¡Ah! ¿Si?- dijo Peny- ¿Y como vas a demostrármelo?

-Así.- dijo Sam girándose hacia Sirius y besándolo dejando sorprendidos a todos los alumnos que estaban en el Gran Comedor, a Peny y a Sirius también.

Cuando se separaron, unos cinco minutos después, Peny ya había salido corriendo del comedor llorando, acompañada por dos de sus amigas.

-¡Vaya!- fue lo único que se atrevió a decir Sirius.- ¿Qué a sido eso?

-Um
Empieza por B y acaba por ESO.- contestó Sam riendo.

-Ja-ja-ja.- bromeó el chico.- No se si te has dado cuenta, pero nos está mirando todo el mundo


-Tu debes estar acostumbrado ¿no?- Sirius alzó los hombros.- Bueno, ¿bailas?

-Por supuesto.- contestó el chico cogiéndola de la cintura y empezando a bailar.

Mientras tanto Lily, Ann, Lin y Sophy miraban a Sam bailando. Lily rompia una servilleta de papel en mil pedazos y repetía:

-¡No me lo puedo creer! ¡No me lo puedo creer!

-¿Qué es lo que no puedes creer?- preguntó Ann quitándole la servilleta de las manos, ya que la estaba poniendo nerviosa.

-¡Que nuestra EX amiga Sam se haya aliado con el enemigo!- dijo Lily señalando a los dos chicos que bailaban.

-¿Ex amiga?- preguntó Sophy sorprendida.

-¿Aliado?- preguntó Lin tan sorprendida como la anterior.

-¿Enemigo?- preguntó Ann igual que las otras dos.

-¡Sí!- dijo Lily medio gritando- Mirar como se abrazan
Nos a dejado por el enemigo, esto es ¡TRAICIÓN!

-Lily, deja de decir tonterías.- dijo Ann riendo- Sam puede bailar con la persona que le de la gana, tanto como si es Brad Pitt o Sirius.

-¡NOOOOOOO!- dijo Lily como si acabara de despertar de una terrible pesadilla.- En mi lista de reglas, la numero 45 prohíbe claramente salir, acercarse o mantener contacto visual con uno de eso cinco chicos más de cinco minutos.

-Lo siento Lily- dijo Sophy riendo- pero tu no tienes ninguna lista de prohibiciones.

-¿Ah no?- todas negaron con la cabeza mientras sonreían y rezaban por que a Lily no se le ocurriera inventar ninguna estúpida lista de reglas.- Pues a partir de hoy esta prohibido, repito absolutamente prohibido estar cerca de cualquiera de esos cinco chicos más de cinco minutos.- ¡Oh ohhh! Demasiado tarde.

-¿Y que piensas hacer con esos dos?- preguntó Ann señalando a Sam y Sirius.- ¿Piensas separarlos a la fuerza?- continuó pensando que Lily sería incapaz de hacer algo así.

-Exacto, eso es lo que voy a hacer.- dijo Lily levantándose de la silla y yendo hacia los dos chicos.

-Para que hablaras
- le riño Lin medio en bromas dándole una palmada en el brazo a Ann.

-Hola Lily, ¿vienes a bailar?- le preguntó Sam a gritos, ya que la música estaba muy alta, sonriéndole y cociéndola de ambos brazos.

-No, tu te vienes conmigo.- Lily tiró de Sam y se la llevó a un rincón para hablar con ella.

-¡Eih! ¡Devuélvemela!- gritó Sirius con tono de niño mimado.

-¿Pero que haces Lily?- le gritó Sam al ver que Lily no la soltaba.- ¿Te has vuelto loca? Ah no, me equivoco. Tú siempre has estado loca.- dijo soltando una risita.- ¿Me vas a decir qué haces?

-No, tú me vas a decir que hacías bailando con Sirius.- dijo Lily parándose en un rincón en el que no había casi gente y se podía hablar sin tener que gritar.

-¿Qué?- dijo Sam- No me digas que estás celosa
Ah lo sabía, justo encuentro un chico que es simpático conmigo y me gusta y a Lily le tiene que gustar también, si es que soy gafe


-¿Pero que dices? ¿Cómo me va a gustar a mi Sirius?- le dijo Lily poniendo cara de asco.- Espera un poco. ¿Acabas de decir que te gusta Sirius?- dijo Lily entre desquiciada e incrédula.

-¿Qué?- preguntó Sam- No, no yo no he dicho eso.- intento negar.- Eso te lo has inventado tú.

-No Sam
No. Has dicho claramente que te gusta Sirius. A mi no me engañas.- dijo Lily apuntándola con el dedo índice para parecer amenazante.

-No, yo he dicho que me cae bien, nada más.- dijo Sam nerviosa.- No me mires así Lily, a mi no me gusta ese
creído.

-¡Sam, Sam! ¿A dónde vas?- le gritó Lily al ver que Sam se le escapaba.- No hemos terminado esta conversación.

Mientras Lin intentaba, de toda las formas posibles, evitar a Charly. Se escondía bajo las mesas, entre los chicos que bailaban y hasta se había puesto un gorro y unas gafas de sol para que no la reconociese.

-¿Chicas no sabréis donde se ha metido Lin?- preguntó Charly al acercarse a la mesa donde se sentaban Ann y Sophy. Las chicas negaron con la cabeza.- Lin, te estoy viendo el pie
- rió Charly.

-Lo siento Lin, te ha pillado.- dijo Ann riendo a carcajadas.

-Pues va a ser que sí.-dijo Sophy también riendo.- Hemos hecho lo que hemos podido.

Ann y Sophy se levantaron de la mesa y Lin salió de debajo de la mesa. Se quitó las gafas y el gorro y se sentó en la silla en la que antes había estado Sophy sentada.

-¿Se puede saber que haces debajo de la mesa?- preguntó Charly con una sonrisa pintada en la cara.

-Eh
se me había caído
el pendiente.-dijo a modo de excusa señalando su oreja izquierda.

-Ya
esa excusa sería creíble si llevaras pendientes puestos.- contestó Charly riendo.

-Ah
ya decía yo que era raro que no lo encontrara
- rió Lin nerviosa.

-Lin
le verdad es que quería pedirte perdón.- dijo Charly bajando la mirada.- He sido un estúpido y un pesado. Y tienes toda la razón del mundo, soy un egoísta. No he hecho más que pensar en mí y como siempre la he cagado.- Lin miró extrañada al chico. Al darse cuenta el chico trató de explicarse.- La he cagado porque te he estado siempre hablando de Sophy sin tomarte en cuenta ni a ti, ni a lo que tu puedes sentir por mi. Sí, soy un idiota porque no he pensado que tú para mí no eres más que una amiga, pero yo para ti soy algo más. Y es normal, soy un chico atractivo
- Lin estaba boquiabierta. ¿Cómo un chico podía decir tantas tonterías en unos pocos minutos?- Y me he dado cuenta de que Sophy nunca me va a hacer caso, por eso ¿quieres salir conmigo?

Sophy se levantó de la silla y se acercó a la oreja del chico para poder susurrarle sin que nadie más pudiera oírla.

-Charly
- dijo con tono cariñoso- Me he dado cuenta de que tienes razón en algo


-¿En que?- dijo Charly sonriendo.

-¡En que eres un ESTUPIDO!- gritó Lin mientras le tiraba su zumo de calabaza por la cabeza y se marchaba del Gran Comedor dejando al chico sorprendido y completamente empapado de pies a cabeza.

En ese momento James, Matt, Remus y Sirius se acercaron a él. Habían estado observando la discusión desde una esquina.

-Vaya Charly
sé que te encanta el zumo de calabaza, pero es para beberlo, no para ducharse con él.- bromeó Matt.

-Si, eres un poquito exagerado.- rió Remus.

-¿Queréis parar de reíros y explicarme por qué ha reaccionado así?- preguntó Charly mientras se limpiaba la cara con una servilleta.

-Aih Charly, Charly, Charly
- dijo James golpeando la espalda del chico- Cuando aprenderás.

-¿El que?- preguntó interesado.

-Que nunca, y repito NUNCA debes usar a una chica como segundo plato.- contestó Sirius.

-Sí, Sirius tiene razón, ¿cómo te atreves a decirle que como con Sophy no tienes posibilidades que quieres salir con ella?- dijo Remus enfadado.- Eres un idiota.

-No, Remus, eso no hace falta que lo digas, creo que Lin ya se lo ha dejado bastante claro.- rió James.- La verdad es que lo tienes merecido.

-Uff, nunca entenderé a las mujeres
- suspiró Charly.- La verdad es que soy un imbécil
Un cerdo
Voy ahora mismo a pedirla perdón.- dijo levantándose de la silla, pero una mano lo detuvo y le hizo volver a sentarse.-¿Y ahora que pasa?

-Regla numero dos, cuando haces algo mal, muy mal, espera un poco a que se le pase si no quieres quedarte sin futuro.- le recomendó James.

-James, creo que Lily te está llamando
- dijo Remus señalando a la pelirroja.

-¿A mi?- preguntó James girándose hacia donde le señalaba su amigo.- ¿Y como sabes que me llama a mi? Si solo está haciendo una mueca desagradable con la cara.

-Por eso mismo.- rieron los cuatro chicos restantes.

James se dirigió hacia Lily sonriendo un poco cansado de las burlas de la chica.

-¿Qué quier
- intentó preguntar James antes de que Lily se abalanzara sobre y lo besara apasionadamente, como si estuviesen protagonizando una película. Cuando el beso terminó y Lily se separó de James, ella empezó a buscar algo o a alguien a su alrededor. En cambio James, permaneció callado totalmente descolocado por la reacción que acababa de tener la chica.

-Uff, menos mal. Por fin se ha ido.- dijo Lily al ver que Snape no rondaba en los alrededores.

-¿Qué ha significado esto?- preguntó James atónito.

-Significa que Snape lleva persiguiéndome todo la noche y esta era la única forma de que me dejara en paz.- dijo Lily más tranquila.- Aparte de eso, no ha significado nada.

-Ah, ya me parecía a mi extraño que de un momento para otro hubieses cambiado tu equivocada opinión sobre mi y te hubieses enamorado locamente de mi.- rió James.

-¿Equivocada opinión?- preguntó Lily alzando una ceja.

-Sí. Tú crees que soy un cretino


-Correcto.

-Un aprovechado


-Correcto.

-Un creído


-Correctísimo.

-Y que no me importa nada más que ser popular.

-Joder James, estás progresando adecuadamente, lo primero es reconocerlo.- bromeó Lily.

-Pues te equivocas.- contestó James negando con la cabeza.- Y te lo voy a demostrar haciéndote un gran favor.

-¿Ah si?- Lily alzo ambas cejas sorprendida.

-Sí. Te recomiendo que vayas a tu habitación ahora mismo, porque Lin está bastante mal.- le aconsejó James a Lily poniéndole la mano sobre el hombro.

-¿Qué le habéis hecho cerdo de mierda?- le contestó golpeándole en el pecho con ambos puños.

-Eih, eih tranquila. Nosotros no la hemos hecho nada, bueno en teoría no. Pero el idiota de Charly creo que la ha hecho mucho daño.- le intentó tranquilizar James.

-Voy a matar a ese asqueroso idiota
-murmuró Lily- Como la haya tocad un solo pelo


-No Lily.- James sujetó a Lily para que no le hiciera ninguna tontería- No es un daño físico, es dolor de corazón.- Lily se giró para escuchar a James.- Te recomiendo que vayas a buscar a tus amigas y vayáis a consolarla.

-Bien.- Lily salió corriendo en busca de sus amigas, pero antes de marcharse se detuvo para gritar.- Gracias.

-De nada muñequita, siempre a tu disposición.- dijo sonriendo maliciosamente.

-Nunca cambiarás


Cuando Sophy abrió la puerta de la habitación las cuatro pudieron oír un murmullo que no esperaban. Ellas esperaban encontrarse con su amiga tendida en la cama con los ojos rojos de llorar, perro no, lo que encontraron fue bastante sorprendente. Lin estaba sobre la cama murmurando insultos con un bloc sobre sus rodillas en el que apuntaba algo.

-Lin
- la llamó Sophy- ¿Te encuentras bien?

-Sí, mejor que nunca.- contestó seca.

-Yo no la veo nada bien
-murmuró Ann para que Lin no la oyera.

-Ann
estoy perfectamente bien.- le tranquilizó Lin.

-¿Y que estás haciendo?- preguntó Lily.

-¿Algún tipo de Budú o hechizo contra Charly?- preguntó Sam.

-No, he decidido cambiar la táctica. Sabéis que normalmente cuando alguien me hace daño recurro a la venganza ¿no?- todas asintieron- Pues a partir de ahora esto ha cambiado. He hecho una lista con todos los chicos disponibles de Hogwarts, la lista de los posibles candidatos. Por supuesto que solo están en ella los más guapos y atractivos.

-Ah
ya lo entiendo, vas a olvidarte de Charly y vas a salir con otro chico ¿no?- preguntó Sophy.

-¿Y tu desde cuando sabes lo de Charly?- preguntó Sam sorprendida.- ¿Lo sabes todo?

-Desde el principio, yo para esto tengo un sexto sentido.- rió Sophy.- Y sí lo sé todo, que a Lin le gusta Charly y que a Charly le intereso yo.

-¿Y por que no le has dicho nada?- preguntó Lily interesada.

-Porque a mí nunca me ha interesado Charly, no es
mi tipo.- rió Sophy.

-Bueno nos estamos desviando del tema- dijo Ann con ganas de saber que había planeado la elfa- ¿entonces vas a olvidarte de él?

-No, no puedo, pero voy a intentar darle celos
Buajajajajaaa- rió Lin frotando ambas manos.

-Cuando se ríe así da verdadero miedo
- murmuro Ann haciendo que las otras asintieran.

-Sam, tenemos que discutir el tema que hemos dejado pendiente.- le ordenó Lily a la morena señalándola con el dedo índice.

-Lily, déjalo ya. ¿No entiendes que no vas a conseguir nada con esto?- contestó Sam cansada de que su amiga la tratara como si fuese una niña pequeña.- Para mi este tema está zanjado.

-Pero
, pero
- intentó justificarse Lily.

-No Lily. Sam tiene razón.- interrumpió Sophy.- Tu non tienes derecho para decirle con quien debe o no debe estar. Además yo creo que Sirius es un buen chico y encima está para comérselo.- Sophy sonrió.

-Chicas mirad.- Lin estaba sentada en la ventana y miraba hacia el cielo- Mirad que grande se ve la luna desde aquí.- las chicas se asomaron a la ventana para observar la grande y hermosa luna casi llena que se veía desde la habitación.

-Si es preciosa.- dijo Sam mirando a la luna embobada.

-Sí, me encanta la luna llena
- dijo Ann mirando hacia el cielo.- ¡Oh dios! Lo había olvidado.- dijo saliendo de la habitación.

Ann bajó corriendo las escaleras y se dirigió a la habitación de los chicos. Toco la puerta dos veces y dentro una voz masculina contestó.

-Entra Sirius.- Ann abrió la puerta.

-No soy Sirius.- sonrió Ann.

-No, ya lo veo.- rió Remus- ¿Qué querías?

-Vengo a chillarte un poco.- Ann cambió un poco su cara y se puso más seria. Miró a su alrededor y al ver que en la habitación no había nadie más continuó hablando.- Remus, ¿Cuándo piensas decirles la verdad?

-Ya lo he intentado
pero no lo van a entender.- dijo Remus más serio que Ann.

-Remus, ¿tú los consideras tus amigos?- el castaño asintió- Pues si son tus amigos tienen que entenderlo, o sino no son amigos de verdad.

-Si son amigos de verdad, pero es algo complicado de entender. Cualquiera no lo entiende.- Remus bajo la mirada.

-Remus, yo, que soy una de las chicas del grupo, que se puede considerar con el que peor os lleváis lo he entendido, ¿por que ellos no lo van a entender?- El chico la miró a la cara.- ¿Se lo contarás mañana?- él no contestó- ¿Lo harás?

-Está bien
- Remus al fin había cedido.- No se como lo haces pero siempre consigues lo que quieres
- Ann rió.

-Lo sé.- y después de dar un beso en la mejilla al chico salió de la habitación.

Lily no volvió a hablar hasta el desayuno, cuando ya se le había pasado un poco el mal humor.

-Chicas
Lo he estado pensando mucho tiempo y a lo mejor
tenéis un poquito de razón.- dijo Lily con la cabeza agachada, ya que no le apetecía darles la razón a sus amigas en una situación como esa.- Sam puede salir con quien quiera y vosotras tres también, pero tenéis que prometerme una cosa. Nunca jamás de los jamases esa persona será James Potter. ¿Lo prometéis?

-¡Claro!- gritaron las cuatro uniéndose en un fuerte y emotivo abrazo.

-Tranquila Lily, que James es todo tuyo.- bromeó Ann.

-Hablando del rey de Roma
- dijo Sophy señalando hacia la puerta del Gran Comedor, por la que entraban James y los cuatro mosqueteros (Sirius, Remus, Matt y Charly).

-Hola muñequita
- le saludó James a Lily. Lily puso los ojos en blanco haciendo reír a los otros cuatro chicos y a sus amigas.- ¿Qué tal? ¿Ya está mejor?- le susurró a Lily para que solo ella pudiera oírlo, mientras señalaba a Lin, que no se separaba de su lista de posibles candidatos.

-Hay diferentes formas de verlo
Está mejor de lo que esperaba, pero ha tenido una reacción extraña
- dijo Lily alzando los hombros.

-Chicos, se nos hace tarde. Tenemos que ir a Herbología.- anunció Ann que ya había terminado de desayunar.

-Sí, tienes razón.- todos se levantaron y se fueron en dirección al invernadero, pero Lin se quedó sentada en la mesa.

-Lin, ¿no vienes?- preguntó Lily al darse cuenta.

-No, tengo que ir a buscar a Terry Brown.- dijo Lin sonriendo.- Ha sido el candidato ganador.

-¿Vas a salir con Terry?-preguntó Lily alucinada.

-Sí, porque no.- Lin sonrió.

-Pues porque en primero, se pasó todo el curso persiguiéndote y rogándote que salieras con él y tú le distes calabazas unas doscientas mil veces
- le recordó la pelirroja.

-Sí, por eso mismo lo he escogido a él, porque se que aun anda detrás de mí. Además es guapo, alto, rubio, ojos preciosos, culo perfecto, simpático, muy cariñoso y


- Posisevo, muy machista y es un Ravenclaw.- le cortó Lily.

-Y que más da que sea de Ravenclaw.- se enfadó Lin- El tema es darle celos a Charly.

-Pues yo creo que no deberías salir con él. Tú nunca has estado con un Ravenclaw y menos con uno tan posesivo.- le riño Lily.- Hazme caso, búscate a otro.

-No, no y no.- chillo Lin como si fuese una niña pequeña.- Lily tu no eres mi madre y puedo hacer lo que me de la gana.- Lin se levantó de la mesa con su lista de posibles candidatos y se marcho con el ceño fruncido.

-¡Lily! Vamos que llegamos tarde.- le gritó Sophy desde la puerta por la que acababa de entrar.

Tras pensarlo mucho Lin fue a buscar a Terry. Lo estuvo buscando un par de horas y cansada de buscarlo se marcho hacia la Sala Común. Cuando estaba frente al cuadro de la Dama Gorda chocó con algo. Al alzar la mirada se encontró con los preciosos ojos negros de Terry.

-Estela
- dijo el chico- Perdón, ahora Starlin ¿no?

-Sí.- la chica sonrió a desgana.

Estuvo dudando varios segundos; tenía dos opciones:
a) Hacer caso a su amiga y olvidarse de Terry y de esa loca idea de dar celos a Charly.
b) Conseguir su propósito de dar celos a Charly y continuar con esa estúpida idea de salir con Terry.
Al final se había decidido. Tenía que hacerlo.

-Terry
- la chica miró hacia abajo- ¿Querrías salir conmigo este sábado para ir a Hogsmeade?

-Claro.- el chico sonrió ilusionado. Pensó que ese momento nunca llegaría, pero había llegado. La chica de sus sueños saldría con él.- ¿En el hall a las diez?- Lin asintió y salió corriendo hacia su habitación, donde se encerró para escoger la ropa que se pondría ese día.

En la Sala Común de Slytherin Snape pensaba en alto, como de costumbre. Mientras tanto Parkinson, muy feliz entraba en la Sala Común, sin que él lo notara.

-Lo odio. Potter es asqueroso y los padres de Lily la obligan a estar con él, cuando ella de verdad quiere y desea estar conmigo
- decía Snape sin escuchar a su amiga.- Tengo que pensar algo


-¡Severus!- Snape la miró.- He recordado que era eso tan importante que tenía que contarte.

-¿Sí?- dijo Snape sin hacerle mucho caso.- ¿Qué es?

-Ayer escuché a Samantha y a mi Sirius hablando en la lechucería. ¿Sabes de qué hablaban? Pues hablaban sobre que cuando la sangre sucia tenía ocho años su padre intentó violarla.- Snape abrió mucho los ojos y empezó a hacerle más caso a su amiga.- Como lo oyes. Ella le pidió que no lo contara a nadie, pero


-¿Qué piensas hacer?- le preguntó Sanpe muy interesado.


**********************************************************************


Bueno y hasta aquí el capitulo siete. Ya se que algunos (esto va por ti Olatz) me habéis pedido que alargue los capítulos un poco más, pero es que estoy estresada con tanto examen y no puedo dedicar tanto tiempo a escribir. Así que por esa misma razón, no se cuanto tardaré en escribir el próximo capitulo.

He decidido que a partir del próximo capi voy a contestar a vuestros reviews en la misma historia. Vamos que si tenéis alguna duda la respuesta la tendréis al final de la historia.

Bueno un gran besooooooooo.

GARA
8. CAPITULO: SIEMPRE OCURRE ALGO INESPERADO QUE ACABA ARRUINANDOLO TODO

-¡Severus!- Snape la miró.- He recordado que era eso tan importante que tenía que contarte.

-¿Sí?- dijo Snape sin hacerle mucho caso.- ¿Qué es?

-Ayer escuché a Samantha y a mi Sirius hablando en la lechucería. ¿Sabes de qué hablaban? Pues hablaban sobre que cuando la sangre sucia tenía ocho años su padre intentó violarla.- Snape abrió mucho los ojos y empezó a hacerle más caso a su amiga.- Como lo oyes. Ella le pidió que no lo contara a nadie, pero


-¿Qué piensas hacer?- le preguntó Snape muy interesado.

-Voy a escribir un diario. Un diario anónimo.- Parkinson se frotó las manos- En ese diario voy a publicar la noticia de la sangre sucia y ella pensará


-Que Sirius ha sido el que lo ha escrito
- terminó Snape frotándose la barbilla.

-¿Qué te parece?- sonrió la repugnante, malvada, retorcida y asquerosa Slyterin. Quiero decir, Parkinson.

-Veo que estás aprendiendo del maestro.- sonrió Snape frotando la cabeza de su amiga como si fuera su perrito faldero. Ella sonrió orgullosa.

El sábado era un día especial para dos personas. Por un lado Lin saldría con Terry por primera vez, y Parkinson publicaría su diario.

-Chicas- llamó Lin desde el baño.

-¿Si?- preguntaron Lily, Sam y Ann a coro.

-¿Qué os parece?- dijo saliendo del baño y dando una vuelta en el centro de la habitación igual que si fuese una modelo. Iba vestida con un vestido corto de tirantes, bastante veraniego. Era verde con pequeñas florecillas de estampado. Llevaba el pelo recogido en un moño y se había maquillado.

-Guau
- dijeron boquiabiertas las tres amigas al verla tan cambiada, ya que Lin nunca se había maquillado, ni tampoco la habían visto así vestida- Estás
¡estás estupenda!

-¿Si? ¿De verdad que os gusta?- las chicas asintieron- Genial, todavía tengo diez minutos para encontrar a Charly.

-¿Al final has decidido dejar la estúpida idea de salir con Terry?- preguntó Lily ilusionada.

-No.- todas la miraron sorprendida.

-¿Entonces para que buscas a Charly?- preguntó Ann sin entender nada de lo que hacía su amiga. La verdad es que nunca la había entendido, pero desde que se convirtió en elfa se le hacía más difícil todavía.

-Voy a buscar a Charly para que me vea así vestida, estoy segura de que se sorprenderá
.- Lin se frotó ambas manos.

-Créeme que se sorprenderá- aseguró Sam riendo. Lin cogió un pequeño bolso verde de su cama y tras despedirse de sus amigas lanzando un beso al aire se marchó corriendo.

