Una Navidad que marca la diferencia. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

 y>Escucha esto mientras lees---> https://www.youtube.com/watch?v=Kw2Ic_2XdVQ&ob=av2e______________________________________________________ Desde la mansión se escuchaba caer litros y litros de lluvia, parecía que en cualquier momento el lugar iba a inundarse. No había animales, no había hierba viva, sino seca, no había personas... excepto ellos dos. La soledad era tan inmensa, que hasta el ser más frío e invulnerable del planeta, sentiría un vacío dentro de sí. Aquellos inconvenientes de vivir en medio de un bosque, no importaba a la familia más poderosa del mundo mágico, estaban acostumbrados tras tantos años con la ausencia de la felicidad. La esperanza de encontrar sentimientos en la casa, era casi imposible, casi. Esos ojos grises, los únicos que podían contener algo todavía, los que, a pesar de que su brillo estuviera congelado sin mostrar nada, podrían revivir alguna vez.

Para él la idea era demasiado desagradable, solo su madre le intentó enseñar a ser así, ella que apreciaba la vida, le daba sentido, pintaba los colores que ahora se habían corrido por causa de la lluvia funeraria. La muerte de Narcissa Malfoy, fue toda una desgracia, aunque el señor Malfoy la tratara siempre de esa manera y pareciera que jamás fue persona, él también la hechaba de menos, con mayor razón decidió olvidarla por completo... y convertirse en un trozo de hielo, incapaz de derretirse, la calidez le había abandonado y se encontraba enterrada bajo tierra.

Navidad, una preciosa época que allí no existía. Draco la celebró en Hogwarts innumerables veces, nadie se lo impidió. Fue el niño más egoísta, mimado, creído e hipócrita de todo el castillo, un feliz ignorante de lo que su padre intenta crear en él. Cinco años habían pasado desde la muerte del Señor Tenebroso, dos desde la muerte de Narcissa, tres días desde la muerte de Lucius Malfoy, quien no pudo soportar que le encarcelaran en Azkaban, hace tan solo un año. Por tanto, el heredero Malfoy había cambiado. Demasiados golpes seguidos para él, sobretodo cuando se dio cuenta de su gran cobardía a causa de su mínimo poder de entonces.

El dinero de Gringotts le hacía muy poderoso, claro está, pero por el lado de la reputación, su familia era la más terrible de todas. Su mayor error, tras descubrir su cobardía y la verdad, no abandonar el pequeño círculo de mortífagos, ni olvidar su último plan como venganza. La tenían a ella, a la odiosa sangre sucia, también llamada Hermione Granger. Un cebo perfecto, todavía no sabían ni cómo consiguieron capturarla. Parecían críos jugando a ser Dios, los niños acaban haciéndose daño por sus tonterías y llorando en un rincón.

-Señor...- una elfina llamó con voz temblorosa a Draco, que parecía ausente mientras miraba a través de la ventana y más allá del cielo-. Hay... hay problemas en... el sótano.
-Pues encárgate,- dijo aburrido y aun sin mirar a su esclava.
-Señor Malfoy... ella... ella...

Acto seguido, la elfina comenzó a llorar y patalear contra el suelo, a la vez que se daba con sus manos sucias en la cabeza, auto-castigándose. El rubio intentó ignorarla, no duró mucho, el ruido era insoportable y su paciencia muy corta. La cogió del trapo, elevándola del suelo y le espetó en la cara:

-Te ordeno que dejes de molestarme. ¿Qué sucede?- sus palabras fueron claras, bruscas y sobretodo, furiosas. Creía averiguar lo que había ocurrido.
-La... la señorita... Granger...- paró unos segundos, tratandod e evitar un nuevo sollozo-. Escapó, sobornó a un elfo doméstico.

Volvió a dejarla en el suelo, aunque más bien la lanzó. Draco se avanlanzó hacia las escaleras, bajando con su típica elegancia y con más prisas de lo normal. Todos entendieron de inmediato que algo estaba pasando y, tras preguntarle a la elfina, buscaron por cada rincón de la casa las más mínima pista de la castaña. El rubio llegó pronto al sótano y exigió que le informaran de inmediato.

-Tal como ordenó a Lucky, señor, Lucky y más elfos mataron al traidor. Mas la sangre sucia escapó de Lucky, debe de encontrarse en el bosque, señor.

¿Qué iba a hacer? Si los demás implicados en el plan, se enteraban de su descuido, podrían matarle de la manera más cruel que hubieran aprendido del Señor Tenebroso. Poniéndose de los nervios, se revolvió su platinado cabello y cerró con fuerza los ojos. "Cobarde, no te atreves a ir al bosque", su conciencia le estaba retando y, como un caballero que le enseñó su madre a ser, no iba a rechazar aquella oferta. No sería más un cobarde, iría a ese bosque, por muchos licántropos, vampiros, lobos, centauros, trolls que hubiera... No iba a mandar a ningún elfo doméstico, por muy mal que estuviera sonando ir tras la impura, Draco Malfoy no era un cobarde, ya no.

