Del Amor y Otros Excesos - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Seducida Por el Final

Despierta, sudando frio, su cara esta empapada y su respiración es muy agitada, es la novena noche que le pasa, siempre el mismo sueño, ella corre por un campo, es de noche, siente el pasto bajo sus pies, puede oler la fragancia de las flores del campo, puede sentirlo todo como si fuera la verdad, entonces lo ve en la cima de la colina, nunca ha visto su rostro, nunca lo a logrado, corre para verlo, él toca una flauta, no sabe por que pero ella conoce esa melodía, de su infancia tal vez, siempre corre hacia donde esta él, pero no llega, cuando esta por llegar despierta.

Se levanta y empieza a caminar, ve por la ventana de su edificio, vive en un noveno piso, ve la luna que esta medio escondida tras dos edificios del frente, le parece un simple bola, oscurecida por la nube de smog que flota en el aire de la gran ciudad, ve el reloj, son las cuatro de la mañana, tiene que empezar a alistarse para salir a su trabajo, vive en los suburbios, pero hace años que el constante crecer de la ciudad se los trago, para llegar a su trabajo tiene que salir a las cinco cuarenta y tomar un autobús, tomar el metro, cambiar en una estación, tomar otro autobús y rogar que ninguno de los transportes se atrase, esa es su vida, un constante estrés, se mudo a la ciudad hace años, lo intenta recordar mientras se baña, el olor a la naturaleza, lo mas cercano son esas fragancias que venden en el supermercado, o las sensaciones de sus sueños, se viste con parsimonia, viste un trae sastre negro, es una falda que le llega un poco arriba de la rodilla, le solían hacer elogios por su aspecto, algunos le habían dado regalos y la habían invitado a salir, pero eso se acabo cuando vieron que ella no era como las demás, Pueblerina, le dijeron algunos, apretada, otros, eso no le importo, ella no iba a ser como las demás, odiaba eso, así que siguió yendo a trabajar, pero se sentía sola, alguna vez pensó en salir con alguien y ser como todo l mundo pero se arrepintió y volvió a su casa.

 

Llego a las oficinas, trabajaba en el onceavo piso así que el ascensor también era uno de sus transportes, subió al piso y empezó su rutina de trabajo, era muy eficiente y había subido algunos escalones en la empresa, pero eso tampoco le interesaba demasiado, termino el día sin que ella se diera cuenta del paso del tiempo.

Salió en silencio, en el elevador escuchaba murmullos, sabia que hablaban de ella pero no le importo, salió de el edificio y fue a casa, en el camino vio mucha gente, pero todos le parecían iguales, ninguno salía de lo ordinario.

Volvió a su casa, entro y fue a la cocina, comió algo y se sentó en el sofá, estaba sola, había leído todos los libros que tenia en casa, el ordenador no le apetecía así que se quedo sentada, sola, en silencio.

Corría por el campo de nuevo, lo vio en la cima de la colina, tocaba la flauta, ella corrió con desesperación a la cima, pero sabia que no llegaría, que despertaría, eso la hizo caer de rodillas, se quedo un momento sentada, llorando, levanto la vista y le grito

--¿Quién eres?

--¿Quién eres tu?

--Soy Cintia y ¿tu?

--Soy *****

--¿Quién?

--No puede escucharlo por que no es tu tiempo, no es tu momento.

--Por favor, llévame, estoy harta de ese mundo, donde la gente es tan falsa, tan hipócrita
por favor llévame contigo

--No puedo, no es tu momento.

 

--Entonces dime ¿Por qué siento que te conozco?

--Todos me conocen, o me conocerán, no hay persona en el mundo que pueda evitarme.

--Esa canción ¿Por qué la conozco?

--Suelo tocarla, quizá me escuchaste hace años.

--Si, fue hace mucho_ dijo ella cerrando los ojos para recordar_ fue cuando mamá murió, yo estaba sentada a su lado en el hospital, se escucho esa melodía y poco después mi mamá murió.

--Si, la recuerdo bien, a tu madre, era una buena mujer, solo pidió que cuidara de ti, que viera por ti cuando estuvieras sola, que te acompañara, eso me sorprendió, la gente solo piensa en si misma, me piden que los deje, que no me los lleve, pero tu madre pidió por ti, por eso e venido a tus sueños los últimos días.

--Tú eres

--No lo digas, por favor no lo digas.

--Llévame contigo, por favor_ le dijo ella llorando

--No es tu momento, yo no puedo llevarme a nadie.

--Pero

--Yo solo los guio para que no se pierdan, no soy yo el que decide cuando deben partir.

--Entonces ¿Quién lo decide?

--Cada uno lo decide, tu misma decides cuando partir, no me pidas que te lleve, ven.

Ella se levanto y camino por la colina, él volvió a tocar la melodía, sentía el pasto bajo sus pies, camino hasta donde estaba él, esta vez no despertó, estaba a su lado, podía ver su cara, era como ella lo había imaginado, estaban en la cima y frente a ellos un acantilado, la vista era la mas espectacular que una persona puede imaginar, era como ver una ventana a un nuevo mundo.

--¿Nos vamos?_ le pregunto él y dio un paso al acantilado, mas no cayo, se suspendió en el aire y siguió avanzando.

--Si, dijo ella y dio el paso, el paso al nuevo mundo.

Prologo

La joven Cintia Ramos fue encontrada muerta, se cree que fue un suicidio, aunque algunos dicen que pudo haber caminado estando dormida y caer por la ventana.

Ciudad Onírica.

Te vas

Yo en silencio esperare

En silencio soñare

Me pregunto el por que

Tú te vas

Donde quedo el amor?

Escondido tras un cajón?

Tirado bajo la cama?

Busco una pista

Una salida

Donde quedo el Amor?

Lo llevaste en tu bolsa?

Lo tiraste?

Lo guardaste?

Camino por la ciudad, la veo gris, cientos de personas caminando, cientos de historias vivientes, une flor crece entre la basura mientras un perro juega con un gato, los ángeles danzan alrededor de el fuego mientras las brujas forman un coro celestial, un niño regaña a un viejo por dormir en la calle, la ciudad esta al revés,

--¿Dónde quedo el amor?_ Le pregunto a una que se parece mucho a mi, pero ella es mujer y mucho mas joven, viste de negro, una camisa sin mangas con el estampado de una flor muerta, su cara es pálida y tiene un tatuaje en la muñeca disimulando una cicatriz, el tatuaje es una mariposa

--Yo soy tristeza,¿ tu quien eres? _ me pregunta sin mucho animo_ ah, buscas al Amor, lo vi por el centro, lucia muy cansado.

--Gracias, iré a buscarlo.

--Te acompaño_ lo dice sin animo, no se por que me acompaña pero no importa, llegamos al centro, ahí hay mas gente que corre de un lado a otro, pasa corriendo uno muy sonriente junto a nosotros, nos empuja sin darse cuenta y continua hacia adelante tarareando una canción, después paso otro corriendo tras el, con una gran vara como queriéndolo golpear.

 

--Es locura, cordura siempre lo persigue, y eventualmente lo atrapa, pero cuando pasa mucho tiempo lo vuelve a soltar, no pueden vivir uno sin el otro, no se cual esta mas loco, bueno quizá deseo, bueno no importa, aquí fue la ultima vez que vi a el Amor

Se para sobre una silueta dibujada en el suelo, como lo hacen en las escenas del crimen.

--El amor ¿Murió?

--No_ me responde sin gran interés Tristeza_ aquí lo vi, el que murió fue felicidad, estoy muy triste por eso, con él solía platicar por horas, era muy entretenido, era un poco bobo pero me caía bien.

--Entonces lo viste aquí, a Amor.

--Si, parece que también le afecto la muerte de Felicidad, a veces se les veía juntos, ya sabes Amor y Felicidad salen juntos por un tiempo, pero siempre rompen.

--Ah.

La ciudad se ve derruida, pero como en todo lugar del mundo hay quienes tienen mas, al final de la calle se ve una gran mansión, tiene un par de grandes estatuas en la entrada, son dos grandes leones, toco la puerta mientras tristeza se ata las agujetas de sus gastados tenis, nadie abre, empujo un poco la puerta y veo que esta abierta, entro y avanzo hacia la gran mansión, entro por la inmensa puerta y frente a mi sale un hombre gigantesco e intenta golpearme, cuando esta por dejarme inconsciente se escucha la voz de otro hombre que le grita.

--Ira, detente_ Ira se detiene y me ve con los ojos rojos, el hombre que lo detuvo es mas bien pequeño y viejo, viste elegantemente, en sus dedos tiene muchos anillos con piedras preciosas, de su cuello cuelga una gran cadena de oro_ Si me permite presentarme soy Avaricia, usted ¿Qué hace en mi casa?

--Busco a alguien, usted debe ser un hombre poderoso, le quiero pedir que me ayude.

--¿Me pide ayuda a mi?, no sabes quien soy, yo soy Avaricia, lo deseo todo, TODO, poder, dinero, fama TODO, yo lo quiero TODO y lo se todo, dime ¿A quien buscas?

--A Amor.

--Amor, hace mucho tiempo desde que alguien lo vio o supo de ella.

--¿No sabes donde esta?

--Amor, puedo encontrarla, pero te costara y mucho.

--¿Qué es lo que deseas?

--El control de la ciudad, yo se quien eres y puedes hacerlo.

--Si encuentras a Amor, la ciudad será tuya.

Salimos de la casa de Avaricia, Tristeza se sienta en la banqueta sin decir nada.

--¿Qué haces?

--Nada, solo veo a todos pasar, no me gusta hablar con ellos pero me gusta verlos pasar, solía hacerlo junto con Felicidad, sabes a veces lo extraño.

--¿Qué le sucedió?

--No se íbamos por la calle platicando sobre la forma en que Envidia estaba creciendo y de pronto cayo al suelo sin vida, Orden comenzó a tener problemas desde entonces, Miedo se ha encargado de hacer de la ciudad un caos.

--Todo cae, se vuelve negro.

--Es como si la Ciudad estuviera muriendo.

--Todo Muere, no hay remedio, todo desaparece y muere.

--Es la ciudad, lentamente muere, todos se están muriendo, el único que cobra fuerza es Miedo, Miedo y Desesperación, Avaricia aprovecha todo, el desea todo._ me dice Tristeza mientras mueve su enmarañada cabellera_ ¿Tú que haces aquí? Si sigues aquí la ciudad morirá.

--Sabes quien soy.

--Eres el rey de la ciudad, el dios y el creador, es por tu culpa que murió felicidad, es por tu culpa que Miedo y Desesperación ganen fuerza, todo es tu culpa.

 

--Pero no puedo hacer nada, no sin Amor, ¿Dónde esta?

--Avaricia nunca lo encontrara, si le dieras el control de la ciudad seria nuestro fin.