-Es increíble lo que ha cambiado esta chica
- sonrió Ann- Antes era tímida y muy callada y ahora
no hay quien la calle.

-Sí, pero no es la única que ha cambiado
- Lily lanzo una mirada de reproche a Sam.

-¿Y ahora que he hecho yo?- preguntó Sam haciéndose la distraída.

-Bien sabes tu lo que as hecho
- Lily le taladró con la mirada- Antes bien que decías que odiabas a Sirius, que se pasaba el día intentando arruinarte la vida; y ahora
¡te vas con el enemigo!

-Ha madurado
- dijo Sam como excusa.- Cambiando de tema, ¿Dónde está Sophy?

-Ha ido a la peluquería, decía que su color de pelo estaba pasado de moda- dijo Ann imitando la voz de su amiga.- No quiero imaginarme el color del que se teñirá esta vez, es capaz hasta de ponerse cresta


-Jajajaja, tranquila, dijo que se haría algo normalito
- dijo Lily riendo- Espero que sea más normal de lo que se hizo la última vez, el rosa chicle no era su color.

En ese momento llamaron a la puerta y al abrirla se encontraron con el profesor Finn.

(Leed esto con acento argentino).
-¡Hola chicas!- todas sonrieron- Vengo porque Sophy me pedió que les dijera que vayan a Hogsmeade sin ella, que tardará un poco, allí ella irá a buscarlas a Las Tres Escobas cuando acabe.

-Muchas gracias- dijo Lily sonriendo dulcemente.

-Fue un placer- Riley sonrió- ¡Adiós chicas!- gritó asomando un poco la cabeza por la puerta para despedirse de Ann y de Sam, luego cerro la puerta.

-¡Lily!- Lily se giró hacia Sam para escucharla mejor- la baba.

-¿Qué?

-Que se te cae la baba.- rió Sam.

-Es que es guapísimo
- dijo Lily tumbándose boca arriba en la cama.

-Sí.- afirmó Ann- Lastima que nos saque seis años.- las tres asintieron.

-Bueno, ¿nos vamos?- dijo Sam levantándose de la cama. Las otras dos la imitaron y salieron de la habitación para ir a Hogsmeade a reunirse con Sophy.

Mientras tanto James terminaba de vestirse para ir a Hogsmeade. Los otros cuatro ya habían terminado de vestirse y Charly había salido a dar una vuelta por el castillo.

-¡Vamos James, llevas media hora peinándote!- le grito Matt desde el cuarto.

-Un momentito, solo me falta un minutito.- gritaba James desde el baño.

-Remus, ¿te pasa algo?- preguntó Sirius al ver a su amigo demasiado callado, como si estuviera preocupado por algo.

-No
Bueno sí.- Sirius lo miró extrañado.- Tengo que deciros algo


-¿Algo?- preguntó Matt- ¿Algo bueno o malo?

-Depende como se mire
-sonrió falsamente Remus.

-Cuéntanos, sabes que puedes contarnos lo que quieras.- le dijo Sirius poniéndole la mano en el hombro para darle seguridad.

-Sí, lo se, pero os lo contaré cuando estemos todos, ¿de acuerdo?- los otro asintieron.

-¡Ala! Ya estoy.- dijo James saliendo del baño.-Vamos a buscar a Charly y nos vamos a Hogsmeade.- cerraron la puerta del cuarto y empezaron a buscar a su amigo.

Charly llevaba toda la semana muy callado y triste. Era porque sabía que había perdido a Lin para siempre, y no solo como novia, sino que también como amiga. Desde que Lin volvió a Hogwarts les unía una amistad muy especial para él. Cundo estaba con ella sentía una química que no sentía con ninguna otra persona y por su culpa todo eso había desaparecido.

Paseaba por los alrededores del lago cuando oyó a alguien que corría hacia él. Al alzar la vista vio a Lin realmente guapa corriendo directamente hacía él. Al principio pensó que iba a golpearlo, pero a medida que se acercaba vio que tenía los brazos abiertos como si fuera a abrazarlo. Él sonrió y también abrió los brazos para recibirla, pero
Lin había pasado de largo y al girarse vio como se abrazaba a un chico de Ravenclaw. Era Terry Brown, uno de los chicos más posesivos y machista de Hogwarts que se había pasado todo el curso de primero acosando a Lin. Charly odiaba a ese chico y había tenido varias discusiones con él.

-No puede ser
- se dijo a si mismo golpeándose en la frente- NO PUEDE SER


-Pues yo creo que sí es.- dijo una voz que provenía desde la espalda de Charly. Al girarse vio a Sirius y sus otros amigos mirándole.

-Charly
se que te duele, pero tú la cagaste, y ahora
- dijo James mirando hacia donde estaba Lin.

-Ella se va a vengar
- aseguró Remus.

-De la forme más dolorosa
- le recordó Matt- Sabes que las chicas son muy, pero que muy vengativas.

-Soy un gilipollas
- dijo Charly sentándose en el suelo. Los otros cuatro asintieron.- Es la chica que más me importa y por un puñetero capricho la he perdido para siempre


-Charly, tampoco exageres, es verdad que la cagaste, pero no es como para morirse. Tranquilo, esto se solucionará, ya verás.- le dijo Remus intentando tranquilizarle.

Lin observaba la reacción de Charly desde los brazos de Terry. Una vocecita le decía:

Pero otra vocecita más fuerte que la anterior le decía:

-Sí. ¡Yo valgo mucho!- gritó Lin en alto llamando la atención de todos los que estaban a su alrededor.- Perdón, vamos a Hogsmeade.

Cuando los chicos llegaron a Hogmeade se agruparon para decidir que harían mientras estaban allí.

-Yo tengo que ir a buscar a Lily, tengo que asegurarme de que no sale con nadie
- dijo James buscando a su pelirroja con la mirada.

-Yo te acompaño, no tengo nada que hacer y además así la encontraremos antes.- dijo Matt sonriendo.

-Bien, yo voy con Charly.- dijo Remus en un susurro para que Charly no lo oyera- Últimamente le veo muy destrozado, no creo que le venga mal un poco de apoyo moral.

-Sí, con lo de Lin se a quedado destrozado
- dijo Sirius echando un vistazo a Charly que estaba sentado en un banco.- Yo te acompañaría, pero tengo que ir a buscar a Sam, hemos quedado para ir tomar algo.

-Dentro de
dos horas- dijo James consultando el reloj- nos reunimos en Las Tres Escobas ¿De acuerdo?- todos asintieron y siguieron sus caminos.

Mientras tanto Sam, Lily y Ann esperaban a Sophy en Las Tres Escobas tomándose unas cervezas de mantequilla.

-¿Que hora es?- preguntó Ann- Sophy se está retrasando mucho


-Sí, estoy empezando a creerme lo de la cresta
- dijo Sam riendo.

-No creo que tarde mucho más. Llegará enseguidita.- dijo Lily mirando el reloj que colgaba de la pared de Las Tres Escobas.

-Hablando de la reina de Roma
- dijo Ann señalando hacia la puerta por la que entraba una chica con el pelo lleno de trencitas de colores, tipo Lucrecia.

-¡Chicas! ¿Que os parece?- dijo la chica, Sophy al acercarse a la mesa.

-¡Te sienta genial!- dijo Ann levantándose y cogiendo una de las trenzas de la amiga.

-¿De verdad que os gusta?- preguntó mirándose las puntas- ¿no es un poco llamativo?

-No, un poco no, Mucho y por eso te queda tan bien.- sonrió Sam- ¿Verdad Lily?

-Sí
- dijo no muy convencida. Ann y Sam levantaron una ceja. Sabían perfectamente que nunca, nunca, nuca debían criticar el peinado de su amiga, ya que sino ella se deprimía y las amenazaba con raparse el pelo al cero y hacerse una cresta rosa.- No, de verdad. Te queda genial, pero sabes que te he dicho muchas veces que algún día me gustaría verte con tu pelo al natural.

-Lo se, pero
- Sophy miró al suelo- Bueno te prometo que para la próxima me lo dejo al natural ¿OK?- Lily sonrió y asintió.

-¡Sophy cuidado!- dijo Matt que acababa de entrar junto con James y Sirius en Las Tres Escobas.

-¿Qué pasa?- se asustó Sophy.

-Tienes una manada de serpientes devorándote la cabeza.- bromeó el chico.

-Ja-ja-ja. Tienes una gracia
- dijo Sophy mirando al chico.

-Tranquila era una broma.- dijo Matt riendo- La verdad es que te queda muy bien. Te hace
¿única?- preguntó a sus amigos.

-Sí, más bien especial.- sonrió James cogiendo una de sus trenzas. Cogieron un par de sillas y se sentaron en la mesa.

-Bueno, y ¿se puede saber que hacéis aquí?- preguntó Lily después de beber un sorbo de su cerveza de mantequilla.

-Pues te he venido a ver a ti, muñequita.- dijo James acercándose al oído de la chica.

-¡Oh! te agradezco el gesto, pero no hacía falta
- ironizó Lily- Tengo suficiente con verte en el castillo.

-Vaya, menudo problema. Yo necesito verte más y tú a mí menos
- dijo James pensativo.- ¿Cómo lo hacemos?

-Dejadlo ya
- dijo Sam riendo- Sí está claro que estáis hechos el uno para el otro.

-Lo ves muñequita, hasta lo dicen tus amigas. ¿Qué te cuesta reconocerlo?- rió James.

-Sí, tampoco es tan difícil. El primer paso es reconocerlo.- rió Sirius.- Luego el resto es más fácil


-Uno, yo nunca he estado, estoy o estaré hecha para James,- explicó la pelirroja en tono borde a Sirius- y dos, Sirius, que a ti te guste alguien- miró a Sam- del bando enemigo no quiere decir que a los demás nos pase lo mismo.

-Bueno, vamos a cambiar de tema
- dijo Matt viendo la cara de enfado que tenía Sirius.- ¿Lin, que tal está?

-Bueno, está
rara.- contestó Ann ya que los demás seguían mirándose con odio.- No es muy normal lo que está haciendo


-Sí, a mi me ha extrañado un poco eso de que salga con Terry Brown. Es demasiado posesivo y machista
- dijo James dejando de mirar a Lily.- Aun que estaba bastante claro que haría algo así.

-Sí, yo la aconsejé que buscara a otro, pero
es tan terca.- dijo Lily- Tenía que escoger al más idiota.

-Es que si el idiota de mi hermano no hubiera hecho nada
- dijo Matt quejándose.- ¿Y a ti que te pasa?- preguntó a Sophy al verla muy callada.

-Me siento culpable.- dijo en un susurro.- Si yo no le gustara a Charly
el no habría hecho el gilipollas y ahora Lin estaría saliendo con él. Si le pasa algo


-¡Eih! Tranquila, no le va a pasar nada.- le consoló Ann - Y además tu no tienes ninguna culpa.

-Ann tiene razón. Tú no tienes la culpa de nada.- Matt le puso la mano en el hombro.- Además ya nos vamos a encargar nosotros del imbécil de Terry.

-Sí, va estar demasiado ocupado como para hacerle algo a Lin.- dijo Sirius con una sonrisa diabólica pintada en la cara.- Te lo aseguro


Frente a otro pub Charly miraba a Lin bailando con Terry. Remus intentaba tranquilizarle, ya que Terry estaba demasiado cerca de Lin.

-Charly tranquilízate
No puedes hacer nada.

-Sí que puedo.- dijo intentando soltarse del brazo de Remus que lo detenía.- Puedo entrar ahí dentro y partirle la cara a ese idiota


-No, no puedes, porque te expulsarían de Hogwarts.- dijo Remus haciéndole sentarse en un banco.- Así que tranquilízate ¿vale? Necesitas distraerte.

-¡No puedo!- chillo Charly- ¿Cómo quieres que me tranquilice sabiendo que por mi culpa ese idiota le puede hacer cualquier cosa a la chica que más me importa?

-Vamos a buscar a Sirius, Matt y James y nos tomamos unas cervezas de mantequilla ¿vale?- Charly asintió.

Un par de horas más tarde Charly estaba completamente borracho y no se sostenía en pie.

-Tenemos que llevarlo a Hogwarts.- decía Matt mientras sostenía a su hermano por el brazo derecho.

-Sí, pero
¿y si nos pillan?- preguntó Ann que abanicaba a Charly con un panfleto que había encontrado.

-Yo se como podemos ir.- dijo James sacando su capa de invisibilidad.- Yo y Matt llevaremos a Charly hasta el cuarto con la capa puesta. Vosotros id a buscar a Lin y traedla al cuarto, creo hay algo que solucionar.

-¡La noche es joven!- gritó Charly intentando ponerse de pie, pero fue en vano.

Lily, Sirius, Sam, Ann, Sophy y Remus fueron a buscar a Lin al pub. Cuando Lin los vio entrar sonrió muy contenta.

-¡Lily! ¡Sam! ¡Ann! ¡Sophy, estás guapísima! Te queda genial tu nuevo peinado. Menos mal que habéis venido. Terry es la persona más aburrida que he conocido en mi vida.- susurró para que su acompañante no la oyera- ¿Qué hacen estos dos aquí? Bueno da igual. Tenéis que sacarme de aquí.

-Ha eso venimos.- dijo Sirius.

-¿Ah si?- todos asintieron.- ¿Y por que? Si se puede saber

-Porque tenemos que llevarte a Hogwarts.- explicó Remus.- Tú y Charly tenéis que solucionar esto.

-Yo no tengo nada que solucionar con ese idiota.- dijo Lin cruzándose de brazos.

-Vamos Lin. Te estás comportando como una cría.- le dijo Ann.

- Sí, gracias a tu fantástica idea de intentar darle celos, cosa que has conseguido, Charly a cogido un pedo...- le contó Sam a su amiga.

-¿Qué?- preguntó Lin sorprendida.

-Lo que oyes.- dijo Sophy- Que gracias a ti Charly está realmente mal y tú estás aquí pasándotelo en grande con ese idiota posesivo.

-¿Está muy mal?- preguntó Lin asustada.

-No lo sabemos, pero tienes que ir y solucionarlo todo.- le pidió Lily. Lin asintió y salio corriendo en dirección a Hogwarts.

Parkinson se paseaba de un lado al otro de la sala común de Slytherin, mientras esperaba impaciente el correo. Una lechuza llegó volando con un gran paquete atado a una pata.

-¿Ya han llegado?- preguntó Snape al ver a su amiga abriendo el paquete.

-Sí, tengo todo planeado.- afirmó frotando ambas manos diabólicamente.- Mañana Sirius será mío. Buajajajajaja buajajajajaja.

Toc-toc.

-¿Puedo pasar?- preguntó Lin abriendo la puerta de la habitación de los chicos.

-Sí, claro.- dijo James que estaba sentado en la cama en la que estaba tumbado Charly.- Nosotros tenemos que... ir a estudiar.

-No, yo no tengo nada que estudiar...- dijo Matt pensativo. James le dio un codazo.- ¡Auch! Oh si, es verdad tenemos que estudiar... pociones.- Lin sonrió y los chicos salieron de la habitación.

-Charly... ¿Estás despierto?- preguntó Lin acercándose a la cama.

-Chisssss, no grites.- contestó el chico tocándose la cabeza.- ¿Qué quieres? ¿Has venido a reírte de mí?

-No, no. Quería hablar contigo.- Lin se sentó en el borde de la cama.- Lo de Terry..., solo lo he hecho para darte celos... Soy una estúpida, porque por esta fantástica idea tú te has emborrachado, todo es culpa mía.

-Espera un poco. Yo no estoy celoso.- se defendió Charly- Por mi puedes hacer lo que quieras. Tú a mí nunca me has interesado y además yo estoy saliendo con otra chica.

-¿Con otra chica?- preguntó Lin asombrada.

-Sí, con otra chica.

-Ah, genial. Yo también estoy saliendo con otro chico, y no es Terry.- mintió Lin.

-Ah... Estupendo, un día de estos tendremos que quedar los cuatro.- dijo Charly.- ¿Qué te parece mañana?

-Genial.- Lin sonrió falsamente- Entonces mañana tenemos una cita doble, ¿OK?

-Sí. Tengo muchas ganas de conocer a tu nuevo novio.

-Sí, yo también. Me tengo que ir, he quedado con mi novio.- Lin salió dando un portazo. Fuera se encontró con sus cuatro amigas.

-¿Qué ha pasado?- preguntó Sophy.

-Es el chico más estúpido que conozco, aparte de Snape y Terry.- dijo Lin enfadada.

-¿Nos vas a contar que ha pasado?- preguntó Lily interesada.

-Sí. El idiota de Charly me ha dicho que yo nunca le he interesado y que está saliendo con una chica.- dijo Lin con el ceño fruncido- Y claro, yo le he dicho...

-Que tú también estás saliendo con alguien. ¿No?- preguntó Sam riendo.

-Sí y encima quiere que mañana hagamos una doble cita. Él y la guarra de su novia y yo y mi novio imaginario.

-A no ser...- dijo Lily.

-¿A no ser que?- preguntó Lin agarrando a su amiga de los brazos y zarandeándola para que respondiese.

-A no ser que te encontremos un novio en un día.- terminó Ann.

-¿Cómo me vais a encontrar un novio en un solo día?- preguntó Lin- Es imposible, porque no sirve cualquier novio, tiene que ser simpático, guapo, amable, cariñoso...

-Tranquila, eso déjamelo a mi.- dijo Sophy sonriendo- Creo que tengo al candidato perfecto...

Charly se paseaba de un lado a otro de la habitación. Necesitaba encontrar a alguna chica que estuviese dispuesta a hacerse pasar por su novia. Por la puerta entraron sus tres amigos y su hermano.

-Chicos, necesito...

-Una chica que se haga pasar por tu novia.- le cortó Sirius.

-¿Como lo sabéis?- preguntó Charly- Ah ya entiendo habéis usado un hechizo.

-Tu tranquilo, nosotros ya sabemos que chica va a estar dispuesta...-dijo James sonriendo.

-Pero tiene que ser...

-Sí, ya sabemos. Tiene que ser perfecta.- terminó Remus.

-No te preocupes está todo bajo control.- dijo Matt poniéndole una mano en el hombro para tranquilizarle.

-Mierda, lo olvidaba- dijo Sirius.

-¿El que?- preguntó Remus al ver que su amigo tenía prisa.

-Voy a pedirle a Sam que salga conmigo.- dijo Sirius sonriendo.

-¿Qué?- preguntaron los cuatro.

-Deseadme suerte.- dijo el moreno saliendo de la habitación a toda prisa.

Toc-toc.

-Sam, ¿puedo hablar contigo?- preguntó Sirius al abrir la puerta de la habitación de las chicas.

-Sí, pasa.- le dijo haciendo un gesto con la mano para que entrara en la habitación. Sirius entró en la habitación y notó como ocho cinco pares de ojos le miraban.

-A solas.- dijo mirando a las otras cuatro chicas que le miraban.

-Joe...- las chicas hicieron un pucherito y se cruzaron de brazos.

-Por favor chicas...- les pidió Sam. Las chicas salieron de la habitación.-Tu dirás.

-Bueno, yo quería decirte que me lo paso muy bien cuando estoy contigo.- Sirius se sentó en la cama en la que estaba sentada Sam- Bueno, y quería preguntarte si querrías....

Toc-toc.

-¿Si?- preguntó Sam.

-Sam deberías ver esto.- dijo Lily abriendo la puerta. Sam salió de la habitación seguida de Sirius. Cuando llegaron al Gran Comedor vieron un montón de papeles que volaban sobre sus cabezas. Sam cogió uno de los papeles y comenzó a leerlo.

- ¿Qué es esto?

**********************************************************************

Y hasta aquí el capitulo nueve. Sí, ya se que este ha sido un poquito más corto que los demás, pero tengo excusa: estoy malita... Así que espero que me dejéis muchos RR para que me cure más rápido ¿Si?

En el próximo capitulo:
-Sabremos que es lo que pone en esos papeles. (Supongo que os lo supondréis).
-Sabremos cuales serán las parejas de Lin y Charly para la cita doble.
-Por supuesto la cita.

Y ahora voy a contestar a los RR del capi anterior:
Olatz: Si lo dejo en lo más interesante no es para matarte a disgustos tranquila XD. Es solo para que la gente haga justamente lo que has hecho, dejarme un RR diciéndome que les voy a matar a disgustos. Así que hasta que la gente no me mande RR seguiré dejándolo en lo más interesante jejeje. Muxus

Deathkisse: Eskerrik por el RR. Me has hecho feliz. Ya ves que Parkinson es mala, muy mala. Estoy pensando en mandarla lejos, muy lejos, por ejemplo ¿a Plutón? XD Bueno que tengas suerte con los exámenes :) Muxus AGUR

Bueno queridos y queridas lectores y lectoras me despido. Un beso. Intentare escribir pronto el próximo capi.

GARA
GUERRA DE SEXOS
9. CAPITULO: UN SHERLOCK HOLMES DEL PRESENTE

-Sam deberías ver esto.- dijo Lily abriendo la puerta. Sam salió de la habitación seguida de Sirius. Cuando llegaron al Gran Comedor vieron un montón de papeles que volaban sobre sus cabezas. Sam cogió uno de los papeles y comenzó a leerlo.

- ¿Qué es esto?

-Sam, yo...- dijo Sirius.

-¡Eres un cerdo!- gritó dándole un puñetazo antes de salir llorando del Gran Comedor.

-¡SAM!- gritó Sirius mientras corría tras ella. Alguien lo detuvo amarrándolo del brazo.

-¡Déjala!- gritó Lily- Más te vale que no te acerques nunca más a ella si no quieres pasarlo mal.

Cuando Lily llego a su habitación encontró a Sam tendida en su cama llorando. Tenía los ojos hinchados y en su mano derecha tenía una gran caja de clinex que usaba para secar sus lágrimas. Lily abrazó a su amiga.

-Vamos Sam..., no es para tanto...

-¿Qué no es para tanto?- sollozó la morena.- El chico que más me importa me ha traicionado, y ahora todo el mundo sabe... lo que ocurrió.

-Sí, tienes razón, pero ¿estás segura de que haya sido Sirius?- preguntó la pelirroja dudando.

-Sí, era el único que sabía todo esto aparte de Sophy, Lin, Ann y tú. Y no creo que vosotras hayáis dicho nada. ¿Verdad?- preguntó alzando la mirada para mirara a los verdes ojos de su amiga.

-Por supuesto que no.- gritó Lily- Nosotras jamás te haríamos algo así. Sam somos tus amigas y sabes que puedes contar con nosotras para lo que quieras.

-¿Has oído bien no?- preguntó Ann al entrar en la habitación acompañada de otras dos chicas, Sophy y Lin.

-Para lo que tú quieras.- repitió Sophy poniéndole una mano en el hombro. Lin asintió y sentó en la cama junto a Sam.

-Gracias chicas. En momentos como este me alegro de haberos conocido.- sonrió Sam por primera vez desde que leyó lo del diario. Las cinco chicas se unieron en un fuerte y amistoso abrazo.- Bueno y cambiando de tema, ¿Quién va a ser el afortunado que va a hacerse pasar por novio de Lin?- preguntó mirando a Sophy.

-Ahhhh, es una sorpresa.- dijo la peliteñida sonriendo- Pero tú tranquila, te aseguro que te va a encantar.

Sirius, aun que James tratase de detenerlo, se golpeaba la frente con una mano y se paseaba de un lado a otro de la habitación tratando de buscar una solución.

-Sirius, estate quieto, vas a acabar haciéndote un agujero en la frente.- le regañó James.

-Silencio, necesito pensar.- contestó el moreno.

-Vamos Sirius, ¿piensas pasarte toda la vida pensando sin hacer nada?- preguntó Charly.- Tendrías que ir allí y explicárselo todo a Sam, seguro que te entenderá.

-Como se nota que tú también la has cagado con Lin.- dijo Matt riendo- Si vas ahora, lo único que vas a conseguir es perder tus testículos. Tienes que pensar que en este momento esas cinco chicas, sobre todo cuatro de ellas, son peor que una manada de hienas hambrientas.

-Matt tiene razón, si vas allí lo único que vas a conseguir es enfurecerlas más. Date cuenta de lo que harías tú si Sam contase tu secreto más profundo.- comentó James.

-Sí, pero es que yo no he contado nada. Yo no tengo ninguna culpa.- se justificó Sirius- Tengo que pillar al cabrón que ha contado esto...

-Elemental querido Sirius.- dijo Remus metiéndose en el papel de detective.

-¿Qué?- preguntaron James y Sirius asombrados.

-Aih... que incultos.- dijo Charly riendo.- Esa es la típica frase de un famosísimo detective llamado Sherlock Holmes.