º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º

Las ramas de los árboles, eran como cuchillas sobre la fina y pálida piel de la joven, si salía viva del intento, quedarían muchas cicatrices de aquel mal recuerdo. Los únicos animales que podría encontrar en el bosque, no podrían ser más que bestias descomunales. Solo recordar el troll y los centauros que vió en su vida... Daba escalofríos, no se detuvo, tenía que abandonar su prisión cuanto antes y también llegar antes de la luna llena o podría encontrarse con algún licántropo como el profesor Lupin.

Ella no era especialmente atlética, no era solo que no la gustara el Quidditch, ¡el ejercicio no era lo suyo! Corría tan rápido como podía, trataba de mantener los ojos abiertos, a pesar de la terrorífica visión del bosque por la noche. Hasta que la raíz de un árbol se le hizo un obstáculo irremediable y cayó con fuerza en la tierra húmeda y llena de nieve. Su respiración era muy agitada, no solo por la carrera, el terror que la causaba ser atrapada por ese pasado oscuro que creía destruido con los horrocruxes, le hacía temblar.
Sintió una mano agarrarla de sus brazos e incorporarla con rudeza del suelo, ésto provocó que los copos de nieve que cubrían los cabellos de Hermione, se cayeran con suavidad y se confundieran con el resto del manto blaco. Solo entonces cerró los ojos, para no pensar que estaba atrapada o perdida, porque sería cuando se derrumbara y dejaría de pensar coherentemente. Draco la zarandeó un par de veces, gritándole algo, pero la castaña no quería escucharle... Además, ella no entendía el idioma de los hurones, él era el hurón cobarde de Hogwarts, jamás ascendería ni a amenaza. Con valentía y decisión, abrió los ojos y le espetó: -¡Déjame! ¡No tienes derecho a tocarme, fíjate que hasta yo, la sangre sucia, vale mil veces más que tú! Me das asco...- le miró a sus ojos grises con una sonrisa cruel, al tanto de que aquellas palabras eran un golpe bajo en su ego. Se acercó a Draco, intentando ser amenazadora- Vuestro plan va a fracasar. -No voy a fracasar, los otros idiotas puede, pero tú no sabes mis objetivos reales...- las palabras salían como un siseo de entre sus labios, apretó su agarre. Ella se soltó tras varios intentos de forcejeo y echó a correr. No llegó muy lejos cuando volvió a estar apresada. El rubio sabía que él solo jamás conseguiría devolverla a su casa, a no ser que cayera inconsciente. No se iba a ir de rositas, la desobediencia se pagaba y eso haría la castaña, pagarle. Ese año en tercero, la humillación que le hizo pasar con el puñetazo... La venganza corría por sus venas y, con demasiada fuerza, cogió ambos brazos de Hermione, dejándola a dos centímetros de él. Junto sus labios con furia, deseando que ella jamás olvidara el peor momento de su vida, aunque debería sentirse privilegiada. La volvió a soltar con exageración. La castaña, por la impresión, cayó al suelo de culo y se quedó quieta. Los copos de nieve caía en cantidades enormes sobre ellos dos. En Draco apenas se notaba, la leona en cambio, parecía que desaparecía junto al paisaje. Ella comenzó a temblar y llorar con rabia, ya no tenía que escapar, así que se quedaría allí hasta que olvidara lo sucedido. Él dio media vuelta y, a paso lento, volvió a su mansión con intención de no volverse a involucrar nunca más con gente tan patética, ni rehenes ni socios sin cerebro. º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º_o_o_º Lo que había pasado, fue bastante extraño, demasiado. Desde cuando ellos... ellos... su mayor contacto fueron golpes, ¡no aquello! El dormitorio del hurón estaba caldeado por una chimenea y con las ventanas cerradas. Draco se tumbó en su cama, pensando. Le matarían si se enteraban, le harían sufrir como poco. Gritó frustrado, no tendría que haberla dejado escapar, ¡tendría que haberla encadenado a la mazmorra! -Malfoy. Se incorporó al instante y comprobó, sorprendido, que Granger estaba allí. Le siguió durante su regreso, cuando creyó que volvería con el zanahoria y el cara-rajada. -¿Por qué lo haces?- le preguntó, acusándole como si fuera un asesino, aunque en sus manos no había sangre ni nunca la habría.- Me refiero a ser siendo un mortífago, a secuestrar inocentes, ¡ser tan hurón! -Solo eres un Sangre Sucia...- ¿qué venía a exigirle? Su pasado, presente y futuro siempre estaría atado a la maldad, no tenía otro camino. Y ella tenía la culpa de su odio hacia los impuros, siempre tan perfecta e irritante... Tan perfecta, pero no sabía hasta qué extremo podría serlo.