--Pero que puedo hacer, sin Amor no podre vivir

--No se que puedas hacer, por ahora despierta
.

Abro los ojos, estoy en mi habitación, me siento solo, no se que día es, no se si ella volverá, solo tengo frio, la tristeza me invade, se que solo es un sueño, que Tristeza no es una persona, que es mi propia tristeza, pero aun así me gusta hablar con ella, veo la foto que esta en mis manos, me quede dormido viéndola, admirándola, vivo un día mas, la casa, la escuela, los transportes, la ciudad, este mundo, todo me ahoga sin ella.

Regreso a casa horas después, entro a mi habitación tomo su fotografía, me quedo viéndola por horas y espero caer en mi sueño, en mi ciudad onírica, en mi mundo, en la ciudad de las bajas pasiones, en la ciudad de los sentimientos.

Empiezo a caminar por la ciudad luce mas devastada que nunca, camino a la casa de Avaricia, esta en ruinas, no lo puedo creer apenas vine el día pasado y ya esta en ruinas, mi mundo se cae en pedazos sin Amor y ella ¿donde esta?

Veo a tristeza caminar por la calle pateando una lata de refresco, camina sin sonreír, se ve igual que el día pasado, solo cuando levanta completamente la cara veo que gruesas lágrimas cruzan por su rostro.

--¿Qué paso?_ le pregunto

--Han muerto muchos, Locura y Cordura ya no juegan, Avaricia murió, no se que le paso, algo mas fuerte lo mato, Envidia desapareció, Miedo se esconde, nadie sabe quien domina la ciudad, nadie se atreve a ir a el palacio.

Veo hacia donde esta el palacio, alguna vez amor habito ahí, pero luego estuvo Celos, Envidia, Miedo, pero quien es tan terrible que se esconde ahí, quien logro conquistar mi mundo, empiezo a caminar rumbo al palacio, Tristeza me sigue cantando una canción

Huellas de un aliento frio

A veces criminal

De un elemento extraño que se fundirá

Besos abstractos de miel

De un viejo y extinto placer

Un silencio perfumado

Recorre la piel

Dejando un cadáver de ilusión también

Un suspiro y una oración

Para el tiempo una tumba una flor

Tengo mil cenizas

Por si decides escarbar

Hay restos de ti

Flotando entre la luz mortal

Sobredosis de emoción

Esterilizan la razón

Congelando una imagen que se fue

Hay restos de ti

En todo momento que sentí

Al viento acariciar

Distancia y continuidad

Mi rostro en el espejo

Maquillando las

Marcas de verdad

Jugando a sentir

Jugando a mentir

Jugando a morir

Nítidos recuerdo

Llenos de fragilidad

Un intenso miedo entre caer y estar

De nuevo en el mismo lugar

Voy buscando lo que ya no esta

Retrocesos inconscientes

De inmensidad

Mil una noches que no volverán

La distancia humedeció una mirad delatando el dolor

De un estallido interno

Broto una regresión mental.

Jugando a sentir

Jugando a mentir

Jugando a morir

Juagando a sentir

Hay restos de ti

Flotando entre la luz mortal

Sobredosis de emoción

Esterilizan la razón

Congelando una imagen que se fue

 

Hay restos de ti

En todo momento que sentí

Al viento acariciar

Distancia y continuidad

Mi rostro en el espejo

Maquillando

Solo los restos de lo que viví

Es lo que queda de mí

Aquí

Contigo y sin ti

Llegamos a las puertas del palacio, están casi selladas por los restos que caen de la construcción, con mucho trabajo logramos entrar, Tristeza camina junto a mi, se puso mas pálida y la veo perder fuerza, ¿Quién puede ser que incluso va acabando con Tristeza?

Avanzamos por el Palacio, al parecer Orden murió, incluso Caos, aquí solo quedan restos, entramos a la sala principal, al abrir la puerta veo miles de imágenes, es la foto de ella, miles de imágenes de ella, de mi amor, de la que fue mi vida, entonces lo veo, es Deseo, es Delirio y Obsesión, los tres se unieron , los tres gobiernan, sobre mí, sobre mi mundo, a los pies de los tres yace agonizante Amor.

Despierto con la fotografía en las manos, siento que Obsesión me obliga a seguir durmiendo, a seguir ahí, haciéndome pedazos, me levanto y salgo, la ciudad me parece mejor, camino por el parque, siento el viento en mi cara, veo a algunas personas sonreír, saludo, me siento vivo, cuando vuelvo a casa duermo y sueño.

Entro a la ciudad, se ve igual, camino por ella, en una esquina veo sentada a Tristeza, seguramente ve las personas pasar de un lado a otro, pero veo que habla con alguien me acerco, habla con una niña, es muy linda y delicada.

--Hola_ le digo a Tristeza.

--Hola_ voltea a ver a la niña y me dice_ saluda a la nueva, Esperanza.

Un segundo más

Voy caminando por el mismo lugar, veo a mi alrededor, la ciudad comienza a ser restaurada, la gente trabaja con ahincó, sentada entre los escombros veo a Tristeza, ve hacia los que trabajan, parece cansada.

--Hola_ le digo y me siento a su lado, ella ve fijamente al frente, al parecer ni siquiera se a dado cuenta de mi presencia_ Hola, Tristeza ¿Estas bien?

--Ah, me asustaste_ cuando lo dice uno de los que trabajan voltea y con una voz sombría dice.

--Me hablaban_ el sujeto viste totalmente de negro, lleva un sombrero negro y bufanda, no se distingue nada de su rostro, me parece un sujeto muy extraño.

--No Miedo, no te hablábamos_ le dice Tristeza con una sonrisa, observo a tristeza y veo que a cambiado un poco, el tatuaje que tenia en su muñeca era negro ahora tiene mas colores, luce muy bien, en su pálido rostro se ve un poco de color, su enmarañada caballera esta un mechón de color azul, Miedo se aleja y vuelve a trabajar_ desde que Esperanza llego todos se han empezado a ayudar unos a otros, incluso Miedo esta a la luz del sol, mira ahí están Locura y Cordura jugando de nuevo

Veo donde señala y veo a un hombre con un traje y perfectamente peinado corretear a uno mas joven que viste desaliñado y ríe como loco, un poco mas allá veo a Avaricia, es mas pequeño que antes, pero es él, mas allá veo a Ira, la ciudad Onírica vive y se reconstruye después de que Deseo delirio y Obsesión casi la destruyeran.

--¿Cómo estas? _ le vuelvo a preguntar a Tristeza que parece olvido mi pregunta

--Triste_ me dice ella mientras ve a ninguna parte

--¿Por qué?

--No encuentro a Felicidad, solíamos pasar horas hablando pero ahora ella no esta, todos han vuelto, menos él y Amor, la vieja Inteligencia dice que volverán eventualmente, pero estoy triste sin Felicidad, el era muy bobo pero solíamos pasarla bien, Mira incluso me puse un tatuaje de colores como él me pidió, sabes que significa
. Despierta.

 

Despierto en mi habitación, claro que se lo que significa, maquillar la tristeza, intentar disimular mi tristeza.

Empiezo el día, salgo por la ciudad, me gusta ver la gente pasar, no hablar con ellos, solo verlos pasar, pateo una lata por la ciudad, veo las hojas caer de los arboles, en una rama hay un nido, me pregunto que harán las aves en otoño, están en arboles sin hojas, expuestos, emigran a otros lugares, pero que tal si tienen un pequeño polluelo, una avecita, ¿la abandonan? O se quedan ahí para protegerla, sigo mi camino preocupado por las aves, casi tropiezo con una niña que corre por su pelota que va a la calle, le digo que espere y voy por su pelota, la niña me sonríe cuando le doy la pelota, camino por el parque, veo la fuente y me siento ahí, siento el agua salpicar, micro gotas brincan a mi cara, de pronto me siento mejor, siento el aire correr, chocar en mi cara, regreso a casa hasta el anochecer, disfruto cada segundo, solo pido un segundo mas, un segundo mas de vida, un segundo mas

Camino por la ciudad, tristeza esta sentada en una banqueta, la ciudad esta casi totalmente reconstruida, me acerco mas y veo que tristeza esta con alguien, él le cuenta chistes mientras ella ve la gente pasar

Preso de la Soledad.

El tiempo pasa lentamente, los días son como siglos, o como segundos, sin nadie no siento el tiempo pasar, no siento la vida fluir, me quedo aquí sin moverme, sin nada, sin nadie, ¿como saber si en realidad existo?, ¿Cómo saber cual es mi rostro? ¿Cómo poder vivir?

La luz se ve solo una vez cada día, ¿cada año? Es una luz suave y delicada, creo que solo sigo vivo por el deseo de volverla a ver, el resto del tiempo estoy sumido en la oscuridad, en la soledad, en el miedo, hace tanto que estoy aquí, tanto tiempo que casi olvido quien soy, a veces despierto y me da miedo pensar que me olvido de quien soy, tiemblo ante el pensamiento de perder mi identidad, ante pensar que me olvido de todo, de mi.

Miro las paredes, están manchadas de sangre, cuando llegue aquí me avente contra ellas, deseando el final, deseando morir, deseando desaparecer, deseando fundirme en la nada, pero no pude morir, no pude, después empecé a ver la luz, esa luz me recuerda a alguien, algo, me recuerda que aun soy humano, que aun puedo seguir, es una luz de esperanza.

Me acuesto en el suelo frio, húmedo, lleno de mis lagrimas, lagrimas de odio, de frustración, de soledad, alguna vez llore hasta que volví a ver la luz, tirado en el suelo, contemplando la inmensidad de mi soledad, la frialdad de mi celda, lo único que me mantiene con vida es esa luz mientras vivo aquí preso de la soledad.

¿Por qué estoy aquí? Por que hay cosas por las que morir, yo era un joven, caminaba por las calles, vagaba por el mundo, sin rumbo, sin nada que hacer, hasta que me encontré a una mujer, ella era un sueño, un ángel, la conocí, me conoció, fuimos felices, fue un día, fue una vida, pero éramos muy distintos, yo un vagabundo, ella hija del Ministro de magia, yo nacido Muggle, ella descendiente de una de las familias mas prominentes del país.

Su padre nos separo, nos vimos distanciados, como se puede amar tanto a una persona, como se puede entregar el corazón, como se puede soñar con alguien mas.

 

Nos fugamos, nos fuimos muy lejos, muy lejos, donde no nos pudieran encontrar, donde pudiéramos ser felices, imagine el infinito entre mis manos, el amor, corríamos por las calles, huíamos de un mundo donde nos perseguían, donde nos buscaban, mi cabeza tenia preso, mi vida valía unas cuantas monedas.