-Am. Pues yo seré igual que ese Sherlock y descubriré quien es el maldito capullo que se ha atrevido a escribir esa basura.- dijo Sirius poniéndose en pie y asomando una malévola sonrisa.

-Espera.- le detuvo Matt sacando de su baúl una gabardina, un gorro de detective, una lupa y una pipa. Tras vestir a Sirius con todo lo que había sacado dijo intentando contener la risa, al igual que sus otros amigos- Ahora muchísimo mejor.

Una hora más tarde Matt entró corriendo en la habitación, tenía una sonrisa pintada de oreja a oreja.

-Chicos... He conseguido a la chica que va hacerse pasar por tu novia.

-¿Quién es?- preguntó Charly emocionado y a la vez asustado.

-Fionna Lovegood-chilló Matt sonriendo.

-¿Que? ¿Lovegood?- preguntó Charly asombrado- Pero si dicen que está... ya sabéis... loca.

-No está loca.- dijo Remus defendiéndola, ya que siempre se había llevado bien con ella.- Es una chica muy simpática y encima es muy guapa y atractiva.

-Bueno en eso tienes razón.-dijo Charly sonriendo al recordar el rubio cabello de la chica, sus plateados y grandes ojos y sus voluminosas curvas.

-Además es la única que ha aceptado salir contigo sin tener que ser nada más, así que no te quejes.- le riñó James.

-Está bien, la cita es esta tarde, a las cinco. Tendré que ir a avisarla para que esté preparada.- dijo Charly mirando su reloj- Voy a buscarla.

-Matt, Remus, ¿podríais hacerme un favor?- preguntó Sirius que miraba desde la ventana de la habitación hacia la calle.

Matt y Remus se acercaron a la ventana y vieron como Sirius observaba a un grupo de chicas que estaban sentadas junto al lago.

-¿Qué quieres?- preguntaron a la vez.

-Ya que sois los únicos que tenéis buena relación con las chicas de ese grupo, ¿podríais ir a preguntar como está Sam?-dijo Sirius señalando a la chica de cabellos negros que en ese momento estaba bastante seria. Los dos chicos asintieron y salieron hacia la calle.

-Mirad quienes están aquí. Los únicos dos mosqueteros más sensatos.- bromeó Lily al ver a Remus y a Matt acercándose a ellas.

-Hola a ti también Lily.- rió Remus.

-¿Se puede saber que hacéis aquí?- preguntó Lin al ver a los chicos.

-Sí, se puede saber.- Matt sonrió- Venimos a haceros compañía.-señaló a Sam con la cabeza intentando que ella no lo notase.- ¿Qué tal estáis?

-Matt, si Sirius quiere saber como estoy que venga el mismo a preguntármelo.- Sam alzó la vista.

-No, no Sirius no nos ha mandado.-intentó defenderlo Matt.

-Hemos venido porque...- Remus intentó solucionarlo, tras buscar la mejor excusa soltó- Matt quería hablar contigo a solas Sophy.

-¿Qué? ¿Yo?- Remus pellizcó a su amigo para que le siguiera la corriente- Sí, yo quería hablar de... quería preguntarte sobre...los apuntes de Historia de la Magia. Sí, sobre los apuntes.

-¿Qué apuntes?- preguntó Sophy asombrada- No nos han mandado ningún apunte.

-Sophy, no entiendes que quiere hablar contigo a solas.- le susurró Lin por lo bajo y después le dio un empujón- Vamos, ve con él.

Con el empujón que Lin la dio, Sophy tropezó con una piedra y fue directamente a parar a los brazos de Matt. En ese momento empezó a tomar un color rojizo, como el pelo de su amiga hasta que acabó totalmente roja.

-¿Estás bien?- le preguntó Matt para ver si se había hecho daño. Sophy asintió y le dedicó una mirada cargada de ira a la elfa que reía como no lo hacía desde hace mucho.

-¿Vamos a dar una vuelta?

-Sí, claro.-respondió Sophy sonriendo falsamente al resto de sus amigas que se habían puesto a reír.

-Bueno y ¿de que querías hablar?-preguntó Sophy cuando ya se habían alejado un poco de sus compañeros.

-Pues... pues, yo...- Matt intentó buscar una excusa para salir del marrón en el que le había metido Remus- Yo... quería preguntarte... quería preguntarte si saldrías conmigo el próximo fin de semana.

-¿Qué?- preguntó Sophy asombrada.

-Bueno, entiendo que no quieras... No pasa nada...- dijo Matt sonriendo.

-No, no. Claro que quiero. Vamos no es que quiera.- ver la cara que había puesto Matt continuó- Es que no se me explicar. No me importaría salir contigo.

-¡Genial!- Matt sonrió- Entonces... ¿el viernes a las cinco?- Sophy asintió.

-Bueno yo tengo que ir a donde mis amigas, me estarán esperando.- dijo Sophy señalando hacia sus amigas que la miraban sonriendo.

-Sí, claro. Bueno entonces el viernes a las cinco sin falta.- dijo Matt señalando a Sophy con el dedo índice.

-Sin falta.

-¡Remus, vamos!- gritó Matt muy contento.

-Voy. Chicas, os dejo.- les dijo sonriendo y dirigiéndose corriendo hacia donde estaba su amigo para ir a la habitación.

Cuando Matt y Remus entraron en la habitación Sirius se les tiró encima como un perro se tira sobre su dueño cuando esconde un gran hueso en la espalda.

-¿Qué tal está?- preguntó Sirius mirándolos con una mirada asesina.

-Está... de mal humor, borde.- dijo Remus recordando las palabras de la chica.

-¿Qué es lo que os ha dicho?- preguntó de nuevo Sirius sin levantarse del suelo y zarandeando a sus amigos para que contestasen más deprisa.

-Les hemos preguntado en general a todas que qué tal estaban y ella nos a contestado que si tú querías saber como estaba que fueses tú mismo a preguntárselo.- contestó Remus.

-Bien. Eso mismo es lo que voy a hacer.- dijo Sirius levantándose del suelo y saliendo de la habitación.

-La va a cagar.- aseguró James.

Sirius salió del castillo y se acercó al grupo de chicas que estaban junto al lago. Al verle acercarse la pelirroja cambió su cara de buen humor por una de dragón que echaba humo por la nariz.

-Sam, necesito hablar contigo.- dijo Sirius un poco tímido y muy asustado por la cara de Lily.

-Sam para ti a partir de ahora es Samantha.- contestó Lily por la morena.

-Lily, déjalo.- dijo Sam levantándose- Vamos allí.- dijo señalando a un rincón en el que no había nadie. Cuando llegaron Sam preguntó- ¿Qué quieres?

-Sam... Samantha, te juro por lo que más quiero que yo no fui.- le dijo Sirius arrodillándose.

-No te creo. Tú y mis amigas erais los únicos que lo sabíais y está claro que has sido tú.- dijo Sam muy seria.

-Te aseguro que yo no he sido, pero como sé que no me vas a creer...- dijo el moreno poniéndose en pie- ¿Puedo al menos preguntarte como estás?

-Sí, si puedes.

-¿Cómo estás?- preguntó Sirius mirando a los ojos a la chica.

-¿Quieres saber como me siento? ¿De verdad que quieres saberlo?- Sirius asintió- ¡Así!- gritó Sam dándole un rodillazo en la entrepierna y marchándose de allí.

Una hora más tarde Sirius tenía una bolsa llena de hielo puesta en la entrepierna.

-¿Cómo está?- le preguntó Charly a Sirius-¿Mejor?

-No, está jodida.- dijo Sirius con cara de sufrimiento- No solo por esto, sino que también porque Sam no me cree. Yo no he hecho nada y tengo que encontrar la forma de demostrárselo.

-Sí, tienes razón.- asintió Remus-¿Pero como piensas encontrar a la persona que hizo esto?

-No lo sé, necesito vuestra ayuda.- pidió Sirius- Intentad pensar en algo.

-Sí tuviésemos alguna forma de que Sam viera quien lo hizo...- dijo Matt.

-Matt, te quiero. Me acabas de dar una idea perfecta.- sonrió James, dio un beso a Matt y salió corriendo de la habitación.

-Sam, ¿puedo preguntarte algo?- dijo Ann que estaba tumbada sobre la cama pensativa.

-Sí. Dime.

-¿Estás segura de que Sirius ha sido el que ha hecho esto?- preguntó la rubia dudando.- No digo que no haya sido él, pero cabe la posibilidad de que alguien lo oyera y lo contase.

-Ann, a veces eres tan ingenua...- dijo Lily sonriendo- Está claro que ha sido Sirius y además seguro que el resto de los mosqueteros también han tenido algo que ver. Estoy segura.

-Pues yo no lo creo.- dijo Sophy- Matt nunca haría algo así.

-Sophy que estés enamorada de Matt no quiere decir que el sea un santo.- reprochó Lin.

-No estoy enamorada de Matt.- se defendió Sophy frunciendo el ceño- Además también creo que Sirius, Remus, Charly y James son inocentes. Nos han hecho muchas cosas, pero nunca nada como esto. No es su estilo.

-¿Qué pasa? ¿De cual de los dos lados estáis vosotras?-.preguntó Lily enfadada.

-Del vuestro, pero...- dijeron Ann y Sophy a coro.

-Pues no se hable más. Esta noche empezaremos a preparar la venganza... Buajajajaja, buajajajaja.

Pasada la medianoche James entró a hurtadillas en el despacho de Dumbledore. Estaba vacío, pero le dio la impresión de que Fawkes podía verlo a través de su capa de invisibilidad, porque emitió un pequeño ruidito a modo de saludo. James se acercó a la mesa del director.

-Ah... aquí está.

-Señor James. Es todo un placer que haya venido a visitarme.- dijo la voz de Dumbledore- Un momento. Usted no ha venido a visitarme. ¿Qué es lo que tiene entre las manos?

-Director Dumbledore, puedo explicárselo...- intentó excusarse James, pero Dumbledore no le dejó hablar.

-No tiene nada que explicarme, pues sé perfectamente para qué lo necesita. Pero preferiría que cuando cogiese material de mi despacho, antes me pidiese permiso. ¿Entendido?- James asintió- Ahora váyase y utilícelo bien. Cuando acabe con él devuélvamelo.

James salió del despacho del director y corrió hacia la habitación. Cuando entró todos sus amigos se habían acostado y se habían quedado dormidos. Dejó el aparato de Dumbledore en su baúl y él también se acostó. Enseguida le entró el sueño y cayó dormido.

-Chicas, necesito un poquito más de entusiasmo. Sino la venganza no servirá de nada y fracasaremos.- decía Lily paseándose de un lado al otro de la habitación.

-Lily estamos cansadas. Por favor déjanos irnos a dormir.- decía Ann con los ojos medio cerrados.

-No, necesitamos prepararlo todo.- dijo Lin que daba saltitos de emoción en su cama.

-Lo siento mucho chicas, pero yo me niego a hacerles nada hasta que no estemos seguras de que han sido ellos los de los diarios.- dijo Sophy metiéndose en la cama.

-¡Muy bien haz lo que quieras traidora!- le gritó Lily- ¿Alguna más quiere echarse atrás?- preguntó mirando a Ann.

-Sí, estoy totalmente de acuerdo con Sophy. Hasta que no lo sepamos seguro yo paso.- contestó Ann haciendo lo mismo que Sophy.- Hasta mañana.

-Serán traidoras...- murmuró Lin.

-Lily, Lin. Sophy y Ann tienen todo el derecho a no hacer nada, y no por ello son traidoras.- Sam hablo por primera vez desde el delicado rodillazo- Si no quieren no están obligadas. A parte, estoy empezando a dudar que hayan sido ellos.

-Pero... Sam...- dijeron Lily y Lin a la vez.

-Si vosotras tenéis un problema con ellos tenéis que tratar de solucionarlo, pero sin pasaros.- dijo Sam metiéndose en la cama.- Buenas noches.

A la mañana siguiente la tensión entre las chicas se había relajado. Lin estaba nerviosísima, porque esa tarde tenía la cita doble.

-Lin tú estate tranquila, él te va a encantar; tú vas a estar preciosa y Charly se va a quedar boquiabierto. Confía en mí.- le decía Sophy para tranquilizarla.

-Sí. Yo voy a ayudar a vestirte.- dijo Ann sacando toda la ropa que encontró en los armarios.

-Yo te voy a hacer un moño de esos que tanto te gustan ¿si?- dijo Sam sacando todo el material para peinarla.

-Yo he traído todo mi maquillaje y te voy a dejar guapísima.- dijo Lily sacando de una bolsa un montón de pintalabios, colorete, cremas, colonias, perfumes, lápices de ojos, etc.

-Gracias chicas. Me estáis ayudando muchísimo.-dijo Lin dándolas un fuerte abrazo a todas.

En la habitación de los chicos Charly tenía una reacción parecida a la de Lin.

-Tranquilo Charly. Lin se va a morir de la envidia.- le decía Remus para tranquilizarle- Cuando te vea con Fionna va a entrarle un ataque de celos, ya veras.

-Sí. Yo te dejaré ropa mía.- dijo James sacando todas sus camisetas y pantalones.

-Yo te voy a dar esta colonia que hace que las chicas mueran por ti.- dijo Sirius sacando un frasco de colonia.

-Sí, al menos a él le funciona.- rió Matt.

-Gracias. Me estáis ayudando muchísimo.- decía Charly sonriendo.- Sois los mejores amigos del mundo.

-Lo sabemos.- dijeron los cuatro al unísono y sonriendo como si fuesen los chicos del anuncio de un dentífrico.

A la tarde, cuando Charly bajó al hall, Fionna lo estaba esperando. Llevaba un bonito vestido corto y unos zapatos de un tacón de infarto. Tenía el pelo recogido en una larga trenza y se paseaba de un lado a otro mirando el reloj impaciente.

-Guau... estás preciosa.- dijo Charly cuando se acercó a ella.- Siento llegar tarde. Es que los chicos se han puesto muy pesados entre que me elegían ropa, peinado...

-No pasa nada.- dijo sonriendo- Bueno, entonces me tengo que hacer pasar por tu novia. Tengo una duda.-Charly alzó una ceja. A él no le parecía nada difícil que tuviese que hacerse pasar por su novia, es más le parecía lo más fácil del mundo; pero decidió no decir nada.- Cuando te refieres a hacerme pasar por tu novia, ¿te refieres a besos, abrazos, mimos, etc. etc.?

-Si no es mucha molestia...- dijo Charly sonriendo con carita de niño tierno.

-No, claro que no. A de más me vendrá bien. Es que voy a interpretar el papel de una obra de teatro de ciencia-ficción y me ha tocado el papel de novia, así que no me vendrá mal ensayar. A lo mejor dentro de unos años me ves en Hollywood.- dijo soñadora. Charly rió, la verdad es que le pareció una chica muy simpática y atractiva. Y él que pensó que estaba loca... que equivocado estuvo.

-Vamos Lin estate tranquila. Él es perfecto y tú estás preciosa.- dijo Sophy para tranquilizarla.

-Eso es verdad. Esta falda mía te queda a ti mejor que a mí.- dijo Sam mirando a la falda que llevaba su amiga.

Lin llevaba una falda, bueno, mini falda vaquera y una camiseta verde que se ata al cuello. En los pies (¿dónde sino?) llevaba unas sandalias con un poquito de plataforma que se ataban alrededor de las piernas y el pelo lo llevaba suelto.

-Es que no puedo estar tranquila pensando que el idiota de Charly y su noviecita van a descubrir que todo es una farsa y se reirán de mí.- dijo Lin estrujando un osito de peluche por los nervios y la rabia (pobre peluche :( ).

-No te preocupes, será la cita perfecta.- dijo Lily quitándole el peluche, ya que era uno de sus peluches favoritos.

-Sí, y nosotras nos ocuparemos de que así sea...- dijo Ann frotando las manos.

-¿Qué pensáis hacer?- preguntó Lin asustada.

-Vamos a perseguiros, tipo... misión imposible.- dijo Sophy sonriendo

-¿Misión imposible?- preguntó Lin.

-Sí, ya sabes. Tan tan, tantan tan tan, tantan tan tan...- empezó a tararear Sam.

-Oh ya recuerdo, hablais de esa película muggle.- dijo Lin recordando cuando su ex novio empezó a contarle toda la película.

-Exacto. Bueno nosotras tenemos que prepararnos.- dijo Lily sacando algo negro de su baúl.

-Sí, prepararnos. Lin recuerda que vamos de incógnito.-dijo Sam poniéndose una camiseta negra de cuello vuelto.

Cuando acabaron de vestirse, todas llevaban puestos pantalones, camisetas de cuello vuelto y gorros negros, donde escondían su melena recogida en moños.

-Vaya, estáis guapísimas. El negro os sienta genial.- dijo Lin mirando a sus amigas. Cuando tocaron a la puerta.- Oh, debe ser él... que nervios...

-Lin cierra los ojos, quiero que sea una sorpresa.- dijo Sophy dirigiéndose hacia la puerta.

-Noooo, estoy muerta de curiosidad... No seas mala...- Lin hizo un pucherito.

-Sabes que así no vas a conseguir convencerme. Vamos cierra los ojos.- Lin hizo caso a su amiga y oyó como la puerta se abría.

-¡Madre mía!-gritó Lily.

-Está para comérselo- dijo Sam riendo.

-Lin abre los ojos.- le ordenó Sophy. Lin abrió un poco un ojo, pero al haber estado tanto tiempo con los ojos cerrados no pudo ver más que una sombra. Al abrir el otro ojo puedo verlo perfectamente.

-Pero... ¿Qué... demonios...?- preguntó Lin sorprendidísima.

**********************************************************************

Se acabó lo que se daba. Buajajajaja. Hasta aquí el capitulo nueve. Espero que os haya gustado y sobre todo que os hayáis quedado intrigadas jejeje. Y sobre todo... ESPERO ALGUN RR si? Vamos que con un hola y adiós me vasta. No es mucho pedir no? Espero que lo paséis bien en carnavales

Bueno y ahora contesto a los RR de las fantásticas personas que han decidido escribirlos, GRACIAS A TODOS:

lya Sirius: Jajaja, tu tranquila, que de verdad que me estoy planteando lo de mandar a Parkinson a Plutón o mejor a otra galaxia. Sí, reconozco que he hecho a Charly un poco idiota... pero a alguno tenía que tocarle ¿no? Me alegro de que te guste el profesor, ya que a mí también me encanta; ya me podrían poner a mí un profesor como ese, todos avanzaríamos muchísimo XD. Por las faltas de ortografía no te preocupes, porque yo que hablo castellano durante casi todo el día también tengo muchísimas jejeje. Bueno pues bihararte zuri ere (hasta mañana a ti también). Muxus. PD: Ya me enseñaras algo de catalán ¿no? Jejeje. ¿Tienes MSN?

deathkisse: Sí, lo de mandar a Parkinson lejos lo tengo decidido jejeje, tu tranquila tiempo al tiempo. Con lo de la crisis entre Sirius y Sam, distes en el clavo ¡Todo a la mierda! El peinado de Sophy si que puede ser interesante, pero tienes razón, mejor para verano. ¡A lucir trenzas! Sí veo que te has dado cuenta de que Lin y Charly son bastante, bueno vale no miento, MUY orgullosos, ¿pero que se les va a hacer? Y tú tranquila que Remus acabará contándolo, al menos eso espero. Jejeje. Bueno muxus.

Acabé. Bueno el próximo capi no se para cuando estará. Es que esta semana se me juntan los exámenes carnaval... ya sabéis. Bueno besitos para todos los que estáis al otro lado de la pantalla.

GARA, hija adoptiva de deathkisse. (Si alguien quiere sumarse a la firma... ya sabéis. Es que queda un poco pobre ¿no?)
GUERRA DE SEXOS

10. CAPITULO: ¿Cómo demostrarte la verdad?

-Lin abre los ojos.- le ordenó Sophy. Lin abrió un poco un ojo, pero al haber estado tanto tiempo con los ojos cerrados no pudo ver más que una sombra. Al abrir el otro ojo puedo verlo perfectamente.

-Pero... ¿Qué... demonios...?- preguntó Lin sorprendidísima.

-¡Sorpresa!- dijo el profesor Finn sonriendo.

-¿Qué hace usted aquí?- preguntó Lin sorprendidísima.

-Creo que a partir de ahora tendrás que tutearme.- rió Riley. Al ver que Lin no entendía a que se refería el profesor continuó con la explicación- Yo voy a acerme pasar por tu novio.

-¿Qué?- preguntó Lin. Cuando oyó eso pensó que se iba a desmayar y no despertaría en años.- ¿qué usted... digo, tú vas a hacerte pasar por mi novio?

-Sí, mi prima me lo pidió y yo no tengo ningún problema, al contrario me encantaría ayudarte.- Riley sonrió con su mejor sonrisa.

-¡Joder! Sabía que no te gustaría mi idea.- dijo Sophy al ver la cara de asombro de su amiga.

-¡Pero que dices! ¡Sí es genial!- gritó Lin dando saltitos de alegría- Es el mejor novio que me has podido buscar.- Riley sonrió alagado- Charly se morirá de celos.

-Entonces, ¿estás lista?- preguntó Riley.

-Por supuesto.- dijo Lin enseñando su mejor sonrisa y cogiendo el brazo del joven profesor de defensa contra las artes oscuras.

Cuando Lin y Riley salieron de la habitación Sophy se quedó observando a Lily. Tenía una cara extraña.

-Lily, ¿Qué te pasa?- preguntó Sophy.

-Que suerte tienen algunas.- dijo cruzándose de brazos. Sophy sonrió al entender a que se refería su amiga.- ¿No me lo podrías prestar a mi durante una semana?

-Jajajaja, y ¿para que lo querrías?- preguntó Sam riendo.

-Pues creo que es obvio. Para alejar a James de mí.- dijo Lily tumbándose en la cama- Con Riley como novio conseguiría librarme de James en un santiamén.

-No creo.- contestó Ann atrayendo la atención de sus amigas- Si James te viese con Riley te acosaría aun más, hasta que dejases a Riley. Y creo que eso no es lo que quieres ¿verdad?

-¡Por supuesto que no!- gritó Lily- Sí, supongo que tienes razón. Tendré que fastidiarme.

Cuando Lin y Riley bajaron por la escalera y se encontraron con Fionna y Charly, Charly y Lin se quedaron asombrados pos las parejas que habían conseguido sus... oponentes.

-¿Profesor Finn?- preguntó Fionna.- ¿Es usted su pareja?

-Sí, pero esta noche pueden tutearme.- dijo Riley sonriendo al ver la cara de estúpido que se le había quedado a Charly.

-Bueno, ¿A dónde nos vais a llevar?- preguntó Fionna sonriendo.- ¿A bailar o a cenar?

-¿Qué les parece que vayamos primero a cenar y después a bailar a una discoteca nueva que hay en Hogsmeade?

-¡Oh! Genial, lo pasaremos realmente bien.- contestó Fionna ilusionadísima, bueno fingiendo estar ilusionada.

Charly y Lin no abrieron la coca en todo el camino. Esto se debía a que Lin no podía creer que Charly saliese con una chica... como Fionna y que Charly no podía creerse que Lin saliese con un chico mayor que ella, y más siendo profesor.

Varios metros detrás de ellos, cuatro chicas vestidas de negro los perseguían. Iban escondiéndose tras los árboles y las personas, tratando de que los citados no los descubrieran.

-¿Lily quieras hablar más bajo?- susurró Sam- ¿O pretendes que nos descubran?

-Lo siento, pero es que Ann no para de pisarme.- dijo alzando la voz un poco más de lo normal.

-Shhhh- les dijo Sophy poniendo un dedo sobre sus labios pintados de negro.- Como sigamos a este paso van a descubrirnos.

-¡Lo siento!- gritaron las otras tres chicas a la vez, haciendo que Sophy se desesperara.

-¡Fijaos!- gritó Ann señalando hacia un bonito restaurante italiano.- Están entrando en ese restaurante.

-Sí, parece que van a comer allí, y luego seguro que irán a bailar...- dijo Lily con un tono que claramente se interpretaba como envidia.

-Vamos Lily, no te pongas así, sabes que todo es un simple montaje.- dijo Sophy para animarla- Además ya quedó muy claro que si tú saldrías con él James te molestaría aun más.-Lily asintió.

-Entremos al restaurante.- dijo Sam señalando a las parejas.- Entraremos de dos en dos para que no parezcamos sospechosas y nos sentaremos en mesas separadas. Nos comunicaremos a trabes de esto.- Sam sacó cuatro pares de pendientes y les entregó uno a cada una- Los he hechizado para que podamos comunicarnos a distancia.