- Dudo mucho que sepas más que yo de la vida. -Sé más que tú, ¡porque tengo una vida! La gota que colmó el vaso. Le iba a enseñar qué sabía él, le enseñaría tanto el sufrimiento como el placer. Lo más probable era que no conociera ninguna de esas cosas tanto como lo hacía Draco. Se acercó a Hermione, ¿había venido solo para echarle en cara esas cosas?, ella no se movería, lo sabía. Besó sus finos labios, como lo hizo antes aunque algo más controlado esta vez. Sintió los brazos de la castaña abrazándole y una duda vino a su mente, ¿y si se estaba equivocando? ¿Y si ella no era virgen y no iba a dejarla un recuerdo desagradable? Se despojó de esos pensamientos, a la vez que desabrochaba la camisa de la impura. Supo entonces que su venganza no sería fallida, a que ella intentó forcejear, pegándole puñetazos en el pecho. Bajó hasta su cuello, inmovilizándola, lo moridsqueó, besó, lamió, lentamente bajó hasta el sostén, que se lo quitó sin problemas. No era ni mucho menos perfecta o como las otras mujeres con las que había salido, era suave y guapa, sin exageraciones físicas ni un egocentrismo insoportable, como era el de él. "¡Draco! ¿Qué estás haciendo?", la voz de, ¡de su madre le habló! Fue como un recuerdo, cuando quiso comerse el pastel de chocolate negro relleno de mente que preparó Narcissa para una cena importante, tan solo tenía 6 años. Se quedó paralizado, él no era como su padre, él no era un capullo. Además, en cada roce con Granger, solo sentía frío, hielo, aunque con besos le queman sus labios. ¿Cuál era la diferencia? "Una sola diferencia, idiota. Yo siento amor, tú solo sientes deseo", esta vez, fue Pansy quien habló en su mente. Recordaba eso, Draco no quería prometerse y Parkinson sí, ella insistió y el rubio la dijo: "¿Y qué diferencia habrá? Seguiremos igual, pero con un absurdo papel más que guardar". Se separó de Hermione, con los ojos fuertemente cerrados y pensando. Ella volvió a sentirse liberada y se vistió rápidamente. ¿Por... por qué había vuelto del lugar del que escapaba? Era absurdo, pero sentía que le faltaba algo por hacer allí, como si su corazón fuera un imán y otro de energía contraria la atrayera con una fuerza increíble. Y solo entonces lo supo, su único alivio era que alguien como Malfoy jamás sabría el por qué de esa situación. Solo una palabra... o más: atracción, pasión, sentimientos compartidos, calor y frío. Puede que eso se resuma a una sola palabra, la cual jamás mencionaría de sus labios, dejándose en evidencia. El rubio se sentó sobre la cama, igual que la joven. Cogió su pálida mano, incapaz de estar lejos de él. Se cabreó y dijo: -¡Esto es culpa tuya, Malfoy! -Y tuya también- tenía la voz ahogada, como si le constase admitir todo aquello. -¿Y ahora qué?- suspiró resignada a la verdad. La ventana, debido a la gran ventisca de nieve que estaba ocurriendo fuera, se abrió de par en par, apagando el fuego de la chimenea. -Quizás irnos... -¿Los dos? Pero... pero... tú, tú eres un... -No soy un asesino,- se levantó de golpe, negando con la cabeza. Fijó sus fríos ojos grises en la castaña, que no se inmutaría hasta obtener su respuesta.- ¡Solo soy un cobarde! ¿Vale? Granger se levantó también y volvió a besarle, esta vez empezando ella, correspondiendo y demostrando sus sentimientos, para su decepción no pudo esconderlos. Puso sus manos en la nuca del rubio, quien la agarró de la cintura y la acercó. Ambos desbordaron pasión, quitándose de encima las preocupaciones, las dudas, los sentimientos negativos. Solo querían soltarse del mundo y mantenerse ellos unidos. Dejar en evidencia o con un sufrimiento eterno a la impura era imposible si venía de él, el bosque le confundió demasiado. ¿Qué serían aquellas sensaciones eléctricas que le recorrían todo el cuerpo? No solo era deseo, sino algo más. Y no era solo desde hace una hora... desde que la conoció, sabía que la competencia entre ellos sería de lo más interesante, demasiado. La falta de oxígeno les obligó a separarse para respirar agitadamente. -Si todavía fueras un cobarde, te negarías a seguir haciendo esto conmigo, por MIEDO a los demás.- Le acarició la mejilla y Draco asintió. -Tú, en cambio, siempre con esa perfección tan insufrible,- bromeó. -Entonces no soy perfecta. Juntos, de la mano y de los corazones, salieron de la habitación, camino a cualquier lugar, donde las opciones que se eligieran no fueran juzgadas y las opiniones se las guardaran si no eran agradables. ¿Un lugar imposible? Qué equivocación, en Navidad nada es imposible. Para Hermione Granger y Draco Malfoy, nada es imposible, ellos marcan la diferencia.
Todos pueden, ¿y tú? Seguro que a una amiga has dejado una marca de amistad.

Una Navidad que marca la diferencia. - Fanfics de Harry Potter

Una Navidad que marca la diferencia. - Fanfics de Harry Potter

Escucha esto mientras lees ---> http://www.youtube.com/watch?v=Kw2Ic_2XdVQ&ob=av2e______________________________________________________ Desde la mansión se e

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-una-navidad-que-marca-la-diferencia-5448-0.jpg

2023-02-27

 

Una Navidad que marca la diferencia. - Fanfics de Harry Potter
Una Navidad que marca la diferencia. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/96259
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20