Vivíamos cada día como si fuera el ultimo, como si fuera un sueño, a veces despertaba por la noche, pensaba que solo la había soñado, que el ángel de mi vida era un sueño, entonces volteaba y la veía, me quedaba por horas observándola, admirando su belleza, eran momentos perfectos.

Hasta ese día, ellos llegaron, aparecieron frente a nosotros, eran muchos, demasiados, no pudimos escapar, ellos me capturaron, me refundieron en esta cárcel, en este lugar, sin guardias, sin entrada y sin salida, una prisión de soledad, me pregunto si ella esta bien, las paredes me devuelven la pregunta, solo la luz me hace recordarla, mientras yo vivo aquí preso de la soledad.

Un Muggle en el Callejon Diagon

Una pequeña vestida de forma extraña caminaba por las calles de Londres, la gente no podía evitar verla, vestia unos jeans negros muy rotos de las rodillas, traia una camiseta negra, muy gastada, con un estampado de una banda de rock los "Beatles", unos viejos tenis en los que habia pecado una especie de hojas plásticas en la punta, para alejar a los "Nargles", sobre eso su vestimenta una especie d gabardina de una tela gruesa de color gris, la parte de abajo lucia rasgada, camina dando pequeños saltos con cada pie, como hacen los niños pequeños, va por las calles de Londres tarareando una vieja canción "Eleanor Rigby"

--Que buen clima_ piensa mientras da vuelta en una esquina_ es una suerte que papá me haya dejado venir a el callejón Diagon sola, después de todo "quien no debe ser nom
Tom Riddle fue derrotado, ya es seguro andar por aquí, solo ahí que cuidarse de los "nargles", ojala Harry pudiera hacer algo con ellos. Es mi ultimo año en Hogwarts papá dice que ahora podremos hacer expediciones juntos, como lo hacia con mamá, eso es emocionante, aunque extrañare Hogwarts, me pregunto que harán todos, Ginny esta muy contenta

Caminaba pensando mientras veía alrededor los edificios mugles cuando tropezó con alguien, los dos cayeron al suelo, Luna cayo para atrás, al intentar no caer se agarro de lo primero que encontró, se aferro al cuello de con quien tropezó cayendo él sobre ella.

--Lo siento_ le dijo el joven levantándose y ayudándola a levantarse_ venia viendo los edificios.

--¿Los que?_ dijo ella viendo los edificios_ ¿asi se llaman estas cosas?

--Si, no se por que se llamen asi

--Papá dice que los nombres de las cosas rara vez tienen sentido, solo llegan y le ponen nombre, eso es feo no crees.

--Si

Los dos se quedaron viendo para todos lados, la gente que pasaba alrededor los veía como si fueran la cosa mas extraña del mundo, él vestia unos jeans negros muy rotos, de una bolsa colgaba una cadena, traia una playera negra con una corazón rodeado de espinas y una especie de balazo en el centro, encima traia un saco a cuadros mas viejo y gastado que la ropa que traia Luna, pasaron unos minutos los dos viendo los edificios hasta que Luna dijo.

 

--Papá me puso mi nombre, pero me dijo que si queria cambiarme el nombre lo podía hacer, pero a mi me gusta.

--A mi no me gusta mi nombre, mis amigos me dicen distinto._ Luna vio al muchacho de arriba abajo y le pregunto.

--¿Tú eres muggle?_ él la vio extrañado

--¿muggle? Me han dicho de muchas formas, pero no se que sea eso.

--ah, ¿A dónde vas?_ le pregunto Luna mientras revisaba sus bolsillos para ver si no se le habia caído su varita.

--A ninguna parte, estoy viendo la ciudad, me gusta ver la ciudad, como pasan los coches.

--Ah_ y se quedaron viendo los coches a la mitad de la banqueta.

--¿Eres de Londres?_ le pregunto a ella, mientras veía uan solitaria ave que se paraba sobre el semáforo.

--No vivo en la ciudad, papá dice que la mayoría de criatura huyen de las ciudades, nosotros vivimos en el campo.

--Me gusta el campo_ le dijo y le señalo el ave que emprendía el vuelo_ no te gustaría ser un ave y poder volar.

--En transformaciones lo hice una vez, pero me estrellaba con los cristales, la profesora tuvo que reparalos todos.

Él sonrio pensando que le tomaba el pelo, pero la vio muy segura, él solo se encogió de hombros y empezó a caminar sin darse cuenta que habia cambiado de dirección, los dos caminaron juntos, Luna pensaba en lo agradable que era ese muggle, y en si tendría algo con que alejar a los Nargles

--Me acompañas_ le dijo Luna señalando una vieja puerta, en un gastado letrero se leia "El caldero Chorreante"_ tengo que comprar las cosas para ir a clases.

--Bueno_ le respondió y pensó en que que extraña tienda, entraron al lugar, algunos de los que estaban ahí voltearon al ver a un muggle ahí, uno se levanto y se planto frente a él.

--¿Sabes donde estas?_ le dijo con tono amenezante

--Si, el caldero chorreante, hay un letreo ahí afuera_ le respondió y corrió a alcanzar a Luna

--Oye Luna, no pueden ir muggles al callejón_ le dijo Tom, el dueño del caldero chorreante

--¿Por qué no?_ le pregunto Luna y se le quedo viendo a los ojos esperando una respuesta, Tom no supo que responder asi que Luna siguió su camino seguida de cerca por él.

--Se supone que los muggles no pueden ver este lugar

--El hachizo se a de haber debilitado_ respondió Tom y salio a verificarlo pero vio que el hechizo estaba perfectamente, entro confundido sin saber que pasaba, nadie se lo explicaba, entonces entro por la puerta un miembro del Ministrio, le plantearon el hecho, Habia un muggle que iba a entrar a el callejón Diagon, entonces él les explico.

--El hechizo no aleja a los muggles, no es como los hechizos desilusionadores, hace invisible la magia a quienes no creen en ella.

--Ah_ dijo Tom mientras ponía un tarro en la barra_ has aprendido mucho Harry

Luna dio unos suaves golpesitos en unos de los tabiques, lentamente se abrió una puerta,

--Guau

Frente a él estaba un callejón lleno de personas con extrañas vestimentas, camino al lado de Luna, la acompaño a comprar todas las cosas necesarias para sus clases, entonces comprendió que no le mentia cuando le dijo que se convirtió en una ave y chocaba con los cristales, cuando salian del callejón él queria comprar una lechuza, siempre habia querido una, pero su dinero no lo recibían, Luna lo llevo a Gringots, ahí vio a los duende, unas criaturas horribles y muy avariciosos, cambio todo el dinero que traia y compro una lechuza, salieron del callejón y en el caldero chorreante un hombre le apunto con su varita y de pronto todo se volvió negro.

 

--¿Qué pasa? _ reclamo Luna

--Lo siento Luna, pero los muggles no pueden saber de nuestra existencia.

--¿Por qué?_ pregunto Luna_ él me cae bien, no creo que diga nada.

--Lo siento Luna, se le tiene que borrar la memoria.

Él esperto en la habiatcion del hotel, faltaban un par de horas para el concierto, su cabeza le dolia un poco y tenia la sensación de haber caminado toda la tarde, se levanto y se preparo para el concierto, subió al escenario, entre la gente vio una muchachilla que vestia una vieja gabrdina, sin saber por que sentia que la conocía, cuando la busco con la mirada no la pudo ver de nuevo, cuando volvió al hotel vio una lechuza en su ventana con una nota atada a su pata, cuando abrió la nota los recuerdos le volvieron, de inmediato mando una lechuza a Luna.

"Hola, no se que me paso, pensé que todo habia sido un sueño, un lindo sueño, espero que nos volvamos a ver"

Jhosep

Cuando Luna recicbio la lechuza solo dijo

--Gracias Harry.

Identidad

En un lugar, no importa donde, quizá fuera aquí, quizá en el infinito, en el vacio, quizá en ningún lugar, no o recuerdo y mas importante no importa, en ese lugar había una persona, no se quien era, no recuerdo como era, ni siquiera recuerdo si era hombre o mujer o su era delgado o gordo, si era joven o viejo, los detalles siempre son importantes, pero esta historia carece de ellos, la persona estaba sentada dentro de un habitación sin puertas ni ventanas, en un lugar sellado completamente en el que reinaba una semi penumbra que no dejaba ver claramente la soledad reinante en el lugar, ¿Qué hacia esta persona ahí? No lo se, el solo estaba sentado en el centro de la habitación, ¿Cómo llego ahí? No tengo idea, pero estaba ahí sentado en el centro de la habitación contemplando las paredes, en ellas se ven cientos de mascaras tapizándolas, todas casi iguales pero un poco distintas, un gesto, una sonrisa, una marca, una lagrima
una vida. La persona solo las contempla mientras en sus manos sostiene una mascara, ¿Por qué la tiene? No importa, para ella esa es su mascara, le pertenece y entre todas las mascaras de las paredes busca una igual, con la misma expresión ¿Qué expresión? Si su mascara carece de alguna, es una mascara blanca, sin expresión, una cara lisa, no es nada, pero es suya y le gusta, pero como todo el mundo a veces es tentado y toma otra mascara, finge ser otro, finge ser algo mas, mas de inmediato la arroja lejos, ¿será que algún día encontrara su identidad?

Cuento de Hadas En el Tiempo del Internet

Había una vez una mujer que soñaba con el amor, ella vivía atrapada en una gran torre, en a torre era obligada a escribir horas y horas frente a un ordenador, a veces veía por la ventana y soñaba con sentir el viento en su cara, soñaba con correr por el campo, de vez en cuando sus piraba, pero el gran ogro, que vestía un traje con una corbata espantosa incluso para aquellas extrañas personas a las que les gustan las corbatas, se acercaba a ella y decía con voz pastosa y salivando por todas partes.

--Vuelva a su trabajo

--Si señor.

Ella volvía a su monótono trabajo, hay días en los que quisiera ver algo mas en esa pantalla, ver luces, ver colores, ver diversión, ver ilusión, ver sus sueños puestos en su pantalla, pero no hay nada, solo números vacios, cuentas de un dinero ajeno, de un dinero que no desea, regresa a ingresar numero tras numero en un sistema vacio, sin alma, desearía ver a su Hada madrina y pedirle que llegue su Príncipe Azul, pero no hay nada día tras día, hora tras hora frente a el monitor, lentamente va perdiendo la esperanza.

 

--Vuelva a su trabajo_ le dice el Ogro que la mantiene en esa torre.

--Si señor.

Sus ojos ven el Monitor, quisiera poder hablar con él, lo conoció hacia algunos meses por una red social, siempre hablaban por la noche, pero en su edificio se había caído la red, tenían días que no hablaban, vio la pantalla con l ilusión de poder abrir el Messenger, pero sabia que era imposible, la compañía del Ogro había bloqueado el programa. Del fondo del corredor de decenas de cubículos vio venir a Lucy, una mujer chaparrita que trabajaba ahí, que estaba presa ahí, desde antes que ella.