-Bien. Lily y yo entraremos primero.- dijo Ann mientras se colocaba los pendientes. La pelirroja hizo lo mismo.

-¡Buena suerte!- les desearon Sam y Sophy.

Cinco minutos más tarde entraron Sam y Sophy al restaurante ya que no conseguían comunicarse con sus amigas. Cuando entraron vieron que había una mesa libre, pero sobre ella estaban los pendientes de las dos chicas.

-¿Qué ha pasado?- preguntó Sophy sorprendida- ¿Dónde están?

-No lo sé, habrán ido al baño.- supuso Sam tan sorprendida como su amiga.

-Sam, ¿tú cuando vas al baño, te quitas los pendientes?- Sam negó con la cabeza, y cogió a Sophy del brazo arrastrándola hasta los servicios.

-Yo entro al de caballeros y tú al de mujeres, ¿está bien?- preguntó Sam mirando a Sophy. Sophy asintió- Sí en dos minutos no hemos salido, entramos en el otro baño.

-Bien.- Sophy entró al baño. Estaba un poco asustada. ¿Y si había sido quien-no-debe-ser-nombrado? Estaba vacío, pero porsiacaso comenzó a empujar cada una de las puertas de los váteres. Primero una, luego otra... y así hasta la última, que estaba tan vacía como las anteriores.

Sophy salió del baño y esperó, esperó un minuto, y luego otro. Habían pasado los dos minutos cuando Sophy, totalmente nerviosa entró al baño de los caballeros.

-¿Qué está pasando aquí?- preguntó sorprendida al ver a Lily, Ann y Sam con las manos y los pies atados a las cañerías de los lavabos. Las chicas trataban de decir algo, pero como estaban amordazadas Sophy no consiguió entender nada. T de repente...

-¡Te tenemos!- gritó una voz que se le hizo muy familiar. Sophy empezó a gritar como si estuviera loca, pero pronto la amordazaron y la ataron al igual que a las demás.

-Bien, bien, bien.- dijo James sonriendo.- Por lo que veo habéis venido a echar una mano a vuestra amiga...

-Efef uf ifiofa- trató de gritarle Lily. (Traducción: Eres un idiota)

-Lo siento muñequita pero no te entiendo nada.- dijo James sonriendo satisfecho.- A lo que íbamos, habéis venido para echarle una mano a Lin, y eso es injusto.- Ann trató de decir algo- Remus, quítale el pañuelo de la boca.

-Decía que no es injusto, ya que vosotros, por lo que supongo, habéis venido ha hacer lo mismo con Charly.- dijo Ann después de que Remus le quitara la mordaza. - ¿O me equivoco?

-En parte sí.- dijo Matt sonriendo.

-¿Ef farfe? ¿Ef fe farfe?- trató de preguntar Sophy, ya un poco más calmada. Remus le quitó la venda par que pudieran entenderla.- ¿En que parte?

-En que si que habíamos venido para ayudarlo, vamos, para sacaros a vosotras de en medio.- contestó James.

-¿Y fua ef fa ofra farfe?- preguntó Lily. Remus se acercó para sacarle el pañuelo de la boca.

-¡Espera!- gritó James deteniendo al licántropo. James se acercó a la pelirroja- Solo te quitaré el pañuelo, si prometes no gritar ni insultarme. ¿Lo prometes muñequita?

-¡Fefás fafrón!- gritó Lily. (Traducción: ¡Serás cabrón!)

-Pues entonces no hay trato.- dijo James alejándose con una amplia sonrisa.

-Efta fien...- cedió Lily- ¡Feo fífamelo fa!- (Traducción: Está bien... ¡Pero quínamelo ya!)

-Así me gusta muñequita. Cuando te tranquilizas estás más guapa.- dijo James acercándose para quitarle el pañuelo.- ¡Au! Me ha mordido.

-¡Ui! Lo siento lo he hecho sin querer.- dijo Lily sonriendo. James le enseñó el pañuelo entonces Lily borró su sonrisa.- He preguntado que cuál es la otra parte.

-¡Oh sí! Lo olvidaba.- dijo James golpeando su cabeza.- ¡Sirius!- Sirius salió de uno de los váteres con su disfraz de Sherlock Holmes puesto.

-JAJAJAJAJA- empezó a reír Sam al ver al moreno así disfrazado- Jajajajaja- Como se reía tanto y tenía aun el pañuelo en la boca casi se ahogó, así que optaron por sacarle también el pañuelo.- Jajajajaja, nunca... jajaja, pensé... jajaja, que viviría... jajaja, para ver algo así... jajaja.- A Sam se le saltaban las lágrimas de tanto reír.

-Me alegra ver que estás bien.- rió Sirius.

-Bueno, dejad de reíros.- ordenó James- La otra parte, es que sabemos como demostraros que Sirius no fue el que escribió el diario.

-¿A sí?- preguntó Lily riendo- ¿Y qué excusa se le ha ocurrido al genio de James?

-No es una excusa, pero sí, se me ha ocurrido a mí.- dijo James sonriendo.

-¿Y como piensas demostrárnoslo?- preguntó Sam un poco más seria que antes.

-Con esto- James sacó un pequeño reloj de arena.- Es un giratiempo. Con el viajaremos atrás en el tiempo y descubriremos quien fue el culpable de todo. Claro, eso si estás dispuesta...- dijo mirando a Sam.

-Ni soñarlo.- dijo Lily medio riendo- ¿Qué creéis? ¿Qué vamos a caer en otro de vuestros engaños? Seguro que lo tenéis todo preparado para echarle las culpas a otro, así que nos negamos.

-A ti no te hemos preguntado.- dijo James mirando a Lily y negando con la cabeza.- ¿Qué nos dices Sam?

-Por supuesto que os dice que no, no y no.- volvió a contestar Lily por Sam.

-Lily, creo que Sam es bastante mayor para tomar sus propias decisiones.- contestó Sirius. Luego se arrodilló frente a Sam- ¿Qué me dices? ¿Vienes?- Sam alzó la mirada y se encontró con los preciosos ojos de Sirius que la miraban.

-Sí.- dijo sonriendo un poquito.

-¡Genial!- chillaron Remus, Matt, James, Ann, Sophy y Lily, sí Lily también, pero en un tono muy pero que muy sarcástico.

James cogió el giratiempo y colocó la cadena alrededor de todos, excepto Lily, que se quedó sentada en un rincón con la cabeza bajada.

-¡Lily!- Lily alzó la cabeza al oír su nombre- ¿Vienes?- le preguntó James- Si te estrujas un poco a mí hay un poco de sitio para ti.- James sonrió, e hizo que Lily también sonriera. Se levantó y se colocó la cadena alrededor del cuello.

-Eres un pervertido.- dijo mientras James daba vueltas al giratiempo para viajar al momento justo antes de que los diarios cayeran volando.

-¡¡¡Ah!!!- gritaron todos al viajar por primera vez atrás en el tiempo, ya que era una sensación muy extraña.

-¿Habéis llegado enteros?- preguntó Sirius riendo.

-No, creo que me he dejado el intestino en otro época.- dijo Sophy frotándose el estomago.

-Jajajaja.- rieron todos.

-Bueno, vayamos a buscar a hijo de puta que escribió eso.- dijo Sirius colocándose bien el sombrero de detective.

-Sí, tenemos que ir al Gran Comedor, ya que fue allí donde ocurrió todo.- dijo James dirigiéndose hacia el castillo.

-Sí, calculando que lo de los diarios ocurrió a las 7 y media y para prepararlo todo tuvieron que tardar unas... dos horas tenemos media hora para llegar a Hogwarts.- dijo Ann mirando el reloj.

-Me encanta cuando hace eso.- dijo Lily riendo mientras señalaba a su amiga

-¿Hacer el qué?- preguntó Ann alzando una ceja, sin entender a qué se refería la pelirroja.

-Ponerte en plan sabihonda.- dijo Remus riendo- Tiene mucha gracia.

Corrieron hasta Hogwarts y allí esperaron hasta cinco minutos antes de que llegase el culpable. En ese mismo momento entraron el Gran Comedor y se escondieron bajo la mesa de los profesores. Allí esperaron hasta que oyeron que la puerta se abrió.

-Será idiota.- dijo la voz de un alumno de Slyterin- Pero puedo estar tranquilo, pronto toda habrá acabado... Buajajajaja.

-Debe ser él.- susurró Ann mirando por debajo de la mesa.

-¿Qué hace usted aquí?- preguntó el director Dumbledore.

-Estoy buscando a la profesora McGonagall, tengo que cumplir con mi último día de castigo.- dijo el chico.

-Debe de estar en su despacho. Yo lo acompaño.- dijo Dumbledore sacándolo del Gran Comedor.

-Descartado.- dijo James en un susurro.

Estuvieron cinco eternos minutos bajo la mesa, descartando posibles culpables cuando estaban apunto de rendirse.

-Está claro que aquí no encontraremos nada.- dijo Sirius desesperado.

-Vamos no te preocupes, lo acabaremos encontrando como que me llamo James Potter.- dijo James intentando animarlo.

-Shhh- dijo Lily poniendo su dedo índice sobre sus labios- Creo que viene alguien. Escondeos.

Se volvieron a esconder en el mismo sitio de antes, bajo la mesa, y entonces se abrió la puerta.

-Genial, ya tengo todo listo para arruinarle la vida a esa sangre sucia y Sirius será mío, y solo mío para siempre.- dijo Peny riendo- Solo tengo que hacer este simple hechizo y...

-Sam intentó salir de debajo de la mesa para golpear, machacar, aniquilar o hacer cualquier cosa agresiva contra Parkinson, cuando Sirius la detuvo recordándola que si salía de debajo de la mesa todo se iría al garete. Ya tendría tiempo de aniquilarla en el presente.

Cuando todos volvieron al presente, la cita de Lin, Charly, Riley y Fionna aun no había acabado, pero en ese momento se dirigían a la discoteca. Se veía que Fionna y Riley se lo estaban pasando estupendamente bien, pero no parecía lo mismo con Charly y Lin.

Cuando entraron estuvieron bailando, hasta que Lin un poco cansada dijo que tenía que ir al baño como excusa. Charly hizo lo mismo.

Lin aprovechó para retocarse y al salir se encontró con Charly saliendo del baño de los chicos. Se miraron un momento, pero enseguida apartaron la vista y se dirigieron hacia donde estaban sus parejas. Había tanta gente que los habían perdido de vista. Caminaron entre la gente a toda prisa. Cada uno intentando superar al otro en velocidad, parecía una carrera. Lin adelantó a Charly, luego fue al revés y cuando los dos estaban a la par, delante de sus ojos los vieron. Eran Riley y Fionna. Se estaban besando apasionadamente.

-Jajajajajaja- a Lin le entró la risa. Pronto Charly también empezó a reír.

-¿Puedo preguntarte algo?- preguntó Charly entre risas. Lin asintió.- ¿De qué te ríes?

-De que tu novia se está liando con Riley.- dijo Lin riendo.

-Y tu novio se liando con Fionna.- dijo Charly riendo.

-Mira la verdad es que no es mi novio, no se por qué acepté venir a esta estúpida y aburrida cita doble.- dijo Lin un poco harta de mentir.

-Jajajajaja.

-¿Y tú de qué te ríes?- preguntó Lin algo enfadada pensando que se estaba riendo de ella.

-De que hemos hecho la misma estupidez.- dijo Charly riendo- Porque Fionna tampoco es mi novia. Jajajaja.

Pronto los dos empezaron a reír. Luego mientras Fionna y Riley bailaban ellos se sentaron en una mesa a hablar y tomar una cerveza de mantequilla.

-Lin, la verdad es que me porté como un verdadero idiota y quería pedirte perdón.- dijo Charly avergonzado.

-¡Bah! No pasa nada, ya lo tengo olvidado...- dijo Lin sonriendo- Así que ¿amigos?- dijo tendiéndole la mano.

-No se...- dijo Charly un poco triste.

-Que pasa, ¿No quieres solucionar las cosas?- preguntó Lin.

-Claro que sí.- dijo Charly asintiendo.- Pero...

-¡Mirad! Allí están.- gritó Sophy.

-Sí, vamos a hablar con ellos, no vaya a ser que se agarren de los pelos y montes una pelea.- dijo Remus riendo.

-Sí rápido.- dijo Ann. Dirigiéndose hacia donde estaban Lin y Charly.

-¿Pero?- preguntó Lin.

-Que no me vasta con solo ser tu amigo...- dijo Charly mirándola a los ojos.

-¿Me estás proponiendo que salga contigo?- preguntó Lin alzando una ceja.

-Entiendo que no quieras. Bueno no pasa nada.-dijo Charly levantándose de la silla para marcharse.

-¡Espera!- chillo Lin cogiéndolo del brazo para detenerlo- ¿Y quien te ha dicho a ti que yo no quiero salir contigo?

-¡Lin, Charly!- gritó James.- No os matéis...

-¡Ahí va!- gritaron todos al ver que Lin y Charly se estaban besando.

-No, James- dijo Lily chistosa- creo que matarse, precisamente no se van a matar. A no ser que te refirieses a besos...

Mientras tanto Sam y Sirius buscaban a Peny por todo el castillo. Todavía no habían pensado en que tipo de tortura utilizar. Pero cuando la encontrasen ya se encargarían de eso.

-En cuanto vea esa rata de alcantarilla mal nacida...- decía Sirius con cara de tener pocos amigos.

-Espera un poco Sirius.- decía Sam, a la que le costaba seguirle el paso a Sirius.- Quiero hablar contigo.- Sirius se detuvo.- Quiero pedirte disculpas. No, disculpas no. Te ruego que me perdones. He sido una idiota al desconfiar de ti. Tu eres un buen amigo, y yo nunca debí desconfiar, soy una...

-Sam, no eres eso que fueses a decir. A no ser que la palabra fuese simpática, encantadora, morena, guapa...- Sam rió, Sirius siempre conseguía hacerla reír.- Y ahora vamos a machacar a esa zorra.

-Espera, aun tengo una duda.- Sirius alzó una ceja para que siguiera hablando- ¿Qué era lo que me ibas a decir justo antes de que Lily entrara en la habitación y ocurriera... lo del diario?

-¡Ah si!- dijo Sirius haciendo memoria- Te iba a pedir que salieras conmigo.- dijo sonriendo y saliendo a buscar a Parkinson. Sam se quedó boquiabierta y rígida como si fuese una estatua. Así que no pudo seguir a Sirius por los pasillos.

Cuando James, Remus, y Matt entraron en la habitación, pensaron que en su ausencia había habido un terremoto, ya que todos los libros, ropas y objetos de la habitación estaban tirados por el suelo. Enseguida se les borró esa idea de la cabeza al ver a Sirius sentado en un rincón.

-¿Qué, no habéis encontrado a Parkinson?- preguntó Remus riendo por el estropicio que había provocado el moreno.

-No.- más que decir gruñó- Esa zorra o sabe esconderse muy bien o es que nunca sale de su madriguera.

-Veo que no te lo has tomado muy bien...- dijo Matt tumbándose en la cama.

-¿Cómo quieres que me lo tome?- preguntó Sirius enfadado- Por su culpa he perdido la única oportunidad de salir con Sam.

-¿Única?- preguntó James.- ¿Por qué no se lo vuelves a pedir?

-Porque ya no es lo mismo... Ahora ella desconfía de mí, y eso me duele. No es como antes. Antes la relación era más... profunda.- dijo mirando al suelo- Además con esa desconfianza me ha demostrado que no quiere salir conmigo.

-Pero tampoco puedes estar seguro al 100 por 100.- dijo Remus- ¿Por qué no se lo preguntas?

-No, prefiero hacer otra cosa.- todos miraron a Sirius sabiendo perfectamente a que otra cosa se refería.- Voy a salir con medio Hogwarts y si se pone celosa...

-Vuelta a las andadas.- dijo Matt suspirando.

-Empezaré hoy mismo.- dijo Sirius con su mejor sonrisa cogiendo el pomo de la puerta- Voy a buscar alguna del club de fans. No me esperéis despiertos.

Lily, Ann y Sophy murmuraban algo mirando a Sam. La chica estaba sentada en la ventana y miraba hacia el horizonte con la mirada perdida.

-¿Creéis que Parkinson le ha hecho algo?- preguntó Sophy muy silenciosa.

-No lo sé, pero no me voy a quedar con las ganas de saberlo.- dijo Ann acercándose a Sam- Sam, ¿Qué te pasa?

-Nada.- dijo Sam sin apartar la mirada del horizonte.

-¿Entonces a que viene esa cara?- preguntó Lily preocupada.

-Es Sirius.- dijo Sam- El día que ocurrió lo del diario, había venido a pedirme que saliera con él.

-¿Qué?- preguntó Lily.

-¡¡¡Pero si eso es genial!!!- gritó Sophy ilusionada- Espera, entonces ¿a que viene esa cara?

-A que ya no podré salir con él.- dijo Sam mirando a sus amigas por primera vez- Desconfié de él... Soy una idiota.

-Vamos, no digas eso. Seguro que sigue queriendo salir contigo.- dijo Ann intentando animarla.

-Sí, ya sabes como es Sirius, si una chica le gusta... no va a parar hasta conseguirla.- dijo Lily riendo.- Sobretodo si se hace la difícil.

-¡Eso es!- gritó Sam sonriendo- Tengo que volver a pasar de él, como en los años anteriores. Así verá que me hago la difícil y...

-¿Caerá rendido a tus pies?- preguntó Sophy sin estar muy segura de lo que iba a hacer su amiga.

-Exacto.- dijo Sam sonriendo con su mejor sonrisa- Gracias, por la idea Lily.- Sam salió de la habitación dando saltitos de alegría.

-¡Au!- gritó Lily cuando Ann le golpeo en la nuca- ¿Y ahora que he hecho yo?

-¡Cagarla!- le gritaron Ann y Sophy al unísono.

En ese instante la puerta se abrió y por ella entraron Lin y Charly besándose. Al parecer no se dieron cuenta de que en la habitación tenían compañía, así que siguieron a lo suyo.

-¡Ejem, ejem!- tosió Ann para llamar la atención de los chicos- Hola, no se si os acordáis de nosotras, pero existimos.

-Vaya. ¿Que hacéis aquí tan pronto?- preguntó Lin con una sonrisa tonta.

-Lin, Son las doce y media de la noche.- le dijo Lily señalando el reloj de pared que tenían en la habitación.

-Que rápido ha pasado el tiempo.- rió Charly, que estaba abrazado a la cintura de su nueva novia.

-Bueno, chicas pues desfilando.- dijo Lin señalando la puerta.

-¿Cómo que desfilando?- preguntó Sophy.

-Pues que como sois muy pero que muy buenas amigas, os vais a ir a dormir a las colchonetas que hemos dejado en el salón.- dijo Lin sonriendo dulcemente- Para dejarnos un poquito de intimidad.

-¿Qué? ¿Nos estas echando?- preguntó Lily algo enfadada, miento, muy enfadada.

-No os echo, os invito a salir.- aclaró Lin. Una aclaración que no les gustó en absoluto a sus amigas.- Por favor chicas... solo será hoy... Es que nos apetece dormir juntitos, sin nadie... Porfa....

-Está bien.- dijeron las tres chicas a la vez.

-Gracias, gracias, gracias. Os quiero. Sois las mejores amigas del mundo mundial.- dijo Lin dándoles besos.

-¡Pelota!- le gritó Sophy, mientras salía de la habitación.

Cuando Sam volvió del baño vio a sus tres amigas tumbadas en medio del salón. Temió lo peor.

-No me digáis que la parejita de tortolitos nos ha echado a la calle.- todas asintieron- Pues yo no pienso dormir en una colchoneta.

-¿Y que piensas hacer?- preguntó Ann.

-Justicia.

**********************************************************************

Se acabó el capitulo 10. Espero que os haya gustado y si no es así, pues decídmelo mediante un RR, que yo creo que no cuesta tanto. No hace falta que escribáis la Biblia en verso (si lo hacéis, yo no soy quien para impedíroslo, mejor para mí) con un me encanta o menuda basura me vale, lo que cuenta es el detalle. Bueno pues eso es todo. Espero que os lo estéis pasando bien en estos carnavales.

Ahora contesto a las maravillosas personas que además de leer mi fic, usan parte de su preciado tiempo para dejarme RR:

Deathkisse: Jajajaja veo que te lo estás pasando bien en carnavales. Pues este año primero me iba a disfrazar de presa, y luego de hortera y al final me he acabado disfrazando de payasa jajaja. A ti también feliz San Valentín, atrasado pero feliz. Sí no estaría nada mal que Parkinson desapareciese, pero de momento no, todavía hay que hacerla sufrir un poquito buajajaja. Te ha sorprendido que Riley fuese la pareja de Lin? Creo que era un poco predecible ¿no? Bueno que te dejo, voy a contestar a otros RR. Muxu asko. AGUR.

Lya Sirius: No te preocupes por lo de la locura, parece ser que todas las que escribimos en harryargentino tenemos este mismo problema jajaja. En cuanto me conecte al MSN te agregaré y tendremos tiempo para hablar. Espero que haya merecido la pena esperar para saber quien era la pareja de Lin eh!!! Tu queridísimo profesor Finn jejeje. Hoy le he dado un poco más de protagonismo, pero no te preocupes, que con el tiempo haré que sea más importante en la historia. Y sí, a mi me encantan lo RR largos así que si tienes que hablar sola no pasa nada, que en algún momento todos lo hacemos jejeje. Bueno muchos muxus. Pásatelo bien en carnavales. ¿Te vas a disfrazar? ¿De qué?

Olatz: Te voy a pedir un favorcito guapísima. Si puedes dejarme RR, ya que eres mi mejor amiga, te pido que no sea solo para decirme: Voy a leer. OK? Venga nos vemos pronto. Muxutxus. AGUR.

1714787728: Dos cositas: 1) Cuando escribes n_n ¿Qué quieres decir? 2) LA próxima vez deja tu nombre. Gracias por escribir.

587871073: Te digo lo mismo que al o a la anterior. Gracias por dejar el RR.

Esto es todo
GARA, hermanita wala wala de mi querida Olatz. Hija adoptiva de deathkisse. Seguidora de 3 de los merodeadores: amante y amor platónico de esos ojitos grises, madre de tres preciosos lobitos y amiga con derecho a roce de Potter padre e hijo.
¡ADVERTENCIA!: Si alguien está en contra de alguno de los susodichos, será brutalmente torturado.

(Si alguien quiere sumarse a la firma... ya sabéis.)
GUERRA DE SEXOS
11. CAPITULO: Soy diferente

Cuando Sam volvió del baño vio a sus tres amigas tumbadas en medio del salón. Temió lo peor.

-No me digáis que la parejita de tortolitos nos ha echado a la calle.- todas asintieron- Pues yo no pienso dormir en una colchoneta.

-¿Y que piensas hacer?- preguntó Ann.

-Justicia.

Sam salió de la sala dando grandes zancadas y se dirigió hacia la habitación de los chicos. Ann, Lily y Sophy la siguieron.

-Esta la va a liar...- le dijo Ann a Sophy en un susurro. Sophy asintió segura de que lo que dijo su amiga era totalmente cierto. Sam abrió la puerta de la habitación de los chicos y los pilló a los cuatro sentados en el centro de la habitación haciendo tertulia.

-Hola.- les saludó Remus sonriendo. Que llevaba un pantalón negro y una camiseta blanca muy pegada.

-¿Queríais algo?- preguntó Matt al ver que las otras tres también entraban en la habitación. Matt llevaba unos pantalones cortos, y no llevaba camiseta.

-Sí- dijo Sam sentándose en el suelo junto a los chicos. Las otras tres hicieron lo mismo.

-¿Y bien?- preguntó James alzando una ceja. James llevaba un pijama azul marino, pero la camisa la llevaba totalmente desabrochada.

-Venimos a quejarnos.- dijo Lily al entender a que se refería Sam cuando dijo justicia.

-Sí, no nos parece justo que Charly y Lin nos echen de nuestra habitación.- dijo Sophy poniendo cara seria.

-¿Y que tenemos que ver nosotros con eso?- preguntó Sirius frunciendo el ceño. Sirius llevaba un pantalón corto y una camiseta pegada como la de Remus, pero de color negro.

-Pues que no es justo que nos echen a nosotras y a vosotros no.- dijo Ann mirando a los tres chicos a los ojos.

-Ellos han decidido ir a vuestra habitación, nosotros no les hemos obligado.- dijo Sirius más borde que nunca- Así que ya sabéis donde está la puerta.

-¿Y a ti que coño te pasa?- preguntó Sam al ver el comportamiento del chico. Sirius no la miró, ni tampoco la contestó.- Si tienes un problema conmigo no tienes porque pagarlo con los demás.

