Y es que el roce hace el cariño. - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Albus nuncahabía entendido muy bien que significaba que el roce hace el cariño, a ver, queél solito llegaba a entender que cuanto más tiempo pasas con alguien más lequieres, aunque no tenía claro que eso se cumpliese de verdad, su hermano Jamesy Charlotte Butler llevaban siete añosen la misma casa compartiendo clases y sala común y se odian, ya se habíaolvidado del número de veces que había visto a James simular una arcada al vera la rubia o cuantos años llevaba está burlándose de él cada vez que acabacastigado. No lo entendía, le parecía que sonaba bien, que era algo bonito yhasta un tanto romántico, pero seguía sin comprender su significado, o por lomenos así fue hasta que un día su abuela le hizo abrir los ojos.

 

Era una tarde de verano, semanas antes de que el jovenPotter comenzara su último curso, se encontraba en la cocina viendo como suabuela hacia galletas para que merendaran todos sus nietos, hacia bastante queMolly había comenzado a hablarle sobre la familia mientras preparaba la masa yahora, con el horno ya encendido y los dulces comenzando a dorarse, se habíagirado sonriente para mirar al que siempre seria su pequeño, removerle el peloy con una simple frase conseguir que se juntaran las piezas que faltaban.

-Al, lo que pasa es que el roce hace el cariño y en estafamilia siempre ha habido mucho de las dos cosas.

En ese momento todo le encajo a la perfección, él porqué Vicodiaba tanto a la sabelotodo de su prima francesa y adoraba tanto a Rose, loque conseguía que Lily y Hugo parecieran uno o que Lucy y Dom se entendieransin necesidad de palabras.

Sin embargo la cosa no quedó ahí, su mente inquieta siguiópensando en ello durante sus últimas semanas de vacaciones, expandiendo elradio de acción de tales palabras, llevándolas más allá de la familia eincluyendo a todos sus amigos en la ecuación. Así era más fácil toparse con larazón por la cual Stella y Charley eran tan amigos a pesar de ser polosopuestos, lo que hacía que Helen y Mia con tan pocas palabras se compenetrarana la perfección o Jasper y Steve lo aclararan todo casi sin hablar
se pasódías analizando las relaciones de sus amigos y primos, sorprendiéndose por cada cosa nueva que descubría yestando cada vez más seguro de que su abuela tenía razón, hasta el punto de quellego el día de volver a Hogwarts sin olvidarse de aquel asusto.

Cuando se habían reunido todos en un compartimento en el queobviamente no cabían comprobó hasta qué punto había acertado, en frente suya seencontraba Scorpius con Rose sentada encima suya por la falta de hueco, comohabía intuido durante las vacaciones solo había amistad entre ellos, lapelirroja podría comportarse igual con cualquiera de sus primos y a nadie leparecería raro, al lado de ellos estaban Jasper y Steve, teniendo el ultimo laespalda apoyada en la pared y las piernas sobre el pelinegro sin que este sequejara o mostrara algún tipo de molestia, en el suelo se encontraban Helen yMia, compartiendo el espacio de forma que las dos podían estirarse cómodamente,a su lado Albus tenía a Stella, que estaba recostada encima de Charley ypicándole por qué según ella había engordado este verano y ahora era inclusomejor almohada que el año pasado, a lo que el chico respondía despeinándola yamenazándola con quedarse sin almohada. Por ultimo quedaba Rachel, esa chicapelirroja y menuda que se encontraba sobre las rodillas de Albus con la cabezaapoyada en su pecho y la barbilla del chico posada sobre su cabellera. Comprar freidoras baratas para casa e industriales

Al echar un vistazo a todos sus compañeros Albus habíadejado inconscientemente a Rachel para el final, a pesar de tenerla sobre suspiernas, y no fue hasta que se fijó en ella que no se dio cuenta de que enningún momento se había parado a analizar su relación como con los demás. Albusla adoraba, eso lo tenía muy claro desde hace bastante, la consideraba una desus mejores amigas y era incapaz de recordar un solo día en el castillo en elque no hubiera hablado con ella. Era una chica bajita y delgada que a pesar desu característico pelo le costaba hacerse notar, con lo cual parecía bastante agusto, ya que cuando no era así su timidez la hacía acabar poniéndose rojahasta las orejas. También era un poco insegura, le costaba decidirse y dejarclara su opinión, Albus estaba seguro de que habría sido víctima de todo tipode bromas si en primero ellos no hubiesen dado una lección a los que seatrevieron a ponerla el pelo verde. Pero era muy cariñosa y amable, capaz dehacer cualquier cosa por sus amigos y una sonrisa preciosa, le encantaba esasonrisa, sobre todo si él era la causa y haría lo que fuera por que siguieraregalándolas, una chica muy generosa que daba sin pedir nada a cambio, que sefijaba en las pequeñas cosas que los demás pasaban por alto y con un doblesentido para saber cuándo alguien se encontraba mal.

Adoraba pasar tiempo con ella más que con nadie, verlasonreír, hacer un mohín cuando las cosas no salían del todo bien y como semordía el labio al tratar de entender las partes más difíciles de cadaasignatura
el pelinegro sabía que Rachel no era simplemente una amiga más, queen cierto modo era algo totalmente distinto, aunque no tenía claro el porqué,la abrazó pegándola más a él mientras pensaba en esto, la chica respondiómirándole brevemente con una de sus brillantes sonrisas y apoyando su cabezasobre el otra vez, con la nariz rozando su cuello, él poso sus labios sobre lamelena pelirroja y dejo escapar un suspiro.

Habían hecho falta años y una charla con su abuela para que,sin que ella lo pretendiera, ayudara a su querido nieto a darse cuenta de queRachel no era una amiga más como Mia, Helen o Stella, que esa chica que no lellegaba ni a la barbilla, con los cabellos de fuego y un aspecto angelical eramucho más que eso para él, en ese momento todo cobro sentido, entendió como élpodía llegar a sonrosarse por unas palabras suyas o acabar odiando a un chicosolo porque la hablara, y es que la quería, no, el verbo querer se quedabacorto para expresar sus sentimientos, él la amaba, con todas las letras, nuncahabía estado más seguro de nada en su vida. Bajo la mirada para verlaacurrucada en su pecho y por un momento estuvo seguro de que ella locorrespondía, un solo segundo, justo antes de que las dudas inundaran su pecho,pero ella volvió a sonreírle, como si supiera que era lo que él necesitaba, yesos pensamientos abandonaron su mente al instante, porque le daba igual siella le amaba o no, le valía con seguir teniéndola a su lado y verla sonreír.

Y es que el roce hace el cariño. - Potterfics, tu versión de la historia

Y es que el roce hace el cariño. - Potterfics, tu versión de la historia

Albus nuncahabía entendido muy bien que significaba que el roce hace el cariño, a ver, queél solito llegaba a entender que cuanto más tiempo pasas con algu

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-y-es-que-el-roce-hace-el-carino-2078-0.jpg

2023-02-27

 

Y es que el roce hace el cariño. - Potterfics, tu versión de la historia
Y es que el roce hace el cariño. - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/189564
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20