--Hola.

--Hola_ dice ella y se apura a cerrar el intento de abrir el programa.

--¿Quieres hablar con alguien? Tranquila no le diré a nadie_ le dice al ver que la princesa se sobresalto al verse descubierta.

--Si, esto es muy aburrido, quisiera salir de aquí.

--Bueno pues saluda a tu hada madrina_ le dijo sacando una memoria USB_ la conecto a la PC, se abrió una pantalla_ puedes abrirlo, pero solo dos horas, sino llegara el jefe del departamento de informática y se dará cuenta de inmediato, el Ogro es un idiota

La graciosa compañera se fue caminando, ella abrió de inmediato el Messenger, reviso y vio ahí a Freesoul

--Hola_ dice él

--Hola ¿Cómo estas?_ contesta ella Serchlove

--Bien ¿Y tú?

--Aburrida.

--Eso es malo

--Pero no puedo hacer nada, estoy atrapada

--No eres libre.

--No, un Ogro me mantiene presa.

--¿Ogro?

--Si, deseo salir de aquí.

Ella cerro la conversación de pronto, el Ogro paso junto a ella, con su andar torpe, sonriéndole a todos con sus dientes sucios.

--Vuelva a su trabajo.

--Si, señor.

Ella se desespera, se siente sola en esa torre, esta rodeada de gente, pero ellos viven en la torre, se sienten felices ahí, viven todos juntos, pero están solos.

--¿Por qué no escapas?_ le dice Freesoul desde la pantalla

--No puedo, es peligroso, ¿Qué puedo hacer afuera?

--¿Que puedes ser aquí afuera? Libre, solo eso libre.

--¿Como puedo escapar?

--Yo te puedo ayudar.

--Pero

--Salir de donde no quieres estar.

--Pero no puedo, no se como escapar._ cierra la conversación al ver que el Ogro pasa de nuevo.

--El jefe de informática viene_ le dijo su hada pasando junto a ella, ella solo escribe adiós y desconecta la memoria, el programa se cierra en seguida.

Ve los días pasar encerrada en esa torre atrapada, se pregunta como será su príncipe.

El vio su nombre desconectarse de pronto, se pregunta que paso, empieza a seguir la señal, venia de un servidor de su misma ciudad, de un lugar cercano, rastreo la señal hasta unas oficinas, avanza valiente buscando a su princesa encerrada en una torre de cristal, atrapada por un Ogro (con una corbata horrible) la encontró entre archivos y spam.

 

Sin pensarlo salió a las oficinas, camina por las calles repletas de gente, como un príncipe que va en su corcel por un atestado bosque, camina con una sonrisa, va a conocer a su princesa, se para frente a la torre de oficinas, es gigantesca, en la entrada esta un guardia de seguridad, es gordo y lee una revista de Fut bol, lo pasa sin problema, en la recepción ve a una mujer que le parece una especie de insecto gigante, tiene unos lentes gigantescos es muy delgada y trae puesto un uniforme verde que le da la apariencia de una mantis, pasa frente a ella con temor de que salte contra él, pero no pasa nada, sube al elevador, entre mas sube el elevador mas gente entra, él cada vez entiende mas por que ella se siente presa, atrapada en una torre.

Baja del ascensor, sale con trabajos entre cuerpos y papeles, avanza rumbo a su princesa, pero ahora esta en un laberinto de cubículos, empieza a recorrerlo, en algunos encuentra monstruos que lo ven con ojos vacios, hasta que la encuentra.

--¿Eres Tú?_ le dice sin poder creer que lo haya logrado, ella se levanta y lo abraza, el Ogro los ve y camina torpemente a donde están.

--Vuelva a su trabajo_ le repite, parece ser que es lo único que sabe decir.

--No_ responde ella viendo a su príncipe.

--Vuelva a su trabajo o
_ no dice mas, parece ser que el decir o lo dejo confundido.

--Renuncio.

Se ve una pareja caminar por el parque agarradas de la mano.

Fin

Caer

El viento sopla con fuerza, agita mi cabello de un lado a otro con violencia, veo toda la ciudad desde aquí claramente, el cielo se ve limpio y claro, desde lo alto del edificio, camino con decisión hacia el borde, me paro al borde del abismo, veo hacia abajo, las ventanas reflejan la tenue luz del día nublado, mi sombra se proyecta por el suelo, cuanto deseo verte otra vez, y sin mas salto, salto a un vacio que nunca se acaba, escuche cientos de veces que veías tu vida frente a tus ojos antes de morir, nunca lo creí, pero es cierto
.

Veo mi niñez pasar frente a mi, los días solitarios, cuando pasaba horas solo, sin hablar con nadie, solo, me refugiaba en los libros, leía todo el tiempo, leía y soñaba, solo eso podía hacer, nunca tuve amigos, la escuela me aburría, pasaron los años, en secundaria las cosas no mejoraron, todo el mundo me parecía extraño, no lo lograba entender, la vida cada vez resultaba mas confusa, pasaba días enteros viendo los trenes pasar, el monótono pasar de los vagones me hacia sentir bien, pero el mundo seguía sin tener sentido, hasta ese día

Caminaba por el parque de la ciudad, con las manos en los bolsillos, mis ojos veía fijamente el suelo, hasta que tropecé contigo, tropezaba a menudo con objetos, pero rara vez con personas.

--Disculpa_ dije como siempre lo hacia, sin voltear a ver, odiaba la forma en que la gente me veía, sentía que me analizaban, que me estudiaban con la mirada.

--Fue culpa mía, venia distraída viendo el cielo, mira vez esa nube parece un elefante_ me detuve y voltee a ver la nube, me sorprendió que hubiera una persona que se tomara el tiempo en ver una nube, hoy en día la gente solo tiene tiempo de ver su correo electrónico, de comer comida instantánea, de correr de un lado a otro sin querer ir a ninguna parte, fue como encontrar un oasis en el desierto

 

Desde ese día salimos juntos, pasábamos horas viendo el cielo.

--Me gusta ver el cielo_ dijiste cuando mirábamos el sol caer_ es tan tranquilo, me hace olvidar mi enfermedad, me hace darme cuenta lo insignificantes que somos, ahí la gente cree que son el centro del universo, viven para saciar sus impulsos, como sabes no yo no podría aunque quisiera, saber que moriré en seis meses me a hecho apreciar las cosas mas simples, dime ¿Qué es lo que mas deseas?

--Nada_ te quedaste callada por un momento, luego sonreíste y me dijiste.

--¿Por qué?

--No quiero nada, no entiendo a la gente, siempre de un lado a otro, siempre con prisa, pero ¿A dónde quieren llegar? No lo saben, ¿para qué ser un abogado? Lo seria si de verdad protegiera la ley y las cosas buenas y la verdad, pero al final solo es dinero, o si me dedicara a las causas benéficas no sabría si lo hago por que es lo correcto o si lo hago por que los demás hablen de mi, acerca de lo bueno y correcto que soy, no eso no lo quiero, ¿trabajar en una fabrica? Nunca, odio estar rodeado de gente que habla sin sentido, es raro encontrar alguien con quien platicar de algo interesante, moriría de asfixia, ¿doctor? ¿ Científico? ¿Militar? Nada de eso me interesa, a veces me siento un inútil, un imbécil, otras veces creo que el mundo esta loco

Era una mañana fría, el roció cubría el pasto, algunos pájaros cantaban en el parque, incluso el agua de las fuentes se veía limpia, como un día tan hermoso puede ser el peor de mi vida, habías muerto, camine por horas, pase la noche en la calle, no fui al funeral, siempre los odie, me da miedo imaginar todas esas personas en el cementerio, todas frías, sin vida, olvidadas

Veo el suelo acercarse lentamente, de pronto siento miedo, no quiero ser enterrado y quedar solo, olvidado aunque pienso en lo bien que se siente caer

Mundo Ciego (Primera parte)

Camina por la ciudad, la recuerda aun de sus años de infancia, recuerda cuando el viejo Al se mudo a la esquina, ahí puso una tienda de "novedades" , juguetes y tonterías a la venta, pasaba horas frente a las vitrinas y los aparadores, pegando su nariz a los cristales, hasta que el viejo Al salía con una escoba en las manos gritando " si no van a comprar lárguense e aquí" parecía un viejo amargado, solo lo aparentaba, en el fondo era un viejo que disfrutaba de ver los atardeceres, y como Johnny se decía siempre, quien disfruta de un atardecer no puede ser malo, bueno eso pensaba en su infancia, se detiene en la esquina, los años han pasado, l viejo Al murió, cáncer, la tienda de "novedades" cerro, ahora ahí se juntan unos vagos, viviendo sin pensar, viviendo su presente, sin futuro, sin ilusiones, sin nada, Johnny lo sabe aunque no puede verlos, camina con su bastón, de pronto uno de esos jóvenes lo empuja, él cae al suelo, escucha sus risas, le parecen falsas, estúpidas, ¿de que se ríen? De descargar su frustración contra alguien indefenso, se levanta, escucha los pasos de uno acercarse, levanta el bastón y le da un golpe en la cara, las risas paran en seguida "te voy a enseñar una lección ciego de
" escucha los rápidos pasos de un par de jóvenes, los recibe a bastonazos, consiguen tirarlo al suelo entre todos, para el es difícil establecer cuantos son, pero aun así logra ponerse en pie, entonces se escucha la voz de una mujer gritar

 

--Déjenlo vagos, lárguense o llamo a la policía_ Johnny escucha como corren de ahí_ Esta bien, santo dios esta sangrando, sígame lo voy a curar.

Johnny busca su bastón en el suelo, la mujer avanza sin darse cuenta que él es ciego, voltea y lo ve buscando a tientas.

--¿Qué buscas?_ le pregunta con tono un tanto irónico

--Mi bastón y mis lentes

--¿Eres tonto? Están ahí frente a ti.

--No soy tonto_ le dijo él levantando la cabeza_ solo soy ciego.

En su cara se veían dos grandes cicatrices que le cruzaban la cara, los ojos, ella se apuro y le dio sus lente y su bastón, él se puso los lentes enseguida,

--Espero no haberla asustado_ dijo con una sonrisa.

--No_ dijo ella aprisa cambiando su cara de sorprendida, entonces se dio cuenta que no importaba, él era ciego_ Te ayudo

Ella lo iba a tomar por el brazo, para que no fuera a tropezarse

--No es necesario, conozco bien el lugar, viví aquí hace tiempo.

--Pero creo que ya te diste cuenta que las cosas han cambiado.

--Creo que si.