-¡No tengo ningún problema contigo! ¡A mi no me importa lo que te pase! ¡Y no quiero saber nada de ti!- gritó Sirius poniéndose de pies. Sam hizo lo mismo y se marcho de la habitación dando un portazo.

-Sirius, ¿tu estás gilipollas?- le preguntó Remus dándole una colleja. Sirius no contestó.

-Acabas de hacer la idiotez más grande que has hecho en tu vida.- dijo James levantándose.

-Sirius...- dijo Ann.

-Sí, ya lo sé. ¡Soy un gilipollas!- dijo Sirius enfadado.- No hace falta que me lo digáis todos.

-No, no iba a decir eso.- dijo Ann poniéndole una mano en el hombro- Iba a decirte que vayas a buscarla.

-Sí.- dijo Sirius saliendo de la habitación.

Sam estaba sentada en el suelo de la sala común mirando el fuego. La primera reacción que tuvo Sirius fue pedirle perdón y rogarle que saliera con él, pero así no conseguiría nada. Así que optó por acercarse, sentarse junto a ella y quedarse cayado mirándola.

-¿Tienes algo más que decirme?- preguntó Sam enfadada.

-Sí.- Sam se quedó sorprendida, porque pensaba que la respuesta de Sirius sería un no- ¡Eres una desconfiada!- le dijo Sirius riendo.

-Y tú un creído.- le contestó Sam riendo.

-¿Creído yo?- preguntó Sirius alzando una ceja, Sam asintió- Y tú una cabezota y una bruta, casi nos rompes la puerta.

-Lo reconozco, pero tú te enfadas por nada.

-No ha sido por nada.- contestó el moreno intentando defenderse.

-¿Por qué ha sido?- preguntó Sam muy interesada en saber porque se había enfadado.

-Porque... no me gusta que me rechacen.- contestó Sirius.

-¿Y quien te ha rechazado?- preguntó Sam haciéndose la curiosa.

-No lo se... creo que era una chica de Gryffindor, morena, así de esta altura, bastante mona...- dijo Sirius- A lo mejor la conoces... Creo que se llama... ¿Cómo era? Ah sí, Samantha.

-¡Ah! No me llames Samantha que no me gusta.- dijo Sam riendo- ¿Pero por qué dices que te he rechazado, si tu n me has pedido que salga contigo?

-¿No?- preguntó Sirius haciendo que la chica riera- ¿Seguro que no? Y yo que estaba seguro de que te lo había pedido...

-¡Pues pédemelo ahora!- dijo Sam dándole un golpe en el brazo.

-Como quieras.- dijo Sirius encogiéndose de hombros- ¿Quieres salir conmigo?

-Mm...

¿Mm...? ¿Qué quieres decir con mm...?- preguntó Sirius nervioso- Vamos contesta.

-No.- dijo Sam sonriendo.

-¿No? ¿No quieres salir conmigo?- preguntó Sirius- ¿Cómo que no? ¿Me estás rechazando?

-Sí.- Sam volvió a reír.

-¿Por qué me rechazas?- preguntó Sirius asombrado, ya que era la primera vez que una chica le rechazaba.

-Es que no quiero salir en este momento con nadie...- dijo Sam encogiéndose de hombros con una sonrisa en la boca.

-¿Conmigo tampoco? Lo entiendo, eres lesbiana.- dijo Sirius dando un fuerte abrazo a Sam- Bueno no pasa nada... Bueno sí, sí que pasa. ¿Por qué no me lo habías dicho?

-Sirius, no soy lesbiana.- le explicó Sam. Sirius no entendía nada de lo que Sam decía. ¿Por qué le había empujado a pedirle que saliera con él si ella no quería salir con nadie en ese momento?- Tú solo tienes que esperar un poco ¿Si? Ya lo entenderás.

-Bien, yo espero. Pero creo que me merezco una explicación.- dijo Sirius mientras volvían a la habitación.

-Y la tendrás, no te preocupes.- Sam se puso de puntillas y le dio un beso en la boca. Después de ese beso Sirius siguió pensando en qué podía ser eso que hacía que Sam no quisiera salir con nadie.

-¿Ya está todo arreglado?- preguntó Sophy cuando vio entrar a Sirius y a Sam en la habitación. Sam tenía muy buena cara, pero la de Sirius no parecía tan buena. Los dos asintieron.

-¡Genial!- dijo Ann sonriendo- Pues ahora vamos a discutir lo de la habitación.

-¡Oh, sí, lo olvidaba!- dijo Sam golpeándose suavemente la frente- Bueno el caso es que nos vamos a quedar a dormir aquí.

-¿Aquí? ¿Aquí dónde?- preguntó Matt- ¿No estarás insinuando que nos vais a echar de nuestra propia habitación?

-¡Noooo!- dijo Ann riendo- ¿Cómo podéis pensar eso de nosotras...?- todos los chicos las miraron con una ceja alzada.

-Vale sí, nos habéis pillado. Lo reconocemos, lo primero que pensé fue eso, pero...- dijo Sam mirando a las camas.

-¿Pero...?- preguntó Remus.

-Pues que las camas son lo suficientemente grandes para que duerman dos personas en ellas.- dijo Sam sonriéndole.

-¡Cierto!- rió Sirius- Bien Sam dormirá en mi cama, Lily en la de James y Sophy y Ann en la de Charly. No es por nada chicos- dijo mirando a Remus y a Matt- , pero es que vosotros dos sois muy... comodones.

-Espera, yo no pienso dormir con James.- dijo Lily mirando despectivamente a James.

-¿No quieres dormir conmigo, muñequita?- preguntó James acercándose peligrosamente a la pelirroja.

-No.- dijo Lily- Si duermo contigo tendré que matarte antes y no quiero ir a Azkaban tan joven.

-Muy bien entonces, Ann dormirá con Remus y Lily y Sophy juntas. ¿De acuerdo?- preguntó Sam.

-Si, no hay ningún problema.- dijo Ann mirando a Remus mientras sonreía- Yo no ocupo mucho espacio y así podremos hablar de una COSITA.

-¿Cosita?- preguntaron todos.

-Sí, una cosa de... la clase de pociones. Hubo una cosa que no me quedó muy clara.- contestó Remus tratando de no parecer sospechoso.

-¡Ah!- contestaron todos. La verdad es que no se habían creído esa estúpida mentira del licántropo, pero prefirieron no decir nada.- Bueno, pues vamos todos a dormir.

Todos se metieron en las camas que les tocaba y poco a poco fueron durmiéndose. Los primeros fueron Lily, Matt y Sophy, en cambio Remus y Ann no pararon de hablar hasta ya avanzada la noche.

-¡Remus! ¿Cuándo piensas contarles la verdad?- gritaba Ann, ya que anteriormente había hecho un hechizo que insonorizó la cama.

-No es tan fácil...- contestó Remus avergonzado por haber roto la promesa que le prometió a su amiga.

-¿De qué tienes miedo?- preguntó Ann seria- No creo que te coman, son tus amigos.

-Lo sé, pero tú no sabes lo que es ser diferente.- le contestó Remus con la cabeza agachada.

-¿Qué no sé lo que es diferente? ¿Cómo te atreves a decirme eso?- preguntó Ann en un tono que a Remus le pareció de ofendida- Toda mi vida he sido la pelota, por ser educada y una buena estudiante. Me han discriminado de muchos grupos, de muchos menos de este. ¿Y sabes por qué es eso? Pues porque Lily, Sophy, Sam y Lin son verdaderas buenas amigas. Y no me han juzgado antes de conocerme, como hacían el resto de personas. Remus, tienes que contárselo, ellos lo entenderán.

-Sí. ¿Pero cómo empiezo?-preguntó el chico mirando a la Ann a los ojos.

-No te preocupes, si quieres puedo quedarme contigo y te ayudo a explicárselo.- Ann le sonrió y Remus asintió- Genial, pues mañana les contaremos todo.

Mientras tanto Sirius con una sonrisa pintada en la cara miraba a Sam, que estaba dormida, o eso le pareció a él.

-¿Qué miras?- le dijo abriendo un ojo y sonriendo al ver que el chico se sorprendió de verla despierta.

-Nada.- contestó Sirius. La verdad es que llevaba bastante tiempo comiéndose el tarro por lo que le había dicho la morena, Sam- >- pensó Sirius.

-No.- dijo Sam sacando a Sirius de su comedera de tarro.

-¿No que?- preguntó Sirius mirándola sorprendido ya que parecía que le había leído la mente.

-Que ni se te ocurra intentar descubrir eso.- Sirius se quedó boquiabierto. Cuando pudo cerrar la boca la chica sonreía.

-¿Puedes leer mi mente?- preguntó Sirius alzando una ceja. Sam asintió- ¿No lo dirás enserio no?

-Solo a veces. Esto tiene que ver con por qué no puedo salir contigo todavía.- respondió Sam.

-¿No serás una mortífaga?- preguntó Sirius un poco asustado, no porque pudiera hacerle daño, sino porque no quería que Sam tuviera nada que ver con las artes oscuras.

-¡Nooooooo!- gritó Sam- ¿Tú estás loco? ¿Me ves a mi capaz de ser mortífaga?

-Hombre... pinta de mala si que tienes...- bromeó Sirius consiguiendo que Sam le golpeara con la almohada en la cabeza- Pero no, no te veo capaz. ¿Entonces? ¿Cómo es que puedes leer mi mente?

-Sirius, paciencia...- digo Sam revolviéndole el negro cabello- Mañana lo entenderás todo.

-¿No puedes darme un pista?- Sam negó con la cabeza- ¿Pequeñita? Vamos preciosa... una pequeñita y no te molesto más... A no ser que tú quieras.- Sirius sonrió picadamente.

-Está bien...- Sam se incorporó en la cama- Si no puedo salir contigo es porque odio mentir, y tengo algo que no puedo contarte hasta mañana y entonces ya estará todo bien. ¿Contento?

-No, ¿Que ocultas?- Sam alzó una ceja- Joe... es que eso no vale. No puedes decirme que ocultas algo y luego pretender que yo no vaya a preguntarte nada más.

-Pareces un niño de cinco años...- rió Sam- Tendrás que aguantarte hasta mañana.- Luego le dio un beso en la nariz y se acostó.

A la mañana siguiente cuando Lily se despertó notó un brazo que la abrazaba.

-¡Sophy!- gritó Lily- Suéltame que no soy Matt. ¿Sophy, que me sueltes! ¡Sophyyyyy!

-¿Qué quieres?- dijo Sophy saliendo del baño con toda la boca llena de pasta de dientes.

-Espera un momento.-Sophy miró a Lily sorprendida- Si tú estás aquí, ¿Quién está abrazándome...?- Lily se giró lentamente y...- ¡AAAAAAHHH! ¡Sacadme a este pervertido de mi camaaa! ¡Que asco, que asco, que ascooooo!

-¡Buenos días muñequita!- gritó James al ver que Lily ya había recibido la... mala noticia- Lily, Lily ¡Auch! ¡Para de pegarme! ¡Estate quieta!

-¡Cerdooooo! ¡Sal de mi cama!- gritó Lily.

-Esta no es tu cama, es de Charly.- dijo James sonriendo- Así que tengo todo el derecho del mundo de quedarme aquí dentro.

-¡Chicos o me sacáis a este gilipollas de aquí o vais a perder a un amigo!- gritó Lily con el ceño fruncido señalando a James que aun no se había se parado del cuerpo de Lily.

-Vamos James...- dijo Sam desde la cama de Sirius, donde el chico seguía durmiendo como un lirón- Sal de la cama, que ya sabes que a Lily le... molesta tu presencia. Y haber si así dejáis dormir un poco a los demás.

-¡Ah! Voy a ducharme.- dijo Lily levantándose de la cama en el momento en el que James estaba despistado- Cualquier cosa con tal de no verte la cara.

-¡Espérame muñequita!- gritó James levantándose también- Voy contigo.

-¡Ni se te ocurra!-gritó Lily.

Lily empezó a correr por la habitación mientras era perseguida por James, que le ponía morritos y gritaba:

-¡Bésame cariño! ¡Ven a mis brazos y démonos una rica ducha de pareja juntos!

-¡Ni loca!- gritó Lily- Antes me ducho con todos los pervertidos del mundo que contigo.

-Vamos no seas así...- Lily corrió hasta el baño y consiguió encerrarse en el, al otro lado de la puerta James aporreaba la puerta- ¡ABREME! ¡LILYYYY!

Todos empezaron a reír. La verdad es que era muy gracioso ver a James rogar de rodillas delante de la puerta mientras que Lily, desde la ducha, cantaba a pleno pulmón You are beautiful para no tener que escuchar a James.

-Sophy- le llamó Matt mientras los otros dos observaban la escena que habían montado James y Lily, ya que Ann y Remus al ser muy madrugadores ya se habían ido a desayunar.

-¿Sí?- preguntó Sophy sin borrar la sonrisa que la había dejado la escena.

-Quería saber si lo de nuestra cita sigue en pie. ¿Sigue en pie?- preguntó Matt sonriéndole aun más.

-Claro.- dijo Sophy contenta. Al principio no estaba muy contenta, pero al darse cuenta de que Matt realmente estaba interesado en salir con ella su estado de animo cambió para mejor, para mucho mejor.

-¡Genial!- gritó el chico por lo bajo- Entonces... ¿qué te parece esta noche?

-Perfecto... ¡Mierda!- gritó golpeándose la frente.

-¿Qué pasa? ¿Los gusanos están intentando devorarte?- preguntó Matt sonriendo y señalando a las trenzas de Sophy.

-No, estos no. Pero hoy tengo que cuidar de los gusarajos de Hagrid.- dijo Sophy poniendo cara de aburrimiento- Y creo que tardaré toda la noche...

-Si quieres puedo ayudarte.- se ofreció Matt- A mi los animales me gustan bastante y así ya de pasó pues será como una... ¿cita?

-Algo así.- rió Sophy saliendo de la habitación de los chicos para ir a la suya en busca de ropa- Y gracias.- Después le mandó un beso y cerró la puerta.

En el comedor Ann y Remus hablaban de cual sería el momento perfecto para contarles toda la verdad a los chicos.

-Bien. Entonces yo cojo a Lily y le digo que James la está buscando porque quiere darle un beso. A Sam, Lin y Sophy les diré que le ayuden a esconderse de él. Y les diré que yo, voy a entretener a James así ellas no se acercarán.- dijo Ann apuntando todo en un bloc de hojas verde pistacho.

-Ann te lo agradezco mucho, pero...- dijo Remus cogiéndola de la mano. Ann notó que la cara le ardía y supuso que se habría puesto colorada- creo que es mejor que también se lo cuente a las chicas. No quiero que tu y Charly tengáis ningún problema con ellas por tener que ocultarles lo mío. Así que será mejor que ellas también lo sepan.

-Bien. Como quieras.- Ann soltó su mano de las de Remus con cuidado para que no notara nada extraño y para disimular rompió la primera hoja del bloc donde tenía todo escrito- Lo siento tengo prisa. Luego nos reunimos.

Ann salió del Gran Comedor corriendo y al cerrar la puerta sintió que le iba a dar un infarto. Estaba segura de que Remus había notado que se puso colorada y aun seguía notando ese calor en sus mejillas.

-¡Ann! ¿Te encuentras bien?- preguntó Lin poniéndole la mano en la frente- ¡Tienes la cara ardiendo! Ven, vamos a refrescarte.

Lin y Ann entraron en el baño y allí se encontraron con Lily, Sam y Sophy. Lily respiraba profundamente y repetía una y otra vez:

-Aspira..., inspira..., aspira..., inspira..., aspira..., inspira... Expulsa las malas energías... Expulsa todo lo negativo que hay en tu vida... ¡Expulsa al estúpido de Jame de tu vida!- Lily sacó un pintalabios que tenía en el bolsillo y en uno de los espejos escribió: JAMES. Seguido tachó en nombre por encima unas cincuenta veces, como si haciendo eso James fuera a desaparecer de verdad.

-Sam...- murmuró Lin por lo bajo- Lily cada día está peor... Creo que tendríamos que llevarla a un manicomio...

-¡Ahh! ¡TÚ!- dijo señalando a Lin antes de lanzarse sobre ella e intentar estrangularla- ¡Todo es culpa tuya!

-¡Suéltame loca! ¡Me estás ahogando!- gritaba Lin intentando quitarse a Lily de encima. Sam, Sophy y Sam hacían lo mismo, pero estas se reían.

-Eso es lo que intento.- gritaba Lily.

-A ver Lily piensa en... las playas del Caribe, las olas, las palmeras...- decía Sophy intentando que Lily se tranquilizara. Y es que Sophy había nacido para ser psicóloga- Corres por una playa virgen de arena fina, y las olas mojan tus pies...- Lily al fin soltó a Lin, pero todavía no estaba totalmente relajada- Y a lo lejos ves a tu principe azul...- Lily sonrio- se acerca a ti y es...

-¡James!- gritó Sam riendo para hacer rabiar a la pelirroja.

-¡Ahhh!- instintivamente Lily volvió a saltar sobre Lin e intento ahogarla- ¡Todo es culpa tuya!

-Lily piensa en la playa... piensa en las olas, el collar de caracolas que llevas en el cuello,...- Lily volvió a soltar a Lin- piensa en...

-¡James!- gritó Sam otra vez riendo.

-¡Ahhh! - Lily volvió a repetirlo otra vez más, y saltó sobre Lin.

-¡Sam basta ya!- gritó Ann intentando esconder la sonrisa por la que asomaban sus dientes blancos- Lin va acabar ahogándose.

-Vale ya me paro...- dijo Sam poniendo voz de niña buena que nunca ha roto un plato- Es que solo quería demostraros las reacción que produce el nombre Jam... bueno, ya sabéis, ese nombre, en nuestra amiga Lily cada vez que lo oye.- dijo Sam riendo.

-Yo no me pongo de ninguna forma al oír ese nombre...- se quejó Lily un poco más tranquila que antes, ya habiendo superado sus ataques de ira contra James.

-¿Qué no?- dijo Lin frotándose el cuello sorprendida y un poco enfadada por el comportamiento de Lily.

-¿Quieres que te lo demuestre?- preguntó Sam riendo.

-¡NO!- gritaron las otras cuatro a la vez. Sam se encogió de hombros mientras reía.- Bueno y tu ¿Qué tal con Charly, digo, TU NOVIO?

-¡Genial!- dijo Lin suspirando- Cada día me gusta más. Es tan guapo, majo, amable, gracioso, simpático...

-Eih, eih, ni que llevarais 12 años casados. Que solo lleváis saliendo un día.- dijo Sophy sorprendida por lo que decía su amiga de su novio.

-Pues, si queréis que os de un consejo...- todas alzaron una ceja ya que Lin no era muy buena en eso de los consejos- enamoraos. Es lo mejor que podéis hacer.

A la tarde Remus y Ann reunieron a todos los chicos y chicas en la habitación de los chicos para al fin contarles su secreto.

-Nos hemos reunido aquí...- empezó Ann.

-¿Os vais a casar?- preguntó Sirius chistoso.

-¡No!- dijo Remus impaciente- Ann sigue.

-¡Estás embarazada de Remus!-gritó Sam dando saltitos de alegría.

-¡Tampoco!- gritaron los dos a la vez.- ¿Vais a dejarnos hablar?

-Bien Remus, te toca.- Ann se sentó junto a Remus y coloco su mano sobre el hombro del chico para apoyarlo.

-Chicos, chicas... tengo que deciros algo muy importante.- Sam y Sirius abrieron la boca- Antes de que digáis algo incoherente- dijo mirándolos- cerrad la boca.- los dos obedecieron- Yo nunca os había contado esto, porque... es algo personal... Yo soy diferente...

-¡Eres gay!- gritó Sophy ilusionada- ¡Genial! yo siempre e querido tener un amigo gay... ¡Que ilu!

-Lo siento, pero no soy gay Sophy.- dijo Remus sonriendo.

-¿Entonces?- preguntó James- Remus sabes que sea lo que sea te vamos a apoyar ¿Verdad?- todos asintieron.

-¡Así que suéltalo!- dijeron Matt y Charly al unísono.

-Bien, allá va. Soy un licántropo.- dijo Remus mirando hacia el suelo.

-¿Un licántropo? Vamos, ¿Un hombre lobo?- preguntó Lin.

-Exacto.- asintió Ann.

-¡Que guay!- gritó Lily- ¡Una elfa y un licántropo!- Remus y Lin sonrieron.

-¿No os molesta?- todos negaron con la cabeza a la pregunta de Remus, todos menos uno, James.

-¡Ah! ¡No puedo creer que seas tan mala persona! ¡Tan mal amigo! ¡Tendrías que aceptarlo si consideras a Remus tu amigo! ¡Eres odioso!- por supuesto todo esto lo dijo Lily.

-¡Muñequita, si no sabes te callas!- le gritó James a Lily por primera vez en su vida, y así normal que todos se quedaran sorprendidos- Lo que me molesta es que no nos lo hayas contado... ¿No confías en nosotros?

-Sí que confió, pero era difícil. Aparte a ti también te costaría.- le reprochó Remus.

-Ahí tienes razón.- dijo James sonriendo- Pero... ¿Por qué ella si lo sabía?- preguntó James señalando a Ann y mirándola de mala manera.

-¿James no estarás celoso?- preguntó Remus sonriendo.

-Celoso ¿yo?- dijo James también riendo- Nunca. Pero me gustaría que me lo explicaras.

-Pues es que una noche le seguí y le pillé transformándose.- rió Ann- Así que puedes estar tranquilo. ¡Y no hace falta que te pongas celosillo ehhh!- bromeó Ann.

-Bueno aclarado esto...- dijo Sam levantándose de una de las camas y cogiendo la mano de Sirius para que la siguiera- No os preocupéis por mí, llegaré tarde.- dijo Sam lanzándoles besos a sus amigas.

-¡Oh! Lo olvidaba, nosotros también nos vamos.- dijo Sophy levantándose. Matt la siguió y sonriendo salieron de la habitación.

-Bueno solo quedamos cuatro...- dijo Remus. Luego le hizo una especie seña a Ann que esta entendió a la perfección.

-¡Uih Remus! Que tenemos que ir a la biblioteca para coger un libro para hacer el trabajo de pociones...- dijo Ann levantándose también.

-Cierto.- dijo Remus siguiéndole la corriente y saliendo de la habitación- Enseguida volvemos.

-Jajajaja, tienen que aprender a mentir.- rió James- Lily... perdón por haberte gritado, pero...- Lily se levantó de la cama y se fue sin decir una sola palabra dando un portazo- ¡Mierda!- gritó James.

Sam llevaba a Sirius por el bosque prohibido. Él como tenía los ojos vendados, iba chocando con todos los troncos que estaban tirados por el suelo y las ramas le golpeaban en la cara. Sam se reía.

-Samy ¿falta mucho?- preguntó Sirius apartando la última rama que le había golpeado en la cara.

-No, ya estamos.- dijo deteniendo y haciendo que Sirius se chocara contra ella.- Quitate la venda.

-¡Vaya! Es...


**********************************************************************


Buajajaja. Y ya está, por fin he acabado el capítulo 11. Se que he tardado mucho, pero espero que haya merecido la pena y que os haya gustado, y si no os a gustado pues que me dejéis un RR para decírmelo y poder mejorarlo ¿si?

Bueno pues ahora voy a contestar a los RR de la fantástica gente que lee mi historia:

Deathkisse: Gracias por tu RR guapísima. Y yo que creía que sería predecible que la pareja de Lin fuese el profesor... Como habrás leído en este capitulo todavía no ha habido tiempo de torturar a Parkinson, pero todo a su debido tiempo, pronto llegará la VENGANZA Buajajaja. Me alegro que te alegres de que Lin y Charly se hayan juntado (XD menuda frasecita). Bueno espero que este capi también te haya gustado y me dejes otro des esos preciados RR que tanto me alegran. Muxus tu hija adoptiva.

Lya_Sirius: A ti también te digo que muchísimas gracias por el RR guapa. Sí, ya se que te tengo que poner en mi firma, y ya tengo una idea jajaja, quien lo diría. Yo pondría: Sobrina de izeko (tía) Lya_Sirius y tú pondrías tía de (como se diga sobrina en catalán) Gara. Es una opción, sino ya pensaré otra cosa. Con lo de Fiona... no se si podré alejarla de Riley, pero lo intentaré jejeje. Bueno pues eso es todo. Espero que te haya gustado el capi. Muxus.