Camina por la calle siguiendo a la mujer, huele a pan, es la panadería de Betty una vieja con una cara sonriente siempre, la recuerda como si hubiera sido ayer, ella regalaba pan a los niños del barrio, cuando él se fue a la guerra ella estaba muy vieja y enferma, su hija atendía la panadería, abandono la escuela para hacerse cargo, el esposo de Betty había muerto en la guerra, él solo perdió los ojos en la guerra pero sabe que la guerra destruye mucho mas que las, aunque a veces desearía haber muerto, seis años en ese infierno es demasiado. Free porn comics

--Pasa_ están frente a la panadería, el aspira fuerte, ese aroma le trae recuerdos_ cuidado hay un
.

--
escalón

--¿Cómo lo sabias?

-- Te dije viví aquí hace tiempo, ¿la vieja Betty esta bien?

--¿Mi madre?_ lo dice con voz apagada_ murió hace tres años, ¿La conociste?

--Ella nos regalaba pan, era muy buena.

--Eso fue hace muchos años, dejamos de regalar el pan cuando se empezaron a formar las pandillas casi cerramos, tuvimos que cambiar, mamá murió poco después, la ciudad es un asco, toda la gente a cambiado, la guerra solo trae muertes
y tristeza.

--Si_ dice Johnny, él sabe muy bien lo que es la guerra, la sangre, la muerte, pero no solo esta en el campo de batalla, también esta en casa, en las ciudades se siente mas fuerte, más cruda, él lo siente en el ambiente la desesperanza, la soledad.

--Siéntate_ le dice ella, tomándolo por la mano lo lleva a una silla, lo ayuda a sentarse y empieza a curarlo_ ¿Por qué intentaste pelear? Hubieras corrido, esos vagos son como bestias.

--No.

--¿Qué?

--No son bestias, son victimas.

--¿Victimas?

--Las victimas de esa guerra inútil, dios ni siquiera recuerdo por que empezó, quien puede vivir en un mundo que esta en guerra, en un mundo donde la vida no importa, en un mundo sin futuro.

--Pero

--¿Pero? El mundo es el que esta mal, que podemos hacer por ellos, es lo que deberíamos pensar, pero todo piensan en que hacer con ellos, el mundo pierde la esperanza

Si él pudiera ver hubiera visto la sonrisa de ella, ella sigue curando su nariz que no deja de sangrar, con un poco de trabajo logro detener el sangrado.

--¿Hace cuanto que te fuiste? - le pregunta ella.

 

--Hace seis años, me enrole y fui a la guerra.

--Ahí tú

--si ahí perdí mis ojos, una bomba, me dieron de baja por discapacidad.

--Lo siento.

--Sabes
hay veces que yo no, hay días en que me alegro de haber perdido mis ojos, para no ver este mundo, para no ver como poco a poco cae en pedazos
.

--Pero a pesar de no verlo eso sucede.

--exacto, en esos momentos es cuando empiezo a entristecerme, recuerdo la guerra, el olor a muerte, y aquí siento la desesperanza a flor de piel
.

Los dos se quedan en silencio, ellos son un poco mayores, recuerdan como era el mundo antes de la guerra, pero esos jóvenes no lo recuerdan, viven sumidos en la desesperanza.

--¿Tienes familia aquí?

--No, mi madre murió hace un año, no pude venir.

--¿Tu madre era... Marge?

--Si, la conociste?

--Si, estuve con ella cuando murió
_ dijo ella con l voz apagada.

--Tú eres
Linda_ le dijo el sorprendido, había olvidado su nombre, apenas la conoció cuando vivía ahí, pero su madre la mencionaba en cada carta, una joven que la ayudaba.

--Si, soy yo.

--Gracias, muchas gracias, por haber ayudado a mi mamá, yo soy Johnny

Amor Artificial

Él esta sentado en su habitación espera, en su mente imagina lo que le dirá, lo que hará, estudia las posibilidades, ella ha venido a su casa varias veces, cada vez el le a implorado que se quede, que no lo deje solo, pero ella se va, lo deja solo, él se queda parado frente a la puerta, esperando la próxima vez.

Ella llega a la casa, ha venido varias veces, sabe a quien va a ver, usualmente los olvida, no es algo que quiera recordar, es algo que en su corazón hace mil heridas, llega en un taxi, esta triste, casi a punto de llorar, se a dicho mil veces que olvide sus sentimientos, que ahogue el dolor, que olvide, baja del taxi y empieza a maquillarse como lo a hecho cientos de veces, toca a la puerta.

--Entra, esta abierta la puerta_ le dice el mientras siente un vacio en el corazón, al verla su corazón empieza a latir mas rápido, imagina el placer y el dolor.

Ella deja su bolsa en la mesa mientras él la observa, a ella le gusta la forma en que él la ve, siempre la ven de arriba abajo con una expresión que a ella le causa repulsión, asco, él se levanta y le da un beso, sus besos están ausentes, su boca es solo un pedazo de carne, pero aun así él la besa, quiere sentir sus labios en los de ella, los labios de ella están inmunes a él, sus sentimientos son de tristeza pero él continua, ella se deja llevar por él.

--Vamos amor_ "artificial" piensa él mientras van lentamente a la habitación, ella iba a hablar pero él con una mirada le pide que no lo diga, que no rompa el encanto, que lo deje soñar, que por esa noche fuera su "amor artificial" un cuerpo en su compañía, una muñeca sin fuente de amor, nada mas.

Silencio es lo único que se escucha después de la tormenta de pasión, lo único que se escucha es el sordo sonido de dos lagrimas corriendo, una por la mejilla de ella, una por la mejilla de ella, desnudos sus cuerpos no hay nada que hablar, no hay nada mas que decir, no hay corazón que culpar, el intentara amar, mientras ella intentara olvidar, ella solo desea que la noche termine, que el tiempo vuele, que pueda salir de ahí, él desea encontrar el amor, sentir algo mas, en ella busca el cielo, el placer, el amor real, pero solo se conforma con ese amor Artificial.

 

--Mañana cuando te vayas no sabrás ni quien soy_ murmura él

Después la besa, se aferra a esa mentira, se aferra a ese sentimiento, la pasión se enciende mientras sus manos recorren ese cuerpo a su lado, a esa mujer, a esa muñeca sin fuente de amor, a su cielo de mentiras, quedan dormidos mientras un corazón bebe del amor artificial que otro le otorga, nada mas.

Despiertan abrazados, la respiración de uno contra el otro, su respiración duele, pero aun así la ternura forma un corazón, que destrozado aun le queda efusión, él huele su cabello, pero ella se levanta aprisa y empieza a buscar su ropa, mientras él siente que su ultima gota de vida se le va, su amor artificial, cuando se acaba de vestir lo ve, acostado en su cama, él da la vuelta y saca de un cajón una billetera y le da el dinero, el dinero que costo su amor artificial.

Hojas en el viento

Era casi el final de la primavera, el clima era ideal el día para cuando nació, broto una mañana, bebió del dulce agua de roció, emergió bajo la luz del amanecer, se vio a si misma verde, fuerte, se cree perfecta, ve el resplandor del sol rebotar en sus bordes llenos de roció, pasan los días, el clima empeora, una a una sus hermanas empiezan a caer, pero ella es joven y cree que eso no le pasara a ella, las ve con desprecio desde lo alto del árbol, pero a la mañana siguiente siente una opresión, ve una mancha seca en su cuerpo, de pronto siente miedo, busca a sus hermanas en el suelo pero ya no hay nadie, el viento de la noche las arrastro lejos de ahí, sola y triste se ve la hoja, lentamente va perdiendo su color, vanidosa, sola, sin amor, cae al suelo que desprecio, un viento sucio e infiel le hace el amor, recorre sus contornos desprovistos de color, pierde pedazos, lagrimas caen al sol, llora, llora y muere de dolor, rodeada de basura termino, una bolsa, una lata, una rama y una muñeca vieja conoció, hasta que una cinta roja la rodeo y ahí sola la vanidosa triste hoja murió.

Dos Flores Olvidadas

Es lunes, la habitación esta desarreglada a pesar de ser casi mediodía, en la cama esta él, esta despierto desde que ella se fue, pero aun así se niega a abrir los ojos, esta solo, pero aun percibe su olor, el sabor de su saliva, la tersura de su piel, aunque ella se ha ido, él la siente ahí.

Sabe que se fue, la escucho tomar sus cosas, decir unas palabras y retirarse, en silencio, sabe que cuando abra sus ojos estará rodeado por la soledad, por el silencio, pero aun así no quiere levantarse, prefiere pensar que ella esta ahí, callada a su lado.

Pasan las horas y el sigue ahí, acostado, llenándose del suave olor que queda en las sabanas, pero lentamente empieza a desaparecer, a diluirse en el viento, a alejarse, a dejarlo, "tienes miedo, ven conmigo me llamo la soledad"

Por fin abre los ojos y ve a su alrededor, no esta, se ha ido, esta solo, solo en el mundo, en el espacio, cierra los ojos y recuerda la noche anterior, ella llego puntual como siempre, pero estaban conscientes de que esa seria la ultima noche, que ella se tenia que ir, debía irse de ahí, volver a su mundo, él tenia que quedarse aquí, en este mundo donde ella es un sueño, donde las ilusiones existen, pero son solo eso, ilusiones, ella volvió al mundo donde vuela libremente, con sus alas rozando el cielo, con sus ojos de miel, con su piel de seda, con su cabello de fuego, con el corazón de él, por que él sin ella no era nada.

 

Camino alrededor, vio la cama des tendida, donde había pasado la ultima noche, la única noche con ella, vio la mesa, donde cenaron y vio en ella dos flores, rojas como sus labios, como su larga cabellera, las vio por horas, le recordaban a ella, él le dio una docena de rosas, rojas, su ángel dejo dos flores olvidadas, una su sonrisa, la otra su mirada.

Carta a Laura

Laura es una mujer de veintisiete años, es muy hermosa, esta felizmente casada con Fabián, tienen un hijo de cuatro años llamado Enrique por un amigo de la infancia de ella, era un domingo cuando recibió la noticia, Enrique su amigo había muerto, era una noticia que sabia que llegaría, él siempre había tenido una salud muy endeble y había sido aquejado por cientos de enfermedades en su vida, pero ella lloro por días, él era su mejor amigo, no se esperaba que unos días después del funeral la citaran a la lectura del testamento, ella sabia que él había acumulado una cierta fortuna pero a ella no le importaba, incluso pensó en no ir, en rechazar cualquier bien que le hubiese dejado pero desistió de la idea y asistió.