Olatz: Que maja que es mi hermanita!!! Bueno que gracias por tu RR, y aunque no llegara el otro, te creo, que para algo eres mi hermanita ¿no? Sí la verdad es que parecía que todo iba a ir mal, pero ahora... puede que las cosas se arreglen entre Sam y Sirius ¿no? Me alegro que te perezcan monos Lin y Charly, la verdad es que lo son. Y por cierto tu historia muy buena, la pena es lo del boicot jejej, pobrecita Olatz que le hacen boicot.... Bueno un muxu enorme. Espero que te haya gustado.

Ireth: ¡OH! Yo que no me esperaba ningún RR más y de repente leo un nombre desconocido para mí jejeje. Me legro que te haya gustado, espero que este te guste también ¿si? Gracias por tu RR. Un beso muy grandeeeee!!!

Esto es todo
GARA, hermanita wala wala de mí querida Olatz. Hija adoptiva de deathkisse. Esperando a que los papeles de familiarización con Lya Sirius lleguen. Seguidora de 3 de los merodeadores: amante y amor platónico de esos ojitos grises, madre de tres preciosos lobitos y amiga con derecho a roce de Potter padre e hijo.
¡ADVERTENCIA!: Si alguien está en contra de alguno de los susodichos, será brutalmente torturado.

(Si alguien quiere sumarse a la firma... ya sabéis. Dejad RR.)
GUERRA DE SEXOS

12. CAPITULO: Me persigue

Sam llevaba a Sirius por el bosque prohibido. Él como tenía los ojos vendados, iba chocando con todos los troncos que estaban tirados por el suelo y las ramas le golpeaban en la cara. Sam se reía.

-Samy ¿falta mucho?- preguntó Sirius apartando la última rama que le había golpeado en la cara.

-No, ya estamos.- dijo deteniendo y haciendo que Sirius se chocara contra ella.- Quítate la venda.

-¡Vaya! Es...

-Precioso, lo sé.- dijo Sam sentándose en un tronco que había en el suelo mientras los dos miraban un precioso paisaje.

Era un lugar precioso. Frente a ellos, al otro lado del acantilado, había una gran cascada, donde sus aguas iban a parar a un maravilloso lago de aguas cristalinas. El lago estaba rodeado de árboles y flores que Sirius nunca había visto.

Sam se puso de pies y quitándose la camiseta y los pantalones vaqueros se lanzó al lago de cabeza sin que Sirius pudiera impedírselo. Él asustado fue tras ella para asegurarse de que estaba bien.

-¡Sam! Me has asustado...- dijo Sirius al ver a Sam sacando la cabeza de debajo del agua.

-¿Sirius, tú asustado? Jajajaja.- rió Sam bromeando. Sirius inmediatamente le hizo una aguadilla y estuvieron bastante tiempo nadando en el lago, hasta que Sam recordó para qué había ido allí- ¡Lo olvidaba! ¡Ven!- dijo tirando del brazo de Sirius.

-¿A dónde vamos?- preguntó Sirius mientras se dirigían hacia la cascada.

-Allí.- Sam señalo una cueva que había al otro lado de la cascada y nadó hacia ella.

-¿Qué hay ahí?- preguntó Sirius siguiéndola, pero Sam no contestó- Sam, ¿Qué hay ahí?

-No puedo decírtelo, tienes que verlo con tus propios ojos.- Sam cogió la mano de Sirius y tiró de él para que la siguiera.

Cruzaron la cascada y entraron en la cueva. Estaba oscura y no se veía nada. Sam cogió su varita y la encendió para alumbrar un camino que descendía. Comenzó a seguir el camino, y Sirius la siguió. Al final del camino había una sala redonda llena de armas: cuchillos, hachas, espadas, pistolas, escopetas, cañones, y todo tipo de pociones que servían para hacer magia negra.

-¿Qué...?- trató de preguntar Sirius. Sam colocó un dedo sobre sus labios y le hizo callar.

En ese instante las miles de armas que estaban en esa habitación giraron y atacaron a Sam, pero esta con un ágil movimiento consiguió esquivarlas todas.

-¡Joder!- gritó Sirius a quien casi le dio un infarto. Sam volvió a hacer que callara.

Las armas volvieron a girar de dirección y volvieron a salir disparadas hacia Sam. Sam se agachó y todas se quedaron clavadas en la pared. Sirius temiendo que a Sam la hubieran herido se acercó asustado a ayudarla a levantarse.

-¡Sam vas a explicarme que coño está pasando YA!- dijo Sirius entre enfadado y muy asustado. Las armas volvieron a atacar a Sam repetidas veces solo consiguiendo dañarla con un corte en el brazo izquierdo. Y aunque Sirius trató de sacarla de esa cueva, Sam se lo prohibió.

-¡Joder! ¡Es como si la muerte te estuviera persiguiendo! ¡Sam, vámonos ya!- gritó Sirius cuando Sam al fin sonrió.

-Exacto Sirius, eso es lo que pasa.- dijo Sam sonriendo.

-¿La muerte te persigue?- preguntó sorprendido. Sam asintió- ¿Desde cuando?

-Desde hace un par de meses.- dijo Sam respirando intranquila por miedo a que las armas volvieran a atacarla.

-¿Y por que coño no me lo habías dicho?- gritó Sirius enfadándose.

-No podía. Si te lo decía a ti también te perseguiría, por eso he tenido que traerte, para que lo descubrieses tu solo.- Sirius estaba sorprendido y asustado.

-Bien. Primero vamos a salir de aquí.- dijo Sirius- Este corte no me gusta mucho. Tendremos que llevarte a la enfermería.

-¡No!- negó Sam- Si vamos a la enfermería me preguntara que como me lo he hecho y no puedo decírselo, sino morirá.

-Está bien. Pero vámonos de aquí cuanto antes. En Hogwarts tendrás más tiempo para explicármelo mejor.- Los dos salieron de la cueva y se dirigieron a Hogwarts.

Cuando Remus y Ann entraron en la habitación de las chicas, se encontraron con un ambiente muy distinto al que estaban acostumbrados. Las persianas estaban cerradas y las lámparas apagadas, únicamente aportaban luz unas pequeñas velas negras que estaban colocadas en círculo alrededor de la cama de Lily. Del techo colgaban unos largos pañuelos negros de seda y un aroma a incienso de lavanda hizo que Ann estornudara. Las cortinas de la cama de Lily se abrieron y entre ellas salió Lily vestida con una larga túnica negra y su pelo recogido en un pañuelo, al igual que la túnica, negro.

-¡Dime quien eres y que has hecho con mi amiga Lily!- bromeó Ann al verla.

-Ja-ja-ja.- rió irónicamente la pelirroja- Soy Lily y en estos momentos estoy ocupada, así que si no os importa...- Lily señaló la puerta.

-Lily, no me pienso marcharme por dos razones: 1) Esta habitación es tan mía como tuya y 2) Tengo curiosidad por saber que estás haciendo.- dijo Ann riendo.

-No os lo puedo decir, pero si queréis quedaros tenéis que manteneros en silencio.- Remus y Ann asintieron. Lily se acercó a su mesita de noche y de uno de los cajones saco un pequeño muñequito.

-¡Vaya!- exclamó Remus- Ese muñequito con gafas me recuerda a alguien...

-¿A alguien?- preguntó Ann sorprendida- ¡Es una replica exacta de James!

-¡Cierto! Ya decía yo que me recordaba a alguien, jajaja.- rió Remus.

-Se llama Jamesito.- dijo Lily riendo malignamente.

-¿Y que piensas hacer con eso?- le preguntó Ann a Lily.

-Creo que es bastante obvio- dijo Remus sonriendo- La verdad es que solo hay dos opciones: 1) Lily se ha vuelto loca y va a jugar a casitas con la replica en miniatura de James o 2) Lily sigue estando loca y va a hacer budú con ese muñequito.

-¡Ah! Eso lo explica todo, me dejas más tranquila...- dijo Ann demasiado tranquila- ¡Espera, que estoy diciendo! ¡Lily! ¿Tú estás loca? ¿Cómo le vas a hacer budú a James?- preguntó Ann más alterada.

-Así.- Lily cogió un alfiler que tenia sobre su mesilla y pinchó el culo de Jamesito- ¿Qué os parece?

-Particularmente a mi me hace gracia.- dijo Remus riendo- Pero como amigo de James que soy tengo el deber de contárselo Lily, lo siento.

-No lo sientas, porque eso es lo que quiero. Que lo sepa y venga a rogarme que le deje de hacer budú y el me ofrezca cualquier cosa con tal de que pare buajajajajajajaja.- Lily se frotó las manos como lo hacen los malos de las películas.

-Remus, lo de Lily no es normal, cada día está peor.- dijo Ann llevando a Remus a un rincón de la habitación para que Lily no los oyera hablar- ¿Y si la llevamos a un manicomio?

La puerta de la habitación de los chicos se abrió y Sirius y Sam se encontraron a James tumbado en su cama.

-¡James! Necesito que me traigas unas vendas, esparadrapo y agua oxigenada.- pidió Sirius mientras hacia que Sam se sentara en su cama- Rápido.

-¿Qué ha pasado?- preguntó James mientras les llevaba las cosas que habían pedido.

-Es una historia muy larga...- dijo Sam poniendo mala cara, ya que Sirius estaba desinfectando su herida- ¡Auh!

-¡No seas quejita!- dijo Sirius sonriendo- Después de todo lo que te a pasado no puedes quejarte por un poco de agua oxigenada, ¿no?

Mientras Sirius le curaba la herida, se le había ocurrido una fantástica idea para ayudar a Sam a que la muerte la dejara en paz, pero sería difícil...

-¡Sam, creo que ya se que podemos hacer!- dijo Sirius sonriendo- No se si sabes que mi familia está muy relacionada con la magia negra.

-Sí, ¿y?- preguntó Sam sin comprender.

-Pues que en mi casa oí a mi madre decir algo sobre lo que me has contado hoy y creo que usando magia negra se puede solucionar...- dijo Sirius no muy seguro.

-¿Pero?- preguntó Sam sabiendo que todos los planes buenos tenían que tener algún lado malo.

-Pues que no creo que nadie de mi familia esté dispuesto a ayudarnos y que por lo tanto tendremos que hacerlo nosotros, y es muy peligroso...- dijo Sirius muy serio.

-Chicos me estáis asustando.- dijo James escuchando lo que decían- ¿Me podéis explicar qué está pasando?

-No, lo siento James.- dijo Sirius mirando a su amigo- Pero esto es algo que tenemos que solucionar nosotros dos solos.

-Está bien, no haré más preguntas.- dijo James como si fuera un abogado. Se levantó de la cama y abrió la perta para marcharse- Pero tened mucho cuidado ¿sí?- luego cerro la puerta.

James se sentó en el sillón de la sala común mientras miraba el fuego y pensaba una forma de que Lily lo perdonara. Por la puerta entraron Lin y Charly lo miraron preocupados.

-James, ¿te pasa algo?- preguntó Lin sentándose en las rodillas de su novio- Tienes mala cara.

-Sí, parece que estés enfermo.- dijo Charly poniéndole la mano en la frente- ¿Es por los exámenes de esta semana?

-Charly, de verdad, hay días que me pregunto como puedo estar enamorada de ti...- dijo Lin bromeando- Está claro que es por Lily, ¿verdad?

-Sí.- suspiró el moreno.

-¿Y por que no le dices nada?- preguntó Charly.

-¡Pero si le digo de todo!- protestó James recordando que hasta le había pedido que se casara con él y tuvieran tres hijos.

-Ahí el chico tiene razón...- le defendió Lin.

-Me refiero a decirle algo en serio.- contestó Charly- ¿Por qué no le pides que salgo contigo en serio?

-Porque se que su respuesta no va a ser precisamente: James te quiero, vamos a tener tres hijos y un chalet en Benidorm.- dijo James imitando la voz de Lily.

-Eso no lo sabes, y además por intentarlo no pierdes nada.- le animó Lin.

-¿Qué no pierdo nada? Puedo perder mi preciado aparato reproductor.- respondió James- Ya sabes que Lily es muy agresiva...

-No seas exagerado.- dijo Lin dándole un golpecito en el brazo- Lily es mi amiga y te digo que cuando quiere es una chica muy dulce.

-Si no te digo yo que no lo sea... es que conmigo no lo demuestra bien.- rió James- Pero a lo mejor lo intento...

-¡Ese es nuestro James!- gritaron Lin y Charly al unísono alzando el puño.

-¡Auh!- gritó James.

-¿Qué pasa?- preguntó Charly al ver a James levantarse del sillón.

-Algo me ha pinchado el culo- dijo James palpando el sillón para buscar algún alfiler o aguja que alguien hubiera dejado tirado.

-Pero si no hay nada...- dijo Charly mirando el sillón- James, creo que te está volviendo loco...

-No enserio, algo me a pinchado el... ¡Auh!- chilló James frotando su brazo derecho- Ahora en el brazo.

-James, aquí solo estamos nosotros tres y nosotros no te hemos pinchado, así que como no hayas sido tú...- dijo Lin riendo.

-No. Os lo digo enserio.- dijo frotándose el brazo- Algo me a pinchado primero el culo y luego el... ¡Auh! ¡Mi pierna!

-James lo tuyo es de manicomio...- dijeron Charly y Lin riendo.

Cuando Matt y Sophy volvieron de su cita venían los dos con una sonrisa pintada en la cara. Pero en vez de entrar en el castillo se quedaron en la entrada mirando a las estrellas.

-Bueno, ¿Qué tal lo has pasado?- preguntó Matt.

-Muy bien, la verdad, pensaba que eras más... soso.- dijo Sophy sonriendo.

-¿Soso yo?- preguntó Matt- Creo que te has equivocado, el soso es mi hermano que fue el que nació más tarde, vamos el feo ya sabes, Charly.

-Jajajaja, tiene gracia, sobre todo por eso de que sois gemelos...- rió Sophy- Sois muy diferentes...

-Un poco.- dijo Matt sonriendo- ¿Tienes hermanos?

-Sí, una hermana. Pero tiene veinte tres años.- contestó Sophy- Se llama Enssi y vive en Italia con su marido. Por eso no suele venir mucho por aquí...

-¿Y la hechas de menos?- preguntó Matt.

-Sí la verdad es que sí, aunque cuando estamos juntas no hay quien nos soporte. Jajajaja.- rió Sophy. Estaba nerviosa y no sabía de que hablar. La verdad es que se lo había pasado muy bien y había sido una tarde muy entretenida, pero en esos momentos no se le ocurría nada de que hablar.

-Bueno entonces tendremos que repetirlo algún otro día...- dijo Matt para cortar el silencio- Claro que si tu quieres...

-Sí, sí, por supuesto.-dijo Sophy dirigiéndose hacia la sala común de Griffindor- Se nos está haciendo tarde mejor que entremos, porque como nos pille Filch... Si no recuerda lo que nos pasó en la biblioteca...

-Sí tienes razón.- Matt sonrió recordando ese beso, su primer beso- Sophy...

-¿Qué?- preguntó ella girándose.

-Nada, nada.- contestó Matt. Sophy alzó una ceja- No es nada, déjalo.

-¿Matt? ¿Vas a decírmelo?- Matt negó con la cabeza- Odio que hagáis eso, ahora me has dejado con la intriga... ¡Jo!

-Lo siento, pero no te lo voy a decir.- rió Matt, ya que le encantaba picar a la chica.

-Dímelo o sino...

-¿O sino qué?- preguntó Matt acercándose a Sophy.

-O sino le digo a todo el colegio que a la única persona que has besado en tu vida he sido yo.- rió Sophy satisfecha.

-Eso no vale...- se quejó Matt poniendo cara de niño- Entonces yo haré lo mismo.

-A mi me da igual.- dijo Sophy sonriendo- Así que dime que ibas a decir.

-No.

-Está bien.- Sophy salio corriendo hacia la sala común, mientras Matt la perseguía. Giró a la derecha, luego a la izquierda, subió unas escaleras y se metió en un pasadizo. Parecía que Matt la había perdido de vista cuando...

-¡Ah!- gritó Sophy cuando Matt la empujo contra la pared asustándola.

-Jajajaja.- rió Matt- Ya no tienes escapatoria.

-Da igual, mañana lo contaré todo.- dijo Sophy riendo- A no ser que me lo cuentes...

-Deja de soñar...- dijo Matt sonriendo y acercándose un poco más hacia Sophy. Se acercó tanto que sus bocas solo las separaban tres centímetros de distancia. Matt podía saborear el sabor a mora que desprendía el cacao de Sophy, cuando...


**********************************************************************


Se acabó. Sí, este capitulo es muy corto, pero es que estoy falta de inspiración y además tampoco es que sea muy... interesante. La verdad es que a mi no me convence nada, así que si leo un RR diciendo que está fatal, os digo que estaré totalmente de acuerdo :) Bueno ahora paso a responder RR:

-Deathkisse: Me alegro que te gustara, y gracias por el RR. Si, yo también estoy convencida de que James tiene celos de Ann jajaja. La verdad que lo de Sam me parece una tontería, pero se me ocurrió viendo una película y dije, ¿por que no? Una locura más o una menos va a dar igual jajajaja. Bueno espero que si este capi no te convence, igual que a mi me lo digas ¿si? Venga muxus y actualiza pronto tu también.

-cHeRRy: Me alegro que te guste y que me dejes RR, me hacen feliz jajaja. Bueno espero que si este no te gusta me lo digas ¿si? Y lo de dejarlo en lo más interesante no lo hago por ser mala, bueno en parte si :D, pero en realidad lo hago porque así se me hace más facil seguir jeje. Bueno un besito.

-lya_Sirius: me alegro que te hayas reido, para eso era este capi jejeje, y dile a tu hermana que no se preocupe, que no estás tan mal como para ir a un manicomio XD. Como bien he dicho antes este capitulo no me convence nada, y sobre todo es por lo de Sam... pero bueno es lo que se me ocurrió viendo una peli jeje. Bueno espero que si no te a gustado que me lo digas ¿si? Muxus. PD: Actualiza Alegria por la luz.

-Ireth: Hola!!! Me alegro que me hayas dejado un RR jajaja, otra vez me ha pasado lo mismo, no me esperaba ningún RR más y de repente leo ¡¡¡50!!! ¡¡¡Cincuenta RR!!! No me lo podía creer jejeje. Bueno que espero que me des tu opinión ¿si? Muchos busos.

Bueno ya está, se acabó. Se que he tardado en actualizar y que me merezco un castigo, pero ¿Si os pongo carita de perro abandonado me perdonais? Jejeje. ¡¡¡Se me olvidaba!!! Hoy tenemos que celebrar algo:

¡¡¡¡¡He llegado a los 50 RR!!!! ¿No es increíble? Pues a mi me hace mucha ilusión, así que para todos los que me habeis dejado alguna vez algún RR:¡¡¡GRACIAS!!!

Y ahora sí, me despido. Besos, muxus. Adiós, AGURRR!!!

GARA, hermanita wala wala de mí querida Olatz. Hija adoptiva de deathkisse. Sobrinita de izeko Lya_Sirius. Seguidora de 3 de los merodeadores: amante y amor platónico de esos ojitos grises, madre de tres preciosos lobitos y amiga con derecho a roce de Potter padre e hijo.
¡ADVERTENCIA!: Si alguien está en contra de alguno de los susodichos, será brutalmente torturado.

(Si alguien quiere sumarse a la firma... ya sabéis. Dejad RR.)
GUERRA DE SEXOS
13. CAPITULO: Socorro!!!

Sophy salio corriendo hacia la sala común, mientras Matt la perseguía. Giró a la derecha, luego a la izquierda, subió unas escaleras y se metió en un pasadizo. Parecía que Matt la había perdido de vista cuando...

-¡Ah!- gritó Sophy cuando Matt la empujo contra la pared asustándola.

-Jajajaja.- rió Matt- Ya no tienes escapatoria.

-Da igual, mañana lo contaré todo.- dijo Sophy riendo- A no ser que me lo cuentes...

-Deja de soñar...- dijo Matt sonriendo y acercándose un poco más hacia Sophy. Se acercó tanto que sus bocas solo las separaban tres centímetros de distancia. Matt podía saborear el sabor a mora que desprendía el cacao de Sophy, cuando...

-¡Ah!- gritó Matt, ya que Sophy había girado su cabeza hasta la oreja del chico y se la había mordido haciendole sangrar- ¡Serás agresiva!

-Se siente...- rió Sophy mientras se iba hacia la sala común.

Cuando Matt llegó a la sala común James miraba fijamente al sillón en el que anteriormente estaba sentado. Lin y Charly se reían de James y su paranoia y Sophy sonrió al verle.

-¿Qué haces James?- preguntó Matt, cuando apartó la miradad de Sophy que aun seguía riendo, mientras le miraba la oreja.

-Que hay algo que me está pinchando.- James seguía mirando el sillón atentamente, como si estuviera manteniendo una discursión telepática con el sillón.

-Dejale, son cosas suyas...- dijo Charly sonriendo- Y ahora a lo que iba, ¿qué horas son éstas de llegar?-preguntó mirando a Matt y a Sophy- Voy a tener que prohibirle que salga contigo, me lo estás desmadrando.

-No me mires así, la culpa no ha sido mía.- se defendió Sophy- Ha sido él que se a puesto...- se levantó del sillón para ir a la habitación y lo último que pudieron oír entre risas fue-...cariñoso. Jajaja.

-¿Qué habéis hecho?- preguntó Lin alzando una ceja.

-Querrás decir, ¿Qué me ha hecho?- corrigió Matt señalando su oreja, por la que caía una gota de sangre. Todos empezaron a reír.

Mientras tanto Sirius y Sam seguían pensando en algún plan para su pequeño problemilla. Cuando Sirius se levantó de la cama en la que estaban sentados y salió de la habitación corriendo mientras llevaba a Sam de la muñeca.

-¡Sirius! ¡Espera!- gritó Sam tratando de seguir su ritmo. Salieron de la sala común sin saludar a sus amigos y subieron las escaleras hasta llegar a la biblioteca.

-Aquí tiene que haber algún libro que nos pueda ayudar...- dijo Sirius mientras abría la puerta de la biblioteca con su varita.

-Sirius...- susurró Sam para que nadie les oyera, ya que eran las 12:00 de la noche y estaba prohibido entrar en la biblioteca a esas horas- Gracias por todo...-Sirius besó la mejilla de la chica y la hizo pasar dentro mientras cerraba la puerta con cuidado para no hacer ruido.

Tres cuartos de hora más tarde, tras buscar en tropecientos mil libros relacionados con la magia negra Sirius llamó a Sam con la mano.

-¿Lo has encontrado?- preguntó Sam ilusionada. Sirius señaló una página del libro en la que aparecía una poción para solucionar... -¿Mal de amores?- leyó Sam en el titulo.

-Oye que esto le vendría muy bien a James con Lily xD.- rió Sirius. Sam rió también y volvió a su sitio para seguir con su búsqueda.

-¡Sirius!- gritó Sam dando saltos de alegría.

-¿Qué? ¿Otra poción para el mal de amores?- Sam negó con la cabeza.

-¡Lo he encontrado!- Sirius se levantó a toda prisa y empezó a leer.

-¡Genial! Ahora solo tenemos que encontrar todos estos ingredientes y hacerla.- dijo Sirius sonriendo.

-¡Oh, oh!- Sirius miró a Sam preocupado- ¿Has pensado como vamos a encontrar todos estos ingredientes?

-Eso es fácil, tengo mis contactos. :D-sonrió Sirius con sonrisa Trident-Pero el problema va a ser hacer la poción, porque ni tú ni yo somos muy buenos en pociones y... como no quieras que le pidamos ayuda a Snape...

-No hace falta, yo también tengo mis contactos :D- sonrió Sam.

Sirius arrancó las páginas que hablaban sobre esa poción y salieron de la biblioteca. Pero en el camino de vuelta escucharon la voz de Filch y se escondieron detrás de una estatua.

-¿Qué pasa señora Norris?- preguntó el conserje a su gata. La gata maulló y se acercó a donde estaban escondidos Sam y Sirius. La gata empezó a olfatear a Sam y al tocarla con sus largos bigotes la hizo cosquillas. Sirius tapó su boca para que no se riese ni se moviera y poco a poco la señora Norris fue alejándose de ellos hasta que Filch y su gata desaparecieron de sus vistas.

-Uf... por poco.- suspiró Sirius aliviado, mientras Sam reía y rascaba la pierna donde los bigotes de la gata la habían tocado- Mejor vámonos.

A la mañana siguiente Sam, Lin, Sophy y Ann encontraron a Lily practicando una especie de rito satánico sobre su cama.

-Lily, preciosa, ¿se puede saber que haces?- preguntó Ann con los ojos aun medio cerrados.