--Buenos días señorita_ le dijo el juez que daría lectura al testamento

--Señora

--Disculpe, es que es usted muy joven_ ella le sonrió y vio alrededor, ahí estaba la señora Lucia, la madre de Enrique, ella lo había llevado a los hospitales y le había procurado una buena educación y gracias a la increíble inteligencia de él logro hacerse de dinero en la bolsa de valores, la señora le sonrió y con un gesto le indico que se sentara a su lado, al otro lado estaba la hermana de Enrique, no había nadie mas_ bueno empecemos

El viejo juez hizo un recuento de los bienes de Enrique, eran propiedades y algunas cuentas, el dinero era todo para su madre y hermana, a Laura le dejaba una casa, era la casa donde vivió de niño, su madre la tuvo que vender para solventar los gastos de sus enfermedades y sus estudios, él la compro años después y era lo que le dejaba a Laura

--Yo no puedo aceptarla_ dijo ella_ esa casa debe ser de usted_ le dijo a la madre de Enrique, usted

--No hace falta hija, si era la voluntad de Enrique que fuera tuya yo apoyo su voluntad y te ruego que la aceptes.

Laura termino aceptando la casa, el viejo juez le entregaría las llaves el día siguiente en la casa, se despidió con llanto en los ojos de la señora Lucia y de Alexandra la hermana de Enrique.

Al día siguiente llego muy puntual a la cita, apenas llego vio la casa y a su mente volvieron cientos de recuerdos de su infancia, había corrido por el patio de esa casa cientos de veces, había comido, jugado, soñado, era su segundo hogar en aquellos días, su hijo que estaba a su lado le dijo.

--Puedo_ le dijo señalando los juegos que están en el patio, Laura los vio y noto que eran nuevos, no tenia mucho que los habían puesto, un mes como mucho.

--Si, pero ten cuidado_ el pequeño le dijo que si con un gracioso gesto y salió corriendo a los juegos, en ese momento el viejo juez salió de la casa.

--Pase señora, debe firmar unos papeles_ ella paso, ya adentro abrió la ventana para poder ver a su hijo, le pareció que la casa incluso tenia el mismo olor, firmo los papeles y todo quedo hecho, entonces el viejo saco un sobre de su bolsa y le dijo_ El señor Enrique me pidió que le diera esto a usted personalmente, creo que es todo señora un gusto

 

--Igualmente_ el viejo juez salió, Laura salió, su hijo se despedía del viejo y luego volvió a los juegos, ella se sentó en los escalones de la entrada, saco la carta, en el sobre solo se leía, "Para Laura" la caligrafía de Enrique sin duda, abrió el sobre con cuidado y empezó a leer.

"Querida Laura"

"Si estas leyendo esto significa que e muerto, no, no llores cuando lo leas, los dos sabíamos que este día llegaría, hoy que estoy en el hospital y los doctores no me dan falsas esperanzas, cosa que agradezco, me vienen a la mente los recuerdos de nuestra niñez, ¿la recuerdas? Fue en esta casa, donde debes de estar leyendo esta carta, aquí viví los años mas felices de mi vida, aquí jugábamos por horas, recuerdas cuando me golpee con el sube y baja y me tumbe un diente, jajaja, claro después de eso se me infecto la boca y no pude hablar en dos meses, mamá cubrió todo con esponja un par de meses pero después los quito, no quería arruinar nuestra felicidad, así fuimos creciendo, empezaste la secundaria y yo empecé mis clases particulares, me dio terror pensar que ya no seriamos amigos pero tu te dabas tiempo de ir a mi casa cada tarde, pasábamos horas platicando, tu me contabas como lo pasabas con tus amigos de la secundaria, lo bobos que eran, lo divertido que era, pero al final me decías "no lo olvides tu y yo siempre seremos los mejores amigos" se que lo decías para que no sintiera celos, ni soledad, yo siempre te lo agradecí, tu empezaste la preparatoria yo iba a la Universidad, aunque nos veíamos poco, seguías siendo igual conmigo, me contaste sobre tu novio, sobre las fiestas, sobre el amor, yo te escuchaba y tu a mi, después la vida siguió, tu entraste a la Universidad, yo empecé mi empresa, nos veíamos cada semana, sin falta, hablábamos por horas, recuerdas lo feliz que estabas cuando me dijiste que te casarías, pensabas casarte y seguir con tus estudios, yo fui tu padrino, te vi radiante ese día, sonriente feliz, y con tu felicidad yo era feliz, cuando me pediste que fuera padrino de tu hijo, ¡y mas aun le pusiste mi nombre! Caminaba por las calles orgulloso de serlo, te lo juro, las calles me quedaban angostas de lo ancho que caminaba pavoneándome de ser el padrino de tu hijo, por eso mande que renovaran la área de juegos, para que el disfrute igual o mas que nosotros, bueno eso es todo solo quería recordar aquellos días hermosos, nuestra vida.

Adiós. Enrique

Posdata Siempre te ame.

Laura empezó a llorar en los escalones, ¿Cómo no se dio cuenta? Su hijo se acerco a ella

--¿Estas bien mamá?

--Si, hijo, estoy bien.

Una triste Canción sin Letra

Se escucha el triste sonido de una vieja guitarra, su caja esta golpeada y se a despegado de algunas partes, el mástil esta vencido, las clavijas rechinan y ninguna cuerda da el tono exacto, pero aun así sigue sonando, como siempre, en la vieja esquina de la transitada avenida, ahí sentado con un sombrero tirado esta un niño haciéndola sonar, como alguna vez la hizo sonar su padre, como todos los días, esta ahí tocando siempre la misma canción, algunas personas se detienen a escucharlo y dejan una moneda en el viejo y sucio sombrero, le dejan una sonrisa al pequeño y se van, no debe tener mas de nueve años, todos los días ha ido a esa misma esquina, siempre escuchaba la misma canción.

 

Cada día es distinto, cada día es igual, Gisela es una jovencita de nueve años, a vivido en el extranjero toda su vida, pero sus padres decidieron volver a su país de sus abuelos, a ella le gusta la ciudad, a conocido mucha gente y le parecen personas muy amables, le gusta salir a caminar, sus padres la han reñido un par de veces por ello, cada vez se acerca mas a la avenida y le han dicho que no es un lugar seguro.

--Hola _ le dice al niño que toca suavemente la guitarra

--Hola_ le contesta él sin levantar a vista, no le gusta que lo vean con lastima

--Tu guitarra esta desafinada_ ella estudio música, aprendió a tocar el piano a los seis, la guitarra a los siete.

--Ya lo se_ le responde sin ningún interés.

--¿Por qué tocas en la calle?

--Para que me escuchen.

--Yo te escucho_ le dijo ella sonriente y se sentó a su lado.

--Tu no_ le dice el enfadado

--¿Entonces quien? ¿Quién quieres que te escuche?

--No se.

--¿No sabes?

--No y no molestes_ él muchachillo y se levanto, tenia ganas de comer.

--¿Por qué no sabes? _ dijo la muchachilla siguiéndolo

--¿Me vas a seguir?_ le dijo él un poco molesto

--Si_ contesto sonriente

--Bien_ él muchachillo empezó a correr, ella no pudo seguirlo.

Cuando ella volvió a su casa sus papás la regañaron, no la dejaron salir en un par de días, pero al final su mamá la dejo salir haciéndola prometer que tendría cuidado.

Ella salió y llego de nueva cuenta a la avenida, ahí estaba sentado el niño en la misma esquina, con su guitarra entre las manos, a veces pensaba en abandonar, en dejar de ir a ese lugar, abandonar, dejar ese estúpido sueño, pero entonces recordaba la historia que había escuchado desde que era niño

--Hola_ era Gisela de nueva cuenta

--Hola_ le respondió él

--La canción que tocas es muy buena ¿Tu la escribiste?

--No_ le dijo él mientras se ponía de pie

--¿Vas a comer?

--Si_ la niña lo siguió por la calle

--¿Quién escribió la melodía?

--Mi abuelo

--¿Tu abuelo?

--Si, hace mucho tiempo.

Llego y pidió una torta para comer, pero cuando le dijeron lo que costaba el saco las pocas monedas que había ganado, no le alcanzaba.

--Toma_ le dijo Gisela dándole un billete

--No, _ le dijo él que era muy orgulloso

--En serio tómalo

--No, voy a mi casa por el dinero

--Mejor velo así, ahora tomas el dinero y después tocas para mi_ él tomo el dinero y pago, regresaron juntos a la esquina.

--Toma_ le dijo el partiendo la torta y dándole la mitad

--No, come tú

--Tómala

--Bien

Comieron en silencio, en cuanto terminaron él le pregunto

--¿Qué canción quieres que toque?

--Bueno yo no conozco muchas canciones de aquí, mi familia acaba de mudarse al país, vivíamos en Londres, ¿Sabes de los Beatles?

--Si_ él iba a comenzar a tocar cuando ella le pregunto

--¿Cómo te llamas?

--Yo
soy José

--Yo soy Gisela

José empezó a tocar, la canción era I've Got A Feeling, una de las mejores canciones, Gisela la reconoció en seguida, era de sus favoritas, pero José no cantaba, solo tocaba.

 

--¿Por qué no cantas?_ José no contesto, cuando acabo la canción, se quedo un momento con la guitarra entre las manos y empezó a tocar de vuelta la triste melodía que toca siempre_ Esa canción es la que escribió tu abuelo

--Si

--¿Tiene letra?

--No lo se aun, por eso sigo tocando.

--No entiendo.

"Dejo de tocar y vio al cielo, como recordando, hace muchos, muchos años, cuando mi abuelo era joven debería tener unos pocos años mas que yo, la ciudad no era lo que es ahora, era mas pequeña, no había tanta gente, era un buen lugar para vivir o eso pensó el abuelo cuando decido venir a vivir aquí, el era músico, muy bueno, el le enseño a mi padre y mi padre a mi"

"Mi abuelo vino a la ciudad, empezó a tocar aquí, si en esta misma esquina, para ganar algo de dinero para comer, yo no lo hago por eso, voy a la escuela aunque no lo parezca, mi casa esta por allá, pero vengo todos los días aquí, a tocar, como mi papá lo hizo de joven, como mi abuelo lo hizo"

"Un día el abuelo toco esta canción, lo hacia muy bien, yo apenas lo conocí pero lo recuerdo tocándola canción, esperando a que la escuchara

--¿Quién?_ lo interrumpió Gisela_ ¿Quién debe escuchar la canción?

"EL abuelo toco esta canción y una muchacha de nombre Gise
tu mismo nombre, Gisela, lo vio quedo encantada con la canción, ella le prometió al abuelo que volvería al día siguiente con la letra de la canción, pero acusaron al abuelo de ladrón, lo metieron a la cárcel por un mes, cuando salió la muchacha ya se había ido, se entero que se había ido del país, por eso vengo cada día a tocar la canción, le prometimos al abuelo que encontraríamos la letra, papá toco aquí hasta que tuvo que trabajar, el abuelo había días en que venia cuando estaba viejo, pero ya no podía caminar muy bien, cuando pude tocar empecé a venir yo, esperamos que alguien la escuche y sepa de ella

--Eso es imposible ¿Cuántos años han pasado?

--Muchos, pero es la única pista que tenemos, esta esquina.

Gisela volvió a su casa pensando en que la idea era muy romántica, cuando la vieron venir de la avenida sus padres la regañaron.

Unos días después cuando iba camino a la escuela en el auto de su mamá vio a José que caminaba hacia la escuela, pero no iban a la misma, él iba a una que estaba cerca, ella iba a un colegio privado que estaba lejos de ahí.

--¿Qué ves?_ le pregunto su mamá al ver que ella seguía algo con la mirada

--A él. Es mi amigo, toca en la esquina, toca muy bien

--Lo conociste en la avenida

--Si, me conto por que toca ahí_ en el camino al colegio Gisela le conto la historia a su mamá que quedo impresionada- ¿Qué pasa Mamá?

--Nada, bueno es que esa historia se parece a
por la tarde te cuento

Al regresar a su casa la mamá de Gisela se puso a buscar en las cosas de su madre, había escuchado algo así, hacia mucho tiempo cuando era niña.

Cuando Gisela volvió encontró a su mamá tocando el piano, era la canción que José tocaba.

Fueron a la esquina horas después, José toca la canción, veía a la gente pasar, no esperaba que le dejaran monedas en el sombrero que había pertenecido a su abuelo, o que le alabaran la vieja guitarra de su abuelo, solo quería que lo escucharan, que escucharan la canción, solo alguien, alguien.

 

Gisela se sentó a su lado y le puso un viejo diario en frente, José se detuvo para leer, en el contaba que Gisela, la de hacia muchos años había conocido un joven músico, que le propuso escribir la letra para su canción, que ella se fue del país sin habérsela dado.

En un viejo papel la letra escrita, José se puso feliz, lo mas feliz que pudo y empezó a tocar la canción y a cantar

Bésame una vez

Solo una vez

Bésame una vez y muy despacio

Bésame solo esa vez

Después déjame

No te pido más

No te obligo a nada

Solo bésame

Bésame una vez y muy despacio

Te puedes ir con quien amas

O puedes partir a otro destino

Yo solo te pido

Bésame una vez y muy despacio

Así sentiré tu calor

Tu olor quedara grabado en mí

Tus labios no serán de nadie más

Por que fueron míos

Tu adiós me dolerá

Por eso solo te pido

Bésame una vez y muy despacio

LA autentica belleza.

Estoy parado frente a un campo, es inmenso, debe ser primavera, se ven cientos de tulipanes, hasta donde alcanza la mirada, ahí alguien a mi lado, no se quien, pero esta viendo todos esos tulipanes a mi lado, tomo uno y lo corto, lo veo fijamente y ella me dice.

--Son hermosos ¿No crees?

--No lo se, todos son iguales.

--Y cada uno es hermoso, esa es la autentica belleza

Esto lo soñé y no lo entendí. En serio

8:00 am

Eran las once de la noche cuando llegamos al hotel, lo recuerdo muy bien, ambos temblábamos, entramos al cuarto sin saber que iba a pasar, sin saber lo que nos esperaba, la luz de la habitación se apago y se volvió a prender, empezamos a hablar, ¿De que? De cosas sin importancia, siempre me gusto hablar contigo, sabíamos que esa seria la ultima vez, tú te irías de la ciudad, pusiste el despertador a las ocho.

Las horas pasaron, nosotros cada vez mas cerca, cada vez mas unidos.

Una de la mañana, hasta que hicimos el amor, tu piel y mi piel, tu alma y mi alma, tus sueños y mis sueños, la habitación ardiendo y los cuerpos danzando, ¿Qué importaba la ciudad? ¿Qué importaba el mundo? Nada importaba solo ese momento, solo ese lugar, solo tú y yo, solos éramos la inmensidad.

Dos de la mañana. Se escuchaba el danzar de nuestros cuerpos, el agua sexual fluyendo por nuestro cuerpo, el fuego en su clímax, nos perdimos en las caricias, en el universo que se convirtió esa habitación, en el océano de esa cama.

Tres de la mañana. La noche era un instante en la eternidad, un segundo antes del final, nuestro amor, solo eso y nada más.

Seis de la mañana. Tú me llamabas como en un sueño, yo me abrazaba a ti, hasta quedar dormidos.

Sonó el despertador y t fuiste.

Me quede solo.

Nadie puede saber lo que sentí, nadie puede saber lo que fue, ese momento tan perfecto, en que tocamos el cielo

Quisiera repetir ese momento por siempre, hasta las 7:59

La Ultima Nota (Del Amor y otros excesos)

Cenizas

Nuestro amor fue como una hoguera, una llama, ardía dentro de nosotros, la antorcha del corazón, cada invierno acariciando el sueño del amor, del deseo, pero la vida dejo heridas en nuestros corazones, caricias olvidadas que deseaba ¿Dónde están? esas heridas se volvieron cicatrices de resurrección, dormir, callar, los parpados cansados de mirar la luna, y no verte a ti, sangrando el deseo de perderte aquí, la distancia nos dejo, solos olvidados en un rincón, momentos deseados paralizan mi pensar, reír, soñar, sentir, la vida se va, el rio de las lagrimas extinguió la hoguera de nuestro amor, el vacio de tu voz un delirio me conto, y en mi pecho mi corazón se consumió, y en ese hueco la distancia me dejo cenizas, solo cenizas de dolor.

 

No Llores

¿Qué es el amor? Un delirio, una pasión, una falacia, una obsesión, una mentira y tu mas grande error, cada noche estoy, en un sitio sin color, en un mundo sin olor, tú eres para mi, mi salvación, con tus mentiras y pasión me llevas a un lugar donde "soy", es una enferma sensación, no quiero sentir hacia ti solo odio o rencor, miénteme y dime corazón, "te amo" , se que son mentiras en tus ojos y en tu corazón, pasiones sin sentido, pasiones infernales, no llores mas por mi amor, mentiras hermosas salen de tu voz

Instinto

Déjame poder asesinarte, déjame tomar tu cuerpo, quiero ver tu cuerpo inerte, quiero estar solo a tu lado, este será el ultimo encuentro, tu no podrás sonreír, antes de que tu puedas herirme romperé tu ser, Déjame poder robarte el alma, tus gritos romperán el silencio, poder beber tu sangre y lamer tu cuerpo, déjame amarte
. Puedes verme temblando, deseando este momento, olvide la poesía que aprendí por ti, en esta cruel entrega exhala tu ultimo suspiro sobre mi, quiero ver la sangre de tu cuello, solo déjame robarte el aire, poder matarte, tus gritos romper el silencio, poder amarte ahí, déjame matarte

Bésame

Cara a cara, bajo el la luna, entre jardines y flores, vamos a vernos, abandonar la razón, que solo sienta el corazón, mis labios sediento, en tus labios color, un suave aroma flotando en el aire, tu lengua me sedujo, voy desnudando con mis pupilas, tus secreto, tu ser, despacio, temblando, tu inocencia me esta provocando
Solo bésame, bésame, dejemos de latir, amando hasta morir, solo siénteme, siénteme, hasta evaporar el mar, hasta el cielo desangrar, que el universo hoy sea un cómplice amor
. Solo ámame antes de que la muerte nos separe. Bésame, bésame, hasta desgastar la piel, hasta evaporar el mar, hasta el cielo desangrar y que el universo hoy sea un cómplice amor

Prohibida

Su mirada perversa, secretos tras sus retinas, frágiles y precarios entre cristales, oscura y siniestra mis ojos hechizas, tu saliva en mi cuello, la entrega es un misterio
Por que para mi estas prohibida, mi alucinante victima, ninfa, frágil y tierna se excita entre sus besos, entre tus besos la mentira, prohibida mi amorosa fruta prohibida, mi anfetamina de pasiones, erótica, loca, mi extraña diosa prohibida, su piel un lienzo, escribe tu pecado, es la inocencia, es un hechizo, estas prohibida, con su mirada perversa seduce mis labios
prohibida, , mi alucinante victima, ninfa, frágil y tierna se excita entre tus besos, entre tus besos la mentira, prohibida mi amorosa fruta prohibida, mi anfetamina de pasiones, erótica, loca, mi dolorosa princesa prohibida, prohibida

Anestésiame

Quiero respirar profundamente, perderme entre la debilidad de mil uñas arañando la piel, entre este insomnio mortal, veo la desesperación, la espuma en el frasco donde dios hace lunas para quien sabe sufrir, y vivir aun después de morir, qui8ero soportar el llanto para maquillar una sonrisa fugaz, mientras un lagrima ahoga mis parpados, acuéstame, cálmame, despacio vuelvo en mi pesadez, en silencio yo, placer ardiente no sentimental, anestesia anestésiame, para no sentir nada, y que mi corazón casi extinto ya no sienta nada, anestésiame

 

Conjuro

Sobrenatural placer, tus ojos negros, hacen ver la eternidad, tu mirada oculta sensaciones oscuras, intenciones profundas que te arrastran sin control, una libélula un flor van amarrados aun listón, en un oráculo de amor hay un filtro y una ilusión, la sangre de una rosa será mi alma, mi fragilidad y bajo la luna llena beberé y eternamente te amare
ángeles y demonios vivimos idilios entre oraciones y ocultas paciones, las animas bendecirán nuestra condena ahora vámonos hacia lo inmortal a la extinción de una estrella fugaz a fundirnos con la magia universal, amor espiritual.. las velas revelando la verdad, un deseo arduo, una premonición, y el sueño eterno de liberación, liberando poco a poco en un beso, hay un silencio celestial, la paz emana mi vitalidad, luces y sombras correteando están, en un paraíso de serenidad, incienso para la protección, las almas limpian y la bendición, ese es un con juro de amor...

Profundo delirio

Partículas disueltas, sensible a la luz, entre un deseo y su continuidad, no me martirices cuéntame mas de un viaje astral, respiración desnuda al desdoblar el karma suspendido de un hilo de mortalidad, inhalando profundo, ver corre mi alma sin aliento, desprender, crecer, flotar sin hueso, y en la piel dejar el latido intacto, lejos de vivir, cerca de morir, por un instante, en ese instante, la vida y la muerte haciendo fusión, el aura desvanecida, reflejos transparentes, enredado en la inconsciencia tratando de respirar, inhalando profundo

Caer

Si me fui
escondida tras de mi
te deslizabas entre ángeles danzores
si te mentí
al decir que no sentí
ese dolor que me quemaba al alejarme
y no es tan fácil decir que no
y no es tan fácil rompernos la piel si el corazón
. Ya no tiene fe
caer
. Sirena de miel
lentamente en tu piel
flagelarse mar adentro arrepentida
ven hacia mi y atrévete a decir que no te hace falta nada
. y no es tan fácil decir que no
y no es tan fácil rompernos la piel si el corazón
. Ya no tiene fe
caer es como tirar el alma sin poder tocarla
. Caer nos deja en la carne huecos de dolor y rabia
y al final no queda nada en las manos, solo recuerdo y el corazón cansado y solo el tiempo determina que esta herida no se curara solo sangrara.