-Shhh- la mandó callar. Tenía a Jamesito (la replica exacta de James en miniatura) en las manos y un cuchillo en la otra.

-¿Qué está haciendo?- le preguntó Sam en un susurro a Lin que resoplaba.

-Es por la peleilla de ayer...- explico Lin- Aun sigue... de mal humor- señaló a Lily.

-¡Ah! Ya lo recuerdo...- digo Sophy tapando su boca. En esos momento Lily acababa de clavarle la punta del cuchillo a Jamesito en el estomago y empezó a reírse como una loca.

-¿Qué os parece si le quitamos el cuchillo? Si no va acabar destrozando el colchón.- contestó Ann mirando la raja que acababa de hacer en el colchón.

-¡Lily! ¡Suelta ese cuchillo!- le ordenó Sam sin conseguir nada.

-Muy bien Lily tú lo has querido...- dijo Sophy sonriendo con cara de diablilla. Sophy salió corriendo de la habitación, bajó las escaleras que llevaban a la sala común y subió las que llevaban a la habitación de los chicos. Sin tocar la puerta entró en la habitación y con un fuerte gritó despertó a todos los chicos.

-¡JAMES!- todos sacaron la cabeza entre las sabanas dejando ver un pelo despeinado y unas grandes ojeras.

-¡Shhhh! No grites...- le pidió Sirius que era el que peor cara tenía, algo comprensible después de la salidilla que hicieron él y Sam en la madrugada.

-Perdón, pero es importantísimo.- se disculpó Sophy mientras se acercaba a la cama de James y tiraba de su brazo.

-Si pretendes que vaya a hablar con Lily, no vas a conseguirlo.- dijo James poniendo mala cara- Ella non quiere verme y yo respeto su petición. Así que no insistas.

Sam que estaba al otro lado de la puerta y sabía que cuando James tenía una idea en mente nadie iba a poder sacársela de la cabeza improvisó lo único que se le ocurrió entrando en la habitación a toda prisa.

-¡Lily está fatal!- gritó con lagrimas en los ojos- ¡Se a desmayado y no consigo despertarla!

-¿QUÉ?- gritó James saltando de la cama- ¿Dónde ESTÁ?

-En la habitación y no se levanta de su cama.- siguió improvisando Sam.

-Eso es lo que quería decirte.- dijo Sophy siguiéndole la corriente a Sam.

James salió corriendo de la habitación saltando por encima de todos los trastos que encontraba a su paso para poder llegar cuanto antes donde estaba Lily. Los chicos, Sam y Sophy lo persiguieron.

-¡Lily!- gritó James, mientras Ann y Lin lo miraban desde fuera de la habitación. En cuanto James entró Ann y Lin cerraron la puerta con un hechizo y pudieron oír un grito Lily.

-¡Ahhhhhhhhhhhh!- gritó Lily.

-¿No creéis que puede ser peligroso haber dejado a James allí dentro con Lily con un cuchillo en la mano?- preguntó Sophy cuando llegó junto a Lin y Ann.

-Ups... Sabía que mientras quitábamos todos los objetos puntiagudos y peligrosos para James de la habitación se me olvidaba algo.- dijo Ann dándose un golpe en la frente.

-¿LO teníais todo planeado?- preguntó Matt al ver a las chicas riendo.

-¡Por supuesto!- gritaron todas a la vez.

-No conocía esa faceta de actriz vuestra...- dijo Sirius sonriéndoles a Sam y a Sophy.

-¿Ah no?- preguntó Sophy- Pues yo siempre había querido ser actriz jajaja.

-Bueno un poquito de silencio que algunos queremos escuchar que pasa ahí dentro.- pidió Ann con la oreja pegada a la puerta. Junto a ella estaban Remus, Lin y Charly.

-Cierto.- dijeron Matt, Sirius, Sophy y Sam arrimándose a la puerta.

Cuando James entro en la habitación Lily estaba en estado de trance con Jamesito en sus manos.

-¡Lily!- gritó James mientras la puerta se cerraba a sus espaldas.

-¡Ahhhhhhhhhhhh!- gritó Lily al ver a James.

-¡Lily estás viva!- gritó James abrazándola.

-¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!- volvió a gritar Lily separándose de James y cogiendo e cuchillo, mientras se dirigía lentamente con cara de loca hacia él.

-Lily, ¿qué haces con ese cuchillo?- preguntó James retrocediendo a medida que Lily se le acercaba- ¿Por qué miras así mi cuello?

-Jajajaja.- rió Lily.

-Estás empezando a asustarme. ¡Atrás Lily, atrás!- gritó James como si de un perro se tratara- ¡Siéntate! ¡Estate quieta! ¡Y para de reírte!

Lily siguió acercándose lentamente hasta estar a un par de metros de él.

-¿No será mejor que abramos la puerta?- preguntó Remus poniendo mala cara.

-No, déjalos, si parece que empiezan a entenderse xD.- rió Charly.

-¡Lily! ¡Socorrooooo! ¡Lily intenta matarme!- gritaba James- ¡Seréis....! ¡Abrid la puerta! ¡Me las vais a pagar!

-Jajajajaja- se reían fuera de la habitación.

-¡Lily suelta ese secador!- gritaba James mientras Lily le tiraba toda clase de objetos.

Media hora más tarde seguían oyéndose toda clase de objetos chocando contra las paredes de la habitación mientras James gritaba para que alguien lo sacara de esa habitación.

-Bueno, los dejamos una hora más juntos y si siguen así le sacamos, ¿de acuerdo?- preguntó Matt.

-De acuerdo...- cedieron las chicas y Charly que por una vez estaba apoyando las magnificas ideas de las chicas.

-¡Ahora vamos a desayunar!-dijo Sirius sonriendo. Y todos salieron de la sala común para desayunar.

Dentro de la habitación todo seguía igual, pero al menos Lily estaba un poco más cansada así que en vez de tirar tres objetos por segundo solo tiraba uno. En un momento de distracción de James Lily cogió uno de los libros del señor de los anillos de Sophy y se lo lanzó a James. El libro le golpeó en la cabeza y James cayó al suelo aturdido.

-Jajaja-rió Lily al principio, pero al darse cuenta de que James no se levantaba dejó de reír- ¿James?- Se acercó hasta el con una lamparita en la mano. James seguía con los ojos cerrados. Lily soltó la lamparita y se agacho para ver si estaba bien- ¡James! ¡James despierta! ¡Joder! ¡Soy gilipollas!

Lily golpeó la puerta para que la abrieran, pero nadie contestó ya que todos estaban desayunando. Cogió agua y se la tiró por la cabeza para que reaccionara, pero tampoco funncionó. Lily empezó a desesperarse y se agachó a abrazar a James.

-James por favor despiertate... Sabes que y no lo he hecho aproposito... Por favor... Necesitro que te despiertes... Te necesito...- Lily empezó a llorar al ver que le chico no reaccionaba- Si te despiertas te juro que hago lo que tu quieras, cualquier cosa, pero habre los ojos... Por favor... Por favor...

******************************************************************

¡Lo sé, lo sé! Soy la persona más lenta del mundo entero. Pero es que he estado muy ocupada con los examenes. Pero ahora que ya no tengo, pues nada que aquí teneis este capitulo. Es muy cortito, pero algo es algo... Bueno y la contestación a los RR:

-deathkisse: Ola wapisima!!! Sabes que tienes derecho a matarme iwal que haré yo por tardar en actualizar tú xD Weno a lo que iba que me alegro que te hagas tantas preguntas sobre que va a pasar? Que va a pasar? Que va a pasar? Pos la verdad ni yo lo se xD así que... Por cierto a mi tambn me ace gracia que a ti te haga gracia que a Remus le haga gracia que Lily le haga budu a James (como tu bien dices, toma pedazo de frase xDxDxD) Weno espero que te guste. Muxux Agur

-1515792091: Olaaaa!!! Me alegra que te encante espero que este tambn te encante. Un beso, pa la proxima deja nombre!

-stuckinhell:Gracias por el RR! Me alegro de que te guste. Un besazo y espero que este capi tambien te guste y me dejes tu opinión.

-ireth: Ola olita!!! Siento haber tardado tanto!!! Espero que este capitulo tambien te guste y por cierto a mi tambien me da bastante miedo Lily, sobre todo teniendo en cuenta que está como una cabra xD Muchos besos.

Esto es to... esto es to... esto es todo amigos!!! xD Weno nos leemos en el proximo capi. Espero que este os haya gustado y que me dejeis muxos RR :D Muxus/Besos

GARA, hermanita wala wala de mí querida Olatz. Sobrina de deathkisse y de izeko Lya_Sirius. Seguidora de 3 de los merodeadores: amante y amor platónico de esos ojitos grises, madre de tres preciosos lobitos y amiga con derecho a roce de Potter padre e hijo.
¡ADVERTENCIA!: Si alguien está en contra de alguno de los susodichos, será brutalmente torturado. xD

(Y si alguien quiere sumarse a la firma... ya sabéis. Dejad RR.)
GUERRA DE SEXOS
14. CAPITULO: Salvajismo puro y duro xD


Dentro de la habitación todo seguía igual, pero al menos Lily estaba un poco más cansada así que en vez de tirar tres objetos por segundo solo tiraba uno. En un momento de distracción de James Lily cogió uno de los libros del señor de los anillos de Sophy y se lo lanzó a James. El libro le golpeó en la cabeza y James cayó al suelo aturdido.

-Jajaja-rió Lily al principio, pero al darse cuenta de que James no se levantaba dejó de reír- ¿James?- Se acercó hasta el con una lamparita en la mano. James seguía con los ojos cerrados. Lily soltó la lamparita y se agacho para ver si estaba bien- ¡James! ¡James despierta! ¡Joder! ¡Soy gilipollas!

Lily golpeó la puerta para que la abrieran, pero nadie contestó ya que todos estaban desayunando. Cogió agua y se la tiró por la cabeza para que reaccionara, pero tampoco funcionó. Lily empezó a desesperarse y se agachó a abrazar a James.

-James por favor despiértate... Sabes que y no lo he hecho apropósito... Por favor... Necesito que te despiertes... Te necesito...- Lily empezó a llorar al ver que le chico no reaccionaba- Si te despiertas te juro que hago lo que tu quieras, cualquier cosa, pero abre los ojos... Por favor... Por favor...

-¿Lo... que yo... quiera...?- preguntó James abriendo un ojo.

-¡Serás cabrón!- gritó Lily entre lagrimas, pero sin dejar de abrazarle- ¡Me has dado un susto de muerte!

-¡Auch...! Me duele la cabeza...- dijo James frotándola parte izquierda de su cabeza donde le había golpeado la lamparita.

-¡Y más que te va a doler!-dijo Lily dándole un golpe en la cabeza.

-¡Auch!- gritó James de dolor- ¿No decías que harías lo que yo quisiera?- preguntó James alzando una ceja. Lily levantó la mano amenazadoramente- Vale, vale, ya me cayo...

-Bueno, vamos a llevarte a la enfermería-dijo Lily levantándose del suelo y ayudando a James para que pudiera ponerse en pie.

-No creo que podamos... Te recuerdo que nos han encerrado en la habitación.- dijo James señalando la puerta cerrada- Además no creo que nos dejen salir ni aunque les roguemos...

-Eso ya se verá...-dijo Lily sonriendo, se acercó a la puerta y gritó- ¡Chicos! ¿Estáis ahí?

-Sí, pero no vamos a abrir la puerta.- dijo Remus al otro lado de la puerta.

-Así que no intentéis nada porque no vais a conseguirlo...-dijo Sophy sonriendo.

-Chicos abrid la puerta a pasado algo terrible...-dijo Lily mientras hacia que lloraba- Sin querer le he lanzo a James una lamparita y no consigo que se despierte... Se está desangrando.

-¿¡¿Qué?!?- gritaron todos desde fuera.

-¡Serás burra!-gritó Sirius intentando abrir la puerta ya que para él James era como su hermano- ¡Abrid la puerta!

-¡No!-dijo Sam, poniéndose delante.

-¿Pero estás loca?-preguntó Sirius mientras intentaba apartar a Sam de la puerta para poder abrirla-James se está muriendo.

-Sirius... como se nota que no conoces a Lily...-dijo Ann riendo.

-Es todo mentira.-dijo Lin riendo también- Lo sentimos Lily, pero no ha funcionado y no vamos a abriros hasta que hagáis las paces.

-Pero si ya hemos hecho las paces...- se quejó James- ¿Verdad qué sí Lily?

-Claro...- dijo Lily poniendo voz de niña buena.

-Um... me da que no cuela.- dijo Matt riendo- Así que... ala, ¡que os vaya bien!

-¿Nunca os he dicho que tengo claustrofobia?- preguntó Lily- ¡Pues la tengo! ¡Así que abrid de una maldita vez la puerta!-gritó la pelirroja mientras aporreaba la puerta con las dos manos.

-¿Tienes claustrofobia?- preguntó James sonriendo- Porque yo se más de un método para relajarte y que se te quite.

-¡James no es momento para estupideces! ¡Quieres callarte de una vez y ayudarme a abrir la puerta!- gritó Lily histérica.

-¿Así como quieres que se crean que nos llevamos bien?-Lily le miró con cara de malas pulgas- Vale, ya me callo...

-Chicos, se está haciendo tarde y no creo que ellos consigan solucionarlo para la hora de cenar...- dijo Charly mirando el reloj- ¿Y si les dejamos salir?

-Um... tienes razón... No creo que consigan hacer las paces nunca...- dijo Sophy cansada- Pero...

-¿Pero?- preguntaron todos.

-Pero podriamos hacer una cosa...- dijo sonriendo- ¡Lily, James! ¿Quereis salir de ahí?

-¡Pues claro!- gritó Lily.

-¿James?- preguntó Matt.

-Sí, por qué no...-contestó el moreno desde la cama de Lily donde se había sentado.

-Pues entonces solo teneis que... ¡Salir juntos durante una semana!-gritó Sophy.

-¡Eih! ¡Es una idea genial!-gritó Sam dando un salto de alegría.

-¡La verdad es que sí!- gritó Lin sonriendo.

-Bueno, ¿Qué os parece?- preguntó Remus desde fuera.

-¡Pero vosotros sois tontos!- gritó Lily sentandose en el suelo- ¿como vamos a salir nosotros dos si no podemos estar juntos en una habitación ni 5 minutos...?

-Pues o aceptais o os quedais juntos un buen ratito, vosotros decidis...- dijo Ann sonriendo, ya que le encantaba la idea de ver a los dos chicos juntos.

-Os damos un tiempo para pensarlo, nosotros nos vamos a dar una vuelta.-dijo Sirius coguiendo a Sam de la mano.

Cinco minutos más tarde Sirius y Sam caminaban por el bosque prohibido en busca de los ingredientes. Se separaron para encontrarlos antes y media hora más tarde volvieron a encontrarse.

-Bueno ya tenemos todo lo que necesitamos, ahora volvamos al colegio antes de que se den cuenta que no estamo.-dijo Sirius guardando todo bajo la túnica.

-Sirius, tengo que volver a darte las gracias por todo...-dijo Sam sonriendo- Te devo una...

-Sí, la verdad es que sí. Y ya se como me la puedes devolver...-dijo Sirius sonriendo.

-¿Cómo?- preguntó Sam acercandose a Sirius.

-Así.- contestó Sirius acercandose a Sam y dandole un laaaaaargo beso mientras la cogía por la cintura. Cuando se separaron Sirius la miró con cara de preocupación- ¿Y esa cara? ¿Qué pasa? ¿No te ha gustado?

-Um... sí, pero... me a sabido a poco...- dijo Sam sonriéndole. Sirius volvió a darle otro beso mucho más largo y profundo. Cuando de pronto oyeron un crujido...

-¿Qué ha sido eso?- preguntó Sirius girándose. Sam se encogió de hombros y volvió a besarle. De pronto Sirius vio como un tronco se acercaba hacia ellos así que con un movimiento rápido tumbó a Sam en el suelo y el tronco pasó por encima de ellos rozando sus cabezas.

-Ui... por poco.- dijo Sirius sonriendo- Volvamos al castillo.

Lily daba vueltas por la habitación mientras decidía que hacer: O salía con James durante una semana, o tendría que estar encerrada con él durante tiempo indeterminado. Mientras tanto James había cogido su varita y la utilizaba a modo de baqueta y dando golpes a todo lo que encontraba en su camino simulaba tocar la batería.

-¡Quieres estarte quieto! ¡Me estás poniendo de lo nervios!-gritó Lily quitándole la varita y poniendo cara de ogro.

-¿Te has decidido ya?-preguntó James tumbándose en la cama. Lily se sentó junto a él.

-Sí... aunque sé que va a ser realmente una autentica pesadilla.-dijo Lily tumbándose también.

-¿Y bien?- preguntó el moreno esperando una respuesta- ¿Qué has decidido?

-He decidido... que voy a tener que salir contigo.- James sonrió- Ya puedes borrar esa sonrisa de tu cara si no quieres morir por un golpe con una lamparita en la cabeza. Pero...

-¡Oh, oh...!-dijo James temiéndose lo peor.

-Tienes que cumplir esta promesa: Mientras salgamos juntos no podrás tontear, ligar o como quieras llamarlo, con ninguna otra chica que no sea yo.- James le miró extrañado- ¿Qué? Suficiente tengo con salir contigo como para ser cornuda.

-Jajajaja. Bien, trato hecho. Pero a cambio tú no podrás tratarme mal en ningún momento ya que somos novios... así que... si te doy un beso, no podrás gritar, ni pegarme, ni lanzarme objetos puntiagudos, o sea, nada de hachas, espadas, cuchillos,...

-Jooo!!! ¿Ni siquiera un cuchillo pequeñito?- James negó con la cabeza mientras sonreía- ¿Y tampoco un cuchillo de carnicero? ¿Y una navaja? ¿Y un pincho de churrero? (No preguntéis, ya sé que los churreros no llevan pinchos, pero es una historia muy larga xD)

-No... Nada de nada.- dijo sonriendo.

-Está bien...- Lily cogió un libro y se lo lanzó a James dándole en la nuca.

-¡Auch!- gritó James dándose la vuelta para mirarla- ¿Qué te acabo de decir?

-Te recuerdo que no has mencionado nada de lanzarte libros...- Lily rió- Vale, de acuerdo...

Cuando los chicos y chicas volvieron la habitación estaba en silencio. Era algo extraño, ya que siempre que James y Lily estaban juntos más de 5 minutos acababan gritando o lanzándose objetos o aun peor...

-Creo que deberíamos abrir la puerta...- dijo Ann pegando la oreja a la puerta.

-Sí, están demasiado callados. Y solo hay una forma de que puedan estar callados...- dijo Sirius sonriendo.

-Te equivocas, hay dos formas:- dijo Sophy borrando la sonrisa de la cara de Sirius- una, que lo hayan solucionado :D o dos, que Lily...

-¡Haya matado a James!- gritó Charly abriendo la puerta.

Abrió la puerta con cuidado, ya que Lily daba bastante miedo cuando se enfadaba y era capaz de hacer cualquier locura, y sino, que se lo preguntaran a James xD Vieron una mancha de sangre en el suelo.

-¡Joder! ¡Lily se ha cargado a James y se a llevado el cuerpo para ocultar las pruebas!- gritó señalando la mancha- A debido de escapar por la ventana...

-No... ¡Os equivocáis!- dijo Remus mirando por la ventana. Todos se acercaron para ver que era en lo que se habían equivocado.

-¿Han huido por la ventana?- preguntó Lin- ¡Pero si hay más de 10 metros de altura!

-Sí, pero han unido toda nuestra ropa para hacer una cuerda y bajar por la ventana.- dijo Ann cogiendo la cuerda.

-¿¿¿QUÉÉÉ???- gritó Sophy cogiendo la cuerda- ¡Yo los mato! ¡Los mato! Se han cargado mis pantalones favoritos... Y mira esta camiseta... está llena de barro :(- dijo cogiendo una camiseta verde que estaba atada junto al resto de la ropa.

-¡Vamos, tampoco es para tanto!- dijo Matt cometiendo un GRAN error.

-¿Qué no es para tanto? ¿QUÉ NO ES PARA TANTO?- gritó Sophy muy alterada.

-Sí, solo es...-continuó Matt.

-No lo digas, no lo digas.- le sugirió Sam.

-Ropa.

-¿¡¿QUEEEEE?!? ¿¡¿SOLO ROPA?!?

-Acabas de meter la pata.- susurró Lin alejándose de Matt. El resto de las chicas también se alejaron y unos segundos después...

-¡¡¡¡¡AAAAAAHHHHH!!!!!- gritó Sophy saltando sobre Matt, que cayó al suelo- ¿Solo ropa? ¿Tu sabes lo que cuesta esta ropa?- gritaba mientras lo zarandeaba agarrándolo por la túnica.

-Será mejor que nos vayamos, ¿no?- preguntó Remus alejándose poco a poco de Sophy.

-Sí, no vaya a ser que ocurra lo de la otra vez...- dijo Sam dando un paso atrás.

-¿La otra vez? ¿Qué pasó la otra vez?- preguntó Sirius alejándose hacia la puerta.

-La otra vez a Ann se le ocurrió decir que el pelo de Sophy tenía un tono extraño, ya que era rosa...- empezó a explicar Lin- y Sophy saltó sobre ella.

-Nosotras tratamos de separarlas y lo conseguimos, pero Sophy no paró de amenazarnos.- continuó Sam.

-A la mañana siguiente, cuando nos despertamos, todas teníamos el pelo teñido de rosa...- dijo Ann lo más bajo que pudo para que Sophy no la oyera.

-Entonces será mejor... que nos vayamos...- Charly empezó a caminar hacia la puerta hasta que la puerta entraron dos personas que estaban Cubiertas de barro por lo que no les reconocían.

-¡¡¡¡AAAHHH!!!!- gritó una de ellas saltando hacia ellos.

******************************************************************

¡¡¡Holaaaa!!! Siento haber tardado tantísimo en actualizar... Pensareis que soy la persona más lenta del mundo y la más vaga del mundo... Pero os equivocáis. Lo que pasa es que me abducieron unos jupiterianos y me llebaron a visitar su planeta, y yo les dije que no tenía tiempo, que tenia que actualizar, pero nada, ellos insistieron y yo no les podía hacer el feo. Así que... he estado todos estos días viajando por el sistema solar y no he podido actualizar... ¿No cuela verdad? Vale, teneis razón soy una vaga y merezco ser castigada. ¡¡¡Pero eso nooo!!! No podeis castigarme sin postre... :(

Bueno, paso a contestar a los prehistóricos RR xD:

Deathkisse: Aupa wapa! Cuantisimo tiempo sin escribir jajaja. Bueno ya sé que he puesto a Lily en plan salvaje, pero dejala a la podre, de alguna forma se tendrá que desahogar xD Y como ya digiste y habrás leido, Sophy tampoco se queda corta xD Bueno espero que te haya gustado. Muxus y no hace falta que me mates xD.

Anne: Siento haber tardado tanto en actualizar... La verdad es que no tengo excusa :P Pero ya he actualizado y estamos todos felices xD Por cierto, no deverias dudar de la locura de Lily, porque siempre ha estado hay xD. Besos espero que te haya gustado.

Tenacitas: Hola!!! ME alegro de que te haya gustado :D Y no entiendo como no lees historias de los merodeadores, jeje, si son los mejores!!! xD Bueno espero que este tambien te guste, besos.

Sarah Kramns: Holas!!! Me encanta que te encante mi ff :D y me encanta que me dejeis RR así que gracias. $Espero que te guste el capi. Besitos.

Petite_larme_d_unicornio: Holaaa!!! ¡Oh, oh! Creo que soy culpable de que te haya dado algo porque he tardado bastante en actualizar... Pero tengo excusa... ¡AH, no! Porque lo de los extraterrestres no valia como excusa, asi que no la tengo :P Pero la proxima vez actualizaré antes. Un besazo.


Me despido con un beso. Y prometo que esta vez no tardaré en actualizar, lo juro :D Pero no me dejeis sin postre ¿ok? Besos.
15. CAPITULO: NUNCA DIGAS ADIOS, MEJOR DI HASTA PRONTO

Abrió la puerta con cuidado, ya que Lily daba bastante miedo cuando se enfadaba y era capaz de hacer cualquier locura, y sino, que se lo preguntaran a James xD Vieron una mancha de sangre en el suelo.

-¡Joder! ¡Lily se ha cargado a James y se a llevado el cuerpo para ocultar las pruebas!- gritó señalando la mancha- A debido de escapar por la ventana...