Y me fui

Camino adormecido, por este mundo tan ajeno, este mundo que abandono, se ve mi alma triste, cargo un dolor tan inmenso, el dolor de haberte perdido, de haberte dejado, de haberme ido, sin poder hacer nada, sonrió por hoy, pensando en ti, deseando verte, soñando con tocarte, recuerdo el olor de tu cuerpo, el color de tus ojos, el tacto de tu blanca piel, el calor de tu delicada sonrisa, te veo y te extraño.

Estoy en este hechizo sin razón, el hechizo de cada nuevo día, de cada amanecer, sin sentir, solo sin carne y sin ser.

 

Y en un sueño te vi, te vi volar entre la niebla que me envolvía, me alejaba de tus manos, deseando no separarnos, hoy deseo volver el tiempo atrás, deseo sentir que tu dulzura destruya esta amargura.

Fue hace mucho tiempo, ¿fue ayer? No lo se, un segundo sin ti es una vida en mi mundo, en este mundo en el que caigo, en este sueño que me hunde.

Deje mi piel, entre lagrimas y cenizas, en la impotencia y los recuerdos y en el miedo de perderlos, cerré mis ojos esta vez y para siempre y a mi creador pregunte, ¿Por qué el alma? ¿Por qué he de dejar de amar?

Cae mi alma, se esta extinguiendo mi vida, a cada segundo se pierde mi razón, mi cuerpo pierde su calor, y entonces deje mi cuerpo, me fui, solo me fui.

Vi mi cuerpo tan lejos de mi, mi alma lejos de ti, cayendo en este pozo existencial, en este mundo sin tu paz, evaporándome en el fuego, volviéndome polvo de Morfeo.

En el silencio, el dolor y la tristeza yo solo me fui, sin poder hacer nada, dejando mi cuerpo, dejando este cuerpo me fui, lejos, lejos de ti, mi cuerpo perece, el alma anochece, dejo mi cuerpo, vuela mi alma
. Y me fui.

Ella olvido como soñar.

A veces la vida es cruel, a veces es dulce, a veces nos hace volar a un mundo de ilusiones y fantasías, otras veces nos sumerge en la tristeza y la soledad.

Laura tiene treinta años, sus ojos color esmeralda ya no brillan, su sonrisa se fue, quizá murió en el frio de su piel, su pequeña y respingada nariz ya no se arruga al reír, su cabello de fuego no ondea al viento. Ya no. Ya nunca más.

Ella olvido como soñar.

Sus ilusiones ¿Dónde están?

Hace tiempo que fue feliz, hace tiempo que sonrió, hace tiempo que soñó.

Ella olvido como soñar.

¿Qué le robo la ilusión? Una herida en su joven corazón, un amor que no olvido.

Ella era joven, solía correr por el campo, sus descalzos pies sintiendo la fresca hierba entre sus dedos, el aire agitando su larga cabellera como fuego al viento.

Él era joven, un hombre de su edad, trabajaba durante el día, por las tardes solía caminar a una colina para sentarse bajo un gran árbol, un fuerte roble, desde ahí veía el atardecer, es una de esas cosas que pocos saben apreciar, un buen atardecer.

-Hola_ dijo ella con voz apenas audible, sus manos jugaban inquietamente mientras su cara se encendía tanto como su hermoso cabello.

-Hola_ dijo el sonriéndole, su cara era normal, lo que lo hacia ver especial eran sus ojos, grises, tranquilos, irradiaban paz.

-¿Qué haces?_ lo dijo tan suavemente que pensó que solo lo había pensado, mas sin embargo él la escucho, hay que aprender a escuchar.

-Veo el atardecer, no crees que es hermoso.

-Si_ se apuro a contestar, se quedaron viendo el atardecer en silencio.

Después de ese día se comenzaron a verse, a conocerse y, con el tiempo, a amarse.

Laura nunca había sido más feliz.

Pero la vida puede ser cruel, a veces demasiado.

Él se fue, desapareció en una noche de invierno, nadie supo nada de él, tan solo desapareció, algunos dijeron que cayo de un acantilado, pero su cuerpo nunca fue encontrado, hubo quienes dijeron que se fue de el pueblo, nunca nadie lo supo.

Pero ese invierno fue el mas frio de la vida de Laura, ese invierno congelo su corazón, nunca volvió a reír, nunca volvió a soñar, nunca mas.

 

Ella olvido como soñar

Su corazón se congelo

Dejo de amar

Su amor la dejo

Y nadie lo sabe

Ya nadie la escucha

Ella olvido como soñar

Ella ya no cree

Le teme a vivir

Ahora no siente

Sus sentimientos se van

Ella olvido como soñar

Vio pasar los años sentada bajo el árbol, sus ojos fueron perdiendo el brillo poco a poco, la gente del pueblo la olvido, la dejaron sola, sola con su dolor.

Ve el horizonte, con sus ojos fríos, parece un fantasma perdido que vaga por el cementerio de sus ilusiones.

Ve el atardecer pero olvido ver su belleza, olvido ver el atardecer.

Olvido como soñar.

El Amor nos separar de nuevo.

Los días son pura rutina, verse diariamente al dar vuelta en la cama, como cada día los últimos años, la misma sonrisa falsa, los dos saben que hace tiempo eso no era así, que las sonrisas eran sinceras, que los besos eran desde el alma, que los dos vibraban al hacer el amor, pero el árbol del amor se seco, murió de pie.

Las emociones ya no crecen, desaparecen y mueren, se ven como extraños hace años, se ven como viejos conocidos que acabaron por odiarse, pero no lo dicen. El resentimiento es más intenso cada día, crece a cada segundo de silencio, un segundo que empezó cuando su hijo murió y se ha prolongado por veinte años, ella no lo culpa, él no la culpa. Pero el amor los separo, de nuevo.

Las ambiciones de los dos los separaron de jóvenes, él quería salir del pueblo estudiar para ser abogado, alejarse de la granja de sus padres, ella soñaba con ser escritora, vivir en la gran ciudad, pero nada pudo ser, los padres de él murieron y tuvo que hacerse cargo de la granja y sus hermanos menores, ella se fue. El amor los separo, de nuevo,

Se encontraron un par de años después, se enamoraron, se casaron. Tuvieron un hijo, fueron felices, hasta que su hijo murió. Desde entonces todo es rutina. Lloraran mientras duermen, la desesperación los toma por la garganta y ellos no se dan cuenta que eso ya no tiene solución, el amor los separo, los separo de nuevo.

Mar de Nubes.

La eternidad esta contigo, se refleja en tu mirar, contigo el miedo desaparece, el silencio no me asusta, la oscuridad es un buen lugar para estar.

Te convertiste en mi droga, mi única adicción, desde que te vi supe que serias para mí, tus ojos son estrellas fugaces, una sola mirada y haces que mi corazón arda como la primera vez, como cada vez.

Fue hace tres años, te encontré en la biblioteca perdida entre una pila de libros y un viejo reproductor de cintas, eso me llamo la atención, el reproductor de cintas, ya nadie los usa, primero los discman ahora los reproductores de mp3.

Reías o llorabas al leer las viejas obras de difuntos autores, la anciana Florencia, encargada de la biblioteca no te decía nada, tu risa era como el cantar de los ángeles. A parte solo estábamos tu, ella y yo en la vieja biblioteca, pocas personas saben apreciar el dulce danzar de las paginas de un libro. Prefieren el internet, bah.

Desde ese día comencé a buscarte, a encontrarte, hasta que nos hicimos amigos. Tu y yo, unidos entre las paginas de un viejo libro que algún estúpido rayo de su portada, leíamos juntos en la biblioteca.

Contigo se detiene el cataclismo

Contigo se aleja el desamor

Contigo se detienen los planetas

Eres la libertad en mi revolución.

No tarde en confesarte mi amor, mis sinceros sentimientos. Llore de felicidad la primera vez que estuviste entre mis brazos. Mi corazón casi estalla al primer beso. Mi piel se quemo en el fuego de tiernas caricias, hasta morir.

Puedes forzarme a caminar sobre el aire

Puedes quemarme con la sangre que emana de tu ser

Tu boca bañaba todas mis palabras, tus sombras poseían mi piel, y entre tus brazos son dulces alas me guiaban, con solo mirarte me dabas vida.

Puedes ser el ángel o el demonio para mi piel

Puedes ser la guía al navegar por este mar de nubes

Todo lo que comienza acaba, y un día se acabo, se termino, nada más.

Te fuiste de la ciudad, nunca supe donde estabas, me quede solo, solo y en silencio. Flotando en el mar de nubes, sin una guía, sin nadie.

Contigo se detiene el cataclismo

Contigo se aleja el desamor

Contigo se detienen los planetas

Eres la libertad en mi revolución.

Bueno ahora si, esto es todo, ya no mas.

No se si estoy despierto en realidad, pero esta realidad apesta.

Hide

Ícaro

Nadie.

Las alas rotas y el sueño surrealista.

Hoy ando bien egocéntrico, o sea un día normal, así que voy a auto- recomendarme.

La teoría de la habitación cerrada, varias personas son encerradas en un apartamento, se ven obligados a convivir y conocerse sinceramente, bastante surrealista y explicito.

Perdido- el laberinto de la soledad, continuación de Perdido, bastante loca, difícil de leer, bastante raro, pero se las recomiendo.

Los olvidados, cuatro sujetos están en medio de una guerra entre el bien y el mal, donde los buenos no son tan buenos y los malos nos son tan malos.

La Muerte. Historias sobre la muerte, sobre su trabajo.

El ilusionista, historia de un sujeto que maneja la materia a su antojo, la materia de los sueños.

Mi sangre es tan roja como la tuya. Eh, pues el titulo lo dice todo no?

Crónicas de mi vida y mi muerte, las historias de un moribundo.

Yo no se amar (puedes enseñarme) un fic que ya termine, romanticón pero pasable.

Del amor y otros excesos, historias cortas, algunas buenas otras malas.

Del terror y otros excesos, lo mismo, historias cortas, algunas buenas otras muy malas.

Del Amor y Otros Excesos - Fanfics de Harry Potter

Del Amor y Otros Excesos - Fanfics de Harry Potter

Despierta, sudando frio, su cara esta empapada y su respiración es muy agitada, es la novena noche que le pasa, siempre el mismo sueño, ella corre por un cam

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-del-amor-y-otros-excesos-fanfics-de-harry-potter-4144-0.jpg

2023-02-27

 

Del Amor y Otros Excesos - Fanfics de Harry Potter
Del Amor y Otros Excesos - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/47965
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20