-No... ¡Os equivocáis!- dijo Remus mirando por la ventana. Todos se acercaron para ver que era en lo que se habían equivocado.

-¿Han huido por la ventana?- preguntó Lin- ¡Pero si hay más de 10 metros de altura!

-Sí, pero han unido toda nuestra ropa para hacer una cuerda y bajar por la ventana.- dijo Ann cogiendo la cuerda.

-¿¿¿QUÉÉÉ???- gritó Sophy cogiendo la cuerda- ¡Yo los mato! ¡Los mato! Se han cargado mis pantalones favoritos... Y mira esta camiseta... está llena de barro :(- dijo cogiendo una camiseta verde que estaba atada junto al resto de la ropa.

-¡Vamos, tampoco es para tanto!- dijo Matt cometiendo un GRAN error.

-¿Qué no es para tanto? ¿QUÉ NO ES PARA TANTO?- gritó Sophy muy alterada.

-Sí, solo es...-continuó Matt.

-No lo digas, no lo digas.- le sugirió Sam.

-Ropa.

-¿¡¿QUEEEEE?!? ¿¡¿SOLO ROPA?!?

-Acabas de meter la pata.- susurró Lin alejándose de Matt. El resto de las chicas también se alejaron y unos segundos después...

-¡¡¡¡¡AAAAAAHHHHH!!!!!- gritó Sophy saltando sobre Matt, que cayó al suelo- ¿Solo ropa? ¿Tu sabes lo que cuesta esta ropa?- gritaba mientras lo zarandeaba agarrándolo por la túnica.

-Será mejor que nos vayamos, ¿no?- preguntó Remus alejándose poco a poco de Sophy.

-Sí, no vaya a ser que ocurra lo de la otra vez...- dijo Sam dando un paso atrás.

-¿La otra vez? ¿Qué pasó la otra vez?- preguntó Sirius alejándose hacia la puerta.

-La otra vez a Ann se le ocurrió decir que el pelo de Sophy tenía un tono extraño, ya que era rosa...- empezó a explicar Lin- y Sophy saltó sobre ella.

-Nosotras tratamos de separarlas y lo conseguimos, pero Sophy no paró de amenazarnos.- continuó Sam.

-A la mañana siguiente, cuando nos despertamos, todas teníamos el pelo teñido de rosa...- dijo Ann lo más bajo que pudo para que Sophy no la oyera.

-Entonces será mejor... que nos vayamos...- Charly empezó a caminar hacia la puerta hasta que la puerta entraron dos personas que estaban Cubiertas de barro por lo que no les reconocían.

-¡¡¡¡AAAHHH!!!!- gritó una de ellas saltando hacia ellos.

-¡Ahhh!- gritaron todos al ser atacados por aquel monstruo viscoso. Traducción: Lily cubierta de barro.

-¡¡¡Por favor Lily no nos mates!!! Lo hemos hecho por tu bien...- decía Ann intentando librarse de los brazos de Lily. Entonces Remus cogió a Lily del brazo para que soltara a Ann y por más que rogó que la soltara, lo único que consiguió fue que se enganchara a él.

-¡Ahh! ¡Suéltame loca! ¡¡¡SUELTAME!!!- gritaba Remus mientras Sirius agarraba a Lily de su túnica intentando separarla de Remus. Lily lo soltó, pero entonces vio como Lin intentaba salir de la habitación y le lanzó una almohada que le dio de lleno en la cara, haciendo que las plumas que estaban dentro salieran volando.

-Jajajaja.- empezó a reír Lily al ver la cara que se le había quedado a Lin al recibir ese golpe que le pilló de improviso. Entonces Charly cogió otra almohada y se la lanzó a Lily pero esta se agachó y le dio a Sirius que estaba intentando que Sophy soltara a Matt.

-Jajajaja.- rió Sam al ver como la almohada golpeaba a Sirius en la nuca. Sirius frunció el ceño y con una sonrisa en la cara cogió una almohada y se la lanzó a Sam que paró de reír. Lily volvió a reírse como una loca hasta que recibió un almohadazo de parte de James que hizo que las plumas se le pegaran con el barro que llevaba encima.

-Jajajaja, pareces una gallina.- James empezó a reír consiguiendo que Lily lo convirtiera también en gallina xD.

Unas horas después, cuando Sophy se había tranquilizado y había soltado a Matt y los demás habían dejado las plumas y las almohadas y estaban totalmente agotados.

-¿Qué hora es?- preguntó Remus que estaba sentado al pie de la cama de Sam. Lin miró su reloj.

-Las nueve y cuarto van a dar.- contestó.

-¡Mierda!- gritó Remus.- Tengo que irme.

-¿Qué pasa?- preguntó Ann mirándolo- ¿A dónde tienes que ir?

-Os recuerdo que hoy es luna llena, soy un hombre lobo, que dentro de unos quince minutos saldrá la luna y que tengo que irme a la casa de los gritos.- dijo Remus levantandose del suelo.

-¡Es verdad! ¡Lo olvidamos por completo!- dijo Matt golpeándose en la frente.

-Será mejor que nos vallamos.- dijo Sirius levantandose.

-No, mejor que os quedeis.- contestó Remus sonriendo- Estáis cansados y algunos teneis que ducharos.- dijo mirando a James y a Lily.

-No, Remus nosotros te acompañamos.- dijo Charly levantandose.

-No será mejor que os quedéis, además puedo haceros daño...- dijo Remus apartando la vista. Luego abrió la puerta para salir y dijo como despedida.- Dormid bien.

Cundo Remus bajaba las escaleras que llevaba a la sala común oyó una dulce vocecilla que lo llamaba.

-¡Remus! ¡Remus, espera!- gritaba Ann que bajaba corriendo tras de él.

-¿Qué quieres?- preguntó Remus girándose para hablar con ella.

-Has dicho que podías hacerles daño, pero a mí no.- dijo Ann sonriendo.

-¿Qué?

-Que yo ya he estado una vez con tu parte más salvaje xD- dijo Ann riendo- Y no me hiciste nada, así que puedo ir contigo :D

-Pero... pero... Puedo hacerte daño. Además no creo que quieras venir...- explicó Remus.

-Remus, si te estoy diciendo esto, es porque quiero ir, y no quiero que te quedes solo. ¿Entintes? Así que no me discutas. Voy y punto.- dijo Ann con voz de sargento.

-¡A sus ordenes sargento Ann! xD- dijo Remus haciendo una especie de saludo militar.

En la habitación, entre todos iban recogiendo las plumas que se habían salido de las almohadas. Excepto Lily que en esos momentos estaba en la ducha quitándose el barro.

-¿Ya estás más tranquila?- le preguntó Matt a Sophy alejándose un poco de ella con miedo a que le volviera a atacar.

-Sí. Mucho mejor.- dijo Sophy sonriendo.- No creas que te voy a volver a intentar matar... ya me he desahogado bastante jajaja.

-Lo he notado.- dijo Matt con una sonrisa.

- Por cierto, ¿recuerdas nuestra primera y única cita?- Matt asintió mientras sonreía.- Pues tienes algo que contarme, no sé si te acuerdas...

-¿Algo que contarte?...- preguntó Matt- No, no sé de que me hablas...

-Matt... Sabes perfectamente a qué me refiero.- dijo Sophy sonriendo- Vamos, no seas tonto, cuéntamelo.

-No, olvídalo. Es una tontería.-contestó el sonrojándose un poco.

-¡MATT! ¡Ya me lo estás contando!- dijo Sophy- Si no quieres que me enfade... ¡CUENTAMELO!

-Está bien... Está bien...- dijo respirando hondo- Te iba a preguntar... te iba a preguntar si... ¡Si querías salir conmigo! ¡Ya está, ya lo he dicho!- Sophy abrió los ojos lo máximo que pudo.- Sabía que esa sería tu reacción, por eso no te dije nada...

-¿Qué habrá mucho los ojos quiere decir que te voy a decir que no?- preguntó Sophy sonriendo. Matt se encogió de hombros. Sophy le dio un breve, pero significativo beso en los labios.

-Entonces, ¿eso es un sí?- Sophy volvió a besarlo.

PUM

Todos se giraron hacia donde provenía el fuerte ruido. Sam estaba tirada en el suelo, junto con el armario de 2m de altura por 2,50m de ancho.

-Jiji...- sonrió Sam nerviosa.

-¿Sam casi se te acaba de caer ese armario encima o me lo parece? O.o- preguntó Charly mirando el armario.

-Noooo...- negó Sam sonriendo.

-Será mejor que lo hagamos ya.- dijo Sirius ayudando a Sam a levantarse. Luego Sirius abrió la puerta.

-Lily, vamos a necesitar tu ayuda.- Sam cogió a la pelirroja del brazo y se la llevó hacia fuera.

-¡SAM!- gritó Lily- ¿Nos vas a contar que es lo que pasa? ¡Porque sino yo me niego a ir!

-Es una larga historia...- explicó Sam- Os prometo que os lo contaré, pero luego ¿sí? Ahora vamos.

Corrieron por un pasillo hacia el baño de las chicas. Se les hizo bastante difícil ya que Lily no paraba de quejarse e intentar soltarse.

-¿Para qué has traído a esta?- preguntó Sirius sorprendido señalando a Lily.- No hace más que quejarse.

-¡Perdona! ¡Pero esta tiene nombre y se llama Lily!- dijo Lily señalándose a si misma.

-Ella era del contacto del que te hablaba.- explicó Sam sin parar de correr.- Sabe mucho de pociones, incluso más que Snape.

-¿A caso lo dudabas?- preguntó Lily indignada.

Entraron en el baño. Sirius sacó un libro de pociones de debajo de su túnica y se lo entregó a Lily, junto con los ingredientes que habían recogido. Luego abrió el libro por una pagina marcada.

-Necesitamos que hagas esta poción.- pidió Sam.

-¿¡¿Qué?!?- preguntó Lily- Esta poción de muy peligrosa, además es de barios cursos más avanzados que el nuestro. Yo no sé como hacer esto...

Vamos Lily. Tienes que intentarlo...- rogó Sirius.- ¡Tu eres toda una experta, tienes que poder hacer algo!

-Lo intentaré, pero luego tendréis que darme una explicación.- Sam y Sirius asintieron.- Necesito un caldero.

-Sí, tengo aquí uno.- dijo Sam sacándolo de detrás de un lavabo.

-Bien.- Lily cogió el libro y empezó a echar los ingredientes dentro. Luego cogió su varita y pronunció unas palabras que Sirius y Sam no entendieron, ya que debían de ser de algún idioma antiguo. ¡PUM! Una fuerte explosión hizo que todo se llenara de humo.- Bueno... creo que ya está.

-¿Ahora que hay que hacer con esto?- preguntó Sam.

-Ahora la persona que tiene este problema tiene que tomarlo, pero solo tres gotas, ni una más ni una menos. Ya que podrías ser mortal.- explicó Lily.

-Gracias.- contestó Sam sonriendo. Luego cogió la cuchara con la que Lily revolvió la poción y dejó que tres gotas cayeran en el interior de su boca. Sam empezó a convulsionar hasta hacer al suelo.

-¡Sam!- gritaron Lily y Sirius a la vez- ¡Sam, despierta!- Sam dejó de moverse. Se hizo el silencio. Sirius la abrazó con fuerza y Lily empezó a llorar- ¡Sam!

-¡Bu!- gritó Sam abriendo los ojos y riendo.

-Serás...- maldijo Lily- ¡No vuelvas a hacerlo!

-¡Nos has dado un susto de muerte!- Sam puso cara de angelito- Bueno..., ¿como te sientes?

-Bien.- dijo sonriendo- Creo que ha funcionado. Pero solo hay una forma de saberlo... Sam sacó un puñal de debajo de la túnica y lo dejó en el suelo. El puñal no se movió.- Sí, ha funcionado.- Sirius la besó.

-Bueno... creo que aquí sobro...- dijo Lily sonriendo.- Voy a buscar a los demás.

-Vale.- dijo Sirius sin apartar la boca de la de Sam.- ¿Entonces, ahora ya somos pareja oficial?- Sam asintió.

Mientras tanto Ann y Remus llegaron a la casa donde la anterior vez Remus sufrió la transformación. Allí había una manta tirada en el suelo.

-Enseguida saldrá la luna...- dijo Remus débilmente sentado en la manta. Ann asintió.

-¿Qué es lo que sientes cuando te transformas?- preguntó Ann mientras buscaba algo por los armarios de la casa.

-Dolor.- respondió Remus con una risa irónica.

-¿Y no hay ninguna forma de que te duela menos?- preguntó la chica- No sé, ¿alguna poción, algún hechizo o algo?

-No creo...- dijo Remus sonriendo agradecido por el apoyo que le daba Ann.

-¡Ya lo tengo!- gritó Ann. Remus alzó una ceja. Ann se acercó con una cajita de madera.

-¿Qué es eso?- preguntó Remus muy interesado.

-¡Ahora lo veras!- Ann abrió la tapa de la caja y Remus pudo ver un montón de ovillos de hilo de todos los colores.

-¿No pretenderás ponerte a coser verdad?- preguntó Remus sonriendo.

-¡No, tonto! Es para hacer acupuntura.- explicó Ann. La cara de Remus cambió por completo.- No pongas esa cara, seguro que te ayudará.

-No estoy muy seguro...- Ann lo miró con el ceño fruncido.- Vale, vale. Si tú lo dices...

-Quítate la camiseta.- dijo Ann.

-Ann no vayamos tan rápido...- bromeó Remus.

-Jajaja. Venga quítatela y túmbate boca abajo.- ordenó sonriendo. Remus le izo caso y se quitó la camiseta. Ann no pudo evitar sonreír al ver tanto músculo junto (ni Ann ni nadie xD). Luego se tumbó boca abajo y Ann se sentó sobre su cintura.- ¿Preparado?

-No...- gimió Remus. Ann le clavó la primera aguja. (Niños, no hagáis esto en casa xD)-¡Auch...!

-No me seas quejica...- dijo Ann sonriendo y clavando la segunda aguja. Y así siguió hasta llenarle toda la espalda de agujas.- ¿Mejor?

-Sí.- dijo Remus sonriendo.- ¡Oh, oh...! Ann será mejor que te apartes, estoy empezando a transformarme. Ann se quitó de encima de Remus. Remus se puso de pies y empezó a moverse bruscamente. La luz de la luna llena brilló en su cara y su sus pantalones se rompieron y las agujas salieron disparadas. Empezó la transformación. Pero aquella vez, fue diferente a las demás. Remus no gritó, ni sintió ningún dolor ni físico, ni psíquico. La acupuntura había funcionado. Ann se quedó observándole.

-Remus...- le llamó Ann. El lobo la miró y se acercó lentamente. Ann se agachó para saludarlo y él le lamió la cara, dando a entender que la había reconocido. Luego Ann se tumbó en la manta y fue quedándose dormida. El lobo se tumbó junto a ella quedándose también dormido.

Lily entró en la habitación y vio como Charly y Lin se habían quedado dormidos abrazados en la cama de Lin. Y Matt y Sophy igual que los otros dos pero en la cama de Sophy.

-¿Y estos?-preguntó Lily extrañada- ¿desde cuando están juntos?- Lily suspiró y se dirigió a su cama, pero se llevó una gran sorpresa al encontrarse al lobo feroz... digo... a James en la cama.- Hay que decir que es mucho más mono cuando duerme...- dijo Lily sonriendo.- ¿Y ahora donde duermo yo?... Bueno habrá que hacer una excepción... Se supone que es mi novio ¿no?- Lily se tumbó junto a James e instintivamente el se abrazó a ella. Lily sonrió y se quedó dormida.

A la mañana siguiente James abrió un ojo y vio a Lily tumbada junto a él. Lo más sorprendente de todo no era que Lily estuviera allí, sino que estuviera sonriendo dormida. James se acercó a ella y trató de besarla cuando Lily lo detuvo.

-¡Mierda!- dijo James cerrando fuertemente los ojos y esperando alguna reacción. Luego los abrió lentamente y vio a Lily suspirar.- Perdona... pero ¿Quién eres y qué has hecho con Lily?

-...

-¿No vas a pegarme, zarandearme, intentar ahogarme, lanzarme un libro, ni nada?- preguntó James sorprendido.

-No... no creo.- contestó Lily pensándoselo un rato.

-¿Entonces por qué me has parado?-preguntó James confuso.

-Porque quería ser yo la que te besase a ti primero, antes de que lo hicieras tú.- contestó la pelirroja sonriendo y besándole.

El resto de las parejitas también se levantaron con muy buena cara... Los chicos fueron a su cuarto a ducharse y vestirse y las chicas hicieron lo mismo, luego se reunieron en la sala común, para bajar a desayunar.

-¿Dónde están Sirius y Sam?- preguntó Lin- No han aparecido en toda la noche...

-Déjales, ya aparecerán.- contestó Matt.

-Sí, deben de estar celebrando que por fin sean pareja...- dijo Charly sonriendo.

-Aún no e lo puedo creer...- dijo Lily, todos la miraron- Hace unos meses no nos podíamos ni ver y ahora....

-Lily, mejor di hace unas horas....- dijo Sophy mirándolos a Lily y a James.- Por que no sé si te acuerdas, pero hace unas horitas le estabas tirando objetos a James a la cabeza....- James sonrió y cogió a Lily por la cintura.

Bajaron al Gran comedor y al abrir la puerta todos los alumnos que estaban allí se giraron sorprendidos al verlos tan juntitos. En la mesa de Gryffindor vieron a Sam sentada sobre Sirius sonriendo.

-¡Chic@s!- girtó Sam salundandolos con la mano.

-Por lo que veo... Aquí nadie se ha quedado sin pareja...- dijo Lin sonriendo.

Todos se sentaron a desayunar y estuvieron hablando sobre todo lo ocurrido cuando uno de ellos se dio cuenta de que aún faltaba alguien.

-¿Y Ann y Remus?

Ann se despertó y noto su cara húmeda. Era una sustancia húmeda y pegajosa.

-¿Qué es... qué es esto?- preguntó Ann tocándose la cara.

-Lo siento... he sido yo.- dijo Remus sonriendo.

-Son... ¿son babas?- pregunto Ann. Remus asintió.- Puag...- dijo Ann quitándose las babas de lobo de la cara.

-Jajajajaja.- rió Remus dándole un pañuelo y ayudándola a limpiárselas.

-¡Baboso!- gritó Ann saltando sobre Remus.

-¡Ah!- gritó Remus- Me has asustado... Ann... ¡no! ¡Para! ¡Estate quieta! Jajajaja ¡Deja de hacerme cosquillas! Jajajaja ¡Quieta! ¡Por favor para! Jajajaja.- Ann paró y se quedó mirándolo sentada sobre su cintura. Se quedaron en silencio y poco a poco Ann se acercó hasta él. Sus bocas se quedaron a dos centímetros. Ann dudó un momento. Así que Remus se le adelantó y le dio un suave beso en la boca. Separaron las bocas y volvieron a juntarlas para volver a besarse.

Las puertas del Gran Comedor se abrieron y por ellas entraron Remus y Ann cogidos de la mano.

-Ablando del rey de Roma...- dijo Sam sonriendo.

Se sentaron a desayunar y siguieron hablando, hasta que la puerta volvió a abrirse, dejando entrar a Dumbledore.

-¿Qué pasará?- preguntaron todos. El comedor estalló en murmullos.

-Queridos alumnos, tengo una mala noticia que darles. Va haber que abandonar el colegio durante una temporada, posiblemente todo el curso.- más murmullos- El Ministerio me ha pedido que mantenga en secreto el motivo... Pero yo creo que lo más adecuado es decirles la verdad. Lord Voldemort ha regresado y está reclutando aliados.- se oyó un fuerte grito- Como ya sabéis este sería uno de los lugares más seguros donde podéis estar, pero dado que creemos que varios de sus aliados estás dentro de este colegio, lo mejor será que volváis a vuestras casas. No creo que debáis asustaros, pero sí, estad alerta. Nada más por ahora. Hagan las maletas. Hoy saldrá el tren de regreso.

-Vamos.- dijo James llamando al resto de los chicos.- Tenemos que tratar de tranquilizarlas. Luego haremos las maletas ¿sí?- Remus, Sirius, Matt y Charly asintieron.

Todas las clases que tenían durante el día e suspendieron para que los alumnos pudieran preparar el equipaje. A la tarde llegó el tren. Cuando todos los alumnos subieron a él el tren se puso en marcha.

-¿Qué vamos a hacer ahora?- preguntó Sophy para romper el incomodo silencio.

-No lo sé.- dijo Sirius- Supongo que nos iremos de vacaciones... Lo más lejos posible... hasta que todo se calme...

-Tal vez...- dijo Lin mirando por la ventana.

-No os preocupéis.- dijo Remus intentando tranquilizarlos, aunque el estaba igual de nervioso- Si Dumbledore lleva el problema lo solucionaran enseguida.- Todos asintieron.

El tren estaba llegando y los chic@s cada vez estaban más nerviosos. Ningun@ quería marcharse ya que sabían que hasta el próximo curso no se volverían a ver.

-¡Tengo una idea!- dijo Sam- Podemos convencer a nuestros familiares para que vayamos todos juntos de vacaciones.

-¿Crees que funcionará?- preguntó Lily.

-Puede que sí. James irá con sus padres, que estarán dispuestísimos, Sirius y Remus pueden ir con ellos. Lily, tú con tu madre, es muy simpática. Sophy tu podrías ir con tu primo. Matt y Charly, seguro que podéis ir con vuestros padres, no creo que se nieguen a ir de vacaciones. Lin tu podrías pedirles permiso a tus padres para que vengas conmigo y con mi hermano. Seguro que nos dejarán.- explicó Sam.

-¡Que novia más lista me he echado!- dijo Sirius riendo y abrazando a Sam.

-Jajajaja- rieron todos. El tren paró y todos sacaron sus equipajes.

-Bueno...- dijo Lily cuando bajaron.- Parece que es el momento de decir adiós.- dijo mirando a la familia de cada uno, que los esperaban en la estación de tren.

-¿Adiós?- preguntó James- No creo...

-No, yo tampoco- negó Charly.

-Adiós, suena a hasta nunca...- explicó Ann.

-¿Entonces?- preguntó Lin.

-Volveremos a vernos.- dijo Matt sonriendo.

-Si nos damos prisa, dentro de muy poco.- contestó Sophy.

-Así que nada de adiós.- dijo Sirius.

-Sí, mejor, digamos... - continuó Sam.

-¡¡¡HASTA PRONTO!!!


************************************************************************************************************************************

Este es el último capitulo de este fic. Sé que lo he tenido un poco avandonado, bueno, un poco bastante. Por eso he pensado que lo mejor sería darle un final. Sé que a algunos no os gustará el final ya que queda un poco colgado, pero se me acababan las ideas...

Espero que os haya gustado. Y si no, pues intentaré mejorar mis otros fics. Gracias a los que habeís leido y a los que habeís echado un vistazo. Y sobre todo a los que habeís dejado RR.

Contesto a los útimos RR:

Evelyn Black Vega: Hola wapa! Me alegro de que te haya gustado. Aunque sé que me mataras por acabarlo tan pronto... Como ya ves Lily y James si que han acabado juntos. El problemilla con la muerte de Sam solucionado xD. Bueno, que me alegro mucho de que lo leyeras y de que me dejaras RR. Muchisimas gracias y hasta pronto jeje. Muxus de turron de chocolate. ZORIONAK ETA URTE BERRI ON.

Voru: Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias por el RR y siento acabarlo así. Feliz navidad y prospero año nuevo. Besukis.

Petite larme d unicornio: Hola!!! Me alegro muchisimo de uq e te gustara. Sé que tardo mucho en actualizar.... Pero se hace lo que se puede. Se que el final no te gustara pero quería cabar ya este fic. Muchas gracias por los RR Y FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2007. Muchos besos de polvorón.

Este capitulo aparte de ser el final de mi primer fic, lo uso para felicitaros la navidad y desearon un feliz y prospero año nuevo. Pasadlo bien y seguid leyendo.

P.D: Los RR que dejeis a este capitulo los contestaré directamente en los RR.

Besos, GARA

 

GUERRA DE SEXOS - Fanfics de Harry Potter

GUERRA DE SEXOS - Fanfics de Harry Potter

GUERRA DE SEXOS 1. CAPITULO: HASTA SIETE CARTAS El verano había acabado y Lily, una chica pelirroja d ojos verdes y muy mal genio, esperaba una carta. Se hab�

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-guerra-de-sexos-fanfics-de-harry-potter-1998-0.jpg

2023-02-27

 

GUERRA DE SEXOS - Fanfics de Harry Potter
GUERRA DE SEXOS - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/18269
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences